Santa Cruz de la Sierra
08 Febrero 2017

El presidente Evo Morales anunció el miércoles que la próxima semana viajará a Italia, para presentar a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) un paquete de proyectos de captación de agua para consumo humano y riego, con el propósito de paliar la sequía que continúa azotando al país.

En un acto en el que entregó una unidad educativa en la ciudad de Oruro, el Jefe de Estado dijo que se pretende conseguir hasta "250 millones de dólares" de ese organismo, en calidad de "donación".

Morales explicó que se trasladará a Italia aprovechando su pasó por La Haya, donde se reunirá con el equipo jurídico de la demanda marítima para afinar detalles de la réplica boliviana.

"Saludamos a la nueva Ministra de Planificación y al nuevo Ministro de Medio Ambiente, que han preparado un paquete. La próxima semana estoy viajando a la Haya para ver el tema de la demanda marítima y de paso aprovecharé en ir a Italia para plantear esos proyectos", indicó.

El Mandatario recordó que el director de la FAO, José Graziano, en un encuentro en el marco de la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), en República Dominicana, le dijo que ese organismo cuenta con 2.000 millones de dólares del Fondo Verde para el Clima.

El Fondo Verde para el Clima fue adoptado como mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) a finales de 2011.

Su objetivo es contribuir de manera ambiciosa a la consecución de los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático de la comunidad internacional.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: ABI

 

09 Diciembre 2015

El valor del comercio mundial de alimentos, que casi se ha triplicado en la última década, seguirá creciendo en el futuro a pesar de las posibles perturbaciones derivadas de la situación geopolítica y el clima, informó hoy la FAO.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) difundió un informe sobre el estado de los mercados de los productos básicos agrícolas en el que pronostica que muchas regiones aumentarán su dependencia del comercio, ya sea como exportadores o como importadores netos.

El director general adjunto de esa agencia Jomo Sundaram aseguró en la presentación que el comercio ha crecido muy rápido, aunque su estructura difiere considerablemente en función de los contextos locales y los productos.

Asimismo, pidió superar la polarización entre los defensores y detractores del libre comercio en agricultura, como la que marca actualmente las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio, y mover el debate hacia cuestiones en las que haya prioridades y objetivos compartidos.

Según el estudio, Asia ha sido el importador neto de más rápido crecimiento, sobre todo por el gran volumen de compras de China de productos agrícolas desde 2007, mientras que América Latina ha sustituido a Norteamérica como la región más exportadora de alimentos.

A nivel general, el comercio internacional ha contribuido a la redistribución de los recursos y el poder geopolítico, que se está trasladando a un grupo creciente y heterogéneo de países de ingresos medios.

En cuanto a los precios de los alimentos, aunque registraron subidas muy acusadas en 2007, 2008 y 2011, la FAO considera que a largo plazo la tendencia es a la baja.

Esas subidas bruscas pueden tener efectos negativos sobre la seguridad alimentaria y la nutrición, como también pueden influir las incógnitas derivadas de la situación geopolítica y del clima, por lo que -agrega la agencia- cabe esperar episodios de encarecimiento repentino de los alimentos en el futuro y un creciente número de perturbaciones en los flujos comerciales.

Junto a la menor brecha económica relativa entre países desarrollados y en desarrollo, existen otros factores que afectan a la evolución del comercio agrícola como, por ejemplo, los diferentes hábitos de consumo, entre otras cosas por el aumento de los ingresos, la población y la urbanización en los países en desarrollo.

La FAO considera que se ha estancado el consumo per cápita de proteínas de origen animal en los países desarrollados y el de alimentos básicos en los países en desarrollo, pese a que en muchos países sigue habiendo una demanda excesiva de alimentos básicos entre la población pobre.

El paso de una dieta tradicional basada en cereales a una dieta más diversificada y rica en proteínas ha modificado la composición del comercio mundial, que tiende a orientarse hacia productos de valor añadido como los procesados, consumidos cada vez más por los países en desarrollo.

Esto ha incrementado el consumo de carnes, aceites vegetales y azúcar, lo que suscita preocupaciones en el campo de la nutrición (representan ya el 35 % del aporte calórico per cápita en los países en desarrollo) y se ha visto reflejado en las mayores exportaciones de esas materias, procedentes sobre todo de América.

El informe estima que la evolución comercial también se verá afectada por el surgimiento de nuevas cadenas de valor mundiales, el comercio entre empresas y la proliferación de acuerdos comerciales bilaterales y regionales, que han pasado de una veintena en 1990 a 262 en la actualidad.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

19 Octubre 2015

El representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Bolivia, Crispim Moreira, informó el lunes que 72 de los 129 países que son supervisados por ese organismo multilateral alcanzaron su objetivo de reducir la extrema pobreza, entre los que se incluye Bolivia.

"En el día mundial de la alimentación el mundo tiene mucho que celebrar, como comunidad global, hemos logrado auténtico progreso en la lucha contra el hambre y la pobreza en las últimas décadas, la mayoría de los países supervisados por la FAO, 72 de los 129, incluso Bolivia, han alcanzado la meta y el objetivo de desarrollo del milenio", dijo.

En un acto que se realizó en la Cancillería boliviana, para conmemorar el 'Día mundial de la Alimentación', Moreira explicó que si bien varios países alcanzaron su objetivo de reducir la extrema pobreza, esos resultados no son suficientes.

"Pero el progreso ha sido desigual, a nivel mundial, unas 800 millones de personas siguen padeciendo hambre crónica y casi 1.000 millones permanecen atrapados en la pobreza extrema", precisó.

El diplomático instó a los gobiernos de países progresistas a desarrollar más acciones de lucha contra la extrema pobreza, para así alcanzar las metas del milenio.

Sin embargo, destacó que varios países en desarrollo han implementado políticas de Estado que permitieron "salir a cerca de 150 millones de personas de la extrema pobreza en el mundo".

Por su parte, el ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, explicó que los seres humanos viven en una "paradoja", porque todos se preocupan por la alimentación, pero en el mundo cada vez hay menos comida, como consecuencia del capitalismo.

"Vivimos entre paradojas, todos nos preocupamos de la alimentación, pero cada vez producimos menos, la sociedad capitalista nos ha concentrado en las ciudades, y no ha dado importancia en las comunidades y todos nos hemos venido a la ciudad", manifestó.

En ese entendido, destacó los proyectos desarrollados por el Gobierno del presidente Evo Morales, para impulsar la producción agrícola, de camellos, de papa, de hortalizas.

En tanto, el canciller boliviano, David Choquehuanca, instó a la población mundial no sólo a preocuparse por la cantidad de la alimentación sino también por la calidad.

"El año pasado, en ocasión de la celebración del 'Día mundial de la alimentación' hemos compartido unas sugerencias, que el día mundial de la alimentación nos podamos curar todos los seres humanos, ese día dejemos de envenenarnos, el día mundial de la alimentación podamos solamente alimentarnos con la leche de nuestra madre tierra, que es el agua", manifestó.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

16 Julio 2015

La directora de Nutrición de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Anna Lartey, reclamó la recuperación de alimentos tradicionales que ya no se consumen en la mesa a pesar de sus beneficios nutricionales.

Lartey consideró que en muchos lugares se han dejado de consumir frutas y verduras locales que antes eran "muy populares" a nivel local y los niños toman un número reducido de alimentos básicos como el arroz en vez de llevar una dieta variada.

"Tenemos que devolver (estos alimentos tradicionales) a la mesa", sugirió la responsable en una charla sobre los medios para mejorar la educación nutricional.

Asimismo, remarcó la necesidad de impulsar políticas que permitan el acceso de esos productos al mercado aprovechando la demanda a favor de una mayor variedad.

La FAO está participando en un proyecto en colaboración con la Universidad de Ghana y otros socios para mejorar la educación nutricional de las familias de ese país mediante vídeos y a partir de experiencias locales y animaciones.

La asesora de la FAO en educación y nutrición Jane Sherman dijo a Efe que hace falta evaluar más ese tipo de iniciativas educativas para saber si realmente funcionan.

Apuntó que "nadie está prestando la suficiente atención" al paso de la idea a una acción concreta y, lo más importante, a una acción sostenible en el tiempo, de manera que las personas puedan cambiar sus hábitos alimentarios.

Esa transición puede ser "muy dura" en países como Ghana donde las frutas y las verduras son caras, no hay una demanda de esos productos y la población no ha recibido educación para consumirlos, insistió.

En su opinión, no se trata solo de estudiar los métodos usando un mensaje determinado por teléfono, televisión, radio o periódico, sino que "el punto central está en saber cómo piensa y actúa la gente, y qué podemos hacer para ayudarles".

Por eso, instó a pensar más en el largo plazo para ver los efectos de esas campañas, algunas de las cuales ya han tenido cierto impacto a corto plazo como la lanzada para impulsar el consumo de cinco piezas de fruta y verdura al día.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

12 Junio 2015

El papa Francisco denunció en un duro discurso que a veces falta la voluntad en los Estados y a otros niveles para acabar con el hambre en el mundo, al recibir a los dirigentes de la FAO y a los participantes en la 39 Conferencia de este organismo que se celebra en Roma.

También denunció la "especulación financiera" que provoca el aumento de los precios y el "acaparamiento de las tierras" por parte de Estados y multinacionales.

Francisco comenzó su alocución lamentando que a pesar de que el hambre sea uno gran problema en este tiempo de crisis, "vemos crecer por doquier el número de personas con dificultades para acceder a comidas regulares y saludables, pero, en vez de actuar, preferimos delegar, a todos los niveles".

"Pensamos que alguien habrá que se ocupe, tal vez otro país, o aquel gobierno, aquella organización internacional", agregó, aunque después, no se falte "a una reunión, a una conferencia, a la redacción de un documento".

Francisco hizo notar como "a veces se tiene la sensación de que el hambre es un tema impopular, un problema insoluble, que no encuentra soluciones dentro de un mandato legislativo o presidencial y, por tanto, no garantiza consensos".

Y cómo algunos países se escudan "tras la cuestión de la crisis económica mundial y la idea de que en todos los países hay hambre" para no destinar fondos para la cooperación internacional.

Ante esta "actitud", Francisco aconsejó poner "en el corazón de las relaciones internacionales la solidaridad, transponiéndola del vocabulario a las opciones de la política".

Aunque el pontífice explicó "que puede consolar que la cifra de mil doscientos millones de hambrientos en 1992 se ha reducido, aun cuando crece la población mundial, de poco sirve, si descuidamos la obligación de «erradicar el hambre y prevenir todas las formas de malnutrición en todo el mundo".

De nuevo, Francisco mostró su preocupación por la cantidad de residuos que se producen y pidió reflexionar sobre el uso no alimentario de los productos agrícolas, que se utilizan en grandes cantidades para la alimentación animal o para producir biocombustibles.

El papa también instó "a asumir con mayor decisión el compromiso de modificar los estilos de vida, ya que tal vez necesitemos menos recursos".

Instó así a la "la sobriedad", que "no se opone al desarrollo", sino que, dijo, "ahora se ve claro que se ha convertido en una condición para el mismo".

Un problema del que habló el papa fue la alta volatilidad de los precios que "impiden a los más pobres hacer planes o contar con una nutrición mínima".

"Las causas son muchas. Nos preocupa justamente el cambio climático, pero no podemos olvidar la especulación financiera: un ejemplo son los precios del trigo, el arroz, el maíz, la soja, que oscilan en las bolsas, a veces vinculados a fondos de renta y, por tanto, cuanto mayor sea su precio más gana el fondo", denunció.

También recordó como "el cambio climático" ha provocado "el desplazamiento forzado de poblaciones y a tantas tragedias humanas por falta de recursos, a partir de agua, que ya es objeto de conflictos, que previsiblemente aumentarán".

Otro asunto que preocupa al papa es el uso de los terrenos y el "acaparamiento de las tierras de cultivo por parte de empresas transnacionales y Estados, que no sólo priva a los agricultores de un bien esencial, sino que afecta directamente a la soberanía de los países".

"Ya son muchas las regiones en las que los alimentos producidos van a países extranjeros y la población local se empobrece por partida doble, porque no tiene ni alimentos ni tierra", lamentó.

Y exhortó a la FAO a que "refuerce la asociación y los proyectos en favor de las empresas familiares, y estimule a los Estados a regular equitativamente el uso y la propiedad de la tierra".

Francisco recordó que las proyecciones de la FAO dicen que para el año 2050, con nueve mil millones de personas en el planeta, la producción tiene que aumentar e incluso duplicarse, pero pidió que en vez de "dejarse impresionar ante los datos" se empiece a modificar "la relación con los recursos naturales, el uso del suelo, el consumo, eliminando el derroche".

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

28 Mayo 2015

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), José Graziano da Silva, invitó el jueves al presidente Evo Morales para que visite la institución en Roma, para entregarle un reconocimiento por haber alcanzado la meta internacional de reducción de la subalimentación crónica en Bolivia.

"El presidente Evo Morales fue invitado por el Director de la FAO para poder recibir un reconocimiento junto con otros presidentes del mundo que han logrado esta meta", confirmó el representante de la FAO en Bolivia, Crispín Moreira.

La FAO presentó ayer el informe anual sobre "El estado de la Inseguridad Alimentaria 2015" (SOFI, por sus siglas en inglés), que sitúa a Bolivia entre los 16 países de América Latina y del Caribe que alcanzaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El informe destaca que Bolivia logró bajar de 34% (1990) a 15,1% (2015), la proporción de personas subalimentadas.

Moreira confirmó que el acto de reconocimiento a los mandatarios de Estado de 10 países que lograron la meta, se realizará el próximo 17 de junio en Roma, sede de la FAO.

Indicó que como representante de la FAO en Bolivia, ve que el país tiene "perfectas condiciones" para que en el marco de la Agenda Patriótica 2025, cumpla con la meta y pueda "celebrar que Bolivia se sume a los países que cumplieron al cien por ciento reducir el hambre".

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

26 Mayo 2015

América Latina y el Caribe es responsable del 6 % de los alimentos que se desperdician cada año a nivel mundial, lo que bastaría para alimentar a casi 10 veces el total de personas que sufren hambre en la región, reveló la FAO.

Según los antecedentes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México se pierden, en promedio, el 37 % de los alimentos, con lo que se podría alimentar a más de 7 millones de personas.

"La buena noticia es que tanto la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) como los países, las organizaciones privadas y consumidores están reaccionando frente a este fenómeno", explicó Raúl Benítez, representante regional de la organización.

Benítez destacó que solo en 2013 la Red Global de Bancos de Alimentos recuperó 190.000 toneladas de estos en la región, que fueron distribuidas a más de 12.000 organizaciones de 15 países.

La FAO expresó que la Celac ha asumido la meta de eliminar el hambre en la región antes del año 2025, por lo que, a través de su Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre, está impulsando una serie de medidas concretas para recuperar alimentos y evitar que acaben en la basura.

Estas medidas incluyen la creación de campañas de información para sensibilizar a todos los actores de la cadena alimentaria, mejoras en la claridad del etiquetado de los alimentos en cuanto a la fecha de expiración y las condiciones de almacenamiento.

La Celac también llama a los países a aplicar buenas prácticas agrícolas y veterinarias durante la fase primaria de producción, fomentando estrategias de conservación de los productos de la agricultura familiar e implementando mejoras necesarias a las infraestructuras de transporte y del mercado.

El plan de seguridad alimentaria también llama a promover el acceso a equipamiento y nuevas tecnologías que contribuyan a reducir las pérdidas de alimentos en todas las etapas de la cadena, a través de la cooperación Sur-Sur.

Según la FAO, los países también han contribuido y están desarrollando una alianza regional para la reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos, la cual permitirá reunir evidencias, metodologías y experiencias para favorecer acciones coordinadas.

A modo de ejemplo mencionó que en Colombia, la Asociación de Bancos de Alimentos rescató 18.000 toneladas de estos en 2014, suficientes para atender a 400.000 personas.

Costa Rica, por su parte, conformó una red para la disminución de pérdidas y desperdicios alimenticios, que incluye 13 instituciones públicas y trabaja en un plan de acción nacional.

De igual forma, Guyana, Santa Lucía y Trinidad y Tobago realizaron estudios para medir la magnitud de las pérdidas en la poscosecha de yuca, mango y tomate.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

18 Mayo 2015

Cada boliviano consume en promedio 43,5 kilos de carne al año: 25,8 kilos de carne de pollo y 17,7 kilos de carne de res, según el informe 'Cifras en tiempos de cambio', difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE), donde se destaca el fortalecimiento de la salud alimentaria en el país, la última década.

La carne puede formar parte de una dieta equilibrada, aportando valiosos nutrientes beneficiosos para la salud. Mientras que el consumo de carne per cápita en algunos países industrializados es alto, en los países en desarrollo un consumo per cápita de carne inferior a 10 kg debe considerarse insuficiente y con frecuencia causa subnutrición y malnutrición, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Por otro lado, el informe del INE señala también que cada boliviano consume en promedio 166 unidades de huevo anualmente y toma 55,4 litros de leche.

El director del INE, Luis Pereira, recordó que hace una década cada boliviano sólo consumía 28 litros de leche al año, pero admitió que los 55 litros consumidos actualmente siguen siendo una cifra mínima, respecto a los países de la región.

"Por eso hay políticas para incentivar el consumo, es un indicador importante porque hace una década era sólo 28 litros, hemos llegado a 55 litros pero todavía se están haciendo esfuerzos para que el consumo sea más alto", explicó en una entrevista con la televisora Abya Yala.

Según Pereira, el país ingresó en un ritmo distinto de crecimiento, respecto a la década pasada, y la economía repunta en la región, permitiendo a los bolivianos subir su calidad en alimentación.

Redacción Leo.bo

Fuente: ABI

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...