Santa Cruz de la Sierra
30 Agosto 2018

“violaciones y agresiones sexuales” son las acusaciones que recaen hoy en los hombros del actor francés Gérard Depardieu. Ante la denuncia presentada la fiscalía de París ha empezado un proceso de investigación, preliminar, alrededor del reconocido intérprete.

Según información de Le Parisien, las acusaciones presentadas han sido por parte de una joven actriz y bailarina también de origen francés, quien además tiene 22 años de edad, y ha señalado que Gérard Depardieu abuso de ella en dos ocasiones, y según informó el portal Infobae, estas fueron el 7 y el 13 de agosto respectivamente.

Agencias internacionales informan que el actor “niega absolutamente toda agresión, toda violación”, según declaraciones de su representante legal Hervé Temime.

Estas acusaciones en contra del reconocido astro francés, se suman a una larga lista de actores que han empezado a caer después del escándalo protagonizado por el productor Harvey Weinstein.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Teleshow

 

06 Octubre 2014

Gérard Depardieu (65 años) «vende» su autobiografía, «Ça s’est fait comme ça» («Así sucedió»), haciendo confesiones que rozan la obscenidad más brutal hablando de su nacimiento y un rosario de «trabajos» escandalosos, afirmando que llegó a vender su cuerpo como «prostituto homosexual».

Residente fiscal en Rusia y Bélgica, Depardieu vive desde hace meses a salto de mata, entre Moscú, Bruselas, París y otros destinos más o menos profesionales. Con motivo del lanzamiento de su autobiografía, el actor ha pasado por una larga lista de estudios de radio y televisión, redacciones de periódicos y revistas, con el fin de lanzar una autobiografía, que él presenta con declaraciones de rarísima brutalidad.

Hablando de su nacimiento, el actor afirma que su padre era un alcohólico con una vida sexual más o menos «nómada». Cuando su madre quedó embarazada, Depardieu afirma que su primera reacción fue «intentar abortar», agregando: « No quería que yo naciese. El aborto no funcionó. Y terminé naciendo, cuando no estaba previsto mi nacimiento. Fue mi madre quien me contó la historia, con mucho amor».

Tras esa confesión, el actor continúa haciendo revelaciones sobre su adolescencia y primera juventud: «Un día me dí cuenta que mi cuerpo gustaba mucho a los homosexuales. Y pensé que prostituirme me permitiría ganarme una pasta, de vez en cuando». Tras esa experiencia íntima, Depardieu sigue haciendo confesiones de difícil calificación: «He llegado a robar tumbas para conseguir algún dinero».

¿Miente? ¿Exagera? ¿Gusto por la truculencia? Quienes lo han conocido íntimamente, como el presentador Michel Denissot, cuenta anécdotas igualmente truculentas, de una grosería íntima de difícil traducción, como cuando habla de la ropa interior de Fanny Ardant, por ejemplo, entre risotadas, en público.

El Depardieu de la «madurez» cambia de registro. El porno duro, la obscenidad, el alcoholismo, dejan paso a un nutrido historial de amistades peligrosas y confesiones negras. No es un secreto la «admiración» de Depardieu por Vladimir Putin. «¿Qué quieren que les diga? Putin, Castro, son gente de nivel, bestias políticas. Quedan pocos como ellos». Sobre sí mismo, el actor es igualmente implacable: «A los sesenta y cinco años, estás jodido. La piel y la grasa se amontonan. Te transformas en una vaca gorda y jodida. Pensaba que la cosa se arreglaría con los años. Nada, todo va a peor».

Francia y los franceses no salen mejor parados. Depardieu estima que sus compatriotas «han perdido la alegría de vivir». «Los impuestos no lo son todo», continúa: «Los franceses se han convertido en un pueblo que odia el dinero. Han perdido la antigua alegría de vivir. Alguien que se ríe y se emborracha se convierte rápidamente en un tipo sospechoso. Comprendo perfectamente que muchos franceses quieran largarse de Francia. Todo va mal. La vida francesa se ha convertido en algo muy agrio. Por eso me alegro cuando veo que, en Bretaña, los bretones han llegado a meter fuego a camiones y carreteras, para protestar contra todo».

Depardieu apenas salva a algunos muertos, por quienes recita algo que pudiera parecer una oración fúnebre: « Cuando murió mi hijo, Guillaume, sufrí como un perro. Lo pasé muy mal. Luego... ahora pienso que Guillaume, como François Truffaut, como Marguerite Duras, como mi madre, como mi padre, como Barbara, no han muerto. Están vivos. Viven conmigo, en mi corazón, en mi alma».

Redacción Leo.bo

Fuente: ABC.es

Últimas Noticias

Prev Next

El secreto es su genética y manejo Cindy…

El secreto es su genética y manejo Cindy y Tinaja, las más lecheras de la Expocruz

Después de cuatro días de intensas ordeñas, Cindy Supersire FIV Santa Ana (girolando) y Tinaja...

La zafra tiene un avance del 84% Ingenio…

La zafra tiene un avance del 84% Ingenios garantizan azúcar para el mercado interno

Una buena zafra es la que están llevando adelante los productores de caña y los...

En Texas Levantan muro para frenar inmig…

En Texas Levantan muro para frenar inmigración

La construcción de un muro de más de 5 metros de altura en la frontera...