Santa Cruz de la Sierra
03 Mayo 2018

Una sorprendente tormenta de arena registrada en la India ha dejado casi 100 muertos y más de 400 personas heridas, según reportes de la prensa local.

Las imágenes del fenómeno natural circulan en las redes sociales, donde puede observarse las gigantescas tormentas de polvo que han cubierto poblados indios.

“Lo peor de la tormenta ocurrió en Agra, donde murieron 36 personas y 35 resultaron heridas. En algunas partes de la ciudad las casas se derrumbaron y las personas quedaron atrapadas dentro, con árboles cayendo sobre sus casas”, afirmó el director adjunto de la Autoridad de Gestión de Desastres estatal, Sanjay Kumar.

Precisó que el estado sigue en alerta ante la posibilidad de que sigan las mimas condiciones.

Un portavoz de la Autoridad de Gestión de Desastres de Rajastán, Bijendra Singh, señaló que la mayor parte de las víctimas se produjeron a causa de accidentes mientras se encontraban en el exterior y afirmó que las autoridades emitieron una alerta “una o dos horas” antes del inicio de la tormenta.

Una buena parte de las víctimas se debieron al derribo de los árboles.

Las fuertes lluvias también han complicado la situación de emergencia en el país, destacaron las autoridades.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: EFE

27 Abril 2018

Manpreet Singh es originario de la India y nació en 1995. Cuando tenía un año, parecía ser un bebé normal; sin embargo, a los pocos meses, sus padres se dieron cuenta que su hijo no crecía. En un principio creyeron que se trataba de algo normal y pasajero; el problema es que Manpreet tiene ya 23 años y sigue teniendo el mismo aspecto.

Actualmente, Singh vive en la localidad de Hisar, bajo los cuidados de unos de sus tíos, y hasta el momento, nadie ha podido descifrar el problema que tiene y aunque algunos científicos han dicho que podría padecer el síndrome de Laron, el cual es una rara enfermedad genética provocada por la falta de un hormona que estimula el crecimiento de las células, lo cierto es que este joven no ha podido someterse a exámenes médicos por falta de dinero.

La enfermedad de Manpreet no solo detuvo su desarrollo físico, sino también el intelectual, ya que solo es capaz de decir algunas palabras, además de reír y llorar como un bebé. En su localidad, esto hace que sea visto como la encarnación de algún dios.

Ahora, su familia está tratando de recaudar fondos a través de Internet pues necesitan alrededor de $12,000 dólares para iniciar un tratamiento médico que les permita saber a ciencia cierta cuál es la enfermedad que padece Manpreet.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Laopinion

12 Abril 2018

“Ellos me secuestraron, me golpearon y me obligaron a casarme”.

La revelación es de Roshan Kunar, quien en 2017, cuando tenía 17 años, fue secuestrado por un grupo de hombres en la región de Bihar, en el norte de India, y fue obligado a contraer matrimonio con una joven.

“Diez hombres me apuntaron con un arma amenazándome, ¿qué otra opción tenía?”.

Y el caso de Kunar se repite en esa región.

“En muchos de esos casos, los jóvenes y sus padres deben aceptar el matrimonio con una pistola apuntándoles a la cabeza”, indicó el reporte policial.

Pero ¿por qué se mantiene esta práctica de secuestro seguido de casamiento por la fuerza?

Para algunos académicos la causa real tiene que ver con el sistema de castas que impera en muchas regiones de India.

“El linaje sigue siendo fundamental para algunas familias en India. Ellos dicen: ‘Nosotros somos de una buena familia y queremos un chico de una buena familia también'”, le explicó a la BBC la profesora Bharati Kumar.

Sin opciones

Kunar le dijo a la BBC que no tiene la menor intención de vivir con su esposa. Tras el matrimonio denunció a la familia de su esposa ante la policía.

“Mi vida se va a arruinar si acepto este matrimonio. Quiero estudiar y tener la vida que yo deseo”, le contó a la BBC.

Y ese hecho también marcó a su familia.

“Ese matrimonio nunca debió ocurrir. Mi familia está muy preocupada”, contó a la BBC Priyanka, hermana de Kunar, “la vida de su esposa también está arruinada. Eso es culpa de sus padres”.

Los analistas también coinciden en que otra razón por la que ocurren estos secuestros tiene que ver con la incapacidad de las familias de mujeres jóvenes de pagar la dote.

Una práctica que está prohibida en India desde los 60, pero que se mantiene en algunas zonas.

“Este es un viejo problema social por la demanda de la dote. Hay familias que no pueden pagarla y recurren a familiares y conocidos para obligar a un joven de buena familia a que se case con su hija”, le dijo al diario Times of India el activista Mahender Yadav.

Resignación

Pero aunque Kunar se niegue a vivir con su nueva esposa, lo cierto es que la presión social hace que muchos hombres no puedan zafarse fácilmente.

Tal fue el caso de Parveen Kummar, secuestrado y obligado a casarse en 2012. Primero se rebeló y rechazó la unión, pero tres años más tarde aceptó convivir con su esposa.

Ahora tienen dos hijos.

Kummar dijo que los novios que son secuestrados tienen pocas opciones de salir de esa situación: “Si yo no hubiera aceptado este matrimonio, igual ninguna familia le hubiera permitido a su hija casarse conmigo después”.

Pero lo cierto es que, además del secuestro por el que pasa el novio, las mujeres también sufren las consecuencias de un matrimonio arreglado.

“Al joven van y lo secuestran y eso es un matrimonio forzado. Un matrimonio forzado en el que no hay consentimiento ni del novio ni de la novia”, dijo la académica Bharati Kumar.

En el caso de Kummar, su esposa, Marahani, ha optado por la resignación, como un paso más en su vida.

“Mis amigos me dicen que olvide lo que pasó y haga mi vida. Que esas cosas ocurren en la vida de cualquiera”.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

10 Febrero 2018

Un hombre sufre de una condición insoportable en la piel que la ha dejado agrietada, negra y se desprenda cada 10 días, reseña DailyMail.

Om Prakash, de 35 años, apodado “hombre serpiente”, no puede caminar ya que la fricción creada por el movimiento hace que la piel se resquebraje y sangre mucho.

Incapaz de pagar un tratamiento médico, el Sr. Prakash, que padece eritrodermia, solo ha visitado curanderos de fe que afirman que Dios que nunca se curarán.

A pesar de su condición, el Sr. Prakash, quien se ve obligado a hidratar su piel con aceite y agua cada dos horas, es muy querido, con lugareños afectuosamente llamándolo “Tirku”, que significa piel escamosa, y donando aceite para aliviar su malestar.

El Sr. Prakash, de la aldea Sarjupura Bachedi, en el centro de la India, dijo “Mi piel es dolorosa e irritante. Quiero deshacerme de esta afección para poder vivir una vida normal, casarme y trabajar con mis hermanos”.

Los aldeanos esperan que al dar a conocer el caso del Sr. Prakash, el gobierno indio financie su tratamiento.

El Sr. Prakash Comenta que “He tenido esta enfermedad desde la infancia. Todo mi cuerpo pica; a veces mis piernas comienzan a sangrar. Tengo dolor e inflamación en todo mi cuerpo.

Mi piel es tan seca que es muy gruesa y escamosa mudo de piel como una serpiente cada 10 días. Esta es la razón por la cual la gente me ha llamado Tirku.

Pero soy afortunado ya que nadie se burla de mí. A pesar de que mi piel se asemeja a una piel de serpiente, las personas se portan bien conmigo. Ellos me ofrecen cigallos y comida. Me tratan como a una persona especial”.

 Redacción: Leo.com

Fuente: Tvnws

02 Febrero 2018

Abul Bajandar se hizo mundialmente conocido como el “hombre árbol” por las grandes verrugas que cubrían su cuerpo y que le llevaron a ingresar hace hoy dos años en un hospital de Dacca, someterse a diecinueve operaciones, no poder llevar una vida normal y vivir sin esperanzas sobre una cura a su mal.

Bajandar vive en una habitación de dos camas. En una duerme él y en la otra su mujer con su hija, que tiene 5 años y lleva dos sin poder ir a la escuela porque no hay ningún colegio público y no pueden pagar uno privado.

De acuerdo con los médicos del Hospital Universitario de Dacca, la epidermodisplasia verruciforme que sufre Bajandar -una enfermedad de carácter hereditario, pero no contagiosa- no tiene cura y las operaciones solo consiguen proporcionar alivio temporal a los pacientes.

El coordinador de la unidad de quemados y cirugía plástica del centro, el doctor Samanta Lal Sen, dijo a Efe: “Puede que necesite una o dos operaciones más, pero no lo vamos a dejar salir dentro de poco. Estamos incluso planeando darle un trabajo adecuado en nuestra nueva unidad para que pueda ser monitorizado”.

“Realizamos una operación a Bajandar la semana pasada. Habíamos quitado todas las verrugas anteriormente, pero después descubrimos que había desarrollado nuevas verrugas”, añadió.

El sueño de Bajandar, de 27 años, de volver a una vida normal junto a su mujer y su hija se ha ido convirtiendo en una pesadilla, al ver cómo crecían de nuevo verrugas en forma de corteza de árbol en manos y pies, después de un rosario de operaciones.

“Estaba bien después de la que creí que era mi última operación hace seis meses. Al menos, podía utilizar una cuchara para comer por mí mismo”, declaró a Efe desde la cama del hospital.

“Pero ahora vuelvo a sentir dolor. No puedo doblar los dedos así que necesito la ayuda de mi mujer o a veces de mi madre, que me visita ocasionalmente, para comer. No sé si alguna vez estaré curado y volveré a casa o a trabajar”, se lamentó.

Cuando aún no había recibido atención médica, Bajandar requería asistencia en su vida diaria, no podía usar las manos debido a las protuberancias y se vio obligado a dejar su trabajo como conductor, pero su situación ahora es similar a la de hace dos años.

El prolongado tratamiento y la decisión de los doctores de mantener a Bajandar internado también está pasando factura a su familia.

“No tenemos que pagar por nada aquí, pero aún así estamos sufriendo por la larga estancia”, aseguró la mujer de Bajandar, Halima Akter.

Akter pasa los días cuidando a su marido y viendo la televisión en la habitación de dos camas de la unidad de quemados donde se alojan, y come junto a su hija en la cantina del hospital.

“Cuando llegamos aquí mi hija tenía 3 años. Ahora tiene 5, pero no podemos llevarla al colegio”, explicó Akter.

Los médicos no saben cómo evolucionará la enfermedad y Sen descartó que Bajandar vaya a ser dado de alta “en un futuro próximo”, aunque guarda la esperanza de que la enfermedad deje de desarrollarse un día porque las nuevas verrugas crecieron menos rápidamente que las antiguas.

“Se trata de un factor genético y siempre hay una posibilidad de que reaparezca, por eso no lo hemos sacado del hospital. Creemos que necesita ser monitorizado”, indicó.

Bajandar no es la única persona en Bangladesh que padece esta enfermedad, de la que, sin embargo, se conocen muy pocos pacientes en el mundo.

Hace también dos años, dos hombres y un menor supuestamente con la enfermedad del “hombre árbol” fueron atendidos en una clínica del norte de Bangladesh, y una niña de 10 años fue diagnosticada con esa misma enfermedad en 2017.

Bithi, de 14 años, también se dio a conocer en este país asiático por padecer supuestamente de hipertricosis, conocida como “el síndrome del hombre lobo”, que le hizo desarrollar un espeso manto de pelo por todo el cuerpo.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

13 Marzo 2017

Un joven boliviano de 19 años logro contrabandear casi tres kilos de cocaína por tres continentes (América, África y Asia) hasta que fue detenido el fin de semana en la ciudad de Nueva Delhi, capital de India.

Según informó la agencia antinarcóticos de India a los medios de su país, el boliviano Sergio Jie Zhang Salazar confesó su delito y aseveró que recibió la droga de otra persona en su país para llevarla hasta India.

El joven traficante viajó por tierra hacia San Pablo, Brasil. Logró burlar los controles y dejó Sudamérica por aire con su carga ilegal.

Entonces viajó a África. Sergio tomó un vuelo desde San Pablo hacia Lomé, capital de Togo, y luego pasó a la ciudad de Adís Abeba en Etiopía. “Utilizó la ruta del este de África para llegar a Nueva Delhi”, manifestó el jefe regional de la agencia antinarcóticos hindú,  Madho Singh, citado por Millenium Post.

El funcionario reveló que la agencia antidroga recibió datos de que un traficante llegaría al aeropuerto Indira Gandhi de Nueva Delhi el sábado. Un equipo de vigilancia que logró identificar al boliviano y lo siguió hasta un hotel en el sur de la capital hindú.

Los agentes ingresaron a la habitación de hotel del joven y encontraron la droga escondida en sus pertenencias. “El acusado había ocultado la cocaína en varias cavidades del equipaje. Las máquinas de Rayos X del aeropuerto tampoco pudieron detectar el contrabando”, dijo Singh.

Se contabilizó 2,8 kilos de cocaína en posesión del boliviano. Las autoridades en India continúan las investigaciones para conocer los vínculos del traficante y su contacto en India.  

El boliviano también confesó que ya estaba involucrado en el narcotráfico y que incluso el año pasado llegó hasta Bangladesh en un envío.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Erbol

 

23 Febrero 2017

Un drogadicto causó conmoción en la India tras ser descubierto el martes cuando se comía a un niño de siete años al que había decapitado luego de separarlo de sus amigos.

La víctima, identificada como Mohammad Monis, estaba jugando fuera de su casa con otros menores cuando Nazim Miyan, de cerca de 20 años, lo llevó a la casa de unos parientes, hecho del que los vecinos alertaron a la Policía, según reconstruyó el Hindustan Times.

Cuando las autoridades llegaron al lugar, encontraron una macabra escena. "El cuerpo estaba en el suelo, con la cabeza decapitada a un costado. Faltaba la piel del abdomen y los órganos internos estaban desparramados por la habitación", describió un oficial.

Miyan, quien estaba sentado en el suelo y se rindió sin presentar resistencia, estuvo a punto de ser linchado por los vecinos y fue salvado por la intervención policial. Los agentes también encontraron en el lugar una pala y un cuchillo.

El joven quedó detenido y acusado de homicidio y secuestro. Según fuentes locales, Miyan presentó respuestas erráticas en los primeros interrogatorios.

Redacción: Leo.com.bo                                              

 

Fuente: AFP

30 Enero 2017

Un hombre en India sufrió durante dos meses un dolor constante en la zona abdominal. Decidió buscar ayuda médica. Inicialmente los doctores le detectaron una ligera anemia, por lo que decidieron ir más allá.

De acuerdo con The New England Journal of Medicine el equipo médico detectó un organismo ondulante en los intestinos del paciente, mediante una colonoscopia. Se trataba de una solitaria.

Sedaron al hombre y procedieron a extraer al parásito a través de su boca. Comenzaron a jalar al bicho, pero después de varios minutos de jalar, se dieron cuenta de que la lombriz no terminaba de salir.

De acuerdo con los médicos del Hospital Instituto del Hígado y Ciencias Biliares, en Nueva Delhi, extraer a la lombriz les llevó una hora con 15 minutos. La solitaria medía 1.88 metros.

“Nunca había visto una solitaria de este largo antes de este caso en particular”, comentó el doctor Cyriac Phillips en su reporte médico.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

Bolivia sube un puesto en el ranking FIF…

Bolivia sube un puesto en el ranking FIFA

La Selección boliviana de fútbol subió un puesto en el ranking FIFA y por primera...

Hacker taiwanés compra 502 iPhone por me…

Hacker taiwanés compra 502 iPhone por menos de tres céntimos de euro

Un hacker taiwanés utilizó un fallo en la tienda online del gigante estadounidense Apple y...

Aíslan a tres sospechosos del asesinato …

Aíslan a tres sospechosos del asesinato de Hardy Gómez en el penal de Chonchocoro

El viceministro de Régimen Interior y Policía, José Luis Quiroga, informó el jueves que tres...