Santa Cruz de la Sierra
20 Noviembre 2019

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, informó este miércoles que pedirá que se gestione una reunión entre la presidenta interina Jeanine Áñez y su colega de Brasil, Jair Bolsonaro, para definir criterios de cara a la negociación de la adenda al contrato de compraventa de gas natural.

“Estamos viendo la posibilidad de que previo a realizar esta negociación (de la adenda al contrato de gas) podamos tener un contacto bilateral entre nuestros máximos dignatarios de Estado”, afirmó la autoridad durante una conferencia de prensa.

Para ello, el Ministro precisó que se pedirá a la Mandataria, a través de Cancillería, que se pueda agendar una reunión con su colega Bolsonaro y se pueda definir un criterio de alto nivel para avanzar en la negociación del convenio contractual de compraventa del energético.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Noticiasfides

               

04 Septiembre 2019

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, lanzó hoy una durísima crítica a la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, a quien acusó de defender a "vagabundos" y atacó incluso por el lado personal.

"Señora Michelle Bachelet: Si no fuera por el personal de (Augusto) Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba", dijo Bolsonaro en respuesta a declaraciones de la expresidenta chilena, quien criticó la violencia policial y la situación de los derechos humanos en Brasil.

"Nos acusa de que no estamos castigando a los policías que matan gente en Brasil", pero "está defendiendo los derechos humanos de los vagabundos", afirmó el líder de la ultraderecha brasileña en declaraciones ofrecidas a periodistas a las puertas del Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia.

Según Bolsonaro, "lo único" que tiene en común con Bachelet es el nombre Michelle, el mismo de su esposa, pero por lo demás solo puede expresar sus "pésames" a la expresidenta de Chile.

"Perdió la pelea con la agenda ambiental, igual que (Emmanuel) Macron, y ahora viene con la agenda de los derechos humanos", dijo Bolsonaro, en alusión al embate verbal que mantuvo con el presidente galo a causa de sus críticas por los incendios desatados en la Amazonía y la falta de compromiso de Brasil con el medioambiente.

En el mismo tono beligerante, el presidente brasileño agregó que "parece que la gente que no tiene nada que hacer, como Michelle Bachelet, va para la silla de derechos humanos de la ONU".

Las declaraciones de Bolsonaro fueron una respuesta a algunas críticas que Bachelet hizo a Brasil este mismo miércoles, durante la presentación de un balance de su gestión como alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, cargo que ocupa desde hace un año.

"Entre enero y junio de 2019, solo en Río de Janeiro y Sao Paulo, se nos ha informado de 1.291 personas asesinadas por la policía, un aumento del 12 al 17 % comparado con el mismo periodo del año pasado", detalló Bachelet en relación a Brasil en ese balance, presentado en Ginebra.

Agregó además que la mayoría de las víctimas fueron habitantes de las favelas y afrodescendientes, todo en un contexto de "un marcado aumento de la violencia policial" y de "discursos que legitiman las ejecuciones extrajudiciales y la ausencia de rendición de cuentas".

Ese es precisamente el discurso de Bolsonaro, quien suele decir que "bandido bueno es bandido muerto" y afirma que si un policía mata a un delincuente, cualquier sea la circunstancia, debería recibir una "condecoración" en vez de ser investigado.

La polémica con la funcionaria de la ONU ocurre en vísperas de una visita a Brasil del canciller chileno, Teodoro Ribera, quien será recibido este jueves por su homólogo brasileño, Ernesto Araújo, y reafirmará las excelentes relaciones entre los presidentes Jair Bolsonaro y Sebastián Piñera, adversario político de Bachelet.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

  

29 Agosto 2019

El presidente Jair Bolsonaro firmó a últimas horas de ayer un decreto que prohíbe las quemas en todo Brasil durante dos meses para tratar de frenar la multiplicación de incendios en la Amazonía, en medio de una creciente presión internacional.

El decreto, que será publicado en el diario oficial este jueves, suspende el uso de fuego durante los próximos 60 días en todo el territorio nacional, aunque mantiene algunas excepciones, indicaron fuentes gubernamentales citadas por varios medios brasileños.

Las quemas controladas están permitidas por el Código Florestal brasileño en determinadas circunstancias (como prácticas agrícolas y forestales en las que se justifique su uso), desde que sean autorizadas por los organismos de control.

Bolsonaro enfrenta una creciente presión interna y externa por los incendios que se multiplicaron en la Amazonía en las últimas semanas.

Desde enero hasta el martes a la tarde, se registraron 83.329 focos de incendios en Brasil, más de la mitad (52,1%) en la selva amazónica, según datos de instituto de observaciones espaciales INPE. Ese número marca un aumento de 77% respecto al mismo periodo del año pasado y constituye un récord de incendios desde 2010.

El gobierno, que asegura que los focos están disminuyendo, ha desplegado más de 3.900 militares y brigadistas, cientos de vehículos y 18 aeronaves, entre ellas dos aviones cisterna Hércules C-130, para controlar las llamas, de acuerdo con datos del ministerio de Defensa citados por la prensa local.

Crisis ambiental y diplomática

La proliferación de focos de incendio en la mayor selva tropical del mundo reavivó las críticas a Bolsonaro, cuestionado por sus posturas favorables al desarrollo de actividades agropecuarias y mineras en la

Amazonía, incluso en reservas indígenas y áreas protegidas.

En especial, el mandatario cruzó duras críticas con su par francés, Emmanuel Macron, que que la semana pasada lo acusó de "mentir" por "no respetar sus compromisos climáticos" -de los que depende la implementación del acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea- y evocó la posibilidad de conceder un "estatuto internacional" para la selva de la Amazonía.

Bolsonaro exigió una "retractación" del presidente francés.

Los países del G7 ofrecieron a Brasil una ayuda financiera de 20 millones de dólares, pero el gobierno afirmó que sólo está dispuesto a recibir este apoyo si se asegura que ejercerá el control sobre los recursos. Bolsonaro acusa a Francia y

Alemania de querer "comprar" la soberanía de Brasil con ayuda financiera.

"Hace poco dije que Alemania y en especial Francia están tratando de comprar nuestra soberanía en cuotas", declaró.

"Cuando ustedes miran el tamaño de Brasil, la octava economía del mundo, parece que 20 millones de dólares es nuestro precio. Brasil no tiene precio. 20 millones o 20.000 millones es lo mismo para nosotros", agregó el mandatario.

Estados Unidos dijo que no estuvo de acuerdo con la iniciativa de ayuda del G7 porque, según tuiteó Garrett Marquis, portavoz de seguridad nacional del presidente Donald Trump, "no incluyó consultas con el gobierno de @jairbolsonaro. La forma más constructiva de asistir los actuales esfuerzos de Brasil es en coordinación con el gobierno brasileño"

En tanto, el cardenal peruano Pedro Barreto, uno de los impulsores clave del sínodo amazónico del Vaticano a realizarse en octubre, dijo en Lima, en alusión a la exigencia de Bolsonaro, que "ya no se trata de retirar o no retirar palabras, se trata de buscar el bien común" que "está por encima de cualquier disputa entre personas".

Mientras eleva el tono con las potencias europeas, Bolsonaro articula apoyo con los países de la región. Ayer recibió en Brasilia al presidente de Chile, Sebastián Piñera y acogió favorablemente la propuesta de Perú y Colombia de convocar una reunión de urgencia para firmar un pacto y coordinar acciones en defensa de la Amazonía.

Los incendios, muchos de los cuales son provocados por los agricultores para tener más tierras de pastoreo, captaron la atención de activistas y celebridades alrededor del mundo.

La joven sueca Greta Thunberg, ícono de la lucha contra el cambio climático, los calificó como "devastadores". Son "una clara señal de que necesitamos parar de destruir la naturaleza y de que nuestra guerra contra la naturaleza debe terminar", declaró este miércoles en Nueva York.

Redacción: Leo.com      

Fuente: AFP

 

 

27 Agosto 2019

El presidente Jair Bolsonaro dijo este martes que Brasil estaría dispuesto a discutir la ayuda ofrecida por el G7 para combatir los incendios en la Amazonía si su par francés Emmanuel Macron "retira los insultos".

"Primero el señor Macron debe retirar los insultos que hizo contra mi persona. Primero me llamó mentiroso y después, por informaciones que tuve, [dijo] que nuestra soberanía en la Amazonía es una cuestión abierta", afirmó Bolsonaro a periodistas que lo interrogaban sobre el anuncio de su principal ministro de recusar la ayuda del G7.

"Para conversar o aceptar cualquier cosa de Francia, que sea con las mejores intenciones posibles, él [Macron] tendrá que retirar esas palabras y a partir de ahí, podemos conversar", añadió.

La noche del lunes, el ministro de la Casa Civil (un cargo asimilable al de un jefe de gabinete), Onyx Lorenzoni, dijo que Brasil recusaría el fondo de 20 millones de dólares ofrecido por las potencias occidentales del G7 durante su cumbre de Biarritz (Francia) para combatir los incendios en los países amazónicos.

"Agradecemos [la oferta], pero tal vez esos recursos sean más relevantes para reforestar Europa", dijo Lorenzoni a un blog del portal de noticias G1.

Brasil envió aviones y tropas para combatir los incendios en la región amazónica.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Brasileñas (INPE) contabilizan 82.285 puntos de incendio hasta el lunes a las 18H00 GMT, un 51,9% del total en la Amazonía.

La cifra total marca un aumento de 80% de focos de incendios respecto a 2018.

Las tensiones entre Francia y Brasil se vienen incrementando desde que Macron llamó la semana pasada a los líderes de las principales democracias industriales a una discusión de urgencia en la cumbre del G7 sobre los incendios en la Amazonía. Bolsonaro replicó acusándolo de tener una "mentalidad colonialista".

El intercambio de palabras alcanzó incluso el lado personal con el presidente Bolsonaro riéndose en Facebook de un comentario hecho contra Brigitte Macron, primera dama de Francia.

"Es triste", respondió Macron. "Espero que rápidamente los brasileños tengan un presidente que se comporte a la altura", agregó.

Medios brasileños reportaron que Macron afirmó que podría encararse un "estatuto internacional" para la Amazonía si Brasil no consigue controlar la deforestación de la mayor selva tropical del mundo ante el avance de las actividades agropecuarias y de deforestación.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

 

 

23 Agosto 2019

La Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica) declaró personas no gratas a los mandatarios Evo Morales de Bolivia y Jair Bolsonaro de Brasil, y los responsabilizó por el genocidio ambiental en la Amazonía, por la falta de voluntad e incapacidad para proteger a los pueblos indígenas, flora y fauna, ante los incendios forestales que afectan la región.

La Coica, en una carta abierta suscrita conjuntamente con la Comisión de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas y la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana, en el que piden declaratoria de emergencia ambiental y humanitaria, responsabilizan a ambos mandatarios por acción y omisión.

"Los Pueblos Indígenas hacemos responsables a los Gobiernos de Jair Bolsonaro y de Evo Morales por la desaparición y genocidio físico, ambiental y cultural que se presenta actualmente en la Amazonía, y que por su acción y omisión se hace cada día más grave y que son pérdidas irreparables para la humanidad", se lee en parte del comunicado.

El documento agrega que por este motivo, las organizaciones sancionan, condenan y declaran "a estos dos Gobiernos NO GRATOS para la Cuenca Amazónica" (sic.).

Las organizaciones piden la participación de actores sociales, públicos y privados para intervenir y frenar la amenaza del fuego en contra de la vida en todas sus formas, que tiene en inminente riesgo de extinción a más de 500 pueblos indígenas de la cuenca amazónica y la de miles de especies de flora y fauna que los habitan.

Señalan que 73.843 focos de incendio han incinerado más de 700 mil hectáreas de bosque después de casi 18 días de desatención y prevención, de estos gobiernos, lo que ha generado más de 100.000 indígenas damnificados.

Pese a que se han formulado Declaraciones y Convenios Internacionales, agrega el comunicado, gobiernos como los de Brasil y Bolivia "demuestran su falta de interés, negligencia, racismo y discriminación estructural en contra de la vida y la integridad de los pueblos indígenas, y solo buscan favorecer los intereses de grandes grupos económicos que pretenden convertir la Amazonía en lotes para megaproyectos agropecuarios, mineros, represas y proyectos energéticos".

Estos hechos, y las conductas de los Gobiernos de Evo Morales y de Jair Bolsonaro por su acción y omisión, remarca el pronunciamiento, han desahuciado todas las estrategias ambientales y sociales para fortalecer la gobernanza ambiental de la Amazonía.

Las organizaciones hacen un llamado "a toda la humanidad" para actuar inmediatamente en contra de las acciones que "de manera criminal engrandaron las diferentes causas de esta tragedia sin precedentes, en un momento en que la estabilidad climática se encuentra en riesgo".

Las instituciones respaldan la posición coherente de la Cidob orgánica de Bolivia, al rechazar y fustigar al gobierno boliviano "por perpetrar este desastre ambiental y social con el fin de promover una agenda económica contraria a la razón e irrespetuosa de los derechos fundamentales indígenas".

También respaldan la posición de Coiab de Brasil y le instan a continuar en el duro camino de lucha contra las visiones y acciones, políticas, económicas, administrativas y procedimentales del gobierno brasileño, que "vulneran permanentemente los derechos fundamentales indígenas y la humanidad misma"

Solicitan a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la Relatora Especial sobre los Derechos de los Pueblos indígenas ante las Naciones Unidas que se pronuncien sobre la necesidad de adoptar medidas inmediatas por parte de la comunidad internacional para atender esta emergencia y para formular medidas de carácter internacional para prevenirlas en el futuro.

Llaman a que se active la cooperación internacional y demás aliados con fines solidarios y humanitarios para que se pueda suplir las necesidades básicas de los pueblos afectados por este flageo y se inicien de manera las medidas de restauración de la biodiversidad afectada.

Redacción: Leo.com      

Fuente: GAM

 

 

21 Agosto 2019

La región amazónica brasileña sufre los peores incendios forestales de los últimos años, achacados en gran parte a la deforestación, pero el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha sugerido que las ONG pueden estar detrás de ese desastre ambiental.

La insinuación del líder de la ultraderecha surgió en momentos en que densas nubes de humo provenientes de la Amazonía se extienden sobre importantes ciudades del mayor pulmón vegetal del planeta y hasta llegan a enormes centros urbanos, como la ciudad de Sao Paulo.

Los datos son confusos, pero ni siquiera Bolsonaro pone en duda que la Amazonía está en llamas.

Según el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), que contabiliza los incendios mediante imágenes de satélite, los focos de fuego en todo el país en lo que va de este año superan en un 83 % a los del mismo período de 2018.

En un informe difundido este martes, el INPE precisó que entre el 1 de enero y el 18 de agosto ha registrado 71.497 focos de incendio en el país y que un 52,5 % se sitúan en la región amazónica.

El Ministerio del Medio Ambiente ha atribuido esa situación a una vasta sequía en las regiones norte y centro oeste del país, pero las organizaciones defensoras de la Amazonía tienen otra opinión.

Muchos grupos ecologistas sostienen que las llamas son producto de la acción del hombre y, en particular, de hacendados alentados por la intención de Bolsonaro de avanzar en la explotación de la región amazónica en los flancos de la minería y la agropecuaria, que ya le ha causado fricciones con Alemania y Noruega.

Ambos países europeos colaboran financieramente desde hace años con la protección de la Amazonía, pero en las últimas semanas han congelado los recursos destinados a esos fines, alertas frente a las nuevas políticas del Gobierno brasileño.

Aún cuando se sospecha que los incendios responden a una cada vez más agresiva deforestación, Bolsonaro ha sugerido que ciertas ONG, que no identificó, podrían estar promoviendo los incendios con el objetivo político de arañar la imagen de su Gobierno.

"Puede haber, sí, y no estoy afirmando, una acción criminal de esos 'oenegeros' para llamar la atención contra mi persona, contra el Gobierno de Brasil, y esa es la guerra que nosotros enfrentamos", declaró este miércoles Bolsonaro.

Para reforzar su tesis, recordó que su Gobierno ha "cortado el dinero público que iba para las ONG" que operan en la Amazonía con proyectos "supuestamente" volcados al cuidado del ecosistema.

"De esa forma, ese personal está sintiendo la falta de dinero", agregó el mandatario, quien apuntó que ahora la tarea de las autoridades es determinar si los incendios en el mayor pulmón del planeta han sido provocados.

"El crimen existe. Ahora, tenemos que hacer lo posible para que ese crimen no aumente", indicó Bolsonaro, quien insistió en que las ONG que operan en la Amazonía "representan intereses ajenos" a Brasil.

Aún así, admitió que no hay ninguna investigación en curso y, en una aparente contradicción, dio a entender que sería "difícil" probar que la culpa es de grupos no gubernamentales, aunque sostuvo que esa es su percepción.

"El fuego aparece en lugares estratégicos. Hay imágenes de toda la Amazonía", dijo Bolsonaro en relación a videos que circulan en internet. "Por lo que todo indica, hubo quien fue para filmar y hacer fuego. Ese es mi sentimiento", apuntó.

Las preocupaciones por el medioambiente y la Amazonía parecen afincarse en la sociedad brasileña, al menos a tenor de una encuesta presentada este miércoles por el grupo de acción ciudadana Avaaz.

Según ese sondeo, un 90 % de las personas que el año pasado votaron por el líder de la ultraderecha respalda una petición que Avaaz presentó al Parlamento y en la que se exige la adopción de medidas legislativas para la protección de la Amazonía.

El presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja, Rodrigo Agostinho, quien recibió el documento, afirmó que "la sociedad no acepta más que se continúe ocupando el territorio de la misma forma en que hace 500 años, derrumbando las selvas".

Según Agostinho, "si hay deforestación, hay más desigualdad, se destruyen los derechos y se contaminan las aguas, y los brasileños quieren y precisan un futuro diferente".

Redacción: Leo.com      

Fuente: EFE

 

14 Agosto 2019

Unas 20.000 mujeres, en su gran mayoría campesinas e indígenas, colapsaron hoy la zona central de Brasilia en la que constituye la primera gran protesta realizada en la capital contra el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.

La manifestación paralizó virtualmente el tránsito en la zona central de Brasilia y en especial en la céntrica Explanada de los Ministerios, una neurálgica avenida en la que se concentran las sedes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

La protesta, convocada contra las conservadoras políticas que Bolsonaro impulsa desde que asumió el poder, el pasado enero, reunió también a representantes de todos los partidos de la oposición del campo progresista, que hasta ahora había permanecido casi a la defensiva frente al primer ultraderechista que gobierna el país.

 "Estamos de vuelta", dijo a Efe el diputado Paulo Pimenta, del Partido de los Trabajadores (PT), cuyo máximo líder, Luiz Inácio Lula da Silva, está en prisión por corrupción desde abril del año pasado.

Durante la marcha, que llegó en forma pacífica a las puertas del Congreso nacional, muchos de los manifestantes clamaron por la libertad de Lula, de quien el PT sostiene que es víctima de una "persecución" encabezada por el actual ministro de Justicia, Sergio Moro, quien como juez condenó al exmandatario a prisión.

También se escucharon cánticos condenando el "machismo" de Bolsonaro, que tiene un largo historial de declaraciones contra los derechos de las mujeres y los homosexuales o de talante racista.

La concentración de las campesinas, conocida como "Marcha de las Margaritas", se celebra cada agosto desde el año 2000 y es precisamente un homenaje a las agricultoras víctimas de la violencia en las zonas rurales del país.

En esta edición, coincidió con la primera "Marcha de las Mujeres Indígenas", que desde el pasado domingo ha movilizado a unas 1.500 representantes de un centenar de etnias de casi todo Brasil.

 Las indígenas se unieron este miércoles a las campesinas en sus demandas contra el machismo, la violencia de género y los derechos de los homosexuales, así como contra las agresivas políticas que Bolsonaro impulsa para ampliar la explotación de recursos minerales en la región amazónica.

Asimismo, las mujeres rechazaron los recortes que el Gobierno ha impuesto en los presupuestos de las universidades públicas, que este martes llevaron a miles de personas a protestar en las calles, y se plantaron contra una dura reforma de las jubilaciones que tramita en el Congreso.

Una vez que concluya el acto frente a la sede del Congreso, las mujeres tienen previsto clausurar la protesta con un acto que será realizado en el céntrico Parque de la Ciudad, distante unos diez kilómetros del corazón político de Brasilia.

Redacción: Leo.com      

Fuente: Agencias

 

01 Noviembre 2018

El juez más famoso de Brasil, Sérgio Moro, el instructor de las mayores investigaciones del caso Lava Jato y responsable del encarcelamiento del expresidente progresista Lula da Silva, se pasa a la política. Moro ha aceptado la invitación del próximo presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro de asumir el ministerio de Justicia y de Seguridad Pública. “La perspectiva de poner en marcha una agenda fuerte de lucha contra la corrupción y el crimen organizado, con respeto a la Constitución, la ley y el derecho, me han llevado a tomar esta decisión”, ha anunciado este jueves el magistrado con una nota minutos después de salir de la casa de Bolsonaro, en Rio de Janeiro, donde mantuvo una reunión con el presidente electo. “En la práctica, aceptar esta invitación significa consolidar los avances de la lucha contra el crimen y la corrupción de los últimos años y alejar los riesgos un retroceso por el bien mayor”, ha añadido.

La entrada de Moro en el Ejecutivo significará un antes y un después en las investigaciones de Lava Jato. Hasta ahora, ha sido él quien conducía las pesquisas más significativas del mayor caso de corrupción de Brasil, el que desveló, en 2014, la existencia de una enorme trama de desvío y blanqueo de dinero público usando la petrolera estatal Petrobras. El caso, con múltiples ramificaciones, afecta a prácticamente toda la clase política de Brasil y Moro mostró pocos reparos en que se asociase su nombre y su cara a los cientos de detenciones que ordenó, sobre todo las que tuviesen que ver con el entonces gobernante Partido de los Trabajadores (PT). Con el paso de los años, Moro se fue convirtiendo en el santo patrón del odio al PT, un fenómeno creciente que ha contribuido notablemente a la victoria del ultraderechista. La trayectoria de Moro que culminó en junio de 2017, cuando condenó al popular Lula por corrupción. En enero, la sentencia fue ratificada en segunda instancia y Lula, cuyos recursos fueron rechzados, fue encarcelado en abril.

En un primer momento, las investigaciones de Lava Jato quedarían en mano de Gabriela Hardt, la sustituta de Moro; después se le asignaría uno de los jueces del sur de Brasil que se disputen el cargo. Generalmente lo recibe quien lleva más años en activo.

Bolsonaro se convierte así en el más famoso de los superministros de Bolsonaro, quien está repartiendo un poder considerable entre su gabinete, al fusionar ministerios entre sí e incorporarles varias agencias hasta ahora independientes. En el caso de Moro, su superministerio mezclará Justicia con Seguridad y, también, la Secretaría de Transparencia y Combate a la Corrupción, Asuntos Internos y el Consejo de Control de Actividades Financieras. Entra en la misma categoría que Paulo Guedes, el ministro de Economía del ultraderechista, que aúna Hacienda, Desarrollo, Industria y Comercio Exterior y Planeamiento. En Ciencia, Bolsonaro ha incorporado a un exastronautra y y en la Casa Civil, al diputado Onyx Lorenzoni.

Redacción: Leo.com       

Fuente: Elpais

Últimas Noticias

Prev Next

El monito y la ardilla

El monito y la ardilla

Estoy con mi hijito Sebastián y mi sobrino Sergito en el zoológico municipal. Sergito dice:...

Revelan que material de campaña del MAS …

Revelan que material de campaña del MAS se elaboraba en la Editorial del Estado a cuenta de ministerios

El Gobierno denunció este miércoles que, en el periodo del MAS, la Editorial del Estado...

Disney estrenó nuevo adelanto de Mulán, …

Disney estrenó nuevo adelanto de Mulán, pero sin el dragón [+VIDEO]

Mulán volverá a conquistar la pantalla grande este 27 de marzo de 2020, pues Disney...