Santa Cruz de la Sierra
13 Noviembre 2018

Jeffrey Lichtman, uno de los abogados principales de Joaquín ´el Chapo´ Guzmán, afirmó que el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su antecesor, Felipe Calderón, recibieron sobornos por parte del Cártel de Sinaloa, reportan diversos medios internacionales.

Este martes dio inicio el que es considerado el mayor juicio por tráfico de drogas en la historia de EE.UU.: la causa contra Joaquín Guzmán Loera en la Corte Federal de Distrito del Este de Nueva York.

Guzmán, de 61 años, es considerado por el Departamento de Justicia de EE.UU. como el narcotraficante más famoso del mundo, tras estar involucrado casi 30 años en el tráfico de drogas, una trayectoria que dio origen a su liderazgo en el Cártel de Sinaloa.

Con base en un documento del Departamento de Justicia de EE.UU se preveía que testigos en el caso declararan sobre el pago de sobornos de Guzmán a políticos y miembros de las fuerzas del orden público.

El capo enfrenta 11 cargos, el principal de ellos es ser la cabeza del grupo criminal. Además, es acusado de conspiración internacional para fabricar y distribuir cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana. Se calcula que introdujo ilegalmente a EE.UU. unas 457 toneladas de drogas, que generaron ganancias de 14.000.000.000 de dólares.

De hallarlo culpable de uno solo de los cargos, recibiría cadena perpetua.

La evidencia contra ´El Chapo´ incluye más de 320.000 páginas de documentos,117.000 archivos de sonido, docenas de fotos y al menos una grabación de video.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: Agencias

 

13 Noviembre 2018

El famoso jefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, que logró burlar a la justicia mexicana por décadas, y la puso en jaque evadiendo dos veces prisiones de alta seguridad, desde hoy enfrenta un histórico juicio que lo podría mantener encerrado de por vida.

Para un país acostumbrado a los legendarios juicios como el de John Gotti Junior, exjefe de la mafia de Nueva York, que en 2005 evadió una sentencia de prisión por el delito de asociación delictiva, el proceso contra el “capo di tutti capi” aparece ante todo más como un espectáculo mediático.

No parece una casualidad que Guzmán, de 61 años, eligiera justamente a Jeffrey Litchman, el hombre que defendió a Gotti Junior, como el jefe del equipo de abogados que se encargará de su caso. Después de aplazarse dos veces, el proceso comenzará finalmente luego de haber sido designado, no sin algunos sobresaltos, al jurado que se encargará de emitir el veredicto sobre si es culpable o no de los cargos que se le imputan.

El inicio está programado en la Corte Federal de Distrito en Brooklyn, y el gobierno estadounidense se esforzará en mostrar a Guzmán como un hombre todopoderoso que desde las sombras movió los hilos de grandes cargamentos de droga a través de una logística propia de una verdadera multinacional del crimen.

El “Chapo” fue extraditado a Estados Unidos el 19 de enero de 2017, un año después de ser recapturado por segunda vez, en la ciudad de Los Mochis, estado de Sinaloa, la provincia donde nació, cuando vagaba en ropa interior con uno de sus aliados en una ruta después de estar a punto de eludir a las fuerzas del orden por enésima vez.

El juicio se llevará a cabo en medio de rigurosas medidas de seguridad, que evitaron incluso que abrazara a su esposa en la víspera de su inicio, y de un gran secreto.

Según algunos especialistas, el gran problema de Guzmán sería que su fortuna permanecería intacta.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: AFP

 

08 Noviembre 2018

Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, que a partir de la semana próxima enfrenta un juicio federal por narcotráfico en una corte de Nueva York, no podrá abrazar a su esposa como le solicitó al juez Brian Cogan.

Aunque el magistrado reconoció que el acusado ha tenido un comportamiento ejemplar, concederle la petición sería como burlar los propias disposiciones de seguridad que han sido establecidas contra Guzmán Loera.

“Sin embargo, después de haber consultado ampliamente con el Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos sobre la solicitud del acusado, el tribunal se ve obligado a negar la petición. Los alguaciles han enfatizado que acceder a la solicitud sería contrario a todos los procedimientos de seguridad que se han implementado”, indicó Cohan, quien, sin embargo, dijo “simpatizar” con la solicitud.

Para Cogan, las restricciones contra el acusado son razonables, “porque al día de hoy siguen existiendo las mismas preocupaciones que justificaron su implementación inicialmente”.

“Esto es especialmente cierto en la víspera del juicio”, argumentó el magistrado, cuando “su motivación para escapar o amenazar a los testigos podría ser particularmente fuerte”.

El jurista se refiere a la sospecha de las autoridades de que Guzmán Loera pueda compartir información confidencial con su esposa que pueda beneficiar a sus socios o poner en peligro a testigos y jurados en el caso.

Este martes, los abogados del presunto exlíder del cartel de Sinaloa le hicieron el pedido al juez para que se le permitiera a El Chapo “darle a su esposa Emma Coronel Asipuro un saludo breve momentáneo que incluyera quizá un abrazo”.

Con la acción, que fue descrita por el equipo legal como “gesto humanitario”, buscan aportar a la salud mental del prisionero, ya que desde que se encuentra en una cárcel de máxima seguridad en Manhattan se le ha negado cualquier contacto con su esposa.

El Chapo que lleva casi dos años en confinamiento solitario en el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan desde que fue extraditado.

De acuerdo con los representantes legales, “el único contacto humano que ha tenido Guzmán desde su extradición ha sido con el personal de prisiones cuando le ponen y quitan los grilletes, y un rápido apretón de mano a sus abogados cuando va a la corte”.

Este jueves, culminó el proceso de selección del jurado con siete mujeres y cinco hombres en el panel que evaluará la prueba contra el supuesto capo.           

Redacción: Leo.com                        

Fuente: EFE

07 Noviembre 2018

El mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, considerado el mayor capo narco del mundo, pidió el miércoles al juez que preside su proceso que tenga un "gesto humanitario" y le permita abrazar a su joven esposa Emma Coronel el martes próximo, cuando comience realmente el juicio.

"El Chapo", acusado de traficar a Estados Unidos 155 toneladas de cocaína a lo largo de un cuarto de siglo y protagonista de dos espectaculares fugas de prisiones mexicanas, fue extraditado hace casi dos años y arriesga una condena a cadena perpetua.

Desde entonces la justicia no le permite recibir visitas de su esposa Emma Coronel, una exuberante reina de belleza de 29 años que ha asistido a casi todas sus audiencias en la corte. Tampoco le dejan hablar con ella por teléfono.

El exjefe del cartel de Sinaloa, de 61 años y quien fue el hombre más buscado por Estados Unidos durante años, solo es visitado por sus abogados en la cárcel de Manhattan donde está aislado 23 horas al día, así como por sus hijas mellizas de siete años, pero todo a través de una mampara de vidrio.

"El Chapo" desea dar a su esposa "un saludo breve y momentáneo que incluya quizás un abrazo el martes 13 de noviembre, antes del inicio de los argumentos de apertura" de la fiscalía y la defensa, escribió al juez Brian Cogan la abogada Mariel Colón Miró en nombre del acusado.

"Puede ser un breve abrazo en la corte delante de todo el mundo, separados por la barrera. El proceso total no llevaría más que un par de segundos", precisó.

La abogada asegura que un abrazo "no plantearía una amenaza a la seguridad". "No es razonable inferir que un saludo momentáneo, hecho bajo la mirada de los alguaciles estadounidenses, pueda presentar un riesgo de que Guzmán se escape de la corte o incluso de que pase mensajes a su esposa", afirmó.

La defensa de El Chapo subraya que su salud se ha deteriorado debido a su casi total aislamiento y al hecho de que casi no es tocado por nadie, salvo por los guardias que le ponen y sacan las esposas y por un rápido apretón de manos cuando se ve con sus abogados en las audiencias.

Ese deterioro puede "conducir potencialmente a un problema en su habilidad de asistir efectivamente en su defensa", estimó la abogada.

Los 12 jurados titulares del proceso y los seis alternos fueron escogidos este miércoles. Se estima que el proceso durará más de cuatro meses.  

Redacción: Leo.com                        

Fuente: AFP

05 Noviembre 2018

Cuando el mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán llegó a Estados Unidos, las autoridades lo presentaron como “el criminal más notorio de los tiempos modernos”.

Y la magnitud de su juicio, que arranca este lunes en Nueva York con la selección del jurado, ciertamente parece encajar con esa definición.

Efectivamente, casi 22 meses después de haber sido extraditado por México, el futuro de Guzmán será definido, tal vez para siempre, en unproceso que solo puede calificarse de excepcional.

Los fiscales deberán probar más allá de una duda razonable que el acusado es el criminal que dicen que es: el líder del mayor cartel mundial de drogas que introdujo más de 150 toneladas de cocaína en el país usando una violencia despiadada.

Mientras que para Guzmán, quien tiene 61 años y se declara inocente, el reto es esquivar los 11 cargos que pesan en su contra o aguardar una condena que puede ser hasta de cadena perpetua.

El juez federal de la corte de Brooklyn que conducirá el juicio, Brian Cogan, advirtió la semana pasada que el caso en contra del presunto líder del cartel de Sinaloa “es cualquier cosa menos un procesamiento de drogas rutinario”.

“El alcance internacional de la organización criminal alegada hace que sea un caso atípico incluso entre los mayores juicios de drogas hasta la fecha”, indicó Cogan en una resolución.

Y en esto coinciden expertos como Daniel Richman, un profesor de derecho en la universidad Columbia de Nueva York que fue fiscal federal y consultor de los departamentos de Justicia y Tesoro de EE.UU. en cuestiones criminales.

“Es correcto sugerir que, en su alcance, esta organización realmente es excepcional“, le dijo Richman a BBC Mundo.

A continuación, cuatro facetas extraordinarias del juicio a “El Chapo” en Nueva York, el que puede llegar a durar cuatro meses.

1. El dinero

Los fiscales de EE.UU. afirman que, como líder del cartel de Sinaloa, Guzmán condujo operaciones ilícitas de drogas entre 1989 y 2014 que le reportaron ganancias por US$14.000 millones.

Y ahora pretenden confiscarle ese monto a “El Chapo”, quien también está acusado de lavado de dinero.

Esa, sin embargo, va a ser una misión sumamente difícil incluso con un veredicto de culpabilidad, ya que hasta ahora se ignora dónde habría ido a parar esa fortuna.

Y algunos expertos consideran incluso que US$14.000 millones es un monto excesivo, que surge de estimaciones de ingresos por narcotráfico sin descontarle los costos operativos del cartel.

Por otro lado, EE.UU. ha invertido abundantes recursos durante más de una década para investigar las actividades de Guzmán.

Y, aunque se desconoce cuántos millones costará este juicio, hay quienes consideran que puede ser uno de los procesos más costosos que el país haya tenido jamás.

Al costo de la investigación se suma el de las medidas de seguridad adoptadas, dada la reputación de peligrosidad y los escapes de prisión protagonizados Guzmán en México, así como el costo de movilizar y proteger testigos, señala Richman.

“No sería sorprendente si este fuera uno de los casos más caros (de la historia de EE.UU.)”, le dice a BBC Mundo.

2. La acusación

La acusación que presenta EE.UU. contra Guzmán también es colosal, aunque el mes pasado el gobierno haya bajado los cargos a 11 desde los 17 que anunció inicialmente.

Cientos de miles de páginas de documentos, fotografías y unas 117.000 grabaciones de audio son presentados por los fiscales, que también planeaban atribuirle a Guzmán participación en al menos 33 asesinatos.

En la última audiencia preliminar, sin embargo, el juez Cogan pidió al gobierno reducir la cifra de homicidios.

“Este es un caso de conspiración de drogas que involucra asesinatos. No dejaré que presenten un caso de conspiración de asesinato que involucre drogas”, advirtió.

El magistrado también pareció molesto con un pedido de la defensa de aplazar nuevamente el juicio.

Los abogados privados de Guzmán, expertos en juicios de crimen organizado, aducían que los fiscales presentaron en la recta final 14.000 páginas nuevas de documentos y que les sería imposible revisarlas a tiempo.

Pero el juez Cogan respondió que la cantidad de documentos podría ser aún mayor en un juicio tan complejo y se negó a volver a postergar el inicio.

“Nadie va a estar tan preparado para este caso como le gustaría”, dijo tras señalar que había estado recibiendo llamadas telefónicas de “pánico” tanto de la defensa como de la fiscalía.

Los especialistas advierten que, pese a la fama internacional de Guzmán, los fiscales tienen el reto de presentar pruebas admisibles y convincentes para asegurar su condena.

“Este caso tiene que ser juzgado en la corte y siempre hay desafíos cuando tienes un acusado muy bien representado y testigos que no claman por declarar”, dice Richman.

3. La seguridad

También son excepcionales las medidas de seguridad adoptadas para el juicio de “El Chapo”, considerado por especialistas el mayor caso de drogas en la historia de EE.UU.

Es un caso sin precedentes “en términos del número total de muertes que podemos conectar con el cartel de Sinaloa y la escala y alcance de su operación de narcóticos“, señala Fritz Umbach, profesor asociado de historia en el colegio John Jay de justicia penal de la universidad neoyorquina CUNY.

Los fiscales han mantenido en reserva la identidad de decenas de potenciales testigos que prevén presentar durante el juicio, ante la sospecha de que podrían ser asesinados aunque estén en programas de protección o en unidades penitenciarias especiales.

El propio Guzmán, con dos antecedentes de escapes de cárceles mexicanas, ha estado recluido en una prisión de máxima seguridad en el sur de Manhattan, aislado en una celda 23 horas diarias.

Sin embargo, quizá durante el juicio “El Chapo” permanezca recluido en la misma corte donde se decidirá su suerte, para evitar repetir cada día los operativos de seguridad montados en audiencias previas para trasladarlo con caravanas de vehículos policiales y cierres del puente de Brooklyn.

Cada visita de Guzmán en la corte implica además el refuerzo de la seguridad en el edificio, con guardias armados hasta los dientes y detectores de metales al ingreso.

Y los 12 jurados que serán escogidos a partir de este lunes también tendrán su identidad bajo reserva y serán escoltados por alguaciles, medidas de protección ordenadas por el juez Cogan que solo se toman en casos especiales.

“El cartel tiene ramificaciones en todos lados y los jurados son de hecho vulnerables a la intimidación, así que no creo que el juez actúe de forma inapropiada”, sostiene Umbach.

Al igual que en otros juicios, el jurado estará compuesto por ciudadanos comunes, seleccionados entre una lista inicial de cientos de potenciales miembros (que ya se redujo a decenas) en base a preguntas que incluyen temas raciales, de política de drogas y relaciones de seguridad entre EE.UU. y México.

4. La atención pública

El juicio a Guzmán ha despertado además un interés fuera de lo común.

“En algunos aspectos, este caso no tiene precedentes; la cantidad de atención pública ha sido extraordinaria“, sostuvo el juez Cogan la semana pasada en una decisión sobre la reserva en que se escogerá el jurado.

“Basta decir que no hay muchos casos cuyas acusaciones se dramatizan en producciones populares de televisión y podcasts antes que el juicio haya siquiera comenzado”, agregó.

Esto se debe a los delitos atribuidos a “El Chapo” y al aura de todopoderoso que lo rodeó hasta que lo capturaron por tercera vez en enero de 2016, rastreado tras recibir a los actores Kate del Castillo y Sean Penn.

“No se trata simplemente de que sea un criminal o que la guerra contra las drogas sea un punto importante de disputa política”, explica Umbach.

“(Guzmán) es un ícono de la cultura pop“, le dice a BBC Mundo. 

Redacción: Leo.com       

Fuente: BBCMundo

05 Noviembre 2018

El monumental juicio contra el ex capo del narcotráfico mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, acusado de liderar el mayor cártel de drogas del planeta y del envío de más de 155 toneladas de cocaína a Estados Unidos, comienza este lunes en Nueva York bajo medidas de máxima seguridad.

Durante el proceso, que se extenderá por más de cuatro meses, el jurado deberá decidir si el pequeño pero temido Chapo, de 61 años y poco más de 1,60 metros de altura, considerado el mayor narcotraficante del mundo tras la muerte del colombiano Pablo Escobar, es culpable o no de 11 delitos de tráfico y distribución de droga, posesión de armas y lavado de dinero.

Su condena puede acarrearle la cadena perpetua. México lo extraditó con la condición de que se no le aplique la pena de muerte.

El juez de Brooklyn Brian Cogan y abogados de ambas partes ya han reducido los potenciales jurados de mil a poco más de un centenar, y durante toda esta semana escogerán a puertas cerradas a los 12 titulares y seis suplentes que decidirán la suerte de El Chapo. Solo cinco periodistas podrán entrar a la sala esta primera semana, y no se permitirá el acceso del público.

Los nombres y otros datos personales de los jurados se mantendrán en el anonimato, y serán escoltados por alguaciles cada día a la corte.

Extraditado desde México en enero del 2017, El Chapo es acusado de liderar entre 1989 y 2014 el despiadado Cártel de Sinaloa, al que fundó y convirtió en “la mayor organización de tráfico de droga del mundo”, según la acusación.

La fiscalía, que prepara el caso desde hace años, asegura que El Chapo envió a Estados Unidos al menos 154.626 kilos de cocaína, además de múltiples toneladas de otras drogas, facturando en total unos 14.000 millones de dólares.

El Chapo se declara inocente, pero el gobierno ha presentado montañas de evidencia, más de 300.000 páginas de documentos y al menos 117.000 grabaciones de audio, más centenares de fotos y videos.

Redacción: Leo.com       

Fuente: Elcomercio

30 Octubre 2018

Alemania abrió hoy el proceso contra su presunto mayor asesino en serie desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el enfermero de 41 años Niel Högel, quien se confesó autor de la muerte de cien pacientes, una cifra que podría ser aún mayor, puesto que hay indicios de otros posibles crímenes del procesado.

Con un simple "sí" a la pregunta de si se reconoce culpable de los cargos que le imputa la Fiscalía, arrancó en la Audiencia de Oldenburg (centro de Alemania) un nuevo juicio contra este asesino en serie confeso, que en cada uno de sus procesos anteriores ha admitido sus crímenes.

"Lo declarado hasta ahora es lo que ocurrió", añadió Högel, quien cumple ya una condena a cadena perpetua, dictada en 2015, por varios casos de asesinato o intento de asesinato de pacientes.

El nuevo proceso contra el enfermero empezó con un minuto de silencio para sus víctimas, cuyos nombres fueron leídos a continuación, a lo que siguió una primera declaración asumiendo su autoría y luego una explicación de sus móviles.

Actuó por "estrés" y suministró sobredosis de analgésicos a sus pacientes, consciente de que podía llevarles a la muerte, para tratar a continuación de reanimarlos y lograr con ello "brillar" ante sus colegas.

En la mayor parte de las ocasiones el resultado no fue una exitosa reanimación, sino la muerte de esas personas, al parecer elegidas arbitrariamente y de edades comprendidas entre los 34 y los 96 años.

Los crímenes que se le imputan corresponden a muertes ocurridas en las clínicas de Oldenburg y Delmenhorst, donde trabajó el acusado, entre 2000 y 2005.

Los primeros casos salieron a la luz en 2005, tras ser sorprendido por una compañera de trabajo cuando inyectaba a un paciente una sustancia que no le había sido prescrita.

A raíz de ahí se abrieron diligencias contra él, que derivaron en un primer juicio, en 2008, en que se le condenó a siete años de cárcel por intento de asesinato.

Un segundo proceso, abierto en 2014 a instancias de familiares de otras víctimas potenciales, derivó en una sentencia a cadena perpetua por asesinato e intento de asesinato en al menos siete casos.

Fue a lo largo de este segundo proceso donde el propio encausado se confesó autor del asesinato de un centenar de pacientes, por lo que se abrieron investigaciones sobre 64 muertes ocurridas en Delmenhosrt y otras 36 en Oldenburg.

Tras ser condenado a la máxima pena que contempla el código penal alemán, se decidió proseguir las investigaciones sobre esos otros casos sospechosos, hasta abrirse una nueva acusación formal por hasta 106 asesinatos, de los cuales se ha llegado a dar por probado un centenar.

Fue preciso proceder a la exhumación de los cadáveres, algunos de los cuales habían sido enterrados en Turquía, en busca de restos de los medicamentos administrados, sustancias tales como Ajmalin, Sotalol y Lidocaina.

Ya en el anterior juicio, Högel había confesado que suministró conscientemente sobredosis de esos fármacos a pacientes para causarles alteraciones serias de la circulación y el ritmo cardíaco.

El acusado describió asimismo con detalle la tensión que vivía ante lo que podía suceder cuando inyectaba el medicamento, lo bien que se sentía cuando conseguía reanimar a los pacientes y lo deprimido que le dejaban las muertes.

Cuando un paciente fallecía se prometía a sí mismo no provocar más casos mortales, pero sus buenos propósitos "se desvanecían con el tiempo", explicó, tras admitir que su finalidad era demostrar su valía ante sus colegas.

La apertura del nuevo juicio contra Högel estuvo rodeada de un gran despliegue mediático, lo que unido a la gran cantidad de familiares que acuden como acusación particular, expertos, forenses y público general ha obligado a la Audiencia a disponer una sala adicional para seguir el proceso.

En Alemania, los procesos son a puerta cerrada, sin transmisión televisada y la presencia de las cámaras solo está autorizada en los momentos precedentes a la apertura de la vista y cuando hace su entrada en la sala el acusado.

La Fiscalía tiene previsto citar a veintitrés testigos y once forenses, psiquiatras y otros expertos.

El número de víctimas del enfermero podría ser aún mayor del que se le imputa en este proceso, ya que solo se ha podido detectar la presencia de sustancias sospechosas en los cuerpos exhumados, mientras persiste la incógnita sobre aquellos que fueron incinerados  

Redacción: Leo.com       

Fuente: EFE

03 Marzo 2017

El rotundo éxito del que gozó tanto en España como en Latinoamérica el sencillo 'La Bicicleta', de Shakira y Carlos Vives, que sin duda se coronó como la canción por excelencia del verano pasado, podría verse empañado ahora por el escándalo legal que se avecina después de que un juzgado de Madrid haya admitido finalmente a trámite una demanda por plagio contra los responsables de la publicación del tema, que no son otros que los famosos artistas, el compositor Andrés Eduardo Castro, la discográfica Sony Music y otras nueve productoras.

Como publica el diario El Mundo, fue el pasado 3 de febrero cuando el tribunal decidió que se encargaría de lidiar con las acusaciones vertidas contra todos ellos por el productor y compositor cubano Liván Castellanos, así como por su editora Maryla Dianik Romeu. El testimonio ofrecido por los demandantes indica que las similitudes entre 'La Bicicleta' y su tema 'Yo te quiero tanto' (1997) son notorias en "una frase y parte del coro", además de que ambas canciones cuentan con el "mismo ritmo y la misma línea melódica", una afirmación que habría validado un "catedrático de composición".

El fallo del tribunal llega solo unos meses después de que saltara la propia noticia de que los intérpretes colombianos habían sido demandados por copiar supuestamente algunos elementos clave de la citada canción, una circunstancia que llevó a la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE) a bloquear temporalmente los derechos de autor de 'La Bicicleta'.

Sin embargo, después de que sus responsables negaran rotundamente que el famoso sencillo supusiera un plagio, ambas partes asistieron a un acto de conciliación el pasado mes de noviembre durante el cual no se llegó a acuerdo alguno, lo que pareció reforzar la idea de que las alegaciones vertidas contra Shakira y Carlos Vives no estaban lo suficientemente fundamentadas.

Tanto es así, que desde entonces 'La Bicicleta' y sus intérpretes han recibido numerosos galardones por su triunfal colaboración, entre los que destaca el Grammy Latino a la Canción del Año, y de sus entusiastas agradecimientos no se desprendía inquietud alguna por el futuro legal del tema. No obstante, ahora tendrá que ser el juez quien determine qué papel acabará jugando el sencillo en la historia del pop latino.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: Labotana

 

 

 

Últimas Noticias

Prev Next

Turbulencias latinoamericanas (I)

Latinoamérica sigue siendo el continente de más turbulencias políticas en el mundo, porque es el...

Transparentar gestión

Hay varias autoridades ediles con procesos judiciales, por supuestamente haber estado cometiendo ilícitos durante su...

Dos empresas cruceñas Llevarán 31 t de r…

Dos empresas cruceñas Llevarán 31 t de residuos electrónicos a los EEUU

Hasta fin de año, la Fundación para el Reciclaje (Fundare) y la empresa Boliviana de...