Santa Cruz de la Sierra
02 Mayo 2018

Cuando cuatro melenudos se juntaron para tocar en locales de mala muerte de Liverpool, alguien los vio y dijo: «Estos tíos tienen talento». Medio siglo después, Jürgen Klopp, consciente de que en la ciudad inglesa no gustan las rigideces, hizo lo mismo. Dejó que los suyos rasgaran sus guitarras y salieran a jugar sin frenos. Curioso que la banda esté dominada por uno de los mejores directores de orquesta del fútbol internacional y que el quinto beatle, ironías de la globalización, sea egipcio y se llame Mohamed. Salah no actuó esta vez de verdugo ante sus excompañeros, sino que dejó que fuera el senegalés Mané quien ejerciera de solista. Sus carreras sirvieron en Roma para alcanzar la final de Champions, pese a que los dos goles finales de Nainggolan dieron una apariencia de emoción que, en realidad, nunca existió.

Tampoco la Roma es un equipo de violín y contrabajo, pero en la semana que pasó desde el partido de ida se agarró a un clavo ardiendo para repetir la hazaña lograda contra el Barcelona. Cambió la disposición táctica y metió a tres delanteros, pero para convertirse en santo, la Iglesia católica requiere de dos milagros y no hay constancia de que nadie lo haya conseguido en tan poco tiempo. Aunque por fe no sería. Aprovechando la habitual fragilidad del Liverpool, los italianos nunca se rindieron. La ovación final de su afición fue merecida.

A la Roma le interesaba un partido de ida y vuelta y el Liverpool no sabe jugar de otra manera. Así que con el pitido inicial comenzó el frenesí. No es habitual que un equipo que afronta la vuelta de una semifinal de Champions con tres goles de ventaja acepte sin vacilar la ruleta rusa. La filosofía red es robar y correr, como los buenos equipos de baloncesto. Así llegó el primer tanto, con error garrafal en medio campo de Nainggolan, contraataque y gol de Mané cuando no se habían cumplido los 10 minutos. No había encajado Alisson ningún gol en el Olímpico en esta Champions, pero es que el Liverpool antes de llegar a Roma llevaba apuntados 38 en el contador.

Los gialorossi se abonaban al más difícil todavía y por un momento siguieron soñando con un tanto en propia puerta de Milner, a quien le rebotó en la cara un despeje de su compañero Lovren. Pero el Liverpool seguía llegando con peligro y, en el enésimo fallo defensivo de esta eliminatoria, Wijnaldum marcó de cabeza completamente solo a la salida de un córner.

El marcador en contra apaciguó la caldera a cielo abierto en la que se había transformado el Olímpico. Esta vez a los romanistas comenzaron a pesarles las piernas, por lo que el Liverpool ya no sólo creaba peligro al contraataque, sino que tocaban a su antojo hasta plantarse delante de las dependencias de Alisson. Mané, Firmino y Salah llegaban con peligro, aunque les faltó concreción. Del otro lado, El Shaarawy mandó un balón al palo, aunque fue más una acción aislada que la ejecución de una orden prevista.

La estrategia romanista fue desde el principio mandarle al gigantón Dzeko balones a la espalda de la defensa y el bosnio respondió con un partido enorme. Si arriba los de Jürgen Klopp tienen siempre el cargador preparado, atrás la bomba también puede explotar en cualquier momento. No fueron pocos los balones filtrados que se colaban en el área de Loris Karius, obligado a vivir con la alarma siempre encendida. En uno de ellos llegó el 2-2 de Dzeko, tras una jugada de El Shaarawy, al poco de empezar el segundo tiempo. Y a partir de ahí todo fue Roma: la tuvo Ünder, Skomina obvió un penalti claro por mano de Alexander-Arnold y Nainggolan maquilló con su doblete.

Dio igual. La banda de Klopp se metió en la final de Champions 11 años después y buscará su sexto título. Enfrente estará un Madrid que también ha redescubierto su época de los ye-yé. Una final clásica tras unas semifinales espectaculares. Kiev les espera el 26 de mayo.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: elmundo.es

24 Abril 2018

Desatado, maravilloso, auténtico. Ver al Liverpool de Jürgen Klopp hoy en día es un verdadero regalo para el gusto futbolístico. Los reds entraron a la semifinal de la Liga de Campeones contra la Roma como sólo los grandes pueden hacerlo; con personalidad, con esa bendita personalidad que tanto le gusta imprimir al alemán a sus equipos, y con una tormenta ofensiva que acaba con el pensamiento único de que a este deporte sólo se juega bien atesorando el 70% de la posesión. Es cierto que Anfield imprime una marcha extra en los jugadores de la ciudad que vio nacer a los Beatles, pero el ritmo y el compás que acompañan a este equipo recuerdan más a un atronador huracán que a un himno pacifista. En la rivera de Merseyside ya no vale el All you need is love, ahora todo lo que se necesita para que la ciudad vuelva a creer en levantar una Champions se llama Mohammed Salah.

Porque hay que hablar, y muy en serio, del egipcio. Lo que comenzó como un tímido susurro a mitad de temporada puede terminar siendo una afirmación no tan descabellada: este jugador huele a Balón de Oro. Nombrado ya mejor futbolista de la Premier, y con 43 goles en su casillero, Mo, como le llama su entrenador, está encumbrando a unos reds que ya de por sí recuerdan a una tormenta perfecta sobre el terreno de juego.

La Roma resistió media hora

Ante una Roma que, como se vio en la vuelta que terminó siendo fatal contra el Barcelona, no es precisamente un pelele, el Liverpool propuso un intercambio de golpes en los primeros compases que terminó mandando a la lona a los italianos antes de que hubiese transcurrido ni un tercio de la eliminatoria. Resistieron, eso sí, hasta la media hora de juego, cuando el egipcio se inventó dentro del área un disparo con la zurda a la escuadra de un Alisson que nada pudo hacer ante el tanto. Diez minutos más tarde, y justo antes de irse al vestuario, Salah decidió inventarse una contra en colaboración con Firmino para picarla de manera preciosa y sutil por encima del portero romano.

El partido recordaba peligrosamente al 3-0 que le endosó al Manchester City de Pep Guardiola en el partido de ida de cuartos, y Mané terminó por confirmar el símil tras una asistencia de Salah, que se había aburrido de marcar goles y empezó a repartir asistencias, regalándole el cuarto a Firmino cuando sólo se llevaba una hora de juego.

Volvió a mojar el brasileño poco después en un córner que terminó de completar la manita y que ejemplificó, mejor que nunca, ese hambre insaciable que demuestran siempre los de Klopp.

Aun así, y para desesperación del técnico alemán, la salida de Salah en el 75 deshinchó al Liverpool y la Roma aprovechó para sacar sus armas y acortar distancias con un gol de Edin Dzeko y otro de Diego Perotti de penalti tras una mano de Henderson.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Mundodeportivo

04 Abril 2018

La escuadra de los ‘Reds’ necesitó de tan solo 30 minutos para sentenciar el partido y quizá la eliminatoria ante uno de los máximos candidatos.

El Manchester City de Josep Guardiola se encuentra al borde de la eliminación en la Champions League, luego de caer de manera estrepitosa en su visita 3-0 ante el Liverpool, conjunto que dio un gran primer tiempo con el que definió el partido y, quizá, la eliminatoria.

Los ‘Reds’ abrieron el marcador al minuto 12, cuando en un contragolpe letal fue Mohamed Salah el que terminó empujando el esférico al fondo de las redes.

Ocho minutos después, el conjunto local amplió la ventaja gracias a Oxlade Chamberlain, quien tomó el esférico en tres cuartos de cancha desde donde sacó un tremendo disparo que se incrustó en la portería del City.

Pero eso no sería todo ya que al minuto 31 el equipo de Anfield encontraría el tercer gol de la noche, cuando Mohamed Salah sacó una gran servicio desde la banda derecha para Sadio Mané, quien con un buen remate de cabeza puso el 3-0 parcial.

Ya en el complemento, el Liverpool sufrió el doloroso golpe de la lesión de Salah, quien tuvo que abandonar el campo de juego por molestias en la ingle. Su lugar fue ocupado por Georginio Wijnaldum.

El conjunto dirigido por Josep Guardiola tuvo la posesión del balón durante todo el segundo tiempo; sin embargo, fueron contadas las jugadas de cierto peligro las que hubieron en el área grande del Liverpool, equipo que finalmente se terminó llevando la victoria en casa.

De esta manera, el Liverpool dio un importante y sólido pase rumbo a las semifinales de la Champions League, aunque aún tendrá que visitar el Etihad Stadium la próxima semana ante un Manchester que seguro saldará a vender cara la derrota.

 Redacción: Leo.com

Fuente: mundodeportivo

18 Mayo 2016

El equipo español venció a los 'Reds' con goles del francés Kevin Gameiro (46) y un 'doblete' del capitán Coke Andújar (64, 70).

El Sevilla se confirmó como rey absoluto de la Europa League tras derrotar 3-1 al Liverpool, este miércoles en la final de Basilea, logrando así un histórico quinto título en esta competición y el tercero de manera consecutiva.

Darren Sturridge abrió el marcador en el minuto 35 para el Liverpool, pero el Sevilla remontó en la segunda parte con un temprano gol del francés Kevin Gameiro (46) y un 'doblete' del capitán Coke Andújar (64, 70).

Los anteriores títulos del Sevilla en la Europa League se dieron en la última década, en 2006, 2007, 2014 y 2015. Con sus cinco coronas se destaca en el palmarés del torneo, sacando ya dos a los equipos empatados en el segundo puesto (Juventus, Inter de Milán y Liverpool), que llevan 3.

El título tiene además un premio añadido para el Sevilla: un billete para la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones. Había quedado séptimo en la Liga española y sólo había conseguido por lo tanto plaza para la próxima Europa League.

No tendrá tiempo el Sevilla para muchas celebraciones, ya que el domingo disputará en Madrid otra final, la de la Copa del Rey, contra el Barcelona.

Para el Liverpool, este revés supone un duro golpe, ya que continuará con su sequía de títulos, que dura desde la Copa de la Liga de 2012.

Pero sobre todo, queda fuera de las competiciones europeas de la próxima temporada, ya que se lo jugaba a todo o nada, después de haber podido quedar sólo octavo en la Premier League y fuera por lo tanto de los puestos clasificatorios para la próxima Europa League.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: AFP

17 Mayo 2016

La final del segundo torneo de clubes más importante de Europa se jugará este miércoles a partir de la 2:45 p.m. (hora de Bolivia).

El Sevilla, ganador de las dos últimas ediciones, y el Liverpool, un gigante de la historia del fútbol europeo que no ha pasado por sus mejores momentos en la última década, se enfrentan este miércoles en Basilea (18h45 GMT) en la final de la Europa League.

Será un duelo en la cumbre del palmarés histórico de la competición: el Sevilla es el equipo que más veces ha conquistado este torneo, 4 (2006, 2007, 2014 y 2015), mientras que el Liverpool está en el segundo escalón, con 3 (1973, 1976, 2001), igualado con los italianos Juventus e Inter de Milán. Todos los títulos de los reds fueron cuando el torneo se denominaba Copa de la UEFA, por lo que el equipo inglés intentará reverdecer sus viejos laureles.

El presente del equipo de Anfield está lejos de sus glorias del pasado. El último título de sus 18 de campeón de Inglaterra se remonta a 1990 y el último de los cinco de campeón de Europa a 2005. En estos últimos once años sólo ha podido sumar a sus vitrinas la Copa de Inglaterra en 2006, la Community Shield (Supercopa inglesa) de ese mismo año y la Copa de la Liga de 2012.

En la Premier League recién terminada, el Liverpool acabó octavo, fuera de los puestos de Europa League, por lo que la final de Basilea tiene un espíritu de todo o nada para los 'Reds': fuera de Europa o un billete para la próxima Liga de Campeones. El Sevilla, que acabó séptimo la Liga española, también busca ese pasaje para la Champions reservado al ganador de este torneo, pero al menos sabe que si pierde en Basilea está clasificado para la próxima Europa League.

El otro premio para el campeón de la Europa League será disputar el 9 de agosto en Trondheim (Noruega) la Supercopa de Europa, contra el ganador de la Liga de Campeones, que se decidirá el 28 de este mes con la final entre Real Madrid y Atlético de Madrid en Milán.

En esta Europa League, el Liverpool tuvo muchos problemas en el inicio de la fase de grupos, encadenando tres empates en las tres primeras jornadas, pero luego pudo reconducir el rumbo y en las rondas de eliminación directa superó eliminatorias ante rivales muy complicados, como el Manchester United en octavos, el Borussia Dortmund en cuartos y el Villarreal en semifinales.

El Sevilla tuvo un camino con menos peligros. Los principales fueron el Athletic en cuartos de final, que superó en la tanda de penales, y el Shakhtar Donetsk en las semifinales.

Titulares descansados

En el último fin de semana, los dos equipos dieron descanso a sus principales titulares de cara al gran duelo de Basilea. "Hemos hecho unos pocos cambios, once", sonrió Klopp tras el empate 1-1 del domingo en el terreno del West Bromwich. "Tenía todo el sentido porque no puedes jugar con un 50% de concentración", apuntó, consciente de que su plantel está muy ilusionado con poder ganar la Europa League.

Los brasileños Philippe Coutinho -elegido mejor jugador del equipo esta temporada- y Roberto Firmino o el atacante Darren Sturridge serán las grandes esperanzas de un equipo donde el francés Mamadou Sakho está suspendido cautelarmente por la UEFA por un control positivo cuyas causas están siendo investigadas.

Una de las principales dudas para el entrenador alemán Jürgen Klopp parece estar en Jordan Henderson, recién recuperado de una lesión. Por su parte, Unai Emery confiará una vez más en hombres importantes como el argentino Éver Banega, mejor jugador de la final de esta competición el año pasado, Vitolo y especialmente en el francés Kevin Gameiro, autor de 7 goles en esta edición, incluyendo tres decisivos contra el Shakhtar en los duelos de semifinales.

El equipo espera no echar de menos a los lesionados Michael Krohn-Dehli y Benoît Tremoulinas, ese último lesionado en las vuelta de las semifinales ante los ucranianos. "Ellos son un gran equipo, con mucha historia. En esta competición llegan muy bien y querrán también clasificarse para la Champions", avisó Emery, consciente de que el quinto título sevillista no será fácil.

Será la primera de las dos finales del Sevilla esta semana, ya que el domingo jugará la de la Copa del Rey contra el Barcelona en Madrid.

Probables alineaciones:

Sevilla: David Soria; Mariano, Adil Rami, Daniel Carriço, Timothée Kolodziejczak; Grzegorz Krychowaik, Coke, Steven N'Zonzi, Ever Banega; Vitolo, Kevin Gameiro.

DT: Unai Emery

Liverpool: Simon Mignolet; Nathaniel Clyne, Kolo Touré, Dejan Lovren, Alberto Moreno; Adam Lallana, Lucas Leiva, James Milner, Philippe Coutinho, Roberto Firmino; Darren Sturridge.

DT: Jürgen Klopp (GER)

Redacción Leo.com.bo

Fuente: AFP

 

05 Mayo 2016

Eliminaron al Villarreal y al Shakhtar, respectivamente. Jugarán por el título el miércoles 18 de mayo, en Basilea.

El segundo torneo de clubes en importancia en Europa también tiene a sus finalistas. Esta tarde, el Liverpool y el Sevilla clasificaron para la final de la Europa League, luego de eliminar al Villarreal y al Shakhtar Donetsk, respectivamente.

Jugando en Anfield Road, los Reds de Jurgen Klopp pudieron dar vuelta su serie ante el Submarino Amarillo, luego de su derrota en El Madrigal hace una semana. Hoy, los ingleses se impusieron con autoridad, por 3-0, ante el cuadro de Marcelino García Toral. Los rojos ganaron gracias al autogol de Bruno (7'), y los tantos de Daniel Sturridge (63') y Adam Lallana (81'). De esta manera, el Liverpool vuelve a una final continental luego de la Champions 2006-2007, que perdieron ante el Milan en Atenas.

En la otra llave, el Sevilla mantiene su expertise en este torneo y llega a su tercera final consecutiva. De local, derrotaron por 3-1 a los ucranianos del Shakhtar. Para los andaluces, convirtieron Kevin Gameiro (9' y 47') y Mariano (59'). Descontó Eduardo Da Silva (44').

La final será el miércoles 18 de mayo, en el estadio St. Jakob Park, de Basilea (Suiza).

Si no es por la presencia del Liverpool, casi hay un pleno de clubes españoles en las finales de Champions y Europa League, considerando que en busca de la Orejona chocarán el Real Madrid con el Atlético (el 28 de mayo, en Milán).

Redacción Leo.com.bo

Fuente: Agencias

14 Abril 2016

El conjunto inglés le dio vuelta a un 1-3 en contra con goles de Coutinho, Sakho y Lovren para mantenerse con vida en el torneo continental.

Coutinho, Sakho y Lovren marcaron los goles que le dieron la victoria al Liverpool sobre el Borussia Dortmund. Los 'reds', que perdían por dos goles a falta de 25 minutos, lograron voltear el resultado y con un tanto en los últimos minutos de Lovren, quien le ganó en el salto a Adrián Ramos, derrotó 4-3 al cuadro alemán y se mantuvo con vida en la Europa League. 

Los de Jürgen Klopp, en unos segundos 45 minutos históricos, espoleados por la ruidosa afición de Anfield, remontaron tres goles para derrotar a los alemanes y seguir con vida en el torneo. Empezó el Dortmund sabiendo que necesitaba marcar para avanzar a 'semis', y, con un once claramente ofensivo, se fue a por ello. Dos minutos tardaron los de Tuchel en meter el miedo en el cuerpo a la parroquia 'red', con un disparo desde la frontal de Aubameyang que se fue fuera por centímetros.

Avisaron los visitantes y no perdonaron apenas dos minutos después, cuando un rechazo tras un chut del delantero gabonés lo envió a placer al fondo de las mallas Henrikh Mkhitaryan. No dieron tregua los alemanes, que sólo tres minutos más tarde doblaron su ventaja después de que Aubameyang, el máximo artillero de la competición, ganara la espalda a Sakho y a Alberto Moreno para definir ante la salida de Mignolet.

 

Empezó a asentarse el Liverpool, que necesitaba nada más y nada menos que tres goles para pasar a semifinales. Poco antes de que se cumpliera el minuto 20 llegó la primera ocasión con ligero peligro de los locales, con un disparo de Origi -titular este jueves en detrimento de Sturridge- que mandó a córner Weidenfeller.

Siguieron desperdiciando ocasiones claras los 'reds', cuando nuevamente Origi no acertó a rematar entre los tres palos un gran centro desde el costado derecho de Clyne. En la segunda mitad empezó con fuerza el Liverpool, que consiguió uno de los tres goles que necesitaba a los dos minutos de la reanudación: Origi, el mejor de los suyos esta noche, recibió un pase en profundidad de Emre Can y definió con calidad por bajo ante la salida de Weidenfeller.

Pese a las acometidas locales, los hombres de Tuchel parecieron matar el partido poco después, en el 57, cuando Reus perforó la meta defendida por Mignolet con un disparo preciso después de recibir un pase en profundidad de Hummels. Sin embargo, los 'reds', espoleados por su siempre ruidosa y leal afición, no se vinieron abajo e intentaron hacer posible lo imposible, y en apenas 12 minutos, del 66 al 78, anotaron dos goles para igualar el duelo y soñar con el pase a semifinales.

Primero el brasileño Coutinho, con un disparo seco y fuerte desde fuera del área, y después Sakho, gracias a un gran testarazo tras un saque de esquina, metieron el miedo en el cuerpo a los de Tuchel. La histórica remontada 'red' se completó en el tiempo de descuento (m.90+1) gracias a un héroe inesperado, el defensa croata Dejan Lovren.

Lovren, muy criticado en su año y medio en Anfield, vivió su noche de gloria al anotar, con un imparable cabezazo llegando desde atrás, el tanto que daba a los suyos la ansiada clasificación a semifinales de la Liga Europa.

Ficha técnica:

Liverpool: Mignolet; Clyne, Lovren, Sakho, Moreno; Milner, Can (Lucas, m.80), Lallana (Allen, m.62); Firmino (Sturridge, m.62), Coutinho y Origi.

Borussia Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Papastathopoulos, Hummels, Schmelzer; Weigl, Castro (Gundogan, m.82), Mkhitaryan, Kagawa (Ginter, m.77), Reus (Ramos, m.82); y Aubameyang.

Redacción Leo.bo

Fuente: elespectador.com

12 Octubre 2015

Aunque ya Liverpool tiene nuevo director técnico, el alemán Jürgen Klopp, quien fue presentado oficialmente el pasado viernes; en redes sociales se dio a conocer una historia bastante divertida: antes de confirmarse al ‘teutón’, un hincha se postuló para ser el entrenador del equipo ‘red’.

El fanático hizo llegar una carta a las oficinas del histórico equipo en la que aseguraba que, en tan solo cuatro temporadas, había llevado al Portsmouth de la Segunda División a ser campeón de la Premier y la Liga de Campeones. Y todo lo había conseguido en el famoso videojuego Fifa 15.

Liverpool, por su parte, se tomó el tiempo necesario para responder la curiosa iniciativa. Aunque agradecieron la intención, le informaron al hincha que buscaban a alguien con experiencia más allá de un juego para consolas.

La carta de respuesta de los 'reds' estuvo firmada por Ian Ayre, jefe ejecutivo del equipo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Futbolred.com

Últimas Noticias

Prev Next

Pary acusa a Ampuero de provocar y falta…

Pary acusa a Ampuero de provocar y faltar el respeto

El canciller Diego Pary aseveró este viernes que su homólogo chileno, Roberto Ampuero, provoca, confunde...

Lele Pons arrebató suspiros con este mov…

Lele Pons arrebató suspiros con este movimiento de caderas

Lele Pons es una de las creadoras de contenido de YouTube más importantes del mundo;...

Canciller Ampuero: Territorio soberano d…

Canciller Ampuero: Territorio soberano de Chile no será parte de negociación alguna

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, se reunió este viernes con el...