Santa Cruz de la Sierra
20 Enero 2020

Cientos de migrantes cruzan el río Suchiate, que separa Guatemala de México, a fin de entrar en territorio mexicano ilegalmente luego de que el Gobierno rechazara hoy su solicitud formal para ingresar al país.

Tras esta negativa, cientos de migrantes cruzan por donde apenas hay agua, frente a la atenta vigilancia de miembros de la Guardia Nacional, que aguardan del lado mexicano y buscan detener el flujo migratorio. Aún se desconoce la intervención de autoridades mexicanas.

Cientos de migrantes cruzan el Río Suchiate entre Guatemala y México, para ingresar al país de manera ilegal.

"Las disposiciones jurídicas no establecen una calidad migratoria de tránsito, razón por la cual no es posible obsequiar positivamente su petición", estableció Carmen Yadira de los Santos, representante del Instituto Nacional de Migración (INM) en el suroriental estado de Chiapas.

El INM afirmó que "permitiría" el ingreso a quienes cumplan requisitos establecidos en la ley, aunque no se aclararon cuáles son las condiciones, solo que primero atenderían a menores de edad y mujeres con hijos.

"También invita a los migrantes a pasar la frontera territorial de México en orden para su registro y resolver cada una de las peticiones", prometió la dependencia federal.

De esta manera, el Gobierno mexicano respondió a la carta de los migrantes, que habían enviado un mensaje al presidente Andrés Manuel López Obrador para que les garantizara libre tránsito hacia Estados Unidos.

El INM informó este fin de semana que han atendido a un total de 1.087 migrantes, de los que 663 fueron en esta zona fronteriza de Chiapas, y 424 en la localidad de El Ceibo, en Tabasco.

Sin embargo, el INM también indicó que en la mayoría de los casos se procederá al retorno asistido a sus países de origen cuando la situación "así lo amerite", una vez revisada su condición migratoria.

Redacción: Leo.com                                                                                                                            

Fuente: Agencias

26 Diciembre 2019

La Policía Boliviana pidió este jueves a México entregar a los dos exministros procesados por casos de sedición y terrorismo y ratificó que no moverá a sus efectivos, entre ellos personal de Inteligencia, de la Residencia y la Embajada de México en La Paz, capital gubernamental de Bolivia.

Se trata de los exministros de la Presidencia Juan Ramón Quintana y de Culturas y Turismo Wilma Alanoca, para quienes la Fiscalía emitió órdenes de aprehensión por casos de sedición y terrorismo y la fabricación de bombas molotov, respectivamente.

Ambos están en la legación diplomática entre casi una decena de exautoridades y exfuncionarios del gobierno de Evo Morales, asilado en México hasta hace un par de semanas y ahora con trámite de refugio en Argentina.

Los responsabilizan de alentar las protestas en contra del nuevo gobierno de Jeanine Áñez tras la renuncia del exmandatario, el 10 de noviembre. El caso ha elevado las tensiones entre ambas naciones.

“Estamos con relevos, estamos vigilando las 24 horas con el único fin de dar cumplimiento a las órdenes de apremio que se tienen emitidas por el Ministerio Público”, señaló el comandante departamental de La Paz, coronel Julio Cordero, en una entrevista con la red RTP.

El jefe policial aseguró que con ese fin la fuerza solo se limita a cumplir su “trabajo policial netamente” en el marco constitucional y sin otro interés.

“Más bien invitar a las autoridades de México de que conminen, entreguen a estas dos personas que se encuentran con mandamiento de apremio y que rindan ante la Justicia y los puedan entregar”, indicó el jefe policial paceño.

En una entrevista en la red Unitel, Cordero volvió a pedir al país norteamericano “colaborar con la Justicia boliviana”.

“En vez de recibir cooperación lo único que hemos recibido son declaraciones excesivas y hasta mentirosas de incumplimiento de tratados”, reclamó este jueves el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, en otra entrevista en la red Unitel.

El martes, Santamaría remarcó que el operativo en las legaciones diplomáticas mexicanas está enmarcado en el ejercicio de “nuestra soberanía" y anunció que "hemos tomado las previsiones necesarias para que los dispositivos de seguridad rastreen y detecten inmediatamente cualquier ayuda y complicidad para coadyuvar a que los fugitivos abandonen el país”.

Para el Gobierno de México esa medida representa “hostigamiento y amedrentamiento”. Denunció que a la fecha “existe un cerco policial que registra el movimiento de las personas que entran y salen de los recintos diplomáticos mexicanos”.

Asimismo, a través de un comunicado fechado el miércoles 25 de diciembre, reclamó que “agentes realizan grabaciones y han intentado detener el libre tránsito de la embajadora de México y del personal diplomático, mientras que oficiales motorizados siguen los desplazamientos de vehículos oficiales”.

Cordero aseguró que “no es un cerco, es una vigilancia” y descartó que la Policía haya intentado intervenir el vehículo de la diplomática mexicana puesto que, aseguró, solo se hace vigilancia externa.

Detalló que esa labor tiene un “personal suficiente”: unos 16 efectivos en la embajada y otra cifra similar en la residencia.

“Estamos preparados y estamos listos, vamos a continuar en el lugar, tenemos que dar cumplimiento a los mandamientos de apremio; en todo caso, si no lo hacemos sería incumplimiento de deberes”.

Redacción: Leo.com

Fuente: Agencias

 

 

26 Diciembre 2019

El Gobierno se declaró hace minutos víctima de ataques de México, por el resguardo policial reforzado a la Embajada azteca en La Paz y el anuncio de una denuncia contra la administración de Jeanine Áñez ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

En breve comparecencia ante la prensa, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, reaccionó airado ante el aviso del Gobierno de México de acudir a la CIJ para procesar a Áñez y sus colaboradores más cercanos.

Dijo que el “ataque que estamos recibiendo del Gobierno mexicano” no tiene razón de ser, porque el Ejecutivo tiene la información de que movimientos sociales del MAS tienen previsto “tomar la Embajada e incendiarla”, porque culpan al exministro Juan Ramón Quintana –asilado en esa sede diplomática– por el derrocamiento de Evo Morales.

“Nuestra obligación como Gobierno es dar todo el resguardo a las embajadas. ¿Por qué se quejan de que cuidemos la residencia, la salud de sus alojados, de la misma embajadora?”, se preguntó Murillo.

Sobre la anunciada denuncia de esta misma mañana, el Ministro dijo que “nos amenazan (México, pero) allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado tratados”. Acusó al país azteca de “faltar a la verdad”, con sus recurrentes sindicaciones.

“Nos parece –continuó– que los únicos que han permitido que se violen los tratados, ha sido el Gobierno de México, cuando le ha dado refugio a Evo Morales y le han permitido que haga declaraciones políticas”.

Insistió que como gobierno continuarán resguardando la Embajada mexicana, porque es su obligación, “pese a que está refugiando a delincuentes, como Ramón Quintana”.

Redacción: Leo.com

Fuente: Agencias

 

 

26 Diciembre 2019

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, sostuvo que carece de sustento la representación que hará México ante la justicia internacional por un presunto “asedio” a su recinto diplomático en La Paz, porque -entre otras cosas- fue la misma Embajada mexicana que pidió mayor cantidad de efectivos de seguridad para resguardarla.

“La Embajada mexicana se queja de que se hubiese aumentado la protección al recinto diplomático de dicho país, yo quiero decirle que en fecha 19 y 29 de noviembre la Embajada de México, mediante notas verbales cursadas a la Cancillería boliviana, pidió que se refuerce la seguridad en dicho recinto. De igual forma la Embajadora de México acreditada aquí en Bolivia me visitó en dos o tres oportunidades para solicitarme expresamente el refuerzo de la seguridad de la Embajada, pidiendo mayor cantidad de efectivos”, dijo Longaric en entrevista con ERBOL.

Reveló que la Embajadora de México le pidió mayor seguridad porque le preocupaba la manifestación de personas, quienes pedían no dar protección a personas que cuentan con asilo de ese país y se encuentran en su residencia diplomática .

La Canciller respondió así al anuncio que hizo su par mexicano Marcelo Ebrard, quien indicó que su país está presentando ante la Corte Penal Internacional una denuncia contra autoridades bolivianas, para evitar que se intervenga su sede diplomática, donde hay nueve asilados, entre ellos cuatro con orden de aprehensión.

Longaric dijo que Ebrad parece “absolutamente” confundido, puesto que la Corte Penal Internacional sólo trata delitos de lesa humanidad, genocidio, agresión o guerra. Consideró “absurdo” el criterio que expresó el Canciller mexicano.

Asimismo, la Canciller lamentó que el Gobierno de México esté prejuzgando al Gobierno boliviano, al asumir que autorizaría el ingreso de fuerzas policiales a un recinto diplomático, cosa que -aseguró- jamás haría.              

Señaló que en realidad México es el que no respeta la norma internacional, por su injerencia en asuntos internos de Bolivia, cuando califica al actual Gobierno como “de facto” cuando se trata de autoridades emanadas de una sucesión constitucional.

“Quienes están violando el trato internacional son ellos, quienes están incurriendo en los asuntos internos de Bolivia son ellos, nos tachan de gobierno de facto, opinan sobre el reconocimiento al proceso de la selección dependiendo de quienes van hacer los candidatos que se presentan en la justa electoral boliviana”, agregó.

Redacción: Leo.com

Fuente: Erbol

 

 

26 Diciembre 2019

Niega que vaya a existir alguna intervención. La canciller Karen Longaric, calificó la mañana de este jueves como un “absurdo” el anuncio del Gobierno de México de denunciar ante la Corte Internacional de Justicia contra Bolivia por el “asedio” a su embajada en La Paz y advirtió que las declaraciones de su par mexicano, Marcelo Ebrard, buscan confrontación o enemistad entre ambas naciones.

En entrevista con radio Erbol, la ministra de Relaciones Exteriores, dijo que al país no le preocupan las acciones que vaya a asumir la administración de Andrés Manuel López Obrador, enfatizando que el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez no incurrió en ningún delito.

“Nos califican como un Gobierno de facto, no tiene ningún derecho a hacer esa calificación que va contra la voluntad del pueblo boliviano (…) Bolivia se encuentra muy tranquila, porque sabe que no incurrió en las irregularidades que denuncia la Cancillería mexicana”, acotó Longaric,

La autoridad reveló también que fue la representante diplomática de ese país en La Paz, María Teresa Mercado, quien, de forma verbal, solicitó que se refuerce la seguridad en esas instalaciones. “La embajadora me visitó en dos o tres oportunidades para solicitarme expresamente el refuerzo de la seguridad, pidiendo una mayor cantidad de efectivos”, contó.

Finalmente, Longaric aclaró que los vehículos de esa legación no constituyen espacios de asilo, por si es que se pensara en sacar por vía terrestre a las exautoridades del MAS, tal como sucedió con Róger Pinto en 2013.

“El territorio donde se encuentra la embajada de México o cualquier otra embajada es territorio mexicano, lo que sí, los diplomáticos están protegidos por el principio de inmunidad, no porque ese lugar sea parte de ese país”, complementó la Canciller.

Redacción: Leo.com

Fuente: Agencias

 

 

26 Diciembre 2019

El canciller de México, Marcelo Ebrard, anunció esta mañana que iniciará un proceso contra el gobierno de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el hostigamiento a la residencia diplomática y la embajada de ese país en La Paz.

"Vamos a tener un gran respaldo de la comunidad internacional, esperemos que así sea. Y de la Corte Internacional", declaró.

El canciller reiteró que la situación en la embajada es crítica debido a la amenaza de intervención por parte de fuerzas policiales.

Ebrard negó que el Gobierno mexicano quiera generar injerencia en la política boliviana, como había denunciado la canciller boliviana Karen Longaric.

Redacción: Leo.com

Fuente: Agencias

 

26 Diciembre 2019

México reiteró ayer su exigencia a Bolivia para que garantice la inviolabilidad de sus sedes diplomáticas y de "cesar la política de hostigamiento y amedrentamiento" que, según argumenta, viene ejerciendo.

"El Gobierno de México reitera su denuncia por el hostigamiento y la intimidación de la que están siendo objeto la Embajada y residencia oficial de México en Bolivia, contra el personal acreditado y contra las personas que se encuentran bajo la protección del Estado mexicano en ese país", dijo la Cancillería mexicana en un comunicado.

Posteriormente, el propio canciller Marcelo Ebrard escribió en su cuenta de Twitter que la postura mexicana "es y será que debe respetarse la inmunidad diplomática y la integridad" de la embajada y las instalaciones mexicanas en Bolivia.

México denunció el lunes como "excesiva" la presencia de policías y militares bolivianos alrededor de sus inmuebles en Bolivia, a lo que La Paz respondió asegurando la existencia de amenazas "creíbles" de ataques contra la sede diplomática por parte de movimientos sociales e indígenas.

El incremento de la presencia policial busca "precautelar la tranquilidad de la misión" y "la seguridad" de los funcionarios diplomáticos, dijo el martes la presidencia boliviana.

En la embajada mexicana se encuentran asiladas varias personas cercanas al expresidente Evo Morales, entre ellos dos exministros, que se guarecieron tras su renuncia, el 11 de noviembre pasado, y en medio de fuertes disturbios en el país que provocaron 36 muertos.

Sobre algunos de ellos pesan órdenes de captura, pero la embajada se ha negado a entregarlos, mientras que La Paz rechaza darles salvoconductos para salir del país.

Tras dejar el poder, Morales se asiló en México, donde permaneció del 12 de noviembre al 6 de diciembre, cuando dejó el país para una breve estancia en Cuba, antes de asilarse en Argentina.

La Cancillería insistió en que el Estado mexicano es respetuoso del "alto valor" de la figura del asilo político y del derecho de toda persona a solicitarlo.

"Por ello hace valer este derecho a las 9 personas que hoy se encuentran bajo la protección del Estado mexicano en los inmuebles diplomáticos de México en La Paz, incluyendo a los 4 individuos que tienen órdenes de aprehensión", afirma el comunicado.

En tal sentido, agregó que desea continuar el trámite de salvoconductos para los asilados con el ministerio de Asuntos Exteriores de Bolivia.

Dijo además que "insiste en mantener los canales diplomáticos abiertos" e informó que ha convocado, para hoy a una reunión con la encargada de negocios de Bolivia en México "para continuar el diálogo y que explique el actuar de los funcionarios bolivianos".

Redacción: Leo.com

Fuente: Agencias

 

 

24 Diciembre 2019

El comandante departamental de la Policía de La Paz, William Cordero, negó hoy "acoso" a la Embajada de México, y señaló que más bien esa representación diplomática debería entregar a las personas que tienen cuentas pendientes con la justicia y se encuentran en sus instalaciones.

"Yo no creo que acosados se puedan sentir los personeros de la embajada de México, más bien ellos, deberían colaborar con la justicia boliviana y entregar a las personas que se refugian al interior de la legación diplomática", dijo.

El Gobierno mexicano denunció ayer,  que su Embajada en La Paz ha estado bajo el acecho de decenas de agentes de seguridad bolivianos y que su personal ha sido hostigado e intimidado por la Policía.

Cordero insistió que no se trata de "acoso" porque simplemente la institución del orden cumple su trabajo y la misión encomendada en la Constitución que es hacer cumplir las leyes vigentes.

"Bueno nosotros como Policía estamos cumpliendo con la misión constitucional, acatar y hacer cumplir las leyes, en este caso, existen mandamientos de apremio que debemos dar fiel cumplimiento para ponerlos antes las instancias del Ministerio Público", señaló.

Indicó que entre las personas que se amparan en la Embajada de México se encuentran los exministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; de Defensa, Javier Zavaleta; de Justicia, Héctor Arce; de Culturas, Wilma Alanoca, además de otros servidores públicos del Gobierno del expresidente Evo Morales.

Esas autoridades están implicadas en actos de sedición y terrorismo, hechos que son investigados por el Ministerio Público.

Indicó que los funcionarios diplomáticos tienen pleno conocimiento de la existencia de órdenes de aprehensión, por lo que deberían colaborar y entregar a esas personas para que se sometan a la justicia como cualquier otro boliviano.

El jefe policial afirmó que los uniformados permanecerán en los alrededores de la embajada, "lo que no significa acoso, ni violación a la inmunidad diplomática de México en Bolivia", precisó.

Redacción: Leo.com

Fuente: Agencias

 

 

Últimas Noticias

Prev Next

Conozca las 11 producciones bolivianas q…

Conozca las 11 producciones bolivianas que fueron preseleccionadas para los Premios Platino 2020

Los Premios Platino del Cine Iberoamericano dieron a conocer la lista de producciones preseleccionadas para...

Científicos logran "hacer hablar…

Científicos logran "hacer hablar" a una momia de hace 3.000 años

Un equipo de científicos británicos consiguió “hacer hablar" a una momia egipcia de hace 3.000...

Salvatierra: Mi renuncia fue coordinada …

Salvatierra: Mi renuncia fue coordinada con Evo, asumir la Presidencia hubiera sido traición

La expresidenta de la Cámara de Senadores Adriana Salvatierra aseguró que su renuncia al cargo...