Santa Cruz de la Sierra
02 Abril 2018

La política y activista Winnie Madikizela-Mandela, segunda esposa del expresidente sudafricano Nelson Mandela, falleció hoy a los 81 años, según confirmó su familia.

“Con profunda tristeza queremos comunicar que Winnie Madikizela-Mandela ha fallecido este lunes 2 de abril en el hospital Netcare Milpark de Johannesburgo, Sudáfrica”, informó el portavoz de la familia Mandela, Victor Dlamini, en un comunicado.

Madikizela-Mandela (Bizana, Cabo Oriental, 1936-2018) ha fallecido “tras una larga enfermedad” que la ha hecho ir y venir del hospital desde principio de año y por la que ha “sucumbido pacíficamente en las primera horas de la tarde del lunes” rodeada de su familia.

La reconocida activista sufría una infección en los riñones por la que fue hospitalizada y dada de alta el pasado 20 de enero.

“Madikizela-Mandela fue uno de los grandes iconos de la lucha contra el apartheid”, alegó la familia, que se declaró “profundamente agradecida” con su figura.

La familia precisará próximamente los detalles sobre el funeral y actos de conmemoración.

Winnie y Nelson Mandela se separaron en 1992, dos años después de la salida de “Madiba” de la cárcel -tras 27 años preso- y dos años antes de que él se convirtiera en el primer presidente negro de Sudáfrica.

Se conocieron en 1957 y contrajeron matrimonio en 1958, y su divorcio se hizo efectivo en 1996.

En 1994, tras las primeras elecciones democráticas, Madikizela-Mandela fue nombrada diputada y viceministra de Arte y Cultura.

Y ha sido diputada desde entonces, a pesar de las pocas apariciones en los últimos años.

Actualmente, Madikizela-Mandela continúa siendo una figura de referencia dentro del Congreso Nacional Africano (CNA), gobernante en Sudáfrica desde las primeras elecciones democráticas, tras el fin del apartheid, en las que se alzó con la victoria su exmarido (1994).

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

01 Abril 2018

un estudio realizado en Reino Unido.

El estudio, publicado el martes, recabó datos de 479.000 personas, que respondieron un cuestionario para saber si estaban “socialmente aisladas” (cuántas personas veían, con qué frecuencia salían) y si se sentían solas.

“El aislamiento social y el sentimiento de soledad están asociados a un riesgo más alto de infarto grave de miocardio o accidente cerebrovascular”, indican los investigadores finlandeses en la revista médica Heart.

“El aislamiento social parece ser un factor de riesgo de mortalidad independiente tras un infarto o un ACV”, agregan.

La originalidad del estudio residió en aislar este factor de los otros. En efecto, vivir solo suele ir aparejado de otros riesgos para el corazón, como un estilo de vida poco sano (tabaquismo, alimentación desequilibrada, falta de actividad física), una mala salud mental y la pobreza.

Excluyendo esos otros riesgos, el hecho de vivir solo aumenta la posibilidad de morir un 32% tras un infarto o un ACV.

Redacción: Leo.com

Fuente: AFP

31 Marzo 2018

El archipiélago noruego de Svalbard, un grupo de islas en el océano Glacial Ártico, frente a Groenlandia, esconde numerosas peculiaridades tras sus escarpadas y blancas montañas. Longyearbyen es el nombre de la capital del archipiélago en el que sólo tres islas están habitadas: la isla del Oso (Bjørnøya), Hopen y Spitsbergen, publica ABC.

En esta última –la mayor de las tres– se encuentra Longyearbyen y sus poco más de dos mil habitantes presumen de vivir en el pueblo más septentrional del planeta. Durante más de cuatro meses no ven la luz del sol y la vida se desarrolla tranquila, sin más sobresalto que toparse con uno de los miles de osos polares que pueblan la zona.

Pero quizá lo más llamativo de este enclave es que en él está prohibido morir. Una ley que rige en Longyearbyen desde 1950 obliga a emigrar antes de pasar a la otra vida, debido a que los cuerpos no se descomponen en un hábitat en el que el frío puede alcanzar los 46 grados bajo cero y la máxima de las últimas dos décadas no alcanza los 18 grados en junio. Los cementerios están prácticamente vacíos desde hace 68 años. En el caso de que a un habitante se le diagnostique una enfermedad terminal o se tema por su vida, debe ser trasladado. Incluso la ley recomienda que las embarazadas se trasladen al sur, a la península, a lugares más cálidos de Noruega, para dar a luz.

El problema de los cuerpos que no alcanzan la descomposición radica en la propagación de los virus. El temor de que los cadáveres diseminen enfermedades no es infundado. En 1998 un equipo de investigadores exhumó varios cuerpos de marineros y encontró en ellos virus de una epidemia mortal de gripe que arrasó esta localidad minera en 1918. El lado positivo fue que la exhumación sirvió para crear una vacuna contra esta gripe. El problema de que los muertos no se descompongan afecta en realidad a casi todos los países nórdicos, sin embargo en Svalbard es especialmente extremo. Para los románticos que busquen el descanso eterno en su ciudad, existe la posibilidad de incinerarse fuera del archipiélago y esparcir luego las cenizas por las laderas blancas del pueblo.

En estas islas, descubiertas por el holandés Willem Barents en 1596, también rigen otras leyes curiosas. Como hogar de miles de osos polares, una ley obliga a los habitantes a portar rifles para poder defenderse si se aventuran fuera de los poblados. Longyearbyen recibe cada temporada a numerosos jóvenes, puesto que alberga un centro de estudios, la UNIS (Universitetssenteret på Svalbard), donde se imparten clases de geología, geofísica, tecnología (ingeniería) y biología.

Redacción: Leo.com

Fuente: lapatilla

18 Marzo 2018

A unos días de que se conmemoren 23 años de la muerte de la cantante texana Selena Quintanilla, su viudo, Chris Perez, a pesar de los años, la sigue recordando y así lo ha puesto de manifiesto en sus redes sociales donde ha compartido varias fotografías de la llamada “Reina del Tex-mex”.

Según sus redes sociales, se ve que el esposo del a intérprete de “No me queda más” aún tiene momentos de nostalgia.

“Encontré esta joya de imagen” escribió en una fotografía donde aparecen “Selena y Los Dinos” durante un ensayo para su presentación en los Premios Los Nuestro en 1992.

La historia de amor de la pareja comenzó cuando el guitarrista se integró al grupo musical de Selena, a principios de los años 90, donde quedaron flechados.

Chris y Selena se casaron a escondidas en 1992, ya que Abraham Quintanilla, padre de la cantante y manager del grupo, no aprobaba la relación, menos un matrimonio.

Contra viento y marea, la pareja disfrutaba de su matrimonio, incluso versiones de prensa destacaban que deseaban tener un hijo,  pero en 1995 una tragedia acabó con sus planes y la felicidad del matrimonio.

Selena fue asesinada por Yolanda Saldívar, amiga y administradora de una de sus tiendas. La tragedia ocurrió el 31 de marzo de 1995.

Salvídar le disparó en la espalda a la intérprete de “Carcacha” tras una discusión por faltantes de dinero en una tienda de ropa de la reina del Tex-mex. Los hechos se registraron en un motel de Corpus Christi, en Texas.

Con la muerte de Selena, que se encontraba en la cima de su carrera, se acabó también la carrera musical de “Los Dinos”.

Luego de tres años de guardar luto por Selena, el amor tocó nuevamente el corazón de Chirs Pérez y se casó en 1998 con Vanessa Villanueva, con quien tuvo dos hijos.

La pareja vivió feliz durante 10 años, pero terminaron divorciándose en el 2008.

El guitarrista no se ha vuelto a casar. Al parecer en su corazón todavía está presente la cantante texana, a quien le ha dedicado varias publicaciones en los últimos meses.

Chris acudió en noviembre a la develación de la estrella de Selena en el Paseo de la fama de Hollywood, donde le llevó flores. La imagen la publicó en Instagram.

En otra de las imágenes compartidas por el músico aparece una pequeña vestida como Selena, cuando se realizó su último concierto en el Astrodome de Houston, en febrero de 1995.

Redacción: Leo.com

Fuente: Teleshow

14 Marzo 2018

El físico británico Stephen Hawking, el científico que explicó el universo desde una silla de ruedas y acercó las estrellas a millones de personas alrededor del mundo, ha fallecido esta madrugada en su casa de Cambridge, a los 76 años.

“Estamos profundamente entristecidos por el fallecimiento de nuestro padre hoy”, dicen sus tres hijos, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado publicado a primera hora de la mañana del miércoles. “Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado sobrevivirá por muchos años. Su coraje y persistencia, con su brillo y humor, inspiraron a personas por todo el mundo. En una ocasión dijo: ‘El universo no sería gran cosa si no fuera hogar de la gente a la que amas’. Le echaremos de menos para siempre”.

Hawking pasará a la historia por su trabajo sobre los agujeros negros y por unificar las dos grandes teorías de la física del siglo XX, la de la relatividad y la de la mecánica cuántica. También por los populares títulos divulgativos de los que fue autor, entre ellos Breve historia del tiempo, del Big Bang a los agujeros negros, publicado en 1988 y convertido en el libro de ciencia más vendido de la historia.

A los 22 años le fue diagnosticada una esclerosis lateral amiotrófica, ELA, y los médicos le dieron solo dos años de vida. Pero vivió 54 años más. La enfermedad le dejó en una silla de ruedas e incapaz de hablar sin la ayuda de un sintetizador de voz. Redujo el control de su cuerpo a la flexión de un dedo y el movimiento de los ojos. Su apabullante intelecto, su intuición, su fuerza y su sentido del humor, combinados con una destructiva enfermedad, convirtieron a Hawking en símbolo de las infinitas posibilidades de la mente humana, y de su insaciable curiosidad.

"Aunque había una nube sobre mi futuro, encontré, para mi sorpresa, que disfrutaba más de la vida en el presente de lo que la había disfrutado nunca", dijo en una ocasión. "Mi objetivo es simple. Es un completo conocimiento del universo, por qué es como es y por qué existe".

La bandera del Gonville and Caius College de Cambridge, del que Hawking fue alumno y luego docente, ondea este miércoles a media asta. Estudiantes, vecinos y turistas llegados de todo el mundo, en un fluir silencioso y constante, se acercan a firmar en el libro de condolencias dispuesto en el Harvey Court, en cuyo bloque K el profesor Hawking recibía a sus alumnos.

Kelly Marchisio, de 27 años, alumna estadounidense de un máster de ciencias informáticas avanzadas, asegura que llegó a Cambridge atraída por la figura del profesor Hawking. "Me propuse la meta de escucharle hablar algún día, pero no ha podido ser", lamenta. "Fue importantísimo, tanto por su contribución académica como por su capacidad de atraer al gran público a la ciencia". Dan, estudiante de ciencias políticas y sociología que también se ha acercado a dejar su firma en el libro de condolencias, valora la figura de Hawking, más allá de sus aportaciones a la ciencia, como "embajador de la justicia social, y de los derechos de las personas discapacitadas".

Amigos y colegas de la Universidad de Cambridge le han rendido tributo con un vídeo sobre la trayectoria vital y científica de Hawking -nombrado siempre como "Professor Hawking", que era como se le citaba en el mundo de la ciencia- y un texto de homenaje, en cuyo penúltimo párrafo se resume una conferencia del profesor en su 75º cumpleaños: "Ha sido un momento glorioso estar vivo e investigar sobre física teórica. Nuestra imagen del Universo ha cambiado mucho en los últimos 50 años, y estoy feliz de haber hecho una pequeña contribución".

El profesor Stephen Toope, vicerrector de la Universidad de Cambridge, también le ha rendido tributo con estas palabras: "El profesor Hawking fue una persona única que será recordada con cariño y afecto no solo en Cambridge, sino en todo el mundo. Sus contribuciones excepcionales al conocimiento científico y a la popularización de la ciencia y las matemáticas han dejado un legado indeleble. Su personaje fue una inspiración para millones. Le echaremos de menos".

Redacción: Leo.com                   

Fuente: AFP

 

13 Marzo 2018

¿Qué sucede en el momento de la muerte?

Nadie lo sabe con exactitud y, aunque los científicos tienen algunas respuestas, ese sigue siendo uno de los grandes misterios.

Tratar de resolverlo es un camino plagado de dificultades prácticas y éticas.

Sin embargo, un equipo de científicos de la Universidad de Charité de Berlín (Alemania) y la Universidad de Cincinnati (Ohio, EEUU), liderado por Jens Dreier, encontraron la manera para hacer un estudio pionero que proporcionara información fascinante sobre la neurobiología de la muerte.

Titularon la investigación “Despolarización de la difusión terminal y el silencio eléctrico en la muerte de la corteza cerebral humana”, y para llevarla a cabo obtuvieron el consentimiento de los parientes de varios pacientes con condiciones existentes que requerían monitoreo neural invasivo.

Todos ellos habían sufrido accidentes de tráfico terribles, accidentes cerebrovasculares y paros cardíacos, por lo que existía una orden de no resucitarlos.

Al trabajar con estos pacientes, los científicos descubrieron que los cerebros de los animales y los humanos perecen de una manera similar, sino también que hay un período notable en el que la restauración del funcionamiento del cerebro es, hipotéticamente, posible.

Y es que el objetivo final del estudio no era meramente observar los momentos finales de la vida de una persona, sino comprender cómo se podría salvar de la muerte en el último momento a otras en el futuro.

En los animales…

Gran parte de lo que se sabía de la muerte cerebral antes del trabajo de estos científicos, de era producto de experimentos con animales realizados en el siglo XX.

El proceso conocido es:

 El cerebro se ve privado de oxígeno cuando el sistema cardiovascular del cuerpo se detiene.

 Se produce una afección conocida como isquemia cerebral, en la que la falta de componentes químicos necesarios conduce a una “inactividad eléctrica completa” en el cerebro.

 Se cree que este llamado silenciamiento cerebral ocurre para que las neuronas hambrientas conserven su energía, pero es en vano, porque la muerte está por llegar.

 Todos los iones importantes se escapan de las células cerebrales, ya que los suministros de trifosfato de adenosina, el compuesto que almacena y transporta la energía por todo el cuerpo, se agotan.

 La recuperación tisular se vuelve imposible.

“La lesión masiva e irreversible de estas células se desarrolla en menos de 10 minutos cuando cesa por completo la circulación”, explican los autores en su artículo.

En los humanos…

Pero el equipo deseaban tener más detalles sobre lo que ocurría en el caso específico de los humanos, algo que seguía plagado de enigmas.

Para ello, monitoreó la actividad neurológica de los cerebros de los pacientes que no debían ser resucitados usando una variedad de tiras de electrodos o matrices a medida que los acontecimientos avanzaban.

En primer lugar, en ocho de cada nueve de ellos, el equipo detectó el destello de las células cerebrales que intentaban detener lo inevitable.

Básicamente, las neuronas funcionan llenándose de iones cargados, creando desequilibrios eléctricos entre ellos y su entorno lo que les permite generar los pequeños choques que constituyen sus señales. Y mantener ese desequilibrio, escribieron los autores, es un esfuerzo constante.

Para alimentarlo, esas células beben del torrente sanguíneo, tragando oxígeno y energía química. Cuando el cuerpo muere y el flujo de sangre al cerebro se detiene, las neuronas privadas de oxígeno intentan acumular los recursos que les quedan, explican los investigadores.

Enviar señales de un lado a otro es un desperdicio de esos preciosos últimos sorbos de vida.

Por lo tanto, tanto como sea posible, las neuronas se callan, y en su lugar usan sus reservas de energía restantes para mantener sus cargas internas, esperando el retorno de un flujo sanguíneo que nunca llegará.

Como esto ocurre en todo el cerebro simultáneamente sin propagarse gradualmente, se denomina “depresión no dispersa”.

A esto le sigue una “despolarización de difusión” (SD), que se conoce coloquialmente como un “tsunami cerebral”.

Involucra una gran liberación de energía térmica pues el equilibrio electroquímico que mantiene las células vivas del cerebro colapsa, lo que lleva a su intoxicación y destrucción.

Todo ello observaron los científicos en los pacientes. Y a medida que sus niveles de oxígeno caían precipitadamente, la actividad eléctrica se les silenció en todo el cerebro.

Fue entonces cuando les llegó la muerte.

Pero, como el estudio reveló, puede que algún día no sea tan inevitable como lo es ahora.

“La despolarización expansiva marca el inicio de los cambios celulares tóxicos que eventualmente conducen a la muerte, pero no es un marcador de muerte per se, ya que la despolarización es reversible —hasta cierto punto— con la restauración del suministro de energía”, le dijo el autor principal, Jens Dreier, del Centro de Investigación de Accidentes Cerebrovasculares de la Universidad de Charité, al sitio web de ciencia IFLScience.

Los datos conseguidos con el estudio, publicado en la revista especializada Annals of Neurology, demarcan el punto en el que la resurrección celular sigue siendo posible.

Sin embargo, hay mucho más investigación por hacer antes de que esto se convierta en realidad.

Dreier señala que, como la muerte misma, esta faceta neurológica es un “fenómeno complejo” para la cual “no hay respuestas fáciles“.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: BBCMundo

 

01 Marzo 2018

Este jueves murió la emblemática actriz de las telenovelas mexicanas, María Rubio.

Así lo confirmó la familia de la intérprete de 83 años a Televisa.

Recordada por su famoso personaje de Catalina Creel en “Cuna de Lobos”, fue una de las grandes figuras de la época de oro de las telenovelas en México, con participación en otras producciones como “Colorina”, “Muchacha italiana viene a casarse” y “Laberintos de pasión”.

La última participación de Rubio en la televisión mexicana fue en “Una familia con suerte” en 2011, justo antes de retirarse por cuestiones de salud y edad.

Recientemente María Rubio sufrió la trágica pérdida de su hijo Claudio Reyes, quien falleció en un accidente automovilístico en el que también perdió la vida la productora Maru Dueñas.

El programa matutino de Televisa, Hoy, dio a conocer la noticia del fallecimiento de María Rubio, aunque no se precisó la causa del deceso.

Redacción: Leo.com

Fuente: Teleshow

23 Febrero 2018

El boliviano Víctor Parada fue condenado el 5 de enero en Malasia a la pena de muerte, debido a que intentó introducir a ese país asiático 450 gramos de cocaína, informó el Diario Información de España.   

El joven boliviano residió durante 7 años Benillova, de la Comunidad Valenciana en España, hasta que en 2009 fue deportado por no tener la documentación en regla. Su madre aún reside en el país ibérico.

Según contó Silvia al Diario Información, Víctor llegó a Bolivia y trabajó como carpintero, y en 2010 conoció a una chica con la que tuvo un hijo.

Sin embargo, el boliviano enfrentó dificultades económicas que lo llevaron a tener varios trabajos, hasta que como consecuencia de un accidente laboral sufrió la amputación del dedo índice de la mano derecha y la primera falange del dedo del medio.

De acuerdo con la publicación, la empresa responsable denegó ayuda al joven para cubrir los gastos médicos y, tras su recuperación, lo despidió. Los problemas de dinero derivaron en problemas de pareja y en mayo de 2013 la pareja se separó.

La madre de Víctor afirmó,  a través de una carta,  que la desesperación llevó a su hijo “a aceptar la ayuda económica de un señor sudafricano, el cual le dejó dinero, pero desconocemos la cantidad”.

Señaló que después Víctor ya estaba recibiendo amenazas contra él y su hijo, puesto que la persona que le ofreció ayuda “resultó ser un narcotraficante”. Según la madre, el sudafricano obligó a su hijo a hacer un viaje llevando droga.

“Le obligó a que le devolviese el dinero o a hacer un viaje portando droga”, dice la carta de la madre, según el Diario Información.

El 27 de octubre de 2013 allegados a Víctor en España  recibieron una llamada informando de que éste había sido detenido. Luego, localizaron al joven en Malasia gracias a una llamada de él mismo.

Desde entonces, toda la familia empezó a reunir dinero para los gastos del abogado, el traductor y todo lo necesario para enfrentar el proceso.

El 8 de diciembre de 2017 se celebró el primer juicio, al que acudió Silvia para declarar, así como consiguió abrazar a su hijo después de cinco años sin verlo, destaca el medio español.

El 5 de enero de este año el juez declaró a Víctor culpable de tráfico de drogas por intentar introducir en Malasia 450 gramos de cocaína en el interior de su cuerpo, condenándolo a la horca. La familia apeló, pero el caso podría demorar años.

La ley malaya dispone pena de muerte a quien sea detenido en posesión de más de 40 gramos de cocaína.

La familia de Víctor inició una colecta en Facebook para recaudar fondos y financiar la apelación.  "Mi primo está detenido en Malasia y le han dado pena de muerte y necesitamos recurrir para que cambie semejante horror", escribió una familiar suya en la red social.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: Erbol

Últimas Noticias

Prev Next

Se tiene previsto que lleguen hoy a Sant…

Se tiene previsto que lleguen hoy a Santa Cruz Ganaderos del Ecuador  comprarán embriones

Ganaderos del Ecuador tienen serias intenciones de adquirir genética de las razas nelore y nelore...

Warnes Capturan a antisocial que se hac…

Warnes Capturan a antisocial que  se hacía pasar por policía

Un sujeto que ya cuenta con antecedentes, fue aprehendido por la policía por suplantación de...

Murió en su ley Asesinaron a Hardy Gómez…

Dice el refrán ‘el que a hierro mata a hierro muere’.  Esas palabras parecen describir...