Santa Cruz de la Sierra
10 Junio 2015

Las autoridades nigerianas ordenaron la liberación de una niña que fue obligada a casarse a los 13 años en Nigeria y admitió haber matado a su esposo de 35 años y a tres amigos con veneno para ratas.

La abogada de la niña, Hussaina Aliyu Ibrahim, convenció a un fiscal de que retirase su petición de pena de muerte. Un juez de Gezawa ordenó el martes la liberación de Wasila Tasi'u.

Asimismo, la letrada dijo temer por la seguridad de su cliente en una comunidad que cree que se le está liberando tras cometer un asesinato. Devolver a la joven, que ahora tiene 14 años, a su familia musulmana conservadora solo la condenaría a otro matrimonio forzoso, advirtió.

Aunque los matrimonios forzados de menores son ilegales, son una práctica generalizada.

Los fiscales trataron de condenar a Tasi'u en base a una confesión a la policía escrita en inglés —aunque la niña solo habla hausa— y firmada con la impresión de su pulgar.

Activistas por los derechos humanos que colmaron el tribunal vivaron ruidosamente cuando el juez anunció que el estado levantaba el caso contra la niña. Sin embargo, arrecian las preocupaciones por la reacción de quienes la consideran una asesina.

"Murieron cuatro personas. La gente está furiosa. Podría reaccionar", dijo su abogada Ibrahim, quien también se siente amenazada. Durante 27 años ha luchado por los derechos de las niñas y defendió a Tasi'u sin cobrar honorarios.

Por otro lado, los líderes musulmanes tradicionales del área rural donde Tasi'u fue casada a la fuerza exigen 36 millones de naira (US$170.000) por cada víctima, según la ley islámica, dijo Ibrahim, ya que anteriormente habían rechazado una contraoferta del gobierno de 2 millones de naira (US$9.430) por cada uno.

Ibrahim culpa al gobierno por la situación ya que en esa área no hay escuelas y los padres no tienen más alternativa que casar a sus hijas de niñas.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

28 Mayo 2015

La guardia civil de España anunció haber rescatado a una niña de 11 años que fue vendida por 17.000 euros (US$ 18.400) en 2014 para casarla, y que también fue maltratada y violada.

Cinco personas pertenecientes a las dos familias implicadas en el caso fueron detenidas por "trata de seres humanos, malos tratos, hurtos, abuso sexual, agresión sexual y explotación laboral", en el marco de una operación realizada en Valladolid (centro) y Sevilla (sur), precisó la guardia civil en un comunicado.

La investigación comenzó cuando los agentes descubrieron en mayo de 2014 "la venta de una menor de edad por 17.000 euros por parte de sus progenitores de mutuo acuerdo con el objetivo de contraer matrimonio en una fiesta de compromiso en Rumanía".

La pequeña, cuyos padres residen en Sevilla fue maltratada desde que llegó a Valladolid, donde vivía la familia del comprador.

"La insultaban, amenazaban y agredían constantemente, obligándola a mantener relaciones sexuales con M.I.B", de 19 años, añadió la guardia civil.

Este joven, sus padres, así como los padres de la niña, todos de nacionalidad rumana, según la prensa, fueron detenidos.

También la obligaban "a trabajar en labores agrícolas, recogiendo uva y patatas, con jornadas laborales intensas y sin recibir ninguna remuneración económica", según la guardia civil de España.

La pequeña acabó por pedir socorro a su madre, pero el "clan familiar" al que había sido vendida exigió 10.000 euros para dejarla marchar.

"Llegaron a arrancarle de las orejas, de forma muy violenta, los pendientes que llevaba puestos como parte de compensación de la deuda que habían contraído sus progenitores cuando pidieron la vuelta de la menor a Sevilla", según la guardia civil.

Este "clan" la devolvió a su familia cuando se percataron de la vigilancia policial, precisó ese cuerpo policial.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

19 Mayo 2015

El colegio Pumahue alegó que por ley no podía desconocer el nombre y el sexo real del alumno matriculado.

El debate sobre los derechos de los niños transexuales ha irrumpido en Chile a raíz del caso de un niño de cinco años que hace dos meses empezó su transición social hacia el género femenino y emprendió una batalla legal contra su colegio, que rechazó aceptar el cambio.

"Es la primera vez que en Chile una familia asume la transexualidad de su hija públicamente, este caso marcará un antes y un después en los derechos de los transexuales", dijo a Efe el dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez.

A pesar de nacer con sexo masculino, Baltazar Escobar siempre se identificó a sí mismo como una niña, motivo por el cual sus padres, asesorados por médicos especialistas, decidieron emprender la transición hacia su nueva identidad femenina.

Los padres de Baltazar, ahora llamada Andy, pidieron al colegio Pumahue, en Chicureo, un acomodado barrio en las afueras de Santiago de Chile, que aceptara el nuevo nombre de su hijo y le permitieran usar el baño de niñas.

La petición fue rechazada por el colegio, que alegó que por ley no podía desconocer el nombre y el sexo real del alumno matriculado y añadió que la petición vulneraba el proyecto educativo del centro escolar.

Ante la negativa de aceptar el cambio, los padres de Andy sacaron a sus tres hijos del colegio y presentaron una demanda civil por discriminación arbitraria y derecho a la identidad de género.

Este domingo, Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, el Canal 13 chileno emitió un reportaje en el que la misma Andy y su familia explicaban ante las cámaras el proceso vivido y la batalla legal emprendida contra la escuela.

"Nosotros estamos haciendo esto para que a mi hija y todos los demás niños que tienen la misma condición se les haga la vida más fácil y la gente no los discrimine", explicó Víctor Escobar, el padre de Andy.

El reportaje, que tuvo un gran éxito de audiencia, abrió el debate en las redes sociales como Facebook y Twitter, donde se convirtió en 'trending topic' de la jornada.

"Este es el primer caso que impacta públicamente y por lo tanto va a ser una señal para muchos padres y madres que se encuentren en una situación como esta para acudir a las instituciones y exigir que no se vulneren los derechos", señaló el dirigente del Movilh.

El caso de Andy se ha hecho público en un momento en el que el Congreso de Chile discute la Ley de Identidad de Género, que propone, por ejemplo, que el cambio de nombre y de sexo se pueda realizar con un solo trámite administrativo en el registro civil.

"La población transexual es una de las poblaciones más vulneradas en Chile y por lo tanto, la difusión del caso de Andy es un verdadero aporte para la discusión política, cultural y legislativa del colectivo transexual", apostilló Jiménez.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

11 Mayo 2015

El gobierno de Paraguay no actuó con la debida diligencia en el caso de una niña de 10 años, embarazada tras ser violada, a la cual se le negaron tratamientos, incluyendo el aborto en el momento oportuno, indicaron expertos de la ONU.

El embarazo de 23 semanas de la niña, determinado hace unas tres semanas, fue el resultado de abusos sexuales repetidos presuntamente por un pariente cercano, señaló el grupo de expertos en derechos humanos mediante un comunicado difundido en Ginebra.

La ley sobre aborto en Paraguay es restrictiva y sólo autoriza la interrupción del embarazo cuando la vida de la mujer o de la niña corre un peligro serio, sin prever excepciones, como en casos de violación, incesto o feto inviable.

"La decisión de las autoridades paraguayas resulta en graves violaciones de los derechos a la vida, a la salud, y a la integridad física y mental de la niña, así como sus derechos a la educación, que ponen en peligro sus oportunidades socioeconómicas", advirtieron los expertos.

A pesar de las solicitudes de la madre de la niña y de los médicos para "interrumpir" ese embarazo, "el Estado ha fallado a la hora de tomar medidas para proteger la salud, la integridad física y mental e incluso la vida de la niña de 10 años", dijeron.

Los expertos de la ONU consideraron que "no se hizo una evaluación interdisciplinaria e independiente en vista de asegurar el interés superior de la niña antes de descartar tratamientos para salvar la vida de la niña, incluso el aborto".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los embarazos precoces son extremadamente peligrosos para la salud de una niña y pueden conducir a complicaciones y a la muerte en algunos casos. Los cuerpos de las niñas y adolescentes no están completamente desarrollados para asumir un embarazo, recordaron los expertos.

En Latinoamérica, el riesgo de muerte materna es cuatro veces mayor entre las adolescentes menores de 16 años. Los embarazos precoces también son peligrosos para el bebé, con una tasa de mortalidad un 50% más alta.

Los expertos de las Naciones Unidas instaron al gobierno paraguayo a respetar el interés superior de la niña y cumplir debidamente con sus obligaciones internacionales tomando medidas urgentes para proteger su vida y su salud, garantizando su acceso a toda la atención médica necesaria, así como a medidas de reparación y rehabilitación adecuadas.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

06 Mayo 2015

Tras ser violada por un conductor de mototaxi, Fátima, una somalí de 14 años, al contrario de su agresor, pasó un mes en prisión acusada de prostitución, la ocasión para que un policía la violara de nuevo.

En Somalia, país ultraconservador del Cuerno de África, las agresiones sexuales son frecuentes y pocas veces implican acciones judiciales. Y, como Fátima (un seudónimo), las víctimas terminan a menudo en el banco de los acusados.

"Luchamos por cambiar esta actitud consistente en culpar a las víctimas", explica Fartuun Adan, quien gestiona el Centro Elman para la Paz y los Derechos Humanos en Mogadiscio, donde las agredidas sexualmente pueden encontrar refugio, cuidados y apoyo. "Los violadores deben sufrir las consecuencias", añade.

Fátima, una adolescente de casi 1,50 m, fue criada por su tía en uno de los despojados campos de desplazados de la capital somalí. Cuando no está en la escuela coránica, la adolescente prepara y vende caramelos con su tía. De camino a uno de sus puntos de venta, el conductor del mototaxi la llevó a un lugar aislado y la violó.

Alertados por el ruido, los policías detuvieron a la adolescente y a su agresor, pero este último quedó rápidamente en libertad y Fátima fue acusada de prostitución. "La policía me detuvo y me dijo que yo era la culpable", murmura.

Durante un mes, su tía intentó que liberaran a su sobrina, quien se mostraba taciturna y le decía que la considerara "muerta". Durante su detención, uno de los policías violó de hecho a Fátima de manera reiterada.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

05 Mayo 2015

El ministro de Salud de Paraguay, Antonio Barrios, se declaró el lunes en contra de una campaña pública que busca presionar a las autoridades para que autoricen el aborto de una niña de 10 años con 23 semanas de gestación, violada por su padrastro.

"Si se debía abortar, tuvo que ser antes de la semana 20. El embarazo no será interrumpido", dijo Barrios, un médico pediatra, en declaraciones a periodistas.

La niña, que se encuentra bajo custodia del hospital de la Cruz Roja de Asunción, fue violada por la pareja de su madre, que vivía con ella y la pequeña.

"Lo del aborto ya lo hemos explicado y descartado por completo. El ministro de Salud está en total desacuerdo", insistió el funcionario.

La campaña pública fue lanzada por la representación local de Amnistía Internacional (AI) bajo el nombre "#NiñaEnPeligro", para advertir que no se puede obligar a la menor a concebir.

La ONG argumentó que para la Organización de Naciones Unidas (ONU), este caso se circunscribe en "tortura y otros malos tratos", como lo establece la Convención contra la Tortura de la entidad multilateral.

La Constitución paraguaya prohíbe el aborto desde la concepción, en cualquier caso, salvo que el embarazo ponga en peligro la vida de la madre.

"El diagnóstico de embarazo de esta niña llegó a nuestras manos a las 21 semanas. Si supuestamente se debería hacer un aborto, se debería haberlo hecho antes de las 20 semanas. Ahora estamos ya en 23 semanas de embarazo", explicó.

Aníbal Peris, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Paraguay, dijo que la niña puede tener un alumbramiento normal.

Peris, que también dirige el Hospital de Clínicas, "el hospital de los pobres" como también lo llaman, reveló que en el 2014 en el nosocomio atendieron a 14 embarazadas cuyas edades oscilaron entre 9 y 15 años.

"Todas salieron bien", enfatizó y estimó que la niña dará finalmente a luz por cesárea para evitar complicaciones.

El polémico caso se ventiló el pasado 21 de abril cuando estudios realizados en un hospital materno-infantil de Asunción diagnosticaron que la niña -que ingresó por un supuesto tumor en el vientre- estaba encinta.

La madre fue detenida por haber proporcionado datos falsos de su pareja, que se dio a la fuga. La mujer está acusada de faltar al deber del cuidado y obstrucción a la justicia.

Autoridades del hospital de la Cruz Roja, especializado en nacimientos, informaron que la menor -que este mes de mayo cumplirá 11 años- sigue una dieta especial en base a hierro, calcio y vitaminas y que recibe la ayuda de psicólogos y siquiatras.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

30 Abril 2015

Las autoridades de salud de Paraguay rechazaron este jueves un pedido de aborto para una niña de 10 años que está embarazada de 21 semanas, presuntamente por abusos sexuales a los que fue sometida por su padrastro.

La directora de la oficina Programas de Salud, Lida Sosa informó que "la solicitud es imposible de cumplir porque el embarazo tiene un desarrollo de cinco meses. Además, el código penal prohíbe esa práctica".

La petición fue apoyada por la oficina local de Amnistía Internacional "para salvarle la vida" a la menor, que no fue identificada.

La investigación de la Fiscalía indicó que el 21 de abril la niña fue conducida por su madre hasta un hospital público de Asunción debido a las molestias permanentes en el abdomen y que la inspección médica se confirmó un embarazo de 22 semanas, pero como la atención se hizo en horario nocturno las autoridades del hospital esperaron hasta el día siguiente para informar a la secretaría de la niñez y la adolescencia.

La fiscal Monalisa Muñoz informó que actuó de oficio y abrió una investigación, presentó imputaciones contra el padrastro por coacción sexual a una menor y contra la madre por falta al deber del cuidado y obstrucción a la justicia.

La madre, cuya identidad se mantiene en reserva junto a la de la niña, fue enviada a la cárcel de mujeres de Asunción con prisión preventiva mientras duren las investigaciones hasta el llamado a juicio oral y público.

El padrastro, en tanto, se encuentra prófugo pero con orden de captura.

Desde la cárcel la madre envió un escrito al hospital pidiendo el aborto. No recibió respuestas.

La solicitud fue acompañada por la oficina local de Amnistía Internacional cuya directora Rosalía Vega envió el jueves a la agencia The Associated Press copias del apoyo al pedido de la madre para el aborto, al ministerio de Salud Pública y a la Fiscalía General.

"Instamos a las autoridades paraguayas a conceder el aborto solicitado por la madre y salvarle así la vida", señaló una parte de la misiva.

Amnistía agregó que "según los organismos de la ONU, un embarazo entraña riesgos específicos y posibles secuelas a largo plazo para la salud física y mental de las niñas".

El abogado del ministerio de Salud, Ricardo Rojas, dijo que la iniciativa de Amnistía "es respetable pero desde el punto de vista legal nuestro ministerio no puede emitir un dictamen sin antes colectar informes precisos de los médicos acerca de la salud de la niña y de la misma justicia porque este caso se judicializó".

"No obstante, la directora Sosa aclaró que el embarazo no puede ser frenado y el aborto no está autorizado por la ley", acotó.

Dolores Castellanos, jefa del área niñez y adolescencia del hospital Cruz Roja, de Asunción, informó a los periodistas que la niña está ingresada en la institución "y goza de buena salud física y psicológica".

"Está llevando un embarazo riesgoso pero tomamos todas las medidas preventivas. En año anteriores tuvimos pacientes como ella que llegaron hasta el final de la gestación", indicó.

La dirección de estadísticas del ministerio de Salud informó que en el 2014 hubo 680 niñas entre 10 y 14 años de edad que tuvieron su bebé.

Karina Pérez, directora de psicología de la unidad Victimología de la fiscalía general, explicó que "anualmente atendemos unos 4.000 casos de violencia contra mujeres y el 50% corresponde a abuso sexual de menores de 14 años de edad".

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AP

28 Abril 2015

Una niña de 10 años fue hospitalizada en Asunción tras descubrirse que está embarazada de cinco meses, en tanto su padrastro es buscado por abuso sexual y su madre fue detenida por posible complicidad, informaron fuentes judiciales.

"La niña fue puesta al cuidado de médicos de (el hospital de) la Cruz Roja. El embarazo puede poner en riesgo su vida y la del bebé, debido a que el útero no está lo suficientemente desarrollado", señaló la fiscal Monalisa Muñoz.

La menor está a cargo de una tía y bajo el amparo de una jueza.

La representante del ministerio público pidió la prisión del padrastro, Gilberto Benítez Núñez, de 42 años, acusado de abuso sexual. El implicado está prófugo.

Muñoz dispuso también la detención de la madre de la niña, acusada de complicidad y de proveer datos falsos sobre su pareja obstruyendo la acción judicial.

Benítez Núñez "es peligroso por su 'modus operandi' y puede causar daño a otras niñas", dijo la fiscal.

El padrastro, mecánico de neumáticos en Luque, ciudad vecina a Asunción, había sido denunciado hace poco más de un año por violación. Un fiscal desestimó entonces la denuncia, basado en un informe de una psicóloga.

Otro fiscal, Juan Carlos Ruiz Díaz, anunció que reabrirá aquel caso, paralelo al actual.

"La madre ha sido participante activo de esta violación", aseguró Ruiz Díaz a la AFP. "Ella pudo haber cortado de raiz esta situación", enfatizó.

La niña había llegado con su madre al Hospital Materno Infantil del barrio asunceño de Trinidad hace una semana con un diagnóstico primario de "tumor abdominal", relató a la AFP el director de la institución, Ricardo Oviedo.

Una ecografía determinó el embarazo. La menor, que permaneció en silencio hasta que se comprobó su estado de gestación, confesó que el autor del abuso fue su padrastro.

La madre es ayudante de una cantina (restaurante) escolar de Luque. Tiene tres hijos de padres diferentes: un adolescente de 13, la embarazada de 10 y un niño de 8.

En Paraguay no se puede interrumpir el embarazo por ninguna razón salvo riesgo de vida de la mujer.

El profesional admitió que es la primera vez que en su centro médico, con unos 2.000 partos al año, se presenta un caso de este tipo.

"Ya tuvimos casos de niñas que alumbraron a los 12 años. A medida que pasan los años aumenta la proporción. De 13 años tuvimos cuatro partos en un año. De 14 años tuvimos 12 y con niñas de 15 aproximadamente 30", reveló.

Según cifras oficiales, con una población nacional de siete millones, el porcentaje de alumbramientos de menores de 18 años es de 19% y los embarazos de niñas menores de 15 años es de 4%.

Oviedo dijo que el Ministerio de Salud es el último eslabón que detecta estos casos de abusos y que debería estar controlado por la policía y la fiscalía.

"Es un caso que denigra a nuestra sociedad, indigna, pero que nos tiene que obligar a a todos a tomar una participacion más activa para combatirlo. Cada ciudadano debe denunciar para que los niños sean protegidos", manifestó.

Recordó que una vecina fue la que denunció el manoseo que sufría la criatura por su padrastro.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Por observaciones a registros-El TSE ofi…

Por observaciones a registros-El TSE oficializó rechazo a personería de Sol.Bo

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que ha emitido la Resolución TSE/RSP/JUR N° 062/2018, mediante...

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial…

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial abre con Día de la Familia

La mayor vitrina comercial del país abre sus puertas a partir de hoy. La primera...

Castigo corporal

Hace unos días recibí una llamada de una emisora preguntando mi opinión sobre una sanción...