Santa Cruz de la Sierra
20 Septiembre 2018

El presidente Evo Morales viajará el domingo a Nueva York, EEUU, para participar en el 73 período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, informó el canciller Diego Pary.

“El día 23 de septiembre el presidente Morales partirá de Santa Cruz, vía Caracas, a Nueva York, para participar de todas las actividades de la organización de Naciones Unidas”, dijo el canciller.

El Jefe de Estado además cumplirá una apretada agenda de reuniones con países y organismos multilaterales, indicó Pary.

“El día martes 25 el Presidente participará de la inauguración de la Asamblea General de Naciones Unidas, posterior a la inauguración, tendrá una reunión con la Presidenta de la Asamblea General; posteriormente se establecerán reuniones bilaterales con países que han solicitado reunirse con Bolivia y durante la tarde, alrededor de las cinco de la tarde, tendrá una reunión con el Secretario General de Naciones Unidas”, detalló.

El miércoles a las 19:00, hora boliviana, Morales participará en la plenaria de la Asamblea General de Naciones Unidas, e inmediatamente concluya su intervención, “retornará al país para poder continuar con sus actividades programadas”,

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Noticiasfides

 

31 Agosto 2018

Tras conocerse el informe emitido por el equipo del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el gobierno de Daniel Ortega tomó la decisión de expulsar de Nicaragua a la misión del organismo mundial.

El régimen orteguista le dio dos horas a el equipo de la ACNUR para salir de Nicaragua.

El gobierno nicaragüense dijo en días pasados que el equipo de OACNUD “se extralimitó en sus funciones” al documentar cada uno de los abusos y violaciones a los derechos humanos durante los últimos meses. Ortega calificó a la ONU de ser “un instrumento de la política de muerte”. ONU.

El documento que publicó la delegación de la ONU que se encontraba en Managua, concluye que el régimen de Daniel Ortega ha cometido graves violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses que protestan en su contra. El organismo mundial afirma que la mayoría de las manifestaciones han sido pacíficas.

“Basado en el análisis de la información disponible de la OACNUDH, se puede concluir que la respuesta global de las autoridades a las protestas no cumplió con los estándares aplicables sobre la gestión adecuada de manifestaciones, en violación del derecho internacional de derechos humanos. (…) La respuesta de las autoridades reprimió sistemáticamente la disidencia al Gobierno”, reza parte del informe de la ONU.

“Esta insólita decisión es inoportuna (…) refleja el ánimo de una persona que se siente completamente perdida que ya no puede ocultar sus responsabilidades y seguir ocultando la verdad”, manifestó la presidenta del Cenidh Vilma Núñez, en una referencia a Orega.

El informe de la ONU, divulgado el miércoles en Ginebra, destacó el “clima de miedo” en Nicaragua tras la violenta represión a las protestas iniciadas en abril pasado contra el gobierno de Ortega.

Ortega refutó duramente el documento, y acusó al organismo de la ONU de ser “un instrumento de políticas de terror, mentira e infamia”.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: AFP

 

17 Agosto 2018

El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha pedido este viernes al Gobierno de Brasil que permita que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ejerza sus derechos políticos mientras se encuentra en prisión. Encarcelado desde abril, Lula, favorito en las encuestas para la próxima elección, presentó formalmente ayer su candidatura ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), que fue impugnada en mismo día por la Fiscal General de la República, Raquel Dodge.

La del jueves fue la primera jornada de lo que promete ser una dura contienda legal del Partido de los Trabajadores (PT) y de movimientos sociales que están en las calles, para conseguir la libertad y la elección de su líder.

“No desistiremos hasta tener a Lula como candidato”, declaró a la prensa extranjera la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, indicando que su partido hará de todo para llevar su foto a las urnas y a la propaganda electoral. “No reconocemos lo que está siendo hecho con él desde el punto de vista judicial y legal”, declaró la líder, que también es abogada.

Según la joven ley Ficha Limpia, candidatos condenados en segunda instancia, como es el caso de Lula, son inelegibles. Hoffmann ve, sin embargo, salidas legales, entre ellas, un caso similar en que un candidato a alcalde fue electo encarcelado, y liberado para ejercer su mandato.

En un artículo publicado esta semana en el diario norteamericano “The New York Times”, el propio Lula se defiende de lo que llama “un golpe” de la derecha sobre fuerzas progresistas, “con todas las encuestas probando que vencería fácilmente las elecciones de octubre”, escribe el expresidente, condenado a 12 años de prisión por corrupción pasiva y blanqueo de fondos. Su defensa cuestiona el proceso, basado en confesiones de presos que negociaron la reducción de sus penas.

El fuerte esquema de defensa de Lula formado por los dirigentes de su partido y un importante bufete de abogados, necesita conseguir una salida antes del 17 de setiembre, fecha límite para substituirlo por su candidato a vicepresidente, el exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, un carismático filósofo de 55 años, que es una de las nuevas caras del partido, pero que aún no es conocido por el país. A diferencia de Lula, que tiene más del 30% en las encuestas, Haddad aparece en los sondeos más recientes con un 7% de las preferencia y necesitará del poder de transferencia de votos del expresidente para tener chances de ir a la segunda vuelta.

Sin Lula candidato, el favorito es el ultraderechista Jair Bolsonaro, que tiene un 21% de favoritismo en los sondeos, pero según las encuestas, pocas chances de elegirse en segunda vuelta, por un alto índice de rechazo. Al lado de Lula y Haddad, otros doce candidatos se presentaron esta semana a la presidencia, para la elección general que tendrá su primera vuelta el 7 de octubre.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: AFP

 

 

18 Abril 2018

La exviceministra, exasambleista y exdiputada por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Rebeca Delgado, aseguró este miércoles que la demanda aceptada por el Comité de Derechos Humanos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre la vulneración de sus derechos humanos es una llamada de atención al Gobierno a nivel internacional.

La ONU también ordenó al Gobierno que se le pague un resarcimiento económico por haber violado sus derechos políticos y cívicos.

Delgado declaró que es un precedente para que el Gobierno no vuelva a cometer el mismo error y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no vulnere los derechos, pues ahora los siete vocales que estaban en aquella época tienen responsabilidad civil y penal.

La exautoridad, tras enfrentarse con varias autoridades del Gobierno, empezó a alejar del MAS y se declaró “librepensante”. Tras la ruptura, para las elecciones de 2015, Delgado lanzó su candidatura a la Alcaldía de Cochabamba pero su postulación fue frustrada por el TSE.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: radiofides

16 Abril 2018

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó este lunes a los movimientos indígenas de todo el mundo a movilizarse para combatir el capitalismo y proteger a la Madre Tierra.

“Estamos obligados a combatir al imperialismo, al capitalismo, al intervencionismo, al armamentismo. Esas políticas están orientadas a llevarnos al genocidio”, denunció Morales en un discurso durante la apertura de la sesión anual del Foro Permanente de la ONU para los Asuntos Indígenas.

Según el presidente boliviano, si no se cambian esas tendencias no se podrá garantizar la supervivencia de los seres humanos, pues “las políticas orientadas a acumular el capital en pocas manos no respetan la Madre Tierra”.

“El enemigo está ahí. Si nosotros no vamos a tener capacidad de organizarnos, no solamente como movimiento indígena, sino en otros sectores sociales, no estamos garantizando la vida de las futuras generaciones”, insistió.

Morales reivindicó la importancia del movimiento indígena en la promoción de una vida de armonía con la naturaleza y subrayó la necesidad debe trabajar para recuperar el poder político en más lugares.

En ese sentido, destacó los avances obtenidos por su Gobierno en Bolivia y urgió a más países a seguir esa senda.

“Cuando no nos sometemos al dominio externo, políticamente al imperio norteamericano en estos tiempos, cuando no nos sometemos económicamente ni al Banco Mundial ni al Fondo Monetario Internacional estamos mejor económicamente, estamos mejor democráticamente, estamos mejor culturalmente”, dijo.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: radiofides

18 Marzo 2018

El Informe Mundial de la Felicidad, publicado por la Iniciativa Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible de la ONU, reveló que Finlandia es el país más feliz del mundo.

En el índice de felicidad del 2018, después de Finlandia se ubican Noruega, Dinamarca, Islandia y Suiza en los primeros cinco lugares. Costa Rica es la más feliz de las naciones latinoamericanas.

Los países más felices:

    Finlandia

    Dinamarca

    Noruega

    Islandia

    Nueva Zelanda

Quizás tampoco sorprende que el informe -que mide “el bienestar subjetivo” de la población, es decir, qué tan feliz siente la gente que es- ubique en los últimos lugares a países azotados por la guerra, conflictos armados o rezagos sociales, políticos y económicos.

Así, Burundi es el lugar más infeliz del mundo, seguido por la República Centroafricana, según la lista de la Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible, una agrupación que intenta afrontar los desafíos medioambientales del planeta.

Los países más infelices:

    Burundi

    Rep. Centroafricana

    Sudán del Sur

    Tanzania

    Yemen

Para clasificar la felicidad e infelicidad de 156 naciones, los investigadores analizaron seis variables: ingresos, libertad para tomar decisiones, percepción de corrupción, expectativa de vida, apoyo social y generosidad.

El informe de este año midió también la felicidad de los inmigrantes en sus países anfitriones y encontró que los pobladores que se habían mudado a naciones más deseables por lo general se volvían más felices.

Como era de esperarse, quienes se habían trasladado a países de más baja clasificación veían disminuida su calidad de vida.

“El hallazgo más llamativo del informe es la extraordinaria consistencia entre la felicidad de los inmigrantes y la de la gente que nació en el lugar“, afirmó John Helliwell, profesor de la Universidad de Columbia Británica y uno de los autores del informe.

El informe planteó a los encuestados -una muestra de más de 1,000 personas en 156 países– una pregunta simple y subjetiva: “Imagina una escalera cuyos escalones están numerados del 0, en el más bajo, hasta el 10, en el más alto”.

“El escalón más alto representa la mejor vida posible que puedes tener y el escalón más bajo representa la peor vida posible para ti. ¿En qué escalón de la escalera dirías que en este momento sientes que estás parado?”.

El resultado promedio en cada uno de los países indicó cuán feliz o infeliz era esa nación. Finlandia obtuvo 7.6 y Burundi 2.9.

Pero también se usaron estadísticas para explicar por qué un país era más feliz que otro.

Burundi, ubicada en la región de los grandes lagos en África Oriental, es una de las naciones más pobres del mundo y según el Banco Mundial tiene el segundo PIB más bajo del planeta, después de la República Centroafricana, que por cierto es el segundo país más infeliz del mundo, según el informe de la ONU.

La pequeña nación ha estado sumida en una crisis política desde hace tres años cuando el presidente Pierre Nkurinziza, quien ha estado en el poder desde 2005, se presentó por tercera vez a una reelección en 2015, una medida que, según la oposición era inconstitucional.

El país africano, que tiene unos 10.5 millones de habitantes, es uno de los países más densamente poblados del mundo y su sociedad abrumadoramente rural ha provocado deforestaciones masivas, erosión del suelo y pérdida de hábitat.

Los problemas políticos, sociales y económicos de Burundi se repiten en los otro cuatro países que ocupan lugares como los más infelices del planeta: República Centroafricana, Sudán del Sur, Tanzania y Yemen.

En lo que a América Latina se refiere, el país peor situado fue Haití, en la posición 148 de 156.

Venezuela, por su parte, ocupa el puesto 102.

Pero luego hay que subir hasta la posición 83 para encontrar a República Dominicana y a la 72 para encontrar a Honduras (lo que sugiere que los hondureños son más felices que los habitantes de China o Portugal).

Los más infelices de América Latina:

    Haití

    Venezuela

    República Dominicana

    Honduras

    Perú

El informe de este año muestra un claro ganador en el índice de felicidad: Togo, quien ascendió 17 lugares para colocarse en el lugar 139.

Y el gran perdedor fue precisamente Venezuela, que azotada por una crisis política y económica, bajó 20 lugares para ubicarse en el número 102.

Los investigadores aseguran que aunque el dinero es ciertamente un factor que determina la calidad de vida, éste no es el más importante.

“Los países con los inmigrantes más felices no son los países más ricos. Éstas son naciones con una serie más equilibrada de apoyos sociales e institucionales que conducen a mejores vidas”, aseguran los autores.

Y de hecho, la nación más rica del planeta, Estados Unidos, cayó cuatro lugares y ahora ocupa el lugar número 18.

Según Jeffrey D. Sachs, otro de los autores del informe, esta reducción en el índice de felicidad del país norteamericano, “se debe en parte a las continuas epidemias de obesidad, abuso de sustancias y depresión no tratada“.

Redacción: Leo.com

Fuente: BCMundo

21 Diciembre 2017

La Asamblea General de las Naciones Unidas, el órgano que representa a sus 193 miembros, adoptó una resolución que rechaza la declaración del presidente Donald Trump reconociendo Jerusalén como capital de Israel. Un total de 128 países votaron a favor del texto. Lo rechazaron la propia EE UU junto a Israel, Guatemala, Honduras y otros cinco países. Hubo 35 abstenciones, incluidas las de Canadá y México. Washington amenazó antes con retirar su ayuda a los países que respaldaran la resolución, pese a no ser vinculante.

El voto se celebró en una sesión especial de emergencia convocada por Yemen y Turquía. Se produjo para protestar al veto el pasado lunes de Estados Unidos a una resolución del Consejo de Seguridad, propuesta por Egipto, para denegar cualquier intento de cambiar la situación histórica de Jerusalén y que hacía un llamamiento a todos los países a que se abstengan de establecer embajadas en la ciudad santa.

La embajadora Nikki Haley consideró la resolución que iba a adoptar la Asamblea General como una “agresión” a la soberanía, valores e intereses de EE UU. Y retomó la amenaza que en la víspera hizo el presidente Donald Trump de retirar la ayuda a los que le critican. “Nuestra buena voluntad debe ser respetada”, afirmó ante el plenario, “recordaremos este día cuando nos llamen para pedir más”.

Miroslav Lascak, presidente de turno de la Asamblea General, recordó antes de que la resolución se sometiera al refrendo que todos los países tienen el deber de respetar la Carta de la ONU y eso implica que se deben acatar el derecho internacional. El ministro de Exteriores turco condenó así la decisión de EE UU porque quebranta de una manera “flagrante” el consenso sobre Jerusalén, “que es muy claro”.

El texto aprobado es muy similar al borrador vetado el lunes. Reafirma la decena de resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad sobre Jerusalén desde 1967. En ellas se establece el requerimiento de que el estatus final de la ciudad debe ser resuelto de mutuo acuerdo por Israel y Palestina. Cualquier decisión o acción unilateral que lo altere, señala, “no tendrá efecto legal” y será “nula”.

Actitud inaceptable

De nuevo, la resolución no citaba directamente a EE UU ni al presidente Donald Trump. Pero sí expresa su “profunda preocupación” por las recientes decisiones adoptadas sobre el estatus de Jerusalén. El ministro turco pidió por su parte a los miembros de las Naciones Unidas que no se arrodillaran ante las amenazas de Washington. “Esta actitud es inaceptable”, denunció ante el plenario.

Aliados clave de EE UU como Reino Unido, Francia o Japón se disponían a votar a favor del texto pese a la presión, para reafirmar así los principios y el marco legal definidos sobre el estatus de Jerusalén. También remarcaron que no puede haber excepción alguna sobre la cuestión de las embajadas. Canadá, México, Hungría y la República Checa optaron por abstenerse. "No pueden haber obstáculos adicionales que perjudiquen el avance", dijo el representante mexicano.

Las diferentes delegaciones que participaron en el debate advirtieron de que una solución duradera del conflicto no será posible sin acuerdo sobre Jerusalén y en este sentido consideran que la vocación es que sea la capital de dos estados que vivan en paz. Y para reafirmar la necesidad de preserva el statu quo, recuerdan que hay más de 300.000 palestinos que viven en la ciudad, que representan el 40% de la población.

Extremismo

Los diplomáticos que intervinieron para explicar su voto hicieron un llamamiento a la calma y la contención, para evitar que cristalicen las tensiones sobre Jerusalén. El riesgo, insisten, es que el conflicto político se transforme en uno religioso que sea aprovechado por los grupos radicales en detrimento de los moderados. Eso podría, a su vez, tener un efecto desestabilizador en toda la región.

El representante de Yemen, en nombre del grupo de los países árabes, dijo al presentar la resolución al voto que la situación en la región es “extremadamente delicada” y la declaración de EE UU supone una amenaza para la paz y la seguridad. “Es una decisión carente de valor, peligrosa y que socava las posibilidades de paz. Solo sirve para atizar la violencia y el extremismo”, advirtió.

El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, consideró irónico que sea Yemen la que patrocine esta resolución y que se erija como garante del derecho internacional. También lamentó que el organismo “pase totalmente por alto” los actos de terror que sufre su población. “Esta resolución alienta a los líderes palestinos a seguir por esta vía peligrosa en nombre de Jerusalén, la ciudad de la paz”, concluyó.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: EFE

19 Septiembre 2017

Donald Trump miró hoy al mundo de frente. En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, el presidente de Estados Unidos quiso por un momento erigirse en líder planetario sin dejar de ser él mismo. Desde una tribuna tallada por el peso de la historia, abogó por una coalición de naciones soberanas que abandone el papel de mero “espectador” y actúe con contundencia ante las grandes amenazas. Ese magma maligno formado por Corea del Norte, Irán y el terrorismo islámico, y frente al que Trump no dudó en blandir el puño: la “destrucción total” para Pyongyang, y el posible fin del acuerdo nuclear para Irán.

No dejó nada al azar. Al igual que en su primer discurso en el Congreso de los Estados Unidos, Donald Trump buscó elevar el tono y adquirir la pátina de estadista. Para ello evitó por completo los espasmos tuiteros y limó su tono. Durante 41 minutos, ofreció un discurso milimetrado, en el que, como reconocieron a este periódico fuentes del Departamento de Estado, se percibió la influencia de la embajadora ante la ONU, Nikki Haley. Una de las estrellas ascendentes de la Administración y cuya determinación y claridad expositiva, amén de sus éxitos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, han logrado eclipsar al propio secretario de Estado, Rex Tillerson.

El objetivo era convencer al planeta de que el presidente que retiró a EEUU del pacto contra el cambio climático, el apóstol del aislacionismo, el mismo político que despreció a la OTAN, la UE y la propia ONU podía reconciliarse con el mundo sin chocar consigo mismo. Con este fin, trató de persuadir a su auditorio de que su imperativo doctrinal, sintetizado en el lema nacionalista América primero, no implicaba que América quisiera estar sola. Por el contrario, en un gesto destinado a mostrar su viraje, retomó el guante lanzado el día anterior en su primera visita a la sede de Naciones Unidas y promovió la transformación del organismo internacional en un instrumento de acción. Una coalición mundial de naciones soberanas dispuesta a luchar contra las amenazas.

“Para mí, América estará siempre en primer lugar, como para cualquier dirigente responsable. Pero no queremos imponer nuestra forma de vida; no buscamos la expansión territorial, no pretendemos que todos los países compartan las mismas vocaciones. Queremos naciones soberanas que trabajen juntas desde el respeto mutuo. El éxito dependerá de la fortaleza de los miembros. El mundo será más seguro, si las naciones son poderosas y libres. Buscamos resultados, no ideología. Es realismo”, clamó el presidente.

Establecido su respeto por la soberanía ajena y su compromiso con la ONU, Trump trazó las líneas maestras de su estrategia en el tablero internacional. “Estamos ante un mundo de grandes promesas y grandes peligros. El terrorismo ha cobrado fuerza y se propaga por el planeta; los regímenes facciosos amenazan a otras naciones y a sus propios pueblos”, indicó.

Para frenar este peligro, el mandatario no sólo apeló a las alianzas globales, sino que recordó la disposición de su país a intervenir. “La vocación de América se mide en el campo de batalla; desde las playas de Europa y los desiertos de Oriente hasta las junglas de Asia”. Aupado a este espíritu bélico, Trump sacó el dedo acusador y señaló uno por uno los principales factores de desestabilización mundial. El primero y más grave: Corea del Norte.

Tras demonizar al régimen norcoreano y caricaturizar a su líder, el tiránico Kim Jong-un, describió su acelerado programa nuclear y balístico como “una amenaza para el mundo”. “No se puede aceptar que esta banda criminal se arme con misiles nucleares. Tenemos una gran paciencia pero si nos vemos obligados a defendernos o a defender a nuestros aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte. Ya es hora de que se dé cuenta de que la desnuclearización es su único futuro posible. El hombre cohete está en misión suicida consigo mismo”, remachó Trump.

Sus palabras, que recordaron las pronunciadas el domingo anterior por la embajadora Haley ante la ONU, resumen la respuesta de EEUU ante el desafío de Corea del Norte: extremar las sanciones contra Pyongyang mediante la alianza con China y Rusia, al tiempo que se blande la respuesta militar como última opción. “Es tiempo de que todas las naciones aíslen al Gobierno de Corea de Norte hasta que cese su comportamiento hostil”, dijo el mandatario.

El segundo blanco fue Irán. Un Gobierno que Trump jamás ha logrado metabolizar y al que dirigió sus más agrias invectivas. En un acelerado aguafuerte, el presidente de EEUU calificó el régimen de los ayatolás de “dictadura corrupta, asesina y desestabilizadora”, recordó que oprime a su pueblo y alertó de que solo exporta “caos y destrucción”. Bajo estas coordenadas, el republicano no dudó en despreciar el esfuerzo de su antecesor, Barack Obama por buscar una salida pacífica al avispero iraní.

El pacto nuclear firmado en julio de 2015 entre Teherán, Washington y cinco potencias para frenar el desarrollo atómico iraní a cambio de aliviar las sanciones, fue sonoramente vapuleado. “No podemos respetar acuerdos que den cobertura a un programa nuclear; es una vergüenza. No hemos oído la última palabra al respecto”, afirmó el presidente, dejando la puerta abierta a la denuncia del acuerdo en la próxima revisión que hará la Casa Blanca a mediados de octubre. “Pedimos al mundo que se una para pedir que terminen con la opresión del pueblo y el apoyo a los terroristas”, zanjó.

Llegó entonces el turno al tercer gran peligro. El terrorismo islámico. Ese extenuante depredador con el que Estados Unidos libra un interminable combate. Isis, Al Qaeda, los taliban… Trump exigió a las naciones soberanas y libres que se unan contra quienes les dan refugio. “No aceptaremos santuarios; hay que expulsarlos y exigir responsabilidades a sus financiadores”, dijo el presidente, sin olvidar lanzar sus dardos contra el régimen sirio. “Un Gobierno criminal que gasea a sus niños”.

La unión contra “los enemigos de la humanidad”. La causa común de las naciones independientes. Donald Trump trazó en su primera alocución ante la Asamblea General un cuadro previsible de sus objetivos. No sorprendió a los extraños. Y posiblemente tampoco decepcionó a los suyos. Directo, sin grandes metáforas, bien alineado con el teleprompter, habló con claridad y, excepto con la caricatura de Kim Jong-un, mostró una sobriedad desacostumbrada. En una pirueta ideológica, intentó conciliar su credo aislacionista, con la búsqueda de las alianzas globales. Fue la formulación más clara hasta la fecha de su doctrina internacional.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Por observaciones a registros-El TSE ofi…

Por observaciones a registros-El TSE oficializó rechazo a personería de Sol.Bo

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que ha emitido la Resolución TSE/RSP/JUR N° 062/2018, mediante...

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial…

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial abre con Día de la Familia

La mayor vitrina comercial del país abre sus puertas a partir de hoy. La primera...

Castigo corporal

Hace unos días recibí una llamada de una emisora preguntando mi opinión sobre una sanción...