Santa Cruz de la Sierra
24 Noviembre 2015

El deseo de besar tiene un nombre científico: filemamanía. Y es que detrás de este gesto tan cotidiano hay un universo químico muy complejo.

"Existen varias teorías acerca del papel que los besos juegan dentro de las relaciones: que de cierta manera ayudan a establecer el potencial de una pareja, que fomentan la expectativa y que crean un vínculo entre la pareja", explica Rafael Wlodarski, de la Universidad de Oxford. Así, aquellos besos que asociamos con el romanticismo podrían ayudarnos a elegir una pareja adecuada de una forma inconsciente.

De acuerdo a la especialista en evolución Helen Fischer, besar transmite información crítica. ¿Cómo? La saliva que se intercambia durante estos encuentros contiene testosterona y otros químicos que indican que tu pareja será compatible contigo.

Además la experta encontró que gran parte de esta información se determina por las feromonas, señales químicas que los animales usan para mandar un mensaje. Éstas también determinan la compatibilidad inmunológica de tu prospecto, mandándote una señal si no es el correcto.

Por si esto fuera poco, un estudio de la Universidad de Albania encontró que son las mujeres quienes son más selectivas al elegir a quien besar. Más de la mitad de ellas afirmaron que jamás tendrían sexo con alguien sin haberlo besado antes; mientras que en ellos este no fue un factor determinante para intimar con una mujer.

Pero, no hay que cantar victoria, pues los investigadores también piensan que los hombres son capaces de captar los niveles de estrógeno, un indicador de la fertilidad, en las mujeres.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Imujer.com

09 Noviembre 2015

La sexología relativizó la importancia del número de orgasmos o la variedad de posiciones que se puedan ensayar en la intimidad, y destacó el valor de las fantasías.

Mejorar la actividad sexual está siempre entre los deseos de las personas, aunque muchas veces no se hable de eso. Un estudio determinó que hay que hacerse algunas preguntas al respecto para determinar si los encuentros íntimos son buenos o no.

El interrogantes es el siguiente: ¿Tiene curiosidad y confianza para hablar de sexo con su pareja entre las sábanas? Si la respuesta es afirmativa, quiere decir que es un buen amante.

Eso permitirá desarrollar las fantasías, conocerse y descubrir sensaciones placenteras, animarse a más. Pero ¿y el orgasmo? ¿y las 50 posturas raras que hay que conocer? ¿y los gritos del cónyuge o amante efímero? Explicamos por qué no son tan importantes, pero antes, aclaremos un concepto. ¿Por qué en la cama? “Esto ya es una idea reduccionista”, nos dice Pedro Lucas Busto, psicólogo y sexólogo de la Sociedad Española de Intervención en Sexología dice que "lo correcto es hablar del 'buen amante".

"No hay señales o competencias universales que nos garanticen que somos buenos amantes, porque cada cuerpo y forma de entender el placer es diferente", continúa Lucas. "Hay una cosa común: el sexo hecho con autenticidad. Forzar nuestros movimientos como hemos visto en la peli porno o hemos leído en Internet puede alejarnos de lo que realmente nos gusta y nos pide el cuerpo. El buen amante es el que disfruta con lo que está haciendo".

Humedad genital, enrojecimiento u oscurecimiento de la piel, respiración más rápida. Todo esto nos puede dar una idea de que lo estamos haciendo bien, pero no le ocurre a todo el mundo, y su ausencia no significa que seamos pésimos amantes. “Los prejuicios, las enseñanzas y la educación recibida (o la falta de ella) en cuanto a sexo se refiere influyen mucho en el comportamiento y desempeño de la persona frente a las relaciones sexuales. Muchas veces se intenta no demostrar que uno está disfrutando del sexo y se trata de minimizar esas sensaciones de excitación. Y en otros casos, se tiende a fingir placer con el fin de dejar más tranquila a la pareja”, comenta Fernando Salas, cirujano experto en andrología y sexualidad masculina y director médico de Mensolutions.

“Ser bueno en la cama es cosa de dos. Nadie es bueno ni malo: hay un acto sexual pleno. Por supuesto hay personas que tienen más capacidad para disfrutar y dar placer, y suelen ser aquellas que no temen a su cuerpo. No hay fórmulas mágicas ni afrodisíacos. Cuanto más finjas tus sentimientos, más dificultades tendrás para ser bueno. Para dar placer lo primero es saber recibirlo. Es cuestión de autenticidad y espontaneidad", agrega Lucas.

Para llegar al orgasmo a veces se requerirá de la autoestimulación. "Pero esto no necesariamente quiere decir que seamos malos en la cama, sino que podemos tener un mal día, simplemente. Si se repite una y otra vez, debemos buscar la ayuda de un especialista”, opina Salas.

"En sociedades orientales en las que se practica el sexo tántrico, se estimulan las zonas erógenas de la pareja de manera suave, luego intensa, variando el ritmo de excitación una y otra vez, incluso durante más de una hora, sin necesariamente llegar al clímax. Es más: que uno de los dos llegue al orgasmo no garantiza la generosidad del otro", agregó Salas.

Lucas lo explica: "Quienes conocen bien su cuerpo saben llegar al orgasmo independientemente de lo bien o lo mal que lo haga el par, y otras personas tienen más dificultades. En nuestro imaginario sexual llevamos escrito que para tener un buen sexo tiene que haber penetración y orgasmo. Y no siempre es así".

Según los expertos, las personas preocupadas por si su pareja está satisfecha suelen tener dudas del tipo "¿Soy lo suficientemente deseable y atractivo?", "¿Estoy haciendo lo correcto?".

"Querer impresionar a nuestra pareja y que se nos compare con una leyenda del sexo puede provocar el resultado contrario", advierte el doctor Salas.

Pedro Lucas, por su parte, cree que la sexualidad es fundamentalmente autodidacta. "La inteligencia sexual se adquiere con la práctica, el conocimiento del cuerpo, la comunicación íntima, la autoexploración, la curiosidad por uno y los otros. Si nos liberamos de la represión y permitimos nuestra expresión más genuina y auténtica ante nuestros deseos y fantasías podemos valorarnos y entender el respeto a los deseos del amante".

Redacción Leo.bo

Fuente: La Capital

30 Octubre 2015

Un estudio asegura que la autonomía que dicta la inteligencia es una de las cualidades que no van con el compromiso matrimonial en la mayoría de los casos.

La inteligencia se define en términos de poder elegir de manera correcta entre las posibilidades de un asunto dado, y en esa elección decidir por sí misma es muy importante, lo que difícilmente se logra en una relación de pareja donde la idea de consenso es la que prima.

Así lo corrobora un estudio realizado por científicos de la Universidad de Nottingham de Inglaterra y publicado por el Sunday Times, que afirma que mientras una mujer tiene más éxito en la vida laboral, más complicado será para ella casarse.

De hecho, las mujeres con estas cualidades que llegan a casarse, buscan hombres inteligentes, con un cerebro claro, agudo y activo. Según el Sunday Times, un cociente intelectual alto en los hombres dispara sus posibilidades de casarse, mientras un cociente intelectual alto en las mujeres disminuye sus opciones de conseguir pareja.

Así lo aseguran los investigadores de las universidades de Edimburgo, Aberdeen, Bristol y Glasgow, después de observar las trayectorias personales de estas 900 personas, publicaron el estudio en el Journal of Personality and Individual Differences, y corroboraron lo dicho. Los académicos británicos añadieron que las colegialas con alto cociente intelectual tuvieron más adelante en sus vidas un descenso dramático en sus perspectivas de matrimonio. Contrario a los hombres más inteligentes, con mejor promedio, que encontraron novia pronto.

En ese aspecto, Paul Brown, psicólogo y profesor de la universidad de Nottingham, da una salomónica explicación. Aseguran que los hombres prefieren mujeres que se asemejen a sus madres, y que les den apoyo en casa cuando salgan a trabajar, y que las damas exitosas buscan en cambio a hombres "interesantes" y prefieren esperar más antes de elegir.

Redacción Leo.bo

Fuente: La Capital

28 Octubre 2015

Emma Stone y Andrew Garfield han puesto punto y final a su relación sentimental de más de cuatro años, informó hoy la web especializada E! Online.

Una fuente cercana a la pareja explicó a la publicación que los actores dieron por concluido su noviazgo hace un par de meses.

"Por supuesto que aún se quieren. Siguen teniendo una relación cercana y se llevan bien", manifestó la fuente.

Según el portal, el tiempo que permanecen alejados el uno del otro debido a sus compromisos profesionales es la razón fundamental por la que han tomado esa decisión.

Stone, que nunca ha hablado con la prensa acerca de su relación con Garfield, dijo en un número reciente de la revista del Wall Street Journal que "entiende completamente el interés" que suscita la pareja porque a ella misma también le interesaban esas historias años atrás.

"Pero es tan especial para mí que nunca me siento bien hablando sobre ello, así que decidí no hacerlo", sostuvo.

La revista especializada People publicó en abril que Stone, de 26 años, y Garfield, de 32, habían decidido tomarse un tiempo debido a los constantes viajes de ambos por los rodajes en los que intervienen.

En los últimos meses Garfield ha estado en Taiwán rodando "Silence", la nueva película de Martin Scorsese.

Los medios del corazón vieron juntos por última vez a la pareja en agosto.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

27 Octubre 2015

¿Sabías que hace millones de años las hembras se juntaban a los machos más robustos y violentos? Los antropólogos aseguran que también actualmente a las mujeres nos atraen los hombres con orígenes parecidos a los de los simios.

Dicen que no buscamos hombres cariñosos, atentos y sensibles, sino que nos sentimos mejor junto a tipos duros y agresivos que nos brinden seguridad y protección. ¿Tú qué opinas?

Pocas oportunidades para los débiles

El prestigiado antropólogo estadounidense Richard Wrangham no confía mucho en las mujeres que describen a su príncipe azul o al amor de su vida como alguien sensible y dócil, ya que “este tipo de hombre se queda fuera porque no resulta protector; las mujeres quieren a alguien que pueda cuidarlas contra la violencia de otros hombres, que tenga capacidad de resistencia, que garantice la procreación y que viva muchos años”.

Los antropólogos aseguran que si el hombre no tiene algunas facultades de simio masculino, de poco le sirven el romanticismo, la caballerosidad y la galantería para seducir y conquistar a una mujer. Según Wrangham, una evidencia de esto la puedes ver en cualquier bar: “los más fuertes siempre se rodean de admiradoras, mientras que los que se autocompadecen y se muestran débiles acaban solos en la barra”.

Estrategias humanas y animales

Además de esta teoría, existen otras que explican que la forma de elegir pareja de los seres humanos es parecida a la de los animales. Varias universidades de Estados Unidos han hecho estudios que han determinado cómo reaccionan los animales hembras en un proceso de selección y los motivos por los cuales un macho es elegido en lugar de otro.

Entre muchas especies, un miembro de la pareja muestra una tendencia a reproducirse de un modo indiscriminado y no dedica mucho tiempo ni atención a sus crías; en cambio el otro miembro es más selectivo y cuidadoso al elegir a la pareja, y es quien se ocupará más de la crianza de los descendientes. ¿No te suena muy humano?

Los enigmas del cortejo

En los avisos de los periódicos para buscar pareja, se ha visto cómo las personas hacen alarde de sus capacidades reproductivas de forma similar a la de los animales. Los estudios han mostrado que al igual que los animales, los seres humanos en general buscamos en la pareja lo que queremos trasmitir a los hijos.

“Cuanto más joven es una mujer, mayor es su capacidad reproductiva, por lo tanto la mayoría de los hombres busca esa condición en una mujer. En cambio, la mujer busca un hombre mayor que ella, que ha tenido más tiempo para acumular recursos para la crianza de los hijos”, señala Robin Dunbar, antropólogo experto en primates.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Imujer.com

26 Octubre 2015

La cantante Nicki Minaj y su novio, el rapero Meek Mill, han hecho una oferta para comprar una casa de nueve habitaciones en Hollywood Hills, según informa el portal TMZ.

Nicki no ha contado con una residencia fija en Los Ángeles desde que finalizó el alquiler de la vivienda que compartió con su exnovio Safaree Samuels, con quien puso punto final a su noviazgo en agosto de 2014 tras 12 años juntos.

La decisión de la pareja de mudarse junta, Meek está dispuesto a abandonar su Filadelfia natal para vivir con Nicki en California, demuestra lo comprometidos que ambos están con su relación a pesar de que solo la hicieron pública el pasado mes de febrero. De hecho, los dos artistas ya habrían hablado sobre la posibilidad de pasar por el altar, aunque Meek todavía no le ha pedido matrimonio, según afirma el mismo medio.

En un principio, la familia de Nicki, y especialmente su madre, no veían con buenos ojos su relación con el rapero porque temían que no fuera el hombre adecuado para ella.

"Mi madre solo conocía a Meek por lo que veía de él en los medios. Ya le ha conocido, pero quiere asegurarse de que es un buen chico. Es muy protectora con su hija. Otra cosa que la gente no sabe es que solo he tenido tres novios en toda mi vida. Nunca he salido con chicos. No tengo mucha experiencia en ese departamento, así que mi madre y mi familia se sorprendieron. Este es un paso muy importante, porque solo he estado con una persona durante la última década. Incluso mi pastora, que es como una segunda madre para mí, estaba asustada. Todo el mundo lo estaba. Esas mujeres tenían miedo porque cuando quiero a alguien, me entrego completamente, bajo la guardia. Y creo que es normal que una madre quiera que no te apresures demasiado", explicaba la cantante en una entrevista a GQ.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Teleshow

23 Octubre 2015

Las palabras y gestos cariñosos unen a la pareja, pero el mayor “pegamento amoroso” es el contacto de la piel. Así lo confirman las últimas investigaciones científicas que aportan buenas razones para dar y recibir mimos.

Se suele creer que los varones prestan más atención al acto sexual en sus relaciones de pareja, pero esa creencia está equivocada, según han descubierto investigadores del Instituto Kensey de la Sexualidad, el Género y la Reproducción, de la Universidad de Indiana (IU, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos.

Los besos, los abrazos y las caricias son más importantes para “ellos” que para “ellas” en el marco de una relación de pareja duradera, según ha revelado el estudio de la Universidad de Indiana, publicado en la revista científica ‘Archives of Sexual Behaviour’.

Después de analizar a más de mil parejas heterosexuales de Brasil, Estados Unidos, Alemania, Japón y España, de entre 40 y 70 años de edad, y cuya relación duraba una media de 25 años, la investigación concluye que los abrazos y los besos hacen a los hombres más felices de lo que se supone.

Según este estudio, los varones que besan y abrazan a menudo a sus parejas son tres veces más felices que aquellos que intercambian mimos con menor frecuencia.

En las mujeres este tipo de arrumacos no influyen tanto en el grado de satisfacción que experimentan con su pareja, según asegura el mismo estudio.

No obstante, otras investigaciones recientes confirman el efecto positivo del contacto físico en el género femenino.

Según un estudio de investigadoras de la Universidad de Carolina del Norte y de Pittsburgh (EUA), cuando una mujer recibe estímulos como caricias, abrazos, mimos o masajes por parte de su pareja, se reducen su presión sanguínea y ritmo cardíaco.

Comunicación a través de la piel

Se ha comprobado que las casadas sometidas a un estrés extremo que toman la mano de su marido sienten un alivio inmediato al producirse un efecto apaciguador a nivel neuronal.

Los abrazos se relacionan con mayores niveles de oxitocina, una hormona vinculada a la excitación sexual y el amamantamiento, descenso de la presión de la sangre.

Hay muchos juegos y técnicas de ‘Tacto Con Tacto’ para aprender a estar con nuestra pareja y sentirla, para reconocernos a nosotros mismos y reconocer al otro, lo cual permite una comunicación más real, profunda y estable.

Una sesión de masaje sensual y relajante. Un masaje bien hecho no solo produce placer a quien lo recibe sino también a quien lo da, y la pareja no lo olvidará fácilmente.

El masaje comunica, el que lo da habla con sus manos y el que recibe responde con su cuerpo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Imujer.com

20 Octubre 2015

 Si la incertidumbre de embarga se debe a que en el fondo no estás segura de su amor. Así de simple, en fondo te sientes utilizada y nunca ignores la voz de tu intuición.

Muchas veces conocemos a un chico que nos encanta y emprendemos un camino lleno momentos junto a él. Para nosotras puede parecer que estamos en una relación, pero para ellos no. Los hombres funcionan de una manera muy diferente a las mujeres y eso ya está más que comprobado.

Antes de irte en un viaje de amor, evalúa la situación y determina si ese chico que tanto te gusta te sigue llamando por las razones correctas o solamente lo que quiere es sexo.

1- Solo te envía mensajes en la madrugada

Si solamente te envía mensajes a la 1 de la mañana, claramente es un signo de que te quiere en su cama.

2-Cuando quieres ver una peli y el no

Bueno aquí aparentemente tú solamente quieres relajarte y pasar tiempo con él, pero el chico quiere eso y más nada.

3- No conoces a sus amigos

Una clave importante para saber si ese chico quiere una relación es que conozcas a sus amigos. No es que estés todo el tiempo con ellos, pero al menos saber con quien comparte y quienes son las personas importantes en su vida.

4-No quiere que te quedes en su casa

Luego de salir, pasarlo de maravilla y una gran noche de sexo, el chico no quiere que te quedes en su casa. Jum… aquí hay gato encerrado. ¿Porque razón no quiere? Bueno, será porque no quieres que seas parte de su vida.

5- Realmente nunca han estado en una cita

Todo ha sido casual y nunca han salido en una cita oficial. ¿Qué tal el cine, una cena y baile? No, nada de eso. Ese chico que estás viendo solamente quiere jugar y nada serio.

6- Toda conversación termina en sexo

Cuando todo de lo que hablan termina con una conversación sobre sexo. No importa si están caminando por la calle, enviando mensajes de texto o se acaban de ver, todo tarde o temprano termina en sexo.

Si estás bien para una relación estrictamente sexual, adelante. Sin embargo, ten mucho cuidado cuando ya tus sentimientos comienzan a ser parte de la historia. La que va a terminar lastimada serás tú.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Imujer.com

Últimas Noticias

Prev Next

Chofer sindicado de atropellar a hijo de…

Chofer sindicado de atropellar a hijo de ministro Romero dice que es inocente

Desde las celdas de una unidad policial de Cochabamba, Orlando Álvarez Serrano, el conductor del...

El Estado boliviano gana una parte del p…

El Estado boliviano gana una parte del proceso a la empresa Jindall

“El Estado boliviano ganó la fase jurisdiccional del arbitraje internacional que le había iniciado la...

66 muertos en el peor incendio de la his…

66 muertos en el peor incendio de la historia de California

La cantidad de muertos por los incendios de California, bautizados “Camp Fire” y “Woolsey Fire”...