Santa Cruz de la Sierra
09 Julio 2018

Una mujer llamada Isabelle Deltore ha saltado a la fama gracias a Instagram, luego de que se viralizara su historia, ya que hasta hace no mucho trabajaba como oficial penitenciario en distintas cárceles de su país, profesión que decidió dejar a un lado para dedicarse a su verdadera pasión, ¡la pornografía!

Isabelle, en una entrevista para un medio de su país natal, relató que generalmente, en su trabajo era vista como un objeto por parte de los presos e incluso, de sus propios compañeros. A pesar de que era una mujer dedicada a sus labores, finalmente se dio cuenta que le sería muy complicado obtener un ascenso en su trabajo.

Esto hizo que en muchas ocasiones tuviera problemas económicos, por lo que tuvo buscar otras alternativas para obtener ingresos, lo cual le llevó a dedicarse, de forma clandestina, a los espectáculos de striptease. Luego de varios años haciendo esto, finalmente recibió la invitación de uno de los clubes de mayor prestigio de este rubro, lo cual hizo que finalmente decidiera abandonar su empleo y dedicarse de lleno a este nuevo trabajo.

Luego, esto la llevó a mundo de la industria porno, en donde ahora se desarrolla como modelo de cámara web y ha aparecido en varias portadas de revistas XXX.

Isabelle ha afirmado que fue la mejor decisión que ha tomado, tanto en términos económicos como de autoestima, especialmente después de que fuera coronada Miss Mundo Desnuda 2018.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: laopinion

13 Abril 2018

“Mi nombre es JC y soy adicto al trabajo”.

JC, quien vive en Tampa Bay, Florida, en Estados Unidos, asegura que necesitó mucho valor la primera vez que se paró y habló frente a un grupo de personas que nunca había conocido antes.

JC, quien no quiere que revelemos su verdadero nombre, fue a una reunión de Workaholics Anonymous (Adictos al Trabajo Anónimos) porque sentía que ya no podía seguir adelante.

Tiene 40 años y es una trabajadora del sector salud que logró vencer su alcoholismo y su trastorno de alimentación. Pero dice que no puede experimentar la serenidad que esperaba obtener con la sobriedad porque ahora se ha vuelto adicta al trabajo.

“Me veía constantemente obsesionada con el trabajo”, afirma. “Me di cuenta de que usaba el trabajo para bloquearme y evitarme a mí misma, a mis sentimientos y mis temores“.

Su adicción al trabajo y el estrés que esto provocó afectó su salud.

 “A los tres meses de haber empezado en un cargo gerencial, me salieron canas prematuras”, cuenta. “Experimenté fatiga adrenal… tenía un trastorno cardíaco”.

Workaholics Anonymous comenzó a operar en Estados Unidos a principios de los 1980, siguiendo un plan de recuperación de 12 pasos similar al que creó Alcohólicos Anónimos.

Hoy hay más de 100 grupos de reunión en todo el mundo, desde Argentina hasta Estados Unidos, Reino Unido y Japón. También existe la posibilidad de unirse a las reuniones en internet con Skype o por teléfono.

Pero ¿cómo sabes si realmente eres adicto al trabajo? Y ¿existen otras formas de obtener ayuda?

Wilmar Schaufeli, profesor de psicología del trabajo y organizacional de la Universidad de Utrecht, en Holanda, describe a un adicto al trabajo como “una persona que trabaja obsesivamente duro de manera compulsiva”.

“Es una combinación entre trabajo excesivo y trabajo compulsivo”.

Agrega que asistir a Workaholics Anonymous funciona para muchos adictos porque “ves a personas que tienen el mismo problema, así que no estás solo. Pienso que es algo importante para todo tipo de problemas conductuales o adicciones”.

Para otras personas con problemas de adicción al trabajo, las terapias individuales con un profesional entrenado podrían ser la respuesta.

Pero ¿qué es lo que en realidad puede conducir a la adicción al trabajo?

La doctora Claudia Herbert, psicóloga clínica del Centro de Desarrollo Oxford, en Oxfordshire, Inglaterra, a menudo trata a pacientes.

Afirma que muchos adictos al trabajo tienen otros trastornos de salud mental.

“Muchos de los clientes quizás se sienten deprimidos, quizás piensan que la vida es un poco vacía, y pueden tener problemas de ansiedad. También pueden tener otras adicciones”.

Presión familiar

El trastorno puede desencadenarse en primer lugar cuando una persona tiene que trabajar demasiado. “La gente a menudo tiene que aceptar un empleo que antes pudo haber sido desempeñado por dos o tres personas”, afirma.

La adicción al trabajo puede provocarse en parte cuando una persona se ha visto en el pasado demasiado presionada por sus padres.

“Las personas que siendo niños se vieron reforzados por sus logros en lugar de por lo que eran tienen más probabilidades de convertirse en adictos al trabajo”, agrega.

En lo que se refiere a los tipos de empleos en los que la gente tiene más posibilidades de volverse adictos al trabajo, el profesor Schaufeli afirma que se trata de los profesionales de más alto rango más que de aquellos en los niveles más bajos de la jerarquía laboral.

Agrega que los que trabajan por su cuenta también son vulnerables porque se pueden obsesionar con sus empresas.

Shaufeli asegura que los adictos al trabajo a menudo no se dan cuenta de que su conducta es problemática debido a que el llevar a cabo enormes cantidades de trabajo a menudo significa que ganan más dinero y se les promueve.

En lo que se refiere a tratar la adicción al trabajo, la doctora Herbert afirma que los tratamientos deben ser hechos a la medida de cada paciente, para llegar al fondo de lo que está causando el trastorno.

En Retreat South, un centro de rehabilitación y salud mental en Australia, organizan un programa para ejecutivos que sufren agotamiento y estrés vinculados al trabajo, que intenta que la gente recupere el equilibrio entre su trabajo y su vida.

El programa comenzó hace seis años y la duración promedio de la estancia es de un mes, con precios que van desde los $6,100 dólares a la semana.

La mayoría de los clientes son australianos pero también llegan personas de Asia y Europa.

Culpabilidad

“Trabajamos sobre la culpabilidad. La de que ‘no he sido un buen padre’, o ‘no he sido una buena pareja'”, afirma Jane Enter, la directora clínica de Retreat South.

“Las personas deben volverse a conectar con lo que son ellas mismas. Se trata de recuperar una vida más equilibrada“.

De vuelta a Florida, Estados Unidos, JC, a quien encontramos en Workaholics Anonymous en 2012, ahora es voluntaria en la organización.

“Tengo más tiempo para divertirme y para relacionarme con la gente”, dice. “Tengo el mismo trabajo. Sin embargo, debido a que he cambiado la forma como pienso y actúo las cosas son mucho más manejables”.

“Me coloco límites en el número de horas que trabajo en un día”, agrega.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

29 Marzo 2018

Los altos niveles de ruido en el trabajo, además de afectar la audición, alteran en mayor proporción la presión arterial y el colesterol, según un estudio divulgado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU, reseña EFE.

“Un porcentaje significativo de los trabajadores que estudiamos tienen dificultades auditivas, presión arterial alta y colesterol alto que podrían atribuirse al ruido en el trabajo”, manifestó Liz Masterson, coautora del estudio, en un comunicado.

El 24 % de los trabajadores expuestos a fuertes ruidos presentan presión arterial alta y el 28 % colesterol alto, mientras que el 12 % dificultades auditivas, señalaron investigadores del Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH, en inglés) de los CDC.

“Los programas de salud y bienestar en el lugar de trabajo que incluyen pruebas de detección de hipertensión arterial y colesterol deberían también incluir a trabajadores expuestos al ruido”, aseguró John Howard, director del NIOSH, en un comunicado.

Según el análisis, uno de cada cuatro adultos en el país informó haber estado expuesto a altos niveles de ruido ocupacional, que es considerado uno de los riesgos laborales más comunes, al afectar anualmente a alrededor de 22 millones de trabajadores en EE.UU.

Howard señaló que es “fundamental” reducir el ruido no solo para evitar la pérdida auditiva, sino para prevenir problemas cardiacos, que están asociados con niveles elevados de presión arterial y colesterol.

Los investigadores también descubrieron que una cuarta parte de los trabajadores estadounidenses, aproximadamente 41 millones de personas, informaron de un historial de exposición al ruido en el trabajo.

El estudio se basó en datos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de 2014 para estimar la prevalencia de la exposición al ruido ocupacional, la dificultad auditiva y las afecciones cardíacas.

“Si el ruido pudiera reducirse a niveles más seguros en el lugar de trabajo, podrían prevenirse más de 5 millones de casos de dificultades auditivas entre los trabajadores expuestos al ruido”, matizó Masterson.

Los CDC explicaron que las industrias con la mayor prevalencia de exposición al ruido ocupacional fueron la minería (61 %), la construcción (51 %) y la manufactura (47 %).

Entretanto, las ocupaciones con la mayor prevalencia de exposición al ruido ocupacional fueron la producción (55 %), construcción y extracción (54 %), e instalación, mantenimiento y reparación (54%).

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

29 Marzo 2018

Una de cada tres ausencias en la oficina se atribuye al estrés. Pero si reajustas la respuesta de tu cuerpo frente a la presión podrás abrir la válvula liberadora de ansiedad y rendir al máximo.

1.- EL CÍRCULO DE LA ANGUSTIA

Cuando tu cerebro percibe una posible amenaza–ya sea una sombra o una fecha de entrega que se aproxima– inunda tu sangre con adrenalina y cortisol, preparando a tu cuerpo para pelear o huir. Tu primer curso de acción es usar este flujo hormonal para su fin original: correr 20 minutos reducirá el exceso de adrenalina y disminuirá la tensión en los músculos.

2.- REACCIONES POR REFLEJO

Conforme se incrementa tu carga laboral y tu lista de pendientes se alarga, los nervios pueden reducir tu apetito debido a que el estrés dispara la producción de la hormona supresora del apetito CRH. Sin embargo, con el tiempo la mayoría descubre que los niveles de cortisol elevados hacen justamente lo contrario. “La gente come para reducir la ansiedad”, explica el psicólogo Frank Bond. Cuando las cosas se pongan más difíciles en la oficina, elimina los antojos con almendras, ya que su alta dosis de magnesio reduce el estrés.

3.-LA MENTE CUENTA

La mente se ofusca conforme el estrés desajusta la corteza prefrontal haciendo que te cueste más trabajo formar pensamientos racionales. Si no te es fácil meditar, engaña a tu cerebro para que olvide la amenaza que percibe. “Puedes entrenar tu atención como si fuera un músculo”, explica Bond. “Simplemente, el concentrarte en la letra de tu canción favorita es una medida poderosa para alejar a la mente de preocupaciones”. No te angusties por nada.

4.- PRIMERA RESPUESTA

Recuerda: en términos evolutivos, una llamada de tu jefe en horario fuera de la oficina es el equivalente en 2017 a un tigre dientes de sable, y la respuesta a esa amenaza seguirá hasta que tu cerebro sienta que ya pasó el peligro. No obstante, una investigación de la Harvard Medical School demostró que los hombres que regularmente aplican técnicas de mindfulness (concienciación) pueden experimentar reacciones intrínsecas más positivas ante situaciones tensas en sólo ocho semanas. Tampoco sería mala idea desactivar las notificaciones en tu celular.

5.- RESPIRA CON FACILIDAD

Si las palabras “presentación ante la junta” provocan que sientas presión en el pecho, esa es la adrenalina que indica a tu corazón que eleve la presión sanguínea para preparar a los músculos ante un enfrentamiento. Para calmar tu ritmo cardiaco “concéntrate en la respiración –cada inhalación, cada exhalación– durante un minuto, aproximadamente cada dos horas”, sugiere Bond, quien ha ayudado a atletas profesionales a relajarse antes de un evento deportivo importante. Estarás como si nada.

Redacción: Leo.com

Fuente: Isalud.com

08 Marzo 2018

Para muchas personas, su trabajo ideal incluye vivir en un lugar paradisíaco, y sin dudas que esta oferta lo incluye. Aguas turquesas, arena blanca, palmeras y una temperatura cálida son solo algunas de las condiciones del empleo que se publicó en LinkedIn y se convirtió en un furor: cuidar de una isla en el Caribe.

La función es sobre todo administrativa. El afortunado que consiga el puesto deberá asegurarse que todo esté en orden durante la ausencia del propietario, gestionar la correspondencia, los correos electrónicos, las tareas cotidianas y atender a los posibles invitados de la isla como Barack Obama, el expresidente estadounidense, quien pasó sus vacaciones allí en 2017 junto a su familia.

Concretamente, el lugar es Necker Island en las Islas Vírgenes Británicas. Y quien realiza la búsqueda es su propietario Richard Branson, fundador de la empresa Virgin y la 12° persona más rica del Reino Unido, según la revista Forbes.

 La oferta laboral, vigente hasta el 10 de marzo, se publicó en la red social LinkedIn y se hizo viral. ¿Los requisitos? El candidato debe ser extrovertido, motivado, discreto y enviar – junto a su CV- un video de dos minutos donde explique los motivos por los cuales debe ser el elegido. “Es una tarea dura, así que piense que no es para todo el mundo”, dice el anuncio. ¿El salario? No hay ni un solo dato.

Esta maravillosa isla caribeña de más de 300 mil m2 fue el lugar donde el empresario se casó con Joan Templeman, la madre de sus dos hijos, en el año 1989 en una ceremonia que llamó mucho la atención: Richard Branson llegó saltando directamente desde su helicóptero.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: Tvnws

04 Febrero 2018

Hace 16 horas que Tracey Loscar, una paramédica de Alaksa, está trabajando. Su turno dura 24 horas. Hace cuatro de estos turnos por semana y lleva 17 años trabajando por la noche.

“Bromeamos diciendo que el primer día llegas listo para comerte el mundo, y cuando llega el cuarto día, estás listo para quemarlo”, cuenta.

“Me gusta el ritmo de la noche. Hay menos gente en la calle, las llamadas son variadas, los patrones son diferentes y hay menos negocios abiertos”. Pero la noche también tiene sus riesgos.

 “La noche es más peligrosa en varios frentes”, explica, “si tu capacidad de reacción o de observación es un poco más lenta, los riesgos aumentan cuando estás trabajando. Es abrumador”.

Millones de personas trabajan por la noche en todo el mundo.

Hay pocas estadísticas oficiales, pero según un estudio de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, entre el 7% y el 15% de la fuerza de trabajo en los países industrializados participa en alguna forma de trabajo nocturno.

La Organización Mundial de la Salud considera a los turnos nocturnos como una causa posible de cáncer debido a que interrumpen los ritmos circadianos.

Ritmo circadiano

Pero ¿cómo fue que surgieron los turnos nocturnos?

“Desde la producción de las primeras lamparillas comerciales de Thomas Edison tuvimos la capacidad de invadir la noche a bajo costo, y el sueño fue la primera víctima”, explica Russell Foster, experto en sueño y profesor de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

“El problema clave es que tenemos este reloj biológico interno que está programado en función del mundo externo, como resultado de la exposición al ciclo de luz/oscuridad“.

Los trabajadores nocturnos están expuestos a niveles bajos de luz durante su turno, explica el investigador, pero cuando se encuentran con la luz natural brillante al regresar a sus hogares, el reloj interno se acomoda al patrón normal de luz/oscuridad que rige la vida de los trabajadores diurnos.

“Por eso tienen que ignorar constantemente esta suerte de impulso biológico de su reloj que les dice que deberían estar durmiendo”.

Y no importa si estás trabajando regularmente por la noche, añade, a menos que puedas esconderte completamente de la luz una vez que terminaste de trabajar y asoma la luz del día.

Efectos sobre la salud

Pero ¿qué efectos físicos tienen los turnos nocturnos en tu cuerpo?

Foster señala que ignorar al reloj biológico hace que se active el “eje del estrés”, que es la forma en que tu cuerpo reacciona en una situación llamada de lucha o huida.

 “Estamos inyectando glucosa en la circulación, aumentando la presión sanguínea, posicionándonos en estado de alerta para lidiar con una potencial amenaza y la situación no es esa, solo estamos trabajando”, argumenta Foster.

El científico advierte que los niveles sostenidos de estrés pueden dar lugar a enfermedades cardiovasculares, o anomalías metabólicas como la diabetes tipo 2. El estrés también puede inhibir el sistema inmunológico, que puede dar lugar a altos niveles de cáncer colorrectal y de mama.

Personal turno noche.

Esos son los efectos a largo plazo, pero, evidentemente, la falta de sueño nos afecta también en el corto plazo.

Los efectos más obvios son sentirse cansado, entender la información de forma incorrecta, no comprender los signos de comportamiento no verbal de los demás y la pérdida de empatía.

Comida saludable

“No vamos a encerrar al genio del trabajo 24 horas al día, 7 horas a la semana otra vez en su botella”, dice Foster. Pero advierte que las compañías cuyos empleados hacen turnos nocturnos deberían prepararse para recibir demandas en el futuro si no demuestran que están tomando todas las medidas posibles para tratar de mitigar algunos de los problemas asociados con el trabajo nocturno.

Además de implementar chequeos de salud más regulares para los trabajadores, apunta, deberían asegurarse de ofrecerles durante sus turnos alimentos (como frutas, por ejemplo) nutritivos para evitar los riesgos de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Cualquiera que haya trabajado durante la noche sabe que no es fácil conseguir comida saludable.

Una investigación sugiere que el consumo de carbohidratos puede subir entre un 35% y un 40% después de tan solo cuatro o cinco días de sueño restringido, debido al aumento del nivel de una hormona llamada grelina.

Esta hormona nos hace sentir hambre y nos alienta a consumir alimentos con azúcar y carbohidratos.

 “En última instancia, no es bueno para la obesidad o condiciones como la diabetes tipo 2”, puntualiza Foster.

Costo económico

La falta de sueño no solo tiene un costo para la salud, sino también uno económico, asegura Marco Hafner, economista del instituto de investigación Rand Europe.

Personal turno noche.

 “En Reino Unido encontramos que la falta de sueño le cuesta a la economía cerca de US$54.000 millones al año”, afirma, “esto representa aproximadamente el 1,8% del PIB de Reino Unido. Es una mezcla de pérdida de productividad y los efectos de la mortalidad“.

¿Están los gobiernos prestando atención a este problema en términos de sus políticas públicas?

De acuerdo a Hafner, aún es muy temprano, pero “sabemos que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (en EE.UU.) ha analizado el problema y ha determinado que la insuficiencia de sueño es una epidemia de salud pública“.

“Hay cada vez más conciencia de que la falta de sueño es un problema de salud pública”, añade.

Conveniencia

¿Por qué hacerlo entonces? Si hay tanta evidencia sobre los riesgos para la salud de hacer turnos nocturnos, ¿por qué ponerse en una situación de riesgo?

Mucha gente no tiene otra opción, y la paramédica Loscar señala que hacerlo tiene sus beneficios.

“Los horarios que tenemos ahora funcionan bastante bien para mi familia… Tengo dos semanas libres al mes. Trabajo una semana larga, pero luego tengo siete días libres consecutivos y eso son siete días para estar con mis hijos y hacer planes”.

“Sabía en qué me estaba metiendo. Conozco bien mi patrón para dormir, conozco bien mi actividad física y qué comer, y cancelo cosas si necesito recuperarme para asegurarme de que trato de mitigar (los efectos negativos) todo lo que puedo”.

Para Loscar, el trabajo nocturno se adecúa a cierto tipo de personalidad.

“Yo diría que la persona que prefiere o solo hace turnos nocturnos es alguien que es, por naturaleza, un poco más introvertido. Te expones menos al público, por eso tiendes a encontrar que la gente que prefiere trabajar de noche es gente que prefiere que la dejen sola haciendo su trabajo”.

Pero ¿17 años de turnos nocturnos no han tenido ningún efecto sobre su salud física o mental?

“Bueno, supongo que me pasé cansada gran parte de ese tiempo”, se ríe.

Redacción: Leo.com

Fuente: BBCMundo

01 Enero 2018

Algunos expertos en moda indican que en promedio, una mujer invierte cerca de 14 minutos en la mañana decidiendo qué se va a poner para ir a trabajar, mientras que los caballeros gastan 9 minutos para tomar esta decisión.

A pesar de que escoger la ropa que vestiremos a diario se lleva su tiempo, no siempre quedamos conformes con la elección, y mucho menos los jefes, esto de acuerdo a una investigación realizada por TotalJobs.com, quienes entrevistaron a 2,000 trabajadores británicos, quienes revelaron datos interesantes.

El 9% del total de mujeres que participaron admitieron que en algún momento, sus jefes las regresaron a su casa por considerar que vestían de forma “inapropiada”; el 28% comentó que habían recibido comentarios negativos sobre su apariencia, y un 16% también indicó que en algún momento les llamaron la atención por llevar un atuendo “provocativo”.

También, los encuestados, con base en su experiencia, indicaron las 5 prendas que consideraron, son inaceptables de llevar al trabajo:

1. Shorts (57%)

2. Sudaderas (52%)

3. Playeras con lemas (48%)

4. Sombreros (46%)

5. Chanclas (41%)

 Redacción: Leo.com.bo                                             

Fuente: isalud.com

21 Noviembre 2017

En 2012, la compañía de John Koning hizo algo sorprendente: decidió que la prioridad número uno de la empresa sería la felicidad de sus empleados.

La empresa, una firma de informática llamada Incentro, con base en Utrecht (Holanda) solía ofrecer servicios en línea de forma tradicional, con una estructura jerárquica de jefes y empleados.

Tras una recesión en el mercado entre los años 2002 y 2005, la dirección se propuso ser menos ostentosa, pero más divertida. Quería que su oficina fuese un sitio donde gente joven, ambiciosa y con talento deseara trabajar.

Desde ese momento, todo el mundo sería igual a todo el mundo y toda la información sobre el negocio sería compartida.

En vez de la tradicional estructura piramidal, los empleados empezaron a trabajar independientemente en “células funcionales”, grupos de 60 personas o menos.

Los grupos organizaban su propio trabajo, formaban parte de las decisiones importantes de la empresa e incluso decidían su propio salario.

En lugar de ser los jefes quienes dictaban el sueldo, cada “célula” o equipo decidía si quería dar a conocer la información sobre los salarios. De ser así, tomaban la decisión sobre cuánto deberían ganar, teniendo en cuenta que todo el mundo conocía la situación financiera de la compañía.

“Decidimos incluir un único factor para el rendimiento del trabajador y ese fue la felicidad“, dice Koning, director del la empresa Incentro Marketing Technology. Haciendo eso, el número de empleados creció de 40 en 2008 a más de 300 a día de hoy en cuatro países diferentes.

El cambio estructural y organizacional de Incentro lo están copiando un número cada vez mayor de empresas. Tanto, que hay un nuevo nicho en el mercado, con consultores que ofrecen inyectar alegría en la oficina.

¿Significa esto que hay un estallido de idealismo en la sala de juntas? No exactamente, pero la investigación sugiere que las caras sonrientes son buenas para las compañías.

La felicidad en el centro

“Hay muchos beneficios en poner la felicidad en el centro del negocio y de la toma de decisiones de la empresa”, dice el economista Emmanuel De Neve, un profesor de la Escuela de Negocio de la Universidad de Oxford.

El académico señala un estudio de 2014 que asegura que incrementar la felicidad de los trabajadores los hace entre un 7% y un 12% más productivos.

En otro estudio, los investigadores cogieron la lista anual que hace la revista Fortune de “Las mejores empresas en las que trabajar” y compararon durante un largo tiempo cómo las compañías señaladas se comportaban en la bolsa.

Lo que descubrieron es que estas firmas nombradas como las mejores para trabajar, tenían mejores resultados que las demás y que los inversores subestimaban aspectos intangibles como el bienestar del empleado.

Es una muestra importante de investigación, dice De Neve, porque te enseña que el potencial de aumentar el gasto en beneficios que contribuyan al bienestar del empleado se iguala con el aumento en la productividad y el rendimiento.

Las consultoras que ofrecen subir el estado de ánimo en el lugar de trabajo tienen ante sí un mercado potencialmente grande.

En su último trabajo para el Informe de la Felicidad Mundial de las Naciones Unidas, De Neve comprobó que menos del 20% de la población mundial participaba activamente en su trabajo y otro 20% se sentía desmotivada.

Un estudio británico de 2016 estudió a decenas de miles de personas que anotaron su sensación de bienestar a diferentes horas del día en una aplicación para el celular, elaborando una lista de 39 actividades relacionadas con la felicidad.

De las 39, la remuneración ocupaba el puesto número dos por la cola, solo por encima de estar enfermo en la cama.

Si el dinero no es lo que importa, entonces ¿qué hace que las personas estén tan tristes con su trabajo?

Escuchando a aquellos que han cambiado su carrera profesional y mirando otros estudios, parece que la falta de un propósito u objetivo laboral es lo que más incide en otros aspectos de la vida.

¿Trabajo igual a rutina?

Más de mil personas descontentas con su trabajo se gastaron US$2,570 cada una para participar en un curso de 12 semanas que organiza la empresa Escape the City, una consultoría con base en Londres y Nueva York.

“Los cursos están designados para ayudar a la gente a salir del estancamiento o a empezar un nuevo negocio”, dice el cofundador Dominic Jackman.

“Vas a tener que trabajar gran parte de tu vida así que disfrutemos nuestro tiempo en el trabajo y aportemos algo”, propone.

Tradicionalmente, los participantes tienen entre 27 y 35 años, la mayoría son mujeres con trabajos en empresas donde se sienten estancadas y sin propósitos, según Jackman. Muchas llegan a estas empresas a través de proyectos externos.

“Trabajas duro. Te pagan bien. Pero el trabajo que haces no te hace sentir vivo, realizado”, apunta Jackman.

Con una esperanza de vida cada vez más larga y una edad de jubilación cada vez más alta, la actitud de la gente en el trabajo está cambiando.

Ejercer como trabajador independiente para distintas empresas, hacer el trabajo a distancia como un nómada digital, crear tu propia empresa o desempeñar un rol social con una organización sin ánimo de lucro son los cuatro caminos más buscados por sus clientes, continúa Jackman.

“Se trata de marcar la diferencia para la sociedad, tener un propósito y hacerlo más sostenible. la gente quiere trabajar para una compañía que haga cosas buenas para el mundo”, puntualiza.

Pero, y si cambiar de profesión no es una opción, ¿qué hace la gente para traer un poco de luz a su día a día?

Pioneros de la positividad

El salario es lo menos importante en relación con la felicidad en el trabajo comparado con otros asuntos como el equilibro entre la vida laboral y personal o tener compañeros que te apoyan y una función social en el lugar de trabajo, de acuerdo con el análisis de De Neve.

“La variedad en el trabajo, aprender y tener la sensación de autonomía y control sobre lo que estás haciendo también se valora”, dice el experto.

Entonces, ¿cuál es el papel de las consultarías?

Para la compañía holandesa Corporate Rebels, que ayudó a Inventor a materializar sus ideas, el enfoque correcto es salir de la vida corporativa para recoger ideas innovadoras que fomenten la felicidad en el trabajo.

Esa era la filosofía de los cofundadores de Coporate, Pim Moree y Joost Minnaar.

De Moree dice que para sus clientes la felicidad es “pasar del beneficio al propósito, de la jerarquía a la red de equipos, de líderes que le dicen a la gente lo que hacer a líderes que te preguntan de qué manera pueden ayudar mejor al equipo, de las reglas la libertad, del secretismo a la transparencia”.

En base a lo que aprendieron de los líderes de negocios y emprendedores que pusieron la felicidad de sus empleados en el centro de la empresa, Corporate Rebels sugiere elaborar un libro de gestión abierto donde todo el mundo conozca los detalles operacionales y financieros de la empresa.

Otra idea es trabajar por objetivos, donde no importen las horas que trabajes sino que consigas los resultados.

Estos casos respaldan los datos mencionados por De Neve sobre un vínculo claro entre el bienestar del personal y los resultados financieros.

“El nivel de bienestar del personal tiene que ser medido de forma sistemática y expresado en el reporte anual para los inversores”, dice De Neve.

En su opinión esto “mandaría un mensaje claro sobre cómo le va a la compañía y qué le depara en el futuro”.

“Hay un argumento filosófico sobre cómo cuidar del bienestar de los empleados es la forma correcta de hacer las cosas pero es que además trae enorme beneficios”.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: BBCMundo

Últimas Noticias

Prev Next

Cochabamba-Mujer enviaba cajas de munici…

Cochabamba-Mujer enviaba cajas de municiones y  explosivos al Chapare

El comandante departamental de la Policía, Vladimir Pol, informó ayer martes sobre la aprehensión de...

La estrella porno Stormy Daniels describ…

La estrella porno Stormy Daniels describe en su libro detalles de genitales de Trump

Una copia del libro de la estrella porno Stormy Daniels, “Revelación total”, fue obtenida por...

Bolivia del 93 vuelve a la casa donde se…

Bolivia del 93 vuelve a la casa donde se hizo inmortal

“Voy a intentar repetir esa palomita”, dice William Ramallo al recordar el gol que le...