Santa Cruz de la Sierra
14 Febrero 2019

Cuba acusó hoy a EEUU de realizar movimientos de tropas en el Caribe en preparación de una futura "aventura militar disfrazada de intervención humanitaria" en Venezuela, y llamó a la movilización internacional para impedir una escalada en las presiones contra su aliado Nicolás Maduro.

La Habana aseguró en un comunicado que entre el 6 y 10 de febrero pasados se detectaron vuelos de aviones de transporte militar desde Estados Unidos hacia bases en Puerto Rico, República Dominicana y otras islas caribeñas, "seguramente sin conocimiento de los Gobiernos de esas naciones".

Estos movimientos "se originaron en instalaciones militares estadounidenses desde las cuales operan unidades de Fuerzas de Operaciones Especiales y de la Infantería de Marina que se utilizan para acciones encubiertas, incluso contra líderes de otros países", señala el texto, publicado en los principales medios de la isla.

"EEUU pretende fabricar un pretexto humanitario para iniciar una agresión militar contra Venezuela y se ha propuesto introducir en el territorio de esa nación soberana, mediante la intimidación, una supuesta ayuda humanitaria, mil veces inferior a los daños económicos que provoca la política de cerco de Washington", insiste el Gobierno cubano.

La isla reitera así el respaldo a al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, al que reconoce como único gobernante constitucional tras la decisión del líder de la Asamblea Nacional de ese país, Juan Guaidó, de proclamarse como presidente encargado, apoyado por EEUU y varias naciones latinoamericanas y europeas.

Ante la grave crisis económica que atraviesa Venezuela, que ha ocasionado escasez de medicinas y alimentos, el Parlamento, con Guaidó a la cabeza, declaró al país en crisis humanitaria, por lo que solicitó ayudas a las que hasta ahora han respondido Estados Unidos y Colombia, entre otros.

Maduro -involucrado a su vez en una crisis de gobernabilidad al no ser reconocido por varios países tras ser elegido en unos comicios tachados de fraudulentos-, se niega a aceptar esta ayuda por considerar que puede dar paso a una invasión extranjera, especialmente de Estados Unidos.

La Habana subrayó que es "evidente que EEUU prepara el terreno para establecer por la fuerza un corredor humanitario" y recordó que varios de sus altos funcionarios han dicho "con arrogancia y desfachatez que, en relación con Venezuela, 'todas las opciones están sobre la mesa, incluida la militar'".

El Gobierno cubano mencionó "la triste y dolorosa historia de intervenciones militares" de EEUU en América Latina y sentenció que "la Historia juzgará severamente" la "complicidad de quienes irresponsablemente" acompañen estas acciones "imperialistas".

"Se decide hoy en Venezuela la soberanía y la dignidad de América Latina y el Caribe y de los pueblos del Sur. Se decide también la supervivencia de las normas del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas", advirtió el Gobierno de la isla.

Para el país caribeño, esta será la oportunidad de confirmar "si la legitimidad de un Gobierno emana de la voluntad expresa y soberana de su pueblo o del reconocimiento de potencias extranjeras".

Por último, Cuba llamó a la "movilización internacional en defensa de la paz en Venezuela y en la región" y saludó el Mecanismo de Montevideo, establecido por México, Uruguay, la Mancomunidad del Caribe (Caricom) y Bolivia para canalizar el diálogo entre Maduro y la oposición en busca de una solución pacífica al conflicto.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: EFE

12 Febrero 2019

Juan Guaidó anunció este martes que el próximo sábado 23 de febrero es la fecha elegida para que ingrese ayuda humanitaria a Venezuela, que está siendo acopiada en la frontera. Pidió al voluntariado registrado que acuda a reuniones para organizarse para esa fecha.

“El 23 de febrero será el día para que ingrese la ayuda humanitaria en Venezuela, así que desde hoy acompañaremos a todos los sectores: transporte, enfermeras, médicos, a organizarnos”, dijo en un acto público.

Aseveró que ya se tienen 250 mil personas inscritas como voluntarias para el ingreso de ayuda humanitaria. Señaló que con esos ciudadanos se irá en caravanas, en protesta, en movilización en acompañamiento para llevar la ayuda humanitaria.

Guaidó Indicó que este sábado 16 se realizarán reuniones y cabildos de organización, para los cuales pidió al voluntariado estar atento a las convocatorias.

Instó además a los militares a que permitan el ingreso de la ayuda.

Al momento, Estados Unidos ya tiene  acopiada ayuda humanitaria en Cúcuta, Colombia, a la espera de que pueda ingresar a Venezuela. Guaidó aseveró que también este martes se está abriendo otro centro de acopio en la frontera de Brasil en Roraima, y que en el futuro habrá dos más.

Guaidó señaló que el lunes el lunes ya se entregó una primera parte de la ayuda humanitaria que pudo ingresar a Caracas, consistente en suplementos para niños y mujeres embarazadas. Sin embargo, manifestó que falta.          

La ayuda humanitaria es rechazada por Nicolás Maduro, que la considera una “humillación” y una forma de intervencionismo político de parte de Estados Unidos. El chavista dijo que si se quiera ayudar a Venezuela, se debe levantar el bloqueo económico.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: Agencias

11 Febrero 2019

Sus decisiones no son publicadas en la Gaceta Oficial pero sus mensajes por Twitter son capaces de movilizar a decenas de miles de personas.

Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la vida política en ese país desde que el pasado 23 de enero se juramentó como “presidente encargado”, con el objetivo declarado de encabezar un gobierno de transición que convoque a elecciones libres.

Ese acto fue tachado como un “intento de golpe de Estado” por parte del mandatario Nicolás Maduro, quien inició el pasado 10 de enero un segundo periodo presidencial, cuya legitimidad fue puesta en duda por la oposición por considerarlo fruto de unas votaciones fraudulentas.

Allí se abrieron entonces las puertas al actual choque de poderes en el que se encuentra inmersa Venezuela, con dos presidentes enfrentados.

Más allá de las fronteras, numerosos países han tomado posición en cuanto al reconocimiento de uno u otro mandatario.

Así, mientras Maduro exhibe el apoyo de países como Rusia, China, Irán, Turquía, Nicaragua y Bolivia; Guaidó es respaldado por Estados Unidos, Canadá y la mayor parte de los países de América Latina y Europa.

El “presidente encargado” ya ha obtenido el reconocimiento de más de medio centenar de países. Pero, ¿cuánto poder tiene realmente?

Movilización vs instituciones

“Todo depende de qué entendemos por poder. Su principal fuente de poder es el respaldo popular”, dice Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, en conversación con BBC News Mundo.

 

Destaca que esa fortaleza se ha reflejado en las multitudinarias movilizaciones que ha convocado desde que asumió la presidencia de la AN, el único de los poderes establecidos en la Constitución venezolana que está bajo control de la oposición.

“Desde hace mucho tiempo hay un 75% del país que se opone al mandato de Maduro y que quiere un cambio político lo antes posible. No necesariamente todos los que rechazan a Maduro apoyan a Guaidó pero él hoy representa en buena medida al país que se opone a Maduro y encarna la opción del cambio”, señala Alarcón, quien asegura que encuestas realizadas en noviembre mostraban que un respaldo a Maduro en torno a 15%.

“Ya no podemos decir que tenemos un país dividido o polarizado, como teníamos en el pasado, sino un país en el cual la gran mayoría se opone a la continuidad del mandato de Maduro”, apunta.

Alarcón considera que otra fuente de poder para Guaidó sería la legitimidad de la que goza.

La AN fue electa en 2015 en un proceso reconocido por todos los actores. Al ocupar su presidencia, según la Constitución, Guaidó es la persona a quien le correspondería hacerse cargo del poder en el caso de que haya una falta absoluta del Ejecutivo, un supuesto que la oposición considera que se cumplió el pasado 10 de enero, cuando se venció el primer periodo de Maduro.

Desde el oficialismo, sin embargo, se defiende la legalidad de la elección de Maduro en 2018 y se afirma que, en realidad, las actuaciones de la AN son nulas por encontrarse en “desacato” desde hace varios años de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, un ente que la oposición considera cooptado por el Ejecutivo.

 

Maduro conserva el apoyo de la mayoría de las instituciones del país.

Desde la perspectiva de Alarcón, otra fuente de poder de Guaidó sería el respaldo internacional con el que cuenta.

El politólogo Ángel Álvarez, quien fue profesor de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello, considera que ese apoyo de otros gobiernos no es exactamente una fuente de poder pues no es algo que él pueda controlar directamente.

“Guaidó tiene mucho poder que depende de una sola fuente directa que es el apoyo popular a su persona y a su propuesta”, señala.

Diplomáticos y exhortos

Pero la capacidad de movilización popular, el respaldo de más de medio centenar de países y la legitimidad que pueda obtener de ser la cabeza de la AN así como de la interpretación legal que pudiera justificar su gobierno interino, no se traducen en un poder institucional efectivo.

En el día a día, las decisiones de Guaidó son desconocidas por los tribunales, las Fuerzas Armadas y, en general, por casi todo el aparato burocrático.

 

La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, con contadas excepciones, se mantienen leales a Maduro.

Mientras, por su parte, Nicolás Maduro conserva en la práctica el control del Ejecutivo venezolano y mantiene la lealtad de la mayor parte de las demás instituciones.

“Guaidó tiene muy poco poder para aplicar las medidas que tome y prácticamente ningún poder para imponer por la fuerza decisiones tomadas por ley de la Asamblea Nacional porque no controla ni tribunales, ni militares ni policías”, apunta Álvarez.

Alarcón admite que el opositor no tiene un gobierno que esté en ejercicio de sus plenas funciones. “Tenemos una situación totalmente atípica. Un gobierno en control de las instituciones y otro gobierno que goza del apoyo popular e intenta abrirse paso con algunas acciones pero que no está en ejercicio de todas las facultades que le corresponderían”, señala.

Destaca que el líder opositor no dispone casi de recursos, aunque existe la posibilidad de que algunos de los activos de Venezuela en el extranjero -como Citgo, la petrolera venezolana en Estados Unidos cuyo dominio perdió Maduro al no ser reconocido por la Casa Blanca-, sean transferidos eventualmente bajo el control de Guaidó.

Así, hasta ahora el ejercicio del poder del opositor se ha reflejado más en el exterior -con actos como el nombramiento de representantes diplomáticos en el extranjero o con la movilización de la ayuda humanitaria que intentan llevar a Venezuela- que fronteras adentro, dónde Guaidó básicamente se ha centrado en exhortar a los militares a no reprimir las protestas de los ciudadanos y en pedirle al resto de funcionarios que abandonen a Maduro.

Pero si Guaidó no tiene en estos momentos capacidad de hacer que el resto de instituciones actúen según sus decisiones, el apoyo popular y el respaldo internacional que ha obtenido sí limitan la capacidad de Maduro de actuar en su contra y en contra de la Asamblea Nacional, lo que explicaría por qué -a pesar de acusarlo de intentar dar un golpe de Estado- el gobierno no lo ha detenido.

“Si él fuera encarcelado o perseguido, Maduro puede suponer que habría una reacción muy severa porque ha recibido amenazas muy fuertes al respecto”, señala Álvarez, para quien la situación planteada ahora se traduce en una suerte de empate entre gobierno y oposición.

 

Al no controlar el territorio de Venezuela, Guaidó se enfrenta a grandes dificultades para hacer llegar la prometida ayuda humanitaria al país.

“Venezuela es ahora un país con un Estado muy frágil y con dos gobiernos en el mismo territorio, ninguno de los cuales tiene en este momento el poder suficiente para eliminar al otro”, asegura.

Sin embargo, advierte que para lograr su objetivo de impulsar la transición política en Venezuela, Guaidó necesita ir sumando todos los apoyos posibles.

“Es como si estuviera creando una empresa y tiene que recurrir a distintas fuentes de capital. El poder es como el capital de un político, entonces cualquier muestra de respaldo venga de un cónsul, de un militar que se exilia y le ofrece su lealtad, un gobierno extranjero remoto que le reconoce; todo eso suma cuotas de poder que incrementan su posibilidad de tener más”, señala.

“Con el poder pasa lo mismo que con el dinero. Si tienes cero capital, muy probablemente nadie te quiere prestar y entonces siempre te quedarás igual. No puedes administrar la transición política sin el poder sobre el territorio y la única forma de ganarlo en este momento es ir tomando espacios civiles de gobierno”, concluye.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: BBCMundo

08 Febrero 2019

“El petróleo es nuestro y nadie nos lo va a quitar ni Donald Trump. Ni mil Donald Trump’s que surjan le van a quitar el petróleo Venezuela”. Esas fueron las palabras de Nicolás Maduro, durante una conferencia de prensa este viernes con medios internacionales, en la cual arremetió contra el Gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea.

Maduro ya denunció en reiteradas oportunidades que Venezuela es objeto de un golpe de Estado promovido desde EEUU, a través de la Asamblea Nacional que está presidida por Juan Guaidó.

Este viernes, el líder chavista aseveró que en Venezuela están dando una batalla por el destino de la humanidad y que saldrán victoriosos.

Dijo que el “imperio” estadounidense “debe desaparecer de la faz de la tierra”, para ser reemplazado con una “gran nación” que surja desde las profundidades de la historia del pueblo de EEUU.

Ayuda humanitaria es humillación

Respecto a la ayuda humanitaria ofrecida desde EEUU y otros países, Maduro aseveró que en realidad se trata de una “humillación” para los venezolanos y afirmó que, si quieren ayudar a Venezuela, deberían levantar el bloqueo económico que se impuso.      

 “Es un paquete tramposo, el paquete muy bonito por fuera: ‘ayuda humanitaria’, pero por dentro trae el veneno de la humillación, y trata de encubrir lo que es el crimen más grande que se comete: el crimen de robarle los recursos a través del bloqueo y las acciones del gobierno Estados Unidos a Venezuela”, añadió.

Critica a la Unión Europea

Tras la reunión del Grupo Internacional de Contacto que pidió elecciones presidenciales en Venezuela, Maduro dijo que ese organismo internacional está sordo ante la verdad, y que sólo escucha a la derecha extrema.

“La Unión Europea está condenada al fracaso si sigue escuchando, atendiendo y obedeciendo a la extrema derecha venezolana”, sostuvo.

Maduro manifestó que se suscribe a los pasos dispuestos por el Mecanismo de Montevideo, que es una iniciativa de Uruguay, México y Caricom, a la que se sumó Bolivia, para resolver el conflicto venezolano mediante el diálogo respetando la autodeterminación del país.

Señaló que, si bien rechaza la declaración del Grupo de Contacto, recibirá a sus enviados.

“Estoy listo y dispuesto para recibir cualquier enviado del Grupo de Contacto y establecer contacto: contacto visual, contacto físico, contacto mental, hablar y ojalá nos escuchen”, dijo.

¿Elecciones?

Consultado sobre si permitiría elecciones presidenciales, el chavista insistió en su propuesta de que se adelantes lo comicios para elegir a miembros de la Asamblea Nacional.

“Yo quiero ver al pueblo votando y eligiendo una nueva Asamblea Nacional que estabilice el país, que ayude al país, que supere el pantano en que esta gente metió al Legislativo, han entregado la asamblea nacional al interés extranjero, al imperio estadounidense”, agregó.

Respecto a elecciones presidenciales, Maduro aseveró que la oposición en realidad no quiere ir a las urnas, sino pretende el golpe de Estado.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: Agencias

07 Febrero 2019

El primer cargamento de ayuda humanitaria internacional para paliar la crisis que vive Venezuela llegó a la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con ese país, informó hoy la embajada de Estados Unidos en Bogotá. Sin embargo, los militares bloquean las tres pistas del puente binacional de Tienditas, por donde debería ingresar el cargamento.

"Primeros camiones de ayuda humanitaria de Usaid están en Colombia, mientras EEUU posiciona artículos de asistencia destinados a Venezuela, a solicitud del presidente interino, Juan Guaidó. Trabajamos para entregarlos lo antes posible", escribió la embajada en Twitter.

La representación diplomática publicó también imágenes en las que se observa a dos personas ayudando a descargar las numerosas cajas con alimentos y medicamentos en una bodega de la ciudad, capital departamental de Norte de santander.

Cúcuta es uno de los tres puntos de acopio, junto a Brasil y Puerto Rico, de la ayuda humanitaria que anunció el sábado pasado Guaidó.

Colombia y Estados Unidos fueron de los primeros países, a los que se sumaron varios de la región y Europa, en reconocer a Guaidó como presidente interino y que buscan recuperar el orden constitucional en Venezuela, el cual consideran está roto.

Para la entrega, el Gobierno de Colombia encargó a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) su planificación, en la que participa además la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

No obstante, los dos Gobiernos han mantenido con hermetismo los detalles del plan, el cual se ha dificultado por el bloqueo en el lado venezolano de las tres pistas del puente Tienditas, por donde se prevé que ingrese la ayuda humanitaria.

El Gobierno de Nicolás Maduro puso en la mitad del puente la cisterna naranja de un camión y dos contenedores azules, así como unas mallas metálicas que impiden el paso hacia ese país.

Ante esto, el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, afirmó ayer miércoles desde Washington que impedir la entrada de ayuda humanitaria "es un crimen".

"Impedir que entre la ayuda humanitaria a Venezuela es un crimen, impedir que llegue la ayuda humanitaria a Venezuela es hacerle daño al pueblo venezolano, impedir que llegue la ayuda humanitaria a Venezuela no tendría perdón de Dios", declaró Trujillo a periodistas.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: EFE  

07 Febrero 2019

La Unión Europea logró que su propuesta de hacer un llamado para lograr elecciones presidenciales libres en Venezuela y la llegada de ayuda humanitaria al país caribeño, tuviera el apoyo del Grupo de Contacto Internacional (GCI), con la excepción de Bolivia, quién no impidió la declaración final pero decidió no firmarla.

La reunión duró cuatro horas y la declaración final fue firmada por España, Portugal, Italia, Francia, Alemania, Países Bajos, Suecia, Reino Unido, Uruguay, la Unión Europea, Costa Rica y Ecuador.

Desde el inicio del encuentro la delegada de la UE, Federica Mogherini (vicepresidenta y alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad), había señalado que la discusión era sobre la propuesta que partió del GCI y no tenía nada que ver con otra iniciativa conocida días atrás, la del denominado "Mecanismo de Montevideo" apoyado por Uruguay, México y los países del Caricom. En este proyecto se hablaba de diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición, pero no se mencionaba nada sobre adelantar las elecciones ni la llegada de la ayuda humanitaria.

Zanjado este aspecto, las delegaciones se pusieron a trabajar en una declaración final que conformara a todos las partes. En síntesis, se acordó enviar una misión técnica a Venezuela para avanzar en las gestiones para lograr elecciones libres y la entrada de ayuda humanitaria, fomentando una mesa de diálogo entre el chavismo y la oposición.

En la declaración final se sostiene que "es crucial restaurar la democracia en todas sus dimensiones, respetar el Estado de derecho, establecer las garantías necesarias para un proceso electoral creíble en el menor tiempo posible y reconocer a la democráticamente electa Asamblea Nacional".

También se reconoce la existencia de una crisis humanitaria y se expresó el compromiso del GCI para que la ayuda llegue a Venezuela. A su vez se reclama a Maduro que reconozca la separación de poderes y se respeten los derechos humanos.

El GCI se compromete a "apoyar una resolución pacífica, política, democrática y propiamente venezolana de la crisis, excluyendo el uso de la fuerza a través de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles, de acuerdo a la Constitución venezolana", según el documento final.

Una vez leída la declaración final, quienes respondieron las preguntas de los periodistas presentes en la sede del encuentro, fueron el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa y Federica Mogherini. La diplomática italiana destacó el tiempo en que actuará el GCI, que será de 90 días, aclarando que sus gestiones pueden terminar antes si no se vislumbran avances, o extenderse, realizándose una reunión de evaluación a comienzos de marzo.

En un principio el GCI buscará que las partes en conflicto entablen una mesa de diálogo, pero para facilitar esto, se buscará convencer a Maduro de la liberación de presos políticos, la desproscripción de estos y legitimar la Asamblea Nacional.

La diplomática europea señaló, además, que uno de los principales puntos es lograr que llegue la ayuda humanitaria. "Esto es particularmente importante. Hemos movilizado casi 60 millones de euros para apoyar al pueblo de Venezuela que se encuentra en los países vecinos y ahora se movilizarán 5 millones más" sostuvo, agregando que "la ayuda se debe canalizar de forma independiente para que no sea politizada" y debe ser gestionada de forma adecuada, para lo cual la UE está dispuesta a abrir un oficina de ayuda humanitaria en Venezuela.

"Comprendo que haya frustración y escepticismo sobre que este proceso no sea más que darle tiempo a Maduro", dijo Mogherini, pero acotó que se debe "contribuir a una solución política, pacífica y democrática".

Por su parte Nin Novoa sostuvo que en cuanto a la ayuda humanitaria " tenemos una tarea de convencimiento" al gobierno de Maduro para que la acepte, ya que es "imperiosa".

Al ser consultado sobre la posición del presidente interino Juan Guaidó de no dialogar con Maduro, Nin Novoa sostuvo que "no hay negociación sin diálogo" y "la intransigencia lleva al bloqueo de los caminos de solución" aunque "el diálogo no puede ser eterno". Para el canciller uruguayo "la solución al problema venezolano es en la medida que se comience a hablar de elecciones" pero "no estamos poniendo plazos ni fechas porque ese es un tema de los venezolanos".

Posición mexicana

México no integra el GCI, aunque sí participó de las deliberaciones. Su canciller Marcelo Ebrard fue el impulsor del denominado "Mecanismo de Montevideo" y dijo que el mismo, aún con la declaración del GCI, sigue vigente. Ebrard sostuvo que se continúa adelante con la idea de crear una mesa de diálogo entre la oposición y el gobierno de Maduro, mediante un grupo de mediadores.

Uruguay al integrar ambos grupos (el GCI y el Mecanismo de Montevideo) será el "caso comunicante" entre las dos propuestas para la salida de la crisis venezolana.

Redacción: Leo.com                        

Fuente: Infobae  

04 Febrero 2019

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió hoy a Estados Unidos que “no han podido ni podrán concretar” el “golpe de Estado” contra su gobierno, y aseveró que seguirá mandando junto a la unión cívico-militar hasta el 2025.

Asimismo, condenó la “injerencia” de su par español, Pedro Sánchez, a quien acusó de ponerse del lado del gobierno de Donald Trump y de “alinearse a sus intereses”.

“El Gobierno cobarde de España ha tomado una decisión nefasta en la historia de las relaciones entre España y Venezuela. Yo le digo al señor Pedro Sánchez, Dios no lo quiera, pero si algún día se concretara el golpe de Estado, una intervención militar gringa, sus manos, señor Pedro Sánchez, quedarán llenas de sangre y la historia lo recordará como un pelele que se puso al servicio de la política guerrerista, intervencionista de Donald Trump”, dijo desde el Estado Aragua, centro del país.

Maduro encabezó ahí el acto militar para conmemorar un aniversario más del fallido intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, liderado por el fallecido presidente Hugo Chávez contra el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez (19989-1993).

Durante sus palabras destacó que Sánchez “puso un ultimátum, como si a Venezuela la gobernaran desde Madrid”, en relación al plazo de 8 días que varios países europeos, dieron a Maduro y que venció el domingo, para convocar elecciones libres y democráticas, “Se los dije desde el primer día: a Venezuela no le pone ultimátum nadie. Venezuela es un país libre, independiente”, dijo.

Además de España, Francia, Reino Unido, Alemania, Luxemburgo, República Checa, Suecia y Austria, entre otros países, reconocieron hoy al jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como mandatario interino, hasta la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales.

Guaidó se autoproclamado presidente interino el pasado 23 de enero, por considerar que Maduro “usurpa” la Presidencia.   

Redacción: Leo.com                        

Fuente: Radiofides