Santa Cruz de la Sierra
25 Noviembre 2015

Países muy ricos y de población escasa están dispuestos a pagar a soldados sudamericanos dispuestos a correr por ellos los riesgos de la guerra. De un lado, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Arabia Saudita. Del otro, mercenarios llegados al desierto desde Colombia, El Salvador. El escenario: Yemen.

The New York Times (NYT) ha publicado una extensa investigación donde anuncia que ya ha comenzado "la guerra del futuro". El informe ha revelado que 450 mercenarios, sobre todo colombianos, han sido enviados a Yemen por los Emiratos. "Es el primer despliegue en combate de un ejército extranjero que los Emiratos han construido en silencio en el desierto durante los últimos cinco años, de acuerdo a varias personas que han participado en el proyecto", escribe NYT.

Desde principios de 2015, una coalición de países liderados por Arabia Saudita y Estados Unidos inició una campaña en Yemen para combatir a los rebeldes Houthi que han expulsado al gobierno de la capital, Saná. La llegada de mercenarios ha puesto en evidencia la reticencia de los países petroleros árabes por sacrificar a sus hombres en la guerra. Los mercenarios son entonces "una opción atractiva para las naciones ricas que desean hacer la guerra pero cuyos ciudadanos pueden no querer pelear", dijo Sean McFate, autor de "El mercenario moderno."

"La industria militar privada es ahora global, dijo McFate, quién recordó como los EEUU se iniciaron esa "industria" con la presencia de contratistas en Irak y Afganistán. "Los mercenarios latinoamericanos son un signo de lo que está por venir", agregó.

Saná, capital de Yemen, ha sido escenario de múltiples atentados perpetrados por el Estado Islámico y grupos vinculados a Al Qaeda.

Las tropas colombianas en Yemen han sido escogidas de una brigada de 1.800 soldados latinoamericanos formados en una base militar de los Emiratos en el desierto. NYT informó que "el mes pasado, fueron despertados en medio de la noche y conducidos fuera de sus cuarteles mientras sus compañeros dormían en sus literas"

La preferencia por los colombianos tiene explicación: tras décadas peleando contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tienen amplia experiencia en la guerra de guerrillas.

Su presencia en Yemen es un secreto oficial. Sin embargo, el NYT ha logrado desentrañar algunos detalles de la operación. La llegada de soldados de América Latina a los Emiratos Árabes tuvo como objetivo inicial liderar misiones de control interno, como la custodia de oleoductos y la represión de eventuales revueltas de trabajadores extranjeros.

Pero a las tropas se les anticipó que algún día podrían ser enviados fuera del país, en principio para la custodia de buques comerciales. "Esas misiones fueron raras y los soldados involucrados en el proyecto describen en cambio años de monotonía en el campamento en el desierto, que se encuentra dentro de una base militar en los Emiratos", reveló NYT.

El traslado a Yemen ha sido, en todo caso, una novedad. La misión exacta de los colombianos en Saná no está clara aún y podrían pasar meses antes de que entren en combate. Los recién llegados se han sumado a cientos de soldados sudaneses pagados por Arabia Saudita. Habría también soldados eritreos.

Los soldados latinoamericanos reclutados por los Emiratos se levantan cada día a las 5 de la mañana para hacer ejercicios y entrenamiento miliar, como tiro, navegación y control de disturbios. Los instructores son en su mayoría occidentales, algunos de los EEUU.

Cuando la mañana avanza, el viento es tan fuerte y sol del desierto tan abrasador que las tropas se trasladan a aulas con aire acondicionado, donde reciben clases teóricas.

Las tropas viven en cuarteles militares austeros. "Por ejemplo, secan su ropa en el aire caliente que golpea las ventanas", escribió el NYT. Tienen además una sala común de computadoras, donde pueden consultar el correo electrónico e ingresar a Facebook. Sin embargo, tienen prohibido sacar fotos del lugar. La comida, en tanto, es básica.

"Es la misma comida todo el tiempo, todos los días. Pollo todos los días", dijo un miembro del proyecto". La monotonía y la falta de actividad no ha sido, sin embargo, un impedimento para la llegada de soldados colombianos y otros países de la región.

Los mercenarios soportan la rudeza del desierto por la paga. Cada uno de ellos recibe entre 2.000 y 3.000 dólares por mes, cifra que supera ampliamente los 400 que cobrarían, por ejemplo, en Colombia. Las tropas que viajaron a Yemen han recibido desde entonces otros 1.000 dólares adicionales por semana. La cifra total supera en casi 18 veces al salario del país de origen

Cientos de tropas colombianas han sido capacitadas en los Emiratos desde el inicio del proyecto en 2010, tantas que el gobierno de Juan Manuel Santos trató una vez de negociar un acuerdo para contener la sangría de los cuarteles hacia el Golfo Pérsico. Hubo reuniones bilaterales, pero el acuerdo nunca se firmó.

McFate ha dicho que la migración de tropas ha sido un duro golpe para América Latina, necesitada de hombres preparados para la lucha contra el narcotráfico. Pero el dinero que reciben hace difícil que las tropas quieran volver a casa, al menos por el momento.

"Esas ofertas, con buenos salarios y seguros altos han seducido a nuestros mejores soldados", ha lamentado Jaime Ruiz, presidente de la Asociación de Jubilados de las Fuerzas Armadas de Colombia

Redacción: Leo.bo

Fuente: Reuters

25 Noviembre 2015

Países muy ricos y de población escasa están dispuestos a pagar a soldados sudamericanos dispuestos a correr por ellos los riesgos de la guerra. De un lado, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar o Arabia Saudita. Del otro, mercenarios llegados al desierto desde Colombia, El Salvador. El escenario: Yemen.

The New York Times (NYT) ha publicado una extensa investigación donde anuncia que ya ha comenzado "la guerra del futuro". El informe ha revelado que 450 mercenarios, sobre todo colombianos, han sido enviados a Yemen por los Emiratos. "Es el primer despliegue en combate de un ejército extranjero que los Emiratos han construido en silencio en el desierto durante los últimos cinco años, de acuerdo a varias personas que han participado en el proyecto", escribe NYT.

Desde principios de 2015, una coalición de países liderados por Arabia Saudita y Estados Unidos inició una campaña en Yemen para combatir a los rebeldes Houthi que han expulsado al gobierno de la capital, Saná. La llegada de mercenarios ha puesto en evidencia la reticencia de los países petroleros árabes por sacrificar a sus hombres en la guerra. Los mercenarios son entonces "una opción atractiva para las naciones ricas que desean hacer la guerra pero cuyos ciudadanos pueden no querer pelear", dijo Sean McFate, autor de "El mercenario moderno."

"La industria militar privada es ahora global, dijo McFate, quién recordó como los EEUU se iniciaron esa "industria" con la presencia de contratistas en Irak y Afganistán. "Los mercenarios latinoamericanos son un signo de lo que está por venir", agregó.

Saná, capital de Yemen, ha sido escenario de múltiples atentados perpetrados por el Estado Islámico y grupos vinculados a Al Qaeda.

Las tropas colombianas en Yemen han sido escogidas de una brigada de 1.800 soldados latinoamericanos formados en una base militar de los Emiratos en el desierto. NYT informó que "el mes pasado, fueron despertados en medio de la noche y conducidos fuera de sus cuarteles mientras sus compañeros dormían en sus literas"

La preferencia por los colombianos tiene explicación: tras décadas peleando contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tienen amplia experiencia en la guerra de guerrillas.

Su presencia en Yemen es un secreto oficial. Sin embargo, el NYT ha logrado desentrañar algunos detalles de la operación. La llegada de soldados de América Latina a los Emiratos Árabes tuvo como objetivo inicial liderar misiones de control interno, como la custodia de oleoductos y la represión de eventuales revueltas de trabajadores extranjeros.

Pero a las tropas se les anticipó que algún día podrían ser enviados fuera del país, en principio para la custodia de buques comerciales. "Esas misiones fueron raras y los soldados involucrados en el proyecto describen en cambio años de monotonía en el campamento en el desierto, que se encuentra dentro de una base militar en los Emiratos", reveló NYT.

El traslado a Yemen ha sido, en todo caso, una novedad. La misión exacta de los colombianos en Saná no está clara aún y podrían pasar meses antes de que entren en combate. Los recién llegados se han sumado a cientos de soldados sudaneses pagados por Arabia Saudita. Habría también soldados eritreos.

Los soldados latinoamericanos reclutados por los Emiratos se levantan cada día a las 5 de la mañana para hacer ejercicios y entrenamiento miliar, como tiro, navegación y control de disturbios. Los instructores son en su mayoría occidentales, algunos de los EEUU.

Cuando la mañana avanza, el viento es tan fuerte y sol del desierto tan abrasador que las tropas se trasladan a aulas con aire acondicionado, donde reciben clases teóricas.

Las tropas viven en cuarteles militares austeros. "Por ejemplo, secan su ropa en el aire caliente que golpea las ventanas", escribió el NYT. Tienen además una sala común de computadoras, donde pueden consultar el correo electrónico e ingresar a Facebook. Sin embargo, tienen prohibido sacar fotos del lugar. La comida, en tanto, es básica.

"Es la misma comida todo el tiempo, todos los días. Pollo todos los días", dijo un miembro del proyecto". La monotonía y la falta de actividad no ha sido, sin embargo, un impedimento para la llegada de soldados colombianos y otros países de la región.

Los mercenarios soportan la rudeza del desierto por la paga. Cada uno de ellos recibe entre 2.000 y 3.000 dólares por mes, cifra que supera ampliamente los 400 que cobrarían, por ejemplo, en Colombia. Las tropas que viajaron a Yemen han recibido desde entonces otros 1.000 dólares adicionales por semana. La cifra total supera en casi 18 veces al salario del país de origen

Cientos de tropas colombianas han sido capacitadas en los Emiratos desde el inicio del proyecto en 2010, tantas que el gobierno de Juan Manuel Santos trató una vez de negociar un acuerdo para contener la sangría de los cuarteles hacia el Golfo Pérsico. Hubo reuniones bilaterales, pero el acuerdo nunca se firmó.

McFate ha dicho que la migración de tropas ha sido un duro golpe para América Latina, necesitada de hombres preparados para la lucha contra el narcotráfico. Pero el dinero que reciben hace difícil que las tropas quieran volver a casa, al menos por el momento.

"Esas ofertas, con buenos salarios y seguros altos han seducido a nuestros mejores soldados", ha lamentado Jaime Ruiz, presidente de la Asociación de Jubilados de las Fuerzas Armadas de Colombia

Redacción: Primicia.bo

Fuente: Reuters

29 Septiembre 2015

Una serie de ataques aéreos sobre una boda en Moja, Yemen, dejó un saldo de 131 muertos, según informaron los médicos, en la que fue una de las incursiones más letales contra blancos civiles de los últimos meses.

La coalición árabe liderada por Arabia Saudita, que tiene supremacía aérea sobre Yemen, ha negado rotundamente su responsablidad en los ataques aéreos. Así lo afirmó el vocero de la coalición, el general Alí al Alsiri, quien se refirió a las imputaciones que habían caído sobre la coalición como "totalmente falsas".

Además, el militar sugirió que la responsabilidad del ataque podría recaer sobre las milicias locales.

En efecto, varios habitantes había acusado a Arabia Saudita, que lanzó su campaña área contra los rebeldes hutíes, aliados a Irán en el país, en marzo. Su objetivo es expulsar a la facción armada dominante en la guerra que golpea a Yemen desde el 2014, y restablecer en su cargo al presidente depuesto Abd Rabbu Mansour Hadi.

Por su parte, la coalición pidió una investigación independiente sobre el incidente, asegurando que "podía demostrar por satélite que no sobrevoló la zona", indicó una fuente.

Los residentes dijeron el lunes que los dos misiles cayeron entre las carpas instaladas para el banquete de bodas en la aldea de Al Wahijah, en el Mar Rojo, cerca del antiguo puerto de Al Mokha, donde un hombre afiliado al grupo hutí estaba celebrando su casamiento.

La zona es considerada como la puerta al estrecho de Bab al Mandeb, que conecta al Mar Rojo con el Mar Arábigo, una ruta vital para los buques petroleros y el tráfico marítimo entre Asia y Europa.

Un vecino de Al Wahijah había dicho el lunes que 12 mujeres, ocho niños y siete hombres habían muerto en el ataque aéreo y un funcionario local indicó que la cifra de muertos era de 30.

Pero el martes, una fuente médica en el hospital Maqbana, donde fueron llevadas la mayoría de las víctimas, dijo que la cifra de muertos había trepado a 131 personas, incluyendo a muchas mujeres y niños.

Naciones Unidas y grupos internacionales de derechos humanos han manifestado alarma por el fuerte aumento del número de muertes de civiles en Yemen, al menos 2.355 de más de 4.500 personas muertas desde fines de marzo hasta el 24 de septiembre, según cifras publicadas el martes por la oficina de derechos humanos de la ONU en Ginebra.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó la alta cifra de fallecidos en la boda y advirtió que cualquier ataque intencional contra civiles viola la legislación internacional y debe ser investigado.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

18 Septiembre 2015

Asaltantes enmascarados incendiaron la iglesia de san José en Adén, probablemente el último oratorio católico que funcionaba en Yemen. El templo, también conocido como de la Sagrada Familia, había sido vandalizado la víspera cuando, según la agencia France Presse, fue desposeído de la cruz que lo coronaba. Aunque nadie se ha responsabilizado de la agresión, las sospechas recaen sobre Al Qaeda.

Ese grupo terrorista ha aprovechado la intervención militar saudí para extender su presencia en el país más pobre de la península Arábiga. Soldados emiratíes de la coalición árabe lograron echar de Adén a los rebeldes Huthi el pasado julio con la ayuda de una variopinta alianza de resistentes sudistas y grupos islamistas. Desde entonces, se ha acusado a los militantes de Al Qaeda de varios ataques contra las fuerzas progubernamentales. Numerosos observadores han advertido del riesgo que supone apoyarse en los yihadistas y los habitantes de la ciudad portuaria se quejan de la presencia en sus calles de hombres armados “de fuera”.

“Al Qaeda ha destruido la última iglesia católica de Adén”, lamenta un embajador yemení en el exilio. Para él, musulmán como el 99 % de los yemeníes, el gesto de intransigencia no sólo pone de relieve el peligro yihadista, sino que va en contra de la riqueza cultural de su país.

Hasta la retirada del Reino Unido en 1967, Adén contó con 22 iglesias para atender a sus numerosos residentes británicos. Pero incluso después, varias de ellas siguieron funcionando. Sus feligreses eran trabajadores indios y filipinos, refugiados africanos y una pequeña minoría cristiana local cuya fe arraigó durante la dominación etíope del siglo V.

La práctica de religiones distintas del islam ha retrocedido significativamente desde la reunificación del país en 1990. Los cristianos yemeníes, apenas un puñado de familias, se concentraban en esa ciudad del sur. La presión social hizo que muchos de ellos se fueran convirtiendo al islam. No obstante, a finales de los años ochenta del siglo pasado, el gran muftí de Yemen emitió una fetua en la que defendía que se debía permitir a los cristianos que practicaran su culto “igual que los musulmanes son libres para practicar el suyo en Occidente”.

En 2011, aún había en uso tres iglesias católicas y una anglicana en Adén. Además de la citada de la Sagrada Familia, en el barrio de Crater, la de la Inmaculada Concepción, en Maalla, y la de san Francisco de Asís y la de Cristo (anglicana), en Tawahi. Aunque no hay noticias del estado en el que se encuentran, la violencia del último año, con la toma de la ciudad por los Huthi en marzo y los bombardeos de la coalición a partir de entonces, provocaron la huida de muchos habitantes, y los cristianos se encontraban sin duda entre los más vulnerables.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

02 Septiembre 2015

Al menos 28 personas perdieron la vida este miércoles a consecuencia de dos explosiones en una mezquita de la capital de Yemen, Saná, unas 100 resultaron heridas, según informó a Sputnik una fuente en los servicios de sanidad locales.

Anteriormente, se informó de 20 muertos y 40 heridos.

Dos explosiones sacudieron la mezquita de Al Muayad, situada en el barrio de Al Yarraf, la primera de las cuales pudo ser provocada por un terrorista suicida que se encontraba dentro del recinto.

La segunda detonación se escuchó unos minutos después, cuando los creyentes abandonaban el local, y pudo ser causada por un coche bomba.

Según Reuters, el Estado Islámico ha reivindicado los ataques a través de mensajes en las redes sociales.

Yemen atraviesa un conflicto armado en el que de un lado combaten los hutíes y las tropas leales al expresidente Alí Abdalá Saleh, y del otro, los partidarios del depuesto mandatario Abdo Rabu Mansur Hadi.

Una coalición de países del Golfo Pérsico y de África del Norte, encabezada por Arabia Saudí, comenzó el 26 de marzo pasado una operación militar en Yemen contra los hutíes que controlan la mayor parte del territorio nacional.

Desde el 26 de marzo pasado, han muerto 2.112 civiles y han resultado heridas unas 4.500 personas, según los últimos datos aportados por la ONU.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Reuters

02 Julio 2015

La Organización de Naciones Unidas decretó su máximo nivel de urgencia humanitaria en Yemen, donde al menos 31 personas murieron y un centenar más resultó herido en un bombardeo de los chiitas en Adén.

En una reunión entre el jefe de las operaciones humanitarias de la ONU, Stephen O'Brien, y los directores de las agencias humanitarias, "todas las agencias se pusieron de acuerdo para decretar el nivel tres por un período de seis meses", precisó el portavoz adjunto de la ONU Farhan Haq.

Este país de la península arábiga devastado por una guerra civil se une así a Iraq, Sudán del Sur y Siria, donde se ha decretado este nivel máximo de alerta humanitaria.

Los combates en Yemen han dejado 2.800 muertos hasta finales del mes de junio, entre ellos 1.400 civiles, y 13.000 heridos desde marzo, según la ONU.

En Adén, escenario de combates permanentes, los rebeldes hutíes dispararon de madrugada una quincena de cohetes katyusha contra el barrio residencial de Mansura, indicó a la AFP Alí al Ahmadi, un portavoz de las fuerzas progubernamentales.

Los primeros cohetes cayeron en una calle llena de gente poco antes de que empezara el ayuno del Ramadán, según el portavoz. Los rebeldes bombardearon luego el mismo barrio, matando a varias personas que estaban enterrando a las víctimas de los primeros disparos.

La población de Adén necesita víveres y se han detectado enfermedades como el paludismo, la fiebre tifoidea y el dengue por la falta de higiene y de medicamentos.

Según Naciones Unidas, más de 21,1 millones de yemeníes necesitan asistencia humanitaria -es decir el 80% de la población-, 13 millones de ellos sufren de escasez alimentaria y 9,4 millones tienen limitado el acceso al agua.

Los rebeldes chiitas hutíes, apoyados por Irán, han conquistado desde julio del 2014 amplias regiones de Yemen. Para impedirles tomar todo el país, Arabia Saudí encabeza desde el 26 de marzo una coalición árabe que bombardea a los chiitas.

Desde entonces, al menos 46 militares y civiles saudíes murieron en la frontera entre ambos países por disparos procedentes de Yemen. El último fallecimiento tuvo lugar este martes, según la coalición.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

08 Mayo 2015

Arabia Saudita anunció, el viernes, un alto el fuego de cinco días a partir del martes en Yemen, pocas horas después de haber bombardeado el principal feudo de los rebeldes hutíes después de que atacaran su frontera.

"Hemos decidido que el alto el fuego empezará el martes 12 de mayo a las 23:00 locales (18:00 GMT) y durará cinco días, renovables si es respetado", declaró el ministro de Relaciones Exteriores saudita, Adel al Jubeir, en conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en París.

"Depende totalmente de los hutíes y sus aliados. El alto el fuego se interrumpirá si no respetan el acuerdo", declaró el ministro en la capital francesa, al término de una reunión entre Estados Unidos y las monarquías del Golfo.

"Se trata claramente de un momento importante", consideró John Kerry, quien explicó que "hay signos" de que los hutíes están dispuestos a aceptar el cese del fuego.

Riad dirige una coalición árabe que en las últimas seis semanas ha bombardeado las posiciones hutíes para impedir que esa rebelión, apoyada por Irán, se apodere de Yemen. Además, mantiene un bloqueo terrestre, marítimo y aéreo sobre ese país.

La coalición pretende reinstaurar en el poder al presidente Abd Rabo Mansur Hadi, refugiado en Riad. Tras seis semanas de guerra y al menos 1.400 muertos, la situación humanitaria en Yemen es considerada "catastrófica" por la ONU.

"De mantenerse, las restricciones de importaciones comerciales de alimentos y combustible dejarán más muertos en los próximos meses que las balas y las bombas", declaró un vocero de Unicef, Christophe Boulierac.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AFP

24 Abril 2015

Al menos 115 niños han muerto en un mes de conflicto armado en el Yemen mientras otros 172 han sufrido amputaciones, señaló hoy UNICEF, la agencia de la ONU especializada en la protección de la infancia.

Se trata de las víctimas registradas desde el pasado 26 de marzo, cuando empezaron los bombardeos sobre el Yemen de una coalición militar árabe, encabezada por Arabia Saudí, contra los rebeldes hutíes.

UNICEF aclaró que las cifras citadas son "conservadoras" y que, entre las víctimas mortales, 64 niños murieron por bombardeos aéreos, 26 por restos de artefactos explosivos y minas, y 19 por tiroteos.

"Hay cientos de miles de niños en el Yemen que viven en las circunstancias más peligrosas, muchos despertándose en medio de la noche con el sonido de bombas y tiroteos", indicó el representante de UNICEF en el Yemen, Julien Harneis, en un comunicado.

Además, en el último mes al menos 140 niños fueron reclutados por grupos armados en ese país, 23 hospitales fueron atacados y 30 escuelas quedaron dañados o fueron ocupadas.

"Cuando el conflicto entra en su quinta semana, los niños siguen siendo los más vulnerables. Se necesitan medidas urgentes para terminar con las graves violaciones en su contra", apuntó el portavoz de UNICEF en Ginebra, Christophe Boulierac.

Agregó que "todas las partes debe contenerse de ataques contra infraestructuras civiles, incluidas instalaciones médicas y educativas".

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

La Paz

La Paz

El cineasta Tony Peredo, mi hijito Sebastián y yo estamos sentados en el patio trasero...

La pared

La pared

Tapo a mi hijito Sebastián. Seguimos con fiebre los dos. Sebastián me dice: “Estoy mareado”...

Gobierno acude al TCP para que aclare ju…

Gobierno acude al TCP para que aclare jurisprudencia sobre el artículo 23 del Pacto de San José

El Gobierno, mediante al Ministerio de Justicia, presentó este martes un memorial ante el Tribunal...