Santa Cruz de la Sierra
06 Septiembre 2018

Una pareja originaria de Japón conformada por Maso Matsumoto, de 180 años, y su mujer Miyako, de 100, recientemente ingresaron al libro de los Récord Guinness, pues tienen el matrimonio más longevo del mundo, pues llevan ya 80 años de casados.

¿El secreto para tener tantos años juntos, igual de enamorados que el primer día? Paciencia.

“Creí que habría mejores tiempos por delante, así que lo soporté. Fui paciente. Esa es la verdad. La clave es la tolerancia, paciencia y resistencia.“, dijo Miyako.

Actualmente, esta pareja vive en una residencia de ancianos en la ciudad de Takamatsu y por fortuna, gozan de estupendo estado de salud.

Maso y Miyako contrajeron nupcias en 1937 y vivieron muchas situaciones difíciles como el que él participara en la Segunda Guerra Mundial y por fortuna, pudo volver a casa para estar al lado de su mujer y así formar una hermosa familia.

Actualmente, Maso y Miyako tienen 60 descendientes, entre hijos, nietos y bisnietos.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Tvnws

 

22 Febrero 2018

En el mundo desarrollado hoy en día, cumplir 65 años señala el comienzo de la vejez. Allí termina la posibilidad de un empleo, comienza el transporte subsidiado y el estado pasa a considerar a la persona como un pasivo. Pero tiene sentido seguir llamando ancianos a los que alcanzan 65 años?. El anciano es la persona que ha completado todas sus contribuciones útiles a la sociedad y que ahora debe descansar, pero solo viendo a Donald Trump (71) y Vladimir Putin (64) se entiende que eso no es necesariamente cierto. Sin embargo la antigua idea de la vida-en-tres-etapas está tan arraigada que los empleadores evitan a este grupo y toda la estructura del estado planifica y trabaja considerándolos como una carga.

Porqué 65 no es anciano

– El significado de “anciano” es relativo, hoy en día un alemán promedio de 65 años de edad tiene una expectativa de vida de 20 años adicionales.

– El término tiene una implicación subyacente asociada a salud, pero la expectativa de vida-saludable ha crecido conjuntamente con la expectativa de vida. El 70 actual es realmente el nuevo 60.

– Encuestas indican que la mayoría de las personas con más de 65 años quieren mantenerse activas en sus comunidades y en la economía.

Estadísticas

Hoy en día en Estados Unidos una persona de 70 años de edad tiene una probabilidad de 1% de morir en un año, en 1.940 este hito ocurría a los 56 años. En 1.950 solo el 5% de la población global tenía más de 65 años, en 2.015 esa cuota era de 8% y será 16% para el 2.050. La combinación de tasas decrecientes de natalidad y la extensión de la longevidad incrementará la “tasa-de-dependencia de la vejez” (la proporción de los mayores de 65 años con respecto a los que están en el grupo 15-64) desde 13% en 2.015 hasta 38% para el final del siglo. Por otro lado, la ONU estima que entre 2.010 y 2.050 el número de los mayores-de-85 crecerá dos veces más que los mayores a 65 y 16 veces más que todas las otras categorías.

Jubilación, Salud y Pensiones

Muchos de los “ancianos” realmente no lo están en el sentido de estar desgastados, enfermos o inactivos. Los mayores-de-65 actuales están en muchas mejores condiciones que sus abuelos a esa edad y a medida que crece ese grupo en comparación con la población en edad de trabajo más se preocupan los formulador de políticas sobre los costos de salud y pensiones. La edad del retiro apenas ha variado en más de un siglo. Las primeras pensiones formales aparecieron en 1.880 y se cancelaban a partir de los 70 años (posteriormente reducidas a 65) y la expectativa de vida en la época era de 45 años. Hoy en día, en los países desarrollados el 90% de la población celebra los 65 años, mayormente con buena salud, pero se sigue sin cambiar la fecha de arranque de la vejez. Esto hace que los países hagan los cálculos de mercado laboral activo y de sus gastos sociales sobre esas bases y además se hacen inflexibles los mercados laborales y los sistemas sociales.

Re-pensamiento fundamental de las trayectorias de vida

Sin embargo, las vidas más largas y sanas que se están viviendo en el mundo desarrollado, y eventualmente el mundo en desarrollo puede representar una ventaja para las personas y las sociedades.

Estos nuevos “ancianos jóvenes” tienen relativamente buena salud, frecuentemente trabajan todavía, tienen dinero para gastar en temas no asociados a la edad y se mantendrán productivos por necesitarlo, por quererlo y por poder. Pueden agregar gran valor económico como trabajadores y consumidores. Ahora bien, lo que más obviamente debe cambiar para los “ancianos jóvenes” es el acceso a un trabajo. La forma más importante de hacer el retiro financieramente sustentable será posponerlo trabajando por más tiempo, frecuentemente en tiempo parcial.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: Tvnws

28 Diciembre 2017

Imagina tener que pedirle a una señora de 95 años que no camine tan rápido…

Bueno, a mí me tocó hacerlo.

Hilda Jeffe estaba caminando a tal ritmo que existía el riesgo de que el pequeño grupo que la seguía se quedara rezagado.

Recién nos habíamos encontrado en la recepción de la biblioteca pública de Nueva York, en la Quinta Avenida con la Calle 42.

Hilda trabaja allí como guía turística voluntaria y nos estaba llevando hacia una sala grande y con una decoración muy elaborada. Se trataba de la Sala Principal de Lectura Rose.

Más que caminar, Hilda da grandes zancadas. Conozco personas 60 años más jovenes que ella que son menos ágiles con sus pies.

En común con otros superancianos, Hilda ha mantenido su entusiasmo por la vida y el conocimiento.

Hilda hace todos los días el crucigrama que publica el periódico The New York Times, forma parte de dos clubes de lectura, va a la ópera, a conciertos de música clásica y al teatro.

Va a todas partes a pie. De hecho, describe esa metrópoli como “una gran ciudad para adultos mayores”.

El factor genético

Le pregunté a Hilda cuál era su secreto para su larga y saludable vida.

 “Fíjate en los padres, mi padre murió a los 88 años y mi madre a los 93 años. Tiene que ser genética”.

Muestras del ADN de Hilda están almacenadas en un congelador en el Colegio de Medicina Albert Einstein en el barrio neoyorquino del Bronx.

Ella está entre las más de 600 personas mayores de 90 años que forman parte del Proyecto de Genes de Longevidad.

El doctor Nir Barzilai, director del Instituto para el Envejecimiento, señaló que lo que es impresionante del grupo es lo poco saludables que son las vidas que muchos de ellos han tenido.

“Casi 50% de ellos presentaban sobrepeso. Muchos de ellos fumaban bastante, no hacían ejercicios y tenían dietas poco saludables. No hacían lo que los doctores les recomendaban hacer”.

Su investigación halló que variantes genéticas presentes en el grupo les parecía conferir protección contra las enfermedades propias del envejecimiento.

Barzilai asegura que solo alrededor de 1 en 10,000 personas es lo suficientemente afortunada de contar con esos genes protectores presentes en los superancianos, pero cree que la ciencia podría ayudarnos a quienes no los tenemos.

Algunas compañías farmacéuticas están explorando si esas características genéticas podrían usarse para crear medicamentos antienvejecimiento.

La metformina

Por más de 60 años, la metformina ha sido usada como un tratamiento de primera línea y muy barato para la diabetes.

Ahora, las pruebas de laboratorio hechas con ella en una variedad de animales han mostrado que les ayuda a vivir más saludables y por más tiempo.

No se entiende bien cómo exactamente la metformina podría retrasar el envejecimiento, pero parece que reduce el daño que produce la inflamación y la oxidación en las células.

Cuando se han hecho en personas, los estudios han vinculado la metfomina con un riesgo más bajo de enfermedad cardiaca, diabetes y deterioro de la capacidad cognitiva.

Barzilai, quien también es vicedirector científico de la Federación Estadounidense de Investigación sobre el Envejecimiento (AFAR, por sus siglas en inglés: American Federation for Aging Research), está planeando un estudio aleatorio que incluya a 3,000 adultos de entre 65 y 79 años.

Se prevé que la mitad de los participantes tome tabletas de metformina todos los días y la otra mitad, un placebo.

Alrededor de la mitad de los $70 millones de dólares necesarios para llevar a cabo el estudio ya se han recaudado.

Se espera que el ensayo de seis años empiece en 2018, pero esto podría depender del apoyo de uno o más filántropos.

Los fármacos

En la actualidad, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), no reconoce el envejecimiento como una condición genética.

Pero el doctor Barzilai indica que si el ensayo con metformina es exitoso, ofrecerá una prueba de que el envejecimiento puede ser “atacado”.

Y cree que medicamentos mejores vendrán en el futuro.

Otra área prometedora de la investigación enfocada en el envejecimiento es la senescencia celular: el proceso por el cual las células dejan de dividirse.

La mayoría de las células humanas se pueden reproducir un número limitado de veces.

Eso en sí mismo es un mecanismo de protección contra el cáncer, pues cuanto más se dividen las células mayor es la probabilidad de que se acumulen errores.

La senescencia celular ayuda a mantener a las personas libres de cáncer, predominantemente en la primera mitad de sus vidas.

Pero a medida que envejecemos, las células senescentes se acumulan, segregando moléculas inflamatorias que pueden dañar tejidos vecinos y ayudar a desencadenar varias enfermedades asociadas con el envejecimiento.

Las células senescentes se congregan en tejidos afectados por el envejecimiento, como las articulaciones y los ojos y están vinculadas tanto en la osteoartritis como en la degeneración muscular relacionada con la vejez.

Buscando una vejez sin dolor

Para el próximo año, la Unidad de Biotecnología, en California, está planeando comenzar con ensayos en personas de un fármaco para despejar células senescentes de la rodilla.

El doctor Jamie Dananberg, director médico de la unidad, me dijo que “la osteoartritis es la razón clave por la que envejecer duele. Nuestra esperanza es que una sola inyección aliviará el dolor, lo frenará e incluso, quizás, empezará a reparar la rodilla”.

Incluso si el fármaco, el cual podría necesitar ser inyectado con pocos meses de separación, fuese parcialmente exitoso, podría tener grandes implicaciones en mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.

La unidad especializada también está apuntando a enfermedades oculares, de pulmón y riñón.

Estos medicamentos no están diseñados para hacernos vivir más sino para hacer que los años de la vejez sean menos dolorosos y más saludables.

Para ponerle más vida a nuestros años.

Si esos fármacos funcionan, muchas más personas podríamos emular a Hilda Jaffe y convertirnos en superancianos.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: BBCMundo

22 Diciembre 2017

Si te preguntaran en qué crees que coinciden aquellos que llegan a vivir cerca de 100 años, seguramente contestarías que todos ellos siguen una dieta saludable y hacen ejercicio con regularidad.

Pero un estudio recién publicado en la revista especializada International Psychogeriatrics recoge una serie de características comunes más sorprendentes, entre ellas la testarudez.

Fue llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego y la Universidad de Roma La Sapienza, quienes analizaron la salud física y mental de 19 habitantes de entre 90 y 101 años de Cilento, una subregión del sur de Italia conocida por la longevidad de sus vecinos.

Los participantes tuvieron que rellenar una serie de cuestionarios estandarizados y fueron sometidos a largas entrevistas en las que se conversó sobre migración, eventos traumáticos y creencias.

Los expertos también preguntaron a 51 familiares de estos, de entre 51 y 75 años, sobre los rasgos de personalidad de los participantes.

Estos los describieron como dominantes y testarudos.

Pero los investigadores descubrieron en los nonagenarios características como la resiliencia y la capacidad de adaptación ante los cambios, según se lee en el estudio.

“Los cambios traen vida”

“Estas personas pasaron por depresiones, tuvieron que migrar, perdieron a sus seres queridos“, explica Dilip V. Jeste, decano asociado del Centro para el Envejecimiento Saludable y profesor de psiquiatría y neurociencia en la Universidad de California en San Diego, quien dirigió la investigación.

“Para poder seguir adelante, tuvieron que aceptar y recuperarse de aquello que no pudieron cambiar, pero también luchar por lo que sí podían”, añade.

En ese sentido, uno de los participantes —cuyo nombre no se incluye en el documento —, contó a los investigadores cómo su mujer, con la que había estado casado 70 años, murió apenas un mes atrás y que estaba muy triste por ello.

“Pero gracias a mis hijos, me estoy recuperando y sintiéndome mejor. He luchado toda mi vida y siempre estoy preparado para los cambios”, les dijo.

“Creo que los cambios traen vida y te dan la oportunidad de crecer”.

Esta característica la comparten también los otros 28 participantes del estudio, así como una mirada positiva, una fuerte ética de trabajo y vínculos estrechos con la familia, la religión y el campo.

“Siempre pienso lo mejor. Siempre hay una solución. Es lo que me enseñó mi padre: haz frente a las dificultades y espera lo mejor”, dijo uno de ellos durante una de las entrevistas, tal como se señala en el documento.

La mayoría de los que participaron en el estudio siguen siendo activos, hacen trabajos regularmente en sus casas y continúan labrando la tierra.

Según los comentarios de los expertos incluidos en la publicación, esto les da un propósito en la vida, incluso a una edad tan avanzada.

La paradoja del envejecimiento

Los especialistas también compararon la salud de estos longevos habitantes del sur de Italia con la de sus familiares más jóvenes, de entre 51 y 75 años.

Como era de esperar, la generación más joven estaba en mejor forma física.

Pero los expertos vieron que los mayores tenían más bienestar mental y obtuvieron mejores resultados en cuanto a confianza en ellos mismos y habilidades para la toma de decisiones.

Jeste lo denomina “la paradoja del envejecimiento”.

Esto es, a pesar de que se deteriore la salud física, la calidad de la mental sigue siendo alta.

“Vimos que cuestiones como la felicidad o la satisfacción con la vida aumentaron, mientras los niveles de estrés y depresión se redujeron”, explica el director del estudio.

“Es lo opuesto a lo que uno esperaría con la edad, pero esto demuestra que al envejecer no todo es miseria y desolación”.

En ese sentido, uno de los participantes aseguró que no sabe “qué es el estrés”. “La vida es lo que es y hay que hacerle frente siempre”.

Y otro aseguraba: “Tengo que decirlo. Me siento más joven ahora que cuando era joven”.

Este no es el primer estudio que se lleva a cabo con las poblaciones más longevas del mundo, las conocidas como Zonas Azules (Blue Zones, en inglés) desde que en 2005 la revista National Geographic dedicara su portada al reportaje titulado “Los secretos de una vida larga” de Dan Buettner.

Se trata de Cerdeña en Italia, la isla de Okinawa en Japón, Loma Linda en California (Estados Unidos), la península de Nicoya en Costa Rica e Icaria, una isla de Grecia cercana a la costa turca.

Sin embargo, las investigaciones realizadas hasta ahora se centraron en las características genéticas de estas poblaciones, su dieta y su salud física.

Esta es la primera vez que se aborda los rasgos de personalidad y la salud mental de los más longevos.

Analizarlos ayuda a los investigadores a entender mejor el proceso del envejecimiento, explica Jeste, y a determinar cómo se pueden mitigar o evitar los problemas de salud relacionados con la edad.

“También da a adultos de todas las edades y cualquier parte del mundo más información sobre qué pueden hacer para extender sus propias vidas“, señala el director del estudio.

“No existe una única forma de llegar a los 90 o a los 100 años y tampoco creo que para hacerlo sea necesario un cambio radical de personalidad”, señala.

“Pero esto muestra que hay ciertos atributos que son muy importantes, como la resiliencia, el apoyo social fuerte, el compromiso y la confianza en uno mismo”, concluye.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: BBCMundo

 

22 Noviembre 2017

¿Te estás sintiendo viejo? ¿Te da miedo envejecer? Para muchos, llegar a la vejez es un motivo de temor. Esta etapa de la vida se asocia con las enfermedades, la soledad o la falta de actividad.

Sin embargo, algunos adultos mayores dicen que a partir de los 60 es cuando han tenido vidas más tranquilas y felices.

“Me gusta ser vieja porque tengo tiempo para hacer lo que más me gusta: cocinar y cuidar a mis plantas. Algunos fines de semana también cuido a mis nietos”, explica la mexicana María Elena González, de 72 años, de los cuales trabajó 25 en un banco.

“Hace poco me inscribí a una clase de baile y a diferencia de cuando era joven, ahora no me importa si lo hago bien o mal, lo importante es distraerme un rato y pasarla bien“.

En mayor medida que los jóvenes, las personas mayores “deciden enfocarse y disfrutar más en los buenos tiempos”, según el estudio Mood Regulation in Real Time (Regulación del ánimo en tiempo real) del doctor Derek Isaacowitz.

El paso del tiempo y las experiencias dan a las personas más recursos emocionales que les ayudan a recuperase más rápido de las adversidades, dice.

BBC Mundo entrevistó a dos expertos que dan consejos para envejecer de la mejor manera. Los dos hacen hincapié en que cada persona debe consultar a su médico para atender sus necesidades específicas y que logren mantener su cuerpo y su mente de la mejor manera posible.

También, recomiendan tener un plan financiero que ayude a alcanzar la seguridad económica para que la falta de recursos para las necesidades básicas no sea una preocupación.

Pero también dan algunos consejos que todo adulto mayor, o todo el que quiera tener una vejez feliz, podría hacer para mejorar su calidad de vida.

La doctora Gayatri Devi, directora de la clínica Park Avenue Neurology, en Nueva York y autora del libro, “The spectrum of hope: An optimistic a new approach to Alzheimer’s disease and other dementias” (“El espectro de la esperanza: un nuevo acercamiento al Alzheimer y otras demencias”), da las siguientes recomendaciones.

1. Mantener una buena actitud

“Deja de fruncir el ceño y comienza a sonreír. Ríe fuerte, a carcajadas. Diviértete con cosas simples como un cachorro jugando, un sombrero raro, un chiste”. Dice que esto aumenta los niveles de endorfinas (que tienen un efecto analgésico y de bienestar) y serotoninas (que ayudan contra la depresión), además de reducir el cortisol (que se segrega como respuesta al estrés).

“Tengo una muy buena amiga de 84 años, muy exitosa y conocida internacionalmente. Viaja mucho, tiene un grupo muy interesante de amigos y siempre está de buenas. Una vez me quejé de estar cansada. Me dijo que si disfruto lo que hago no debería quejarme. Ser feliz es mucho cuestión de actitud y de celebrar lo que uno hace“, dice Devi.

2. Sentadillas y probióticos

Mantente activo físicamente. La neuróloga recomienda hacer diez sentadillas diarias, cada una de una duración de 10 segundos. “Esto dará fortaleza a tus músculos pélvicos, lo que ayudará a prevenir caídas y fracturas”.

Añade probióticos y vitamina D a tu dieta. Ayuda a mantener el estómago y los huesos en buenas condiciones. Comprueba la densidad de tus huesos y si tienes problemas, arréglalos. “Tu cuerpo cuelga de tu esqueleto como la ropa cuelga de un gancho”, dice.

3. Desconectarse, no hacer planes

Cuando salgas con amigos mantén tu celular apagado. Esto mejora los vínculos emocionales y la sensación de bienestar. Además, incrementa la oxitocina (conocida como “la hormona de los vínculos emocionales”) y reduce los niveles de catecolaminas (asociadas al estrés y la obesidad).

Duerme y despierta sin alarma al menos un fin de semana cada mes. “Eso ayudará a perder peso, reduce el riesgo de depresión y aumenta la memoria”, dice Devi.

Deja dos tardes a la semana sin planes, esto reduce los niveles de cortisol.

4. Hacer las cosas que amas

Los adultos mayores suelen tener más tiempo libre y esta es la oportunidad para realizar las actividades que les brindan felicidad. “Si es posible, cámbiate a un trabajo que amas”, dice la neuróloga.

La doctora cuenta la historia de un abogado de 88 años que cambió de firma porque ya no estaba satisfecho con la que había trabajado en los últimos 20 años.

“Cuando le dije que me sorprendía que hiciera esas cosas a esa edad, me respondió: ‘Nadie sabe cuánto va a vivir ¿Por qué no querría yo vivir lo más pleno y feliz posible? Una de las mejores cosas de envejecer es que ya no se tiene tanto miedo al fracaso“.

El doctor Daniel B. Kaplan, profesor asistente de la Universidad Adelphi de Trabajo Social, en Nueva York, da otras claves para mejorar el bienestar emocional ante la vejez.

5. Encontrar apoyo

 “Una difícil realidad es que mucha gente llega a la vejez con enfermedades crónicas. Ansiedad, depresión, aislamiento y abuso de sustancias son problemas reales que afectan a muchos”, asegura Kaplan. Pero pueden superarse o disminuir con apoyo, asegura. “No debes tener vergüenza de sentirte mal cuando estás enfermo“.

Para los que tienen problemas de estrés, soledad, o tienen dependencia de los efectos del alcohol, medicamentos o drogas, la situación puede mejorar o empeorar, dependiendo de si encuentran y aceptan ayuda.

“Habla con tu familia y amigas de lo que te molesta, pide ayuda a tus doctores o a los trabajadores sociales y psicólogos. Haber sobrevivido las dificultades de la vida por seis o siete décadas es un logro. Y los próximos 20 o 30 años deberían estar definidos, de ser posible, por el júbilo, la compañía y la paz. Encontrar soporte es un paso necesario para ello”

6. Buscar satisfacción

En todas las etapas de la vida estar satisfecho pasa por sentirse bien en los diferentes roles sociales que jugamos. “Dependiendo de la plenitud que cada persona sienta en esos papeles que juega, la persona percibirá su propio valor”.

Los adultos mayores deben seguir cultivando esos roles, como cónyuge, amigo, hermano, padre o abuelo. Pero también pueden buscar nuevos roles, como por ejemplo un voluntariado, hacer compañía a algún vecino solitario, o incluso un nuevo trabajo que le proporcione un ingreso. “Estar activo en distintos roles es muy bueno para la estimulación intelectual y social, además ayuda a la realización emocional”.

7. Formar conexiones

No dependas de pocas relaciones cercanas. Trata de encontrar grupos de gente con los que te guste pasar tiempo y asegúrate de mantener esas conexiones. Una vida social previene el aislamiento, ayuda a la formación de relaciones significativas y construye una red de seguridad de gente que se preocupa por ti y que estará a tu lado en tiempos de enfermedad o tristeza.

Kaplan cuenta la historia de un anciano que estaba muy solitario y que no se estaba cuidando apropiadamente y para el que lograron que un asistente social le ayudara con las tareas del hogar y con su cuidado. “Pero cuando realmente mejoró fue cuando empezó a ir, en el transporte especial, a un centro de día para adultos. Empezó a pasar tiempo con otra gente y eso le dio alegría“, dice Kaplan.

Un día se cayó en el baño de su casa cuando estaba solo. Sus amigos en el centro preguntaron a los trabajadores sociales por qué no había asistido. Tras una llamada que no contestó, un trabajador social fue a su casa y lo encontró tirado. “Se recuperó y estuvo bien a largo plazo, pero pudo haber sido muy diferente. Si esto hubiera pasado antes de que tuviera una red de apoyo, nadie se hubiera enterado”, cuenta.

La doctora Devi añade: “Es bueno tener amigos de distintas edades, al menos uno en cada década de la vida“. Eso hace las interacciones más interesantes y diversas, con distintas formas de interactuar. También ayuda cuando los amigos más grandes van muriendo. Si bien, las pérdidas son irreparables, al menos no se van quedando solos porque las amistades más jóvenes siguen ahí.

Además, los amigos más jóvenes pueden ayudar a mantenerse al día en cosas como la tecnología. Y los más grandes pueden compartir su experiencia en otros aspectos, lo que les puede hace sentirse más útiles y satisfechos.

“Hay varios componentes para tener una vejez más o menos feliz, pero uno muy importante es la actitud”, asegura Devi. Es bueno recordar que envejecer es un privilegio.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: BBCMundo

23 Octubre 2017

No es ningún secreto que poder conciliar un sueño profundo y lo suficientemente duradero como para levantarse descansado y repleto de energía para enfrentar la rutina diaria, a medida que pasan los años, resulta un desafío que va in crescendo, lo que trae aparejados los consecuentes efectos negativos para la salud y el estado de ánimo.

Es sabido que los adultos mayores duermen, en la gran mayoría de los casos, menos tiempo que los adultos jóvenes, a la vez que registran una peor calidad de sueño. El problema radica en que al alcanzar las ocho décadas de vida, la mayoría de las personas de la tercera edad sufren complicaciones de salud serias como producto de dicho inconveniente.

El deterioro de la calidad del sueño y la disminución de la cantidad de horas dormidas genera una cantidad de desafíos para los ancianos a nivel de salud. Es que el proceso que muchos subestiman como un simple reposo necesario para "descansar el cuerpo", en realidad tiene un efecto renovador mucho más profundo y vital tanto a nivel cardiovascular como de los sistemas inmunológico y metabólico.

Además, el poder descansar como corresponde permite recuperar la capacidad del cerebro de aprender y memorizar. El inconveniente radica en que superados los 30 años y a medida que los adultos jóvenes se acercan hacia las tan temidas cuatro décadas, las ondas de sueño profundo presentes a nivel cerebral van perdiendo fuerza, al reducir su tamaño y cantidad.

El hecho de dormir peor implica un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y de aumentar de peso, a la vez que va ganando protagonismo una proteína cerebral tóxica conocida como beta amiloide, la cual está ligada al Alzheimer.

Más cerca del medio siglo de vida, las personas registrarán niveles entre un 60 y un 70 por ciento menores de sueño profundo, en comparación con aquellos representativos de su juventud. Llegados los setenta años, el panorama resulta aún más desalentador ya que registra un porcentaje cercano al 90 por ciento menor en lo que hace al porcentaje obtenido de sueño restaurador.

Como si la perdida de sueño profundo no fuese suficiente, a medida que se van acumulando más canas también costará más dormir de forma continua sin interrupciones. Con más años, irremediablemente vendrán más momentos durante la noche en los que las personas se tendrán que levantar de la cama o simplemente permanecer varios minutos a mitad de la noche despiertos.

Entre las causas se encuentran los dolores musculares, como la necesidad de ir al baño debido a una vejiga más débil. A pesar de que muchos expertos recomiendan reducir la ingesta de líquidos durante las horas previas a ir a la cama, la estrategia no sería infalible, sobre todo entre los adultos más mayores.

Los especialistas en sueño calculan que al momento de alcanzar los 80 años de vida, la eficiencia de sueño de la persona promedio se ubicará por debajo del 80 por ciento, lo que significa que en un período de ocho horas acostados, se estará despierto, en la mayoría de los casos, más de una hora y media por noche.

Por último, los cambios a nivel del ritmo circadiano, o lo que comúnmente se conoce como el reloj interno que regula los períodos de sueño, implican que a medida que se envejece el cuerpo pedirá ir a la cama antes, debido a una liberación más temprana de melatonina en adultos al momento de aproximarse la noche, ayudada a la vez por una menor temperatura corporal.

El hecho de que el cuerpo pida ir a dormir más temprano, y hasta en algunos casos exija llevar adelante siestas a los largo del día, hará que resulte más complicado dormir como corresponde.

Distintos tratamientos con melatonina recetada pueden ayudar a mejorar la calidad y cantidad de sueño a la vez que estrategias menos ortodoxas, como la meditación, podrían ser efectivas, en un contexto donde la mayor exposición de los adultos mayores a smartphones y tabletas antes de ir a dormir tampoco colabora en generar las condiciones perfectas para conciliar el sueño profundo.

Redacción: Leo.com.bo                              

Fuente: EFE

29 Agosto 2016

El alcalde cruceño Percy Fernández Añez llegó hasta la Villa Primero de Mayo para festejar el Día del Adulto Mayor con los vecinos de la populosa zona. El festejo se lo hizo con la Asociación para el Adulto Mayor del Distrito Municipal Nº 7 (ASOPAM) para festejar con las personas de la tercera edad a propósito de su celebración.

El burgomaestre llegó acompañado de la presidenta Concejo, Angélica Sosa de Perovic y la Secretaría de Desarrollo Social, Rossy Valencia, además del diputado nacional Andrés Gallardo y el sub alcalde del Distrito Municipal Nº 7, Raúl Saavedra, todos fueron recibidos con aplausos.

Fernández felicitó a todos los adultos mayores de nuestra capital y dijo que siempre hay motivos para festejar a las personas de la tercera edad y él es feliz de acompañarlos en cualquier ocasión, puesto que lo hace muy feliz de verlos con una sonrisa en el rostro.

"Estoy muy feliz, vine hasta este lugar para festejar con ustedes, a compartir un momento muy grato y estoy muy contento de haberlos visitado a este su lugar", dijo el alcalde al momento de dirigirse a los festejados en el día especial.

En la oportunidad, la autoridad municipal informó a los agasajados que este 1 de septiembre se dará inicio a la carnetización del Seguro Gratuito de Salud Municipal para que los niños mayores de cinco años y menores de 60 años para que gocen de los beneficios de una política de salud con una inversión de 700 millones de bolivianos para los cruceños.

"Salud gratuita para todos los que viven en Santa Cruz de la Sierra sin mayores trámites ni costo. Yo debo confesarles que estoy muy contento con esta ordenanza y de que todos tengamos el auxilio médico oportuno en cualquier momento porque nadie está libre de necesitarlo", expresó el burgomaestre y recibió elogios.

Poemas, cánticos, melodías típicas y rifas fueron el marco del festejo de un día muy significativo para las personas de la tercera edad que también coronaron a sus reinas de los adultos mayores.

Maida Paz, presidenta de los Adultos Mayores de la Villa Primero de Mayo agradeció la presencia del alcalde y la presidenta del Concejo en el festejo de este sector tan sensible y querido de la población.

"Muy feliz de que nuestro presidente honorífico, Percy Fernández, nos esté acompañando en un día tan especial. Muy feliz de tenerlo aquí porque usted sabe que es muy querido aquí en la Villa", manifestó la representante de los adultos mayores.

Para terminar la cita, el alcalde cruceño y todos los asistentes compartieron un almuerzo y refrescos al son de la música tradicional.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: GAM

31 Mayo 2016

Proyecto.  El Gobierno Municipal inauguró un comedor para personas de escasos recursos de la Tercera Edad,  en la Villa 1ro. de Mayo.

El Gobierno Autónomo Municipal, a través de Sub Alcaldía del Distrito 7, inauguró el Comedor Popular que beneficiará a los adultos mayores de escasos recursos de la zona. A partir de hoy funcionará en las instalaciones de la Asociación de la Tercera Edad-ASOPAN- ubicada detrás de la Sub Alcaldía en la Villa 1ro. de Mayo.

El Comedor Popular, que inicia su labor a partir de la fecha en la sede de ASOPAM, atenderá de lunes a sábado con almuerzo nutritivo y completo de sopa, segundo y refresco, a un precio mínimo de Bs. 5. Más de 200  “Abuelos” del Distrito Municipal 7, recibirán a diario alimentos pensados en su bienestar y cuidado integral, elaborados en base a maíz, quinua, soya, lenteja, sésamo, frejol y otros.

80 personas del directorio y miembros de la Asociación de la Tercera Edad,  disfrutaron de una lagua de maíz tostado, rapi con arroz con queso y una deliciosa chicha en el acto central de inauguración del nuevo espacio para los adultos mayores. Para hoy el menú es sopa de quinua, tallarín y refresco a elección.

“Inauguramos este comedor, a nombre del Ing. Percy Fernández, que será de gran beneficio para las personas de escasos recursos de la Villa. Para el Municipio cruceño las personas de la tercera edad son una prioridad”, expresó el Sub Alcalde del Distrito Municipal 7, Prof. Raúl Saavedra.

Redacción Leo.com.bo

Fuente: GAM

Últimas Noticias

Prev Next

Grave-Revelan que Chile coimeó por el Tr…

Grave-Revelan que Chile coimeó por el Tratado de 1904

Coimas, insultos y amagos de irse a los puños caracterizaron los debates previos a la...

Bolsonaro: 3 hipótesis y una sospecha (I…

Y es que como lo observara Antonio Gramsci en un célebre pasaje de sus Cuadernos...

Ahora otra cárcel

La policía acaba de desbaratar a otra banda delincuencial que operaba dentro de la cárcel...