Santa Cruz de la Sierra
08 Septiembre 2015

Un estudio publicado por el portal Travel Maths reveló cuál es el sitio más sucio dentro de un avión. Y, para sorpresa de muchos, no se trata del baño.

Los resultados de las muestras tomadas en cinco aeropuertos y cuatro aviones comerciales, demostraron que la mesa donde se apoya la bandeja de la comida es la parte más sucia de un avión, con 14.000 unidades de gérmenes con capacidad de producir colonias por cada centímetro cuadrado, mientras que en el botón de descarga del inodoro se encontraron sólo 1.700 unidades.

El estudio arrojó que la salida de aire en la parte superior y las hebillas del cinturón son otros de los sitios más sucios de un avión. El dato alentador es que los científicos no hallaron presencia de bacterias fecales en ninguna de las muestras.

"Los baños demostraron ser algunas de las superficies más limpias. Los horarios de limpieza regulares significan que estas superficies son desinfectadas con más frecuencia", explicaron los autores de la investigación.

De acuerdo con los investigadores, es importante evitar que los alimentos entren en contacto con la mesa para reducir el riesgo de la transferencia de bacterias a la boca. "También es recomendable llevar desinfectante de manos para cualquier otra superficie sucia que se puede tocar a lo largo del viaje", dijeron.

De acuerdo con lo que publica la BBC, otro estudio arrojó que el equipaje entra en contacto con un máximo de 80 millones de bacterias antes de llegar a la habitación del hotel. La investigación en nombre de la empresa Aqaint de desinfectantes encontró que una maleta es manejada por un promedio de cuatro manipuladores de equipaje, dos taxistas, un portero de hotel y un miembro del personal de la aerolínea.

Y, teniendo en cuenta que la persona tiene más de 10 millones de bacterias en las manos, en comparación con las 33.000 que se encuentran en las superficies públicas, es de esperar que el equipaje pueda entrar en contacto con más gérmenes de lo que se piensa.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

27 Agosto 2015

Sigo con La Paz en mi cabeza. Ya pasaron cinco días desde mi estadía de 24 horas en el Altiplano boliviano y tomé mate de coca y Sorojchipil en cantidades industriales. Sin embargo, el dolor de la cabeza no para. Entonces, tengo que escribir mi artículo siguiendo el ritmo de los martillazos entre mis orejas.

Yo soy holandés, hombre de las llanuras y el mar. Mi país no conoce montañas. Bueno, en el sur de Holanda, cerca de la ciudad de Maastricht, hay algo que nosotros llamamos ´montaña´, pero en realidad es una colina que no es ni de 300 metros de altura. A los holandeses nos gustan los vastos horizontes sin obstáculos. Así somos, de esa manera nos forjó la geografía y el clima, los elementos naturales. Por eso es muy difícil que nos pueda agradar una ciudad tan alta como es La Paz. Es nuestra idiosincrasia, sin ofensa a los altiplánicos.

Mi hijo Sebastián, de casi 3 añitos, es bien diferente. No tiene nada del provinciano holandés que es su padre. Él ya es, con su tamaño de 90 centímetros y 15 kilos de peso, un verdadero ´homo universalis´, un ciudadano del mundo que no teme a nadie y nada. Cuando mi esposa Emma y yo le propusimos un viaje a La Paz en avión para sacar la visa norteamericana , Sebastián aplaudió y dio gritos de alegría. ¨¿Volar en un avión grande o pequeño, papá? ¨ Yo le contesté: ¨Grande, por supuesto.¨ Y él: ¨İWow!¨

Entonces, fuimos los tres a La Paz en un vuelo de Boliviana de Aviación (BoA) un domingo a las 20.50 horas. Lo que sigue es un relato captado de mi memoria, pero con la fiabilidad de una caja negra.

Ya estamos sentados en el Boeing 737 de BoA. A Emmita le tocó la ventanilla, a mí el pasillo y Sebastián está en medio. Como demostración, la azafata se coloca una máscara de oxígeno e indica las salidas de emergencia. Nadie en el avión le da bola, pero yo estoy pensando a lo que me contó un amigo hace poco. Él estaba también en un vuelo que iba rumbo a La Paz que unos 15 minutos después de haber despegado tuvo que volver al aeropuerto de Viru Viru en Santa Cruz por problemas de despresurización. La tripulación les ordenó a los pasajeros colocarse las máscaras de oxígeno sin darles mayor explicación. Mi amigo me dijo que quería morir. Pánico total. Y yo ahora también ya estoy imaginando lo peor.

Mientras tanto, Sebastián está tranquilísimo, imperturbable. Se abrocha el cinturón de seguridad y dice: ¨İA volar, de una vez!¨ Y como si fuera el piloto él, justamente, el avión de BoA arranca y despega. ¨İWow!¨sigue diciendo nuestro hijito.

Como padre yo sé que a los niños les encanta la poesía. Es su primera lengua. Ellos piensan en metáforas. Por eso no me sorprende cuando Sebastián después de volar ya unos 20 minutos me dice: ¨Papá, estamos en la barriga del avión. Una barriga muy grande, más grande que la barriga de papá.¨ Yo me río, pero mi alegría dura poco, porque el avión está entrando a una larga zona de turbulencia. La nave salta y se sacude. Una señora mayor que está sentada cerca de nosotros se pone a gritar y llorar. La azafata tiene que consolarla. Yo miro a Sebastián y él comenta con una sonrisa: ¨Mucho viento, papá. Mucho viento.¨

El vuelo dura sólo una hora. Para mí es suficiente, pero no para Sebastián. ¨Otra vez, otra vez¨, dice mi hijito después del aterrizaje. Menos mal que tras pasar unas horas aburridísimas en la embajada de Estados Unidos en La Paz a Sebastián se le presenta una nueva oportunidad de volar. Esta vez no en avión, sino en el teleférico.

Junto con tres primitos que viven en La Paz agarramos la Línea Verde del flamante funicular, que une la Curva de Holguín e Irpavi. ¨Es un helicóptero¨, dice Sebastián feliz. Mauro, uno de los primitos, nos cuenta que un compañero suyo vive en una casa nueva debajo del teleférico. ¨Él tiene que cubrir la ventana de su dormitorio con una cortina gruesa¨, dice Mauro. ¨A veces la corre, pero debe hacerlo de noche, después de las 22:00. A esa hora las cabinas de la Línea Verde dejan de circular por su ventana. La casa es nueva, pero ellos ya quieren mudarse.¨ Este peculiar ejemplo de invasión a la privacidad no le interesa a Sebastían. Él está contando todas las palomas que ve en los techos de las casas paceñas.

Sebastián no se acuerda del viaje de retorno. Durmió todo el tiempo, contento y exhausto en el Boeing 737. Lo despierto en el aeropuerto de Viru Viru y le pregunto: ¨¿Qué ciudad te gusta más, Santa Cruz o La Paz?¨ Sebastián contesta: ¨Me gusta más el avión.¨ Mi hijo, un verdadero ´homo universalis´.

Por Allart Hoekzema

Fuente: Primicia

17 Agosto 2015

Las autoridades no han mencionado si hay sobrevivientes en el lugar del accidente, que sucedió durante un vuelo corto en medio del mal tiempo en la provincia montañosa de Papúa, la más oriental de Indonesia.

El avión de Trigana Air Service perdió el contacto con el aeropuerto de la ciudad de Oksibil, adonde viajaba desde la capital provincial, Jayapura. Julius Barata, vocero del Ministerio de Transporte, dijo que no había indicios de que el piloto hubiera avisado de alguna emergencia.

Los funcionarios indicaron que los restos fueron localizados en una zona muy boscosa de la regencia de Bingtang Mountains, aproximadamente a 12 kilómetros (siete millas) de Oksibil, y Henry Bambang Soelistyo, el jefe de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate, dijo que sus equipos se preparan para tratar de llegar al lugar del accidente por aire y tierra.

La aeronave, un turbohélice ATR42-300, llevaba 49 pasajeros y cinco tripulantes en ese trayecto de unos 42 minutos de duración, según el vocero. Entre los pasajeros había cinco niños, dos de ellos bebés.

Las aeronaves de búsqueda despegaron durante la mañana de este lunes luego que habitantes de la aldea de Okbape, en el distrito Bintang de Papúa, le dijeron a la policía local haber visto un avión que volaba a baja altura antes de que se estrellara contra una montaña, dijo Ludiyanto, que dirige las operaciones de búsqueda y rescate desde Jayapura.

Según reportes de medios locales, todos los pasajeros eran indonesios. La aerolínea no ha difundido una lista con los nombres de los viajeros.

Oksibil, a unos 280 kilómetros (el equivalente a 175 millas) al sur de Jayapura, registraba intensas lluvias, fuertes vientos y niebla cuando el avión perdió el contacto con el aeropuerto minutos antes de la hora prevista del aterrizaje, explicó Susanto, jefe de la Agencia de Búsqueda y Rescate de Papúa.

Gran parte de Papúa está cubierta de montañas y junglas impenetrables. Algunos aviones que se han estrellado allí nunca fueron localizados.

El analista de aviación, Dudi Sudibyo, dijo que Papúa es un lugar particularmente peligroso para volar debido a su terreno montañoso y el veloz cambio de sus patrones climáticos.

"Puedo afirmar que el piloto que tenga capacidad de volar un aparato por la provincia puede hacerlo en cualquier parte del mundo", apuntó.

El fabricante europeo de aeronaves ATR indicó el domingo por la noche a través de un comunicado que "reconoce los reportes de una pérdida de contacto" con el vuelo de Trigana, "y se mantiene al tanto para apoyar a las autoridades de aviación competentes".

ATR, con sede en Toulouse, Francia, es una empresa líder en la fabricación de aviones regionales con un máximo de 90 asientos.

Indonesia ha registrado diversos incidentes aéreos en los últimos años. El amplio archipiélago de 250 millones de habitantes y unas 17.000 islas es uno de los mercados de Asia de más rápido crecimiento para las aerolíneas, pero tiene problemas para conseguir suficientes pilotos calificados, mecánicos y controladores aéreos, así como tecnología actualizada para mantener la seguridad.

Entre 2007 y 2009, la Unión Europea prohibió los vuelos a la región por parte de aerolíneas de Indonesia, debido a preocupaciones de seguridad.

En diciembre pasado, las 162 personas a bordo de un avión de AirAsia fallecieron cuando la aeronave se desplomó hacia el Mar de Java durante una tormenta en su trayecto entre Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia, y Singapur.

Ése fue uno de los cinco accidentes que sufrieron las aerolíneas asiáticas en un lapso de 12 meses, incluyendo el vuelo 370 de Malaysia Airlines, que desapareció en marzo de 2014 con 239 personas a bordo en el trayecto entre Kuala Lumpur y Beijing.

Trigana Air Service, que comenzó sus operaciones en 1991, contaba hasta diciembre de 2013 con 22 aeronaves y vuelos a 21 destinos de Indonesia.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

05 Agosto 2015

La compañía aeronáutica Airbus ha presentado en la oficina de patentes de Estados Unidos la patente de un avión ultrasónico con el que podría crear un avión que haría recordar al Concorde que permitiría unir en una hora las ciudades de Londres y Nueva York o en tan solo tres Madrid y Ciudad de México.

El revolucionario avión podría volar 4,5 veces más rápido que la velocidad del sonido y recorrer más de 5.500 kilómetros por hora. De momento solo se trata de un diseño registrado en julio como "vehículo ultraligero y su medio de locomoción correspondiente".

La concepción de Airbus, que habitualmente registra patentes que no necesariamente convierte en aviones, presenta un ala delta triangular sobre la carlinga del aparato, en lo que recuerda más a una nave espacial tipo el Shuttle de la NASA que a un avión comercial al uso.

En el interior del fuselaje llevaría solo dos filas de asientos separadas por un pasillo central, mientras que los cinco motores estarían instalados en bajo el ala del avión.

Dos de los dos motores serían estratorreactores, es decir, un motor de compresión sin turbinas y compresores que aprovecha la velocidad del aparato para funcionar. Otros dos motores serían turrboreactores mientras que un quinto, en el centro del avión, se asemeja más al tipo de dispositivos que impulsan los cohetes.

Según el diseño, los dos turborreactores se emplearían en el despegue y en los desplazamientos en tierra, el motor de cohete se encargaría de llevar el avión a una elevada altitud de unos 35.000 metros y los estratorreactores operarían el avión durante el vuelo.

El avión sería utilizado tanto para uso comercial como militar, según ha publicado hoy el periódico francés 'Les Echos'

Redacción: Leo.bo        

Fuente: AFP

27 Julio 2015

Un pasajero causó deliberadamente un incendio con un mechero y gasolina en un avión de la aerolínea china Shenzhen Airlines en pleno vuelo, aunque el fuego fue rápidamente sofocado y el hombre detenido, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

El incidente ocurrió hacia la una de la madrugada del domingo, durante un vuelo entre la ciudad de Taizhou, en el este de China, y la de Cantón, en el sur.

Dos personas resultaron heridas y fueron hospitalizadas después de que el avión aterrizara, mientras que tripulación y pasajeros, que colaboraron en la inmovilización del pirómano -del que la información no precisó donde llevaba la gasolina-, fueron evacuados por los toboganes.

Por ahora ni la policía aeroportuaria ni la compañía aérea afectada han facilitado la identidad del pirómano, aunque se han publicado en internet fotos del interior del avión en el que una de las ventanas estaba totalmente ennegrecida por el humo.

La policía investiga el suceso, que ha mostrado graves fallos de seguridad en el aeropuerto de Taizhou, ya que ni mecheros ni sustancias inflamables están permitidos en los vuelos en el espacio aéreo chino, siguiendo estándares internacionales.

En los últimos meses se ha informado de varios casos en los que viajeros chinos protagonizaron insólitos incidentes en pleno vuelo, como dos pasajeros que en diferentes ocasiones abrieron la escotilla de emergencia u otro que arrojó agua casi hirviendo a una azafata.

Redacción: Leo.bo  

Fuente: EFE

 

12 Junio 2015

Un avión de la compañía malasia Malaysia Airlines se vio obligado a efectuar este viernes un aterrizaje de emergencia en Melbourne debido a un problema de motor, anunciaron las autoridades australianas.

El vuelo MH148 despegó del aeropuerto de Melbourne a las 14.16 con destino a Kuala Lumpur pero tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto australiano, dijo un portavoz del aeropuerto.

"El avión aterrizó sin problemas poco antes de las 15H00 locales", agregó.

El servicio australiano de controladores aéreos australianos explicó que el avión señaló "un problema de motor". El aparato "descargó combustible y regresó a tierra", precisó.

La aerolínea, que acaba de declararse en quiebra y despedir a miles de empleados, acarrea oscuros antecedentes con las caídas de dos de sus vuelos, uno en el Índico el MH370 (que jamás apareció), y otro en Ucrania, derribado por un misil.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

08 Junio 2015

Los pasajeros de un vuelo entre París y Niza no salían de su asombro cuando vieron a las estrellas de Hollywood Angelina Jolie y Brad Pitt acompañados de sus hijos buscando sus asientos en la clase económica, como una familia normal.

En las fotografías, publicadas en las redes sociales, se observa a Brad Pitt, de 51 años, colocando las maletas de mano en los compartimientos de cabina y ayudando a su familia con el equipaje.

El matrimonio tampoco intentó ocultar sus rostros ni pasar desapercibidos en el avión de la compañía Air France.

Los famosos actores, junto a Maddox, de 13 años, Pax, de 11, Zahara, de 10, Shiloh, de 9, y los gemelos Knox y Vivienne, tomaron sus asientos entre los pasajeros de la clase turista con total naturalidad.

Muchos de los viajeros capturaron ese momento con sus cámaras y lo compartieron en Twitter.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Teleshow

08 Junio 2015

Una abeja que quedó atrapada en unos instrumentos externos de un avión de la aerolínea Flybe obligó al piloto a regresar al aeropuerto inglés de Southampton tras el despegue, según informó este lunes la compañía aérea.

La aerolínea señaló que el piloto del vuelo BE384, con destino a Dublín, decidió regresar al aeropuerto el pasado viernes tras surgir un "problema técnico sospechoso".

Una vez en tierra, los técnicos descubrieron que el insecto había quedado atrapado en una pieza externa de unos instrumentos.

"Flybe puede confirmar que el vuelo BE384 que viajaba a Dublín regresó a Southampton tras un problema técnico sospechoso. El avión aterrizó sin incidentes y todos los pasajeros desembarcaron normalmente", señaló una portavoz de la aerolínea.

"En la inspección, los ingenieros de Flybee descubrieron que la causa del problema fue una abeja que había quedado en una pieza de instrumentación fuera de la aeronave", agregó.

La portavoz puntualizó que "la seguridad de los pasajeros y de la tripulación es prioritario" y lamentó los inconvenientes causados por el retraso del vuelo en llegar a destino.

Los insectos pueden provocar en algunos casos problemas en los aviones, como ocurrió en 1996, cuando unas avispas bloquearon un instrumento que mide la velocidad en un vuelo Boeing 757 que se estrelló tras despegar de la República Dominicana, recuerdan  los medios británicos.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Pepitas de oro

Pepitas de oro

Recibo una llamada del urubicheño Dámaso Vaca quien me pregunta: “¿Estás aprovechando la cuarentena para...

El pacto

El pacto

En medio de la tan vasta como persistente pandemia hablo una vez al día por...

La discusión

La discusión

Ya varias décadas atrás el escritor estadounidense Arthur Bloch nos advirtió sobre la testarudez y...