Santa Cruz de la Sierra
17 Diciembre 2014

El real marcha decididamente al descenso. Una nueva devaluación de 1,7% colocó a la moneda brasileña en la cotización más baja desde marco de 2005 al cerrar ayer a 2,734 el dólar. Varios factores influyeron para el derrape, tanto domésticos como mundiales. En el plano internacional, el mayor impacto viene de Rusia que devaluó fuertemente el rublo e introdujo un aumento de las tasas de interés, un factor que se suma a la debilitada economía global.

El nuevo “tropezón” del real, que desde inicios del año devaluó un 19%, encendió señales de alerta entre los socios del Mercosur, no sólo porque afecta directamente el comercio regional, que –según confirmaron diplomáticos– este año cayó 20% en relación al 2013. También porque es un síntoma de inestabilidad en la mayor economía del bloque.

A diferencia del proceder del último mes, cuando el Banco Central brasileño decidió que la divisa estadounidense debía flotar libremente, ahora las autoridades económicas de Brasil parecen haber flexibilizado esa postura  y señalizaron que deben extender a lo largo de 2015 la estrategia intervencionista para regular el mercado cambiario. De hecho, el BC ofreció ayer la venta de 1.000 millones de dólares (con compromiso de recompra). Alexandre Tombini, titular de la institución, dijo que continuará con la venta diaria el año próximo, aunque en proporciones menores que la de estos días.

Sin duda, la sucesión de denuncias sobre corrupción en Petrobras y la continuidad de las investigaciones judiciales sobre esta causa produjeron un sacudón en los últimos dos meses que se trasladó tanto al cambio como al mundo bursátil, con perjuicios para la Bolsa de San Pablo. Los analistas advierten que la petrolera estatal tiene un peso muy grande en la economía del país, tanto por las inversiones que atrae como por las exportaciones que genera. Las noticias diarias que la involucran como víctima de un esquema de coimas enquistado desde hace años en la compañía tienen como correlato un temor de los inversionistas, que se ha expresado en la reducción sustancial en el valor de sus acciones. Esto podría derivar, según los expertos, en una reevaluación no sólo del rating de la empresa sino también del país.

La caída de los precios del petróleo y la baja de las cotizaciones de las materias primas en general produjo, a su vez, un cimbronazo en la mayoría de las economías emergentes. La primera víctima explícita de esa situación fue Rusia que, al devaluar, puso en evidencia cuánto impacta esa situación en su economía. Sin embargo, los especialistas se cuidan de hablar de una propagación del “efecto ruso” en los grandes países de América Latina, como ocurrió por ejemplo en 1998.

El otro factor que perturba a las economías emergentes es la ligera “mejora” de la economía de Estados Unidos. Si édsta llega a mostrar un crecimiento consolidado, eso llevará a la Reserva Federal a aumentar las tasas de interés, lo que provocará de inmediato un efecto de aspiradora sobre los capitales que vuelan por el mundo. Esto podría, eventualmente, llegar a ser devastador en las economías del Mercosur ya que provocarían a mediano plazo una salida de inversores y una disminución en la posibilidad de financiarse en el exterior.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Clarin.com

17 Diciembre 2014

El ministerio ruso de Finanzas anunció el miércoles que venderá divisas extranjeras, en un intento por detener el derrumbe de la moneda.

"El rublo se encuentra extremadamente infravalorado", indicó el servicio de prensa del Ministerio de Finanzas, sin detallar el volumen o el tipo de activos que estaba vendiendo, según señala la agencia de noticias rusa Interfax.

El Banco de Rusia informó de que el pasado 15 de diciembre llevó a cabo intervenciones en el mercado de divisas por importe de 1.961 millones de dólares (1.577 millones de euros), lo que eleva a más de 80.000 millones de dólares (64.360 millones de euros) el volumen de su defensa del rublo en lo que va de año. La moneda rusa se devaluó 9,5% el lunes y 7% el martes.

El Banco vende que cada día varios miles de millones de dólares en divisas extranjeras, aunque hasta el momento ha cosechado pocos éxitos.

Tras su anuncio, la moneda rusa se reforzaba a 81,61 rublos por un euro, frente a 85,15 el martes por la noche, y a 65,15 por un dólar, frente a 67,88 la víspera.

En una reunión de emergencia celebrada el martes, el gobierno ruso definió una serie de medidas destinadas a garantizar la estabilidad del sector financiero.

Concretamente, el gobierno apoyará a los bancos, vapuleados por una caída del rublo sin precedentes desde la suspensión de pagos de Rusia en 1998.

El Ministerio de Economía ruso ya advirtió la semana pasada que el Producto Interior Bruto (PIB) nacional se contraerá un 0,8% el próximo año, arrastrado por el precio del petróleo, las sanciones internacionales y problemas estructurales.

"Hay recursos"

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, dijo que su paìs tiene recursos monetarios suficientes para superar la crisis provocada por la caída del rublo, respetando los principios de la economía de mercado

"El país dispone de los recursos monetarios necesarios para alcanzar sus objetivos económicos. También tiene los instrumentos de mercado indispensables para garantizar la demanda correspondiente", dijo Medvedev tras una reunión de urgencia con sus ministros del sector económico y con los presidentes de las grandes empresas exportadoras.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AFP

16 Diciembre 2014

La cesta petrolera venezolana sigue hundiéndose y la semana anterior cerró en 57,53 dólares, un valor por debajo del previsto por el gobierno venezolano en su presupuesto ordinario para 2015, informó el ministerio de Petróleo.

"La amplia disponibilidad de suministro en los mercados y los pronósticos de un menor crecimiento de la demanda mundial para el próximo año, continúan ejerciendo presión en los precios", indicó el informe semanal del ministerio.

Esta fue la semana 14 en fila en que retrocede el valor del crudo venezolano y sus derivados, que han perdido más del 40% de su precio desde finales de junio, cuando el crudo se cotizaba 100,64 dólares por barril.

El informe del petróleo fue divulgado de manera tardía pues su publicación habitual es los viernes, sin que el ministerio detallara los motivos del atraso.

Con este retroceso, el crudo venezolano alcanza su nivel más bajo en los últimos cuatro años y se ubica por primera vez debajo de los 60 dólares estimados en el presupuesto del gobierno para 2015.

Venezuela, que cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo, obtiene del crudo 96% de sus ingresos. La baja en los precios se produce en momentos en que el país es golpeado por una inflación anual de 63,4% (siendo agosto el último dato disponible), así como por la escasez de uno de cada cuatro productos y una aguda sequía de divisas.

Pese al derrumbe del crudo, el presidente venezolano Nicolás Maduro ha asegurado que Venezuela cuenta con los recursos necesarios para cumplir sus compromisos financieros internacionales y mantener los programas estatales de su gobierno, que mantiene un fuerte gasto social.

Economistas calculan que por cada dólar que pierde el petróleo venezolano dejan de ingresar a su economía unos 700 millones de dólares anuales.

En las últimas semanas, Rafael Ramírez, canciller y representante venezolano ante la OPEP, intentó en vano que el cartel petrolero acordara un recorte en la producción para apuntalar los precios del crudo, pero su propuesta no prosperó tras una reunión en Viena.

La brusca caída del petróleo en los últimos meses ha disparado el valor del dólar en el mercado negro, lo cual presiona al alza la inflación y la escasez.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AFP

16 Diciembre 2014

El petróleo caía el martes a poco más de 59 dólares por barril, por primera vez desde mayo del 2009, ampliando una ola vendedora de seis meses debido a que la desaceleración de la actividad fabril en China y la depreciación de las monedas en mercados emergentes se sumaban a las preocupaciones sobre la demanda.

El referencial internacional Brent ha perdido casi la mitad de su valor luego de tocar un máximo en junio de 2014 de 115 dólares por barril, en medio de abundantes suministros y una débil demanda, y el cambio en la estrategia de la OPEP de defender la cuota de mercado en lugar de los precios.

Un reporte que mostró que la actividad industrial en China se contrajo por primera vez en siete meses en diciembre se sumó a las preocupaciones sobre la demanda de petróleo.

China es el segundo mayor consumidor de petróleo después de Estados Unidos.

El petróleo Brent llegó a caer hasta los 59,02 dólares, su menor nivel desde mayo del 2009. A las 0914 GMT perdía 1,81 dólares, a 59,25 dólares.

El petróleo en Estados Unidos cedía 1,60 dólares, a 54,31 dólares por barril.

El debilitamiento de las monedas y economías en mercados emergentes- los impulsores del crecimiento de la demanda mundial de crudo- también presionaban los precios, dijeron analistas.

En Rusia, uno de los mayores productores de crudo del mundo, el banco central elevó su tasa de interés clave en 6,5 puntos porcentuales, a 17 por ciento el martes en un intento por frenar el colapso del rublo.

Por un lado, Estados Unidos mantiene su alto nivel de producción, mientras que por otro la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), encabezada por Arabia Saudita, ha rechazado por el momento recortar la suya para no perder su cuota de mercado.

En su reunión del 27 de noviembre pasado en Viena, la OPEP, responsable del 40% del suministro mundial, confirmó que no prevé recortar la producción por debajo de sus 30.000 millones de barriles diarios.

Pero como si con esto no bastara, los precios del petróleo sufrieron un nuevo y duro golpe este martes también por la contracción de la producción manufacturera china en diciembre, un dato que se conoció este martes.

"Si la actividad manufacturera china no crece, y en este caso se contrae, eso significa que el resto del mundo no consume tanto y que China necesita menos energía porque produce menos productos", indicó Mike van Dulken, analista de Accendo Markets.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Reuters

15 Diciembre 2014

La caída de los precios del petróleo ha puesto en aprietos a los gigantes de la industria petrolera. Empresas que se acostumbraron a precios que bordeaban los US$100 el barril enfrentan ahora una nueva realidad: lo que parecía una buena inversión cuando los precios estaban a US$100, comienza a ser riesgosa cuando bajan a US$60 el barril.

En todo el sector, empresas como BP y compañías de servicios como Halliburton, se hacen la misma pregunta: ¿Es la baja de 40% la nueva norma, o apenas un pequeño episodio en un contexto de tendencia al alza?

Analistas del banco Morgan Stanley advirtieron que los precios pueden bajar a US$43 el barril en el segundo trimestre del próximo año, a menos que los productores de la OPEP –La Organización de Países Exportadores de Petróleo- reduzcan sus volúmenes de producción.

Pero la verdad es que nadie sabe qué pasará con los precios. En ese contexto, las empresas petroleras se ven forzadas a implementar planes de contingencia para enfrentar un clima adverso.

"La caída en los precios se agrega a las presiones para alcanzar mayor eficiencia en la empresa", le dijo a la BBC un portavoz de BP.

Los grandes saldrán de cacería

Pero una compañía como BP al menos se puede dar el lujo de jugar al largo plazo. Cientos de empresas pequeñas y medianas se verán forzadas a repensar completamente sus planes de inversión.

Muchas de esas firmas no tienen músculo para resistir a una caída prolongada de los precios.

Los analistas predicen una ola de fusiones y adquisiciones, con compañías aferrándose a acuerdos de rescate y con una caída el valor de las acciones que puede generar gangas para los depredadores que tengan los bolsillos más grandes.

"Muchas empresas que tienen presupuestos más pequeños están más expuestas", dice Graham Sadler, director del departamento de petróleo de la firma Deloitte.

Muchos tratarán de diluir el riesgo, quizás compartiendo plataformas de perforación y otras instalaciones. "Pero gran parte de la perforación en sí pasará a un segundo plano", predice.

Obsesión

Sin embargo, los gigantes de la industria en Estados Unidos y en Europa no se librarán de la necesidad de cambiar, especialmente cuando alquilar una plataforma petrolífera puede costar entre US$50.000 y US$600.000 por día, dependiendo de las características del proyecto.

Sadler señala que las perforaciones en lugares de alto costo como el Ártico o en aguas profundas pueden terminar siendo sacrificadas en el esfuerzo de las grandes compañías de reducir costos.

Los proyectos en el Ártico que no han recibido ya una inversión sustancial pueden terminar siendo aplazados.

En cambio, los que ya han recibido miles de millones de dólares estarán probablemente a salvo. Los que están en fase de planeación probablemente serán congelados.

El hecho de que los principales actores de la industria petrolera están siendo afectados por la caída en los precios se refleja en las recientes especulaciones sobre supuestas conversaciones entre BP y Royal Dutch Shell para una fusión. Esta estrategia resurge cada vez que los precios caen bruscamente.

Sin embargo, la especulación sobre esta unión subraya que en tiempos difíciles se anticipa que hasta los gigantes del sector busquen economías de escala y un más poder para marcar los precios. No hay que olvidar que BP se convirtió en un jugador de talla mundial en el negocio petrolero gracias a una audaz seguidilla de compras en los años 90, cuando los bajos precios del petróleo produjeron buenas oportunidades de compra.

El investigador Daniel Yergin, una de las autoridades más reconocidas de la industria, escribió la semana pasada en un artículo en el Wall Street Journal que "incluso antes del colapso de los precios, las principales compañías de petróleo y gas natural estaban preocupadas por el continuo incremento en el costo de desarrollar nuevas fuentes de abastecimiento, y le estaban prestando atención a los inversionistas que pedían disciplina".

"Este declive en los precios convertirá la preocupación en obsesión. El resultado será una ralentización y reducción de las nuevas inversiones en todo el mundo".

Sector en decline

Esto afectará a otra parte de la industria: el sector de servicios, que apoya las plataformas y la perforación de compañías como BP o Exxon.

Robert Perkins, un experto petrolero de Platts, la organización de información y noticias de la industria, señala que las compañías de servicio ya estaban reportando una reducción de su actividad antes de la reciente caída del precio del crudo.

El mes pasado, Halliburton y Baker, la segunda y tercera compañías de esta naturaleza detrás de Schulumberger, confirmaron que estaban en conversaciones para una fusión. Las acciones de Halliburton en particular se desplomaron por el temor ante la posibilidad de que la empresa enfrente a una nueva era de menos contratos y reducción en sus ganancias.

Afinar un acuerdo de integración entre las dos compañías normalmente tomaría meses. Pero, según informes, se arregló en semanas. "Es un indicio de nuestros tiempos en el sector", dice Perkins.

En el centro de la reciente caída en los precios del petróleo está el florecimiento de la producción en Estados Unidos, especialmente con el gas de esquisto.

Se dice que la decisión de la OPEP el mes pasado de no recortar la producción es un intento de presionar a los productores estadounidenses.

Pero aunque en Estados Unidos ciertamente preocupan los crecientes costos de producción, ciertos datos sugieren que los productores no están dispuestos hacer nada al respecto.

Según Baker Hughes, el número de plataformas arrendadas en Estados Unidos se incrementó ligeramente en diciembre, mientras que en total se han alquilado 200 más que hace un año. Esta difícilmente puede ser una indicación de que la industria se está contrayendo.

Fadel Gheti, un analista de Oppenheimer and Company, le dijo a la BBC que los precios tendrían que caer mucho más para sacar de acción a algún productor estadounidense.

"Hace cinco años, la industria requería más de US$90 por barril de petróleo para invertir en nuevos proyectos, pero hoy en día la cifra está alrededor de US$60 o 65 por barril", señaló. Esto se debe a las mejoras derivadas de la tecnología.

Es un cliché decir que habrá ganadores y perdedores. El impacto será diferente en cada compañía, de acuerdo con sus estructuras de costos y recursos.

Quizás todo lo que pueda decirse con certeza es que si el precio sigue cayendo, y por tiempo más prolongado, el panorama de la industria cambiará significativamente.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: BBCMundo

15 Diciembre 2014

Después de un año marcado por la caída del 40% del precio del petróleo, 2015 promete ser igual de agitado en el mercado del crudo, lo que alimentará las tensiones geopolíticas.

Los precios venían cayendo desde hacía meses, pero la decisión, en noviembre, de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no reducir su producción los precipitó por debajo de los 70 dólares el barril, algo no visto desde 2009.

Al inclinarse por el statu quo, la OPEP quería enviar un mensaje: que no piensa hacerse cargo en solitario de la responsabilidad de mantener los precios a un nivel alto cuando hay otros actores en el mercado, como los productores de crudo de esquisto estadounidenses y aquellos que no son miembros del cártel, como Rusia o Noruega.

Hay mucho petróleo en el mercado por la revolución del crudo de esquisto en Estados Unidos, el regreso con fuerza del petróleo de Libia, la moderación del consumo en China y sobre todo en Europa, y otros factores.

En 2015, los precios del crudo seguirán bajos y eso podría alimentar las disputas entre los países productores, empezando por los de la OPEP.

Para Venezuela, cuyo gasto público depende por completo de los ingresos del petróleo, los precios altos son una cuestión de vida o muerte, mientras que Arabia Saudita puede permitirse precios más bajos y está cansada, siendo el primer productor, de tener que cargar con el grueso de los recortes en la producción.

Riad "sabe que en un entorno de precios bajos será el último en verse afectado y está dispuesto a sacrificar a la OPEP para lograr un reequilibrio", explicó Olivier Jakob, de la consultora Petromatrix.

En cambio, "Venezuela es el eslabón más débil en la cadena de suministro y los riesgos de desórdenes civiles en ese país son mayores en 2015", agregó.

La caída de los ingresos petroleros de Irak podría perjudicar al gobierno en su combate contra el grupo Estado Islámico, dijo Richard Mallinson, experto geopolítico en aspectos energéticos.

Indirectamente eso podría propiciar un aumento de la influencia de Irán en Irak, y "ambos países juntos podrían competir con Arabia Saudita en los próximos años", estimó Olivier Jakob, aunque esta hipótesis depende del rumbo que tomen las sanciones internacionales a Irán, que ya le obligaron a reducir a la mitad sus exportaciones.

- Reequilibrar oferta y demanda -

Los bajos precios podrían acabar propiciando el reequilibrio que les permita subir, si empiezan a desalentar las nuevas inversiones.

"Los precios más bajos pondrán a prueba seriamente la rentabilidad de muchos productores estadounidenses" de crudo de esquisto, dicen los expertos de Commerzbank.

La producción estadounidense se ha disparado en los últimos años gracias a la extracción de este crudo mediante el "fracking", o fracturación hidráulica, una técnica que consiste en inyectar agua a alta presión para fracturar rocas ubicadas a profundidades de entre 1.500 y 2.400 metros.

Una técnica que abre la posibilidad de extraer petróleo prácticamente en cualquier país, si se cuenta con la costosa tecnología.

Pero los bajos precios del crudo han hecho que las nuevas licencias mineras hayan comenzado a disminuir este otoño en Estados Unidos.

Además, "no hay que descartar una reducción de la producción de la OPEP", dijo Mallinson, o que haya cortes bruscos en el suministro.

En Venezuela, la caída de los ingresos del petróleo pondrá a prueba el clima social y político. Y Rusia, ya debilitada por las sanciones de Occidente y el colapso del rublo, podría bombear menos crudo por falta de inversiones.

- Revigorizar la demanda -

Del lado de los consumidores, los precios bajos deberían estimular la demanda y aumentar el tráfico por carretera y aire -e incluso aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero antes de las cruciales negociaciones internacionales sobre el calentamiento global en París a finales de 2015.

El banco Barclays espera además un aumento más rápido de la demanda en China el próximo año.

Pero "podrían pasar meses o incluso un año antes de que los efectos de la caída de los precios se sienta en la economía mundial" advirtió Fawad Razaqzada de Forex.com.

Y además, aunque la caída de los precios va a impulsar necesariamente la demanda, el nivel de las reservas de crudo es tan alto que el efecto sobre los precios no se notaría hasta la segunda mitad de 2015, pronosticó Mallinson.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: AFP

15 Diciembre 2014

El crudo Brent tocó nuevos mínimos en cinco años de casi 60 dólares por barril este lunes luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reafirmara su determinación de no reducir la producción pese a un exceso global de suministros, aunque el referencial del mar del Norte escaló más tarde para cotizar cerca de los u$s63.

Sin embargo, el impulso en el mercado parecía ir a la baja y analistas sostenían que el petróleo podría tocar nuevos mínimos antes de registrar una recuperación sostenida.

Los precios del petróleo se han desplomado en los últimos seis meses debido a que el crudo liviano de alta calidad de América del Norte ha abrumado la demanda en momentos de débil crecimiento económico global.

La OPEP mantuvo estable su producción, frente al temor de que cualquier reducción en el bombeo tenga un leve impacto en los precios y de que, en cambio, signifique ceder participación de mercado.

El crudo Brent para entrega en enero se negoció en 60,28 dólares por barril en Asia, una caída de u$s1,57 y su menor nivel desde julio de 2009.

Los contratos a futuro escalaron después para negociarse en casi 62,85 dólares por barril a las 10:15, horario GMT, lo que representa un alza de un dólar.

Sube el WTI

El petróleo para enero en Estados Unidos se negociaba en u$s58,50 por barril, una subida de 69 centavos, luego de tocar mínimos de 56,25 dólares más temprano, su menor nivel desde mayo de 2009.

Analistas dijeron que el repunte del mercado el lunes se debía, en parte, a compras especulativas y a la reacción del mercado a las noticias de que los dos mayores puertos petroleros en Libia cerraron sus operaciones debido a enfrentamientos entre grupos armados aliados con los dos gobiernos rivales del país.

Los analistas han reducido fuertemente sus pronósticos para el precio del crudo en las últimas semanas.

Barclays dijo que espera que el Brent promedie u$s67 por barril en el primer semestre de 2015 y u$s78 en el segundo.

A su vez, National Australia Bank dijo este lunes que redujo su pronóstico para el crudo Brent a u$s80 en el cuarto trimestre de 2014, a u$s75 en el primer trimestre de 2015 y a un promedio de u$s80 para todo el próximo año.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Reuters

12 Diciembre 2014

 El petróleo Brent caía el viernes a menos de 63 dólares por barril, su nivel más bajo desde julio del 2009, presionado por persistentes preocupaciones por un exceso mundial de suministros y un débil panorama para la demanda.

El Brent ha perdido casi un 9% esta semana y alrededor de un 45% desde un máximo en junio, cuando superó los 115 dólares por barril.

Los precios del petróleo probablemente sufrirán una mayor presión a la baja, dijo el viernes la Agencia Internacional de Energía (AIE), que recortó su pronóstico para el crecimiento de la demanda en 2015 y predijo que el sólido aumento de la oferta de países fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se encamina a agravar el exceso mundial de crudo.

La agencia, que coordina las políticas energéticas de los países industrializados, recortó su pronóstico para el crecimiento de la demanda mundial de petróleo en 2015 en 230.000 barriles por día (bpd) a 900.000 bpd por las expectativas de menor consumo de combustible en Rusia y otros países exportadores de crudo.

La OPEP, que representa un tercio de la producción mundial, redujo esta semana su pronóstico de la demanda por crudo en 2015 a su menor nivel en más de una década.

El petróleo Brent cedía 54 centavos a 63,14 dólares por barril, luego de tocar un mínimo intradiario de 62,75 dólares.

El petróleo en Estados Unidos también perdía 74 centavos, a 59,21 dólares por barril, luego de caer a mínimos de 58,80 dólares, también el menor nivel desde julio de 2009.

China, el mayor consumidor mundial de energía, publicó datos que mostraron que las tasas de refinación alcanzaron niveles cercanos a un récord en noviembre, pero el crecimiento de la actividad fabril fue más débil de lo esperado. La fuerte demanda de petróleo de China, que se ha mantenido por encima de los 10 millones de barriles por día en los últimos tres meses, podría ayudar a ofrecer un piso para los precios.

La caída de los precios del petróleo ha afectado especialmente a Venezuela, que se ha visto obligada a recortar gastos

Las declaraciones del ministro de Petróleo de Arabia Saudita en las que reiteró que el reino no reducirá el bombeo y una inesperada alza de los inventarios de crudo y destilados en Estados Unidos han presionado al crudo esta semana.

Exportadores de la OPEP están luchando por ganar cuota de mercado. Kuwait fijó el precio oficial de venta de crudo de enero para sus clientes asiáticos en 3,95 dólares por barril, menos que el promedio de los valores de Omán/Dubai, dijo un operador. Es el menor nivel desde diciembre de 2008.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Reuters

Últimas Noticias

Prev Next

Iglesia pide al TSE respetar normas al m…

Iglesia pide al TSE respetar normas al momento de habilitar o no a candidatos

El presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y flamante arzobispo de Sucre, Ricardo Centellas...

Príncipe Harry y Meghan Markle cierran s…

Príncipe Harry y Meghan Markle cierran su oficina en el Palacio de Buckingham

Según los informes, el príncipe Harry y Meghan, duquesa de Sussex, están eliminando a 15...

Epidemia de dengue: Prevén que los casos…

Epidemia de dengue: Prevén que los casos podrían llegar a los 60 mil

Lo confirmó la OMS y el Ministerio de Salud: Bolivia está viviendo la epidemia de...