Santa Cruz de la Sierra
17 Abril 2018

Un informe reciente reveló que, si bien los cigarrillos electrónicos podrían ofrecer beneficios de salud para los fumadores adultos si los adoptan en reemplazo de los cigarrillos convencionales, estos dispositivos podrían asimismo atraer a los adolescentes al consumo de tabaco, y aumentar así la probabilidad de que desarrollen este hábito.

El informe de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina (National Academy of Sciences Engineering and Medicine, NASEM), publicado el martes, es la revisión más completa hasta la fecha de las investigaciones sobre cigarrillos electrónicos que existen en la actualidad. Los autores del informe evaluaron más de 800 estudios científicos y sacaron muchísimas conclusiones sobre los riesgos y beneficios de estos dispositivos y el acto de usarlos (conocido como “fumar vaporizadores”).

Los autores llegaron a la conclusión de que los cigarrillos electrónicos contienen algunas sustancias tóxicas en concentraciones menores que los cigarrillos convencionales. No obstante, descubrieron asimismo que los adolescentes que usan cigarrillos electrónicos presentan una mayor probabilidad de que se sientan tentados a fumar cigarrillos convencionales.

“Los cigarrillos electrónicos no pueden categorizarse ni como beneficiosos ni como nocivos”, afirmó David Eaton, presidente del comité que escribió el informe, y decano de la Universidad de Washington en Seattle. “En algunos casos, sus efectos adversos claramente validan la preocupación. En otros casos, ofrecen la oportunidad de disminuir las probabilidades de enfermedades provocadas por el consumo de tabaco”.

Hay muchas preguntas cruciales que quedan sin contestar: es demasiado pronto para saber los riesgos de salud a largo plazo que produce el consumo de cigarrillos electrónicos (si los cigarrillos electrónicos aumentan el riesgo de contraer cáncer, enfermedades cardíacas o respiratorias del modo en que sí lo provoca el consumo de cigarrillos convencionales). No obstante, según las investigaciones realizadas hasta el momento, los autores del informe llegaron a un par de conclusiones generales.

El informe demuestra que reemplazar completamente los cigarrillos convencionales por cigarrillos electrónicos disminuye la exposición de los consumidores a las toxinas (incluidos los carcinógenos). Los cigarrillos electrónicos contienen y emiten grandes cantidades de sustancias potencialmente tóxicas, según los autores. Así y todo, en términos generales, la exposición a las toxinas es significativamente inferior con los cigarrillos electrónicos que con los convencionales, según los hallazgos.

La prueba de que los cigarrillos electrónicos pueden verdaderamente ayudar a las personas a abandonar el consumo de cigarrillos convencionales fue menos definitiva. Los autores denominan esa información “limitada”. Y recurren a investigadores para que determinen “con mayor precisión” la respuesta a esa pregunta importante. “Si el consumo de cigarrillos electrónicos por parte de fumadores adultos produce la abstinencia del tabaco convencional a largo plazo”, escribieron los autores, “el beneficio para la salud pública podría ser considerable”.

El informe permitió demostrar sustancialmente que los adolescentes y jóvenes adultos que prueban los cigarrillos electrónicos corren un riesgo mayor de pasar a fumar los cigarrillos convencionales que los que no. Asimismo, los autores descubrieron que, si bien los cigarrillos electrónicos parecen ser menos adictivos que los convencionales, existe la prueba sustancial de que los consumidores de cigarrillos electrónicos pueden aun así generar una adicción por ellos.

La directora médica de Consumer Reports, Orly Avitzur, M.D., afirma que estos descubrimientos específicos son problemáticos. “Se deben realizar otras investigaciones para observar los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos”, afirma. “No obstante, lo que sabemos en la actualidad es que algunos consumidores se volverán fumadores, y esa situación los pondrá en riesgo de contraer enfisema, cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y otras enfermedades graves”.

Protección a los adolescentes

Según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) las campañas de salud pública que tienen como fin educar a personas jóvenes, combinadas con políticas que restringen estrictamente el acceso, permitieron frenar considerablemente el consumo de cigarrillos tradicionales por parte de los jóvenes. Luego de décadas de implementación de distintas estrategias empleadas de manera conjunta, el consumo de tabaco por parte de la población joven presentó una baja histórica, según la Encuesta Nacional de Tabaquismo en Jóvenes del 2017 de los CDC.

No obstante, según informó NASEM, aunque rechacen los cigarrillos tradicionales, más del 11% de todos los estudiantes de secundaria usaron cigarrillos electrónicos el mes pasado. Un informe reciente de los CDC vincularon el uso de estos dispositivos por parte de los jóvenes con el marketing efectuado por los creadores de los cigarrillos electrónicos. Estas compañías ofrecen una variedad de sabores de líquidos electrónicos aptos para menores, como “unicorn milk” y “I love donuts”, y los críticos afirman que para las publicidades de cigarrillos electrónicos se emplean las mismas estrategias que la industria del tabaco solía implementar para vender cigarrillos convencionales a generaciones anteriores.

Los expertos afirman que la clave para mantener a los adolescentes alejados de los cigarrillos convencionales o electrónicos es hablar con ellos. Un profesor de pediatría de la Universidad de Illinois en Chicago, Jonathan Klein, M.D., y M.P.H., quien escribió sobre el consumo de cigarrillos electrónicos en adolescentes, observa que si puedes ayudar a los adolescentes a atravesar la educación secundaria sin que usen cigarrillos electrónicos [vaping], existen menos probabilidades de que intenten fumar cigarrillos convencionales o electrónicos más tarde en su vida.

 Redacción: Leo.com                                         

Fuente: Isalud.com

02 Abril 2018

Un equipo de científicos estadounidenses determinó que ciertos ingredientes que contienen varios tipos de cigarrillos electrónicos son más tóxicos que la nicotina, según un estudio publicado en la revista PLOS Biology.

Los líquidos que sirven de aditivos para los cigarrillos electrónicos, "son extremadamente diversos y algunos de ellos, como el propilenglicol y la glicerina vegetal, son más tóxicos que la nicotina sola", apuntó el autor principal del estudio, Robert Tarran, de la Universidad de Carolina del Norte (UNC, por sus siglas en inglés).

Encuestas recientes apuntan a que aproximadamente entre el 15 y el 25% de los adolescentes estadounidenses de entre 16 y 18 años ha usado cigarrillos electrónicos, mientras que el 15% de los adultos también lo ha hecho.

Tarran y sus colegas desarrollaron un sistema para evaluar niveles de toxicidad que utiliza placas de plástico con cientos de pequeñas hendiduras, en las que células humanas de rápido crecimiento están expuestas a diferentes líquidos para cigarrillos electrónicos.

Cuanto más reducen estos líquidos las tasas de crecimiento de las células, mayor es su toxicidad.

Los principales ingredientes de estos líquidos, el propilenglicol y la glicerina vegetal, han sido considerados no tóxicos cuando se administran por vía oral, pero, en este caso, el usuario inhala los vapores del cigarrillo electrónico.

Los científicos de la UNC descubrieron que pequeñas dosis de estos dos compuestos orgánicos reducen significativamente el crecimiento de las células estudiadas.

"Hay más de 7.700 productos líquidos y tanto los reguladores como la gente deberían saber más sobre los ingredientes, qué contienen y qué tan tóxicos son"

Además de estos ingredientes básicos, los líquidos incluyen pequeñas cantidades de nicotina y compuestos aromatizantes, que también aumentan la toxicidad de estos cigarrillos, según el estudio.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos analizaron 148 líquidos para cigarrillos electrónicos, realizando una cromatografía de gases estándar y una prueba de espectrometría de masas de los ingredientes.

Los biólogos descubrieron que, por un lado, los ingredientes varían "enormemente" entre los distintos productos probados y, por el otro, que el uso de más ingredientes significa una mayor toxicidad en estos dispositivos.

Además, el equipo de Tarran determinó que los mayores efectos de toxicidad provienen de dos compuestos de sabor, la vainillina y el cinamaldehído, que se usan ampliamente en los líquidos de los cigarrillos electrónicos.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

02 Febrero 2018

Fumar cigarro electrónico podría incrementar el riesgo de varios tipos de cáncer y enfermedades del corazón, según los resultados preliminares de un estudio efectuado en ratones y células humanas.

Este trabajo, que sugiere que el vapor de la nicotina podría ser más nocivo de lo que se pensaba, fue elaborado por investigadores de la facultad de medicina de la universidad de Nueva York y publicado el lunes en los anales de la Academia estadounidense se ciencia(PNAS).

Los roedores fueron expuestos durante doce semanas al vapor de nicotina equivalente en dosis y duración a diez años para los humanos.

Al término de este experimento, los científicos constataron los daños en el ADN de las células de pulmones, vejiga y corazón de estos animales, así como una reducción del nivel de proteínas de reparación de las células en esos órganos, a diferencia de otros ratones que respiraron aire filtrado durante el mismo periodo.

Efectos adversos similares se observaron en células humanas de pulmón y de vejiga expuestas en laboratorio a la nicotina y a un derivado cancerígeno de esta sustancia (nitrosamina). Estas células aumentaron de manera notable las tasas de mutaciones tumorales.

“Si bien, los cigarros electrónicos contienen menos sustancias cancerígenas que los cigarros convencionales, el vapor podría representar un riesgo más grande para contraer un cáncer pulmonar o de la vejiga y también desarrollar enfermedades cardíacas”, señalan los investigadores del estudio dirigido por Moon-Shong Tan, profesor de medicina medioambiental y patologías de la universidad de Nueva York.

Las fábricas de cigarros electrónicos afirman que son una alternativa más segura que los productos tradicionales de tabaco.

Redacción: Leo.com

Fuente: AFP

06 Octubre 2017

Si los fumadores cambiarían el cigarrillo tradicional por el electrónico se evitarían hasta 6,6 millones de muertes prematuras, según un estudio publicado hoy por el Centro de Cáncer Lombardi, de la Universidad Georgetown (EEUU).

La investigación calculó que los 6,6 millones de muertes prematuras sería el escenario más optimista, mientras que el más pesimista sitúa esa cifra en 1,6 millones.

Los escenarios se establecieron con base en la comparación entre los daños producidos por los cigarrillos tradicionales con los electrónicos, así como por los diferentes tiempos en el inicio de fumar, el dejarlo o el cambiarlo por los electrónicos. Además, señala el informe, este cambio representaría entre 20,8 y 86,7 millones de años de vida más para los fumadores en EEUU.

Los investigadores anotaron importantes diferencias en el efecto en la salud pública si los consumidores de cigarrillos tradicionales se cambiasen a los “vaporizadores”. “Adicionalmente, habría tremendos beneficios de salud, incluida la reducción de enfermedades que incapacitan a los fumadores (enfisema pulmonar severo, entre otras), la disminución de dolor y sufrimiento y la reducción de la exposición al humo de segunda mano”, afirmó David Levy, profesor de Oncología de Georgetown Lombardi y autor líder del estudio.

El análisis, publicado hoy en la revista científica Control del Tabaco, destacó que la investigación más reciente sobre el uso de los cigarrillos electrónicos muestra que su utilización puede ayudar a los fumadores a dejar el cigarrillo tradicional. “Las políticas existentes necesitan ser complementadas con políticas que motiven a sustituir los cigarrillos más mortíferos por cigarrillos electrónicos”, recalcó Levy.

Los once investigadores que participaron en el proyecto piensan que los resultados del estudio podrían ayudar a que el cirujano general, la máxima autoridad sanitaria del país, y la comunidad de salud pública encuentren una solución para terminar con el consumo de los cigarrillos tradicionales.

 “El reporte de 2014 del Cirujano General de EEUU recomendó (diseñar) una estrategia para poner fin a la epidemia de tabaco del país, pero no ha sido presentada ninguna estrategia adicional diferente del actual ‘status quo’ de políticas de control del cigarrillo”, señaló Levy. Según anotó el investigador, las políticas actuales incluyen altos impuestos para los cigarrillos tradicionales, sitios públicos donde no se puede fumar, campañas de prevención en los medios, programas para dejar de fumar y restricciones publicitarias.

Otra sugerencia de los investigadores considera importante reducir la cantidad de nicotina en los cigarrillos tradicionales como una forma de ayudar a disminuir su daño y favorecer el cambio hacia los electrónicos. Levy mencionó que hay “evidencias” de que la reducción de nicotina en los cigarrillos tradicionales supone una “promesa”, especialmente si los fumadores son estimulados a cambiarse a los cigarrillos electrónicos.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: EFE

15 Noviembre 2016

Los cigarrillos electrónicos con sabor pueden producir niveles “inaceptablemente peligrosos” de formaldehído y otros compuestos potencialmente cancerígenos, de acuerdo a un nuevo estudio de científicos del Desert Research Institute (DRI). Los aldehídos tóxicos se forman cuando el líquido con sabor se calienta rápidamente para crear el vapor, según el trabajo publicado en Environmental Science & Technology.

El hallazgo es importante debido a que estudios previos han determinado que algunos aldehídos pueden estar vinculados a enfermedades neurodegenerativas, males al corazón y algunos tipos de cáncer.

“Aún desconocemos cómo estos saborizantes en los cigarrillos líquidos afectan la composición química de toxicidad del vapor que el cigarrillo produce”, explicó Andrey Khylstov, coautor y académico del DRI. Pero “nuestro estudio indica que los niveles de aldehídos tóxicos dependen exponencialmente de la concentración de compuestos aromatizantes”.

Industria que crece. Los cigarrillos electrónicos aparecieron en el 2000 y hoy hay hasta 8.000 tipos distintos de sabores para cigarrillos electrónicos, de acuerdo a un reporte de la Organización Mundial de la Salud. Sabores como Tuti Frutti, Goma de Mascar, o similares son los favoritos de adolescentes y adultos jóvenes. Un estudio del gobierno de Estados Unidos reportó que 16% de estudiantes de secundaria usaban estos cigarrillos el 2015; por otro lado en el 2014 solo un 12.6% de adultos no había probado jamás el cigarrillo electrónico, y cerca de un 3.7% fumaba el cigarrillo electrónico diariamente o algunos días.

El trabajo probó cinco sabores distintos de tres aparatos de cigarrillo, un cartomizador y dos tipos de claromizadores. “Una inhalación de alguno de los líquidos en la prueba exponen al fumador a niveles inaceptables de aldehídos; la mayoría que se origina de la descomposición termal de los compuestos saborizantes”, explicó Khylstov.

Estos resultados demuestran la necesidad de mayores investigaciones de los efectos de aditivos saborizantes en la formación de aldehídos y otros compuestos tóxicos en vapores para cigarrillos electrónicos. Los beneficios y riesgos sobre el uso de los cigarrillos electrónicos siempre han sido controvertidos. Sus defensores lo presentan como una alternativa al tabaco tradicional con un impacto mucho menor a la salud, o como terapia de reemplazo de nicotina para dejar de fumar.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Isalud.com

 

 

02 Septiembre 2015

Los cigarrillos electrónicos no son más seguros que los tradicionales, advirtió hoy el Seguro Social de Salud (Essalud). Según la entidad, los 'vapeadores' tienen riesgo de padecer cáncer al pulmón, accidentes cerebro vasculares, infartos al corazón gastritis crónica y arterioesclerosis.

"Los cigarros electrónicos, al no tener evidencia de disminución de toxicidad, también pueden ocasionar obstrucción en las arterias de todo el cuerpo, trayendo consigo accidentes cerebrovasculares e infartos al corazón", recalcó José Pineda, neumólogo de Essalud.

El especialista también señaló que los cigarrillos electrónicos pueden causar cambios en los pulmones a corto plazo muy parecidos a los causados por los cigarrillos normales, que provocan cáncer, aunque aún no existe evidencia científica de que sean seguros a largo plazo.

"Por un lado los cigarros electrónico sigue siendo vehículo de aspiración de humo, y algunos son fabricados conteniendo nicotina y tabaco", dijo.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que simulan un cigarrillo convencional y atomizan una sustancia que puede contener nicotina, glicol de propileno y otros productos y esencias para dar sabor, que se vende en formato de pequeños depósitos desechables.

Redacción: Leo.bo                                      

Fuente: AFP

09 Junio 2015

Una nueva ley prohibirá a partir de 2017 el uso de los cigarrillos electrónicos en Gales en espacios cerrados como restaurantes, bares y puestos de trabajo, según recogen hoy los medios locales británicos.

Los legisladores de la Asamblea galesa pretenden evitar que fumar se considere "normal" de nuevo debido a los cigarrillos electrónicos.

Los comercios también tendrán que inscribirse en una lista de vendedores de tabaco y cigarrillo electrónico para evitar la venta ilegal de estos productos a los menores de 18 años.

Según la nueva ley, entre los espacios cerrados en los que estará restringido el uso del cigarrillo electrónico figuran vehículos como taxis y camiones.

La nueva ley entrará en vigor en 2017 en Gales y es la primera en formalizarse en el Reino Unido, lo que ha provocado un debate.

Un portavoz de "Cancer Research" (una entidad benéfica que apoya la investigación contra el cáncer), George Butterworth, señaló a la BBC que no existe ninguna prueba de que los jóvenes utilicen de manera habitual el cigarrillo electrónico.

"Los cigarrillos electrónicos son una oportunidad para dejar de fumar y no podemos poner barreras a los fumadores que quieren dejar de fumar el tabaco", agregó Butterworth.

Sin embargo, existen estudios de que el vapor de estos aparatos afecta las células de los pulmones de la misma manera que lo hace el humo, lo que a largo plazo podría conducir a una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

28 Enero 2015

El consumo de marihuana se ha extendido en los últimos meses en los Estados Unidos, en sintonía con la paulatina despenalización que fueron aprobando diferentes estados del país. En algunos casos la medida fue tomada pensando en sus usos medicinales, como en California e Illinios, y en otros, en su uso recreativo, como en Colorado y Washington.

De acuerdo con un artículo publicado hoy por la BBC Mundo, el aumento del consumo de la marihuana ha dado lugar al desarrollo de toda una "industria verde".

Uno de los dispositivos que en ese contexto está ganando popularidad es el "cigarrillo de marihuana electrónico" (e-joint, en inglés), que al igual que sucede en el caso del tabaco, permite a los usuarios disfrutar del cannabis en forma de vapor, sin producir humo u olor.

Según la BBC, los usuarios utilizan los mismos dispositivos electrónicos que tienen para dejar de fumar tabaco, pero sustituyen los cartuchos de nicotina por otros con aceite de cannabis. Sin embargo, varios fabricantes ya han tomado nota de esta nueva tendencia y han creado "e-joints descartables", exclusivamente para consumo de marihuana.

Dichos dispositivos tienen una ventaja extra: permiten consumir marihuana en espacios públicos sin llamar la atención de los transeúntes o de los agentes de seguridad, ya que no desprenden el particular aroma de la sustancia.

Las autoridades sanitarias ya han encendido las alarmas, ya que al igual que los dispositivos para tabaco, todavía se encuentran en estudio los eventuales efectos que podrían causar en la salud. En efecto, los cartuchos de aceite de cannabis y los de nicotina llevan en muchos casos propilenglicol, un compuesto químico que sirve de base al líquido y cuyos efectos sobre la salud se desconocen.

Además, les preocupa que, como ocurre con los originales, los e-joints resulten muy atractivos para los adolescentes y aumenten el consumo de marihuana en esa franja poblacional.

"La verdad es que son muy populares. Creo que gustan porque no emiten humo y no huelen, por lo que son muy discretos y se pueden utilizar en lugares públicos, como restaurantes o estadios deportivos", le dijo a BBC Mundo Jaida, quien administra Cannablyss, un negocio de venta de marihuana del estado de Washington.

Según Jaida, compran los cigarrillos de marihuana electrónicos tanto los clientes de más edad que consumen marihuana por razones médicas como los que lo hacen para uso recreativo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: BBCMundo

Últimas Noticias

Prev Next

Por observaciones a registros-El TSE ofi…

Por observaciones a registros-El TSE oficializó rechazo a personería de Sol.Bo

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que ha emitido la Resolución TSE/RSP/JUR N° 062/2018, mediante...

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial…

Expocruz 2018-La mayor vitrina comercial abre con Día de la Familia

La mayor vitrina comercial del país abre sus puertas a partir de hoy. La primera...

Castigo corporal

Hace unos días recibí una llamada de una emisora preguntando mi opinión sobre una sanción...