Santa Cruz de la Sierra
23 Noviembre 2017

El futbolista brasileño Robson de Souza Santos, Robinho, fue condenado hoy por la justicia italiana a nueve años de prisión por participar en una violación en grupo a una joven en una discoteca en Milán, informaron los medios locales.

Los hechos ocurrieron el 22 de enero del 2013 en una discoteca de Milán, según el diario "La Stampa". El medio agregó que Robinho consumó la violación acompañado de otras cinco personas.

La jueza Mariolina Panasiti, de la novena sección penal del Tribunal de Milán, condenó al futbolista por estos hechos que sucedieron cuando el futbolista, que por entonces jugaba en el Milán, participó en la violación de una joven albanesa de 22 años.

La Fiscalía había pedido la pena de 10 años de cárcel para el futbolista pero la jueza finalmente la redujo a 9 en esta sentencia en primera instancia.

Según las mismas fuentes, un amigo de Robinho también ha sido condenado a 9 años de cárcel por participar en los mismos hechos mientras que el proceso contra los otros cuatro sujetos ha quedado suspendido al no conocerse su identidad y paradero.

Durante el juicio la joven, que deberá ser indemnizada con 60.000 euros (unos 71.000 dólares), ha señalado que conocía al futbolista y a algunos de sus amigos y que estuvo con ellos y dos amigas suyas en el bar "Sio Café" de Milán aquella noche.

Después de que estas se marcharan a casa, el grupo de hombres, entre ellos el propio Robinho, la ofrecieron bebida hasta dejarla inconsciente, anulando su capacidad de oponerse a la violación, y fue entonces cuando se produjo la presunta agresión sexual.

Según las leyes de Brasil, la extradición de Robinho a Italia será muy difícil. El artículo 1 de la ley 394 de 28 de abril, 1938, determina que en ningún caso será concedida la extradición a un país extranjero de un ciudadano brasileño.

Además, añade lo siguiente: "Negada la extradición del brasileño, éste será juzgado en el país si el hecho contra él constituyese una infracción según la ley brasileña. Si la pena estipulada en la ley brasileña fuera más grave que la del país requeriente, la misma será reducida en esta medida".

Robinho, que durante su carrera ha pasado por clubes como el Real Madrid (2005-2008) o el Manchester City (2008-2010), milita desde el año pasado en el Atlético Mineiro de su país, a sus 33 años.

En octubre del 2014, cuando trascendió la noticia de que Italia le investigaba por estos hechos, los negó.

En el 2009, cuando participaba en la liga inglesa, se supo que Robinho está siendo investigado por la policía por una presunta violación en un club nocturno de Leeds (centro) aunque, tras ser sometido a un interrogatorio, fue puesto en libertad bajo fianza.

El futbolista negó estas acusaciones.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: EFE

29 Septiembre 2017

El Artículo 96 del Código del Sistema Penal establece una sanción de hasta 30 años de cárcel para las personas que violen a menores de 14 años cuando la víctima resulte con algún daño en su salud o sea contagiada de alguna enfermedad incurable; cuando el hecho haya ocurrido en estado de inconciencia de la víctima, suministrándole alcohol o estupefacientes; cuando el agresor sea familiar o de confianza de la víctima; y cuando la víctima esté subordinada a su agresor.

Otras de las acciones que lleven a que la sanción por violación a menores de 14 años llegue hasta los 30 años es cuando el autor del delito se encuentre a cargo de la educación y sea tutor de la víctima; cuando el hecho sea cometido por más de una persona; cuando se usen armas u otros medios peligrosos susceptibles de producir daño a la víctima; y cuando el agresor haya sometido a la víctima a condiciones vejatorias o degradantes.

“Será sancionado con prisión de 20 a 25 años, reparación económica y en su caso inhabilitación, quien realice con persona de uno u otro sexo menor de 14 años algunos de los actos sexuales descritos en el Parágrafo I del artículo precedente, sin que para ello sea necesario probar ausencia de consentimiento, ejercicio de violencia ni intimidación”, señala el Artículo 96 del proyecto de Código, y en su Parágrafo II precisa que “la sanción será agravada a prisión de 25 a 30 años, reparación económica y cuando corresponda la inhabilitación, si concurre algunas de las circunstancias previstas en los numerales 2 al 9 Paragrafo II del artículo precedente”.

El mismo Artículo 96 establece que no serán punibles las relaciones sexuales consensuadas entre adolescentes, siempre que no se haya cometido con violencia ni intimidación.

De acuerdo al Artículo 96, la violación será sancionada con privación de libertad de 14 a 20 años y, cuando corresponda, con la inhabilitación para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo. La violación es cuando el agresor realiza actos sexuales no consentidos o con violencia o intimidación.

Violencia sexual comercial

Otro de los artículos relevantes aprobados por los diputados es el concerniente a la “Violencia Sexual Comercial”, que sanciona con siete a 12 años de prisión a la persona que con el fin de mantener cualquier tipo de actividad sexual, erótica o pornográfica con una  niña, niño o adolescente, pague en dinero o especie directamente a la víctima o a una tercera persona.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: radiofides.com

15 Septiembre 2017

Lillian logró que el hombre que la atacó fuera a prisión y ahora con su testimonio quiere animar a otras víctimas de agresión sexual a denunciar los crímenes ante la policía.

Constantine habló con la BBC sobre su terrible experiencia. Estas son sus palabras. Yo quiero que la gente sepa todo lo que pasa después de una violación.

No hablo solo de lo horrible que es que tu cuerpo se convierta en una escena de crimen y que te hagan una y otra vez las mismas preguntas. También hablo de todo lo que tienes que hacer, y, lo más importante, hablo de que las cosas mejoran con el tiempo.

Hace un año, un extraño me violó cuando me encontraba apenas a 60 segundos de mi casa. Yo tenía 18 años.

Había una oscuridad completa y yo le di al botón de grabar de mi celular pensando que el hombre al ver la luz se detendría.

Yo le grité "te estoy grabando, te estoy grabando! no te vas a salir con la tuya", pero me tiró al suelo y me violó sin vacilación.

No duró mucho, pero me dio la impresión de que nunca se acababa.

Cuando ocurrió estaba tan cerca de mi casa... que ni siquiera se me pasó por la cabeza sentir miedo.

Corrí a casa y mis padres llamaron a la policía. Me dijeron que no podía ducharme, cepillarme el pelo o los dientes.

Parece un gran cliché, pero te sientes tan sucia... todo lo que quería hacer era darme una ducha y sacarme todo de encima.

Nos dijeron que fuéramos al Centro de Referencia de Agresión Sexual más cercano, que no abría hasta la mañana siguiente y está a 45 minutos de distancia en carro.

"Mi cuerpo se convirtió en una escena forense".

Ese centro es en realidad para hacer una análisis forense de tu cuerpo.

Es surrealista. En el momento en que entras te tienes que desnudar por completo. Te tienes que acostar en una camilla de metal mientras alguien te mete cosas en la vagina.

Miden los hematomas y los cortes hasta el milímetro.

Las mujeres que trabajaban en el centro eran muy amables. Conversamos sobre mis tatuajes y me hicieron sentir muy segura.

Me hicieron un test de enfermedades de transmisión sexual, una prueba de VIH y un test de embarazo.

También me dieron un tratamiento con pastillas llamado profilaxis post-exposición, para evitar el contagio por el virus VIH. Ni siquiera sabía que eso existía. Después tuve que tomarlo tres veces al día durante un mes.

La medicación me dio nauseas y mareos, y mientras la tomaba tenía que ir al médico para hacerme pruebas. Así que durante ese primer mes me pincharon y miraron constantemente.

"Como una rata de laboratorio"

Lillian Constantine anima a otras víctimas de agresión sexual a denunciar lo que les ocurrió.

Pasé de ser una estudiante normal y corriente que iba a clase a alguien que visitaba comisarías. Me sentía como una rata de laboratorio.

No puedo ni contar las veces que le conté mi historia a la policía.

Una vez me hicieron preguntas extremadamente íntimas sobre la violación.

"¿Te subió o te bajó la falda? ¿Te penetró de este lado o del otro?".

No me esperaba eso en absoluto. Lloré con histeria y pensé: "yo no me puedo hacer esto a mi misma". Y en ese momento pensé en retirar el caso.

Sólo un 15% lo denuncia

No soy la única que lo considera. Hay tantas personas que fueron agredidas y no dicen nada... Pensé, ¿por qué no puedo yo ser una de esas? ¿por qué tengo que hacer esto?

Según la organización británica Rape Crisis solo aproximadamente un 15% de quienes experimentan violencia sexual deciden denunciarlo con la policía. Mientras que en ese país solo un 5.7% de los casos denunciados acaban en una condena.

Pero al final ese plan de "dejo el caso" solo duró una semana.

Pensé "si tienes la oportunidad de sacar a ese criminal de las calles, tienes que intentarlo".

"Si puedo hacer esto, puedo hacer cualquier cosa"

En cierta manera quería demostrarme algo a mí misma. Recuerdo estar sentada en mi cama y pensar: "si puedo hacer esto, puedo hacer cualquier cosa".

Según Rape Crisis, sólo se denuncia un 15% de las agresiones sexuales y de ese número solo un 5.7% resulta en una condena.

Sin el video que grabé, quizás nunca hubieran encontrado a mi atacante.

En el juicio lo utilizaron como evidencia clave.

Mi agresor se declaró culpable de algunos de los cargos y fue condenado a 13 años.

En el juicio yo estaba con mi madre, mi asistente social y otra gente que me ayudó y pude ver el alivio en sus caras: todos esos meses de estrés y anticipación terminaron de repente.

Así me sentí yo también: un alivio abrumador. Sentí que se cerraba un ciclo. Ahora podía seguir adelante con mi vida.

"Tienes que levantarte y seguir luchando"

Unos meses después publiqué en YouTube un video llamado "Lo que no te cuentan sobre las agresiones sexuales". Es el video que yo desearía haber visto antes de lo que me ocurrió a mi.

En él hay consejos sobre cómo sobrellevarlo y cuenta todo lo que puede pasar después del ataque, para que la gente esté preparada para todo el proceso de acusación.

"Todos los días me digo a mi misma "pasaron cosas malas, pero tienes que levantarte y seguir luchando", dice Lillian.

Rape Crisis dice que nos debería dar ciertas explicaciones sobre cómo funciona la justicia criminal y lo procesos forenses. Y yo estoy en total acuerdo con eso.

Para mí, de saber qué iba a pasar lo habría hecho todo un poquito más fácil. Si no, es como sumergirse en aguas heladas y profundas.

Yo creo que si la gente supiera todo lo que puede pasar después, tanto desde el punto de vista médico como legal, habría más probabilidades de que siguieran adelante con el proceso legal, y eso es importante.

Muchas películas muestran cómo las víctimas de agresiones sexuales se aíslan o pierden la cabeza. Necesitamos más víctimas de agresiones sexuales que salgan a la luz y muestren que las cosas no tienen por qué caer en picado.

 No puedes dejar que la violación te defina. Todos los días me digo a mi misma "pasaron cosas malas, pero tienes que levantarte y seguir luchando".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

13 Julio 2017

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha respondido este jueves con un desafío a su condena de nueve años y medio de cárcel: “Esta sentencia no me deja fuera de juego”. El icono de la izquierda brasileña no renuncia a ser candidato a las elecciones de 2018. La sentencia por corrupción —contra la que cabe recurso— contra Lula ha enredado aún más el ya de por sí embrollado panorama político brasileño, pero el exdirigente insiste en que es solo un obstáculo en el camino.

“Quien crea que este es el fin de Lula se va a llevar un chasco. Solo el pueblo tiene el poder de decretar mi fin”, ha dicho quien es ya el primer expresidente brasileño condenado por corrupción, por aceptar sobornos y lavar dinero. Este jueves, 24 horas después de conocerse la sentencia, ha hecho lo posible por recordar que sigue siendo el mismo: un icono de la izquierda brasileña, campechano y receloso de la autoridad. La víctima de un complot, según él, para evitar que vuelva a la presidencia de un país que solo ha ido a peor sin su ayuda. Ahora tendrá que recurrir la sentencia a una segunda instancia si quiere arañar una posibilidad de presentarse, como desea, a las elecciones generales del año que viene. Pero, recuerda, sigue siendo el favorito en las encuestas. El exmandatario ha llegado a reiterar las palabras mágicas: “Seré candidato a las elecciones de 2018”. Ante su declaración, la sala estalló en aplausos.

Lula ha intentado proyectar calma ante sus fieles, recordando que este contratiempo estaba dentro de lo esperado. “Yo ya imaginaba que este proceso iba a terminar así porque lo último que le importaba a las personas que me hicieron testificar era lo que yo tuviera que decirles”, ha lamentado. “Era imposible que los que prepararon el golpe contra Dilma [Rousseff, la expresidenta destituida en agosto de 2016] se fueran a quedar de brazos cruzados para que los mismos volvamos en 2018. Pero que sepan que sigo dentro del juego”.

No le falta razón en que, allí donde sus enemigos tienen el poder de las instituciones, él mantiene aún hoy un apoyo popular sorprendente. Cuando este miércoles se publicó la noticia de la condena al político más querido de Brasil, aún hoy un referente de la izquierda latinoamericana, el país se dividió prácticamente en dos. Se solaparon, en las calles y también en las redes, las muestras de apoyo y de repudia al que fue presidente en los años dorado del país, entre 2002 y 2010.

Mientras, los analistas de Brasilia intentaban predecir lo impredecible. La ausencia del expresidente allana el camino para el segundo en las encuestas: Jair Bolsonaro, un exmilitar conocido como el Trump brasileño por sus exabruptos machistas, sexistas y autoritarios. Este hombre, ahora un evangélico pero que ha pasado por cinco partidos en las últimas siete legislaturas, se ha convertido en el mayor furor político en redes sociales del año. La agrupación de Lula, el Partido de los Trabajadores, ha sido incapaz de encontrar a alguien que recoja el testigo del expresidente, al igual que casi todos los partidos tradicionales, los cuales están prácticamente fuera de juego en las encuestas. Sin Lula, Brasilia es el reino de un agitador y todos los que se quemaron intentando quitarle el puesto.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

12 Julio 2017

A los 71 años el expresidente brasileño Luiz Inácio "Lula" da Silva fue condenado a 9 años y seis meses de prisión por los crímenes de corrupción pasiva y lavado de dinero. La condena fue emitida por el juez federal Sérgio Moro, quien tiene a su carga  la Investigación del Lava Jato.

Según informan medios de Brasil, el expresidente fue condenado por recibir sobornos de la constructora OAS entre 2006 y 2012 por un valor de 3,7 millones reales. La constructora pagó la remodelación de un apartamento de tres plantas en la lujosa zona de Guarujá en San Pablo. La investigación afirma que la propiedad es de Lula pero nunca fue declara como bien del expresidente. Lula siempre negó que esto fuera así.

Esta es la primera condena de Lula en la investigación del Lava Jato. El expresidente enfrente una segunda causa dentro del escándalo de corrupción que sacude a Brasil.

Según el auto de procesamiento el juez Moro considera que Lula era el “líder máximo” del esquema de corrupción descubierta en la petrolera Petrobrás. Por medio de desvió y otorgamiento de sobornos el expresidente habría financiado sus campañas políticas y la de sus aliados.

Esta es la primera vez que un expresidente de Brasil es condenado por corrupción en Brasil.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

03 Diciembre 2016

El largo y complejo juicio del ex jefe militar de los serbios de Bosnia, Ratko Mladic, apodado el "carnicero de los Balcanes", se acerca a su conclusión con el inicio de los alegatos finales previsto el lunes, más de veinte años después del conflicto. Mladic, de 72 años, está acusado por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), de La Haya, de haber llevado a cabo la "limpieza étnica" de una parte de Bosnia, con el fin de crear un Estado serbio étnicamente puro.

Debe responder por 11 cargos de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995), que dejó más de 100 mil muertos y 2,2 millones de desplazados. La acusación tendrá tres días a partir del lunes para presentar su argumentación antes de dejar la palabra, el viernes, a la defensa para su alegato, con el que se cerrará el proceso iniciado en 2012. Se espera que el fallo se haga público en 2017.

Tras haber escapado a la justicia internacional durante 16 años, fue detenido en la casa de un familiar, en Serbia, el 26 de mayo de 2011. Acusado oficialmente en julio de 1995, continuó viviendo con normalidad hasta el año 2000, cuando se escondió después de que el presidente serbio Slobodan Milosevic fuese destituido del poder.

Mladic deberá responder principalmente por el asedio de Sarajevo, cuando, durante 44 meses, 10.000 civiles perdieron la vida por los disparos de mortero lanzados desde los cerros que rodean la ciudad o por los tiros de francotiradores. Procesado por haber secuestrado como rehenes a personal de Naciones Unidas, Mladic declaró: "las fronteras siempre se trazan en la sangre y los Estados se marcan con tumbas".

También está siendo juzgado por la masacre de cerca de 8.000 hombres y niños musulmanes en julio de 1995 en Srebrenica, la peor masacre cometida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Munira Subasic, presidenta de la asociación de madres de Srebrenica, declaró a la AFP que esperaba que acabe siendo condenado a cadena perpetua.

El alter ego político de Mladic, Radovan Karadzic, fue condenado recientemente a 40 años de detención, principalmente por el genocidio de Srebrenica. "Los que todavía piensan que Karadzic y Mladic son héroes quizá hablarían de otro modo hoy si hubieran sido condenados rápidamente tras la guerra", lamentó Subasic.

Mladic "no tiene mucha confianza en este tribunal, no tiene grandes esperanzas", aseguró su abogado, Branko Lukic. "Piensa que si los jueces fundan su decisión en hechos, será absuelto, pero que si es un proceso político, será condenado", agregó.

Durante el pleito, la defensa de Mladic bombardeó a los jueces con más de 950 mociones e incluso solicitó que el proceso fuera anulado al no considerarlo equitativo. La mayor parte de las mociones fueron rechazadas.

Este proceso es el último del TPIY, establecido por Naciones Unidas en 1993, en plena guerra, para llevar ante la justicia a los autores de las peores atrocidades cometidas durante los conflictos que devastaron la antigua Yugoslavia.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

29 Septiembre 2016

Un tribunal penal en Lima condenó a Vladimiro Montesinos, el jefe de facto de las Fuerzas Armadas y exasesor del presidente durante la dictadura de Alberto Fujimori, a 22 años de prisión como autor de un delito de desaparición forzada de dos estudiantes de la Universidad Nacional del Callao en 1993, Martín Roca y Keneth Anzualdo, y el profesor Justiniano Najarro, secuestrado ese mismo año. La Segunda Sala Penal Liquidadora de Lima calificó los hechos como crimen de lesa humanidad. La sentencia indica que está probado que las víctimas fueron detenidas y llevadas a las celdas en el sótano del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE): allí los torturaron y asesinaron y luego incineraron los cuerpos en el horno del SIE instalado con ese fin. Montesinos ya cumple una condena de 25 años.

Además de a Montesinos, la justicia peruana condenó a 22 años de cárcel el entonces comandante general del Ejército peruano, Nicolás Hermoza Ríos —quien, como el exjefe de facto de las Fuerzas Armadas, ya está en prisión por otros crímenes—, y a 15 años el exjefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército, Jorge Nadal Paiva, quien no asistió a la lectura de sentencia y es reo contumaz. “Nadal asistió a las primeras sesiones del juicio, pero está fugado: si lo detienen tendrá que haber otro juicio oral para su caso, tiene varios otros procesos”, explicó la abogada Gloria Cano en declaraciones a este diario.

 En agosto de 1993, en plena dictadura de Fujimori, un grupo de efectivos de la Marina allanó la casa del estudiante Martín Roca para llevarse la grabación de una marcha de protesta en la que participaron jóvenes. Al no encontrarla, lo torturaron y amenazaron de muerte. En octubre, Roca volvía a su casa en un omnibus y no se supo más de él. Un amigo suyo, el también universitario Anzualdo, iba a dar su testimonio en diciembre sobre la desaparición de su compañero de estudios, pero el vehículo en el que viajaba fue interceptado por supuestos policías y desapareció. Tampoco se supo más de él.

Cano indica que entre las pruebas más importantes del caso están los cuadernos de ingreso del Servicio de Inteligencia del Ejército. “Las fechas de detención e ingreso coinciden con la fecha de desaparición de los agraviados, aunque no figuren los nombres”, apunta. En 2002, una comisión de investigación del Congreso peruano encontró dichos documentos. Los militares identificaban con una clave a los civiles que retenían en los sótanos del SIE.

En el caso del profesor Najarro, fue acusado —por el dueño del local que alquilaba— sin pruebas de ser miembro del grupo terrorista Sendero Luminoso y tras tres años preso fue absuelto. Después el asesinato de un exmiembro del Ejército cerca del local, en el que regentaba una panadería, dos militares allanaron su casa y no encontraron nada, pero se lo llevaron a él en un automóvil con rumbo desconocido.

Los familiares de los desaparecidos, que buscaban justicia desde 1993, tuvieron que esperar casi dos décadas hasta que se produjese la acusación del Ministerio fiscal. En 2012 empezó el juicio oral. Ayer, los allegados de las víctimas indicaron en una conferencia de prensa que la sentencia les “restituye la dignidad y la confianza en la justicia”, pero esperan que encuentren los restos de sus seres queridos.

 “La sentencia no alude a la búsqueda de los restos, pero cuando se mete un cuerpo humano en un horno, no se destruye totalmente. Los restos deben estar enterrados en algún lugar cerca del SIE. Para solicitar esa diligencia usaremos la nueva ley de la búsqueda de desaparecidos”, añadió la letrada abogada Cano.Montesinos ya cumplía condena de cárcel hasta 2026, cuando tendría 81 años. Con la nueva pena, su salida de prisión se postergará aún más.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

7 razones por las que es más sano sentar…

7 razones por las que es más sano sentarte en cuclillas y no en una silla

Una de las primeras cosas que me sorprendió al llegar a India fue la facilidad...

Por qué los matrimonios suelen terminars…

Por qué los matrimonios suelen terminarse al séptimo año

“Hasta que la muerte nos separe”, es la promesa que toda pareja se hace cuando...

Diciembre 3: Cómo ver la más brillante s…

Diciembre 3: Cómo ver la más brillante superluna de este año

En la noche del 3 de diciembre, los observadores del cielo de todo el mundo...