Santa Cruz de la Sierra
25 Enero 2018

El país entero todavía estaba digiriendo la sentencia que ratificó e incluso agravó la condena por corrupción a Luiz Inácio Lula da Silva cuando el expresidente se presentó en pleno centro de São Paulo, en la plaza de la República, donde el Partido de los Trabajadores (PT) había concentrado a miles de seguidores. Poco antes el PT había publicado una nota reiterando que no tiene más candidato para las elecciones presidenciales de octubre que el propio Lula. Y él mismo lo reiteró entre los vítores de la multitud.

“Todo lo que están haciendo es para que yo no sea candidato”, proclamó Lula. “Y ahora quiero ser candidato. Y donde quiero dar la batalla es en la conciencia de los brasileños. Si presentasen algún delito que yo haya cometido, desisto de la candidatura. Quiero desafiar a los tres jueces que me condenaron a que presenten algún delito que yo haya cometido”. El PT ha convocado para este jueves a su dirección en São Paulo y varios de sus miembros apuntan a que se estudiará aprobar oficialmente la candidatura del expresidente condenado. También la expresidenta Dilma Rousseff, que estos días ha estado junto a Lula para defender su inocencia, manifestó en una nota tras la sentencia: “Vamos a garantizar el derecho de Lula a concurrir a la presidencia de la República en las calles y en todos los rincones y ciudades de Brasil. Justo cuando nos golpean, como hoy, vamos a luchar aún más”.

El acto de apoyo a Lula había sido convocado con días de antelación, con independencia de cuál fuese la decisión del tribunal. Pese al mazazo de la sentencia, el expresidente no dejó de acudir para proclamar que no arroja la toalla y para repetir el discurso habitual, en el que se presenta como el defensor de los intereses del pueblo frente a la élite del país. Tanto fue así que llegó a proclamar: “Que sepáis que están acabando las ayudas a los estudiantes, que el trabajo con contrato va a dejar de existir… Quiero que sepáis que quien está en el banco de los acusados es Lula, pero quien fue condenado es el pueblo brasileño”.

El líder del PT volvió a presentarse como víctima de una conjura de los principales poderes del país. “Ha habido un pacto”, dijo, “entre el poder judicial y la prensa para acabar con nuestra gobernanza del país. No soportaban más la ascensión de las personas más pobres, no soportaban más la ascensión de la escolaridad”. "No tengo miedo de ir a la cárcel", aseguró el expresidente, quien, en tono desafiante, agregó: "Quiero avisar a la élite brasileña que esperen. Esperen porque vamos a volver".

Al acabar, entre el entusiasmo de la multitud, Lula invitó a los asistentes a dirigirse a la avenida Paulista, el lugar de las grandes concentraciones públicas en São Paulo. Durante la tarde, miembros de grupos de derecha habían paseado allí uno de sus iconos favoritos, un muñeco hinchable con la figura de Lula vestido de presidiario. Los convocantes eran algunos de los colectivos que el año pasado lograron sacar multitudes a la calle para reclamar la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Pero esta vez se reunieron apenas dos centenares de personas para celebrar la condena de Lula. Entre ellos, algunos portaban pancartas pidiendo una intervención militar, mientras otros exhibían camisetas en favor del líder de extrema derecha Jair Bolsonaro, el segundo mejor situado en las encuestas electorales detrás de Lula.

Redacción: Leo.com

Fuente: AFP

 

29 Noviembre 2017

La Justicia salvadoreña condenó al ex mandatario por enriquecimiento ilícito por un monto de 419.145,19 dólares. Esta cifra incluye los bienes injustificados adquiridos por su hijo, Diego Funes.

Una resolución de la Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro determinó que Funes deberá devolver al Estado 206.660 dólares y su hijo, 212.484 dólares, porque “no se ha justificado su procedencia legítima”.

Esos montos serán liquidados de los bienes congelados, de acuerdo con la fiscalía.

La resolución de la corte civil señala, además, que el ex mandatario del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) fue inhabilitado por 10 años para ejercer cualquier cargo público y deberá pagar una multa de entre 114 y 571 dólares.

En el juicio civil, que inicialmente fue por más de 700.000 dólares y ordenado por el Supremo en febrero de 2016, quedó exonerada la ex esposa de Funes y actual secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, porque se comprobó que “no tuvo ingresos durante el período investigado” y que sus deudas fueron canceladas por el ex presidente.

El ex mandatario, primero en ser condenado por un tribunal civil en la historia reciente salvadoreña, recibió en septiembre de 2016 asilo del Gobierno de Nicaragua, junto con Funes Cañas, su actual cónyuge y otros dos hijos.

El ex jefe de Estado es investigado penalmente en El Salvador por enriquecimiento ilícito y “posible” lavado de dinero durante su gestión, un proceso derivado de este juicio civil ordenado por el Supremo en febrero de 2016.

El ex presidente Funes dijo el pasado día 20, a través de sus redes sociales, que esperaba que los jueces a cargo del juicio civil analizaran con “objetividad” las pruebas para acabar con un proceso “injusto y arbitrario”.

Funes y Pignato, de origen brasileño, también fueron salpicados por el escándalo de sobornos de la constructora Odebrecht en Brasil y por la que la fiscalía salvadoreña tiene abierta una investigación.

Funes, quien ejerció el periodismo por más de 20 años, fue el primer presidente en llegar al poder de la mano de la otrora guerrilla del FMLN, partido que se mantiene en el Gobierno con el ex comandante Salvador Sánchez Cerén.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: AFP

23 Noviembre 2017

El futbolista brasileño Robson de Souza Santos, Robinho, fue condenado hoy por la justicia italiana a nueve años de prisión por participar en una violación en grupo a una joven en una discoteca en Milán, informaron los medios locales.

Los hechos ocurrieron el 22 de enero del 2013 en una discoteca de Milán, según el diario "La Stampa". El medio agregó que Robinho consumó la violación acompañado de otras cinco personas.

La jueza Mariolina Panasiti, de la novena sección penal del Tribunal de Milán, condenó al futbolista por estos hechos que sucedieron cuando el futbolista, que por entonces jugaba en el Milán, participó en la violación de una joven albanesa de 22 años.

La Fiscalía había pedido la pena de 10 años de cárcel para el futbolista pero la jueza finalmente la redujo a 9 en esta sentencia en primera instancia.

Según las mismas fuentes, un amigo de Robinho también ha sido condenado a 9 años de cárcel por participar en los mismos hechos mientras que el proceso contra los otros cuatro sujetos ha quedado suspendido al no conocerse su identidad y paradero.

Durante el juicio la joven, que deberá ser indemnizada con 60.000 euros (unos 71.000 dólares), ha señalado que conocía al futbolista y a algunos de sus amigos y que estuvo con ellos y dos amigas suyas en el bar "Sio Café" de Milán aquella noche.

Después de que estas se marcharan a casa, el grupo de hombres, entre ellos el propio Robinho, la ofrecieron bebida hasta dejarla inconsciente, anulando su capacidad de oponerse a la violación, y fue entonces cuando se produjo la presunta agresión sexual.

Según las leyes de Brasil, la extradición de Robinho a Italia será muy difícil. El artículo 1 de la ley 394 de 28 de abril, 1938, determina que en ningún caso será concedida la extradición a un país extranjero de un ciudadano brasileño.

Además, añade lo siguiente: "Negada la extradición del brasileño, éste será juzgado en el país si el hecho contra él constituyese una infracción según la ley brasileña. Si la pena estipulada en la ley brasileña fuera más grave que la del país requeriente, la misma será reducida en esta medida".

Robinho, que durante su carrera ha pasado por clubes como el Real Madrid (2005-2008) o el Manchester City (2008-2010), milita desde el año pasado en el Atlético Mineiro de su país, a sus 33 años.

En octubre del 2014, cuando trascendió la noticia de que Italia le investigaba por estos hechos, los negó.

En el 2009, cuando participaba en la liga inglesa, se supo que Robinho está siendo investigado por la policía por una presunta violación en un club nocturno de Leeds (centro) aunque, tras ser sometido a un interrogatorio, fue puesto en libertad bajo fianza.

El futbolista negó estas acusaciones.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: EFE

29 Septiembre 2017

El Artículo 96 del Código del Sistema Penal establece una sanción de hasta 30 años de cárcel para las personas que violen a menores de 14 años cuando la víctima resulte con algún daño en su salud o sea contagiada de alguna enfermedad incurable; cuando el hecho haya ocurrido en estado de inconciencia de la víctima, suministrándole alcohol o estupefacientes; cuando el agresor sea familiar o de confianza de la víctima; y cuando la víctima esté subordinada a su agresor.

Otras de las acciones que lleven a que la sanción por violación a menores de 14 años llegue hasta los 30 años es cuando el autor del delito se encuentre a cargo de la educación y sea tutor de la víctima; cuando el hecho sea cometido por más de una persona; cuando se usen armas u otros medios peligrosos susceptibles de producir daño a la víctima; y cuando el agresor haya sometido a la víctima a condiciones vejatorias o degradantes.

“Será sancionado con prisión de 20 a 25 años, reparación económica y en su caso inhabilitación, quien realice con persona de uno u otro sexo menor de 14 años algunos de los actos sexuales descritos en el Parágrafo I del artículo precedente, sin que para ello sea necesario probar ausencia de consentimiento, ejercicio de violencia ni intimidación”, señala el Artículo 96 del proyecto de Código, y en su Parágrafo II precisa que “la sanción será agravada a prisión de 25 a 30 años, reparación económica y cuando corresponda la inhabilitación, si concurre algunas de las circunstancias previstas en los numerales 2 al 9 Paragrafo II del artículo precedente”.

El mismo Artículo 96 establece que no serán punibles las relaciones sexuales consensuadas entre adolescentes, siempre que no se haya cometido con violencia ni intimidación.

De acuerdo al Artículo 96, la violación será sancionada con privación de libertad de 14 a 20 años y, cuando corresponda, con la inhabilitación para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo. La violación es cuando el agresor realiza actos sexuales no consentidos o con violencia o intimidación.

Violencia sexual comercial

Otro de los artículos relevantes aprobados por los diputados es el concerniente a la “Violencia Sexual Comercial”, que sanciona con siete a 12 años de prisión a la persona que con el fin de mantener cualquier tipo de actividad sexual, erótica o pornográfica con una  niña, niño o adolescente, pague en dinero o especie directamente a la víctima o a una tercera persona.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: radiofides.com

15 Septiembre 2017

Lillian logró que el hombre que la atacó fuera a prisión y ahora con su testimonio quiere animar a otras víctimas de agresión sexual a denunciar los crímenes ante la policía.

Constantine habló con la BBC sobre su terrible experiencia. Estas son sus palabras. Yo quiero que la gente sepa todo lo que pasa después de una violación.

No hablo solo de lo horrible que es que tu cuerpo se convierta en una escena de crimen y que te hagan una y otra vez las mismas preguntas. También hablo de todo lo que tienes que hacer, y, lo más importante, hablo de que las cosas mejoran con el tiempo.

Hace un año, un extraño me violó cuando me encontraba apenas a 60 segundos de mi casa. Yo tenía 18 años.

Había una oscuridad completa y yo le di al botón de grabar de mi celular pensando que el hombre al ver la luz se detendría.

Yo le grité "te estoy grabando, te estoy grabando! no te vas a salir con la tuya", pero me tiró al suelo y me violó sin vacilación.

No duró mucho, pero me dio la impresión de que nunca se acababa.

Cuando ocurrió estaba tan cerca de mi casa... que ni siquiera se me pasó por la cabeza sentir miedo.

Corrí a casa y mis padres llamaron a la policía. Me dijeron que no podía ducharme, cepillarme el pelo o los dientes.

Parece un gran cliché, pero te sientes tan sucia... todo lo que quería hacer era darme una ducha y sacarme todo de encima.

Nos dijeron que fuéramos al Centro de Referencia de Agresión Sexual más cercano, que no abría hasta la mañana siguiente y está a 45 minutos de distancia en carro.

"Mi cuerpo se convirtió en una escena forense".

Ese centro es en realidad para hacer una análisis forense de tu cuerpo.

Es surrealista. En el momento en que entras te tienes que desnudar por completo. Te tienes que acostar en una camilla de metal mientras alguien te mete cosas en la vagina.

Miden los hematomas y los cortes hasta el milímetro.

Las mujeres que trabajaban en el centro eran muy amables. Conversamos sobre mis tatuajes y me hicieron sentir muy segura.

Me hicieron un test de enfermedades de transmisión sexual, una prueba de VIH y un test de embarazo.

También me dieron un tratamiento con pastillas llamado profilaxis post-exposición, para evitar el contagio por el virus VIH. Ni siquiera sabía que eso existía. Después tuve que tomarlo tres veces al día durante un mes.

La medicación me dio nauseas y mareos, y mientras la tomaba tenía que ir al médico para hacerme pruebas. Así que durante ese primer mes me pincharon y miraron constantemente.

"Como una rata de laboratorio"

Lillian Constantine anima a otras víctimas de agresión sexual a denunciar lo que les ocurrió.

Pasé de ser una estudiante normal y corriente que iba a clase a alguien que visitaba comisarías. Me sentía como una rata de laboratorio.

No puedo ni contar las veces que le conté mi historia a la policía.

Una vez me hicieron preguntas extremadamente íntimas sobre la violación.

"¿Te subió o te bajó la falda? ¿Te penetró de este lado o del otro?".

No me esperaba eso en absoluto. Lloré con histeria y pensé: "yo no me puedo hacer esto a mi misma". Y en ese momento pensé en retirar el caso.

Sólo un 15% lo denuncia

No soy la única que lo considera. Hay tantas personas que fueron agredidas y no dicen nada... Pensé, ¿por qué no puedo yo ser una de esas? ¿por qué tengo que hacer esto?

Según la organización británica Rape Crisis solo aproximadamente un 15% de quienes experimentan violencia sexual deciden denunciarlo con la policía. Mientras que en ese país solo un 5.7% de los casos denunciados acaban en una condena.

Pero al final ese plan de "dejo el caso" solo duró una semana.

Pensé "si tienes la oportunidad de sacar a ese criminal de las calles, tienes que intentarlo".

"Si puedo hacer esto, puedo hacer cualquier cosa"

En cierta manera quería demostrarme algo a mí misma. Recuerdo estar sentada en mi cama y pensar: "si puedo hacer esto, puedo hacer cualquier cosa".

Según Rape Crisis, sólo se denuncia un 15% de las agresiones sexuales y de ese número solo un 5.7% resulta en una condena.

Sin el video que grabé, quizás nunca hubieran encontrado a mi atacante.

En el juicio lo utilizaron como evidencia clave.

Mi agresor se declaró culpable de algunos de los cargos y fue condenado a 13 años.

En el juicio yo estaba con mi madre, mi asistente social y otra gente que me ayudó y pude ver el alivio en sus caras: todos esos meses de estrés y anticipación terminaron de repente.

Así me sentí yo también: un alivio abrumador. Sentí que se cerraba un ciclo. Ahora podía seguir adelante con mi vida.

"Tienes que levantarte y seguir luchando"

Unos meses después publiqué en YouTube un video llamado "Lo que no te cuentan sobre las agresiones sexuales". Es el video que yo desearía haber visto antes de lo que me ocurrió a mi.

En él hay consejos sobre cómo sobrellevarlo y cuenta todo lo que puede pasar después del ataque, para que la gente esté preparada para todo el proceso de acusación.

"Todos los días me digo a mi misma "pasaron cosas malas, pero tienes que levantarte y seguir luchando", dice Lillian.

Rape Crisis dice que nos debería dar ciertas explicaciones sobre cómo funciona la justicia criminal y lo procesos forenses. Y yo estoy en total acuerdo con eso.

Para mí, de saber qué iba a pasar lo habría hecho todo un poquito más fácil. Si no, es como sumergirse en aguas heladas y profundas.

Yo creo que si la gente supiera todo lo que puede pasar después, tanto desde el punto de vista médico como legal, habría más probabilidades de que siguieran adelante con el proceso legal, y eso es importante.

Muchas películas muestran cómo las víctimas de agresiones sexuales se aíslan o pierden la cabeza. Necesitamos más víctimas de agresiones sexuales que salgan a la luz y muestren que las cosas no tienen por qué caer en picado.

 No puedes dejar que la violación te defina. Todos los días me digo a mi misma "pasaron cosas malas, pero tienes que levantarte y seguir luchando".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

13 Julio 2017

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha respondido este jueves con un desafío a su condena de nueve años y medio de cárcel: “Esta sentencia no me deja fuera de juego”. El icono de la izquierda brasileña no renuncia a ser candidato a las elecciones de 2018. La sentencia por corrupción —contra la que cabe recurso— contra Lula ha enredado aún más el ya de por sí embrollado panorama político brasileño, pero el exdirigente insiste en que es solo un obstáculo en el camino.

“Quien crea que este es el fin de Lula se va a llevar un chasco. Solo el pueblo tiene el poder de decretar mi fin”, ha dicho quien es ya el primer expresidente brasileño condenado por corrupción, por aceptar sobornos y lavar dinero. Este jueves, 24 horas después de conocerse la sentencia, ha hecho lo posible por recordar que sigue siendo el mismo: un icono de la izquierda brasileña, campechano y receloso de la autoridad. La víctima de un complot, según él, para evitar que vuelva a la presidencia de un país que solo ha ido a peor sin su ayuda. Ahora tendrá que recurrir la sentencia a una segunda instancia si quiere arañar una posibilidad de presentarse, como desea, a las elecciones generales del año que viene. Pero, recuerda, sigue siendo el favorito en las encuestas. El exmandatario ha llegado a reiterar las palabras mágicas: “Seré candidato a las elecciones de 2018”. Ante su declaración, la sala estalló en aplausos.

Lula ha intentado proyectar calma ante sus fieles, recordando que este contratiempo estaba dentro de lo esperado. “Yo ya imaginaba que este proceso iba a terminar así porque lo último que le importaba a las personas que me hicieron testificar era lo que yo tuviera que decirles”, ha lamentado. “Era imposible que los que prepararon el golpe contra Dilma [Rousseff, la expresidenta destituida en agosto de 2016] se fueran a quedar de brazos cruzados para que los mismos volvamos en 2018. Pero que sepan que sigo dentro del juego”.

No le falta razón en que, allí donde sus enemigos tienen el poder de las instituciones, él mantiene aún hoy un apoyo popular sorprendente. Cuando este miércoles se publicó la noticia de la condena al político más querido de Brasil, aún hoy un referente de la izquierda latinoamericana, el país se dividió prácticamente en dos. Se solaparon, en las calles y también en las redes, las muestras de apoyo y de repudia al que fue presidente en los años dorado del país, entre 2002 y 2010.

Mientras, los analistas de Brasilia intentaban predecir lo impredecible. La ausencia del expresidente allana el camino para el segundo en las encuestas: Jair Bolsonaro, un exmilitar conocido como el Trump brasileño por sus exabruptos machistas, sexistas y autoritarios. Este hombre, ahora un evangélico pero que ha pasado por cinco partidos en las últimas siete legislaturas, se ha convertido en el mayor furor político en redes sociales del año. La agrupación de Lula, el Partido de los Trabajadores, ha sido incapaz de encontrar a alguien que recoja el testigo del expresidente, al igual que casi todos los partidos tradicionales, los cuales están prácticamente fuera de juego en las encuestas. Sin Lula, Brasilia es el reino de un agitador y todos los que se quemaron intentando quitarle el puesto.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

12 Julio 2017

A los 71 años el expresidente brasileño Luiz Inácio "Lula" da Silva fue condenado a 9 años y seis meses de prisión por los crímenes de corrupción pasiva y lavado de dinero. La condena fue emitida por el juez federal Sérgio Moro, quien tiene a su carga  la Investigación del Lava Jato.

Según informan medios de Brasil, el expresidente fue condenado por recibir sobornos de la constructora OAS entre 2006 y 2012 por un valor de 3,7 millones reales. La constructora pagó la remodelación de un apartamento de tres plantas en la lujosa zona de Guarujá en San Pablo. La investigación afirma que la propiedad es de Lula pero nunca fue declara como bien del expresidente. Lula siempre negó que esto fuera así.

Esta es la primera condena de Lula en la investigación del Lava Jato. El expresidente enfrente una segunda causa dentro del escándalo de corrupción que sacude a Brasil.

Según el auto de procesamiento el juez Moro considera que Lula era el “líder máximo” del esquema de corrupción descubierta en la petrolera Petrobrás. Por medio de desvió y otorgamiento de sobornos el expresidente habría financiado sus campañas políticas y la de sus aliados.

Esta es la primera vez que un expresidente de Brasil es condenado por corrupción en Brasil.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Pablo Fernández dedica un video a Evo Mo…

Pablo Fernández dedica un video a Evo Morales en defensa del voto del 21F

El actor Pablo Fernández se sumó al rechazo que generó la intención del oficialismo de...

Guillén: denuncias de Pari no sólo deben…

Guillén: denuncias de Pari no sólo deben preocupar al Gobierno, sino a la justicia

El ministro de Economía y Finanzas, Mario Guillén, afirmó que las denuncias realizadas por el...

Demócratas solicita medidas cautelares a…

Demócratas solicita medidas cautelares ante la CIDH para evitar candidatura de Evo

Movimiento Demócrata Social, este lunes, solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “medidas cautelares”...