Santa Cruz de la Sierra
09 Octubre 2018

Científicos del Kaiser Permanente Northern California en Oakland documentaron el primer error genético que incrementa el riesgo de padecer de impotencia sexual.

La buena noticia del hallazgo, reseñada en un reporte este lunes de Proceedings of the National Academy of Sciences, es que podría ayudar a agilizar el desarrollo de nuevos tratamientos.

La variación en un punto en el ADN humano podría incrementar el riesgo de impotencia en alrededor de un 25%, detalla el informe. Ahora, los investigadores quieren especificar cómo es que esa variación aumenta el riesgo de padecer la afección, comentó Eric Jorgenson, autor principal de reporte citado por la agencia de noticias Associated Press.

El grupo encontró evidencia luego de examinar el ordenamiento genético de 36, 600 hombres, y compararla con un estudio similar realizado a otros 222,300. Las pruebas revelaron que la alteración podría afectar la actividad de un gen conocido por su participación en el funcionamiento sexual.

Cabe señalar que la mayoría de los casos de hombres que no pueden mantener una erección no es por causas genéticas, sino por obesidad, diabetes, problemas cardiacos, hasta estrés y ansiedad.

Redacción: Leo.com

Fuente: Isalud

 

02 Octubre 2018

“No siempre estás en control de lo que hace tu cuerpo. Aunque lo intentes, hagas lo que hagas”.

Cuando Isley Lynn recuerda su primera experiencia sexual, cuando era aún una adolescente, la describe como prácticamente inexistente.

“Lo encontré realmente desmoralizador, me partió el alma. Me sentí culpable por algo de lo que no era responsable”.

Si bien muchos de nosotros durante nuestro primer encuentro sexual nos manejamos con más o menos torpeza, para Lynn el acto fue la constatación de una condición de la que no se habla mucho: vaginismo.

Pero, ¿qué es?

El servicio de salud público de Reino Unido, el NHS, define el vaginismo como la reacción automática del cuerpo al temor de alguno o todo tipo de penetración vaginal.

Los músculos vaginales se contraen y la mujer no consigue controlarlos. Una persona que padece vaginismo puede tener dificultades para insertar un tampón, por ejemplo, y por supuesto tener dificultades para mantener relaciones sexuales llegando incluso a sentir un dolor ardiente y/o punzante.

“Intenté ponerme mi primer tampón a los 10 años. Fue insoportable. Sentí como si en realidad yo no tuviera un agujero, como si hubiera una pared donde debía haber un agujero”, recuerda Lynn, que ahora tiene 30 años.

“Pero cuando realmente supe que algo estaba mal fue con mi primer novio”.

Y es que la condición que padece Lynn, británica de 30 años, le ha afectado también en sus relaciones sentimentales.

“Recuerdo que tenía miedo de que mis parejas pensaran que en realidad no estaba enamorada de ellos o que no me atraían físicamente”.

La dramaturga fue diagnosticada con vaginismo ya de adolescente y le prescribieron usar unos aparatos que se ponen en la vagina y que aumentan de tamaño lentamente para intentar relajar los músculos. También comenzó a hacer sesiones de fisioterapia.

Pero ninguna de estas técnicas estaba dando verdaderos resultados y la joven se dio cuenta de que en realidad, no quería seguir ningún tratamiento.

 “Fue un terapeuta quien me hizo darme cuenta de lo que quería. Me preguntó cuánto deseaba yo ser ‘normal'”.

“Y esa conversación es la que tiene lugar en una de mis obras. Al final del todo, a la protagonista se le pide que defina qué quiere obtener de su vida sexual y se da cuenta de que no quiere tener una como la del resto de la gente”, afirma Lynn.

“Esa es mi verdadera enseñanza, que tú escribes el guión de tu vida y deberías hacer lo que sea que te haga feliz”.

¿Cómo se trata?

Las estadísticas sobre cuántas mujeres padecen vaginismo no son del todo fiables aunque una estimación del Centro de Sexualidad Femenina de la ciudad de Nueva York estima que podrían verse afectadas 2 de cada 1,000 mujeres. Pero no es fácil dar con una cifra concreta.

“Es difícil determinar cuántas mujeres lo sufren porque la mayoría de mujeres que tienen problemas sexuales simplemente no hablan de ello”, asegura la doctora Vanessa Mackay.

Pero el vaginismo no debe confundirse con un simple dolor vaginal.

“El vaginismo es diferente al dolor solo durante el sexo porque es una reacción automática del cuerpo la que lo causa”, explica Mackay, ginecóloga que asesora en el Hospital Universitario Queen Elizabeth de Glasgow (Reino Unido).

El vaginismo no tiene solo una componente física, sino también mental: el miedo a la penetración.

Un asesoramiento psicológico-sexual suele ser lo más adecuado, asegura la doctora: “Es una especie de terapia en la que se conversa y se ayuda a la paciente a comprender y cambiar los que siente hacia su propio cuerpo”.

“Las técnicas de relajación para a aprender a relajar sus músculos vaginales suelen ser beneficiosas. También los ejercicios de suelo pélvico acostumbran usarse en tratamientos para el vaginismo”.

“También prescribimos dilatadores vaginales, son objetos lisos con forma de tampón que vienen en diferente grosor y que te hacen acostumbrarte a tener algo dentro de tu vagina“.

Los dilatadores han probado ser efectivos en el caso de Teresa, de 23 años, quien también tiene vaginismo y dice que después de ser diagnosticada le ofrecieron una variedad de técnicas para tratar su condición.

“Un psicólogo me sugirió que probara la hipnosis y en un momento en el creía que mi problema no tenía solución lo intenté, pero no funcionó. Es cierto que soy una persona un poco escéptica así que durante las sesiones siempre me decía ‘esto no está funcionando'”, confiesa Teresa, que ha preferido no revelar su apellido.

“Lo que sí me funcionó fueron los dilatadores graduados, con ellos simplemente aprendes a relajarte mientras los usas”.

“Hoy en día me siento mucho mejor, no me preocupo todos los días por lo mismo. Me siento tranquila y feliz. Al principio es difícil, pero estoy segura de que una vez se encuentra el tratamiento que mejor te funciona, el resto es mucho más fácil”.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: BBCMundo

 

28 Septiembre 2018

Hoy en día, gracias al avance de la ciencia y la tecnología, prácticamente en todo el mundo, la esperanza de vida se ha incrementado de forma significativa, a tal grado que cada día es más común que nos enteremos de personas que llegan a los 90 años e incluso, a 100 y más.

Además de los aportes de la medicina, es bien sabido que determinados hábitos de vida podrían ayudar a que la gente viva más años.

Interesados en el tema, el proyecto llamado A Place For Mom levantó una encuesta entre 100 personas que rebasaron el centenario de edad para encontrar qué cosas tienen en común.

La mayoría indicó que el secreto está en alcanzar la felicidad con un equilibrio entre los diferentes aspectos de la vida.

Pero en seguida, te decimos algunos de los hábitos comunes en estas personas que seguramente han influido para que llegaran a esa edad y en excelente forma.

Hábitos que te podrían hacer vivir más de 100 años

    Ser amable con los demás

    Dormir bien por las noches

    Mantener relaciones significativas

    No fumar

    Beber de forma moderada

    Siempre estar positivos

    Hacer ejercicio con regularidad

    Llevar una dieta saludable

    Ignorar las dietas tradicionales

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Isalud.com

19 Septiembre 2018

Cuando pensamos en alimentos saludables la lista incluye, indefectiblemente, frutas variadas y de colores vibrantes, verduras de todo tipo y, en la mayoría de los casos, yogurt.

Sin embargo, según un estudio llevado a cabo en Reino Unido por investigadores de las Universidades de Surrey y Leeds, muchos yogures están llenos de azúcar.

Por esta razón, dicen, las marcas no deberían hacerle creer al público que están consumiendo un producto saludable.

De los más de 900 yogures que analizaron, solo los naturales o los de estilo griego pueden considerarse como bajos en azúcares.

Del resto —los bebibles, los con frutas, los saborizados, los para niños, los orgánicos—, ninguno se salva.

Es más, la investigación halló que los yogures orgánicos se encuentran entre los más azucarados.

Si bien el estudio se hizo en Reino Unido, muchos de los productos son de marcas internacionales que se venden en otros países del mundo incluyendo América Latina.

Percepción errónea

Para ser clasificado como de bajo contenido en azúcar, un yogur debe tener menos de 5g de azúcar cada 100g.

De los productos analizados, solo el 9% estaba por debajo del límite.

Los postres de yogurt ocuparon el primer puesto en la lista de los más azucarados (un promedio de 16,4g de azúcar cada 100g de yogur), seguidos por los orgánicos (13g cada 100g).

Los yogures dirigidos a los niños contenían en promedio 10,8g cada 100g, lo que equivale a más de dos cubos de azúcar.

Según la OMS y otras agencias de salud pública, menos del 10% el consumo diario de calorías debe provenir de azúcares.

Los niños de dos años no deberían tomar nada de azúcar y aquellos de entre 4 y 6 años no deberían ingerir más de 19g de azúcar (o cinco cubos de azúcar) al día.

Azúcar escondida

Lejos de aportar beneficios nutricionales, el consumo excesivo de azúcar aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad, y por ende las enfermedades vinculadas a ello.

Y el problema es que, mientras que el yogurt se percibe como saludable, “puede ser una fuente no reconocida de azúcar añadida en la dieta de mucha gente”, dicen los autores de la investigación.

“Nuestro estudio destaca los desafíos y los mensajes mezclados que vienen del mercadeo y el envase de los productos que contienen yogur”, señaló Bernadette Moore, autora principal del estudio de la Escuela de Ciencias de la Comida y la Nutrición de la Universidad de Leeds.

Desde que se hizo el estudio de campo —a finales de 2016—se han tomado medidas para reducir la cantidad de azúcar en el yogur en Reino Unido.

Las recomendaciones de la Unión Europea establecen que para 2020, el contenido de azúcar de los yogures debe reducirse en un 20%.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: BBCMundo

18 Septiembre 2018

Puede ocurrirte cuando menos lo esperas. Sacas el teléfono del bolsillo, te lo llevas a la oreja y… tienes que alejarte de inmediato porque está ardiendo.

También es posible que lleves un rato usando el celular y se apague de repente sin motivo aparente, vaya más lento o te muestre un mensaje de error en la pantalla.

¿Es normal que se sobrecaliente el teléfono móvil? La respuesta es sí. Pero las causas pueden ser varias.

Algunas tienen que ver con el hardware, el “cerebro” de tu teléfono. Otras, son externas.

Te contamos cuáles son las más habituales.

1. Necesita un descanso

Una de ellas puede ser, simplemente, que lo usaste demasiado.

Es posible que lo hayas conectado durante demasiado tiempo a un dispositivo externo, como un altavoz, la señal WiFi o el Bluetooth, o que hayas usado una aplicación o un juego durante demasiadas horas.

También puedes haber abusado de la cámara de fotos o de video. A veces, 20 minutos seguidos pueden ser demasiados.

¿CÓMO EVITARLO?: Haz pausas de algunos minutos cuando uses una misma aplicación. El teléfono necesita un descanso (y puede que tú también). También es recomendable apagar las aplicaciones que no utilices y evitar poner el brillo de pantalla al máximo nivel.

2. Demasiado sol (o frío)

Otros factores son externos.

¿Dejaste tu teléfono expuesto al sol o lo sometiste a frío extremo? Mala idea. Tu smartphone es inteligente… pero no está preparado para eso.

¿CÓMO EVITARLO?: Protege siempre el teléfono del sol y de las temperaturas extremas. Ponlo a la sombra. Evita la luz directa. No lo expongas a humedad. Si ya se sobrecalentó, enfríalo con un ventilador… ¡pero no lo metas bajo ningún concepto en la nevera! Usa el sentido común.

3. Tiene un virus

Puede que te hayan instalado un malware, un software malicioso, a través de un virus en forma de aplicación.

Después de todo, a algunos desarrolladores de apps les interesan más tus datos que la salud de tu teléfono.

¿CÓMO EVITARLO?: No instales aplicaciones de fuentes desconocidas. Puedes bloquearlas automáticamente dentro de las opciones de seguridad del menú de configuración del celular, haciendo clic en “Orígenes desconocidos” o “Fuentes desconocidas”. Si ya es tarde, haz una limpieza general y “resetea” el teléfono.

4. Tu carcasa protectora lo está sofocando

Sí. Es posible que la carcasa que compraste para proteger el celular esté causando más problemas que soluciones. Es más habitual de lo que parece.

¿CÓMO EVITARLO?: Prescinde de la carcasa temporalmente para ver si es el motivo del calentamiento. En cualquier caso, ayudará a que el dispositivo se enfríe antes.

5. La batería está defectuosa

Las baterías de litio son delicadas. El estado de la batería de tu celular puede tener mucho que ver con el exceso de calor.

En algunos casos, incluso puede hacer que el móvil comience a arder.

¿CÓMO EVITARLO?: Evita cargar la batería en exceso (mejor al 80-90% que al 100%). Usa cables de buena calidad, a veces cargar el teléfono con un cable defectuoso puede ser la clave del problema.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: BBCMundo

 

17 Septiembre 2018

Conoces el dicho: una aspirina diaria, mantiene lejos al doctor. Pero una nueva investigación ha demostrado que la sabiduría popular puede estar equivocada.

De acuerdo con tres investigaciones publicadas en el New England Journal of Medicine, tomar una aspirina diaria puede hacer más daño que causar beneficios en la salud de los adultos mayores.

A menudo, la aspirina diaria en bajas dosis se aconseja para prevenir infartos y accidentes cerebrovasculares, pero los estudios recientemente publicados cuestionan la efectividad de esta medida.

Durante cinco años, investigadores de la Universidad de Monash, en Australia, observaron a 20,000 adultos mayores saludables en ese país y en Estados Unidos. La mitad de los participantes recibieron 100 miligramos de aspirina diaria mientras la otra mitad recibió un placebo.

Al final del estudio los médicos no observaron ninguna mejoría en la salud general de quienes consumieron la aspirina en comparación con quienes tomaron el placebo, pero sí registraron algunos daños importantes.

Por ejemplo, el riesgo de sufrir una hemorragia fue significativamente mayor en el grupo que tomó la aspirina, especialmente de hemorragia intracraneal y gastrointestinal. Además, se registraron más muertes por cáncer entre el grupo que tomó la aspirina, que entre el grupo que tomó el placebo.

Estas investigaciones sugieren que, para los adultos mayores sanos consumir una aspirina diaria es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero; en el peor de los casos, aumenta su riesgo de sufrir hemorragias internas y de muerte prematura.

En todos los casos, lo mejor es consultar al médico para que sea él quien prescriba lo necesario acorde con cada individuo en particular.                                   

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Isalud

 

14 Septiembre 2018

Para bajar de peso y sentirse fuerte, la mayoría de las personas piensan que con comer sano y hacer ejercicio es más que suficiente. Pero luego de algunas semanas de dieta, las cosas no salen como queríamos y nos sentimos cansados y agotados o no bajamos lo suficiente y no entendemos por qué.

Aquí desplegamos una lista de cosas que probablemente estés haciendo mal y que hacen que tu dieta no funcione.

No comer después de entrenar

Después de hacer ejercicio el cuerpo pide alimentos para volver a cargar energías. El tema es ¿qué comer? Según los profesionales, hay dos nutrientes claves para después de una intensa sesión de gimnasio: proteínas y carbohidratos. Si consumes otra cosa, tal vez tu ejercicio haya sido en vano.

Saltearse el desayuno

La gente tal vez piensa que saltarse el desayuno nos ahorrará calorías a largo plazo, pero no es tan simple. La ciencia demostró que el desayuno sirve para impulsar el metabolismo después de ayunar durante la noche. Las personas que omiten el desayuno tienen mayor riesgo de diabetes, hipertensión y trastornos metabólicos.

Comer alimentos no nutritivos

No siempre los alimentos que nos venden como sanos son los nutritivos. Las barras de cereal, por ejemplo, no son tan buenas a la hora de una colación completa. Hay que rellenar las comidas y refrigerios con alimentos integrales como verduras, cereales, proteínas y grasas saludables.

No resistir a los antojos

Cuanto más fuerza le pongamos a resistir ese antojo, más acostumbramos al cuerpo a soltarlos y que no vuelvan a aparecer. Porque decirle que sí a un simple antojo puede transformarse en un plato de pastas, una botella de vino y así tirar todo el esfuerzo de la semana a la basura.

Contar calorías

No importa el número de calorías. Durante años se creía que el número de calorías indicaba algo, pero no. No todas las calorías proporcionan cantidades iguales de nutrición y sus necesidades calóricas de un día para otro están en constante cambio. El conteo de calorías que elija puede no ser siempre lo que nuestro cuerpo realmente necesita. Sin mencionar que se puede convertir en una obsesión enfermiza.

Comer alimentos bajos en grasa

Las grasas tienen una mala reputación, pero las grasas dietéticas deben incluirse regularmente en tus comidas y refrigerios. Los beneficios para la salud al comer alimentos que contienen grasa son muy amplios. Optar por versiones bajas en grasa de productos lácteos u otros aperitivos no lo hará más saludable. Si no comes suficiente grasa, podrías estar en mayor riesgo de demencia, infertilidad e incluso problemas cardíacos.

Beber gaseosas dietéticas

El hecho de que estas bebidas no tengan calorías no significa que se puedan tomar todo el día, todos los días sin consecuencias. Los químicos y el sodio contenidos en estas bebidas carbonatadas pasan factura. Además de deshidratarte y potencialmente causar brotes, la gaseosa dietética puede afectar tu estado de ánimo, tus entrenamientos e incluso la salud de tu corazón .

Dejar los carbohidratos

Las dietas bajas en carbohidratos son furor, pero no son la panacea que parecen ser. La ciencia es un poco inestable sobre si estas dietas realmente funcionan. Nuestro cuerpo obtiene la energía más fácil con los carbohidratos. Además, muchos alimentos ricos en carbohidratos, como el arroz y la fruta, proporcionan nutrientes esenciales como antioxidantes y fibra.

Comer una dieta sin gluten

El gluten no siempre es malo. Si sos intolerante a la lactosa sí, pero si no es así, evitarlos no parece ser una solución real.

Comer una dieta libre de gluten no es lo mismo que comer una dieta saludable. El gluten es una proteína que se encuentra en muchos alimentos nutritivos, incluido el pan de trigo integral y la harina de avena. Estos alimentos proporcionan fibra y otros nutrientes que las personas que consumen una dieta libre de gluten deben obtener de otros lugares. Hay muchos mitos vagabundeando sobre el gluten y si es malo o no.

Sentirse culpable de comer ciertos alimentos

“Realmente me arrepiento de haber comido esa segunda porción de pizza”. “Tengo que comer sano hoy para recuperar todos los alimentos que comí anoche”, ¿suena familiar? Sentirse culpable después de comer ciertos alimentos o ciertas cantidades de alimentos es demasiado común. Los alimentos están marcados como “buenos” o “malos” y, como resultado, pueden hacernos sentir así. Y no sirve porque no solo nos sentimos muy mal, sino que en realidad podemos terminar con patrones de alimentación menos saludables.

No tomar la suficiente agua

No tomar suficiente agua puede tener todo tipo de consecuencias para tu salud, algunas de las cuales incluyen una menor absorción de nutrientes y problemas con la digestión. Estos efectos pueden interferir con tus señales de hambre e interrumpir un día normal de alimentación. Dos litros por día es lo recomendable.

Redacción: Leo.com                      

Fuente: Isalud.com

15 Agosto 2018

Muchos consideran un suplicio tener que ir al gimnasio para poder bajar de peso y tonificar su cuerpo. Para todos aquellos que odian esa actividad hay buenas noticias, pues el sexo te garantiza no solo pasar un buen rato con tu pareja, sino perder bastantes calorías y definir tus músculos.

Lo único que necesitas para obtener dichos resultados es poner en práctica algunas posiciones sexuales ideales para quemar grasa y lucir un cuerpo envidiable y sobre todo, llevar una vida plena en la intimidad.

Flor de loto

Aunque parece cómoda, pone a trabajar a los glúteos y al abdomen, así que es ideal para quienes quieren deshacerse de esa pancita incómoda o para reafirmar el trasero.

Perrito

Ideal para tonificar los brazos y marcar el abdomen, ya que cuando te pones “en cuatro”, todo tu peso recae sobre estos, así como en las piernas y el estómago.

69 de pie

Solo se recomienda para aquellos que tienen mucha fuerza en brazos y piernas. Con esta posición das y recibes sexo oral al mismo tiempo, pero estando de pie, y con esta posición ejercitas todo el cuerpo.

Piernas sobre sus hombros

Es similar a la posición del misionero, pero con las piernas sobre sus hombros. Con esta postura harás que desaparezcan las “llantitas” que aparecen a un lado de las caderas y para reafirmar el abdomen.

Vaquera

Con esta posición ejercitarás los glúteos, las caderas, las piernas y el abdomen. Las mujeres tienen todo el control y de paso, queman grasa prácticamente de todo el cuerpo.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: imujer.com

Últimas Noticias

Prev Next

Cuatro heridos reciben atención médica t…

Cuatro heridos reciben atención médica tras incendio por ruptura de ducto de YPFB

El gerente general de YPFB Transporte, Wilson Zelaya, garantizó hoy los gastos para la atención...

Ortiz denuncia a 13 empresas nacionaliza…

Ortiz denuncia a 13 empresas nacionalizadas por operar como privadas

Al menos, 13 empresas que fueron nacionalizadas en el Gobierno de Evo Morales operan como...

Instalarán vigilia el día en que el TSE …

Instalarán vigilia el día en que el TSE resolverá la inhabilitación o no de Evo

Las plataformas del “Bolivia dijo No” anunciaron que instalarán una vigilia el 7 de diciembre...