Santa Cruz de la Sierra
12 Septiembre 2014

La epidemia de fiebre hemorrágica de Ebola en África occidental ha causado más de 2.400 muertes, y Cuba anunció el viernes el envío de 165 médicos y enfermeros a Sierra Leona.

Se trata del envío "más importante" de especialistas a la región, destacó la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, en una rueda de prensa en Ginebra.

"Si vamos a ir a la guerra contra el ébola, necesitamos los recursos para luchar", afirmó Margaret Chan.

"Estoy muy agradecida con la generosidad del gobierno cubano y de estos profesionales de la salud, que harán su parte para ayudar a contener el peor brote de ébola de la historia. Esta colaboración marcará una diferencia significativa en Sierra Leona", subrayó.

"Cuba es conocido en el mundo por su capacidad para formar a médicos y enfermeras destacados, así como por su generosidad en ayudar a otros países en su ruta hacia el progreso", añadió Chan.

El ministro cubano de Salud, Roberto Morales Ojeda, anunció este viernes en Ginebra durante dicha rueda de prensa, que Cuba desplegará a 165 médicos y enfermeros en Sierra Leona durante seis meses para ayudar a las autoridades de este país a combatir la epidemia de ébola.

"Vamos a cooperar con una brigada de 165 colaboradores, constituida por 62 médicos y 103 enfermeros", anunció el ministro cubano.

Todos estos médicos y enfermeros "han participado anteriormente en situaciones de desastre", y "han anunciado voluntariamente su disposición", añadió Morales.

El funcionario cubano precisó que algunos de ellos ya están en Sierra Leona.

Su misión, en coordinación con la OMS, durará seis meses, a partir de la primera semana de octubre.

La epidemia de ébola ha causado 509 muertos en Sierra Leona, desde la aparición del virus a comienzos de año, según la OMS.

"Nos falta de todo (...) pero lo que más necesitamos es gente", dijo Margaret Chan.

"A 12 de septiembre, hay 4.784 casos" y "más de 2.400 muertos", declaró Chan, en rueda de prensa en la sede de la OMS en Ginebra.

No ha precisado, sin embargo, si estas cifras incluyen a Nigeria o si es un balance de los tres países más afectados: Guinea, Liberia y Sierra Leona.

El balance anterior publicado el martes por la OMS daba cuenta de 2.300 muertos de un total de 4.293 casos en toda África occidental.

"En los tres países más afectados, el número" de casos "aumenta más rápido que la capacidad para tratarlos", advirtió el viernes Chan, que pide una mayor movilización de la comunidad internacional.

Y recordó que ya no queda ni una cama disponible para tratar a estos pacientes en Liberia.

Mientras la epidemia no deja de amplificarse, la OMS estima que todavía le faltan 500 médicos y enfermeros extranjeros y unos 1.000 trabajadores nacionales.

La secretaria de Estado francesa de Desarrollo, Annick Girardin, anunció que viajará el sábado a Guinea, la primera ministra europea en pisar uno de los países afectados por la epidemia.

- Se necesita expatriar más -

Mientras se extiende la epidemia, la OMS estima que todavía faltan en la región entre 500 y 600 profesionales de salud extranjeros y unos 1.00 nacionales.

Estados Unidos ya disponía desde comienzos de septiembre de unos 100 representantes en el área.

"China ya envió equipos médicos a los tres países" más afectados, dijo Chan, sin dar cifras.

La Unión Africana prometió el lunes desplegar unas cien personas, por grupos de 20.

El Reino Unido prevé crear un hospital de campaña en Sierra Leona, enviar personal y entrenar a trabajadores locales, según la OMS.

La ONU aseguró que tiene intenciones de dejar a sus fuerzas de mantenimiento de paz en Liberia. Esas tropas se encuentran allí desde el fin de la guerra civil en ese país, en 2003.

Un doctor estadounidense, que está siendo tratado del virus Ébola en Nebraska, recibió una transfusión de sangre de otro médico que ya se recuperó de la enfermedad, informó este viernes el hospital que lo trata.

Por su parte el presidente Barack Obama anunció que se reunirá con expertos del sector médico estadounidense para preparar un aumento de la ayuda oficial a los países afectados.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

05 Septiembre 2014

Dos migrantes cubanos murieron y hasta ocho están desaparecidos tras una odisea de tres semanas en el mar, dijeron los familiares de 15 sobrevivientes deshidratados y con quemaduras de sol de un bote rescatado por la Marina mexicana esta semana.

Los cubanos, que enfrentan una posible deportación de vuelta a su país, están recibiendo tratamiento en una instalación de inmigración en Mérida, en la Península de Yucatán.

El rústico bote improvisado zarpó desde Manzanillo, en el este de Cuba, el 7 de agosto con 25 personas a bordo, dijo el viernes a Reuters José Caballero, el esposo de una de las sobrevivientes, en una entrevista telefónica desde Austin, Texas.

Caballero, quien salió desde Cuba mediante una vía similar en diciembre del año pasado, dijo que su esposa, Mailin Pérez, le dijo por teléfono desde México que el motor del bote se descompuso tras dos días y que los pasajeros levantaron una vela hechiza.

Al creer que se encontraban cerca de la costa noroccidental de Cuba, siete u ocho pasajeros decidieron nadar hacia la orilla, aferrados a cámaras de caucho. "Nadie ha vuelto a saber de ellos desde entonces", sostuvo Caballero.

El bote navegó a la deriva por dos semanas, sin alimentos y con sólo agua de lluvia para beber, antes de ser avistada por pescadores e interceptada por una embarcación de la Marina mexicana a unos 240 kilómetros al noreste de Puerto Progreso en Yucatán.

Un muchacho de 16 años murió poco después de ser rescatado por un aparente ataque cardíaco, dijeron funcionarios.

Caballero dijo que su esposa le contó que otra pasajera, una mujer con seis meses de embarazo, murió durante el viaje y que su cuerpo fue arrojado al mar.

"Ellos trataron de salvarla. Le dieron orina con leche condensada", indicó, y agregó que su esposa era ayudante en un banco de sangre y que llevaba suministros médicos.

"Su marido se inyectó y la alimentó con su propia sangre en una jeringa", agregó.

Dos congresistas cubano estadounidenses en Miami escribieron el jueves al Gobierno mexicano para pedirles que no envíen a los 13 sobrevivientes de vuelta a Cuba.

El último caso de balseros cubanos se conoce sólo días después de que seis hombres que se identificaron como cubanos arribaron a una isla costera en Texas después de que el motor de su bote se descompuso y quedaran a la deriva por dos semanas en el Golfo de México, usando una vela hecha a partir de una lámina plástica.

En virtud de la política estadounidense "pie mojado, pie seco", los migrantes cubanos que llegan a suelo estadounidense son autorizados a permanecer en el país, mientras que los que son interceptados en el mar son devueltos a Cuba.

Redacción Leo.bo

Fuente: Reuters

 

01 Septiembre 2014

Cargando bolsos llenos de jabón, medias, juguetes, artículos de tocador y otros bienes de consumo difíciles de obtener en Cuba, los viajeros a la isla caribeña se quejaron el lunes de que las nuevas restricciones de La Habana a sus importaciones causarán penurias a sus familias.

Los pasajeros en los primeros vuelos del día desde Miami se quejaron de las tarifas más altas y los límites a la cantidad de artículos que podían traer a sus parientes cubanos, furiosos por los precios altos y la falta de artículos de calidad.

En el aeropuerto internacional de La Habana parecía haber menos bicicletas, televisores de pantalla grande y otros artículos que suelen convertir los carruseles de equipajes en algo parecido a las estanterías de una tienda Wal-Mart.

“En el piso ya no hay maletines”, dijo Arnaldo Roa, un trabajador de Miami que visitaba a su familia. Traía un bolso lleno de juguetes y ropa para su hija, pero no los artículos que solía traer a otros familiares.

“Me molesta”, dijo. “Algunos familiares se van a poner bravos porque normalmente les traigo (cosas)”.

La flexibilización de las normas de viaje por parte de Washington y La Habana en los últimos cinco años permite a los viajeros llevar productos por valor de casi 2.000 millones de dólares anuales.

El gobierno de la isla puso en vigor el lunes una serie de normas que limitan la cantidad de bienes que se pueden traer y elevan las tarifas aduaneras sobre muchos artículos permitidos. El gobierno dice que intenta poner coto a los abusos que han convertido los vuelos en un medio para que “mulas” profesionales importen ilegalmente tanto bienes para el mercado negro como insumos para empresas privadas legales que deberían adquirirlos al estado.

Ana María Pérez, trabajadora de una fábrica de asientos para avión en Florida, dijo que había pagado 95 dólares en tarifas aduaneras, mucho más que lo habitual.

“Ya nosotros tenemos que pagar bastante”, dijo. “No entendí nada que dijeron, pero pagué”.

El gobierno cubano dice que las restricciones tienen como fin frenar los abusos que han convertido especialmente el transporte aéreo en un medio para que “mulas” profesionales importen ilegalmente suministros tanto para el mercado negro como para las empresas privadas legales que se supone deben comprar suministros del Estado.

Las normas que entran en vigor el lunes están detalladas en 41 páginas y dan una idea de la cantidad y diversidad de los productos comerciales que llegan en el equipaje registrado.

Los viajeros ahora sólo podrán traer 22 libras (10 kilos) de detergente en lugar de 44; un conjunto de herramientas de mano en lugar de dos; y 24 sujetadores en lugar de 48. Aún se permiten cuatro neumáticos para auto, al igual que dos piezas de muebles para bebés y dos televisores de pantalla plana.

La aduana cubana también prohíbe a los pasajeros traer artículos por un valor superior a 1.000 dólares. En lugar de examinar los recibos, los agentes de aduanas tienen una larga lista para asignar valores preestablecidos a ciertos bienes (250 dólares a una consola de videojuegos, por ejemplo). Esos precios aumentan considerablemente con las nuevas reglas, de modo que es mucho más fácil alcanzar el límite de 1.000 dólares.

Las nuevas normas también aumentan las tarifas que se deben pagar por las mercancías enviadas desde el extranjero, otra fuente importante de productos extranjeros en la isla.

Últimamente los funcionarios se han volcado a las ondas y las páginas de la prensa estatal para asegurar a los cubanos que la amplia mayoría de los viajeros no se verán afectados. El objetivo de los cambios es “evitar que determinadas personas empleen los márgenes de importación no comercial establecidos hasta ahora, con el propósito de ingresar al país altos volúmenes de mercancías destinadas a la comercialización y el lucro”, dijo el subjefe de la aduana, Idalmis Rosales Milanés, al diario oficial Granma el viernes.

Un pasajero, dijo el gobierno a modo de ejemplo, introdujo 41 monitores de computadora y 66 televisores de pantalla plana en un año.

Bienes por entre 1.700 y 1.900 millones de dólares fueron ingresados a Cuba en el equipaje de los viajeros el año pasado y el pasajero promedio trajo mercancías por valor de 3.551 dólares, según un sondeo de 2013 a 1.154 viajeros cubanos y cubano-estadounidenses realizado por The Havana Consulting Group, una consultora privada con sede en Florida que estudia la economía cubana.

“Es subsistencia, apoyo que ayuda mucho a la supervivencia de la familia cubana”, dijo el presidente del Consulting Group, Emilio Morales. “Junto con las remesas de dinero en efectivo, es la fuente de ingresos más importante para la población cubana, no los sueldos que paga el gobierno”.

Si bien su estudio no indagó en el destino final de los bienes, Morales dijo que, de acuerdo con su conocimiento del fenómeno, un 60% iba a las familias y el resto a los vendedores en el mercado negro.

Con la fuerte caída de las reservas en los últimos dos años, a medida que Cuba trata de reducir su deuda soberana y atraer inversiones extranjeras, dijo Morales, el gobierno necesita desesperadamente que los parientes en el extranjero reduzcan los envíos de bienes y aumenten las remesas en efectivo, sujetas a tarifas elevadas. Presumiblemente, también ayudaría a elevar las ventas de las tiendas controladas por el estado.

El cambio de normas también se ha hecho sentir en Miami, donde muchas tiendas se especializan en la venta de artículos a gente que viaja a la isla a visitar familiares. Muchos empleados reportaron una fuerte baja en las ventas, anticipando las nuevas normas.

Redacción Leo.bo

Fuente: AP

Últimas Noticias

Prev Next

Retorno a la normalidad

Retorno a la normalidad

Estamos en el auto de mi esposa Emmita, de ida al colegio Adolfo Kolping. Nuestro...

Tres clubes no cumplen con los requisito…

Tres clubes no cumplen con los requisitos para jugar en la División Profesional y copas internacionales

Este miércoles, en conferencia de prensa, el responsable del departamento de licencias de clubes de...

Fuerzas Armadas llaman a la pacificación

Fuerzas Armadas llaman a la pacificación

El nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Sergio Carlos Orellana Centellas, pidió hace...