Santa Cruz de la Sierra
15 Octubre 2014

Hacer ejercicio tres veces a la semana reduce la posibilidad de desarrollar depresión en un 16 por ciento, dijeron científicos el miércoles, y por cada jornada extra el riesgo disminuye más.

En un estudio realizado como parte de una investigación de salud pública, los científicos basados en el Reino Unido dijeron que la relación que hallaron entre la depresión y el ejercicio apunta a maneras de mejorar simultáneamente la salud mental y la física.

"Asumiendo que la asociación es causal, la actividad física en los ratos libres tiene un efecto de protección contra la depresión", dijo Snehal Pinto Pereira del Instituto de Salud Infantil del University College de Londres, que encabezó el estudio.

"Si un adulto entre sus 20 y 30 años que no está físicamente activo se ejercita tres veces a la semana, reduciría el riesgo de depresión aproximadamente en un 16 por ciento", explicó.

La depresión es una de las formas más comunes de enfermedad mental, y afecta a más de 350 millones de personas en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la califica como la causa principal de incapacidad a nivel global.

El tratamiento para la depresión usualmente involucra medicación o psicoterapia, o una combinación de ambas. Y sin embargo, muchos pacientes no mejoran y sufren recurrentes recaídas en la enfermedad.

El equipo de Pereira observó a 11.135 personas nacidas en 1958 hasta los 50 años, registrando sus síntomas depresivos y niveles de actividad física en intervalos regulares como adultos.

Para evaluar la depresión, se fijaron en las respuestas al Malaise Inventory, un cuestionario diseñado para medir los problemas psicológicos, a los 23, 33, 42 y 50 años. También se le preguntó a los participantes con qué frecuencia realizaban ejercicio.

Los resultados mostraron que las personas que aumentaban su actividad física semanal registraban menos síntomas depresivos, pero aquellos con más síntomas eran menos activos, en particular con menor edad.

Cada actividad adicional por semana reducía la posibilidad de depresión en un 6 por ciento.

Los científicos señalaron que el vínculo entre el ejercicio y los síntomas de depresión se veían en toda la población y no sólo en aquellos con alto riesgo de depresión clínica.

El estudio halló que las personas que informaban de más síntomas de depresión que otras a los 23 años tendían también a ser menos activos físicamente, pero esta relación fue menor a medida que envejecieron.

"Este hallazgo es importante para políticas diseñadas para que más gente se vuelva activa físicamente, porque sugiere que los síntomas de depresión podrían ser considerados una barrera a la actividad en los jóvenes", dijo Pereira.

Chris Power, profesor de epidemiología y salud pública que también trabajó en el estudio, dijo que la investigación añadía peso a la evidencia existente que sugiere que el ejercicio podría ser utilizado como tratamiento para la depresión, así como para impulsar la actividad física.

"Si todos hicieran actividad al menos tres veces por semana, veríamos una caída en el riesgo de depresión, además de los beneficios para la salud física, como han señalado otros estudios, incluidos la reducción de la obesidad, la enfermedad cardíaca y el riesgo de diabetes", agregó.

Redacción Leo.bo

Fuente: Reuters

 

15 Octubre 2014

Es debido a los estigmas, prejuicios, desconocimiento y miedo a ser juzgadas, que las mujeres no atienden en tiempo y forma las enfermedades mentales, reconoció la psicoterapeuta familiar y de pareja, Esther Navarro.

Dijo que la depresión y ansiedad son problemas de salud mental que con mayor frecuencia se presentan en la población femenina, más que en la masculina, y que si no son atendidos a tiempo pueden llevar a la paciente a la muerte.

Mantener una buena salud mental es tan importante, que lamentablemente en México la depresión ocupa el cuarto lugar entre las cinco principales causas de años de vida perdidos en salud en las mexicanas, aclaró Navarro.

En ese aspecto, subrayó que las mujeres en edad productiva y las adolescentes son los grupos de edad que registran el mayor índice de depresión y ansiedad, de ahí la importancia de atenderlas.

Ante esa situación, llamó a quienes la padecen a que acudan a recibir atención médica, ya que las enfermedades mentales son como cualquier otro padecimiento, que atendido en tiempo se puede controlar y curar.

En caso de no recibir la atención médica especializada, la paciente corre el riesgo de que su padecimiento mental se incremente e incluso la puede llevar al suicidio, comentó la especialista del Centro de Atención a la Violencia contra las Mujeres de la Secretaría de las Mujeres (SEMUJER).

La funcionaria estatal explicó que diversos estudios demuestran que son las mujeres las que tienen mayor susceptibilidad a padecer de enfermedades mentales, debido a que éstas pueden tener detonantes diversos, como el estrés, situaciones traumáticas y violencia intrafamiliar.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: Aztecanoticias

31 Julio 2014

El nexo entre la depresión y la demencia ha sido frecuentemente investigado por los científicos. Pero las conclusiones no parecen definitivas. Una revisión de 23 estudios realizados en 2013 a 50.000 hombres y mujeres reveló que los adultos mayores que sufren de depresión tienen más del doble de posibilidades de desarrollar demencia y 65% más de probabilidades de desarrollar el Alzheimer.

Pero un nuevo estudio, publicado el miércoles en la revista Neurology halló el siguiente vínculo causal: la depresión es un factor independiente de riesgo para la demencia, y no al revés.

Los investigadores observaron a 1.764 personas de unos 77 años sin problemas de memoria y los siguieron durante ocho años. Lo que descubrieron es que aquellos que padecen un deterioro cognitivo leve, así como la gente con demencia, son propensos a tener niveles más elevados de depresión. Y se asociaron estos síntomas con una mayor disminución de la memoria.

Hay varias razones que explican el vínculo entre las dos enfermedades. Una primera explicación reside en que las personas con depresión pueden tener altos niveles de hormonas que interfieren con la región del cerebro responsable del aprendizaje y la aptitud de memoria.

Otra posible teoría consiste en que la inflamación causada por la híper-reactividad de las células inmunes puede obstaculizar el flujo de sangre -y el impacto de las vías nerviosas- en el cerebro.

Gary Kaplan, un osteópata que dirige el Centro de Medicina Integral Kaplan, considera la depresión como un síntoma de la inflamación en el sistema nervioso, y no una enfermedad en sí misma."La depresión es manejable", sostiene.

"Podemos modificar el riesgo de la depresión mediante la reducción de la neuroinflamación. Y estos resultados son completamente consistentes con la depresión como una enfermedad inflamatoria", agrega.

También es posible que la depresión se sume al estrés en el cerebro, lo que puede jugar un papel en su deterioro.

Si la nueva investigación es correcta, la búsqueda de nuevas formas de tratar la depresión puede tener un impacto en el riesgo de demencia.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Venezuelaaldia

Últimas Noticias

Prev Next

Profesionales de la violencia (V)

La barbarie de los “profesionales de la violencia” siempre ha sostenido la civilización de unos...

Muy peligroso-

Es de horror. Una grabación realizada a una supuesta jueza devela que un inocente, a...

Según senadora-Miss Bolivia 2017 sufre d…

Según senadora-Miss Bolivia 2017 sufre de acoso político en redes

La senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra, denunció ayer martes que la ‘Miss’...