Santa Cruz de la Sierra
08 Julio 2016

Astrónomos de Estados Unidos revelaron el jueves un inusual y sorprendente fenómeno astronómico: un planeta con tres amaneceres y tres ocasos todos los días durante algunas temporadas del año, y días totalmente luminosos en otros momentos.

Es que el extraño nuevo mundo en la constelación Centauro no tiene uno ni dos, sino tres soles. Más aún, allí un año equivale a medio milenio nuestro.

El descubridor y autor principal del hallazgo, Kevin Wagner, dijo que estaba emocionado "de haber visto una parte hermosa de la naturaleza que nadie más ha visto".

"Creo que la naturaleza nos dará otras sorpresas mientras seguimos explorando", dijo Wagner, estudiante de doctorado en la Universidad de Arizona, en Tucson.

Los sistemas con tres estrellas y planetas son inusuales. Se cree que ésta es la quinta vez que se descubre este tipo de sistemas. Pero el mundo gaseoso en este gigante, oficialmente nombrado Planeta HD 131399Ab, tiene la órbita más grande que se conoce en un sistema multisolar.

Su órbita es el doble de la de Plutón, o casi unos 550 años nuestros. Ése es el tiempo que le toma dar la vuelta a la estrella más brillante de su sistema, un sol gigante. Las otras dos estrellas giran, una tras otra, a la par de su hermana gigante.

La masa del Planeta HD 131399Ab es el cuádruple de la de Júpiter, el más grande de nuestro sistema solar. Con una órbita tan ancha y esas estrellas de compañía, científicos esperarían que un planeta como éste saliera expulsado en medio de una pelea solar. Pero ése no es el caso.

Durante parte de la órbita del planeta, las tres estrellas son visibles en el mismo día, por lo que ofrecen tres amaneceres y puestas de sol diarias que permiten ciclos de día y noche.

Durante cerca de un cuarto de su año, alrededor de 100 a 140 años nuestros, hay luz continua. Eso es porque mientras el sol gigante sale, los otros dos soles más chicos se retiran.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AP

07 Julio 2016

La felicidad es una categoría filosófica. Su responsabilidad en la vida de las personas es un permanente objeto de estudio. Un grupo de investigadores concibieron una ecuación que predice con rasgos fiables cuán feliz podrá sentirse alguien. La nueva fórmula matemática incorpora un factor externo y predice que la felicidad no se rige por la situación personal, sino que en comparación e influenciada por lo que le sucede a los demás.

Los especialistas del University College de Londres (UCL) publicaron sus conclusiones en la revista Nature Communications. Los hallazgos develaron que la felicidad depende más de lo que le acontece a las personas que las rodean, que de las condiciones propias. Regulada por la culpa y la envidia, dos grandes y genuinos sentimientos humanos, el bienestar interior en promedio responde a los parámetros de desigualdad que experimenta.

El análisis se basó en las sensaciones innatas que manifestaba alguien en comparación a otra persona que apenas conocía. Los investigadores invitaron a 47 voluntarios para someterlos a "pruebas de felicidad". En el experimento, los participantes jugaban apuestas para ganar dinero y eran testigos de cómo les iba a sus compañeros. En las generales, el que ganaba era más feliz si presenciaba cómo el otro también ganaba, en una experiencia atribuible al sentimiento de culpa. En caso de que perdiera, el participante tendía a ser más feliz cuando el otro también perdía en el juego, una diferencia que podría corresponderse a la envidia.

Robb Rutledge, uno de los coautores principales del estudio y científico del Instituto de Neurología de UCL, explicó cómo funciona su cálculo de la felicidad: "Nuestra ecuación puede predecir con exactitud cómo la felicidad de la gente se basa no sólo en lo que les sucede, sino también en lo que les ocurre a las personas de su entorno. Y en promedio, somos menos felices si otros consiguen más o menos que nosotros".

En un segundo ejercicio se les pidió a los voluntarios que dividieran de forma anónima una cantidad de dinero con otra persona que acababan de conocer. En la siguiente tarea, jugaron apuestas monetarias en las que podrían ganar o perder, y se les avisó que iban a percibir lo que la otra persona recibiera de la misma apuesta. De esta manera, los voluntarios podían obtener un resultado idéntico o no al de su compañero, con un ingreso mayor o menor. A lo largo de toda la prueba, los participantes calificaban cuán felices se sentían en intervalos regulares. Las conclusiones demostraron que la generosidad responde a factores ajenos a la condición personal de su compañero: sugiere que las personas se rigen bajo rasgos de personalidades estables, genéricos, sin lazos específicos sobre los demás.

Aquellos que, estimulados por sentimientos de culpa, vieron afectada su felicidad por superar a sus compañeros entregaron en promedio un 30% de su dinero cuando se los invitó a compartir las ganancias. En cambio, los voluntarios que más perjudicados estuvieron por conseguir menos que los demás, en una condición imputable a la envidia, sólo dieron el 10%.

"Nuestros resultados sugieren que la generosidad hacia los extraños describe cómo nuestra felicidad se ve afectada por las desigualdades que experimentamos en nuestra vida diaria", certificó Archy de Berker, del Instituto de Neurología de UCL y segundo coautor principal del estudio. Una de las conclusiones de los especialistas sugiere que la generosidad tiene vinculación directa en cómo la desigualdad afecta su felicidad. La investigación podría resetear las formas para medir -desde el campo científico y económico- la empatía y estudiar con otras consideraciones trastornos sociales como la indiferencia hacia el sufrimiento ajeno, el altruismo o el límite de la personalidad.

El cálculo matemático de la felicidad es una ecuación capaz de predecir con fiabilidad y exactitud cuán generosa y feliz podría ser una persona ante una situación concreta. Es la primera vez que un estudio relaciona a la generosidad y a la felicidad con la desigualdad como parámetro de regulación.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Imujer.com

14 Junio 2016

El brillante multimillonario turco-estadounidense Osman Kibar cree que puede curar la artritis, la calvicie y borrar las arrugas. Y ese es tan sólo el comienzo: intentará revertir el mismo proceso de envejecimiento. Con la ya denominada "Píldora de Dios", este ambicioso científico busca llegar hasta donde nunca nadie antes se atrevió.

De acuerdo con un artículo publicado en la última edición de la revista Forbes ("La píldora de Dios: la respuesta de un multimillonario para curar la diabetes y la artritis"), Kibar es una de las mentes más brillantes y ambiciosas que busca cambiar el mundo.

Este doctor en ingeniería emigró desde Turquía hasta Estados Unidos para asistir a la universidad, y si bien se define como un ávido jugador de póquer, no necesita apostar para obtener dinero. Samumed, la firma de San Diego que fundó hace una década, es la startup de biotecnología más valiosa del planeta.

Gracias al financiamiento de inversores privados que incluyen a IKEA, individuos anónimos de alto patrimonio y una firma de capital emprendedor, Samumed reunió U$D 220 millones, y está valuada en U$D 6 mil millones. Kibar es el dueño de una tercera parte de la compañía, por lo que su patrimonio sería de U$D 4 mil millones.

Más allá de todos los avances prometedores de la "Pastilla de Dios", los grandes inversores tienen puesta toda su expectativa en la posibilidad de revertir el proceso del envejecimiento.

El cóctel de drogas -secretas- y sus posibles efectos no dejan de sorprender a la comunidad científica y médica. Uno de lo medicamentos en desarrollo aspira a erradicar uno de los males cosméticos masculinos por antonomasia: la calvicie. Además, siempre según Samumed, el mismo fármaco puede revertir la pérdida de pigmentación en el cabello mediante un proceso de retroceso, en el que las canas desaparecerían para retomar el tinte original. Como si no fuera suficiente, también aseguran que incluirá un componente efectivo contra las arrugas.

Una segunda droga busca regenerar el cartílago en las rodillas que sufren de artritis. Mientras que en otros proyectos se intenta reparar discos de la espina dorsal, eliminar cicatrices de los pulmones, y hasta encontrar la cura definitiva contra distintos tipos de cáncer. Asimismo, Samumed también trabaja para eliminar una de las causas de la ceguera y luchar contra el Alzheimer.

El foco de la empresa –enfermedad por enfermedad, síntoma por síntoma- es lograr que las células de las personas que envejecen se regeneren de una manera tan poderosa como la de los fetos en desarrollo.

Es un prospecto emocionante, pero también increíblemente especulativo. Los informes oficiales hasta ahora indican que las drogas parecen ser bastante seguras, pero resulta crucial recordar que el 80% de las drogas que alcanzan esta etapa de investigación no llegan al mercado.

La pregunta es: ¿encontró Kibar una fuente de juventud farmacéutica, o simplemente es el mejor jugador de póquer que jamás haya existido?

Kibar nació en Izmir, Turquía. Luego de la primaria fue a Robert College en Estambul, una institución de élite que acepta sólo a los mejores. Aquí conoció a los que se convertirían en algunas de las figuras más importantes dentro de su empresa. Para la universidad, viajó hacia California y asistió a Pomona College, Caltech, y UC San Diego, institución donde obtuvo su doctorado. Durante esta etapa fundó Genoptix, que fue vendida a Novartis por U$D 470 millones en el 2011, y E-Tenna, que se separó y traspasó a Intel y Titan Corp. Luego partió para Nueva York y trabajó en Pequot Capital, en un puesto que se volvió cada vez más monótono. "Me desperté una mañana, y era un banquero inversionista", explicó.

Regresó a San Diego para concentrarse en encontrar startups que buscaran desarrollar tecnologías para cambiar el mundo. Creó Wintherix, que luego sería rebautizada como Samumed ("Samu" es un término Zen que significa "meditar mientras se realizan tareas cotidianas"). Luego se unieron John Hood -cofundador y director científico-; Cevdet Samikoglu, uno de sus compañeros en Robert College, que se convirtió en su CEO; Yusuf Yazici, como CMO (director de Medicina), y Arman Oruc como CLO (director Legal).

Hood y Kibar se lanzaron a investigar el gen Wnt, una proteína que forma parte del grupo de moléculas de señalización para procesos biológicos y del desarrollo. ¿El objetivo? Revivir tejidos blandos viejos para combatir tumores. Para esto analizaron células de cáncer de colon y recto con genes Wnt, y las compararon con las de un colon sano que no expresaran estos genes. La faraónica y meticulosa tarea les llevó tres años.

En el ambiente científico se asegura que Hood habría realizado un gran descubrimiento, pero desde Samumed prefieren -hasta ahora- guardar el avance bajo siete llaves. "Es nuestro secreto", advirtió Kibar.

Calvicie, entre ratones y humanos

Lo que sí han hecho público son los resultados de sus experimentos para combatir la calvicie. En pruebas con ratones, se les cortaron los ligamentos de las rodillas para que destruyan sus cartílagos. La droga de Samumed permitió la regeneración de la ternilla y los roedores volvieron a caminar. Sin embargo, según especialistas, los estudios en animales no siempre llegan a trasladarse a humanos y no alcanzan la etapa de pruebas clínicas.

¿Qué ocurre con las personas? En marzo, Samumed presentó en la Academia Americana de Dermatología información del uso de esta droga contra la calvicie en 300 pacientes. Los resultados no parecen haber impresionado demasiado a los expertos en pérdida de cabello debido a que el crecimiento ocurrido no fue lo suficientemente elevado como para determinar si fue gracias al medicamento a la suerte.

Wilma Bergfeld, ex presidente de la AAD que asistió a Samumed en este trabajo en específico, reconoció que es todavía muy pronto para asegurar que la droga sea más eficaz que la ya conocida Rogaine, que fue introducida en el mercado a fines de los 80.

Artritis, la mina de oro

Las investigaciones de Samumed con respecto a la artritis son las que más contribuyeron a su valuación. Básicamente porque más de 27 millones de estadounidenses la padecen y encontrar una solución significaría no solo un avance gigantesco, sino la apertura de un oportunidad multimillonaria.

Según Allan Gibofsky, profesor de medicina en la Weill Cornell Medical College, los resultados del estudio de la droga para la artritis de Samumed "son bastante seductores". De todas maneras, desde la empresa aclaran que los resultados, por más favorables que sean, todavía son preliminares, ya que el trabajo se llevó a cabo con sólo 60 personas. A fin de año, se completará una prueba con 445.

Inspeccionada con un microscopio, Samumed parece una compañía con un par de drogas todavía no probadas y que quizás ni lleguen al mercado. Pero los inversores obviamente ven algo mucho más maravilloso, revolucionario y potencialmente lucrativo.

"Lo único que podemos decir es que lo que nos dijeron que iban a lograr, lo están logrando", declaró Bjorn Konig, desde el IKEA Group, el inversor más importante. "El dinero le interesa a todo el mundo, pero la motivación principal es la de construir una empresa sólida cuyo objetivo sea mejorar las vidas de las personas, y aliviar todo el dolor de este planeta".

Y tienen razón. Sovaldi, la cura para la hepatitis C que generó U$D 32 mil millones de ganancias para Gilead Sciences, fue comprada por U$D 11 mil millones, y fue una sola droga. Osman Kibar promete algo incluso más grande.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Shutterstock

 

 

14 Junio 2016

Este descubrimiento, realizado gracias al telescopio orbital estadounidense Kepler, se anunció el lunes en la conferencia de la American Astronomical Society, que se celebra esta semana en San Diego (California).

Este exoplaneta circumbinario gaseoso del tamaño de Júpiter, bautizado Kepler-1647b, también cuenta con la mayor órbita para este tipo de planetas, al girar en torno a estas dos estrellas en 1.107 días, o un poco más de tres años terrestres.

Se trata del undécimo exoplaneta circumbinario descubierto desde 2005. Estos planetas son a veces denominados "Tatooines", en referencia a la saga de Star Wars y el planeta desierto donde creció Luke Skywalker.

Kepler-1647b tiene 4.400 millones de años de edad y se encuentra en la constelación de Cygnus, a 3.700 años luz (un año luz equivale a 9.460 billones de kilómetros) de la Tierra.

Las dos estrellas son similares a nuestro Sol, una de ellas ligeramente más grande que la otra, precisaron los astrónomos, cuyo descubrimiento fue aceptado para ser publicado en la revista Astrophysical Journal.

Los científicos detectan los exoplanetas cuando pasan frente a sus estrellas, lo que que provoca una disminución pasajera de la luminosidad.

Esta técnica, llamada de tránsito astronómico, permite deducir la masa del planeta y la distancia a la que está de su estrella.

"Pero hallar exoplanetas circumbinarios es mucho más difícil", dijo William Welsh, astrónomo de la Universidad Estatal de San Diego (SDSU) y uno de los coautores de este descubrimiento.

"El paso del planeta por delante de las dos estrellas no está regularmente espaciado y por ende su duración puede variar", dice.

Una vez que un exoplaneta candidato es descubierto, los astrónomos utilizan sofisticados programas informáticos para determinar si efectivamente se trata de un planeta, un proceso que puede ser largo y arduo.

El astrónomo Laurance Doyle, del SETI Institute y otro de los coautores, había observado el tránsito de este planeta por primera vez en 2011. Pero no había recolectado y analizado más datos desde hacía varios años para confirmar que este tránsito astronómico era de hecho un exoplaneta circumbinario.

El planeta Kepler-1647b se distingue también porque está más alejado de sus dos estrellas que lo que lo están en general los exoplanetas circumbinarios conocidos.

Pero Kepler-1647b además se sitúa a una distancia que lo hace habitable, ni demasiado caliente ni demasiado frío, donde podría existir agua en estado líquido. Tratándose de un planeta gaseoso, es poco probable que se desarrolle vida, pero podría eclosionar en eventuales lunas que orbiten el planeta.

"Además de su habitabilidad potencial, el Kepler-1647b es importante porque podría señalar la existencia más frecuente de una población de grandes exoplanetas circumbinarios con órbitas alejadas de sus astros", sostiene William Welsh.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

03 Junio 2016

Científicos de Estados Unidos localizaron la clave para combatir los trastornos alimenticios, como la obesidad, en un receptor en el cerebro humano, según un estudio publicado por la revista especializada Science Translational Medicine.

Al localizar el lugar exacto del cerebro que desencadena los desórdenes alimenticios, los investigadores de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai (Nueva York) abren una nueva puerta para el tratamiento de esos trastornos.

El aumento y la pérdida de peso en el cuerpo humano es consecuencia de un mecanismo en cadena. El hipotálamo, la parte del cerebro que controla el apetito y la masa corporal, se ve afectado por una pequeña molécula que activa ciertos receptores que desencadenan la sensación de hambre.

Una vez que comprendieron este mecanismo, los expertos se dedicaron a buscar el compuesto farmacéutico adecuado para estimular esa parte del hipotálamo.

Tras probar con más de 10.000 compuestos químicos, los científicos encontraron un fármaco que efectivamente generó apetito en unos ratones, que comieron en grandes cantidades y aumentaron su masa corporal.

Los investigadores de Nueva York confían en que se pueda activar esta misma molécula en el cerebro humano mediante el suministro de los fármacos adecuados y así combatir no sólo la obesidad, sino también la anorexia y la bulimia.

El mayor avance de este estudio es que señala la parte del hipotálamo al que los compuestos químicos farmacéuticos deben dirigirse.

Este descubrimiento abre una nueva línea de investigación para el tratamiento de trastornos alimenticios tan comunes como la obesidad, que afecta a más de 600 millones de adultos y a más de 42 millones de niños menores de cinco años, según los datos más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

02 Junio 2016

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI), indicó este miércoles que los agricultores dieron con una sepultura que contenía los restos momificados de dos niños y la osamenta de una mujer con una data de más de 900 años, además de algunos utensilios como vasijas de cerámica y juguetes que presumiblemente corresponderían a la Cultura Copiapó.

La Cultura Copiapó es un grupo prehispánico que habitó en la región de Atacama durante el denominado período Intermedio Tardío entre el 1000 y el 1400 cuando se fusiona con las poblaciones diaguitas sometidas a los incas quienes también sometieron el territorio de esta cultura.

Las tres momias fueron encontradas en el sector de Iglesia Colorada en el Fundo Bauza, unos 800 kilómetros al norte de la capital chilena. Según radio Bío Bío, los oficiales de la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural (Bidema), encontraron los cuerpos envueltos en tela de camélidos y fibras vegetales, lo que explicaría su grado de conservación.

Los menores habrían fallecido entre los 5 y 7 años de edad, mientras que los restos óseos femeninos corresponderían a una mujer de entre 50 y 60 años, según los primeros análisis.

Los restos serán enviados a Santiago para que el Consejo de Monumentos Nacionales haga los estudios pertinentes, mientras se realizan los trámites necesarios para que las momias queden en la zona, específicamente en la Universidad de Atacama.

Este es el primer descubrimiento de este tipo en el sector, considerada como un sitio arqueológico, y se cree que se trataba de un espacio dedicado a los ritos funerarios.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

31 Mayo 2016

Una esponja marina del tamaño de una camioneta, la más grande hallada hasta hoy, con un aspecto similar a la materia gris del cerebro y quizás el ser viviente más antiguo del planeta fue descubierta por científicos a más de dos kilómetros de profundidad en una zona marina protegida de Hawaii.

Así lo afirmaron los científicos que publicaron el hallazgo en la revista Marine Biodiversity. Los investigadores se toparon con el gigante gracias a un sumergible manejado a distancia, en el parque marino Papahanaumokuakea, la más vasta área natural bajo protección de Estados Unidos, gestionada por científicos de la National Oceanic and Atmospheric Administration (Nooa), dependiente de la Secretaría de Comercio, y por la Universidad de Hawaii.

"Su edad probablemente esté en el orden de los siglos sino de los milenios", explicó Daniel Wagner, el autor principal del estudio, a la prensa.

Mide 3,6 metros por poco más de dos, más o menos el tamaño de un pequeño furgón utilitario, y los expertos la estudiaron durante un año antes de compartir las observaciones con la comunidad científica.

Las esponjas resultan fundamentales para los ecosistemas marinos: hacen de filtro del agua y brindan un hábitat para miles de especies invertebradas y microscópicas.

Se trata de organismos muy primitivos pera a la vez complejos desde el punto de vista biológico y las de aguas profundas, que no son la mayoría, pueden llegar a vivir hasta cinco mil metros bajo la superficie marina.

Entre sus características más notables se destaca la estructura porosa de sus cuerpos, por lo que se las clasificó como poríferas, por la presencia de poros de distintos tamaños y funcionalidades, con los que se alimentan e interactúan con el exterior.

Por lo general son asimétricas, amorfas y sin órganos definidos en su interior, pero no dejan de ser una maravilla de la evolución por su multiplicidad funcional.

"La mayor parte de nuestro planeta se encuentra en aguas profundas y casi nada de esto fue jamás explorado", concluyó Wagner.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

31 Mayo 2016

Una estudiante de doctorado del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) descubrió toda una rareza astronómica: un "anillo de Einstein", un fenómeno provocado por la fuerza que es capaz de ejercer la gravedad incluso sobre la luz y que ya predecía la Teoría de la Relatividad.

El fenómeno, la imagen distorsionada de una galaxia muy lejana, fue detectado de forma fortuita por la estudiante Margherita Bettinelli cuando inspeccionaba datos tomados por la Cámara de Energía Oscura (DECam) del Telescopio Blanco, de 4 metros, del Observatorio de Cerro Tololo, situado en Chile.

Según explicó el IAC en un comunicado, Bettinelli dio con ese anillo mientras analizaba la población estelar de la galaxia enana de Sculptor, a la que dedica su tesis doctoral.

El objeto despertó rápidamente la atención de los miembros del equipo de Poblaciones Estelares del IAC, que comenzaron a analizar sus propiedades físicas con el espectrógrafo Osiris del Gran Telescopio de Canarias (archipiélago español en el Atlántico).

Un anillo de Einstein es una imagen de una galaxia muy lejana distorsionada por la deformación de los rayos de luz que ocasiona la presencia de una galaxia masiva que se encuentra entre la fuente y el observador, a la que se denomina "lente".

El intenso campo gravitatorio generado por la galaxia lente deforma la estructura del espacio-tiempo en sus inmediaciones, lo que no solo atrae a otros objetos con masa, sino que curva la trayectoria de la luz, explicó el IAC.

Cuando las dos galaxias están perfectamente alineadas, la imagen que el observador ve de la más lejana se convierte en un anillo casi perfecto que rodea a la galaxia lente, aunque con irregularidades, que se deben a la asimetría de su galaxia originaria.

El ahora llamado "anillo de Einstein Canarias" es uno de los de mayor simetría de los descubiertos hasta la fecha y tiene un aspecto casi circular, ya que las dos galaxias están prácticamente alineadas.

La galaxia fuente se encuentra a una distancia de 10.000 millones de años luz. Debido a la expansión del Universo, la luz ha empleado un tiempo algo menor en llegar hasta la Tierra, alrededor de 8.500 millones de años, por lo que la galaxia se ve tal como era en aquella época: una galaxia azul, que está empezando su evolución, poblada por estrellas jóvenes que se forman a gran velocidad.

Por el contrario, la galaxia lente, con una masa similar a la de la Vía Láctea, se encuentra más cerca (a 6.000 millones de años luz) y, por tanto, está más evolucionada, con una formación estelar prácticamente terminada, poblada de estrellas viejas.

"Estudiar estos fenómenos proporciona información especialmente relevante sobre la composición de la galaxia fuente y, por otra parte, sobre la estructura del campo gravitatorio y de la distribución de materia oscura de la galaxia lente", apuntó Antonio Aparicio, uno de los científicos del IAC que lidera la investigación.

El descubrimiento ha sido publicado en la revista "Monthly notice letters" de la Real Sociedad Astronómica del Reino Unido por Bettinelli y los investigadores del IAC Antonio Aparicio y Sebastián Hidalgo, con la colaboración de científicos del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia, la Universidad de Padua (Italia), el Observatorio Nacional de Astronomía Óptica de Tucson (Estados Unidos) y el Observatorio de Cerro Tololo (Chile).

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Ante el intenso calor Muchas familias fu…

Ante el intenso calor Muchas familias fueron a refrescarse al río Piraí

Las riberas del río Piraí fueron concurridas ayer por familias, parejas y amigos, toda vez...

En Santa Cruz Médicos y Ministerio de Sa…

En Santa Cruz Médicos y Ministerio de Salud reanudan diálogo

El diálogo entre el Ministerio de Salud y el Colegio Médico de Bolivia se renudará...

Sus misiles apuntan a todas sus embarcac…

Sus misiles apuntan a todas sus embarcaciones El régimen iraní vierte amenaza contra EEUU

El comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán, Amir Ali Hayizadeh, advirtió ayer domingo de...