Santa Cruz de la Sierra
19 Febrero 2018

Un grupo de científicos descubrió a través de la tecnología láser una población precolombina de 26 kilómetros cuadrados de extensión, situada en el estado de Michoacán (México), que tendría más edificios y construcciones que los que actualmente hay en la isla de Manhattan, en Nueva York.

La ciudad recibe el nombre de Angamuco y, según las investigaciones, sus cerca de 40,000 construcciones fueron abandonadas por sus pobladores, la civilización purépecha, tras ser cubierta de lava hace miles de años.

El equipo de trabajo expuso en el encuentro anual de la Asociación Americana para el Avance Científico, que se celebra en Austin (Texas), que Angamuco posee un diseño “inusual”, con monumentos como pirámides y plazas abiertas concentrados en gran medida en ocho zonas en los bordes de la ciudad, en lugar de la disposición clásica en un gran centro.

Según el profesor de antropología de la Universidad de Colorado State Christopher Fisher se cree que en ella pudieron vivir más de 100,000 personas entre aproximadamente los años 1000 y 1350 de nuestra era.

“Se cree que estaba significativamente más poblada que en el momento en el que llegaron los europeos al continente”, explicó Fisher.

El profesor detalló que “hay evidencias” de que, además, tras la llegada de los conquistadores, “nueve de cada diez residentes murieron” y los sobrevivientes abandonaron las ciudades restantes quedando “olvidadas” entre los bosques tropicales.

Esta innovadora técnica de investigación, conocida como LiDAR, aplica múltiples impulsos láser a la superficie desde un avión para conocer la profundidad de la tierra.

En opinión de Fisher, resulta “increíble” pensar que “la ciudad más grande” que se conoce hasta ahora de este período haya estado oculta en el corazón de México durante tanto tiempo.

“Los métodos tradicionales de levantamientos arqueológicos sobre el terreno tardarían 20 años en recopilar tantos datos como dos días de trabajo con esta tecnología”, añadió el profesor universitario.

Por su parte, el ingeniero especializado de la Universidad de Houston Juan Carlos Fernández-Díaz valoró que gracias a LiDAR pueden encontrar emplazamientos en áreas donde no pensarían que pudieran vivir las civilizaciones primitivas.

Anteriormente, los investigadores habían aplicado el láser para descubrir una antigua ciudad maya en la profundidad de la jungla de Guatemala y una ruta en la selva Mosquita, al noroeste de Honduras, que dio lugar a la aparición de otra ciudad construida por la misma antigua civilización.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: EFE

30 Enero 2018

Imagina si pudieras saber que vas a sufrir un ataque al corazón horas antes de que ocurra.

Esto -que suena a ciencia ficción- hoy ya es posible. Al menos para algunos pacientes que están internados en hospitales en Estados Unidos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) acaba de aprobar el primer algoritmo que puede predecir muertes repentinas por episodios cardiorrespiratorios.

Se trata de un software que analiza los datos de pacientes que son monitoreados en hospitales y calcula el riesgo de que padezcan ya sea un ataque al corazón o una falla respiratoria.

El algoritmo, que fue desarrollado utilizando la información médica de miles de pacientes, puede detectar cualquiera de esos episodios hasta seis horas antes de que ocurran, y alerta a los médicos y enfermeras para que los prevengan.

“Hoy en día los servicios de salud están atravesando una tormenta perfecta: las personas viven más años pero tienen más enfermedades crónicas. En tanto, muchos de los médicos con más experiencia se están retirando”, dice Lance Burton, gerente general de ExcelMedical, la empresa médica tecnológica que desarrolló el algoritmo.

“Los pacientes están monitoreados pero muchas veces los médicos y enfermeras recién reaccionan cuando ocurre un evento catastrófico, no antes“, le señala a BBC Mundo.

La realidad es que en muchos hospitales el personal no da abasto con tantos pacientes, pero incluso si hubiera gente dedicada exclusivamente a recopilar y analizar los signos vitales, es improbable que pudieran anticipar todos los problemas.

“Los humanos no podemos procesar toda la información que sale de un paciente y se hace muy difícil poder saber cuándo se deteriorará”, explica Burton.

Lo que hace el sistema creado por ExcelMedical -llamado Plataforma Clínica WAVE– es entrecruzar toda la información y “anticipar patrones en la información que no son reconocibles para el ojo humano”.

Tercera causa de muerte

Según un estudio de la Universidad Johns Hopkins, el 10% de todas las muertes ocurridas en EE.UU. se deben a errores médicos.

Y estas muertes inesperadas o prevenibles que ocurren en los hospitales, muchas veces debido a la incapacidad del personal de salud para detectar, comunicar y actuar ante signos de deterioro clínico, representan la tercera causa de muerte en el país.

Los creadores de la plataforma WAVE creen que muchas de las más de 250.000 personas que fallecen por esta causa al año -según Johns Hopkins- podrían evitar la muerte.

El sistema es muy sencillo de utilizar: no requiere de maquinaria especial ni de hardware nuevo. Simplemente utiliza los sistemas de monitoreo ya existentes en la mayoría de los hospitales.

El software analiza cinco variables clave: el ritmo cardíaco, el respiratorio, la presión sanguínea, la temperatura corporal y la saturación de oxígeno.

A través de una app que puede verse por medio de un smartphone, una tableta o una computadora, el personal de salud puede acceder a todos esos signos vitales, en tiempo real, de cada uno de sus pacientes.

Es decir, los pueden monitorear sin estar a su lado. Ni siquiera tiene que estar en el hospital.

Pero la gran novedad de WAVE es su algoritmo único, cuyo nombre oficial es el Visensia Safety Index.

Este algoritmo -el primero en su tipo en recibir el visto bueno de la FDA- entrecruza toda la información sobre cada paciente y cuantifica su nivel de riesgo en una sencilla escala que va de 0 al 5.

Así, los médicos y enfermeros no tienen más que chequear un simple número por cada paciente para saber en qué estado están.

Alertas

Si algún paciente sobrepasa el número 3 en la escala, el sistema automáticamente envía una alerta para que el equipo médico intervenga.

En las pruebas clínicas realizadas por ExcelMedical en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (UPMC, en inglés) el éxito del sistema fue rotundo.

Entre los pacientes que no utilizaban el WAVE hubo seis muertes inesperadas durante un período de ocho semanas.

Con WAVE, no hubo ninguna muerte inesperada durante el mismo período.

Aunque el sistema suena enormemente prometedor, por el momento no puede utilizarse fuera del ambiente de una sala de terapia intensiva.

Sin embargo, los creadores de la plataforma esperan algún día también poder desarrollar un sistema que anticipe y prevenga ataques cardiorrespiratorios en la población general.

Otra limitación de WAVE es que no puede anticipar derrames cerebrales, otra de las causas más frecuentes de invalidez y muerte hoy en día.

Incurable

Por otra parte, Burton reconoce a BBC Mundo que no todos los pacientes a quienes se les detecta un inminente ataque cardíaco o falla respiratoria pueden ser salvados.

“Hay pacientes que ingresan a un hospital y que sabemos que no saldrán”, afirma.

“Nosotros queremos ayudar específicamente a quienes fallecen de manera inesperada, que sufren un deterioro ya sea por complicaciones después de una operación de rutina o debido al efecto de ciertos medicamentos”, dice, a modo de ejemplo.

Pero el WAVE no pretende garantizar la inmortalidad.

“La única enfermedad incurable es la vida”, señala Burton.

No obstante, el empresario cuenta que están trabajando en desarrollar varios algoritmos más que podrían anticipar -y por ende prevenir- causas de muertes conocidas.

“Nuestro próximo proyecto es sobre la septicemia“, revela, en referencia a la infección que afecta a unas 20 millones de personas al año en el mundo y mata a unas 8 millones.

Redacción: Leo.com

Fuente: BBCMundo

30 Enero 2018

Arquéologos del Museo de Historia de la ciudad de Khovd, en Mongolia, encontraron en las montaña del Altái una momia de una mujer, la cual tiene cerca de 1,500 años de antigüedad, indicaron medios locales.

En redes sociales se han publicado algunas fotografías de esta momia, las cuales han “alborotado” a algunos usuarios en Twitter, ya que algunos aseguran que podría tratarse de una “viajera en el tiempo”, pues les ha llamado la atención el calzado que lleva, pues consideran que se asemejan a unos tenis de Adidas.

Los arqueólogos van a seguir investigando los restos para conocer su origen exacto. También, en el lugar se encontraron una silla, restos de un caballo, un jarrón, artesanías hechas con madera y otros objetos que se creen, les eran puestos a los muertos para facilitarles su camino por el inframundo.

Redacción: Leo.com

Fuente: Tvnws

03 Enero 2018

Como lo hace todos los años, la revista Science publicó los que, a su parecer, son los principales descubrimientos de los últimos doce meses. Una nueva especie de orangután, la detección de ondas gravitacionales y los avances en edición genética, entre los destacados.

Una colisión entre estrellas de neutrones

La primera detección de ondas gravitacionales por parte del observatorio LIGO (EE.UU.) ya fue el gran descubrimiento de 2016 para la revista Science, y este año esas ondulaciones del espacio-tiempo vuelven a encabezar el ranking, aunque en esta ocasión no proceden de la fusión de dos agujeros negros, sino de dos estrellas de neutrones.

Además, esa colisión estelar ocurrida a 130 millones de años luz en la galaxia NGC4993, desencadenó una explosión colosal que siguieron de cerca cientos de astrónomos en todo el mundo en todas las longitudes de onda de la luz, desde los rayos gamma hasta las ondas de radio. Esto complementó los registros de ondas gravitacionales captadas por los dos detectores de LIGO y el interferómetro europeo Virgo.

Un total de 3.674 investigadores de 953 instituciones, incluyendo varias españolas, colaboraron en el artículo que explicó los detalles y consecuencias de este evento, seguramente el que generará más estudios en la historia de la astronomía.

Una nueva especie de gran simio

Hacía casi 90 años que no se describía una nueva especie de la familia Hominidae, la de los grandes simios a la que pertenecemos, pero en noviembre se anunció la llegada de un nuevo miembro. Se trata de la tercera especie de orangután: Pongo tapanuliensis, nombre que hace referencia al distrito indonesio de Tapanuli, en la isla de Sumatra, donde ha sido descubierta.

La identificación de P. tapanuliensis se ha basado en datos anatómicos, ecológicos y, sobre todo, genómicos. La comparación de su ADN con el de las otras dos especies de orangután sugiere que hace unos 674.000 años la especie de Borneo divergió de la de Sumatra, y esta, a su vez, se separó en dos, posiblemente por erupciones volcánicas posteriores que se interpusieron en medio.

La nueva especie de orangután habita en una superficie de 1.100 km2 en los bosques de Batang Toru, donde solo quedan unos 800 individuos. Constituye la población de grandes simios en mayor peligro de extinción. De hecho, podríamos ser testigos de su descubrimiento y extinción en la escala de una vida humana. La deforestación, la caza, una carretera que divide su territorio y el proyecto de una central hidroeléctrica amenazan su supervivencia.

Fotografiar la vida a escala atómica

Los científicos que desarrollaron la criomicroscopía electrónica (cryo-EM), una técnica que permite congelar y visualizar biomoléculas en plena actividad, han recibido el Premio Nobel de Química 2017. Pero, además, este año se ha mejorado su intrumentación, el software de procesamiento de imágenes y sus estándares de calidad hasta convertir la cryo-EM en otro de los avances anuales para Science.

Con esta técnica se pueden ver las bioestructuras con una resolución casi atómica, lo que facilita analizar mucho mejor multitud de observaciones bioquímicas y genéticas. En 2017, por ejemplo, ha ofrecido una nueva visión de los espliceosomas –moléculas clave para procesar el ARN–, de las proteínas que remodelan las membranas celulares y de las enzimas que reparan el ADN, así como detalles del sistema CRISPR de corta y pega genético.

También se ha conseguido visualizar en alta resolución los agregados moleculares que se acumulan en lo cerebros de pacientes con Alzehimer y los asociados a otras enfermedades, como la de Huntington.

El despegue de los ‘preprints’ en biología

Los físicos llevan décadas compartiendo on line sus prepublicaciones o preprints antes de que aparezcan en las revistas revisadas por pares. En 2017 los biólogos han seguido su ejemplo y muchos se han decidido a publicar artículos previos para promover su discusión y acelerar la transmisión del conocimiento.

Hace cuatro años se lanzó el servidor de preimpresión gratuito de biología, bioRxiv, con unos pocos documentos de biología computacional, pero hoy ya abarca multitud de estudios experimentales, desde la microbiología hasta la biología celular y la neurociencia. La Iniciativa Chan Zuckerberg ha anunciado su apoyo a bioRxiv, y diversas organizaciones de EE.UU. y Reino Unido también han apostado por este tipo de iniciativas.

De momento las 1500 preimpresiones publicadas cada mes en BioRxiv y otros servidores representan solo el 1,5% de los aproximadamente 100.000 nuevos documentos agregados a PubMed, la base de datos de resúmenes biológicos, pero pocos dudan de que se ha iniciado un gran cambio cultural en la comunicación de las ciencias biológicas.

Edición de una letra del ADN y el ARN

Unos 35.000 fallos genéticos relacionados con enfermedades humanas se deben al cambio de una sola base del ADN en un punto concreto del genoma. Este año se han anunciado importantes mejoras en una técnica incipiente llamada edición de bases, que corrige mutaciones puntuales tanto en el ADN como en el ARN.

El químico David Liu, de la Universidad de Harvard, ha modificado la caja de herramientas de CRISPR para crear un editor de bases que, tras lograr el año pasado reemplazar una citosina (C) errónea por una timina (T), en 2017 ha conseguido cambiar una guanina (G) incorrecta –la mutación puntal más común– en una adenina (A). Por su parte, el equipo de Feng Zhang en el Broad Institute sustituyó una G por una A en ARN.

Investigadores chinos también han demostrado el poder de la edición de bases al arreglar una mutación puntual causante de enfermedad en embriones humanos, demostrando el enorme potencial en biomediciona de la nueva técnica.

Nueva inumunoterapia contra el cáncer

Ha tardado mucho en llegar, pero ya está aquí: un medicamento contra el cáncer que mata la enfermedad no basándose en el órgano donde se origina, sino a su ADN. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha dado luz verde en 2017 al uso del fármaco pembrolizumab en el tratamiento de tumores sólidos avanzados.

El medicamento, que impulsa el sistema inmunológico, se ha aprobado para los casos de melanoma y otros tipos de tumores con una condición: que las células cancerosas tengan la denominada ‘deficiencia de reparación de desajuste’, lo que implica que están repletas de mutaciones en genes que reparan el ADN, independientemente de si se volvieron tumorales en el páncreas, el colon, la tiroides u otros tejidos. El sistema inmunológico las reconoce como extrañas y las mata.

El estudio de referencia ha sido el que publicaron en junio los investigadores Luis Díaz y Dung Le de la institución Johns Hopkins que, junto a otros colegas, probaron este tratamiento en 86 pacientes gravemente enfermos con doce cánceres diferentes y con la deficiencia de reparación. El 53 % respondió bien al fármaco.

Atmósfera de hace 2,7 millones de años atrapada en el hielo

El pasado agosto, investigadores de las universidades de Princeton y Maine anunciaron que habían recuperado hielo antártico congelado hace 2,7 millones de años. Eso supone que es 1,7 millones de años más antiguo que cualquier otra muestra anterior de este tipo, y retrasa el registro atmosférico a un momento crucial en la historia climática de nuestro planeta: las primeras glaciaciones.

Los gases atrapados en este hielo revelan que, al comienzo de las glaciaciones, los niveles de dióxido de carbono permanecieron por debajo de 300 partes por millón (ppm), muy por debajo de las 400 ppm actuales. Estos datos validan los modelos climáticos que prededían que esas bajas concentraciones fueron necesarias para dirigir al planeta hacia su ciclo de edades de hielo.

Los núcleos de hielo analizados se recogieron en la región antártica de Allan Hills, donde los científicos siguen perforando y esperan encontrar agua helada de hace 5 millones de años, cuando el efecto invernadero en la Tierra se parecía al actual, provocado por la acción humana.

Homo sapiens más antiguo de lo previsto

Hasta ahora se pensaba que los humanos modernos evolucionaron en el este de África hace 200.000 años, pero una calavera descubierta en una mina de Marruecos hace décadas y datada ahora con la última tecnología ha hecho retroceder el registro fósil de nuestra especie a hace 300.000 años.

El anuncio lo ha hecho el paleoantropólogo Jean Jacques Hublin del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania). Su equipo ha vuelto a excavar la cueva y han encontrado más restos de cráneos, mandíbulas, dientes y huesos de extremidades de al menos cinco individuos. Al aplicar un método de termoluminiscencia a las herramientas de pedernal encontradas junto a los fósiles determinaron que tenían entre 280.000 y 350.000 años.

Los autores creen que aquellos individuos formaban parte de una remota población de Homo sapiens que se extendió por África hace de 330.000 a 300.000 años y que luego evolucionó hacia los humanos modernos. Estos resultados indican que nuestras raíces africanas son más profundas de lo estimado.

El triunfo de la terapia génica

Este año se ha informado que las vidas de bebés con una enfermedad neuromuscular hereditaria mortal se han logrado salvar gracias al suministro de un gen que les faltaba en sus neuronas espinales. El mensajero es un virus inofensivo llamado virus adenoasociado (AAV).

Investigadores del Nationwide Children’s Hospital (EE.UU.) han aplicado la terapia génica AAV9, suministrada vía intravenosa, para detener la atrofia muscular espinal tipo 1 (SMA1), la causa genética más común de muerte en bebés. Estos recién nacidos carecen de una proteína imprescindible para las neuronas motoras de la médula espinal, lo que hace que sus músculos se debilitan y dejen de respirar.

En un ensayo clínico, todos menos uno de los doce bebés que recibieron una dosis alta de AAV9 (que lleva el gen de la proteína ausente) pudieron hablar, comer, sentarse, e incluso algunos correr. Este avance se suma a otros en terapia génica de este año, como dos tratamientos contra el cáncer en los que las células inmunes del paciente se modificaron genéticamente fuera de su cuerpo y se reinyectaron con éxito después.

Un detector portátil de neutrinos

Los físicos suelen utilizar grandes instalaciones para tratar de detectar a los esquivos neutrinos, unas partículas sin carga y apenas masa, pero este año lo han hecho con un pequeño detector de 14,6 kg.

Los miembros de la colaboración científica COHERENT lo han utilizado para confirmar experimentalmente en el Laboratorio Nacional Oak Ridge (EE.UU.) una predicción de hace 40 años, que señalaba que los neutrinos pueden interaccionar con el núcleo atómico completo, en lugar de solo con los neutrones y los protones por separado. Es lo que se llama dispersión elástica coherente neutrino-núcleo (CEvNS, por sus siglas en inglés).

La han registrado con el diminuto detector, que está fabricado de un cristal de yoduro de cesio dopado con sodio y emite flashes de luz cuando retrocede un núcleo en su interior. En el futuro este tipo de instrumentos portátiles se podrían usar para aplicaciones como el control internacional de los reactores nucleares.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: SINC                                           

02 Enero 2018

Investigadores españoles han desarrollado un prototipo de nariz electrónica capaz de distinguir entre pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, ambas patologías del colon.

El sistema está siendo probado para otras aplicaciones médicas, como la detección de cáncer de próstata, y también se están realizando estudios, con resultados satisfactorios, para la detección de la contaminación microbiana del agua o el grado de madurez de frutos, con importantes aplicaciones para la industria agroalimentaria.

Según un comunicado de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV, este de España), al igual que los perros son capaces de ser entrenados para detectar algunas enfermedades mediante el olfato, la tecnología también puede ayudar a crear dispositivos electrónicos capaces de realizar esta función.

El dispositivo, denominado Moosy 32 eNose, detecta si la enfermedad está activa con una precisión cercana al 90 por ciento, según los investigadores, que señalan que en un futuro “se podría disponer de este tipo de equipos en las consultas de digestivo y, mediante un sencillo análisis de heces realizado en tres minutos, determinar el estado del paciente”.

En la actualidad es frecuente la utilización de pruebas invasivas para diagnosticar y valorar la actividad inflamatoria de patologías del colon, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, ambas denominadas enfermedades inflamatorias intestinales (EII).

Con el prototipo desarrollado, el equipo de la UPV y el Hospital La Fe de Valencia quieren contribuir a la generación de sistemas diagnósticos no invasivos.

La nariz ideada por los investigadores puede detectar compuestos orgánicos volátiles y estos actuar como marcadores diagnósticos o de intensidad de la actividad de la enfermedad.

“Los componentes orgánicos volátiles se originan por procesos fisiológicos del metabolismo en el cuerpo humano y son expulsados como desecho a través de las heces”, afirma la doctora Pilar Nos, Jefe de Servicio de Medicina Digestivas del Hospital La Fe

Según Nos, la concentración de estos componentes puede ser un marcador diferencial en determinadas enfermedades intestinales y su detección precisa a través de dispositivos no invasivos, como la nariz electrónica, “sería un gran avance para la detección y seguimiento de la evolución de estas enfermedades’,

Los investigadores han realizado pruebas con 445 muestras y han obtenido unos resultados satisfactorios, afirma el profesor José Pelegrí, perteneciente al grupo de sensores y magnetismo del IGIC, Instituto de Investigación del Campus de Gandía (Valencia).

Según Pelegrí, las conclusiones de la investigación “son positivas; sin embargo, es necesario continuar trabajando para mejorar los algoritmos de detección”, añade.

El desarrollo de este prototipo ha sido financiado por el Gobierno regional valenciano y la parte inicial del proyecto -el estudio de viabilidad que sirvió para establecer las bases del sistema- fue financiado por el Inbio, estructura de colaboración científica entra la UPV y La Fe.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: isalud.com

19 Diciembre 2017

El miedo es la primera barrera por derribar cuando se transita en el camino al éxito,  según la empresaria, Connie Tang, quien partiendo  de sus propios temores y  de los obstáculos que ha superado en lo personal y en el terreno de los negocios, quiere compartir la fórmula  con la que ha logrado salir airosa de los momentos difíciles en su vida.

“¿Qué haces cuando tienes miedo? Inmediatamente entras en pánico y no puedes moverte, no puedes ni pensar bien. Es lo mismo que ocurre cuando intentamos abrir un negocio o nos proponemos comenzar una dieta. Si no enfrentamos el miedo no hacemos nada”, explica la autora de “Vivir sin miedo: 8 Valores para cambiar vidas y lograr el éxito”, un libro bilingüe  inglés –español.

La autora presentó el libro ‘Vivir sin miedo’, a mediados de este año.

Tang, quien habla fluidamente inglés, español y cantonés, incluye en su hoja de vida cargos en alta gerencia de compañías como Jafra Cosmetic International y BeautiControl, antes de ser nombrada  como la primera mujer presidenta  y directora ejecutiva de Princess House, una empresa que realiza venta directa de utensilios de cocina y productos para el hogar, con sede en Taunton, Massachusetts.

La empresaria, que emigró junto a su familia desde Hong Kong a Estados Unidos con apenas 11 meses, afirma que uno de los miedos más grandes que tuvo que enfrentar en su vida fue mudarse de Nueva York, la ciudad en la que había vivido toda su vida, a Texas, con muy poco dinero en su cuenta de banco y sin oferta de trabajo.

“Fue una etapa difícil porque yo no conocía nada más que Nueva York, pero mi esposo y yo queríamos un futuro mejor. Nos mudamos  sin un plan y tomar ese riesgo cambió mi vida. Vencimos el miedo a lo desconocido, a empezar desde cero. Otro momento de miedo fue durante mi faceta de músico. Dejé a un lado la inseguridad y eso me permitió llegar hasta Carnegie Hall, algo que recuerdo con mucho orgullo”, agrega la graduada de Brooklyn College y madre de una niña.

Tang plantea que el miedo siempre está al acecho, por eso confiesa que sin importar sus logros y títulos aún tiene momentos de temor. “El miedo llega sin importar la posición, pero hay que combatirlo porque es la raíz de muchos males”, comenta.

Su lado hispano

El 90 por ciento de las personas con las que ella trabaja son mujeres hispanas y  explica que uno de los errores más comunes que encuentra entre la referida comunidad es la falta de perseverancia. En este sentido, ella afirma que por simples que sean las metas, todas requieren de consistencia y de mucha dedicación, por lo que resulta esencial tener determinación y mantener el enfoque en la meta.

“Es como sucede con los atletas o músicos, ellos no entrenan únicamente cuando el clima está bien y las condiciones son favorables, practican y se ejercitan todo el tiempo. De igual manera, ocurre en negocios o cualquier otro aspecto de la vida. En mi libro hablo de ocho recursos vitales para triunfar, pero estas herramientas son además cualidades que sin dudas pueden abrir puertas”, afirma.

Tang, quien trabaja desde su casa en Thousand Oaks, California, explica que resulta fácil desalentarse cuando los resultados no son los esperados, pero exhorta a continuar, asumir errores, evaluar continuamente los esfuerzos que se realizan e incluso a cambiar de estrategia  si es necesario.

“Hay una expresión muy cierta que hay que tener en cuenta. ‘Es locura hacer lo mismo siempre y esperar resultados diferentes’. Si quieres resultados diferentes tienes que estar abierta a cambiar. En ‘Vivir sin miedo’, hablo además de la responsabilidad,  de tener clara la orientación, de registrar los resultados y de tener pasión por tu sueño, sea cual sea, siempre hay que recordar  el por qué, la razón del esfuerzo”, añade.

Metas cortas y grupos de apoyo

Connie Tang explica que un aspecto importante en el proceso de construir proyectos es aprender a trabajar en equipo, a compartir ideas y proyectos con amigos y familiares.

“Si usted ofrece un servicio o producto es muy probable que tenga que trabajar con suplidores, es importante mantener la armonía con la gente con la que se trabaja. En cualquier terreno es importante contar siempre con un grupo de apoyo, pueden ser familiares o mediante los servicios de un asesor profesional.  La participación de un mentor es importante, para poner evaluar ideas”, agrega.

Por otro lado, Tang sugiere que sin importar la magnitud de la meta es recomendable hacer evaluaciones a corto plazo, a fin de tener una mejor visión y control de los resultados a largo plazo.

“Si usted quiere ahorrar para comprar una casa o un carro y, por ejemplo se propone hacerlo en uno o dos años, entonces cada tres meses revise las cuentas. Las metas a corto plazo son una fuente de motivación constante”, concluye.

‘Vivir sin miedo’

‘Vivir Sin Miedo: 8 Valores para cambiar vidas y lograr el éxito’ está disponible en http://www.8fearlessvalues.com. La página web también incluye la oportunidad de unirse a un movimiento creado por Tang que exhorta a ‘Vivir sin miedo’.  De igual manera, es posible adquirir el libro en Amazon.com, barnesandnoble.com y booksamillion.com.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: imujer.com

15 Diciembre 2017

Un equipo de astrónomos, incluyendo dos del MIT, detectó el agujero negro supermasivo más lejano nunca antes observado por la humanidad. El agujero negro se localiza al medio de un cuásar ultraluminoso, cuya luz se emitió a solo 690 millones de años luego de ocurrido el Big Bang. Esta luz se tomó cerca de 13 mil millones de años para alcanzarnos, un periodo de tiempo casi parecido a la edad de nuestro universo. El artículo, en el que participaron científicos del Instituto Kavli para la Astrofísica y la Investigación Espacial del MIT y del Instituto Carnegie, fue publicado en Nature.

El agujero negro, se estima, es 800 millones de veces más masiva que nuestro sol, un Goliath para los estándares modernos, y relativamente anómalo en el universo temprano. Es el único objeto observado de esta era, según miembros del Instituto Kavli para la Astrofísica y la Investigación Espacial del MIT. Tiene una masa extremadamente grande, y aun así, el universo es tan joven que esto ni debería existir. El universo no era tan antiguo como para producir un agujero negro de estas proporciones. “Es muy misterioso”, describieron los científicos detrás del descubrimiento.

Se adelantó a su tiempo

El agujero negro, se estima, es 800 millones de veces más grande que nuestro sol, un Goliath para los estándares modernos, y relativamente anómalo en el universo temprano. Es el único objeto observado de esta era. Tiene una masa extremadamente grande, y aun así, el universo es tan joven que esto ni debería existir. El universo no era tan antiguo como para producir un agujero negro de estas proporciones. “Es muy misterioso”, describieron los científicos detrás del descubrimiento.

La sorpresa relacionada a la edad y tamaño no es la única: el ambiente también llamó la atención. El agujero negro tomó forma, según concluyeron los astrónomos, justo en el momento en el que el universo atravesaba un cambio crucial, pasando de un ambiente oscuro dominado por hidrógeno neutro a uno en que las primeras estrellas empezaron a parpadear. Mientras más estrellas y galaxias se formaron, estas generaron la radiación suficiente para transformar el hidrógeno (de neutral, donde los electrones están sujetos al núcleo, a ionizados, donde los electrones son liberados para recombinarse al azar). Este cambio de hidrógeno neutro a ionizado representa uno fundamental en el universo que ha persistido hasta la fecha.

De acuerdo al equipo, el nuevo agujero negro, recién descubierto, existió en un ambiente mitad neutral y mitad ionizado. “Fue momento en el que las primeras galaxias aparecieron en sus capullos de gas neutro y empezaron a surgir”, explicaron en un comunicado de MIT News. Esta última es la medición más precisa de aquel tiempo, una verdadera indicación de cuándo las estrellas nacieron.

Altas velocidades en su órbita

El agujero negro fue detectado por el equipo de Carnegie, que halló el objeto examinando múltiples observaciones del cielo y mapas del universo distante. Ellos buscaban, particularmente, cuásares, de los objetos más brillantes del universo, que consisten en un agujero negro supermasivo rodeado de discos arremolinados de materia.

Luego de identificar muchos objetos de interés, emplearon un instrumento conocido como FIRE (Folded-port InfraRed Echellette) construido por Simcoe y que opera en el telescopio Magellan de 6.5 metros de diámetro (ubicado en Chile). FIRE es un espectrómetro que clasifica objetos basados en el espectro infrarrojo. La luz de objetos cósmicos tempranos lejanos se desplaza a longitudes de onda más rojas en su viaje a través del universo, mientras este se expande. A mayor el acercamiento del objeto al rojo al final del espectro, más lejano es, tanto en tiempo y espacio.

Uno de los objetos bajo análisis arrojó un corrimiento al rojo de 7.5, lo que significó que el objeto emitía luz unos 690 millones de años después del Big Bang. Basados en el registro del cuásar, se calculó la masa del agujero negro y se concluyó que era de 800 millones de veces la masa del sol. "Algo causa que el gas dentro del cuásar se mueva alrededor a velocidades altísimas, y los únicos fenómenos que conocemos alcanzan estas velocidades son las órbitas alrededor de agujeros negros supermasivos", indicaron los autores.

Cuando las primeras estrellas se encendieron

El nuevo cuásar identificado habitó en un momento crucial de la historia de universo. Siguiendo casi de inmediato al Big Bang, el universo fue una sopa cósmica de partículas extremadamente energéticas. Conforme se expandió, estas partículas se enfriaron y fusionaron en hidrógeno neutro durante una era conocida como tiempos oscuros, un período carente de toda luz. Eventualmente, la gravedad condensó la materia en las primeras estrellas y galaxias, lo que produjo a su vez luz en forma de fotones.

Mientras más estrellas se encendieron a través del universo, sus fotones reaccionaron con hidrógeno neutro, ionizando el gas desencadenando la época de la re-ionización. El cuásar, según el trabajo, habría existido durante esta transición crucial. Esta sería la datación más precisa de cuando las estrellas empezaron a encenderse (690 millones de años luego del Big Bang).

Y el misterio que aún no se resuelve es: ¿cómo semejante agujero negro se formó tan temprano en el universo? Los objetos cósmicos de esta naturaleza se forman acumulando y absorbiendo masa del ambiente que lo rodea. Un agujero como el J1342+0928 debería haberse formado en periodos mucho mayores a los 690 millones de años. Los autores del trabajo calificaron el tamaño de irreal, y consideran que tiene que haber otra forma de explicar su presencia. Hasta el momento, sin embargo, nadie sabe cómo.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: EFE

13 Diciembre 2017

En los últimos años, los esfuerzos científicos por encontrar vida extraterrestre ha hecho que los análisis se centren en lo que pudiera existir más allá de nuestro sistema solar; sin embargo, la evidencia pudiera estar más cerca de lo que se cree.

Resulta ser que desde que se descubrió Europa, una luna helada de Júpiter, hay astrobiólogos que creen que debajo de esa capa de hielo, hay un terreno muy similar al de nuestro planeta y por ende, podrían existir placas tectónicas que permiten la posibilidad que se desarrolle algún tipo de organismo.

La hipótesis dice que como Europa está congelada debido a que se encuentra muy lejos del Sol, debajo de su capa debe existir algún otro tipo de fuerza que produzca calor interno o bien, que haya placas tectónicas semejantes a las de la Tierra, las cuales se encuentran en constante movimiento y que permitan el desarrollo de vida. Estos movimientos habrían sido comprobados, de acuerdo a un artículo publicado en el Journal of Geophysical Research: Planets.

Se intuye que pudiera haber vida en esta luna de Júpiter porque su corteza tendría diversos elementos químicos que, con los movimientos de las placas, entran en contacto con la capas oceánicas del subsuelo que previsiblemente se cree existen bajo el hielo de Europa.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

La estrella porno Stormy Daniels describ…

La estrella porno Stormy Daniels describe en su libro detalles de genitales de Trump

Una copia del libro de la estrella porno Stormy Daniels, “Revelación total”, fue obtenida por...

Bolivia del 93 vuelve a la casa donde se…

Bolivia del 93 vuelve a la casa donde se hizo inmortal

“Voy a intentar repetir esa palomita”, dice William Ramallo al recordar el gol que le...

Jessica Simpson confirma estar embarazad…

Jessica Simpson confirma estar embarazada

Jessica Simpson anunció a través de Instagram que está embarazada por tercera vez. La cantante compartió...