Santa Cruz de la Sierra
02 Septiembre 2017

Una de las grandes incógnitas en la historia del arte es saber todo lo que Leonardo da Vinci ocultó en “La Mona Lisa”, uno de sus cuadros más emblemáticos, siendo su sonrisa uno de los principales enigmas.

Queriendo dar respuesta a todas esas interrogantes, Martin Kemp y Giuseppe Pallanti se dieron a la tarea de investigar todo, absolutamente todo de dicha pintura y recientemente publicaron un libro llamado “Mona Lisa: The People and The Painting”(“Mona Lisa: Las personas y la pintura”), en donde revelan todo lo que ahora se sabe de la protagonista del cuadro.

Se sabe ya que la famosa “Gioconda” es Lisa Gherardini, quien a los 15 años, fue obligada a casarse con un comerciante muy rico, originario de Florencia, Italia, llamado Francesco del Giocondo. En dicho libro, Kemp y Pallanti revelan que Francesco tenía negocios turbios e incluso, sacrificó el honor de Lisa para poder seguir teniendo un puesto privilegiado dentro de la sociedad.

Uno de esos negocios sucios de Francesco consistía en vender esclavas que procedían del norte de África. Luego de comprar a estas mujeres, las convertía en propiedad de los Giocondo de Florencia y posteriormente, luego de que se hacían cristianas, las revendía al mejor postor.

El libro también revela que el marido de Lisa intentó “venderla” con dos caballeros de la famosa familia de los Médici; sin embargo, ella rechazó en todo momento sus propuestas indecorosas.

A pesar de negarse a las propuestas de su esposo, finalmente Lisa se convirtió en objeto sexual de los Médici, quienes le prometieron a Francesco su amistad y lealtad eterna, aunque a sus espaldas, contaban a todos lo que este hombre fue capaz de hacer con tal de conservar su honor.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Tvnws

31 Agosto 2017

En un abarrotado sótano de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, un equipo de mujeres trabaja para documentar la extraordinaria historia de las astrónomas mujeres.

Más de 40 años antes de que las mujeres conquistaran el derecho a votar, las llamadas mujeres “computadoras” del Observatorio del Harvard College estaban haciendo grandes descubrimientos astronómicos.

Entre 1885 y 1927, el observatorio empleó cerca de 80 mujeres para estudiar fotografías en vidrio de las estrellas. Descubrieron galaxias y nebulosas, y crearon métodos para medir distancias en el espacio.

Fueron famosas: los diarios escribieron sobre ellas, publicaron estudios científicos con sus nombres y, cien años después, fueron completamente olvidadas.

Sin embargo, un descubrimiento reciente de miles de páginas de sus cálculos hecho por un grupo de mujeres despertó un renovado interés por el legado de estas astrónomas.

Trabajo de detective

Rodeada de armarios metálicos repletos de fotografías del cielo en placas de vidrio, la curadora Lindsay Smith Zrull me muestra lo mejor de la colección de Harvard.

Cada placa está guardada en un sobre de papel con las iniciales de la persona que trabajo en ella.

Durante décadas, nadie registró el nombre completo de las computadoras femeninas.

Por eso Smith Zrull creó, hace un año y medio, una planilla en la que añade todas las iniciales nuevas que encuentra y luego trata de ubicar los nombres completos en los archivos históricos de Harvard.

 “Lentamente estoy atando cabos de quién es quién, quién estuvo aquí, cuándo, y qué estaban estudiando”, dice.

Smith Zrull ya tiene 130 nombres. Por el momento 40 están sin identificar.

“Uno de estos días voy a descubrir quién es M.E.M”, dice señalando un placa de vidrio llena de notas en diferentes colores.

Digitalización

No todas las letras corresponden a las computadoras. Su lista incluye asistentes y, en algunos casos, esposas de astrónomos que ayudaban a sus maridos con el trabajo.

Decenas de mujeres trabajaban analizando estas fotografías de vidrio en Harvard.

“Esto es algo muy sorprendente, si tomamos en cuenta que las mujeres todavía estaban buscando aprobación social para ir a la universidad”, remarca Smith Zrull, a cargo del proyecto de digitalización del Centro para Astrofísicos Harvard-Smithsonian, que quiere hacer accesible al público estas imágenes del cielo.

El proyecto comenzó en 2005. Ya han logrado escanear más de medio millón de imágenes capturadas entre 1885 y 1993. El equipo escanea a razón de 400 placas por día. Smith Zrull estima que aún faltan tres años para terminar.

A medida que el equipo avanzaba escaneando las imágenes, Smith Zrull se dio cuenta de que muchos de los libros de las astrónomas no estaban en su sitio.

“Comencé a investigar y encontré pruebas de que había cajas en depósitos externos”, dice.

Smith Zrull encontró así 118 cajas. Cada una de ellas tenía entre 20 y 30 libros.

Dentro había más cuadernos de notas de las computadoras y de astrónomos de los tiempos previos a la fotografía, con bocetos de los planetas y la Luna.

“Nadie sabía que existían”, explica la Smith Zrull. “Con la salida y entrada de distintos curadores, supongo que la gente se olvidó de que estaban allí”.

Para rescatar este legado, la curadora contó a ayuda de un grupo de bibliotecarias para abrir y catalogar caja por caja. Así fue como nació el proyecto PHAEDRA (siglas de Preserving Harvard’s Early Data and Research in Astronomy).

Golpe de suerte

Poco después de de empezar el proyecto, Smith Zrull tuvo un golpe de suerte: en medio de las placas de vidrio encontraron un catálogo de los libros escrito a mano.

“En algún momento en 1973, alguien que asumimos se llamaba ‘Joe Timko’ revisó estas cajas y registró toda la información que pudo”, explica la directora de bibilotecas Daina Bouquin.

Más tarde descubrieron una versión escrita a máquina del catálogo con una nota que decía “Finalmente lo hice. Rachel”, y la dirección de un documento en el servidor de Harvard que nadie había consultado desde 2001.

El hallazgo hizo avanzar el proyecto en meses o incluso en años.

De criada a astrónoma

Uno de los trabajos que recuperaron fue el de Williamina Fleming, la primera computadora famosa de Harvard.

Fleming emigró a EEUU desde Escocia, en la década de 1870.

Cuando estaba embarazada su marido la abandonó y Fleming consiguió un trabajo como criada en la casa de Edward Pickering, director del observatorio.

En 1881, Pickering la contrató para trabajar en el observatorio.

Allí, Fleming descubrió la nebulosa Cabeza de Caballo, desarrolló un sistema para clasificar estrellas basándose en observaciones del hidrógeno en su espectro, y dirigió grupos de mujeres computadoras.

“Cuando la nebulosa Cabeza de Caballo fue descubierta, era apenas ‘un área de nebulosidad en una muesca semicircular”, señala Maria McEachern, encargada de la Biblioteca Wolbach, en EEUU, donde se exhibe actualmente el trabajo de Fleming.

“Años más tarde se la conoció como la nebulosa Cabeza de Caballo (o Barnard 33)”, dicen referencia a su nombre, que corresponde al de un científico hombre de otra institución quien se llevó todo el crédito.

“No fue sino hasta hace poco, cuando se hizo más investigación, que se supo que ella fue quien la descubrió”.

Ellas

A Fleming le siguieron muchas otras mujeres que dejaron su impronta en la astronomía.

Pickering contrató a Hernietta Leavitt en 1895. Su misión era medir y catalogar el brillo de las estrellas. Su mayor descubrimiento fue cómo medir la distancia en el espacio, algo que hoy se conoce como la “Ley de Leavitt”.

Annie Jump Cannon se sumó al observatorio en 1896 y trabajó allí hasta 1940. Creó el Sistema de Clasificación de Harvard para clasificar estrellas, que sentó la base del sistema que se utiliza hoy día.

Cecilia Payne-Gaposchkin llegó al observatorio en 1923 y obtuvo un doctorado de Radcliffe College en 1925. Sin embargo, le costó hacerse un lugar en Harvard.

Entre 1927 y 1938 se desempeñó como asistente técnica del entonces director Harlow Shapley, pero nunca le adjudicaron un puesto oficial.

No fue sino hasta mediados de la década del 50 que se convirtió en profesora y en la primera mujer en dirigir un departamento en Harvard.

Mujeres ejemplares

Hoy, gracias al descubrimiento de Smith Zrull, los trabajos y anotaciones de estas mujeres serán recuperados para la historia.

Smith Zrull y Daina Bouquin quieren ofrecer a niñas y mujeres jóvenes más ejemplos como el de las mujeres computadoras de Harvard, ejemplos a seguir que ellas mismas no conocieron cuando eran jóvenes.

“Mira a Sally Ride, mira a las mujeres contemporáneas que la gente asocia con las ciencias del espacio, pero ve un poco más atrás”, dice Bouquin.

“Siempre estuvieron allí. Mientras pudieron, estaban allí”.

Smith Zrull, quien recuerda odiar la historia cuando era adolescente, dice que le costó encontrar mujeres que la alentaran.

“Me tomó mucho tiempo empezar a encontrar mujeres que yo sintiese que eran como yo, que hiciesen cosas importantes”, dice.

“Creo que hay más mujeres que necesitan saber que no están solas, que pueden hacer (lo que se propongan)”.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

31 Agosto 2017

Tremendo revuelo el que se ha generado en Twitter, luego de que Brian Anderson, redactor de una revista llamada “Vice” descubriera algo muy curioso en la obra del pintor italiano llamado Umberto Romano titulada “Mr. Pynchon and the Settling of Springfield” y que data de 1937, al percatarse que en ella hay un elemento tecnológico muy “millennial”.

Resulta ser que Romano plasmó en esta obra de arte a William Pynchon, el fundador de Springfield, Massachusetts, en Estados Unidos, rodeado de decenas de nativos de la región, y precisamente uno de ellos, quien se encuentra en la parte inferior derecha, tiene en sus manos lo que claramente pareciera ser un smartphone, una cosa bastante extraña, pues la escena plasma un hecho de 1635.

“No está claro quién es este hombre, pero bien podría estar sacándose una selfie o estar revisando su muro”, comentó Anderson en un tuit con la imagen de esta obra.

En esta red social, muchos han tratado de explicar qué es este objeto, aunque un historiador de nombre Daniel Crown asegura que es muy probable que se trate de un espejo.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Tvnws

14 Agosto 2017

 Arqueólogos israelíes descubrieron un taller de producción de vasijas de piedra con 2,000 años de antigüedad en Galilea, en el que se fabricaban recipientes similares al que usó Jesús para convertir el agua en vino según narra el Evangelio de San Juan.

“El hecho de que los judíos en este momento usaran vasijas de piedra por razones religiosas está bien documentado en las fuentes talmúdicas y en el Nuevo Testamento”, explicó Yardena Alexandre, arqueóloga del Instituto de Antigüedades de Israel, que destaca el material utilizado por su carácter ritual.

La vajilla diaria se fabricaba con cerámica durante la era romana, material que los judíos consideraban impuro y no apropiado para rituales de purificación por su posibilidad de rotura, por lo que empezaron a fabricar utensilios con piedra.

“Es posible que los grandes recipientes de piedra del tipo mencionado en la boda de Caná de Galilea fueran producidos localmente”, añadió sobre este hallazgo que “proporciona una evidencia fascinante del lugar central de la pureza ritual en la vida cotidiana de los judíos galileos durante el tiempo de Jesús”.

Las excavaciones comenzaron tras los hallazgos durante los trabajos de construcción de un centro deportivo municipal en la localidad de Reina y, según los expertos, apuntan a que los residentes de esta zona hace 2,000 años seguían “escrupulosamente” las normas judías.

“La observancia de estas leyes de pureza fue generalizada no sólo en Jerusalén, sino también en toda Judea y Galilea al menos hasta la rebelión de Bar Kojba (contra el Impero romano), que terminó en el 135”, precisó Yonatan Adler, director de las excavaciones.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: EFE

 

 

21 Abril 2017

Una nueva tecnología desarrollada por un grupo de investigadores japoneses es capaz de reconocer números y monosílabas usando ondas cerebrales o electroencefalogramas (EEG).

Los resultados de la máquina japonesa es sorprendente. Ha reconocido números del 0 al 9 con un 90% de precisión y hasta 18 monosílabas del idioma japonés con un 60% de exactitud.

El alto rendimiento de su máquina se debe a un cambio en la estrategia que difiere con el método convencional con el que se intentaba desarrollar este tipo de tecnología. Mientras que varios defectos surgían cuando únicamente se intentaba perfeccionar la decodificación de la voz de las señales EGG, el grupo de investigación japones combinó un conjunto de datos que podrían indicarle a la máquina patrones de pensamiento.

La ventaja es que con más de un referente, como la voz, las ondas cerebrales, la duración del pensamiento y la duración de la pronunciación, para poder descodificar un determinado mensaje, la máquina puede utilizar algoritmos para interpretar información basada en un método llamado "aprendizaje profundo", donde la misma máquina logra enseñarse, corregirse y perfeccionarse con el tiempo.

"El próximo paso será desarrollar una interfaz computacional cerebral, una que reconozca los enunciados sin voz", dijo el profesor Tsuneo Nitta, investigador principal del estudio.

El mejoramiento de una tecnología capaz de leer pensamientos permitiría desarrollar una máquina de escribir activada por EEG y podría tener usos prácticos por hoy inimaginables.   

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

19 Abril 2017

Es enorme, tiene la panza amarilla y sus varios pares de ojos son visibles fácilmente. Se trata de la Califorctenus cacachilensis o araña errante de la Sierra de las Cacachilas que acaba de ser descubierta en las cuevas de Baja California Sur, México.

El blog del Museo de Historia Natural de San Diego informó del escalofriante descubrimiento y sus pormenores.

Fue vista por primera vez en 2013. Al ser comparada con otras especies, los investigadores llegaron a la conclusión de que se trata de una especie completamente nueva, aunque sus dimensiones son similares a las de una tarántula.

Y aunque su mordida es venenosa -uno de los 8 especimenes recogidos mordió a uno de los investigadores- no es letal para el ser humano.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: EFE

23 Febrero 2017

Existen muchos más diestros en el mundo que zurdos y, hasta ahora, la desconocida causa detrás de esta situación ha sido producto de innumerables mitos y supersticiones que a menudo pretenden desfavorecer a una minoría de mano izquierda.

Este sector que ocupa el 10-15% de la población ha sido acusado de ser diabólico y hasta el siglo pasado muchos eran obligados a escribir con la derecha por la Iglesia Católica.

La Biblia misma los condena: "Ésos a mi derecha heredarán el reino de Dios… mientras que ésos a la siniestra (sin-diestra) quedarán en el fuego eterno" (Mateo 25:34-41). Ser zurdo es sinónimo de maldad, trampa e ilegalidad, mientras que ser derecho es correcto, justo y natural. O por lo menos lo era.

Investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum, en Alemania, publicaron un artículo científico en la revista eLife que indica que nuestra inclinación hacia un lado o el otro se desarrolla en el vientre materno en la médula espinal y no, como se solía creer, en el cerebro, que también está dividido en dos hemisferios.

Aunque ya era conocido que los movimientos del cuerpo humano comienzan con una orden a la corteza cerebral por la médula espinal, el estudio destaca que un feto comienza a desarrollar diferencias genéticas de acuerdo a su preferencia por la izquierda o la derecha a las ocho semanas de gestación, período en el cual ambas partes del cuerpo aún no están conectadas.

En conclusión, la médula espinal determina independientemente del cerebro nuestra inclinación por la zurda o la diestra. No obstante, la razón por la cual algunos somos zurdos y otros derechos continúa oculta, ya que esto no está predeterminado, sino que se desarrolla con el tiempo.

Los científicos creen que, en definitiva, la médula espinal se inclina por un lado o por el otro debido a estímulos externos activados por factores ambientales indeterminados.

Sabemos que ya a la decimotercera semana en el útero, un feto elige chuparse el dedo izquierdo o derecho a causa de la médula espinal, pero por qué la médula espinal se desarrolla de una u otra forma permanece en misterio.

Redacción: Leo.com.bo                                              

 

Fuente: Tvnws

22 Febrero 2017

Un grupo de científicos rusos y suecos liderado por el famoso bioquímico Vladímir Skulachev ha desarrollado un innovador fármaco que puede ralentizar el proceso de envejecimiento. Según los datos del estudio publicado en la revista 'Aging', la nueva sustancia, llamada antioxidante SkQ1, ya ha sido probada en ratones en la Universidad Estatal de Moscú.

El objetivo principal del estudio era investigar el papel de las mitocondrias en el proceso de envejecimiento del organismo. Durante la investigación, los científicos introdujeron en los roedores de laboratorio una mutación que aumenta la velocidad de los cambios aleatorios en las mitocondrias.

Los investigadores descubrieron que estas mutaciones aceleraron el envejecimiento de las células del cuerpo. Tanto, que los ratones utilizados en el experimento no llegaron ni al año de vida.

Cien días después del nacimiento de nuevos ratones en el laboratorio, los científicos inyectaron a una parte de ellos pequeñas dosis del antioxidante SkQ1.

El grupo de roedores que no recibió el tratamiento empezó a mostrar los primeros signos de envejecimiento a partir de los 200 días de vida. Sin embargo, los que recibieron el fármaco no manifestaron dichos signos hasta mucho más tarde, incluso algunos de ellos ni siquiera llegaron a dar muestras de avejentamiento en ese tiempo.

Los expertos explican que el SkQ1 es capaz de ralentizar el proceso de envejecimiento debido a que esta sustancia protege a las células del oxígeno reactivo, que es lo que produce daños en las mitocondrias.

El proyecto de Skulachev está desarrollando un conjunto de productos farmacéuticos basados en la molécula SkQ1. El primer fármaco, las gotas oftálmicas Visomitin, ya está aprobado y comercializado en Rusia, y también pasó la segunda fase de ensayos clínicos en Estados Unidos.

El siguiente producto que se podría lanzar al mercado sería un fármaco en forma oral que se encuentra actualmente en proceso de ensayo clínico en Rusia. En caso de que los resultados sean positivos, este medicamento 'anti-envejecimiento' podría ser aprobado en 2 o 3 años.

Pese a todo, no todo invita al optimismo en el mundo científico. Diversos estudios demuestran que el exceso de antioxidantes obstaculiza el transporte de oxígeno en el tejido muscular y hay sospechas de que pueda incluso contribuir a la sobrevivencia de las células cancerosas.

Redacción: Leo.com.bo                                              

 

Fuente: Rt.com

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...