Santa Cruz de la Sierra
08 Octubre 2015

Un grupo de científicos estadounidenses ha descubierto la razón por la que los elefantes tienen una mayor resistencia al cáncer, según un estudio publicado hoy por el Journal of American Medical Association (JAMA).

El estudio ha confirmado que menos de un 5% de los paquidermos desarrolla un cáncer mortal, mientras que entre 11 y 25 de cada 100 humanos puede desarrollar la dolencia.

La investigación fue realizada por investigadores del Huntsman Cancer Institute de la Universidad de Utah, la Arizona State University y el Centro Ringling Bros para la Conservación de Elefantes de Estados Unidos.

Según el informe, y tras estudiar la respuesta de la sangre de los elefantes ante agentes de ADN externos, las células de estos grandes mamíferos se libran más rápidamente de los agentes malignos que las de los humanos.

El motivo, según el estudio, se debe a que los elefantes tienen más ejemplares del gen que contiene la proteína que elimina los tumores.

Estas "copias extra" ayudan a eliminar de raíz las posibles células cancerígenas antes de que se desarrolle la enfermedad, hecho que podría abrir nuevos horizontes en la carrera contra el cáncer.

Estos avances científicos encontrados en los elefantes se aplicarán ahora a una investigación en la que participarán jóvenes con riesgo de padecer esta enfermedad, que afecta cada año a 16.000 niños y adolescentes en Estados Unidos.

La investigación será posible gracias a la financiación de Feld Entertainment, empresa madre del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey®, que anunció hoy una colaboración para recaudar fondos con el Intermountain Primary Children's Hospital (PCH), el departamento de Pediatría Oncológica de la Universidad de Utah y el investigador del Instituto Huntsman Cancer Joshua Schiffman.

"Queremos usar las lecciones que nos da la naturaleza para prevenir, desarrollar nuevas herramientas de prevención y tratar cáncer en los humanos", explicó el doctor Schiffman en un comunicado.

"La naturaleza ya ha descubierto cómo prevenir el cáncer -aseveró el médico-. Depende de nosotros el aprender de cómo diferentes animales se enfrentan al problema, para que podamos adaptar estas estrategias a prevenir el cáncer en los humanos", concluyó Schiffman.

En total, el grupo Feld Entertainment donará más de 1 millón de dólares para apoyar el programa de investigación del centro pediátrico del Primary Children's Hospital.

"Cuando fundamos el Centro Ringling Bros para la Conservación de los Elefantes para preservar los elefantes asiáticos en riesgo de extinción, poco nos imaginábamos que quizás tendrían la clave del tratamiento contra el cáncer. Estamos muy emocionados de ser parte de esto", afirmó en un comunicado el presidente de Feld Entertainment, Kenneth Feld.

Por su parte, la directora ejecutiva del Primary Children's, Katy Welkie, recordó que "el cáncer afecta a demasiadas familias alrededor del país", y expresó su confianza en que esta investigación "lidere nuevas perspectivas para mejorar tratamientos para el cáncer pediátrico".

El estudio publicado hoy por el Journal of American Medical Association (JAMA) fue elaborado en colaboración con el zoológico Hogle de Utah y el Ringling Bros. Center for Elephant Conservation, que ayudaron a comprobar si las copias adicionales de los genes son la razón por la cual los elefantes tienen más resistencia al cáncer.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

06 Octubre 2015

Los pobladores locales están convencidos de que es una especie de bestia mitológica, que trae buena suerte. Algunos llegaron a exclamar "Gloria a Dios", cuando lo vieron.

El periodista Fernando Moreira contó en Page not Found, su blog en el periódico O Globo, que las imágenes y el video fueron difundidos por Nhênyêt jiyanê, un vecino de Wang Hin, en su cuenta de Facebook. Según su versión, este animal desconocido es una mezcla de cocodrilo con búfalo.

Escépticos, algunos comentaristas sospechan que la bestia es una farsa, y que se trataría de una estrategia publicitaria para atraer la atención sobre el lugar. Pero por el momento no pudieron probar sus sospechas.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

06 Octubre 2015

Un mono que estornuda bajo la lluvia o un pez "que camina" figuran entre las más de 200 especies descubiertas en el este del Himalaya, según un estudio del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Estos dos hallazgos forman parte de una lista establecida y difundida por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que aspira a sensibilizar a la opinión pública sobre las amenazas que penden sobre esta frágil región.

El WWF inventarió los descubrimientos de científicos en los últimos años en Bután, en el noreste de India, en Nepal, en el norte de Birmania y en el sur del Tíbet.

Estas 211 nuevas especies descubiertas entre 2009 y 2014 incluyen 133 plantas, 26 especies de peces, 10 anfibios, 39 invertebrados, un reptil, un pájaro y un mamífero.

Una de las especies más curiosas es la del "pez con cabeza de serpiente que camina", puede respirar aire, sobrevivir cuatro días en tierra firme y reptar 400 metros en un suelo húmedo.

También llaman la atención el crótalo rojo, amarillo y anaranjado, que se parece a una joya, un pez "drácula" con pequeños incisivos y un nuevo tipo de bananas.

En la selva del norte de Birmania, los científicos descubrieron en 2010 un mono blanco y negro de nariz respingona, que lo hace estornudar cuando llueve.

En los días de lluvia, ese mono permanece sentado con la cabeza entre las rodillas para que la nariz no se le llene de agua.

Hace poco los científicos lograron sacar fotos de ese mono, que los habitantes llaman "Snubby" (Trompeta) por la forma de su nariz.

Esta especie, que también ha sido detectada en la provincia china de Yunan, figurará en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) con el estatuto de especie "en peligro crítico de extinción".

Esta región, en la cual se encuentra también el Everest, es "un tesoro" que todavía no fue totalmente explorada por los científicos, dijo Dipankar Ghose, un responsable del WWF en India.

En esa zona de montañas y selvas numerosas especies evolucionaron y sobrevivieron durante siglos protegidas de cualquier influencia humana.

Sin embargo, el WWF advierte contra las amenazas que pueden debilitar a esas especies, en particular el avance de la presencia humana en sus territorios, la deforestación, la explotación minera e hidráulica y la caza.

Solamente 25% del habitat natural está intacto y centenas de especies están en peligro, señaló el informe.

"El desafío consiste en preservar nuestro ecosistema en peligro antes que esas especies -y otras aún desconocidas- desaparezcan", dijo Sami Tornikoski, responsable del programa del WWF para el Himalaya.

La ONG llama a un desarrollo más sostenible en esa región, en particular construyendo centrales hidroeléctricas que protejan el medio ambiente y ayuden a las comunidades locales a adaptarse al cambio climático.

Dipankar Ghose insiste por su lado en la necesidad de una cooperación entre los diferentes gobiernos de la región para tener una visión global que permita un compromiso entre las necesidades de desarrollo y la protección de las especies.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

17 Septiembre 2015

Un equipo de investigadores australianos localizó la mayor cadena de volcanes continentales jamás vista hasta ahora. Tiene 2.000 kilómetros de longitud y recorre Australia de norte a sur, desde la localidad de Whitsundays hasta cerca de Melbourne.

Según el director de la investigación, Rhodri Davies, de la Universidad Nacional de Australia, la espectacular cadena se creó hace 33 millones de años, mientras el continente australiano se movía hacia el norte sobre un "punto caliente" del manto terrestre.

"Nos dimos cuenta de que el mismo punto caliente había causado la aparición de volcanes en el Whitsundays y la región central de Victoria, y también algunas características poco comunes en Nueva Gales del Sur, aproximadamente a medio camino entre ambas regiones", afirmó el investigador, en el estudio publicado en la revista Nature.

Y agregó: "La cadena tiene casi tres veces la longitud de la famosa pista de Yellowstone en Estados Unidos".

Esta clase de actividad volcánica resulta sorprendente para los científicos, ya que sucede lejos de los bordes de las placas tectónicas, donde se encuentran la mayor parte de los volcanes del mundo. Se cree que estos "puntos calientes" se forman sobre el manto y son estrechos afloramientos de roca caliente cuyo origen se encuentra a más de 3.000 kilómetros bajo la superficie terrestre, en la frontera entre el manto y el núcleo.

Los investigadores se dieron cuenta también que algunas secciones de la cadena no muestran signos de actividad volcánica, porque la corteza terrestre en el continente australiano es demasiado gruesa para permitir que las rocas fundidas del manto afloren hasta la superficie, fundiéndose y formando magma. De forma que, a lo largo de toda la cadena, solo hubo actividad volcánica en aquellos lugares donde la litosfera (la capa externa sólida del planeta) tiene menos de 130 kilómetros de grosor.

El hallazgo ayudará a los científicos a comprender mejor el llamado "vulcanismo continental" en todo el mundo, incluso en otros periodos de la historia de la Tierra. Para Nick Rawlinson, coautor de la investigación, "este nuevo conocimiento ayudará a reconstruir cómo se produjo el movimiento de los continentes sobre otros puntos calientes".

Los investigadores han bautizado a esta nueva cadena volcánica como "Pist del punto caliente Cosgrove". Rhodri Davies afirma que el punto sobre el que se formaron los volcanes australianos probablemente sigue activo, a mucha profundidad bajo la corteza oceánica en el noroeste de Tasmania. De hecho, afirma, "existen datos de que en esa región las altas temperaturas del manto han hecho que aumente la actividad sísmica".

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

10 Septiembre 2015

Una antigua especie humana salió a la luz en una gruta de Sudáfrica donde fueron exhumadas las osamentas de 15 homínidos, un hallazgo "extraordinario" que destaca la complejidad de la evolución humana, anunciaron el jueves investigadores internacionales.

Los fósiles fueron encontrados en una cueva de difícil acceso en Maropeng, cerca de Johannesburgo, donde se encuentra el rico yacimiento arqueológico de la "Cuna de la humanidad", inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO.

"Estoy feliz de presentaros a una nueva especie del género humano", declaró Lee Berger, investigador de la universidad de Witwatersrand de Johannesburgo, durante una rueda de prensa en Maropeng.

En 2013 y 2014, científicos exhumaron más de 1.550 huesos pertenecientes a al menos 15 individuos, incluidos bebés, adultos jóvenes y personas más mayores. Todos presentaban una morfología homogénea pero todavía no han sido datados.

Este descubrimiento "extraordinario", según el Museo de Historia Natural de Londres, supone la mayor muestra de fósiles de homínidos jamás exhumados en África.

La nueva especie fue bautizada Homo naledi y clasificada dentro del género Homo al que pertenece el hombre moderno.

¿Cómo era el Homo naledi? "Tenía un cerebro minúsculo del tamaño de una naranja y un cuerpo muy esbelto", declaró John Hawks, investigador de la universidad de Wisconsin-Madison y autor de un artículo publicado el jueves en la revista científica eLife. Medía de media 1,5 metros y pesaba 45 kilos.

Sus manos "permiten suponer que tenía la capacidad de manejar útiles", sus dedos estaban muy curvados, mientra que es "prácticamente imposible distinguir sus pies de los de un hombre moderno", precisa un comunicado conjunto de la universidad de Wits, la National Geographic Society y el ministerio sudafricano de Ciencia.

"Sus pies y sus largas piernas indican que estaba hecho para caminar durante mucho tiempo".

Las osamentas exhumadas en Sudáfrica suponen un desafío para los investigadores. Complican un poco más el tablero de los homínidos, pues la especie descubierta presenta tanto características propias de los homínidos modernos como de los antiguos.

"Algunos aspectos del Homo naledi, como sus manos, sus muñecas y sus pies, están muy próximos a los del hombre moderno. Al mismo tiempo, su pequeño cerebro y la forma de la parte superior de su cuerpo son más próximos a los de un grupo prehumano llamado australopithecus", explicó el profesor Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres.

Este descubrimiento podría permitir conocer más sobre la transición, hace unos 2 millones de años, entre el australopithecus primitivo y el primate del género homo, nuestro antepasado directo.

"La mezcla de características del Homo naledi destaca una vez más la complejidad del árbol genealógico humano y la necesidad de llevar a cabo investigaciones más exhaustivas para comprender la historia y los orígenes últimos de nuestras especies", consideró Chris Stringer.

Los investigadores se preguntaron también por las razones por las que las osamentas se encontraban en esta cámara de difícil acceso, en la entrada de una cueva ya conocida. El túnel para acceder a ésta es tan empinado y tan estrecho que sólo los investigadores de cuerpo más menudo consiguieron alcanzar el lugar del hallazgo.

La estancia "siempre ha estado aislada de las otras habitaciones y nunca estuvo en contacto con la superficie", según el comunicado.

"Hemos imaginado varios escenarios, incluyendo la posibilidad del ataque de un carnívoro desconocido, una muerte accidental o una trampa", explicó Lee Berger. "Hemos llegado a la conclusión de que el escenario más plausible es que los cuerpos fueron depuestos voluntariamente en este lugar". Una práctica que "atestigua un comportamiento sorprendentemente complejo para una especie humana 'primitiva'", concluyó el profesor Stringer.

Desde hace años, la "Cuna de la humanidad", zona plagada de cuevas y de fósiles de prehumanos y verdadera mina de información sobre nuestros ancestros, es un tesoro para arqueólogos y paleontólogos. Lee Berger lo asegura: la estancia donde fue hallado el Homo naledi "todavía no ha revelado todos sus secretos, pues podría haber todavía centenares, incluso miles, de fósiles de Homo naledi por exhumar".

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

07 Septiembre 2015

Stonehenge, el monumento prehistórico ubicado en el condado de Wiltshire, en el sur de Inglaterra, es uno de los sitios arqueológicos más visitados del mundo.

Ahora, un equipo de investigadores descubrió que, a menos de 3 km de allí, hay enterrados cerca de 100 monolitos que podrían constituir el monumento neolítico más grande en Gran Bretaña.

Los arqueólogos han estado trabajando en el sitio desde hace cinco años.

Las piedras, de 4.500 años de antigüedad y algunas de 4,5 metros de altura, fueron halladas a cerca de un metro bajo tierra gracias a un sofisticado radar que puede penetrar el suelo.

Según los investigadores, el monumento -que se cree era un sitio ritual- habría sido único y de un tamaño extraordinario.

El equipo ha estado desde hace cinco años trabajando en el terreno para crear un mapa subterráneo del área.

Las rocas formaban parte de un estructura neolítica en forma de C que bordeaba un valle seco, mirando hacia al río Avon.

La hilera de piedras  estaba  de pie, en el borde de la estructura.

"No creemos que haya nada como esto en ningún lugar del mundo", explicó Vince Gaffney, líder del proyecto de investigación de la Universidad de Bradford (Inglaterra).

"Esto es completamente nuevo y la escala es extraordinaria".

Las imágenes de las piedras enterradas las muestran recostadas, pero Gaffney cree que originalmente estaban paradas, y que fueron empujadas más tarde cuando el sitio fue rediseñado por constructores neolíticos.

Las rocas quedaron perdidas bajo tierra y fueron incorporadas como una suerte de borde torpe en el sector sur de lo que se conoce como Durrington Walls, una estructura circular neolítica cerca de Stonehenge.

Redacción: Leo.bo

Fuente: BBCMundo

31 Agosto 2015

El gigante italiano de la energía Eni anunció el hallazgo del yacimiento de gas natural más grande del Mediterráneo en las aguas territoriales de Egipto.

El yacimiento tiene un potencial de 850.000 millones de metros cúbicos y una extensión de casi 100 kilómetros cuadrados, estima la compañía en un comunicado, precisando que ese hallazgo "podrá cubrir las necesidades en gas natural de Egipto durante décadas", tras su desarrollo total.

El ministerio egipcio del Petróleo confirmó el descubrimiento en un comunicado.

El yacimiento fue localizado a unos 1.450 metros de profundidad, en el denominado Bloque Shoruk, precisó Eni.

"Este descubrimiento histórico podrá transformar el panorama energético de Egipto", afirmó el presidente de Eni, Claudio Descalzi, en un comunicado.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

19 Agosto 2015

 "Tire a la basura los libros" y "eslabón perdido" son frases que rara vez se vuelven a escuchar entre los cientificos, pero eso es lo que investigadores de todo el mundo están diciendo sobre el reciente descubrimiento de vasos linfáticos microscópicos que conectan el cerebro con el sistema inmunológico.

Estos vasos fueron encontrados en ratones por accidente por investigadores de la Universidad de Virginia, que publicaron sus resultados en la revista Nature. Si se confirma en los seres humanos, el descubrimiento podría tener profundas respuestas para afecciones como el síndrome de fatiga crónica, el autismo, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Alzheimer.

Los vasos linfáticos distribuyen células inmunes a los tejidos para combatir infecciones y sacar un fluido para eliminar los residuos celulares. Este complejo sistema de drenaje se ha encontrado en casi todas las partes del cuerpo humano, pero nunca se había visto -hasta ahora- en el cerebro.

"Nadie sabía que esos 'tubos' estaban allí para sacar la basura del cerebro", contó Jonathan Kipnis, director del Centro para el Cerebro en la universidad y autor principal del estudio, según un artículo del Washington Post. "Este es un gran paso para definir el sistema de vasos linfáticos".

Cuando el cuerpo está luchando contra un invasor extraño, como un virus, el sistema linfático transporta células inmunes al sitio de la infección. A veces, sin embargo, el sistema se pone hiperactivo y ataca el tejido sano, como en el caso de enfermedades tales como artritis reumatoide, esclerosis múltiple y lupus.

Este descubrimiento, según los expertos, también podría abrir nuevas vías de investigación sobre la enfermedad de Alzheimer. Tal vez, por ejemplo, el sistema linfático del cerebro está fallando en eliminar las placas y ovillos tóxicos que son los sellos moleculares de la enfermedad.

"Las soluciones clínicas inmediatas no son tan evidentes", explicó Avindra Nath, director clínico del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares. "Pero comprender lo que sucede en distintos estados de una enfermedad nos acerca para mirarla y estudiarla mejor".

Antes de este descubrimiento, los científicos pensaban que el cerebro tenía su propio ecosistema con una serie de puertas a través del cual la chatarra celular, dependiendo del tamaño de las moléculas, podía ser eliminada.

La publicación de este estudio incluye sólo una imagen del tejido cerebral humano y el equipo investigador está buscando una nueva confirmación de la presencia de vasos linfáticos en el cerebro humano.

En cuanto a por qué el descubrimiento tomó tanto tiempo, Kipnis explicó que sólo se podría haber sabido en estos últimos 10 años gracias a los avances en microscopía. Y aun así, la búsqueda de estos pequeños vasos, compactados entre las tres capas de las meninges, era difícil. "Si uno no sabía dónde buscar, no iba a saber que estaban allí", advirtió.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

La aventura de Bolsonaro (II)

Bolsonaro obtuvo su apoyo en sectores que pretenden que efectúe un duro ajuste fiscal, inclusive...

Lava jato

La investigación legislativa señala que el tentáculo de la corrupción llegó a las esferas del...

Campaña-Hubo duro cruce verbal entre Evo…

Campaña-Hubo duro cruce verbal entre Evo y Carlos Mesa

El presidente Evo Morales advirtió ayer martes a Carlos Mesa con retractarse o atenerse a...