Santa Cruz de la Sierra
10 Septiembre 2015

Una antigua especie humana salió a la luz en una gruta de Sudáfrica donde fueron exhumadas las osamentas de 15 homínidos, un hallazgo "extraordinario" que destaca la complejidad de la evolución humana, anunciaron el jueves investigadores internacionales.

Los fósiles fueron encontrados en una cueva de difícil acceso en Maropeng, cerca de Johannesburgo, donde se encuentra el rico yacimiento arqueológico de la "Cuna de la humanidad", inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO.

"Estoy feliz de presentaros a una nueva especie del género humano", declaró Lee Berger, investigador de la universidad de Witwatersrand de Johannesburgo, durante una rueda de prensa en Maropeng.

En 2013 y 2014, científicos exhumaron más de 1.550 huesos pertenecientes a al menos 15 individuos, incluidos bebés, adultos jóvenes y personas más mayores. Todos presentaban una morfología homogénea pero todavía no han sido datados.

Este descubrimiento "extraordinario", según el Museo de Historia Natural de Londres, supone la mayor muestra de fósiles de homínidos jamás exhumados en África.

La nueva especie fue bautizada Homo naledi y clasificada dentro del género Homo al que pertenece el hombre moderno.

¿Cómo era el Homo naledi? "Tenía un cerebro minúsculo del tamaño de una naranja y un cuerpo muy esbelto", declaró John Hawks, investigador de la universidad de Wisconsin-Madison y autor de un artículo publicado el jueves en la revista científica eLife. Medía de media 1,5 metros y pesaba 45 kilos.

Sus manos "permiten suponer que tenía la capacidad de manejar útiles", sus dedos estaban muy curvados, mientra que es "prácticamente imposible distinguir sus pies de los de un hombre moderno", precisa un comunicado conjunto de la universidad de Wits, la National Geographic Society y el ministerio sudafricano de Ciencia.

"Sus pies y sus largas piernas indican que estaba hecho para caminar durante mucho tiempo".

Las osamentas exhumadas en Sudáfrica suponen un desafío para los investigadores. Complican un poco más el tablero de los homínidos, pues la especie descubierta presenta tanto características propias de los homínidos modernos como de los antiguos.

"Algunos aspectos del Homo naledi, como sus manos, sus muñecas y sus pies, están muy próximos a los del hombre moderno. Al mismo tiempo, su pequeño cerebro y la forma de la parte superior de su cuerpo son más próximos a los de un grupo prehumano llamado australopithecus", explicó el profesor Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres.

Este descubrimiento podría permitir conocer más sobre la transición, hace unos 2 millones de años, entre el australopithecus primitivo y el primate del género homo, nuestro antepasado directo.

"La mezcla de características del Homo naledi destaca una vez más la complejidad del árbol genealógico humano y la necesidad de llevar a cabo investigaciones más exhaustivas para comprender la historia y los orígenes últimos de nuestras especies", consideró Chris Stringer.

Los investigadores se preguntaron también por las razones por las que las osamentas se encontraban en esta cámara de difícil acceso, en la entrada de una cueva ya conocida. El túnel para acceder a ésta es tan empinado y tan estrecho que sólo los investigadores de cuerpo más menudo consiguieron alcanzar el lugar del hallazgo.

La estancia "siempre ha estado aislada de las otras habitaciones y nunca estuvo en contacto con la superficie", según el comunicado.

"Hemos imaginado varios escenarios, incluyendo la posibilidad del ataque de un carnívoro desconocido, una muerte accidental o una trampa", explicó Lee Berger. "Hemos llegado a la conclusión de que el escenario más plausible es que los cuerpos fueron depuestos voluntariamente en este lugar". Una práctica que "atestigua un comportamiento sorprendentemente complejo para una especie humana 'primitiva'", concluyó el profesor Stringer.

Desde hace años, la "Cuna de la humanidad", zona plagada de cuevas y de fósiles de prehumanos y verdadera mina de información sobre nuestros ancestros, es un tesoro para arqueólogos y paleontólogos. Lee Berger lo asegura: la estancia donde fue hallado el Homo naledi "todavía no ha revelado todos sus secretos, pues podría haber todavía centenares, incluso miles, de fósiles de Homo naledi por exhumar".

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

07 Septiembre 2015

Stonehenge, el monumento prehistórico ubicado en el condado de Wiltshire, en el sur de Inglaterra, es uno de los sitios arqueológicos más visitados del mundo.

Ahora, un equipo de investigadores descubrió que, a menos de 3 km de allí, hay enterrados cerca de 100 monolitos que podrían constituir el monumento neolítico más grande en Gran Bretaña.

Los arqueólogos han estado trabajando en el sitio desde hace cinco años.

Las piedras, de 4.500 años de antigüedad y algunas de 4,5 metros de altura, fueron halladas a cerca de un metro bajo tierra gracias a un sofisticado radar que puede penetrar el suelo.

Según los investigadores, el monumento -que se cree era un sitio ritual- habría sido único y de un tamaño extraordinario.

El equipo ha estado desde hace cinco años trabajando en el terreno para crear un mapa subterráneo del área.

Las rocas formaban parte de un estructura neolítica en forma de C que bordeaba un valle seco, mirando hacia al río Avon.

La hilera de piedras  estaba  de pie, en el borde de la estructura.

"No creemos que haya nada como esto en ningún lugar del mundo", explicó Vince Gaffney, líder del proyecto de investigación de la Universidad de Bradford (Inglaterra).

"Esto es completamente nuevo y la escala es extraordinaria".

Las imágenes de las piedras enterradas las muestran recostadas, pero Gaffney cree que originalmente estaban paradas, y que fueron empujadas más tarde cuando el sitio fue rediseñado por constructores neolíticos.

Las rocas quedaron perdidas bajo tierra y fueron incorporadas como una suerte de borde torpe en el sector sur de lo que se conoce como Durrington Walls, una estructura circular neolítica cerca de Stonehenge.

Redacción: Leo.bo

Fuente: BBCMundo

31 Agosto 2015

El gigante italiano de la energía Eni anunció el hallazgo del yacimiento de gas natural más grande del Mediterráneo en las aguas territoriales de Egipto.

El yacimiento tiene un potencial de 850.000 millones de metros cúbicos y una extensión de casi 100 kilómetros cuadrados, estima la compañía en un comunicado, precisando que ese hallazgo "podrá cubrir las necesidades en gas natural de Egipto durante décadas", tras su desarrollo total.

El ministerio egipcio del Petróleo confirmó el descubrimiento en un comunicado.

El yacimiento fue localizado a unos 1.450 metros de profundidad, en el denominado Bloque Shoruk, precisó Eni.

"Este descubrimiento histórico podrá transformar el panorama energético de Egipto", afirmó el presidente de Eni, Claudio Descalzi, en un comunicado.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

19 Agosto 2015

 "Tire a la basura los libros" y "eslabón perdido" son frases que rara vez se vuelven a escuchar entre los cientificos, pero eso es lo que investigadores de todo el mundo están diciendo sobre el reciente descubrimiento de vasos linfáticos microscópicos que conectan el cerebro con el sistema inmunológico.

Estos vasos fueron encontrados en ratones por accidente por investigadores de la Universidad de Virginia, que publicaron sus resultados en la revista Nature. Si se confirma en los seres humanos, el descubrimiento podría tener profundas respuestas para afecciones como el síndrome de fatiga crónica, el autismo, la esclerosis múltiple y la enfermedad de Alzheimer.

Los vasos linfáticos distribuyen células inmunes a los tejidos para combatir infecciones y sacar un fluido para eliminar los residuos celulares. Este complejo sistema de drenaje se ha encontrado en casi todas las partes del cuerpo humano, pero nunca se había visto -hasta ahora- en el cerebro.

"Nadie sabía que esos 'tubos' estaban allí para sacar la basura del cerebro", contó Jonathan Kipnis, director del Centro para el Cerebro en la universidad y autor principal del estudio, según un artículo del Washington Post. "Este es un gran paso para definir el sistema de vasos linfáticos".

Cuando el cuerpo está luchando contra un invasor extraño, como un virus, el sistema linfático transporta células inmunes al sitio de la infección. A veces, sin embargo, el sistema se pone hiperactivo y ataca el tejido sano, como en el caso de enfermedades tales como artritis reumatoide, esclerosis múltiple y lupus.

Este descubrimiento, según los expertos, también podría abrir nuevas vías de investigación sobre la enfermedad de Alzheimer. Tal vez, por ejemplo, el sistema linfático del cerebro está fallando en eliminar las placas y ovillos tóxicos que son los sellos moleculares de la enfermedad.

"Las soluciones clínicas inmediatas no son tan evidentes", explicó Avindra Nath, director clínico del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares. "Pero comprender lo que sucede en distintos estados de una enfermedad nos acerca para mirarla y estudiarla mejor".

Antes de este descubrimiento, los científicos pensaban que el cerebro tenía su propio ecosistema con una serie de puertas a través del cual la chatarra celular, dependiendo del tamaño de las moléculas, podía ser eliminada.

La publicación de este estudio incluye sólo una imagen del tejido cerebral humano y el equipo investigador está buscando una nueva confirmación de la presencia de vasos linfáticos en el cerebro humano.

En cuanto a por qué el descubrimiento tomó tanto tiempo, Kipnis explicó que sólo se podría haber sabido en estos últimos 10 años gracias a los avances en microscopía. Y aun así, la búsqueda de estos pequeños vasos, compactados entre las tres capas de las meninges, era difícil. "Si uno no sabía dónde buscar, no iba a saber que estaban allí", advirtió.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

04 Agosto 2015

Un túnel más, de los muchos que se han encontrado en la ciudad mexicana de Tijuana, fronteriza con Estados Unidos, y que presuntamente pertenece al cartel de Sinaloa fue descubierto por autoridades policiacas y militares, informaron este martes fuentes castrenses.

Este "narcotúnel" fue localizado el pasado 30 de julio, pero no fue sino hasta el domingo que los elementos castrenses y agentes de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) pudieron incursionar en su interior, tras recibir la orden de cateo emitida por un juez.

Las fuentes indicaron que el túnel parte del interior de una bodega colindante con la frontera con Estados Unidos, la cual fue ubicada en el fraccionamiento Garita de Otay, en el noreste de la ciudad, con base en labores de inteligencia de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR y del Ejército.

El pasadizo tiene una entrada de 1,30 por 1,32 metros, una profundidad de 5,71 metros y una longitud de 126 metros, y se encontraba en proceso de culminación, sin salida en territorio estadounidense.

La bodega se encuentra en la calle José Manuel Salvatierra y en la fachada está pintada la leyenda "Importadora y Exportadora Hega".

Aunque de dimensiones mucho menores, el pasadizo cuenta con rieles, tubería y otras características similares a las del túnel de 1,5 kilómetros de longitud por el que Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, se evadió del reclusorio de máxima seguridad Altiplano I en el Estado de México el pasado 11 de julio.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

27 Julio 2015

Un equipo de expertos estadounidenses ha descubierto tres piezas faraónicas con relieves de hace unos 4.000 años en la provincia de Asuán (sur), informó este lunes el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati

El ministro explicó que las piezas datan del Imperio Medio (2050-1750 a.C.) y fueron halladas en la zona de Wadi al Hudi, a unos 35 kilómetros al suroeste de la ciudad de Asuán, capital de la provincia homónima.

Las piezas están vinculadas con un asentamiento fortificado existente en la zona de Wadi al Hudi y en dos de los tres relieves aparece registrado el año 28 del reinado del faraón Senusart I, de la XII dinastía.

Al Damati indicó que varias de estas inscripciones se han borrado por la acción del tiempo, pero van a ser estudiadas y restauradas.

La zona de Wadi al Hudi tuvo una gran importancia durante el Imperio Medio, ya que contenía varias canteras de amatista que se usaban en la fabricación de joyas.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

 

24 Julio 2015

El descubrimiento en Brasil de un fósil de serpiente con cuatro patas, un espécimen único, sugiere que los ancestros de estos reptiles eran terrestres y no marinos, según un estudio publicado este jueves por la revista científica estadounidense Science.

Esta nueva especie, bautizada Tetrapodophis amplectus, vivió en el Cretácico, hace entre unos 146 y 100 millones de años, y presenta muchos rasgos fisiológicos parecidos a los de las serpientes actuales: morro corto, bóveda craneal alargada, escamas, dientes puntiagudos y una mandíbula muy flexible para engullir grandes presas.

Este reptil tenía, además, una estructura vertebral similar a la de sus descendientes, que permite una flexiblidad extrema, necesaria para apretar a sus presas hasta ahogarlas.

La única gran diferencia de la Tetrapodophis con las serpientes modernas son sus cuatro patas, que aparentemente no servían para desplazarse, sino para atrapar las presas o en la cópula.

Los autores de este estudio revelan también la ausencia de la típica cola larga de reptiles acuáticos como los caimanes, confrontando así la hipótesis de que las serpientes no descienden directamente de ancestros acuáticos.

Los investigadores analizaron las características genéticas y morfológicas de la Tetrapodophis y lo compararon con otras especies conocidas de serpientes.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

22 Julio 2015

Pruebas científicas realizadas a un pergamino del Corán mostraron que el manuscrito es uno de los más antiguos que se conocen y posiblemente data de una época cercana a la del profeta Mahoma, informó el miércoles la Universidad de Birmingham.

El anuncio emocionó a los estudiosos del islam y la comunidad local, que tiene una de las mayores poblaciones musulmanas del país. A raíz de preguntas planteadas por una estudiante de posgrado, se realizaron análisis de carbono radiactivo que fecharon el pergamino en la época del Profeta, que se cree vivió entre 570 y 632.

"Este manuscrito bien pudo haber sido escrito poco después de su muerte", dijo el profesor de Cristianismo e Islam David Thomas, de la Universidad de Birmingham.

"Partes del Corán contenidas en esos fragmentos son muy similares a las del Corán de hoy. Esto tiende a ratificar que el Corán que conocemos es muy similar al que se recopiló en los primeros años del islam".

La tradición musulmana dice que el Profeta recibió las revelaciones entre 610 y 632, pero no las escribió de inmediato. El primer líder después de la muerte de Mahoma, el califa Abu Bakr, ordenó la escritura del libro, y el tercer líder, califa Uthman, la completó en 650.

Los análisis realizados por la Universidad de Oxford indican que el animal del cual fue extraído el pergamino vivía en la época del profeta Mahoma o poco después, dijo Thomas.

"Esto significa que las partes del Corán escritas en este pergamino se pueden fechar, con cierto grado de confianza, menos de dos décadas después de la muerte de Mahoma", añadió.

Las hojas de pergamino contienen pasajes de las suras (capítulos) 18 a 20. Está escrito con tinta en una forma antigua de árabe llamada hijazi.

El texto forma parte desde hace años de la Biblioteca Cadbury de Investigaciones, que pertenece a la universidad. Pero no había sido encuadernado adecuadamente y estaba unido a las páginas de otro manuscrito similar, menos antiguo.

La datación con carbono se realizó después de que la estudiante de doctorado Alba Fedeli descubriera la diferencia en la caligrafía.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

Últimas Noticias

Prev Next

El sueño del bandolero (24)

Una enorme luna llena, color nieve, alumbra el hangar de la vieja compañía Lloyd Aéreo...

Lava jato

Acaban de informar que existen dos aprehendidos por el caso Lava Jato Bolivia, que sería...

Vigencia Evo promulgó la ley del Sistema…

Vigencia Evo promulgó la ley del Sistema Único de Salud

El presidente del Estado, Evo Morales, promulgó ayer la ley del Sistema Único de Salud...