Santa Cruz de la Sierra
16 Marzo 2016

Un equipo científico liderado por el geólogo Hermann Bermúdez encontró en la isla colombiana de Gorgonilla, en el Pacífico, fragmentos del meteorito que hace unos 66 millones de años provocó la extinción de los dinosaurios, informaron hoy fuentes de esa investigación.

“Son evidencias del choque del meteorito, unas partículas milimétricas que son el resultado de cuando chocó el meteorito”, señaló Bermúdez a Efe.

Esos restos, denominados esferulitas, tienen parte del material de la plataforma continental de lo que hoy es la Península de Yucatán que se fundieron con fragmentos del meteorito.

Estas esferulitas tienen dos centímetros de espesor y aspecto similar al de unas canicas, porque son de vidrio.

En el microscopio pueden apreciarse unos pequeños cristales que son del meteorito y que muestran la composición de lo que era.

Al impactar con la superficie del planeta, originó un cráter de 200 kilómetros de diámetro, el Chicxulub, que está en la Península de Yucatán.

El choque ocasionó tsunamis y una catástrofe ambiental que produjo la extinción masiva de especies y el fin de la era de los dinosaurios.

Según detalló Bermúdez, “el hallazgo es único” porque grandes expertos mundiales que colaboraron con él y que “conocen todas las localidades del mundo donde hay evidencia del impacto” aseveraron que “nunca habían visto una preservación como esta”.

Todavía no tienen claro por qué los fragmentos están tan bien conservados, pero sospechan que se debe a que Gorgonilla “estaba muy profundo en el mar” y solo millones de años después emergió a la superficie.

“En otros sitios los materiales estuvieron muy cerca de la superficie desde hace millones de años”, destacó.

Este es también el primero de los fragmentos que se han descubierto en Suramérica, ya que hasta el momento solo se habían hallado secciones del meteorito en el centro y norte del continente.

Eso permitirá, además de conocer mejor de qué estaba formado el meteorito, saber más de lo que sucedía en la región hace 66 millones de años.

Bermúdez señaló que se puso tras la pista de estos restos cuando una compañera le habló de unas muestras que habían encontrado en la isla.

En 2004, el investigador estuvo estudiando acerca del meteorito en la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) y se dio cuenta de que eran muy similares a los de Gorgonilla.

Fue entonces cuando comenzó a trabajar en un proyecto para ir a la isla y “con esfuerzo privado, porque no hay apoyo a la investigación” en Colombia, consiguió formar una expedición.

Finalmente, el año pasado pudo regresar a Gorgonilla en octubre y hacer nuevos análisis en una segunda fase que fue posible de nuevo “más por apoyo internacional”.

“Sería muy bueno que gente como la que esta en (el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación) Colciencias, por ejemplo, le diera un apoyo más grande a la investigación en Colombia”, aseguró Bermúdez.

Sin embargo, agregó con resignación que “ni siquiera” buscaron apoyo “porque se pierde en la burocracia” y subrayó que no guarda “mucha expectativa del asunto”.

Pese a la falta de financiación, el científico espera continuar trabajando para, con base en los restos hallados en Gorgonilla, demostrar que cuando cayó el meteorito hubo un “megaterremoto de magnitud 13 (en la escala de Richter) que sacudió el hemisferio occidental”.

A esa conclusión ha llegado al basarse “en las observaciones de los afloramientos de los cuerpos de roca que hay en Gorgonilla” y que se aprecia que “debajo del depósito donde está la secuencia de roca que está muy deformada”.

“Queremos enlazar esto con otros vectores de México y el sur de Estados Unidos para plasmar la presencia de este terremoto con evidencias de Gorgonilla, donde esta muy bien preservado”, concluyó.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

05 Junio 2015

Su nombre científico es Regaliceratops peterhewsi, pero los paleontólogos que lo han descubierto lo apodan Hellboy. Es un tipo de dinosaurio con cuernos que vivió hace unos 70 millones de años y cuyo rasgo más distintivo es una especie de gola que tiene en el cuello, con forma similar a una corona.

El cráneo de este nuevo dinosaurio, parecido en muchos aspectos al Triceratops, fue localizado hace diez años por un hombre, Peter Hews (en cuyo honor lleva el nombre), que encontró algunos huesos que sobresalían de un acantilado en el río Oldman al sureste de Alberta (Canadá).

Ahora, los paleontólogos Caleb Brown y Donald Henderson lo han presentado en sociedad en un artículo que publica hoy Cell Press Current Biology.

"El espécimen viene de la región geográfica de Alberta, donde no se habían hallado dinosaurios cornudos con antelación, por eso, desde el principio, sabíamos que era importante", relató Brown, del Museo Real Tyrrell de Paleontología en esa ciudad canadiense.

Los coautores del estudio, Brown y Donald Henderson, bautizaron al nuevo dinosaurio como Regaliceratops peterhewsi, en referencia a la especie de gola o volante y al hombre que informó de su existencia el museo.

"Obviamente se trataba de una nueva especie, una inesperada, muchos investigadores en dinosaurios con cuernos que visitaron el museo lo miraron dos veces la primera vez que lo vieron en el laboratorio", señaló Brown, quien recordó que su singularidad es tan obvia que "se podía decir que era una nueva especie sólo con verlo a cien metros".

Lo que hacía inconfundible a este dinosaurio era el tamaño y el aspecto de sus cuernos faciales y la gola, como un escudo, en la parte posterior del cráneo.

Esta nueva especie es similar, en muchos aspectos, al Triceratop, excepto porque su cuerno nasal es más alto, mientras que los dos pequeños sobre sus ojos son "casi ridículamente pequeños".

Pero el rasgo más distintivo es el ornamento del cuello, que Brown describe como un halo de grandes placas pentagonales que se proyecta hacia fuera y con un pico central, el resultado de esos elementos tienen el aspecto de una corona", consideró.

Lo más importante de este ejemplar es, según los autores del estudio, las implicaciones que tiene en la evolución de los cuernos ornamentales de los dinosaurios.

Tradicionalmente los dinosaurios con cuernos se dividen en dos grupos los Chasmosaurus, con un pequeño cuerno sobre la cabeza, otros más grandes sobre los ojos y una larga gola, y los Centrosaurios, que se caracterizaban por un largo cuerno sobre la nariz, dos más pequeños en los ojos y una pequeña gola.

Esta nueva especie es un Chasmosaurus, pero su ornamentación se parece más a la de un Centrosaurio, y vivió tras la extinción de los Centrosaurios, señaló Brown.

Todo sumado, este nuevo ejemplar es el primer ejemplo de una convergencia evolutiva entre los dinosaurios con cuernos, lo que significa que esos dos grupos evolucionaron independientemente con características similares.

Los investigadores esperan encontrar nuevos especímenes de Regaliceratops peterhewsi, mientras trabajan en la reconstrucción digital del cráneo encontrado, pues aunque está intacto, el fósil se ha deformado tras pasar 70 millones de años en las estribaciones de las Montañas Rocosas.

"Este descubrimiento también sugiere que es posible que haya más dinosaurios con cuernos pero que aún no los hemos encontrado, por lo que -señaló Brown- buscaremos otras especies nuevas".

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

12 Febrero 2015

Un estudio de la Universidad Estatal de Oregon determinó que los dinosaurios hervíboros comían comezuelo, un hongo hallado en una muestra de ámbar fosilizado.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Oregon descubrieron restos de cornezuelo, un hongo del que deriva el LSD, en una muestra de ámbar fosilizado fechado en la época Cretácica.

El grupo de investigadores descubrió que los dinosaurios herbívoros se alimentaban hace más de cien millones de años de un hongo del que deriva el LSD, una sustancia alucinógena.

Luego de una serie de análisis, los investigadores determinaron que los restos de la planta contaban con trazas de cornezuelo del Cretácico, que tiene una antigüedad de entre 97 y 110 millones de años. Es decir, época en que la Tierra estaba dominada por dinosaurios.La muestra de hongo, extraída de una mina en Myanmar, se convirtió en la nueva hierba encontrada más antigua hasta la fecha.

El ámbar se forma cuando la savia de un árbol empieza a fluir sobre el elemento, lo que termina preservándolo permanentemente y lo convierte en una piedra semipreciosa.

Redacción Leo.bo

Fuente: La Capital

 

24 Noviembre 2014

Paleontólogos de Corea del Sur han encontrado un fósil completo y en buenas condiciones de un pequeño dinosaurio, el primer hallazgo de este tipo en el país asiático, informó hoy el Instituto Nacional de Investigación del Patrimonio Cultural en Seúl.

El fósil, hallado en una formación geológica del mesozoico en el condado de Hadong, unos 450 kilómetros al sur de Seúl, pertenece a un terópodo de 28 centímetros de altura y 5,7 centímetros de largo con una anchura del cráneo de 2,6 centímetros, según indicó el organismo en un comunicado.

El Instituto apuntó que se trata no solo del primer fósil completo de un dinosaurio terópodo hallado en Corea del Sur sino también de una de las especies más pequeñas descubiertas en este país.

Paradójicamente, este pequeño dinosaurio carnívoro comparte familia con el gran tyrannosaurus rex en el suborden de los terópodos, que vivieron desde hace aproximadamente 228 millones de años hasta hace unos 65 millones de años, y de ellos son descendientes algunas aves actuales.

Además, de los encontrados hasta ahora se trata del "único dinosaurio fosilizado en el que las vértebras permanecen conectadas a las costillas", destacó el Instituto en su comunicado.

A la espera de más datos sobre el nuevo fósil, los paleontólogos surcoreanos han adelantado que investigarán el área en la que se produjo el hallazgo para determinar en qué fase de desarrollo estaba el animal y si estaba relacionado con otros terópodos de los que se han encontrado evidencias en el país.

Hasta ahora los paleontólogos en Corea del Sur sólo habían logrado hallar fragmentos de huesos pertenecientes a terópodos.

En Hadong, en la provincia de Gyeongsang del Sur (sureste del país), también se han hallado restos de otras especies, entre ellos dientes de pterodáctilo y fósiles de Pukyongosaurus, un herbívoro de cuello largo que habitó la península coreana.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Oración

Oración

Mi hijito Sebastián me despierta temprano en la mañana. Una lluvia torrencial azota el viejo...

Añez asegura que convocará a elecciones …

Añez asegura que convocará a elecciones con o sin ayuda de la bancada del MAS

La presidenta del Estado, Jeanine Añez, aseguró hoy que convocará a las elecciones con o...

Empresarios privados reconocen a Áñez y …

Empresarios privados reconocen a Áñez y llaman a recuperar actividad productiva

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) expresó la tarde de este jueves su...