Santa Cruz de la Sierra
14 Noviembre 2016

Entre los tantos actores estadounidenses que no soportan a Donald Trump figura Robert De Niro, quien tras la victoria en las elecciones del magnate dijo bromeando que no descarta mudarse a Italia, país del que tiene la nacionalidad.

"Probablemente deberé trasladarme al Molise", a la localidad de Ferrazzano, precisó De Niro, refiriéndose así a la región del sur de la Península de donde es originaria su familia.

Durante una entrevista en el show televisivo del conductor Jimmy Kimmel, De Niro recordó que tiene el pasaporte italiano y que ya no podrá pegarle a Trump, como había dicho días atrás: "Ahora ya no puedo hacerlo, es el presidente. Respeto su cargo..", afirmó tras añadir que, en cambio, "Barack Obama sí puede hacerlo".

En agosto pasado el actor había declarado que para él Trump estaba "totalmente loco", asegurando que es como el personaje principal de la recordada película "Taxi Driver", el excombatiente con problemas mentales Travis Bickle.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: ANSA

11 Noviembre 2016

El vicepresidente electo, el republicano Mike Pence, se encargará de la transición de la Administración de Donald Trump a la Casa Blanca y se dedicará a diseñar el gabinete del nuevo presidente.

Pese a que Trump dijo en su discurso de victoria la madrugada del miércoles que quiere dar señales de unidad, los primeros nombres que suenan para tomar puestos de importancia en el gabinete son personas que han defendido al presidente electo a ultranza durante la campaña y no tienen perfiles moderados.

Trump escogió al director de su equipo de transición y otros funcionarios este viernes, en su más importante anuncio desde que ganó las elecciones el martes.

Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, será subdirector del equipo. Estará acompañado por el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, el neurocirujano retirado Ben Carson, el teniente general Michael Flynn, el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y el senador por Alabama Jeff Sessions.

En un comunicado del equipo de Trump, se informó que más de una docena de otras personas también asesorarán al presidente electo en temas de transición. Entre ellos están algunos de los hijos de Trump, el presidente del Partido Republicano Reince Priebus y el ex ejecutivo de Breitbart News, Steve Bannon.

"La misión de nuestro equipo es clara: congregar a un grupo de los más cualificados y exitosos líderes que puedan implementar nuestra agenda en Washington. Juntos comenzaremos nuestra tarea urgente de reconstruir el país. Específicamente empleos, seguridad y oportunidades", indicó Trump en un comunicado.

Chris Christie habría sido relevado de la dirección del equipo de transición tras el escándalo durante la campaña electoral, ya que fue el foco de las críticas en un juicio sobre el cierre de un puente que une Nueva Jersey con Nueva York en 2013 por rencillas políticas pese a no sentarse en el banquillo de los acusados.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: ANSA

 

 

11 Noviembre 2016

"Caos", "shock", "crisis de identidad", riesgo de "guerra civil" interna: son las palabras más usadas por los medios estadounidenses para describir el día después del Partido Demócrata.

Una fuerza política que quedó reducida a escombros por la "dolorosa" derrota de Hillary Clinton, que parece marcar el fin no sólo de una dinastía familiar sino también de una época.

El único hoy en romper el silencio fue Bernie Sanders, el senador liberal que había seducido a multitudes de jóvenes pero que se vio obligado a ceder el paso en las Primarias a Hillary Clinton. Su derrota "es una vergüenza para todo el Partido Demócrata", acusó, al tiempo que denunció la "falta de entusiasmo" entre los demócratas como causa principal, y no descartando volver a presentarse en el 2020.

"Cuatro años es mucho, pero no descarto nada", explicó. Todos pensaban que, luego del primer afroamericano en la Casa Blanca, había llegado el tiempo de la primera mujer. En cambio, de un sólo golpe, los demócratas perdieron todo, Presidencia, Cámara de Representantes, Senado, un gran número de gobernadores y parlamentarios locales, incluida la Kentucky House por primera vez en casi un siglo.

Jamás habían tenido tan poco poder desde 1928, según Simon Rosenberg, viejo estratega demócrata. Una erosión sistematica de poder que comenzó durante la presidencia de Obama, a partir de 2010, cuando los demócratas perdieron el control de la Cámara en las devastadoras elecciones de medio término de 2010, su peor derrota desde la Gran Depresión.

Ahora necesitan encontrar un nuevo liderazgo, refundar el partido, plasmar su nueva alma, trazar su nueva frontera, redescubrir las raíces del New Deal para recuperar el electorado perdido y construir una coalición duradera, como la de Franklin Roosevelt. La de Barack Obama -jóvenes, minorías a partir de negros y clase media- parece haberse agotado con él, sin propiedad transitiva hacia otros candidatos demócratas, a partir de Hillary, que representaba un retorno al pasado después de un presidente joven e innovador.

Obama está destinado a salir de la escena del partido, aunque conservará una fuerte influencia. Con él se irá toda la vieja guardia, desde Joe Biden hasta John Kerry.

Probablemente digan adiós también los líderes de las minorías demócrata de la Cámara, Nancy Pelosi, y del Senado, Harry Reid.

También la presidencia del partido tendrá que buscar la renovación, luego de la renuncia de Debbie Wasserman Schultz, envuelta en revelaciones de Wikileaks por su hostilidad hacia Bernie Sanders.

No está claro quién será el nuevo líder aún. Sanders parece ser demasiado viejo, y podría tener alguna posibilidad Tim Kaine, el vicepresidente de Clinton, pero corre el riesgo de ser asociado a una candidata derrotada.

Lo que es seguro es que la debacle de Hillary dará más fuerza al ala liberal del partido, la representada por Sanders y por Elisabeth Warren.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: ANSA

11 Noviembre 2016

El papa Francisco no quiso entregar un juicio personal sobre el presidente electo de Estados Unidos Donald Trump en una entrevista el viernes y dijo que solo está interesado en el impacto de las decisiones de los políticos en los pobres.

Al ser consultado sobre qué piensa del magnate inmobiliario que el martes ganó la elección presidencial estadounidense, el pontífice argentino dijo al diario italiano "La Repubblica": "No hago juicios sobre personas y políticos, solo quiero entender qué sufrimiento causan sus conductas a los pobres y excluidos".

El papa Francisco también afirmó que su mayor preocupación en este momento es por los refugiados e inmigrantes y dijo que "debemos derribar los muros que dividen".

Este año, el papa Francisco sugirió que la postura de Donald Trump sobre la inmigración, que incluye una promesa de campaña de construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México para mantener fuera a los inmigrantes ilegales, "no era cristiana".

Un portavoz del Vaticano afirmó posteriormente que no se trataba de un ataque personal. El miércoles, el diplomático de más alto rango de la Santa Sede deseó suerte al Gobierno de Donald Trump y afirmó que rezará para la "iluminación" del presidente electo.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

11 Noviembre 2016

Corea del Norte advirtió que el presidente estadounidense electo Donald Trump y su futuro gobierno tendrán que tratar con un "Estado nuclear", y calificó los intentos estadounidenses de desnuclearización de "ilusión obsoleta".

"Si hay algo que el Gobierno de Obama hizo (….) es poner en grave peligro la seguridad del continente americano", escribe el diario del partido único en un editorial.

"Llega al nuevo Gobierno la carga de tener que hacer frente al Estado nuclear del Juche", la doctrina ideológica norcoreana centrada en la noción de "autosuficiencia", añade el Rodong Sinmun.

Desde hace un tiempo se elevan cada vez más voces para pedir a Washington un cambio en el trato con Corea del Norte.

El coordinador de los servicios de inteligencia estadounidenses James Clapper declaró a finales de octubre que tratar de convencer a Pyongyang de que renuncie a su programa nuclear está abocado al fracaso.

Bajo la presidencia de Barack Obama, Washington se mostró inflexible en el rechazo a una Corea del Norte nuclear, lo que supedita todo diálogo a un compromiso, verificable, del país con la desnuclearización.

El diario norcoreano cita los comentarios de James Clapper y se apoya en ellos para estimar que existe un consenso general para aceptar a Corea del Norte como Estado nuclear.

Los responsables estadounidenses "deben tomar nota de las declaraciones de Clapper. Las esperanzas estadounidenses de desnuclearización de Corea del Norte son una ilusión obsoleta".

Donald Trump no ha especificado durante la campaña cuál será su política con relación a Corea del Norte, pero dio a entender que estaba abierto a entablar negociaciones con el dirigente norcoreano Kim Jong-Un.

"Si viniera aquí, lo aceptaría", dijo en junio a sus seguidores en Atlanta.

Desde su primera prueba nuclear de 2006, Corea del Norte sufrió cinco tandas de sanciones de la ONU.

Después del quinto ensayo nuclear de septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU debate nuevas sanciones.

Kim Jong-un supervisó un ejercicio de artillería cerca de la conflictiva frontera marítima con el Sur, en lo que se considera una nueva demostración de fuerza militar frente a Seúl y Washington.

El dictador visitó el destacamento de defensa de la isla de Mahap a escasos kilómetros de la Línea Límite del Norte del Mar Amarillo, escenario de numerosos choques armados entre ambas Coreas en los últimos años.

Tras instar a las tropas a mantenerse preparadas para el combate, Kim ordenó y supervisó un ejercicio de artillería que fue completado con éxito, informó la agencia estatal KCNA en un comunicado sin especificar la fecha de la inspección.

Se trata de la segunda visita del líder norcoreano a instalaciones militares en esta semana -una frecuencia superior a lo normal- en la que la actualidad internacional ha estado marcada por la elección de Donald Trump.

Expertos en Corea del Sur han destacado que el régimen trata de mostrar su fuerza militar y la capacidad de liderazgo de Kim Jong-un en un momento en que podrían producirse cambios en las políticas de defensa y seguridad de los EEUU en la región del nordeste de Asia.

Los EEUU mantienen 28.500 efectivos en Corea del Sur, y se compromete a defender a su aliado en caso de conflicto con el Norte como herencia de la Guerra de Corea (1950-1953).

Donald Trump prometió durante su campaña que exigiría a Corea del Sur renegociar este acuerdo de defensa, ya que hace perder miles de millones de dólares a los EEUU cada año.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

11 Noviembre 2016

El interés por presionar una secesión de California de Estados Unidos se disparó desde que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales, el martes pasado.

La campaña “Sí California” promueve un referéndum por la independencia y apoya la salida constitucional del estado de Estados Unidos.

Luego de que se conoció que el 60% de los votantes del estado apoyaron a la candidata perdedora, Hillary Clinton, el movimiento ha suscitado un renovado interés.

“Como la sexta economía más fuerte del mundo, California es más poderosa económicamente hablando que Francia y tiene una población más grande que Polonia. Punto por punto California se puede comparar y compite con países, no solo con los otros 49 estados”, se lee en la página web de la campaña.

El término #calexit surgió de la exitosa campaña del “brexit”, que logró que se votara por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La campaña “Sí California” fue considerada marginal en el pasado, pero se convirtió en tendencia en las redes sociales este miércoles en la noche.

Quienes la apoyan proponen que se realice un referéndum sobre el tema en el 2019, en el que se les pregunte a los votantes si están de acuerdo con que California se convierta en un país independiente. Es una manera, sobre todo, de calibrar el interés de los californianos por el tema.

Por supuesto, una secesión es altamente improbable. Otros políticos han hablado antes de la necesidad de que algunos estados se separen de Estados Unidos, en vano. El exgobernador de Texas Rick Perry sugirió que ese estado debía independizarse en el 2009, durante el efímero ascenso del Tea Party. Pero su idea nunca consiguió apoyo.

De todas maneras, cientos de protestantes -la mayoría de ellos latinos- llegaron al Ayuntamiento de Los Ángeles el miércoles en la noche coreando “Sí se puede”, un grito que durante mucho tiempo movilizó a la Unidad de Campesinos del país (United Farm Workers).

Activistas cantando #NotMyPresident (no es mi presidente) se tomaron las calles de decenas de ciudades, de costa a costa, para protestar por los resultados de la elección que dejaron al magnate y exestrella de los reality shows como el próximo presidente de Estados Unidos.

Las autoridades calcularon que miles de personas se acercaron a la Torre Trump de Nueva York, por ejemplo, para sentar su voz de protesta por las posiciones del presidente electo sobre los inmigrantes y el orden público, entre otros temas.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: CNN

10 Noviembre 2016

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, recibirá este jueves a su próximo sucesor, Donald Trump, en la Casa Blanca para limar asperezas e iniciar la transición del cargo luego de intercambiar duras acusaciones durante meses en una agitada campaña electoral.

El magnate visitará al mandatario en el Despacho Oval a las 11 a. m. (hora local, 16 GMT), mientras que Michelle Obama recibirá a la próxima primera dama, Melania Trump, en la residencia de la Casa Blanca.

Obama, quien participó activamente en los actos de Hillary Clinton, especialmente durante la última semana, acusó enérgicamente a Trump de no estar preparado para la presidencia y de no tener el carácter que necesita el puesto.

En tanto, el republicano ha prometido modificar o borrar del mapa los programas más emblemáticos del líder demócrata, como la reforma del seguro de salud (conocido Obamacare), la lucha contra el cambio climático (con su propuesta de "anular" el acuerdo de París alcanzado a fines de 2015), o el acuerdo de libre comercio de Asia-Pacífico (TPP).

Sin embargo, tras el sorpresivo resultado, ambos moderaron su tono. Aunque Obama reiteró que mantiene "diferencias significativas" con el magnate, afirmó que lo "alentó" la conversación telefónica que mantuvo con Trump tras la elección por su deseo de unir al país. En ese sentido, subrayó que "una transición pacífica del poder es el pilar de la democracia".

El proceso, regulado por el Presidential Transition Act de 1963 y dos enmiendas posteriores de 1998 y 2000, comienza el día siguiente a la elección y concluye dos meses y medio más tarde, el 20 de enero, fecha en la que Trump asumirá el mandato y Obama se despedirá del cargo.

La última vez que se realizó la transición, entre George W. Bush y el actual mandatario, se produjo con cordialidad y colaboración, en un contexto complicado por la abrupta crisis financiera. Sin embargo, en otras ocasiones se han registrado climas de tensión e incluso algunas bromas pesadas.

Según informó el portal MSNBC, funcionarios y personal de la gestión saliente de Bill Clinton dejaron graffitis obscenos en algunas paredes de la Casa Blanca, cortaron cables telefónicos y vandalizaron algunos teclados de las oficinas.

Durante los días de transición, el presidente entrante elige las personas que formarán su gabinete, el equipo encargado de marcar el rumbo de la política nacional durante los cuatro años siguientes. Se espera que Trump elija a colaboradores que mostraron su lealtad durante la campaña.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

10 Noviembre 2016

La fina lluvia que durante la tarde bañó la isla de Manhattan no impidió que varios centenares de neoyorquinos, como la profesora Julia Dunn, se echaran a la calle en varios puntos de la ciudad de los rascacielos para expresar su frustración con la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.

Cuenta que llevaba varios días nerviosa y que esperaba que ese estrés se hubiera aliviado viendo a Hillary Clinton romper el techo de cristal. La imagen se replicó en una decena de ciudades del país, donde el descontento, el miedo y la ansiedad cobró la forma de un gran grito de liberación por las calles.

Los manifestantes neoyorquinos, muchos de ellos simpatizantes de Bernie Sanders, empezaron a congregarse a hora punta de salida del trabajo en dos puntos simbólicos de la metrópoli.

El primero, el más pequeño, lo hizo en Columbus Circle, en la puerta de entrada a Central Park que mira al rascacielos Trump International. El segundo, más concurrido, lo hizo en Union Square, desde donde inició una marcha por la calle Broadway hasta la Trump Tower en la Quinta Avenida, el cuartel general del magnate y centro de su imperio.

“No es mi presidente”, gritaban los participantes durante la movilización, que transcurrió sin incidentes más allá del trastorno en el tráfico. También había activistas del movimiento “Black lives matter” y de la Answer Coalition. “Trump es racista, sexista y anti-gay”, comentaba una de las participantes. “Pensé que íbamos a celebrar la victoria de Hillary”, comentaba Mario, incrédulo. El magnate, pese a ser el segundo presidente nacido en Nueva York, no es querido.

En el metro, el único lugar en la ciudad donde realmente no hay diferencias de clases ni de ideologías, se pudo respirar el aire tenso que se adueñó la madrugada del miércoles de Nueva York. Muchas caras largas mientras pegaban incrédulos los ojos en las pantallas de los móviles. Los residentes se hacen una pregunta. ¿Y ahora qué?. La respuesta, como dicen los manifestantes, “es apoyarnos los unos a los otros para intentar dar sentido a esta locura”.

La protesta tomó la intersección de la calle 57 con la Quinta Avenida. “Estaremos aquí hasta que haga falta”, comentaba una joven que expresaba su miedo por un espiral del racismo y de las deportaciones de inmigrantes, “me aterroriza lo que está pasando en este país”. No compra el discurso de Donald Trump, en el que decía que había llegado el momento de consolidar la unidad de todos los estadounidenses y de sanar las heridas abiertas durante la campaña electoral.

Hillary Clinton se impuso a Donald Trump en todos los condados de la ciudad de Nueva York, salvo en Staten Island. La demócrata también ganó en el conjunto del Estado por un margen de dos a uno. La presencia policial estos días es importante en los edificios que lucen el nombre del magnate por todo Manhattan. La Trump Tower es literalmente un bunker. También esta mañana, estudiantes de varias universidades en las dos costas de los Estados Unidos, como las de Connecticut y California.

Las protestas se replicaron en las ciudades de Filadelfia, Washington, Boston, Seattle, Oakland y Los Ángeles, donde los manifestantes han llegado a colapsar una autopista. También en el centro de Chicago, donde varios centenares se congregaron frente al hotel de Trump al grito de “No Ku Klux Klan, No racismo en EE UU”. Como en Nueva York, la policía se vio obligada a cerrar varias calles para intentar dirigir a la masa. Durante la mañana del miércoles, un grupo de estudiantes latinos se plantó ante la escalinata del ayuntamiento de Los Ángeles.

“Los inmigrantes han hecho América grande”, se podía leer en las pancartas. Por el momento no se ha informado de detenciones o violencia. En torno a unas 400 personas, se manifestaron este miércoles en las calles de Austin, capital de Texas, en contra del resultado electoral de ayer. Los manifestantes, en su mayoría estudiantes de la Universidad de Texas en Austin (UTA), recorrieron la capital tejana desde el campus hasta el Capitolio Estatal, por la avenida Congress, coreaban consignas como: "Trump es racista", y la frase en español "Sí se puede, sí se puede".

Como comentaban los manifestantes en Nueva York, "es increíble que en un país como EE UU esté pasando algo como esto". Horas después de que se conocieran los resultados, el área de la Bahía de California registró protestas durante la madrugada. Manifestantes quemaron una imagen de Trump, rompieron vitrinas e incendiaron basura y neumáticos en el centro de Oakland, situada en el área de la bahía de San Francisco. A pocos kilómetros, estudiantes de la Universidad de California en Berkeley realizaban protestas en el campus.

La confusión de los ciudadanos, en un país tan diverso, es enorme. También había manifestaciones en la Universidad de California en Davis, donde los estudiantes bloquearon calles y marcharon, entonando consignas contra Trump y diciendo "Tú no eres Estados Unidos, nosotros somos Estados Unidos", según publicaciones en Twitter. Un manifestante en Oakland fue golpeado por un vehículo durante el bloqueo de una autopista, según reportes de medios locales.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Está prófugo-Fiscal pide a farmacéutico …

Está prófugo-Fiscal pide a farmacéutico que se entregue a la policía

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen y la Fuerza Especial de Lucha Contra...

Habrá una gran variedad de productos-120…

Habrá una gran variedad de productos-120 Mypes estarán en la primera feria del segundo aguinaldo

La feria del 15% del segundo aguinaldo, que se realizará mañana en la capital cruceña...

Personas con capacidades especiales-Obse…

Personas con capacidades especiales-Observan la forma de calificación del porcentaje de discapacidad

La Federación de Personas con Discapacidad observó la forma como los profesionales del Comité Departamental...