Santa Cruz de la Sierra
18 Noviembre 2015

La estrella de televisión Kim Kardashian tiene los dedos tan hinchados por culpa de su segundo embarazo que se ha tenido que quitar la alianza de boda y el anillo de compromiso que le regaló su marido, el rapero Kanye West.

"Estas manos gordas... ya no me cabe ni el anillo", confiesa Kim a su amigo Jonathan Cheban en un vídeo publicado en su página web oficial, en el que también se queja de la "papada" que le ha salido.

Kim también se siente avergonzada del tamaño de sus tobillos. "No enseñes los tobillos porque la gente quiere verlos todos los días", le comenta Jonathan, a lo que ella responde: "No creo que quieran verme los tobillos... Tengo puestas unas chanclas y casi no me caben".

Pero los trastornos físicos que le ocasiona su estado no es lo único con lo que tiene que lidiar la protagonista de 'Keeping Up with the Kardashians', que también tiene que atender a su hija de 2 años, North.

"Me desperté a las cuatro de la mañana porque North me llamó diciendo: 'Mamá, ven a dormir conmigo'. Creo que ella es consciente [de que estoy embarazada], por lo que fui a su habitación a las 4 de la mañana y me dormí con ella".

Redacción: Leo.bo

Fuente: Teleshow

28 Agosto 2015

A Mariah Carey no le molestan los comentarios de que está pasada de peso.

La cantante compartió con sus seguidores algunas imágenes de su instancia en Malibu, y presumió todas sus curvas en la red social.

Se dice que la artista se someterá muy pronto a una cirugía de bypass gástrico para ayudarla en su pérdida de peso.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Labotana.com

13 Mayo 2015

Sonriendo con su novia en el Central Park de Nueva York. Así posó Paul Mason, quien una vez fue el hombre más gordo del mundo, tras quitarse 25 kilogramos de exceso de piel de su cuerpo.

El británico de 54 años llegó a pesar 445 kilogramos y, con un fuerte tratamiento, perdió 292 kilogramos en cinco años. Entonces, los cirujanos en Nueva York decidieron eliminar los pliegues antiestéticos después de su dramático cambio, llevando su peso hasta los 127 kilogramos.

Pocos días después de la intervención, fue capaz de dar un paseo de corta distancia a través de la ciudad estadounidense con su pareja, Rebecca Mountain.

El cartero de Ipswich, Suffolk, quedó más delgado después de un bypass gástrico en 2010, pero el Servicio Nacional de Seguridad (NHS) de Reino Unido se negó a darle una operación para extirpar el exceso de piel.

Casi la mitad de la piel eliminada era de la pierna derecha de Mason, quien la describió como el "delantal" que cubría su torso. "La operación supuso la eliminación del exceso de piel restante de la operación de pérdida de peso. Sin duda las cosas han mejorado para mí", explicó.

"Puedo moverme de forma mucho más fácil. Levantar la pierna se siente como levantar una pieza finísima de papel en vez de un tronco de árbol". Aclaró que todavía necesitaba otra cirugía para retirar el exceso de piel en otras partes de su cuerpo, incluyendo los brazos. "Pero sin duda la vida ha mejorado".

Después de años de vivir en Suffolk, Mason voló a Orange, cerca de Boston, en septiembre pasado a vivir con su novia, Rebecca Mountain, a quien conoció por internet. En 2013, el británico apareció en televisión para contarle al mundo de su floreciente relación con ella.

La gordura de Mason comenzó a crecer cuando tenía 20 años, con la muerte de su padre y el deterioro de la salud de su madre.

Dejó su trabajo como cartero cuando no tuvo suficientes fuerzas como para terminar su ronda. A medida que su peso se disparó, comenzó a ser incapaz de pararse o caminar, antes de quedar postrado en cama y ser atendido a tiempo completo por cuidadores.

Los bomberos tuvieron que derribar la pared frente a su casa para que pudieran introducir una carretilla elevadora y ponerlo en una ambulancia cuando necesitaba una operación de hernia en 2002. Luego, Mason obtuvo una vivienda especialmente diseñada con puertas extra anchas para que pudiera moverse.

En el apogeo de su adicción a la comida, consumía un paquete completo de tocino, salchichas y cuatro huevos con pan y croquetas de papa para el desayuno.

Redacción: Leo.bo                          

Fuente: AFP

27 Abril 2015

Este concurso rompe esquemas en Paraguay donde el 57,6 % de la población sufre de sobrepeso u obesidad. El premio a la ganadora de Miss Gordita es un tratamiento con uno de los mejores nutricionistas de Paraguay.

Raquel Jiménez, de 24 años fue la ganadora del concurso de este año. Tendrá acceso a un programa de un año de ejercicio en un buen gimnasio de Asunción. Las 13 seleccionadas fueron jóvenes que pesan entre 70 y 130 kilos.

Durante varios meses, estas jóvenes recibieron clases de belleza, además de charlas de un nutricionista y una psicóloga. "Queremos elevar el autoestima de las chicas, generar un cambio de actitud, de postura más fuerte y de vida más saludable, con ejercicio y buena alimentación", explicó a Efe el creador del concurso, Mike Beras. El concurso 'Miss Gordita' busca terminar con ese tipo de discriminación.

"Nosotros abogamos por la inclusión de la mujer independientemente de su cómo es su cuerpo, pero además promocionamos un modo de vida saludable, con una buena alimentación y ejercicio para concienciar a la gente a que cuide su salud", añadió el creador del concurso.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

08 Abril 2015

¿Quién, a la hora de pedir un refresco, no se lo ha pensado dos veces y ha optado finalmente por uno sin azúcar? La práctica, tan habitual en estas fechas, suele realizarse para no coger esos kilitos de más tan molestos con la llegada del verano. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Texas ha desvelado que estas bebidas no son tan poco calóricas como parecen, pues provocan que el perímetro de cintura y la grasa abdominal aumenten a medio y largo plazo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores llevaron a cabo una investigación con 749 estadounidenses (de origen mexicano y europeo) durante nueve años. En este tiempo, dividieron a los sujetos en «bebedores habituales de refrescos», «bebedores ocasionales de refrescos» y contrarios a este tipo de bebidas. A su vez, realizaron un seguimiento exhaustivo del tipo de bebidas que ingerían (si eran o no «light», es decir, si contaban o no con azúcar).

Tras el paso de casi una década, los expertos analizaron los datos obtenidos de los menos de 500 supervivientes restantes y determinaron, en primer lugar, que aquellos que habían bebido un refresco «light» al día durante esos nueve años contaban con una cintura con un perímetro 7,62 centímetros mayor que al principio. Esta cifra contrasta con la de aquellos que sólo ingirieron este tipo de bebidas ocasionalmente (con un aumento de 5,08 centímetros) o nunca (2,54 cm). La cifra preocupa a los investigadores, pues muchos refrescos de este tipo suelen usarse como sustitutivos de los azucarados en las dietas.

Por otro lado, los expertos también han señalado que aquellos que beben regularmente refrescos «light» sufren también un aumento severo de la grasa abdominal. «El aumento fue tres veces mayor en los consumidores diarios de refrescos sin azúcar que en aquellos que no los tomaron», explica el estudio (recogido por la versión digital del diario «Daily Mail»).

A su vez, investigadores como Sharon Fowler (presente en el estudio) han determinado que las bebidas gaseosas «light» podrían estar también asociadas con un mayor riesgo de diabetes, infarto de miocardio, obesidad y accidentes cerebrovasculares (algo que concuerda con lo explicado por varios estudios previos).

Todos los datos obtenidos han sido, además, relacionados y ajustados en base al tamaño inicial de la cintura, el nivel de ejercicio de la persona estudiada, su dieta, si fumaba o no y, finalmente, si padecía diabetes.

«Incluso cuando ajustas las cifras, te das cuenta de los efectos que los refrescos “light” tienen en el aumento de la circunferencia de la cintura. Estamos tratando de proporcionar una base científica para que la sociedad tome decisiones importantes para mejorar su salud», señala el Dr. Hazuda, el principal autor de la investigación.

Redacción Leo.bo

Fuente: Abc.es

06 Enero 2015

"Esta pastilla es como una comida imaginaria", explicó el director del Laboratorio de Expresión Génica de Salk, en Estados Unidos, Ronald Evans, autor del estudio publicado hoy en la revista Nature Medicine.

La píldora, probada hasta ahora en ratones, "envía el mismo tipo de señales que normalmente se producen cuando ingieres mucha comida, de manera que el cuerpo empieza a dejar espacio libre para almacenarla, pero no hay calorías ni cambios en el apetito", señaló.

El equipo de investigación ya está trabajando para poner en marcha ensayos clínicos con humanos para probar la eficacia del nuevo compuesto en el tratamiento de la obesidad y las enfermedades metabólicas.

El compuesto de fexaramina no se disuelve en la sangre como los supresores del apetito o los medicamentos para dieta con base de cafeína, sino que se queda en el intestino, lo que provoca menos efectos secundarios, según el estudio.

El laboratorio de Evans dedicó casi dos décadas a estudiar el receptor X fernesoide (FXR), una proteína implicada en la liberación de ácidos biliares del hígado, la digestión del alimento y el almacenamiento de grasas y azúcares.

El cuerpo humano activa el FXR al comienzo de la comida para prepararse ante la llegada de alimento, de manera que no sólo dispara la liberación de ácidos biliares para la digestión, sino que modifica los niveles de azúcar en sangre y hace que el cuerpo queme algunas grasas.

Las compañías farmacéuticas ya han desarrollado medicamentos sistémicos que activan el FXR para tratar la obesidad, la diabetes, enfermedades del hígado y otras metabólicas, pero ese tipo de medicamentos afectan a diversos órganos y producen efectos secundarios, según el artículo.

Evans se planteó si activar el FXR sólo en el intestino, en lugar de en intestino, hígado, riñones y glándulas suprarrenales a la vez, podía tener un resultado diferente.

Así, desarrollaron un compuesto de fexaramina que al ser administrado oralmente sólo actuaba en el intestino, sin llegar a pasar al torrente sanguíneo, de manera que disminuía los efectos secundarios y lo hacía más eficaz para frenar el aumento del peso.

Cuando los científicos administraron a ratones obesos una pastilla diaria durante cinco semanas, estos dejaron de ganar peso, perdieron grasa y disminuyeron sus niveles de azúcar en sangre y de colesterol, en comparación con los animales no tratados.

Dado que el compuesto de fexaramina no llega al torrente sanguíneo es posible que sea más seguro en los humanos que otros medicamentos que tiene como objetivo activar el FXR, agrega el estudio.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Infobae.com

18 Diciembre 2014

La mayor parte de la grasa que una persona pierde al adelgazar se expira a través de los pulmones como dióxido de carbono, según un estudio realizado por científicos australianos.

El jefe de la investigación, el físico Ruben Meerman, descubrió al analizar la bioquímica de la grasa que el 84 por ciento de los átomos de grasa son exhalados como CO2 y el restante 16 por ciento se pierde en forma líquida, reporta la cadena local ABC.

Si bien la fórmula de la grasa, que se conoce desde la década de 1960, es una mezcla de carbono, hidrógeno y oxígeno, nadie había cuantificado exactamente qué pasa con todos los átomos de grasa que se queman con los ejercicios.

Se sabía que el carbono se convierte en dióxido de carbono y que los otros elementos, como el hidrógeno se convertirán en agua, "aunque no se sabía qué pasaba con los átomos de oxígeno que son parte de la molécula de grasa", señaló el físico australiano.

Tras cuatro meses de investigaciones, Meerman, quien también es presentador del programa Catalyst de la ABC, y su compañero Andrew Brown, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, descubrieron un artículo científico publicado en 1949 que solucionó este enigma.

Este mostraba que los átomos de oxígeno eran compartidos entre el dióxido de carbono y el agua en una proporción de 2 a 1, lo que supone que por cuatro átomos de oxígeno que son exhalados, dos son excretados en los fluidos corporales como el sudor, las lágrimas y la orina.

Este dato les dio a Meerman y Brown la cifra final de 84 por ciento de átomos de grasa exhalados como dióxido de carbono y el restante 16 por ciento como agua.

El análisis también mostró que por cada 10 kilogramos de grasa perdida u oxidada, el cuerpo necesita 29 kilogramos de oxígeno adicionales, agregó la fuente. El estudio también muestra que se pierde una mínima cantidad de peso como CO2 exhalado en un día sedentario típico.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: EFE

12 Diciembre 2014

Bajar de peso es un gran problema para millones de personas de todo el mundo. Sin embargo, hay momentos en que el apetito gana y se termina ingiriendo más de lo debido. Esto podría acabar. Un grupo de investigadores han desarrollado un ingrediente, que mezclado con los alimentos, producen un efecto de llenura en el estómago.

Miembros del Imperial College de Londres y la Universidad de Glasgow señalan que las pruebas en humanos han mostrado resultados exitosos, demostrando que este ingrediente, llamado Inulina-Propionato de Etilo (IPE), es una opción viable para bajar de peso. Las conclusiones han sido publicadas en la revista Gut.

Este ingrediente contiene propionato, un compuesto orgánico que favorece en el intestino la liberación de una hormona que reduce la sensación de hambre.

El propionato es producido naturalmente en el organismo cuando la fibra dietética es fermentada por microbios en el intestino. Lo que hace este nuevo ingrediente es ingresar al cuerpo cantidades mayores de este compuesto. Generando así, una perdida rápida de apetito.

“Este estudio muestra signos alentadores de que complementar la dieta con el ingrediente que hemos desarrollado evita el aumento de peso en personas con sobrepeso. Estamos explorando a qué tipo de alimentos se podría añadir, pero algo así como pan o batidos de fruta podría funcionar bien”, declara Gary Frost, líder de la investigación.

Para probar su efectividad, se reunió a 20 voluntarios con sobrepeso, los cuales fueron divididos en dos pisos. A uno se le dio IPE en polvo en sus comidas, mientras que el otro tuvo fibra dietética.

Los resultados mostraron que las personas que ingirieron IPE comieron un 14% menos que el otro grupo. Además, mostraron tener una mayor cantidad de hormonas de reducción de apetito en el cuerpo.

En una siguiente prueba, utilizaron a 60 persona con sobrepeso durante 24 semanas, a la mitad le dieron IPE y a la otra fibra dietética.

Lo sorprendente fue que ninguno de los que ingirió el ingrediente ganó más del 5% de peso corporal, a diferencia del otro grupo, en el cual seis miembros superaron ese porcentaje. Además, los que tuvieron IPE en sus comidas tenían menos grasa en el abdomen y en el hígado.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Abc.es

Últimas Noticias

Prev Next

Una mujer en Montero-Por apuñalar a su c…

Una mujer en Montero-Por apuñalar a su concubino sería acusada por homicidio

Verónica Céspedes Medina, de 42 años, podría ser acusada de homicidio o asesinato por apuñalar...

Sector exportador cruceño-Proyectan que …

Sector exportador cruceño-Proyectan que exportaciones crecerán 10,9% esta gestión

Durante la gestión 2018, Bolivia llegará exportar $us 9,095.4 millones, registrando un crecimiento de 10,9%...

Está registrado en el MAS-Fiscalía cree …

Está registrado en el MAS-Fiscalía cree que hubo error en el registro de Lanchipa

El Ministerio Público negó ayer viernes que el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, se...