Santa Cruz de la Sierra
10 Mayo 2018

¿Es posible tener un peso saludable y sin embargo tener demasiada grasa por dentro?

Sushi es una británica de 29 años, periodista de la BBC, que se considera de tamaño medio y goza en general de buena salud.

Tiene una talla 12 de ropa y cree que lleva un estilo de vida normal, medianamente saludable.

Hace ejercicio con cierta frecuencia en verano, cuando corre en el gimnasio, pero admite que en invierno lo que le gusta es “hibernar”.

“Me gusta pensar que soy una persona saludable por fuera. Pero la verdad es que no sé qué hay debajo de mi piel”, dijo.

Una sorpresa escondida

Cuando Sushi recibió los resultados de la prueba con escáner DEXA, que se hizo en una clínica privada londinense, se llevó una buena sorpresa.

Este tipo de escáner, con un tipo de Rayos X especial, se utiliza habitualmente para hacer densitometrías óseas, que miden la densidad de los huesos para estimar el riesgo de osteoporosis.

En este caso, se utilizó para medir el porcentaje de grasa y de músculo en el cuerpo de Sushi, así como para analizar su distribución.

 “Puede que te sientas bien y tengas un buen aspecto por fuera pero por dentro podrías tener grasa visceral, que es una grasa interna que es peligrosa porque es la que está alrededor de los órganos y está vinculada a enfermedades como la diabetes de tipo 2″, le dijo Philip Chant, director de Bodyscan.

De acuerdo al referente tradicional de peso, el Índice de Masa Corporal (IMC), Sushi tiene un ligero sobrepeso.

Normalmente se considera que una persona con un IMC entre 18,5 y 24,9 tiene un peso saludable.

Sin embargo el IMC no ofrece información sobre la cantidad o distribución de la grasa que una persona tiene, factores que pueden tener un efecto para la salud.

Después de analizar la “grasa escondida” de Shushi, Phil le dijo que su cuerpo tenía “más del doble de la grasa visceral estimada para una mujer de su edad”.

¿Cuánta grasa visceral es “normal”?

Según información de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en la mayoría de la gente el 90% de la grasa corporal es subcutánea, el tipo de grasa que está justo debajo de la piel.

Si te tocas la barriga esa grasa que se siente blanda también es subcutánea.

El 10% restante, considerada visceral o intra abdominal, está “escondida” fuera de nuestro alcance, por debajo de la pared abdominal.

Se encuentra en los espacios que rodean al hígado, a los intestinos y a otros órganos.

También se almacena en el omentum, que es una especie de cortina de grasa abdominal que se extiende como si fuera un delantal por debajo de los músculos abdominales.

Ese omentum se vuelve más duro y grueso cuanta más grasa acoge.

Aunque la grasa visceral solo representa una pequeña proporción del total de grasa corporal, es un factor clave para ciertos problemas de salud.

¿Por qué es más peligrosa la grasa visceral?

Según el servicio de salud pública de Reino Unido, (NHS por sus siglas en inglés), hay muchas evidencias científicas que confirman el vínculo entre tener un exceso de grasa visceral y el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes del tipo 2.

Hay evidencias más recientes que también vinculan la grasa visceral a un aumento del riesgo de cáncer, sin embargo todavía se desconoce cuál es el mecanismo biológico exacto por el que eso ocurre.

Además la acumulación de grasa en el hígado puede causar alteraciones metabólicas como la resistencia a la insulina.

La grasa visceral tiende a relacionarse con una mayor “obesidad central“, es decir, con una cintura más grande y una mayor grasa abdominal.

Según el NHS, varios estudios han demostrado que tener más grasa alrededor de la cintura puede ser más dañino que tenerla en otras áreas del cuerpo, como las piernas o las caderas.

La grasa central o abdominal ha sido asociada también a la inflamación, a un mayor riesgo de diabetes y a niveles más elevados de colesterol.

Por eso cada vez más se utiliza más como un indicador de salud el tamaño de la circunferencia de la cintura y su proporción con el tamaño de la cadera.

¿Quién tiende a tener más grasa visceral?

La composición y la distribución de la grasa varía entre los dos sexos.

En términos generales los hombres son más susceptibles a la obesidad central o la grasa abdominal, mientras que las mujeres tienden más a tener una distribución periférica.

En las mujeres predomina la masa corporal grasa y la grasa subcutánea, mientras que en los hombres predomina la masa corporal magra y la grasa visceral.

La buena noticia para es que la grasa visceral se puede reducir fácilmente con ejercicio y haciendo modificaciones en la dieta para reducir el consumo de calorías.

Algunos estudios han vinculado una mayor cantidad de grasa visceral y una mayor circunferencia abdominal con el consumo de comidas fritas, grasa, alcohol, carnes rojas y procesadas, bebidas azucaradas, granos refinados y alimentos de alto índice glucémico.

A partir de ahora Sushi tratará de hacer ejercicio regular durante todo el año y evitará comer entre horas para bajar su nivel de grasa visceral.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

 

18 Abril 2018

Charlize Theron aumentó 22 kilos para interpretar a Marlo, una madre de tres hijos, entre ellos un recién nacido en la película Tully.

"Quería sentir lo mismo que sentía esta mujer, y creo que fue la mejor manera de acercarme a ella y poder entender su estado mental", dijo Theron a Entertainment Tonight. "Fue una gran sorpresa para mí. Me vino una tremenda depresión. Por primera vez en mi vida estaba comiendo mucha comida procesada y tomando demasiada azúcar. No fui una persona muy divertida durante la grabación de esta película".

Para poder mantener el peso, la actriz cuenta que comía durante todo el día y la noche.

"De repente terminas de comer y tienes que volver a hacerlo porque es tu trabajo", explicó la modelo y confesó que comía hamburguesas de un restaurante de comida rápida de desayuno. "Me acuerdo que tenía que poner el despertador para levantarme a la madrugada a comer para poder mantener el peso".

Charlize contó los detalles de su dieta: "Me levantaba literalmente a las dos de la mañana y tenía un plato de fideos con salsa de queso al lado mío. Me levantaba sólo para comer… Simplemente me lo embutía, me lo empujaba por la garganta. Es difícil mantener ese peso".

La transformación física de Theron sorprendió a sus dos hijos, Jackson, 6, y August, 2, quienes pensaron que estaba embarazada.

Al terminar el filme, la actriz enfrentó la difícil tarea de perder el peso. Theron cuenta que le tomó un año y medio volver a su talle habitual.

"Me preocupé. Empecé a pensar que me estaba tomando demasiado tiempo", confesó Charlize y explicó, "Cuando hice Monster, dejé de comer entre comidas durante cinco días y enseguida volví a mi normalidad. Tu cuerpo a los 27 es un poco diferente al cuerpo que tienes a los 43, y mi doctor me lo hizo saber. Tienes 42 años, cálmate, no te estás muriendo, todo está bien".

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Teleshow

12 Enero 2018

¿Alguna vez caíste rendido ante el aroma de una carne a la parrilla, de un pan recién salido del horno o de un pollo a la brasa? Investigadores de la Universidad de California en Berkeley, en Estados Unidos, encontraron que el olor de las comidas afecta cuánto comemos y cómo quemamos las calorías de los alimentos.

Según el estudio aplicado en ratones, si no se puede oler la comida, el cuerpo podría quemar las calorías en lugar de almacenarlas.

Encontraron una conexión entre el sistema olfativo y la activación de regiones del cerebro que regulan el metabolismo, principalmente del hipotálamo, que regula el hambre, el apetito y la saciedad por medio de hormonas.

Los científicos realizaron experimentos en roedores, algunos fueron manipulados genéticamente para reducir sus capacidades olfativas y los alimentaron con comidas ricas en grasa. Estos fueron comparados con otros normales que siguieron la misma dieta.

Los olores agradables activan las glándulas salivales y eso induce a comer o a una ingesta emocional.

Luego de tres semanas, resultó que los ratones con capacidades olfativas reducidas incrementaron su peso solo en un 10 %, mientras que los otros doblaron su masa corporal y ganaron hasta un 100 % de peso.

Además, los ratones con un sentido del olfato potenciado, engordaron más que los normales, incluso comiendo la misma dieta alta en grasas.

Según Alberto Quintanilla, médico endocrinólogo de la Clínica Delgado, los olores agradables activan las glándulas salivales y eso induce a comer o a una ingesta emocional. "Las personas más ansiosas son las más vulnerables".

"Los sistemas sensoriales desempeñan un papel crucial en el metabolismo", anota Romyna La Rosa, endocrinóloga del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN). Están involucrados los sabores, los olores y los colores, pero todo ello depende de que el cerebro lo registre y dé la orden de comer.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: isalud.com

02 Diciembre 2017

La batalla contra la báscula es algo que atormenta a muchos pasados cierta edad… y ciertos kilos.

El cuerpo de los 20 años que creías te acompañaría para siempre empieza a cambiar y los pantalones que tanto te favorecían ya no te pasan de las rodillas.

La curva de la felicidad, las pistoleras y el flotador parecen haber llegado para quedarse.

Envejecer y engordar son dos cosas que acostumbran a ir de la mano, aunque algunos científicos aseguran que el aumento de peso en la mediana edad no es del todo inevitable.

La solución, dicen, está en encontrar una actividad física que te haga consumir mucha energía.

Y es que engordar se asocia siempre al metabolismo: la forma en la que nuestro cuerpo consume energía.

Un metabolismo lento es aquel que quema menos calorías en reposo de lo que se considera normal. Se le conoce también como metabolismo basal.

Cuando envejecemos, nuestro metabolismo se ralentiza por una cuestión de supervivencia. Las células queman los alimentos más lentamente y tienden a aferrarse a la grasa, preparadas para tener una reserva de la que echar mano si hace falta.

Pero hay otras causas más desconocidas que nos hacen ganar peso a medida que ganamos años.

Estas son para el servicio de salud público británico, el NHS, las principales razones que se esconden en la pérdida de peso que no tienen que ver con nuestro metabolismo.

1. Medicamentos

Con la edad llegan también los achaques y a veces aparecen enfermedades crónicas que nos encadenan a remedios de por vida. El aumento de peso es un efecto secundario común de muchos medicamentos.

Según el NHS, los medicamentos más comunes que pueden causar aumento de peso son los esteroides, los antipsicóticos y la insulina, entre otros.

Solución: Nunca te saltes las indicaciones de tu médico pero habla con él o ella para explorar otros fármacos.

2. Insomnio

Dormir poco no es bueno para nuestro cerebro pero tampoco para nuestro peso y nuestra salud en general. El doctor Neil Stanley, experto del sueño en el hospital universitario de Norfolk y Norwich (Inglaterra) asegura que “hay un vínculo muy fuerte entre la falta de sueño y la ganancia de peso”.

A medida que envejecemos tendemos a dormir menos así que las probabilidades de engordar incrementan, advierten desde el servicio sanitario británico.

Solución: Dormir más. El doctor Stanley del servicio público británico afirma que “dormir es vital para nuestra salud física y mental”.

3. La televisión

Sea por placer o porque nuestra salud no nos permite tener una vida físicamente activa, ver mucha televisión contribuye a una vida sedentaria.

De acuerdo con estudios verificados por el NHS, cuando estamos frente a la pantalla muchas veces consumimos calorías que no necesitamos.

La nutricionista del servicio público Anna Suckling explica: “La gente a menudo descubre que, mientras está sentado frente al televisor, toma alimentos con muchas calorías como las patatas fritas y el chocolate”.

4. Estrés

A medida que nos hacemos mayores las responsabilidades aumentan. Nos preocupamos más y sufrimos estrés. Una forma común de afrontar esta situación es comer más de lo que necesitamos y el azúcar es un alimento recurrente.

Tomar tentempiés azucarados sube los ánimos y es un aporte extra de energía pero hacerlo frecuentemente puede ser fatal para nuestra salud.

Solución: Además de intentar eliminar lo que te estresa, prepara aperitivos saludables e intenta hacer algo de ejercicio, recomienda la especialista Suckling.

Otras causas ya más comunes y relacionadas con el metabolismo son la pérdida de músculo, la disfunción de las hormonas y el aumento de los niveles de azúcar en sangre.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: BBCMundo

09 Agosto 2017

Mariah Carey no la pasó bien en los últimos meses: Will Ferrell la despidió de la película en la que estaban trabajando juntos por considerarla demasiado "diva", le rechazaron la tarjeta de crédito cuando estaba comprando en Beverly Hills y ahora es la burla de Internet porque ya no puede dar sus shows.

Los años pasan la cuenta y hay un momento en que simplemente ya no puedes seguir haciendo lo que hacías hace 15 años; el cuerpo no aguanta.

Pero Mariah está en completa negación a esto y sigue presentando un show que ya no es capaz de realizar una buena actuacion.

Más encima, ahora han salido nuevos reportes que indican que Mariah está con demasiado sobrepeso, a un nivel que casi no puede caminar. Un cercano que la acompaña en sus conciertos, afirmó al sitio web RadarOnline: "Cada vez que Mariah volvía al escenario, tenía que ser llevada en una cama o un jet ski. Estaba claramente haciendo playback y continuaba desapareciendo por 15 minutos de vez en cuando por supuestos cambios de vestuario", dijo una fuente cercana a Carey.

Además de que ya no se puede hacer sus rutinas de baile y le está costando cantar en vivo, al parecer tuvieron que adaptar todo su vestuario.

"Está tan gorda que todos sus vestuarios han tenido que ser agrandados. Está hinchada e incómoda, además no tiene energía suficiente para seguir presentándose", agregaron.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Teleshow

29 Marzo 2017

El protagonista del filme Gladiador parece sufrir con la dieta y los ejercicios, pues se lo ha visto con varios kilos de más jugando con su hijo. Russell Crowe no ha evitado que varios fotógrafos le sacaran instantáneas pateando un balón y haciendo flexiones para mostrar músculos en el campo de fútbol Rabbitohs de Sídney, Australia.

A Russell Crowe lo recordamos por su inolvidable papel como Maximus en la galardonada película Gladiador, que en el año 2000 puso a su protagónico entre los más sexies del mundo del espectáculo por su corpulento físico y la belleza de sus ojos azules. Algunos señalan que con su cuerpo actual le sería imposible una segunda realización del aclamado filme que lo puso en la mira de Hollwyood.

El actor ganador de un Oscar y su hijo Tennyson disfrutaron de un día deportivo junto a la familia, y fueron vistos realizando una serie de tiros de balones mientras trataban de impresionar. Aunque intentaba mantener un perfil bajo con gafas de sol, su figura fuera de peso atrajo la atención de los paparazzi.

El neozelandés de 52 años trató de enseñar que estaba en forma a pesar de sus kilos de más, los que ganó voluntariamente para encarnar a un detective en la comedia Dos buenos tipos (The Nice Guys, 2016).

No obstante, el actor ha destacado que ya logró bajar 24 kilos en los últimos meses. En agosto del año pasado, la balanza marcaba un poco más de 120 kilos.

Redacción: Leo.com.bo                                              

 

Fuente: Teleshow

18 Noviembre 2015

La estrella de televisión Kim Kardashian tiene los dedos tan hinchados por culpa de su segundo embarazo que se ha tenido que quitar la alianza de boda y el anillo de compromiso que le regaló su marido, el rapero Kanye West.

"Estas manos gordas... ya no me cabe ni el anillo", confiesa Kim a su amigo Jonathan Cheban en un vídeo publicado en su página web oficial, en el que también se queja de la "papada" que le ha salido.

Kim también se siente avergonzada del tamaño de sus tobillos. "No enseñes los tobillos porque la gente quiere verlos todos los días", le comenta Jonathan, a lo que ella responde: "No creo que quieran verme los tobillos... Tengo puestas unas chanclas y casi no me caben".

Pero los trastornos físicos que le ocasiona su estado no es lo único con lo que tiene que lidiar la protagonista de 'Keeping Up with the Kardashians', que también tiene que atender a su hija de 2 años, North.

"Me desperté a las cuatro de la mañana porque North me llamó diciendo: 'Mamá, ven a dormir conmigo'. Creo que ella es consciente [de que estoy embarazada], por lo que fui a su habitación a las 4 de la mañana y me dormí con ella".

Redacción: Leo.bo

Fuente: Teleshow

28 Agosto 2015

A Mariah Carey no le molestan los comentarios de que está pasada de peso.

La cantante compartió con sus seguidores algunas imágenes de su instancia en Malibu, y presumió todas sus curvas en la red social.

Se dice que la artista se someterá muy pronto a una cirugía de bypass gástrico para ayudarla en su pérdida de peso.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Labotana.com

Últimas Noticias

Prev Next

Grave-Revelan que Chile coimeó por el Tr…

Grave-Revelan que Chile coimeó por el Tratado de 1904

Coimas, insultos y amagos de irse a los puños caracterizaron los debates previos a la...

Bolsonaro: 3 hipótesis y una sospecha (I…

Y es que como lo observara Antonio Gramsci en un célebre pasaje de sus Cuadernos...

Ahora otra cárcel

La policía acaba de desbaratar a otra banda delincuencial que operaba dentro de la cárcel...