Santa Cruz de la Sierra
06 Octubre 2014

La Unesco, la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura, anunció hoy que el pecio -los restos de una nave que se accidentó o naufragó- hallado frente a las costas de Haití y presentado como la carabela Santa María por el explorador estadounidense Barry Clifford en mayo pasado, no es la nave capitana de Cristóbal Colón.

En mayo, expertos de Estados Unidos habían anunciado lo que consideraban un descubrimiento histórico: haber encontrado la Santa María en el Mar Caribe, cerca de Haití, a través de fotos y reconocimientos submarinos.

Pero ahora, a más de 500 años del viaje del descubrimiento de América, el informe de la Unesco -basado en una excavación submarina efectuada entre los días 9 y 14 de septiembre- asegura que se trata de un pecio "mucho más tardío" que el de una de las tres naves de Colón.

Los elementos de fijación encontrados cerca del arrecife Coque Vieille, según el comunicado de la Unesco, corresponden a una técnica de ensamblaje que se remonta a finales del siglo XVII o incluso al XVIII, época en la que la estructura del barco se fijaba con clavos y broches de cobre o bronce.

"Por lo tanto, el pecio hallado no puede ser el de la Santa María que, tras derivar hacia el arrecife, se hundió en la noche del 24 al 25 de diciembre de 1492", señaló la Unesco. La nota añadió que, según los testimonios de la época, en concreto el diario de a bordo de Colón, retranscrito por Fray Bartolomé de las Casas, el pecio se encontraba "demasiado lejos de la orilla" como para poder ser el de la Santa María.

La excavación submarina estuvo liderada por un experto designado por el consejo científico de la convención de la Unesco sobre la protección del patrimonio subacuático, el español Xavier Nieto, exdirector del Museo Nacional de Arqueología Subacuática y especialista reconocido en pecios españoles.

Su colaboración fue solicitada por Haití después de que el pasado 14 de mayo Clifford afirmara haber identificado el pecio de la Santa María, la única de las tres naves de Colón que no regresó a España tras el descubrimiento, pues sufrió daños al encallar en la costa de la isla La Española (hoy Haití y República Dominicana).

Su informe pidió que se lleven a cabo exploraciones suplementarias para localizar el verdadero pecio y que se haga un inventario de otros "importantes" que yacen en el fondo de las aguas de esa región. Asimismo, recomendó a Haití que adopte una legislación más protectora de su patrimonio subacuático, en particular en lo relativo a las autorizaciones para excavar enclaves arqueológicos sumergidos, conforme a las recomendaciones de la convención de la Unesco al respecto, que el país ha ratificado.

Redacción: Leo.bo               

Fuente: AFP

01 Octubre 2014

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, anunció hoy que los restos de un barco del siglo XIX hallados en el Ártico a mediados de septiembre pertenecen a los de la embarcación Erebus del explorador británico John Franklin.

Harper, que desde que llegó al poder en 2006 se ha esforzado por fortalecer el pasado británico de Canadá, realizó el anuncio de la identificación del barco durante la sesión diaria de preguntas al Gobierno en el Parlamento canadiense.

Posteriormente, en un comunicado, Harper dijo que le satisfacía "anunciar hoy que el barco de la Expedición Franklin localizado por la Expedición Victoria Strait en septiembre ha sido identificado como el Erebus".

Harper añadió que la identificación del barco contribuye a "resolver uno de los grandes misterios históricos de Canadá".

La "obsesión" de Harper con la Expedición Franklin ha sido criticada por los partidos de la oposición y organizaciones sociales que han contrastado su desinterés por las demandas de grupos indígenas para investigar la desaparición y asesinato de centenares de mujeres aborígenes con los esfuerzos por localizar el Erebus.

Harper también ha sido criticado por engrandecer "el misterio" de la Expedición Franklin ya que desde hace décadas se sabe lo sucedido con los dos barcos y los 129 miembros de la expedición que partió del Reino Unido en mayo de 1845.

Los dos barcos, Terror y Erebus, quedaron atrapados en el hielo en 1846 entre las islas Somerset y Prince of Wales por los errores cometidos por su comandante, John Franklin.

Los 129 tripulantes perecieron a consecuencia del frío, las enfermedades, el envenenamiento con plomo (a través del agua de los barcos o las comidas enlatadas que transportaban) y la falta de alimentos.

Los científicos también han concluido que algunos recurrieron al canibalismo para intentar sobrevivir.

Paradójicamente, el Erebus fue localizado en septiembre por una expedición financiada por el Gobierno canadiense y acaudalados empresarios del país en el lugar indicado desde hace más de un siglo por los indígenas del Ártico canadiense, los inuit.

Sin embargo, su tradición oral ha sido ignorada hasta el punto que Harper nunca ha reconocido públicamente su contribución al descubrimiento del Erebus.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

 

Últimas Noticias

Prev Next

La misión (III)

Es verdad, en la peluquería al lado del restaurante chino ‘Hua Yuan’ hay cinco sillones...

Hay delito

Se transparentó la lista de la militancia partidaria en el país y de inmediato, muchos...

En El Alto-Por defender a su amigo, mata…

En El Alto-Por defender a su amigo, matan a joven de un tiro

En la ciudad de El Alto, delincuentes asesinaron de un disparo en la cabeza al...