Santa Cruz de la Sierra
06 Diciembre 2017

Billy the Kid (Billy el Niño), un bandido que mató a más de 20 personas en el Lejano Oeste, fue uno de los criminales de más mala reputación en la historia de Estados Unidos.

Sus andanzas han sido inmortalizada en libros, canciones y hasta películas.

Lo que se conoce de su aspecto es gracias a dos fotografías del siglo XIX, una de las cuales fue comprada en 2010 por una pareja en una tienda de objetos de segunda mano de la localidad de Fresno (California) por solo US$2 y que fue valorada en millones de dólares.

Ahora, un abogado estadounidense parece haber encontrado otra imagen del famoso bandido fallecido en 1881.

Frank Abrams compró por US$10 un ferrotipo -una forma de fotografía pionera que utilizaba placas de metal como soporte de la imagen- en un mercado de pulgas de Carolina del Norte en 2011 y lo puso en el cuarto de visitas de su casa.

Tras ver un documental en la televisión en el que se explicaba el descubrimiento de la otra foto de Billy the Kid, decidió consultar a expertos, quienes le dijeron que es muy probable en la imagen que tiene en su casa aparezca no solo el célebre forajido sino también Pat Garret, el alguacil que lo mató.

La foto en una habitación de Airbnb

El abogado le dijo a la BBC que decidió pedir a los expertos del Museo de Billy the Kid, en Nuevo México, que examinaran la foto después de ver un documental en 2015 sobre la imagen del bandido jugando a croquet.

Esa foto fue valorada en unos US$5 millones y fue la segunda que se conocía del fugitivo. Antes sólo se sabía de un retrato que se vendió por US$2,3 millones en una subasta en Denver Colorado en 2011.

Frank Abrams sospechaba que uno de los cinco hombres en la foto es Patrick Floyd Garrett.

Garret y Billy the Kid eran buenos amigos hasta que el primero se convirtió en alguacil del condado de Lincoln, en Nuevo México.

En 1881 Garrett mató a disparos a Billy el Niño, de entonces 21 años de edad.

Abrams dice que la foto, que según los especialistas data de agosto de 1880, estuvo colgada por varios años en una de las paredes de la habitación extra de su casa, que alquilaba a través de Airbnb.

“Si hubiera sabido que era una de las fotos más famosas en la historia, hubiera cobrado más por el cuarto”, bromea.

“No tengo prisa en venderla”

Fueron varios los especialistas que ayudaron a Abrams en identificar la foto.

William Dunniway, un experto en ferrotipos, aseguró a The New York Times que la imagen fue hecha entre 1875 y 1880.

Kent Gibson, especializado en análisis de videos de Los Ángeles, usó un software de reconocimiento facial que concluyó que se trataba muy probablemente de Billy the Kid y el alguacil Garrett.

Aunque los expertos dicen que la imagen podría valer millones de dólares, el abogado Abrams dice que no tiene prisa de venderla.

“No le he puesto un precio”, le aseguró a la BBC. “Mi interés es en la historia“, dijo.

El ferrotipo muestra a Billy el Niño con ropa vieja y sombrero. Mira a la cámara mientras sostiene un rifle.

El forajido nació en Nueva York y su nombre original era Henry McCarty, pero después se lo cambió por William Bonney.

Se cree que se mudó a Colorado con su madre y sus hermanos después de que muriera su padre. Se convirtió muy joven en un bandido que fue buscado por diferentes estados del sur de Estados Unidos y el norte de México. Podría haber matado entre 21 y 27 personas.

Fue capturado y sentenciado a la horca por el asesinato de un alguacil en 1878, pero logró escapar, hasta que Garrett lo mató a disparos el 14 de julio de 1881.

Al parecer, el criminal y el alguacil quedaron inmortalizados en esta imagen recientemente descubierta.

Redacción: Leo.com.bo                                                              

Fuente: BBCMundo

22 Octubre 2017

Un grupo de científicos de la Agencia Espacial Japonesa recientemente dio información acerca de un hallazgo increíble realizado en la Luna y que abriría la posibilidad de volver a mandar al hombre a este satélite natural a habitar en ella por un largo tiempo.

Se trata de una gran cueva que mide cerca de 50 km de largo y que tiene más de 100 metros de ancho, la cual según datos arrojados por el orbitador lunar “Selene”, pudo haberse formado con lava volcánica hace más de 3,500 millones de años.

“Sabíamos algo de estos lugares, que se creía que eran tubos de lava, pero su existencia no había sido confirmada hasta ahora”, indicó Junichi Haruyama, investigador de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial.

Esta gran cueva que a la vez es un enorme túnel se encuentra por debajo de las llamadas Colinas de Marius y podría ser el sitio ideal para que los astronautas se protejan de cambios bruscos de temperatura, así como de la fuerte radiación a la que estarían expuestos sobre la superficie lunar.

Ahora, el siguiente paso en la investigación es saber cómo es el interior de esta cueva, ya que Japón tiene planes de enviar hombres a la Luna en el 2030.

Redacción: Leo.com.bo                              

Fuente: AFP

16 Octubre 2017

Por primera vez, los astrónomos detectaron la mitad de la materia perdida en el universo.

Aunque se sospechaba de su existencia, esta materia que conecta a las galaxias entre sí no había sido identificada por observaciones anteriores de estrellas, planetas y otros objetos estelares.

En realidad, se trata de un misterio de larga data en la astronomía.

Cuando los investigadores calcularon cuánta materia había en el universo y qué forma tenía a partir de las mediciones de la radiación dejada por el Big Bang, descubrieron que solo cerca del 5% era materia ordinaria o bariónica; es decir, la materia que forma todo lo que nos rodea y podemos ver, incluidos nosotros mismos.

El resto estaba constituido por materia y energía oscura.

Hasta el momento no se ha podido observar directamente la materia oscura. Pero también, de ese 5% de materia ordinaria, los científicos solo han podido dar cuenta de entre un décimo y un quinto de lo que hay en el universo.

El resto estuvo perdido hasta ahora, que dos grupos de investigadores que trabajan de forma independiente -uno de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, y otro del Instituto de Astrofísica del Espacio, en Francia- lograron en paralelo hallar cerca de la mitad de los bariones perdidos.

Método indirecto

Ambos equipos lograron detectar la materia bariónica que conecta a las galaxias a través de filamentos de gas caliente y difuso de forma indirecta, debido a que este gas no es lo suficientemente caliente como para poder ser detectado por telescopios de rayos X.

Los investigadores, cada uno por su lado, recurrieron a otra metodología para constatar la presencia de esta materia entre las galaxias.

Aprovecharon un fenómeno que se conoce como efecto Suniaev-Zeldovich, que se produce cuando la luz residual del Big Bang pasa a través del gas caliente.

Cuando la luz atraviesa el gas, parte de ella dispersa los electrones, dejando un parche tenue en la radiación de fondo de microondas.

Los investigadores superpusieron las observaciones de la radiación cósmica de fondo, hechas por el observatorio espacial Planck, con el mapa más detallado en 3D de la red cósmica, creado por el proyecto de investigación Sloan Digital Sky Survey,

Y esta superposición les permitió detectar los tenues filamentos individuales entre las galaxias.

Ideas correctas

Uno de los equipos encontró que las zonas entre galaxias parecían ser seis veces más densas en comparación con otras zonas del espacio, y que estos filamentos gaseosos podrían representar cerca del 30% de la materia ordinaria del universo.

Aunque los cálculos de ambos equipos no coinciden exactamente -y según los investigadores esto es esperable debido a que ambos se centraron filamentos a diferentes distancias- las cifras son consistentes.

En opinión Ralph Kraft, un científico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian que no estuvo involucrado en el estudio, el hallazgo de los bariones perdidos cuya existencia se sospechaba desde hace décadas permite validar algunas de las ideas que nos hemos hecho del universo.

“Todo el mundo sabe que tenían que estar allí, pero ésta es la primera vez que alguien -nada menos que dos grupos- logran una detección categórica”, le dijo Kraft a la revista New Scientist.

“Esto sirve para mostrar que muchas de nuestras ideas sobre cómo se forman las galaxias y cómo se forman las estructuras en la historia del universo son bastante correctas “.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: BBCMundo

14 Agosto 2017

 Arqueólogos israelíes descubrieron un taller de producción de vasijas de piedra con 2,000 años de antigüedad en Galilea, en el que se fabricaban recipientes similares al que usó Jesús para convertir el agua en vino según narra el Evangelio de San Juan.

“El hecho de que los judíos en este momento usaran vasijas de piedra por razones religiosas está bien documentado en las fuentes talmúdicas y en el Nuevo Testamento”, explicó Yardena Alexandre, arqueóloga del Instituto de Antigüedades de Israel, que destaca el material utilizado por su carácter ritual.

La vajilla diaria se fabricaba con cerámica durante la era romana, material que los judíos consideraban impuro y no apropiado para rituales de purificación por su posibilidad de rotura, por lo que empezaron a fabricar utensilios con piedra.

“Es posible que los grandes recipientes de piedra del tipo mencionado en la boda de Caná de Galilea fueran producidos localmente”, añadió sobre este hallazgo que “proporciona una evidencia fascinante del lugar central de la pureza ritual en la vida cotidiana de los judíos galileos durante el tiempo de Jesús”.

Las excavaciones comenzaron tras los hallazgos durante los trabajos de construcción de un centro deportivo municipal en la localidad de Reina y, según los expertos, apuntan a que los residentes de esta zona hace 2,000 años seguían “escrupulosamente” las normas judías.

“La observancia de estas leyes de pureza fue generalizada no sólo en Jerusalén, sino también en toda Judea y Galilea al menos hasta la rebelión de Bar Kojba (contra el Impero romano), que terminó en el 135”, precisó Yonatan Adler, director de las excavaciones.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: EFE

 

 

09 Agosto 2017

Todo indica que Alesi tuvo un destino fatídico: con sólo un año y cuatro meses, puede haber perecido cubierto por la ceniza despedida durante una enorme erupción volcánica. En un área afectada por sucesivos eventos de ese tipo, su cuerpo se desintegró, pero su pequeño cráneo fosilizado se preservó casi intacto durante nada menos que 13 millones de años. En 2014, John Ekusi, un “cazador de fósiles”, lo descubrió en capas de roca del área de Napudet, al oeste del Lago Turkana, en el norte de Kenia.

“John trabaja en el Instituto de la Cuenca de Turkana -cuenta por email Ellen Miller, antropóloga de la Universidad Wake Forest e integrante del equipo internacional que hoy describe el inusual hallazgo en Nature -. Él vio la parte superior del cráneo sobresaliendo de la tierra… Tiene una mirada aguzada.”

“Alesi” es el apodo que los científicos le pusieron a una nueva especie, Nyanzapithecus alesi (del vocablo “ales”: “ancestro” en la lengua de Turkana), cuyo cráneo notablemente completo sugiere cómo puede haber sido un pariente de la base de la familia de los simios vivientes. Sería algo así como un lejano tío abuelo de los humanos y el más completo conocido hasta ahora de un primate extinto de esa antigüedad. La investigación estuvo en manos de un equipo internacional conducido por Isaiah Nengo, de la Universidad Stony Brook, en Estados Unidos, y ayuda a contestar algunas preguntas que se hacían los científicos que estudian la evolución.

 “Los fósiles de simio son tan raros, que estamos más que contentos cuando encontramos aunque sea un diente -escribe en un comentario de la misma revista Brenda Benefit, del departamento de Antropología de la Universidad de Nuevo México, Estados Unidos-. El más antiguo que se conoce, de 25,2 millones de años, es apenas una mandíbula. Porciones de cráneos fosilizados y huesos de las extremidades son especialmente escasos y fueron descubiertos para solo un puñado de especies que vivieron en Africa hace entre 23 y 5 millones de años. Nengo y equipo describen un fósil tan raro que nunca pensé que se iba a descubrir en mi vida.”

Humanos, monos y simios somos primates. Orangutanes, gorilas, chimpancés y gibones son simios. A diferencia de los monos, no tienen cola. Los simios caminan más erguidos que los monos, son más grandes y poseen un cerebro más desarrollado. También tienen un período de gestación más largo. “Otra diferencia entre monos y simios es el uso de herramientas”, apunta Rolando González-José, director del Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas del Conicet (Cenpat).

Humanos y chimpancés tenemos un ancestro común que vivió en Africa hace entre seis y siete millones de años (Sahelanthropus tchadiensis, apodado “Toumaï”) y desde entonces muchos fósiles espectaculares revelan cómo evolucionaron los humanos, explica en un comunicado la Fundación Leakey, que junto con la National Geographic Society las fundaciones Fulbright y De Anza, entre otros, financiaron las investigaciones.

Pero poco se sabe acerca de la evolución de los ancestros de simios y humanos hace más de diez millones de años. Por eso, no se conocía con precisión si el ancestro de humanos y simios se había originado en África ni cómo era. “El hallazgo es una «figurita difícil», porque el ambiente selvático es muy agresivo para la fosilización y cubre un bache en una época, el Mioceno, en la que estos animales empezaron a evolucionar a tasas rápidas y a salir de África hacia Asia”, dice González-José.

“Éste es el único cráneo conocido de un simio de entre 17 y siete millones de años de antigüedad -agrega Miller-. Corresponde a un grupo de simios extintos que existió en el momento y lugar para estar cerca del origen de todos los grandes simios vivientes, incluyendo a los humanos.”

Conocido por su número de catalogación en el museo, KNM-NP 59050, Alesi permite atisbar ese pasado brumoso. Para entender su mensaje, explica Benefit, los investigadores usaron una técnica llamada microtomografía de rayos X , que permite extraer imágenes en 3D de los dientes en desarrollo dentro de la mandíbula. “Se trata de un método apasionante, porque permite ver el grado de madurez de los dientes, a partir del análisis de las oleadas de esmalte que depositamos cada cinco días, como los anillos de un árbol, en los molares metidos adentro de la mandíbula”, ilustra González-José.

El análisis del tamaño del cráneo sugiere que si Alesi hubiera alcanzado la adultez habría pesado unos 11,3 kilos. “En relación con este peso, la cavidad craneana, de 101 mililitros de volumen, es sustancialmente más grande que la de 35 mililitros de volumen de los monos del Viejo Mundo para el mismo período”, afirma Benefit.

En conjunto, el cráneo de N. alesi tiene características similares a las de los gibones y los grandes simios. Sin embargo, aunque probablemente fue muy parecido en aspecto a los primeros, con una boca diminuta y una nariz pequeña, los autores evitan describirlo como un ancestro directo porque ellos tienen brazos inusualmente largos que los ayudan a deslizarse rápidamente a través de los árboles, y este espécimen parece haberse movido con mayor cautela. Lo dedujeron a partir de la estructura de su oído interno.

“Acá se ve la evolución en mosaico -explica González-José-: la carita bien retraída metida bien abajo de la frente, las órbitas inferiores proyectadas, como inflamadas, y amplia separación entre los ojos. Los gibones se encuentran entre los primates los que despliegan un repertorio locomotor más amplia: tienen hasta ocho maneras de desplazarse: caminan en dos patas o en cuatro, y tienen cuatro o cinco sistemas de locomoción arbórea. Entonces, presentan adaptaciones no sólo en las clavículas y extremidades, sino también en el canal auditivo. Los órganos del equilibro son muy característicos en gibones porque, como están patas para arriba o para abajo, entonces desarrollaron canales semicirculares grandes en relación con la cabeza, justo detrás del tímpano. Ahora bien, este fósil uno esperaría que tuviera ese tipo de canales semicirculares, pero son cerrados y chiquitos, más parecidos a los nuestros, que como nuestras cabezas están más estabilizadas a lo largo del día, no necesitamos tener órganos de equilibrio tan sofisticados. Este «bicho» tiene rasgos de gibón, pero sin duda desplegaba una locomoción más lenta, sin tanta velocidad en el desplazamiento.”

“Para dejarlo en claro: éste no es exactamente el ancestro común de humanos y simios (las chances de encontrar un ancestro preciso de cualquier grupo son muy pequeñas) -aclara por email Chris Gilbert, del Hunter College, en Nueva York-, pero es un fósil íntimamente relacionado con ese estadio evolutivo. Y dado que está vinculado con el ancestro de todos los simios vivientes y los humanos, nos da una buena idea de cómo ese ancestro común puede haber sido. El valor de este espécimen es que se encuentra más completo que ningún otro conocido y representa un grupo de simios sobre los que veníamos discutiendo de hace bastante tiempo. Nuestros análisis muestran que esta apariencia evolucionó muchas veces en simios extintos y no solo en los gibones.”

Según Gilbert, el trabajo en esta pieza empezó en 2014, inmediatamente después de su descubrimiento. “Nuestro equipo analizó y comparó su anatomía durante los últimos dos años y medio, lo que implicó trabajar mucho tiempo en grandes museos internacionales, revisando todos los especímenes de bebes de simios y monos que pudiéramos encontrar de una antigüedad similar a la del fósil. Hicimos muchas mediciones e incluso tomamos tomografías computadas de todos ellos para hacer una comparación tan completa como pudiéramos. A pesar de que nos tomó más de dos años, es un fósil asombroso… y ¡valió la pena!”

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

13 Junio 2017

La Policía Federal argentina realizó varios allanamientos donde encontró distintos objetos arqueológicos y también referencias al régimen de Adolfo Hitler.

La semana pasada agentes de la Policía Federal argentina llevaron a cabo allanamientos en dos municipios que se ubican en el norte del Área Metropolitana de Buenos Aires. Puntualmente, la requisa tuvo lugar en los partidos de Vicente López y San Isidro, donde encontraron objetos arqueológicos chinos y egipcios protegidos por la ley local.

Sin embargo, también se llevaron una sorpresa al descubrir en un local de venta de antigüedades y un depósito, distintos elementos con simbología nazi. Entre ellos, un busto del máximo líder del nacionalsocialismo alemán, Adolfo Hitler.

Según informó el diario 'La Nación', la investigación había comenzado en octubre de 2016 cuando agentes de la Sección Investigación de Delitos Culturales realizaron una inspección en distintos locales de reliquias. Allí descubrieron que estaban a la venta distintas piezas protegidas por la Ley 25.743 de "Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico".

Asimismo, fueron descubiertas piezas que aparecen en la "Lista Roja de Objetos Culturales Chinos", emitida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).También se recuperaron objetos paleontológicos como amonites pulidos, ámbar, animales momificados y trozos de caparazón de gliptodonte.

La ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, declaró: "Estamos conmovidos, es muy impresionante el hallazgo de estas piezas originales con simbología nazi, emblemas de una trágica época de la historia". Citada por ARG Noticias, la funcionaria añadió: "Ya no estarán más circulando o a la venta. Serán llevadas al Museo del Holocausto".

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Rt

06 Diciembre 2016

Cuando Ernesto Schiaparelli ingresó en la cámara, todo era destrucción. Alguien, en algún momento de la historia -reciente o antigua- había saqueado parte de lo que se conoce como el Valle de las Reinas en Egipto. Pero halló algo que le llamó la atención y que desde entonces se convirtió en uno de los principales misterios arqueológicos del planeta. Era el año 1904 y el reconocido pionero italiano encontró allí -además de pocos tesoros de oro- lo que parecían los restos de dos piernas momificadas.

En esa cámara milenaria sólo sobrevivieron las pinturas de las paredes, unos pocas esculturas de animales recubiertas en oro, un par de sandalias y no mucho más. Todo era honrar los restos "inmortales" de la Reina Nefertari, la esposa de Ramsés II, una de las figuras más bellas del antiguo Egipto. El lugar tenía en aquel entonces 3.200 años y Schiaparelli un gran trabajo por delante. Alguna vez, aseguran los expertos, tuvo la belleza de la Capilla Sixtina.

Desde el descubrimiento hecho por el arqueólogo italiano, los sucesivos expertos que estudiaron la cámara y las ya famosas piernas, coincidieron que las extremidades serían de la esposa favorita de Ramsés II, quienes vivieron en el Siglo XII antes de Cristo. Pero nunca, hasta ahora, se pudo confirmar científicamente esa hipótesis. Debieron pasar más de 100 años.

En una entrevista con la National Public Radio (NPR), Joann Fletcher egiptólogo de la Universidad de York explicó que a pesar de que las piernas fueran encontradas en la tumba de Nefertari eso no era una conclusión inequívoca sobre que le pertenecieran. "No teníamos cómo saber que fueran de ella. Podrían haber llegado hasta la cámara tiempo después durante una de las típicas inundaciones que son comunes en esa parte de Egipto", dijo el científico.

Los estudios digitales comenzaron a dar luz sobre la pertenencia de las piernas más famosas de la antigüedad. Rayos X determinaron que eran de la misma persona, algo fundamental y un primer indicio. El segundo de los datos indicaba que la mujer había muerto entre los 40 y los 60 años. También que medía 1.52 metros, una media superior al promedio de las mujeres egipcias de ese tiempo. Las sandalias -elaboradas y no comunes- que habían sido descubiertas en la cámara también coincidían con las medidas.

Otra de las prácticas que se realizaron para determinar la autenticidad fue comparar el sistema de momificación de esas piernas con otras piezas que se conocían como pertenecientes al tiempo de Ramsés II. El resultado fue positivo. Los arqueólogos creen además que cuando los saqueadores irrumpieron en la tumba desmembraron el cuerpo al robarle sus pertenencias, seguramente joyas invaluables y oro.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

06 Diciembre 2016

Un grupo de vecinos de la playa de Pentha, en la costa oriental de la India, sobre el Océano Índico, descubrieron con asombro este domingo el cadáver de un tiburón ballena, la especie más grande de los mares.

El cuerpo de 12,8 metros de largo y 8,5 de ancho fue encontrado en la playa de Baidhara Pentha, en el distrito de Puri en Odisha.

"Es una raro tiburón ballena que se encuentra mayormente en el Océano Pacífico. Esperamos poder establecer la causa de la muerte luego de los exámenes forenses", dijo uno de los guardianes de medio ambiente que recogió el cuerpo.

El tiburón murió "hace 10 o 15 días" y su cuerpo fue arrastrado hasta la costa, agregó el oficial. Médicos veterinarios realizarán una autopsia para establecer la causa de la muerte.

Los cadáveres de ballenas muertos suelen aparecer en las playas de la India. En enero de este año, una de de 9,15 metros fue hallada en la playa de Juhu, en Mumbai. Pero no son comunes los tiburones ballenas como el hallado este domingo en Pentha y que dejó estupefacto a los vecinos.

El Museo Regional de Historia Natural ya solicitó autorización para que después de la autopsia se le entregue el cadáver para su preservación y exhibición al público.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...