Santa Cruz de la Sierra
27 Enero 2015

Según un estudio publicado en la revista científica Advances in Urology, existe una posición sexual muy peligrosa para los varones: si se practica, el pene puede fracturarse.

Se trata de aquella en la cual la mujer se encuentra arriba del hombre. De acuerdo con los científicos, esa posición es la responsable de la mitad de todas las fracturas que se producen durante las relaciones sexuales, publicó el diario sensacionalista británico Daily Mail.

Los especialistas advierten que el peso de la mujer sobre el pene erecto impide que el hombre pueda reaccionar rápidamente frente a una sensación o movimiento doloroso.

Los científicos explican que cuando el varón se encuentra o bien arriba o bien por detrás de la mujer, los riesgos de que se generen lesiones se ven minimizados.

Las conclusiones fueron extraídas tras analizar 44 casos de fracturas de pene en un hospital de Brasil: allí se observó que gran parte de los incidentes se debían a esta posición.

"Los pacientes señalaron que durante el sexo escucharon un crujido seguido de hinchazón y dolor", reproduce el Daily Mail, que agrega que las fracturas de pene son "poco frecuentes".

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

 

14 Enero 2015

Un grupo de investigadores franceses realizó un estudio en el que trató de revelar cómo impacta el café en hombres y mujeres. En su estudio, los científicos encontraron que el café afecta a hombres y mujeres de manera diferente, escribe el portal ruso Runews24.

En el experimento participaron 500 hombres y mujeres, cuya edad variaba, pero no superaba los 60 años. Los participantes tenían que beber al menos tres tazas de café diariamente. Una vez cada cuatro años los investigadores llevaban a cabo ensayos clínicos de esas personas.

Resultó que el cerebro de los hombres que consumían café a diario no fue afectado de ninguna manera, mientras que entre las mujeres se detectó un cambio positivo: su memoria mejoraba cada vez más. Los científicos lo explicaron por el hecho de que las mujeres son más sensibles a diversos tipos de estimulantes.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Rt.com

22 Diciembre 2014

Imagínate que esa noche de pasión en realidad no existió porque tu novio simuló llegar al clímax para complacerte. Seguro pensarás que es imposible, que eso no sucede con los hombres. Aunque no lo creas, la capacidad para fingir orgasmos no es única de las chicas como tanto se dice; ellos también saben mentir… Y muy bien.

Ocurre más de lo que te imaginas: un estudio de la Universidad de Kansas arrojó que uno de cada cinco hombres ha pretendido tener un orgasmo y, según una investigación del doctor Abraham Morgentaler, profesor asociado de Urología en la Escuela de Medicina de Harvard, 30% de los chicos lo ha hecho alguna vez.

Ellos lo fingen porque…

1. Les da miedo lastimarte

Al igual que sucede con muchas mujeres, la causa principal que los lleva a aparentar es porque desean que el acto sexual termine sin herir los sentimientos de su pareja. “Ellos tienen miedo de confesar que no lograron alcanzar el clímax y afectar la relación”, coinciden los expertos.

2. Quieren evitar un embarazo

Suena descabellado, pero un hombre puede representar todo el numerito por temor a algo, por ejemplo, a embarazar a su pareja. De ahí que aparenten para hacerle creer que hubo una eyaculación, como asegura el doctor Óscar Galicia, jefe del Laboratorio de Neurociencias de la Ibero.

3. Demasiada presión

Otra razón es que se sienten forzados a llevar al orgasmo a su pareja antes de que ellos puedan obtener el suyo. “Cuando estás pensando sólo en satisfacerla, se te van las ganas”, dijo Rafael Jácome, de 35 años. Por eso, es importante que consideres que no son “máquinas sexuales”, sino seres humanos que, al sentir cierto nivel de obligación de llevar el liderazgo en la cama, se centran sólo en complacerte.

4. Están aburridos

Hay chicos que llegan a fastidiarse del acto sexual por la amplia experiencia que tienen. Así se explica que, en su deseo por acabar rápido, simulen.

5. Tienen poca sensibilidad

Es común decir que una chica no alcanzó el clímax por el estrés, el cansancio o porque le faltó foreplay. En el caso del hombre, ¡puede pasar lo mismo! Con todo y que exista erección, hay quienes requieren un gran esfuerzo de estimulación para llegar al máximo placer, y si no lo consiguen, lo disfrazan.

6. Infidelidad

En el peor de los casos, hay varios estudios que han demostrado que fingen para utilizar su energía con alguna amante (o viceversa).

7. Eyaculación sin orgasmo

Es posible. A pesar de que éstas dos casi siempre van acompañadas, no son lo mismo, como asegura el doctor Galicia: “La eyaculación es un reflejo que se controla a nivel del bulbo raquídeo en el cerebro”. Incluso, “hay respuestas placenteras, como la que produce la heroína, que causa una sensación más poderosa que el orgasmo, pero no provoca eyaculación alguna. El placer es una experimentación cerebral”, argumenta.

¿Cómo saber si está aparentando?

Por obvio que se lea, la única forma es verificar que haya eyaculación, nos comparte la sexóloga Deny Welsh. En este sentido, cuando tengan relaciones y terminen, debes ser capaz de percibir, a nivel vaginal, la sensación del fluido seminal que es muy sutil, y lograrlo depende del conocimiento que tengas de tu cuerpo.

Si lo descubres…

Habla sobre el tema fuera de la habitación, y no mezcles emociones con frustración. Aumentar la comunicación con tu galán es vital para cualquier problema, aun los sexuales.

Anímalo a que te cuente cuáles son sus preocupaciones en la cama. Sólo así podrán disfrutar más del sexo sin mentir. Y una vez resuelto el asunto, las explosiones entre las sábanas serán memorables.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Tvnws

17 Diciembre 2014

Tras miles de años de relaciones humanas, la ciencia ha demostrado finalmente lo que ellas sospechaban y ellos trataban de esconder: los hombres tienden a dejar de escuchar a las mujeres después de hablar con ellas durante unos minutos de una serie de temas les aburren. Al menos, así lo afirma un estudio encargado por la conocida empresa «Ladbrokes» y citado este martes por el diario «Daily Mail».

Los expertos británicos encargados de llevar a cabo el estudio usaron una muestra de 2.000 personas mediante la cual determinaron que los hombres desconectan si hablan con una mujer de un tema que les disgusta más de seis minutos. No obstante, este no es la única conclusión que se ha establecido, pues también se ha determinado que ellos prestan más atención a sus amigos (uso 15 minutos de media) si estos hablan de deporte o de su vida sexual y que más de la mitad de los varones (un 55%) se definen a sí mismos como «malos oyentes en una conversación».

No obstante, los investigadores fueron más allá de estas conclusiones y realizaron varias encuestas entre los hombres seleccionados para determinar qué conversaciones son las que más aburrimiento les causan al hablar con las mujeres. En base a sus respuestas, los expertos han elaborado un curioso «ranking» con las conversaciones que más odian los varones y que, por lo tanto, hace que «desconecten» y dejen de escuchar a las hembras.

El ranking

1-Hablar sobre personas que no conocen.

2-Hablar de compañeros de trabajo.

3-Hablar de famosos o estrellas de televisión.

4-Hablar sobre compras o moda.

5-Hablar sobre la relación sentimental de otras personas.

6-Hablar sobre qué se ha dicho o hecho en Facebook.

7-Hablar sobre el horóscopo

8-Hablar de lo que ha comido su pareja.

9-Hablar de los sentimientos de su pareja.

10-Hablar de dieta o nutrición.

Las cifras de los que ignoran

La investigación ha determinado que el tema de conversación preferido por las mujeres es (con un 55%) las relaciones de pareja de otras personas. A su vez, los expertos han establecido que el peor momento para hablar con un varón es cuando se encuentra viendo la televisión (especialmente un programa deportivo) o están jugando con el móvil. Por otro lado, hay cuatro ocasiones a la semana en el que los varones no escuchan a su pareja cuando esta se lo solicita.

Pero esto solo es el principio. Y es que, más de un tercio de los hombres afirman no escuchar a su pareja después de hacerle una pregunta si ésta tarda mucho en responder. Por su parte, una quinta parte también ha admitido navegar por internet o jugar con el ordenador mientras hablan con su novia.

Por ello, no es raro que el 55% de las mujeres hayan señalado que prueban cada cierto a su pareja para demostrar que las está escuchando.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Abc.es

 

26 Noviembre 2014

Las cámaras ocultas en lugares estratégicos del cuerpo femenino parecen haberse convertido en una nueva moda.

Hace unas semanas la actriz Shoshana B. Roberts de 24 años se puso una cámara oculta y caminó durante las diez horas por distintas zonas de Manhattan para comprobar cuántos piropos o comentarios recibía. El resultado, fue el esperado: Más de 100 «piropos» o más bien demostraciones de acoso verbal. El fin de la organización que propuso el vídeo, Hollaback, era denunciar el acoso verbal.

Ahora, una chica va un poco más allá y se coloca una cámara en el trasero para comprobar cuántas personas la miran (chicas incluidas). El resultado, tampoco sorprende: 50 personas en tan solo unos minutos prefieren mirar sus nalgas antes que otra parte de su cuerpo...hay que tener en cuenta además que opta por ropa ajustada.

En este caso, no se trataba de denunciar algún tipo de acoso sino que se trata de una iniciativa de Movember, una organización dedicada íntegramente al estado de salud de los hombres. En este caso, el vídeo apunta a aumentar la concienciación sobre el cáncer de próstata. «Las mujeres que usan cámaras ocultas recuerdan a los hombres que se miren también a sí mismos». El cáncer de próstata es la segunda causa de muerte por cáncer en los hombres estadounidenses, recuerda la organización.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Prensa

26 Noviembre 2014

Mucho se habla sobre la necesidad de que las mujeres puedan empoderarse frente a los hombres y que vayan en busca de sus logros. Pero, ¿qué pasa si la situación es al revés, si es el hombre quien necesita salir de la sumisión? Y sí, aunque no se hable tanto de esto, que un hombre le tenga miedo a su pareja es más frecuente de lo que nos imaginamos.

Características que pueden presentar estos hombres

* Suelen ser dependientes de las cosas de la casa, con escasa habilidad para las tareas del hogar o tareas manuales.

* Suelen tener una tendencia a estar demasiado tiempo en su mundo y metidos en sus cosas.

* Tratan de evitar los conflictos a toda costa y presentan serias  dificultades para plantear las cosas que les molestan.

* Les cuesta mucho poner límites y marcar pautas en la dinámica del vínculo.

* Pueden presentar falta de carácter o un carácter poco fuerte a la hora de defender su postura frente a determinados temas.

¿Qué parejas forman habitualmente estos hombres?

Combinación archi-conocida: mujer dominante-hombre sumiso. ¿Decime si no conocés por lo menos una pareja que tenga estas características? La combinación “perfecta” para un hombre temeroso es una mujer dominante o de carácter fuerte. Es algo que aparece seguido.

Estos hombres temerosos (por lo menos de sus parejas) no necesariamente son miedosos en general, de hecho les puede ir muy bien en su vida laboral y hasta pueden ocupar lugares de decisión y poder. El miedo suele estar focalizado en el vínculo.

Si el vínculo tiene estas características, los dos deberán tener cuidado con sus rasgos. Ella con su dominancia, tratando de controlarla y él con su sumisión, siendo consciente de que el exceso de este rasgo va a traerle muchas dificultades.

Una pareja con estas características puede presentar una asimetría muy marcada entre sus integrantes. Esto, con el paso del tiempo, puede poner en serios riesgos el vínculo.

¿Muerto el perro se acabó la rabia?

A veces, aunque estos hombres se separan de estas parejas pueden seguir teniéndoles miedo y el vínculo, en ese sentido, puede seguir igual que cuando estaban juntos. Especialmente si hay hijos de por medio, tendrán que seguir compartiendo decisiones y el proceso de crecimiento.

La separación no soluciona necesariamente el problema del miedo. Este es mucho más complejo y requiere un trabajo psicológico por parte de ese hombre. Una vida psicológicamente sana implicará poder enfrentar el temor y superarlo.

El gran desafío

El mayor logro que puede tener este hombre es superar el miedo a su pareja y que ambos puedan establecer un vínculo en donde ninguno le tema al otro. Si no se pudiera lograr, el otro gran desafío sería que este hombre pueda rehacer su vida de pareja eligiendo una persona a la no le tema y donde no repita el patrón. Entonces, habrá encontrado atracción sin miedo y ningún aspecto de la pareja estará contaminado por el temor. 

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

25 Noviembre 2014

Pasamos horas en el gimnasio. Hacemos decenas de abdominales por día. Y ni que hablar del tiempo que estamos sentadas en la peluquería arreglándonos el pelo, las manos o los pies. Todo para gustarnos y gustarle, por qué no, al sexo opuesto.

Pero mujeres, atención: semejante esfuerzo es inútil. Ellos miran… ¡Los labios! O por lo menos esa es la conclusión a la que llegó un grupo de científicos de la Universidad de Manchester que se dedicó a investigar el movimiento de los ojos de más de medio centenar de individuos al mirar caras de mujeres.

Para los investigadores, es en ese punto donde más tiempo se los hombres se detienen: si las bocas están pintadas, los varones dedican 7 segundos a contemplarlas, mientras que su mirada se posa solo 0,9 segundos en los ojos y 0,8 segundos en el peinado.

El tamaño importa

Pero no todos los labios generan el mismo efecto y, a instancias de seducir, parece que cuanto más gruesos mejor resultan. Michael Cunningham, de la Universidad de Louisville, se dedicó a analizar esta cuestión y llegó a una conclusión: las bocas más grandes y voluminosas les gustan mucho más a los hombres que la pequeñas y finitas. A diferencia de esto, a las mujeres nos gustan los muchachos con labios “viriles”, esto es de tamaño medio y con una equilibrada mezcla de aspereza y sensualidad.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

18 Noviembre 2014

Cansancio, flojera o simplemente estar indispuesto pueden ser algunas razones para que tu chico no quiera tener relaciones sexuales.

1 ESTÁ ENFERMO DEL ESTÓMAGO

No, no es nada que hayas hecho tú. Y, ahora, ese "algo en su panza" parece irse hacia la parte baja de su abdomen con gas. Considera un cumplido que él te esté evitando el olor y pasar un mal rato.

2 ESTÁ MUY BORRACHO

Si está tan borracho que cree que su desempeño sexual se puede ver afectado, probablemente optará por privacidad física. Siempre hay un mañana… cuando sus sentidos corporales hayan regresado.

3 NECESITA DORMIR

Tuvo un día largo, o una semana eterna. Lleva desde la noche del día anterior sin dormir y está agotado. Y, aunque la idea de tener sexo se oye bien, también parece una competencia olímpica. En esos momentos, es mejor que se deslice en la tranquila inconsciencia del sueño profundo.

4 ESTÁ MOLESTO POR ALGUNA RAZÓN

¿Tuvieron una pelea? Podría estar enojado todavía. Pero, por favor, no asumas que está enojado cada vez que no está de humor para tener sexo. Si sospechas que hay algún problema contigo, pregúntaselo.

5 HUELE FEO

La espalda, el cuello, lo que sea. El sexo pierde todo su atractivo cuando él está intentando esconder el dolor. Aunque si te sientes muy solidaria, le puedes proponer que se acueste mientras tú haces todo el trabajo.

6 LE DUELE ALGO

La espalda, el cuello, lo que sea. El sexo pierde todo su atractivo cuando él está intentando esconder el dolor. Aunque si te sientes muy solidaria, le puedes proponer que se acueste mientras tú haces todo el trabajo.

7 TIENE PEREZA

Él sabe que las mujeres necesitan más "calentamiento" que los hombres y eso le parece agotador a veces. Aunque sí quiere tener sexo, no quiere hacer tanto esfuerzo. Pero tampoco quiere que pienses que es un amante egocéntrico. Es complicado. Por eso, prefiere hacerlo cuando esté en el mood adecuado para hacerlo correcta y apasionadamente.

8 HAY PARTIDO DE FÚTBOL

.¿Un rapidín en el medio tiempo? Está tan concentrado en que gane su equipo, que sólo piensa en eso. Mejor ni lo intentes.

9 DEMASIADO TRABAJO

El estrés agota. Si se va a la cama repasando sus pendientes en la cabeza, sabiendo que al día siguiente se tiene que levantar temprano, podría no querer tener sexo contigo. Y sólo porque no hable sobre todo el trabajo que tiene, no significa que no esté pensando en eso. Si este es un problema recurrente y te preocupa, ofrécele un masaje relajante. Las caricias son una excelente cura para el estrés y si logras quitarle la tensión de los hombros, tal vez puedas hacer que se anime.

10 ACABA DE TENER UNA "CITA CONSIGO MISMO

Ups, él no sabía que ibas a regresar antes a la casa. Entonces aprovechó su rato a solas para… bueno, lo puedes llamar, mala sincronización de tiempo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

Por culpa del desempleo - Dos millones d…

Por culpa del desempleo - Dos millones de brasileños otra vez en la pobreza

Hace casi tres años que el desempleo y la pobreza merodean a la familia de...

Sospechoso - No aparece el marido de com…

Sospechoso - No aparece el marido de comerciante asesinada

El principal sospechoso de la muerte de la comerciante Justina Ramos Mamani (28) es su...

Con $us 5 millones, por conducta anticom…

Con $us 5 millones, por conducta anticompetitiva - Multan a la CBN, pero esta impugnará la resolución

La Cervecería Boliviana Nacional se encuentra en conflicto con la Autoridad de Fiscalización de Empresas...