Santa Cruz de la Sierra
04 Agosto 2015

Hombres y mujeres regulan de manera distinta su temperatura corporal y no responden del mismo modo ante los aires acondicionados, según han observado investigadores del hospital Universitario de Maastricht (Holanda) que han presentado sus resultados en la revista Nature Climate Change.

La investigación concluye que el cuerpo masculino suele generar más calor que el femenino con un mismo nivel de actividad, por lo que los hombres suelen preferir que el aire acondicionado esté a una temperatura más baja que las mujeres.

Los autores del trabajo recuerdan que los protocolos de climatización de edificios se basan en una normativa establecida hace medio siglo que toma como referencia el metabolismo de un hombre de 40 años y 70 kilos.

Esta discriminación térmica supone una incomodidad para muchas mujeres y provoca problemas de convivencia en los lugares de trabajo, señalan los investigadores. Además, añaden, se gasta más energía para climatizar de la que sería conveniente en muchos casos, lo que supone un gasto económico innecesario para las empresas y un exceso de emisiones contaminantes para el planeta. "Los sistemas de refrigeración y los de calefacción deberían regularse en cada edificio en función de las personas que trabajan en él", ha declarado por correo electrónico Boris Kingma, primer autor de la investigación.

Estudios anteriores habían observado que los hombres suelen preferir trabajar con una temperatura ambiental unos tres grados más baja que las mujeres. Así, mientras los hombres prefieren -de media- que las oficinas estén a 22 grados, las mujeres se sienten mejor a 25.

Pero ningún estudio había aclarado la causa de esta discrepancia. ¿Es por una cuestión de carácter o de metabolismo? ¿Es que los hombres son más calurosos y las mujeres más frioleras? ¿O es que el cuerpo masculino y el femenino generan y disipan el calor de manera diferente?

La nueva investigación es la primera que relaciona las preferencias de temperatura de hombres y mujeres con el metabolismo de cada persona. Y llega a la conclusión de que la zona de máximo confort térmico es la misma para ambos sexos: cuando la superficie de la piel se encuentra a unos 33 grados.

Ningún argumento, por lo tanto, para pensar que hay un sexo fuerte capaz de tolerar el frío con una sonrisa y un sexo débil que necesita ser arropado para sentirse a gusto. Lo que ocurre en realidad es otra cosa: el cuerpo masculino suele generar más calor interno y necesita más frío exterior para alcanzar la temperatura superficial confortable de 33 grados. El cuerpo femenino, al no producir tanto calor interno, no necesita que la temperatura exterior sea tan baja.

En la investigación, que se enmarca en un proyecto más amplio sobre las preferencias de temperatura de la población femenina, han participado 16 mujeres con una media de edad de 23 años a las que se pidió que realizaran un trabajo de oficina que requería poca actividad física. Les colocaron sensores de temperatura en catorce puntos de la piel y se calculó cuánto calor generaba su cuerpo con un calorímetro. También se analizó qué porcentaje del cuerpo estaba formado por grasa, una variable que afecta a la producción y disipación de calor. Y se les pidió que contestaran una breve encuesta en la que puntuaron su sensación subjetiva de confort ­térmico.

Los resultados indican que su cuerpo emitía 48 vatios por metro cuadrado (W/m2), una cifra significativamente más baja que los 70 W/m2 que se toman como referencia para personas que realizan trabajo de oficinista sentadas. Ante esta observación, sostiene el investigador Boris Kingma, "los valores de referencia actuales deberían corregirse e incluir los valores reales de las mujeres para reducir el sesgo de discriminación de género en las predicciones de confort térmico".

Los valores de referencia se establecieron en los años 60 a partir de las investigaciones de Ole Fanger, un pionero en el estudio del confort térmico. Aunque Fanger se dio cuenta de que hay diferencias entre personas en las preferencias de temperatura, llegó a la conclusión de que la mayoría de la población tiene preferencias similares. Como referencia, se tomaron los valores de un hombre de mediana edad.

Cincuenta años más tarde, se sabe que el confort térmico varía según el sexo, según la edad y según el índice de masa corporal de cada persona. Las personas obesas, por ejemplo, suelen disipar peor el calor corporal que las delgadas, por lo que a menudo prefieren el aire acondicionado a una temperatura más baja. Las personas ancianas, por el contrario, suelen generar menos calor corporal y preferir el aire a una temperatura más alta.

Los autores de la investigación recuerdan que el consumo de energía en edificios residenciales y de oficinas representan el 30% de las emisiones globales de CO2 y destacan que sus resultados son relevantes de cara a mitigar el cambio climático. Ignorar las diferencias entre personas, escriben en Nature Climate Change, hace que "los edificios sean energéticamente ineficientes", ya que sus ocupantes contrarrestan las deficiencias de la climatización abriendo ventanas o poniendo en marcha ventiladores.

Los investigadores defienden mejorar la eficiencia energética de los edificios ajustando la climatización al perfil de sus ocupantes. "Siempre habrá personas que no estén satisfechas con las condiciones ambientales en grandes edificios", declara Kingma. Pero "en edificios residenciales y de oficinas es posible mejorar". Por el contrario, en edificios por los que pasa una población amplia y heterogénea, como aeropuertos y centros comerciales, "es más difícil".

Aun así, habrá que realizar estudios más amplios antes de cambiar las normativas, sostiene Joost van Hoost, de la Universidad Fontys de Ciencias Aplicadas de Eindhoven (Holanda), en otro artículo publicado en Nature Climate Change. Las dieciséis participantes en la investigación son "una muestra pequeña" y "una reevaluación a gran escala puede ser necesaria para convencer" a los distintos sectores implicados en la climatización de edificios.

Redacción: Leo.bo

Fuente: LaVanguardia

03 Julio 2015

Hombres y mujeres suelen debatir sobre su capacidad para manejar el dolor. Ellas dan por ganada la discusión cuando recuerdan la experiencia del parto. Ahora tienen, además, un estudio científico que asegura que son más propensas que los hombres a sufrir "dolores crónicos".

Hombres y mujeres no procesan de la misma forma el dolor, sugiere una investigación científica publicada en la revista Nature Neuroscience, debido a que las células encargadas de manejar el dolor no son las mismas. El estudio introduce una novedad: los laboratorios analizan crear fármacos específicos por género.

Según datos que surgieron de un experimento realizado en ratones -tienen un sistema nervioso similar al de los humanos- el dolor se procesa en células diferentes. "Se sabe que tienen diferente sensibilidad al dolor y que hay más mujeres con dolor crónico que varones", aseguró Jeffrey Mogil, coautora del estudio de la Universidad McGill y directora del Centro para la Investigación del Dolor Alan Edwards (Canadá).

Los investigadores partieron de la idea científica de que el dolor se transmite desde el lugar de la lesión o la inflamación a través del sistema nervioso utilizando una célula del sistema inmune llamada microglia. Y para su sorpresa, notaron que esto sucede únicamente en ratones machos. Así, los tratamientos dirigidos a interferir con la función de la microglia a través de una variedad de maneras diferentes lograban bloquear eficazmente el dolor en los ratones machos, pero no así en las hembras.

También, destacan que hay otro tipo de células inmunes, las células T, las que parecen ser responsables de 'activar' la alarma de dolor en ratones hembra. Sin embargo, los expertos no han sido capaces de determinar cómo se produce exactamente.

El coautor del estudio Michael Salter, de la Universidad de Toronto, explica: "La comprensión de las vías del dolor y de las diferencias de sexo es absolutamente esencial, ya que diseñamos la próxima generación de más sofisticados medicamentos dirigidos para el dolor".

La profesora Mogill agrega: "Este hallazgo es un ejemplo perfecto de por qué es importante que se contemple el sexo femenino".

Los autores concluyen que el tema de la participación del sistema inmune en la fisiopatología del dolor crónico es uno de los más activos en el campo del dolor y que esta diferencia de sexo no observado hasta ahora "es muy sorprendente".

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

30 Junio 2015

Un estudio publicado en la revista especializada Frontiers in Neuroscience reveló que los varones pierden la razón ante las mujeres muy bellas.

"Los hombres están dispuestos a aceptar tratos nada ventajosos para ellos si se los solicita una chica muy atractiva", determinó un grupo de psicólogos asiáticos que concluyó que ellos están dispuestos a "perder la cabeza" y "dejar de pensar en forma racional" porque terminan aceptando ofertas que no les reportan ningún beneficio.

Mucho expertos consideran que la belleza femenina tiene la capacidad de hacer que el cerebro pierda momentáneamente la conciencia de la justicia y la injusticia.

"Este estudio revela que la gente también es más tolerantes hacia las personas atractivas cuando se comportan 'injustamente'", explicó el psicólogo Anthony Little en declaraciones a The Huffington Post.

Los especialistas les pidieron a 21 alumnos universitarios chinos que eligieran una imagen entre 300 fotografías de mujeres asiáticas y que señalaran cuánto dinero repartirían con la mujer seleccionada. Tras observar cada imagen, se les pidió que decidieran si repartirían una pequeña suma de dinero con cada una (en algunos casos, de forma justa y en otros, de forma injusta). Todo ello, midiendo sus ondas cerebrales y sus tiempos de respuesta.

Los resultados determinaron que cuando una chica es bella, las respuestas siempre son rápidas y afirmativas aunque el plan o la sugerencia no los convenza.

"En estos estudios de 'juegos económicos', la gente que participa nunca va a ser satisfecha con una recompensa. Por lo tanto, parece que tenemos un sesgo que hace que seamos amables con los más bellos, sin esperar la recompensa. Esto sugiere que nuestras motivaciones para ser amables con la gente atractiva no se basa en decisiones conscientes para maximizar beneficios", agregó el psicólogo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

19 Mayo 2015

 Dado que en muchas especies el esperma es la única contribución de los machos a la reproducción, los biólogos han estado dándole vueltas a la razón por la que la selección evolutiva, conocida por su implacable eficiencia, les permite existir.

Ahora un grupo de científicos británicos tiene una explicación: los hombres son necesarios para un proceso conocido como "selección sexual", que ayuda a las especies a repeler las enfermedades y a evitar la extinción.

Un sistema donde toda la descendencia se genera sin sexo -como en las poblaciones asexuales que son completamente femeninas- podría ser mucho más eficiente a la hora de reproducir un mayor número de descendientes, según los científicos.

Pero en la investigación publicada en la revista “Nature”, los científicos aseguraron que habían hallado que la selección sexual, en la que los machos compiten para ser elegidos por las hembras para la reproducción, mejora la reserva genética e impulsa una población más sana, ayudando a explicar por qué los machos son importantes.

La ausencia de selección -cuando no hay sexo o no se necesita competir por él-  lleva a la población a una debilitación genética, haciéndola más vulnerable a la desaparición.

"La competitividad entre los varones para la reproducción reporta unos beneficios realmente importantes, porque mejora la salud genética de la población", dijo el profesor Matt Gage, quien dirigió el trabajo en la Universidad británica de East Anglia.

"La selección sexual lo consigue actuando como un filtro para eliminar mutaciones genéticas dañinas, ayudando a las poblaciones a florecer y evitar la extinción a largo plazo", agregó.

Casi todas las especies multicelulares se reproducen gracias al sexo, pero su existencia no es fácil de explicar biológicamente, según Gage, porque el sexo tiene muchos inconvenientes, ya que sólo la mitad de los descendientes, las hijas, pueden generar nueva descendencia. "¿Por qué debería cualquier especie gastar todos sus esfuerzos en los hijos?", dijo.

En su estudio, el equipo de Gage analizó escarabajos de harina Tribolium durante 10 años bajo condiciones de laboratorio controladas, donde la única diferencia entre poblaciones era la intensidad de la selección sexual durante cada etapa reproductiva adulta.

La solidez de la selección sexual varió desde la competitividad intensa –donde unos 90 machos competían por sólo 10 hembras- hasta la completa ausencia de selección sexual, con apareamientos monógamos en los que las hembras no tenían elección y los machos no tenían competitividad.

Después de siete años de reproducción, que representan en torno a 50 generaciones, los científicos hallaron que las poblaciones en las que había habido una fuerte selección sexual estaban en mejor forma y eran más resistentes a la extinción de cara a la endogamia.

Pero las poblaciones con una débil o inexistente selección sexual mostraron una reducción más rápida de su salud bajo la endogamia, y todos se extinguieron en la décima generación.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Reuters

25 Marzo 2015

¿Un fracaso de la moda o la última revelación en el diseño ergonómico? El tiempo lo dirá aunque, hasta el momento, unos jeans que dan acceso directo a las partes íntimas generan polémica y son uno de los temas más conversados en las redes sociales.

Detrás del productor está un diseñador lituano, Robert Kalinkin, quien describe a los jeans como “vaqueros de calidad excepcional con una característica mágica: cierres escondidos en los bolsillos que posibilitan el acceso”.

Kalinkin los llamó ‘PlayPants’, pero aún no están a la venta. El diseñador subió su proyecto a una plataforma para obtener financiamiento y así poder distribuir el producto. Hasta ahora, recaudó cerca de 15 mil dólares, otorgados por 68 personas que decidieron apostar a sus particulares vaqueros.

Sin tener aún un precio definido, el creador de los PlayPants explica que cada prenda está hecha a mano, con elementos de calidad alta y lo suficientemente elásticos para ofrecer mayor confort, para cualquier uso que quiera dársele.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: Tvnws

10 Febrero 2015

Cuando un chico conoce a una chica y siente que existe una atracción física, empezara a buscar otras 6 cosas relacionadas con la personalidad de la mujer que acaba de conocer.

1.- Los hombres no somos la fuente de dinero

Vivimos en una época, donde nosotros no tenemos que pagar todo. No es que seamos tacaños, pero actualmente la mujer también trabaja y sería fantástico que algunas veces ella colabore con la mitad. Recuerda que huiremos rápidamente si sentimos que esperas que seamos quienes resuelvan tus problemas financieros

2.- Digna de confianza

Una mujer debe demostrar ser confiable, siempre decir la verdad. Si empiezas a mentirnos aunque sea en cosas pequeñas, no creas que seguiremos juntos por mucho tiempo.

3.- Temas de conversación

A los hombres nos gustan las mujeres que tengan distintos temas de conversación, no todo debe ser chismes en su vida o problemas de sus amigas. Para ser una buena novia debes abrir tu mente.

4.- Tener relaciones

A los hombres nos gustan las mujeres que no sean tímidas en la cama. Si eres ese tipo de mujer, ya lograste conquistarnos un 50%.

5.- Alegre

A nosotros nos gustan las mujeres que se rían de nuestras bromas y ella también tenga ocurrencias. Debes encontrarle el lado alegre a la vida.

6.- Independiente

Cada uno debe tener momentos para disfrutar a solas con sus amigos. Aunque ustedes no lo crean ese es el secreto para que no caigamos en una relación aburrida.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Peru.com

04 Febrero 2015

"Todos los hombres quieren casarse, ¿por qué no se casan contigo?" es la directa pregunta que plantea "Single Man, Married Man", un libro que asegura revelar todo lo que ocurre en la psiquis masculina cuando de relaciones románticas se trata.

El texto fue escrito por siete hombres que desde su mundo de solteros, comprometidos, casados o divorciados, responden preguntas y comparten sus perspectivas únicas respecto al amor y al matrimonio.

"El resultado es una visión innovadora de los pensamientos y sentimientos de un diverso grupo de hombres con respuestas a esas preguntas que nunca has podido hacer, e información sorprendente que transformará para siempre la forma en la que ves las relaciones", se promete en la página web del libro.

Los amigos Jean Alerte y Frank Gateau fueron quienes tuvieron originalmente la idea de publicar una "guía" que revelara lo que los hombres realmente piensan del romance. El primero está casado y es dueño de una tienda de helados de yogurt en Brooklyn, por lo que muchas veces las clientas le preguntaban sobre cómo los hombres miraban las relaciones de pareja.

"Comenzamos a tener estas pequeñas conversaciones de hombre-casado, hombre-soltero, y nos hicieron pensar que debíamos empezar a preguntarles a otros hombres qué pensaban", sostuvo Alerte al sitio DNAinfo.com.

De esta manera, los amigos se dedicaron tres años a encuestar a más de 300 hombres y a sostener entrevistas con los coautores, para obtener un libro que responde preguntas como ¿por qué los hombres engañan? o ¿eres tú demasiado fuerte o es él demasiado débil?

Una de las revelaciones que hace "Single Man, Married Man" es que, en realidad, todos los hombres quieren casarse. "Todos ellos quieren a alguien que los ame y si dicen lo contrario, mienten", aseguran los autores.

A continuación, algunos otros temas sobre los que se habla en el libro -que será publicado en febrero próximo- y que fueron adelantados por DNAinfo.com.

- ¿Por qué las mujeres deben subirles el ego?: desde el punto de vista de un soltero, ellas siempre deben atender las necesidades de su pareja, tal como dice la canción "Cater 2 U", de Destiny's Child, con frases como: "Deja que te ayude a sacarte los zapatos, desatar tus cordones, sacarte tus gemelos. ¿Qué deseas comer? Déjame alimentarte, déjame hacer correr el agua para tu baño, lo que desees lo haré".

Un divorciado, en tanto, asegura que "cuando le levantas su ego, él estará más inclinado a amarte más".

Y un casado sostiene que "una vez que la pareja entiende las inseguridades de cada uno, la dinámica de su relación cambiará para mejor y el amor fluirá de forma natural. Ambos pueden trabajar juntos para encontrar aquello que reúna sus necesidades individuales".

- Sobre el compromiso: "Alguien debe vestir los pantalones y alguien  debe vestir la falda", dice un soltero, y agrega que un hombre con un sueño necesita a una mujer con visión. "Por lo tanto, necesitas reconocer la fuerza que hay dentro de ti y usarla para construir tu relación", sostiene.

Por su parte, un casado afirma que discutir no está en la naturaleza de la mayoría de los hombres. "Si tu hombre no quiere discutir contigo, no significa que sea débil. Posiblemente sea lo contrario, que él posee una fuerza interna para tomar la inteligente decisión de salir de esa situación".

- ¿Por qué los hombres mienten?: un soltero afirma que es riesgoso ser directo con las mujeres, porque muchas veces con la verdad muchas veces no se consiguen los resultados que ellos buscan. Asimismo, agrega que las mentiras ayudan a que las mujeres escuchen a los hombres.

Desde la perspectiva de un casado, las mentiras se justifican en el sentido de que a nadie le interesa saber la verdad completa sobre sus seres queridos. "¿Realmente quieres saber qué compañera de trabajo atrae a tu hombre? ¿Quieres saber que él odia cómo te ves en tu vestido favorito?", plantea.

- ¿Por qué los hombres engañan?: un soltero hace referencia a la broma que dice: "Un hombre puede engañar a su mujer y dormir en la misma cama a su lado como un bebé, pero se sentirá mal si se corta el pelo con alguien diferente a su peluquero". Pero luego da su respuesta en serio:

"Algunas veces, cuando los hombres progresan en la vida y en sus carreras, estamos expuestos a una nueva oferta de mujeres que antes no estaban disponibles, así que sentimos la necesidad de explorar esas potenciales nuevas compañeras que ahora están accesibles".

Un divorciado, en tanto, explica que los hombres tienen un instinto animal que alimenta su lujuria y hace que pierdan todo el sentido de lo que es racional y está correcto o incorrecto.

"Un hombre que engaña busca  a alguien que llene una parte que su mujer no llena. Ya sea físico, emocional o social, si hay un desequilibrio él buscará el balance", dice.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Emol.com

30 Enero 2015

Un hombre no desaparecerá de tu vida porque en la primera cita tuvieron sexo, lo más probable es que se vuelva a repetir, pero la mayoría tal vez no quiera volver a estar contigo si en ese primer encuentro cometes alguna pequeña falla.

Después de una excitante sesión de besos, caricias y orgasmos, lo peor que puede suceder es que caigas en el error de cometer alguna de las cosas que ellos odian después del sexo y arruines el resto de su noche, o que continúen con su sesión de placer.

Placer arruinado

Por lo mismo es importante que conozcas las cosas que los hombres odian que las mujeres hagan después de haber tenido sexo, te presentamos algunas de las más importantes.

Quieres Hablar

El sexo tiene un efecto somnífero en ellos, debido a la secreción masiva de oxcitocina y serotonina, sustancias que inducen a un profundo sueño, señala un estudio publicado en el Neuroscience and Biobehavioral Reviews, por ello les molesta que no los dejen descansar.

Criticas sus atributos

Algunos hombres siguen pensando que el tamaño del pene es muy importante, afirma Silvia Saenz, psicóloga y sexóloga fundadora del centro Pystel en Madrid, por lo que escuchar los comentarios “sinceros” que tienes sobre este tema les incomoda demasiado.

Busques más sexo

Es un error querer más sexo inmediatamente después de que él llega al orgasmo, debido a que al eyacular su miembro se relaja y necesita tiempo para que pueda volver a tener una erección, por eso no debes estimularlo de inmediato, afirma la sexóloga Silvia Saenz.

Corras a bañarte

A nadie le agrada que su pareja sexual salga corriendo a bañarse, el mensaje que puedes trasmitirle es que te sientes sucia después de compartir la cama y que necesitas quitarte esa sensación desagradable.

Preguntes sobre tu cuerpo

Después de haber tenido sexo contigo, preguntas sobre si creen que estás gorda, les gusta tu cuerpo o te vieron defectos es algo que ellos no quieren contestar, si sucedió el encuentro es porque les atraes y todo en ti les encanta.

Llores

No solo porque lo consideran el momento menos apropiado para expresar las inconformidades, también porque tus lágrimas contienen una señal química que disminuye sus niveles de testosterona y por lo tanto su deseo sexual, afirma un estudio del Instituto Weizmann.

Órdenes y limpies

Es normal que haya un poco de desorden en la habitación después del sexo, pero les molesta que no te tomes tu tiempo para disfrutar a su lado del momento, cuando ellos desean sentirte, y que te levantes inmediatamente a limpiar.

Mientas sobre el sexo

Por más buena que creas que eres mintiendo, ellos odian que “enaltezcas” el sexo cuando saben perfecto que no es para tanto, pero sobre todo si tu cara no refleja realmente esa satisfacción; lo mejor siempre es ser sincera.

Todas estas cosas que ellos odian después del sexo son un común denominador, así que puedes estar segura de que sí las cometes perderás puntos con tu chico. Si quieres que goce contigo, concéntrate en las posiciones sexuales, conseguir y dar placer y disfrutar el momento.

Redacción: Leo.bo

Fuente: El Farandi

Últimas Noticias

Prev Next

Emprendimiento: ¿Existe el fracaso?

Emprendimiento: ¿Existe el fracaso?

Al mirar en retrospectiva estos primeros cincuenta años de vida, encuentro que manejo un concepto...

Guerra por el transporte público

Guerra por el transporte público

A lo largo del mes, el caos vehicular por las obras que se realizan en...

En zona El Recreo-La Alcaldía inauguró e…

En zona El Recreo-La Alcaldía inauguró el módulo escolar N.° 191

El gobierno autónomo municipal de Santa Cruz de la Sierra, bajo el liderazgo del alcalde...