Santa Cruz de la Sierra
02 Julio 2018

Rihanna demostró ser tan exitosa en los negocios como en la música.

La talentosa cantante de Barbados sorprendió a sus fanáticos con una nueva línea de juguetes sexuales llamada, Savage Xcessories

Látigo tiene un valor de 24 dólares

La famosa reveló su lado más salvaje con una variedad de accesorios eróticos que incluyen látigos, esposas y ataduras.

Látigo de 24 dólares

Los productos causaron furor y algunos de los artículos se agotaron inmediatamente.

Eposas Savage X Fenty precio 24 dólares

El precio de los juguetes varia entre USD. 18 Y 24 manteniéndose fiel al concepto de la línea Savage x Fenty de ofrecer productos accesibles al público en general.

Rihanna tiene una exitosa línea de ropa interior

 La exitosa emprendedora también tiene una exclusiva y sensual línea de ropa interior para todos los talles y una marca de maquillajes que ofrece productos para los distintos tonos de piel.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Infobae

 

13 Abril 2018

Zhong Bo, un empleado de la compañía china de fabricación de muñecas sexuales EXDOLL, ofreció este sábado una entrevista a la agencia de televisión Ruptly en la que explica las razones de su interés por este producto, reseña actualidad.rt.

Su interés por el mundo de las muñecas sexuales surgió en la adolescencia, cuando empezó a sentir curiosidad por las chicas. “Cuando tenía 18 años, tuve una compañera que sufrió un aborto. En aquel entonces, ni siquiera sabía la diferencia entre la anatomía masculina y femenina […] No podía entender cómo [ella] había empezado una relación”, explica Bo, que muestra estos días su colección de cuatro muñecas en su casa, en la ciudad de Dalian, al noreste de China. Cada ejemplar, cuyo valor oscila entre los 1.500 y los 11.100 dólares, tiene su nombre propio y ocupa un lugar concreto del hogar. Según Bo, a una de las muñecas la considera su ‘hija’, mientras que otras son sus ‘novias’ y la cuarta se la presta a un amigo.

Como en los años de su adolescencia la educación sexual era prácticamente inexistente en China, Bo decidió comprar una muñeca sexual, a pesar de las burlas de sus compañeros de estudio. Y fue entonces cuando empezó a reflexionar sobre si una muñeca sexual puede satisfacer todas las necesidades de un hombre y hacerlo feliz.

Según Bo, el hecho de tomar la decisión de comprar sus muñecas sexuales le ayudó a ser una persona más decidida y fuerte, ya que antes “no tenía pensamientos propios” y era incapaz de decir ‘no’.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Rt

19 Julio 2017

Desde tareas laborales hasta propuestas de ocio, la tecnología incurre cada vez más en las actividades de las personas. Y dentro de ese protagonismo creciente también se incluye a la vida sexual. La inteligencia artificial va conquistando de a poco el mercado global del sexo, con revolucionarias tecnologías que, según afirman, otorgan placer a los humanos. La robofilia ya es una realidad y solo es cuestión de tiempo para que los humanos se enamoren de las figuras cibernéticas.

La primera robot sexual de la historia fue presentada en 2010. Roxxxy –así denominada- generó un gran impacto en aquel entonces, ya que se la definió como la representación de la evolución de las muñecas inflables o de silicona. Este fue el primer ejemplar de otros tantos venideros en los que se fueron corrigiendo detalles, incrementando las funciones y mejorando el aspecto. La industria pretende en cada diseño afinar aún más la interacción íntima entre humanos y artefactos tecnológicos.

Actualmente, las máquinas están equipadas con sensores en todo el cuerpo, de forma tal que puedan responder cuando son tocadas, y a veces, la respuesta depende del rasgo de personalidad que se eligió para el robot sexual. La mayoría de estos humanoides tiene funciones de movilidad aunque aún ninguno camina; muchos cuentan además con sistemas de inteligencia artificial.

Este año se presentará el robot denominado Harmony 2.0 , el prototipo más avanzado entre los suyos. Con un aspecto símil al de una estrella del porno, tiene un cuerpo y cerebro que funciona a través de una aplicación. Viene con una "memoria persistente" que le permite construir relaciones con sus dueños y recordar hechos y datos relacionados a ellos. Por ello, los diseñadores argumentan de que puede incluso enamorar al usuario.

La muñeca de silicona de aspecto humano habla con un acento escocés y puede ser programada con 18 diferentes rasgos de personalidad, incluyendo "tímida" y "sexual". Puede ser sumisa, cariñosa o fogosa. Cuenta con un esqueleto flexible y requiere alrededor de 80 horas de trabajo. El usuario tendrá la opción de elegir los rasgos físicos: podrá personalizar los genitales, elegir entre varias caras para su modelo, seleccionar el color de piel, entre otras opciones.

Para aquellos que no solo buscan un encuentro sexual, las conversaciones posibles no se limitarán a temas sexuales dado que la IA permite hacer posible otro tipo de charlas. "La idea del robot es ayudar a alguien a encontrar un nivel de compañerismo que no pueden lograr de otra manera", afirmó Matt McCullen, CEO de RealDoll.

La empresa fabrica 18 tipos femeninos de cuerpo y otros dos masculinos. El largo proceso de fabricación en el que participan programadores, ópticos, escultores, maquilladores, entre otros, deriva en un elevado costo. Los precios comienzan en USD 6.500, mientras que las creaciones más específicas totalmente personalizadas arrancan desde los USD 12.000. Estos acompañantes de plástico comenzarán a ser comercializados a finales de este año.

El sexo con robots -dicen- puede ayudar a personas con dificultades para tener relaciones íntimas. Pero de acuerdo con un estudio de la Fundación para la Responsabilidad Robótica (FRR), también supone "riesgos" como el incremento de la cosificación de las mujeres, el aislamiento social o la alteración de la percepción en cuestiones de consentimiento.

"No hay dudas de que se crea una representación pornográfica de cuerpos femeninos en este tipo de máquinas", señalaron desde el ente británico. No obstante, sostuvieron que "la gran pregunta es cuál es el impacto adicional que esto puede generar en la percepción de la sociedad, en el marco de una ya creciente industria para adultos que cosifica y mercantiliza".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Imujer.com

10 Julio 2017

¿Debería de prohibirse la importación de robots sexuales diseñados para parecerse a niños?

Noel Sharkey, un reconocido profesor emérito de robótica e inteligencia artificial de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) cree que sí.

El científico acaba de publicar un estudio en el que comparte sus preocupaciones sobre este fenómeno y asegura que la sociedad debería tener en cuenta el impacto de todos los tipos de robots sexuales.

A través de su organización, la Fundación para las Consultas sobre Robótica Responsable (FRR, por sus siglas en inglés), ha elaborado una consulta sobre el asunto.

Sharkey dice que todavía no hay demasiadas empresas fabricando robots sexuales pero cree que la revolución de los robots que se avecina podría cambiar eso.

El informe, Our Sexual Future With Robots (“Nuestro futuro sexual con robots”), se escribió para focalizar la atención en un asunto del que, según el especialista, no se ha discutido lo suficiente hasta ahora.

En él explica que el mero hecho de averiguar cuántas personas tienen hoy día robots sexuales es complicado, pues las empresas que los fabrican no proporcionan datos sobre sus ventas.

Pero Sharkey dice que es hora de tomar conciencia y visualizar un posible futuro en el que los humanos y los robots tengan relaciones sexuales.

 “Necesitamos legisladores que lo investiguen y que el público general decida lo que es aceptable y permisible”, afirmó.

“Tenemos que pensar, como sociedad, qué queremos hacer sobre eso. Yo no tengo las respuestas, tan solo formulo las preguntas“.

Mucho más que muñecas

Algunas de las empresas que fabrican robots sexuales son Android Love Doll, Sex Bot y True Companion.

La mayoría de ellas ha trabajado antes de la creación de muñecas sexuales de silicona bastante realistas capaces de moverse y hablar.

La más avanzada de todas ellas es Abyss Creations , en San Diego, EEUU, que fabrica Real Dolls, muñecas de silicona de tamaño natural y gran realismo, y lanzará a finales de este año otras muñecas con inteligencia artificial.

Su nombre será Harmony y consistirá en un robot que puede poder los ojos y hablar a través de una tableta conectada a una aplicación.

 

La compañía ya ha lanzado la aplicación, que permite a los usuarios programar estados de humor y voces para las muñecas.

Pero, ¿para qué podrían usarse?

Estos son algunos de los ejemplos que se exponen en el informe de Sharkey:

    Robots-prostitutas que trabajen en burdeles.

    Acompañantes sexuales para quienes se sienten solos o para personas mayores.

    Nuevos tipos de “cura sexual”.

    Una herramienta de terapias sexuales para violadores y pedófilos.

El último de todos ellos es, según el profesor, el más problemático.

Las muñecas sexuales de aspecto infantil ya existen hoy día. De hecho, un tribunal de Canadá está determinando si tener una debería ser o no algo ilegal.

El canadiense Kenneth Harrison compró una muñeca a una empresa japonesa llamada Harumi Designs, que está en el radar de las autoridades canadienses.

La muñeca fue interceptada en el aeropuerto y Harrison fue acusado de poseer pornografía infantil, aunque después fue declarado inocente.

En algunos países asiáticos ya existen burdeles en los que pueden usarse muñecas sexuales. Y hay informes que hablan de un fabricante en Barcelona, aunque esto último no ha sido confirmado.

 “Otro tipo de pornografía”

Kathleen Richardson, una experta en ética en la robótica de la Universidad de Montfort, en Reino Unido, está de acuerdo con el informe de la Fundación para las Consultas sobre Robótica Responsable y cree que los robots sexuales de aspecto infantil deberían prohibirse.

Sin embargo, no cree que deban prohibirse todos los tipos de muñecas sexuales.

“El verdadero problema no son las muñecas, sino el comercio sexual. Los robots sexuales no son más que otro tipo de pornografía“, le contó a la BBC.

Richardson cree que este tipo de robots “incrementarán, inevitablemente, el aislamiento social”.

Además, critica el informe por lo que considera “un fracaso a la hora de gestionar el problema del género”.

“¿Por qué tiene la imagen de un robot masculino en la portada, si sabemos que este tipo de mercado está dominado por muñecas y robots femeninos?

“Eso es perpetuar la idea de que es un tema que no afecta al género, pero la realidad es que no hay muchas mujeres que compren este tipo de muñecas y que está liderado por hombres y por ideas masculinas sobre la sexualidad“.

Sharkey dice que hay un desequilibrio entre lo que quienes venden esas muñecas quieren para sus clientes y lo que realmente ofrecen esas muñecas.

“Los fabricantes de robots sexuales quieren crear una experiencia lo más cercana posible a un encuentro sexual humano”, asegura.

“Pero los robots no pueden sentir amor, ternura o crear lazos afectivos. En todo caso, lo mejor que pueden hacer es fingirlos“.

Las dudas

Los robots sexuales son un fenómeno relativamente nuevo y un paso más allá de las muñecas sexuales, que se han sofisticado enormemente en los últimos años.

La mayoría de ellas tienen piel de silicona, esqueleto de metal articulado y cabello y ojos extremadamente realistas.

En su mayoría, tienen forma femenina, aunque Sinthetics, en Los Ángeles, California, Estados Unidos, ha logrado algún éxito comercial con sus muñecos sexuales.

Pero Sharkey cuestiona hasta qué punto tendrán un aspecto verdaderamente humano.

“No los imagino como humanos en los próximos 50 años. Siempre serán algo tenebrosos y sus actuales habilidades de conversación son pésimas”, explicó.

Richardson también cuestiona si se convertirán en un éxito de masas e incluso si serán posibles del todo a nivel tecnológico.

“El informe asume que puedes crear un robot funcional que puede responder a interacciones humanas, pero en realidad es un asunto increíblemente complejo“.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: EFE

10 Julio 2017

Hasta hace unos años, la industria de los juguetes sexuales se había enfocado en ayudar a satisfacer los deseos sólo de los hombres, descuidando el mercado femenino.

Sin embargo, hay quienes ya se dieron cuenta de ello y comenzaron a hacer algo al respecto, como lo cuenta la sexóloga Karley Sciortino, quien narra y documenta el proceso de creación de “Gabriel”, un muñeco sexual hecho de silicona.

La experta inglesa es columnista sobre temas de sexualidad en Vogue y Vice y describió el órgano sexual del muñeco, creado por la empresa Sinthetics, como “increíblemente realista”.

Los fabricantes son los primeros en producir estos muñecos anatómicos en Los Ángeles, al que le pusieron el nombre del arcángel “Gabriel”, como una analogía de un liberador del placer femenino sobre el que ellas tuvieran control absoluto.

La empresa, le contaron sus dueños a Vice, lleva apenas cinco años de existencia, pero sigue creciendo en Texas, Minnesota y Michigan, donde tienen clientes masculinos y femeninos, a quienes incluso les satisfacen con el tono de “piel” del juguete sexual.

Aquí el video que muestra el proceso de creación y la forma en que funciona. Está colocado en YouTube y su contenido puede resultar ofensivo para algunas personas.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Imujer.com

25 Abril 2017

Un vibrador con cámara y wifi, una línea de productos eróticos para evangélicos, geles estimulantes, un pene gigante al que montarse o el famoso ‘negro del Whatsapp’ son las atracciones de la Sexy Fair de Río de Janeiro, la mayor feria erótica de Brasil que busca romper los tabúes que hay en el país.

“A pesar de ser un país laico, Brasil, que no tiene una religión denominada oficial, es un país muy prejuicioso con el erotismo, la sexualidad y estos temas”, explica a Efe Osmar Gil, el organizador del evento.

La Sexy Fair ha vuelto este año a Río de Janeiro tras cuatro años de ausencia y con la expectativa de atraer unas 80,000 personas durante los seis días del evento, que termina este domingo.

“Mudamos el estilo de la feria porque había cuestiones alrededor de ella, mucho prejuicio sobre el evento, sobre el tema”, lamenta Gil.

El mercado erótico brasileño mueve anualmente cerca de 1,000 millones de reales (unos $315 millones) y emplea a unas 100,000 personas directa e indirectamente, según datos de la Asociación Brasileña del Mercado Erótico y Sensual (Abeme).

En la feria se pueden encontrar centenares de objetos eróticos y sexuales para todos los gustos, aunque es el público femenino el principal visitante de la feria y destinatario de los productos.

Según la organización, el 68% de los visitantes a la feria son mujeres, y la media de edad está entre los 35 y los 40 años.

Gil resalta que en la feria “hay muchas parejas y pocas personas solteras” y que “las mujeres son las mayores consumidoras de productos eróticos, principalmente cuando tienen un compañero fijo” porque quieren “innovar en la relación, sino la relación acaba monótona y se acaban separando”.

Lo que se puede encontrar

La sensación este año es un vibrador que tiene una cámara incorporada e incluso wifi, para que la distancia no sea un impedimento entre las parejas a la hora del placer, al precio de 1,550 reales (cerca de $500).

“Tiene una cámara en la punta que auxilia en los disturbios sexuales, como el vaginismo o la flacidez del músculo pélvico”, asegura Mirna Zelioli, una de las vendedoras del producto.

Además, el vibrador, “para aquellas mujeres que les gusta jugar con sus maridos, tiene un sistema wifi, se puede usar la cámara, pasar el vibrador por el cuerpo y mandarle las imágenes al marido, ya empieza así aquella excitación mucho antes, cuando el marido está incluso trabajando”, agrega a Efe la funcionaria.

Zelioli resalta que “a veces la gente piensa que es sólo el placer, pero no, el mercado erótico hoy ofrece mucho mas que esto, ofrece salud, tratamiento, alto conocimiento del cuerpo…”.

En su stand explica que venden “una línea de ‘masajeadores’, que son vibradores diferentes a los que el mercado está acostumbrado hoy en Brasil, todos de silicona anticancerígena, productos recargables, a prueba de agua, baterías de litio…”, y que hay otro vibrador “con bluetooth y cámara” para mandar rápido las imágenes “con una resolución maravillosa”.

Más moderada a simple vista, otra de las atracciones esta edición es una línea de productos destinado al público evangélico, creada por una pareja de evangélicos que también presta consultoría para parejas que siguen la misma religión y que desean cosméticos y productos para usar en sus relaciones sexuales sin ‘excederse’ de sus principios.

Para todos hay

“Decidimos entrar en este mercado cuando descubrimos que era algo que podía ayudar a las parejas. Vi cómo muchos amigos dejaban la iglesia porque tenían problemas en su relación y no encontraban respuestas a ello, y se les decía que aquello era la acción del diablo para destruir su relación”, comenta Joao Ribiero.

“En la mayoría de los casos, era una cuestión mucho más simple, una dificultad sexual que podría ser corregida con la ayuda de cosméticos“, agrega el creador de la línea de productos eróticos para evangélicos, que tienen “unos envoltorios más discretos y unos olores más suaves”, evitando por ejemplo, el uso del color rojo.

Entre el público evangélico, el producto estrella es el vibrador Bullet, que no tiene la habitual forma de miembro masculino y es una pequeña cápsula vibratoria que viene con un control, con el objetivo de estimular el clítoris y el punto G de la mujer.

Otros productos que tienen mucha demanda son los geles eróticos, como el gel vibrador, que se trata “de un vibrador liquido: lo colocas en el ‘local’ (genitales) y comienza a vibrar, estimula tanto al hombre como a la mujer“, según asegura Alessandra Scheiz, propietaria de una línea de productos eróticos.

Espectáculos eróticos, un doble de ‘el negro del Whatsapp’ (famoso personaje de memes) con el que hacerse fotos o atracciones como un pene gigante al que se debe subir como si fuera un toro, evitando caerse, se unen a conferencias y debates sobre erotismo y sexualidad que buscan romper barreras en una sociedad conservadora.

“Río de Janeiro puede ser la ciudad más abierta de Brasil, pero aún es cerrada con este tema, las personas tienen una resistencia muy grande en hablar de sexualidad. Existe mucho tabú, aunque haya el Carnaval y novelas con muchas escenas de nudismo, cuando se habla de sexualidad, sin embargo, todo está prohibido”, lamenta Osmar Gil.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: EFE

27 Septiembre 2016

 “No se trata sólo de sexo”. El fundador de Abyss Creations, la empresa que fabrica las Real Dolls, muñecas de silicona de tamaño natural y gran realismo, me recibe en su oficina con una sonrisa.

Pequeñas figuras adornan sus estanterías y sirven para explicar cómo empezó la pasión que, con los años, derivó en un negocio que cautiva a quienes lo visitamos por primera vez, probablemente con cierta dosis de prejuicio. Es difícil que la visita a esta fábrica situada en el sur de California, Estados Unidos, te deje indiferente.

Desde la misma entrada, en la que un hombre y una mujer de silicona ejercen de recepcionistas, la sensación es la de estar en un lugar a medio camino entre un museo y una sala de juegos para adultos.

Dakotah, un joven de carne y hueso de 22 años, sale a darme la bienvenida. Trabaja en la empresa desde que cumplió 18 años y está feliz y orgulloso de lo que hace.

“Cuando cuento dónde trabajo, la gente se suele quedar muy sorprendida. Tienen la imagen de las muñecas inflables de las películas, las de plástico. Pero esto son verdaderas piezas de arte. Luego, cuando vienen a ver lo que hacemos, se quedan boquiabiertos”, me cuenta.

Nada más pasar la recepción, nos encontramos con varias muñecas en exposición. Las hay rubias y morenas, altas y bajas y con distintos tipos de cuerpo, aunque suelen coincidir en el (gran) tamaño de los senos. Están maquilladas, tienen la manicura perfecta y unas están más ligeras de ropa que otras.

El cliente puede elegir todos los detalles, incluido el tipo, forma y color del cabello.

Y es que las Real Dolls se pueden personalizar hasta el mínimo detalle. En el sótano, donde está el grueso de la producción, me encuentro de lleno con decenas de cuerpos colgados, listos para ser convertidos en la muñeca que alguien soñó.

Están hechos de silicona y se sienten suaves y frescos al tacto. Priman los cuerpos de mujer, pero también hay alguno masculino.

 “Los clientes pueden elegir todo, desde el tipo de cuerpo, más o menos voluptuoso, hasta el tamaño de los senos, el tipo de pezón, el pelo y la vestimenta”, explica Dakotah.

El precio de las muñecas oscila desde los $5,000 de una versión básica con pocas alteraciones, hasta los $50,000 que puede costar una muñeca muy personalizada.

Aunque la mayoría de los clientes son hombres, también hay algunas mujeres y, para sorpresa de algunos, también se venden muchas muñecas a parejas y matrimonios que llegan juntos para elegir una muñeca, a veces dos.

“¿Tienen peticiones muy estrafalarias?, ¿alguna que hayan tenido que rechazar?”, le pregunto a Dakotah. Responde que cuanto más original o fuera de lo común es el pedido, mayor es el precio, por lo que en algunos casos más extremos, la venta no termina por producirse.

De los ejemplos más singulares que recuerda, está el de un hombre que pidió una muñeca pintada de rojo y con cuernos, o el de otro cliente que solicitó una muñeca con vello por todo el cuerpo. Hubo quien encargó una muñeca con tres senos.

Y algo que cada vez es más habitual es el interés por muñecas con cuerpo de mujer a las que también se les puede ajustar un pene.

Lo que desde fuera se puede ver como una vuelta de tuerca al mundo del sexo y el deseo, para Matt McMullen es arte y fuente de felicidad.

“Asumimos que todo el mundo tiene el potencial de tener pareja, que es fácil para todos nosotros conectar con otras personas, encontrar el amor de nuestra vida, casarnos…”.

“Sin embargo, hay personas que están muy solas, necesitan una compañía pero, por una razón u otra, no encuentran a la persona; para ellos, la muñeca es la respuesta“, sostiene cuando subo a hablar con él después de haber visto de cerca su trabajo.

Mattt McMullen, creador de las Real Dolls, empezó con figuras pequeñas como las que decoran su oficina en California. Cuando dio el salto a las figuras de tamaño natural lo hizo pensando en crear maniquíes de alta calidad.

“La muñeca verdaderamente les da felicidad, no se trata sólo de sexo, va mucho más allá. Se trata de la diferencia entre volver a una casa vacía o volver a una casa en la que hay una muñeca con la que te hace ilusión pasar tiempo.

“Si esto hace feliz a una persona entonces es algo positivo, no afecta a nadie más. Cualquiera que quiera invertir energía en juzgarlos o en decidir si son repulsivos o extraños está desperdiciando su propia energía, esta gente no les hace nada”, recalca.

El hombre que hace 20 años empezó haciendo sus propias esculturas en el garaje de su casa no se conforma con el éxito de sus muñecas reales y decidió dar un paso más que está a punto de hacerse realidad: convertirlas en robots inteligentes.

“Lo primero en lo que me quise centrar no fue en que la muñeca se moviera sexualmente… quería dotarla de inteligencia artificial”, explica. McMullen se asoció con empresas tecnológicas y nació el proyecto RealBotix, que está avanzando muy rápidamente.

Se trata de una aplicación para teléfonos inteligentes y tabletas que te permite experimentar lo que es tener una compañera virtual en tu celular.

 “Puedes elegir su personalidad, interactuar con ella, hablarle y te contestará, recordará cosas que le hayas contado de ti, te hará preguntas y se creará una experiencia en la que sentirás que le importas“, precisa McMullen.

“Después lanzaremos una cabeza robótica que se puede ajustar a una muñeca y que podrás conectar a laapp, con lo que te hablará desde su forma física y no desde el teléfono. Podrás tener una conversación con ella, se moverá, hablará, sonreirá y moverá los ojos.

“Más adelante se podrá situar la personalidad de la robot en un entorno de realidad virtual. Por tanto hay tres formas de relacionarte con la robot: sólo a través de la app, en su forma física o en el entorno virtual. O de las tres maneras a la vez. Es una experiencia chévere”.

Aunque todavía es un proyecto piloto, Dakotah me acompaña a ver el prototipo. Es una muñeca delgada, rubia y viste un bikini con la bandera de Estados Unidos.

Dice Dakotah que él y todos sus compañeros están entusiasmados con la idea de que las muñecas puedan convertirse en robots en un futuro no muy lejano. Y los clientes también. Ya han llegado muchas solicitudes de información y se está formando una lista de espera.

Obras de arte

La fidelidad de los clientes es algo que enorgullece a McMullen. “Algunos tienen más de una muñeca, otros tienen una muñeca desde hace 5 o 10 años y quieren una nueva, a veces la piden exactamente igual que la que tenían porque se sienten muy apegados.

“Y también tenemos clientes nuevos todo el tiempo. Una vez que tienes una mente abierta sobre el concepto de las muñecas, puedes mirarlas y darte cuenta de que son una obra de arte.”

La dedicación de los trabajadores es visible. Desde quienes ensamblan las piezas, hasta los que preparan las bocas, los ojos o el maquillaje, todos trabajan con mucho esmero.

“El personal que trabaja aquí es muy dedicado y tiene una formación artística, cada paso del proceso se toma muy en serio”.

“No somos una fábrica de vibradores perdida en cualquier lugar del mundo con gente haciendo cientos de consoladores de goma en cadena, esto es algo muy serio y estamos contantemente innovando y avanzando para hacerlas mejor”.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: BBCMundo

04 Julio 2016

Otros tiempos: la bella Rachel Lenhardt no tomaba alcohol, pero la separación de su marido cambió por completo su vida Otros tiempos: la bella Rachel Lenhardt no tomaba alcohol, pero la separación de su marido cambió por completo su vida

Rachel Lenhardt de 36 años, madre de cinco y maestra, debió enfrentar siete diferentes cargos ante la justicia luego de que la policía conociera detalles respecto a una fiesta que organizó en su vivienda con amigos de su hija de 16 años donde los protagonistas fueron los menores, el alcohol, el sexo y las drogas. Y ella, desde luego.

El hecho ocurrió en abril, en el Condado de Columbia, Georgia, luego de que su hija le enviara un mensaje de texto para coordinar una fiesta con sus amigos. "Vamos, festejemos", fue la respuesta de su madre. Esa misma noche, según el reporte policial, la mujer alentó a los presentes a realizar un juego llamado Twister en el cual quien perdía debía desvestirse.

Luego de algunas horas donde Lenhardt permitió a los menores amigos de su hija fumar marihuana y consumir alcohol en abundancia, la docente tuvo sexo con un adolescente de 18 años en el baño de su propiedad contiguo al living donde los demás continuaban con el juego sexual.

Visiblemente ebria, la mujer no quedó conforme y continuó con sus deseos sexuales incluso delante de su hija y el resto de los presentes. En determinado momento, les dijo a todos: "Todavía estoy excitada", subió a su habitación, trajo consigo juguetes sexuales y comenzó a utilizarlos frente a los invitados, que no podían creer lo que veían, pero festejaban. Al cabo de un rato, decidió acostarse en su cama.

Pero el condenable hecho no terminó allí. Luego de quedarse dormida en su dormitorio, la mujer se despertó al sentir que uno de los adolescentes estaba penetrándola. Al principio, según el informe presentado por la Oficina del Sheriff, creyó que se trataba del joven con quien había tenido sexo en el baño. Sin embargo, luego de un rato percibió que se trataba del novio de su hija, de 16 años.

La vida de Lenhardt cambió por completo en 2011, cuando su marido James -marine- regresó de Irak con un severo trastorno de estrés postraumático. La convivencia entre ambos se hizo imposible y decidieron romper su relación en 2014. Separados, la mujer se volcó al alcohol luego de no haber probado nunca una gota de bebida por su condición de mormón. También comenzó a ser una adicta al sexo y a la pornografía. Hasta llegó a compartir con amigos imágenes de su hija teniendo relaciones con su novio. Por tal motivo, la ex maestra buscó ayuda en su iglesia de la comunidad mormona para escapar del alcohol, las drogas y el sexo.

Por el momento, Lenhardt sorteó la cárcel, pero debió pagar varios miles de dólares para evitarla. Ahora fue condenada a un año de probación y a realizar tareas comunitarias. Eso sí: perdió la custodia de sus cinco hijos que ahora viven con su ex marido.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

Últimas Noticias

Prev Next

El secreto es su genética y manejo Cindy…

El secreto es su genética y manejo Cindy y Tinaja, las más lecheras de la Expocruz

Después de cuatro días de intensas ordeñas, Cindy Supersire FIV Santa Ana (girolando) y Tinaja...

La zafra tiene un avance del 84% Ingenio…

La zafra tiene un avance del 84% Ingenios garantizan azúcar para el mercado interno

Una buena zafra es la que están llevando adelante los productores de caña y los...

En Texas Levantan muro para frenar inmig…

En Texas Levantan muro para frenar inmigración

La construcción de un muro de más de 5 metros de altura en la frontera...