Santa Cruz de la Sierra
16 Marzo 2016

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, designó hoy a su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva como nuevo titular del Ministerio de la Presidencia, informaron fuentes parlamentarias de este país.

El nombramiento aún no ha sido confirmado por el Gobierno, pero sí lo hizo el jefe del grupo del Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara de Diputados, Afonso Florence, en declaraciones a los periodistas.

La decisión, según Florence, fue tomada después de una rueda de consultas que Rousseff tuvo durante los últimos dos días con el exmandatario en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia y en la que Lula vivió entre 2003 y 2011, período en que ejerció como jefe de Estado de Brasil.

Lula, reconocido por ser un ícono de la izquierda latinoamericana, que está siendo investigado por el fraude en Petrobras, intentará reagrupar a los aliados del gobierno para frenar un pedido de juicio de destitución en el Congreso contra Rousseff por una supuesta adulteración de cuentas públicas.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

15 Marzo 2016

El ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, aceptó la invitación de la actual mandataria Dilma Rousseff para incorporarse al ejecutivo como Ministro. Durante la tarde de este martes acabarán de perfilar los detalles, reseña El Mundo de España.

Lo desveló el columnista de ‘O Globo’ Lauro Jardim, citando como fuentes a diputados del partido próximos al presidente.

De este modo, Lula evita a la Justicia ordinaria, que le investiga por presuntos cobros ilegales en el marco de la trama corrupta en torno a Petrobras.

Como ministro, Lula tan sólo podrá ser investigado por el Tribunal Supremo (STF). Los ex presidentes no gozan de inmunidad en Brasil.

Redacción Leo.bo

Fuente: lapatilla.com

15 Marzo 2016

Se trata de "salvar el proyecto" que se inició con la llegada al poder en 2003 del fundador del Partido de los Trabajadores, ícono de la izquierda latinoamericana.

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva podría asumir un ministerio clave en el gobierno de Dilma Rousseff para intentar salvar a su heredera política de un proceso de impeachment, según una fuente del gobierno.

Lula, que enfrenta a su vez investigaciones judiciales en el marco del megaescándalo Petrobras, viajará a Brasilia "hoy o mañana" (martes o miércoles), dijo a la AFP la fuente, que pidió el anonimato.

La intención es ayudar a la jefa de Estado a "enfrentar el impeachment" que la oposición quiere abrirle en el Congreso por presunta adulteración de las cuentas públicas, agregó.

El proyecto, no el pellejo

Se trata de "salvar el proyecto" que se inició con la llegada al poder en 2003 del fundador del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) e ícono de la izquierda latinoamericana.

Las conjeturas apuntan a que el exmandatario asuma la Secretaría del Gobierno o la jefatura de Gabinete, aunque también se baraja la posibilidad de que funcione como un articulador con los aliados del PT para impedir que estos voten el impeachment, pero desde fuera del gobierno.

La fuente insistió en que el eventual regreso de Lula al gobierno no busca protegerlo con fueros especiales de la investigación sobre los desvíos en Petrobras, que ya le valieron un pedido de prisión preventiva sobre la que aún debe pronunciarse próximamente el juez Sergio Moro, a cargo del caso.

"No tiene sentido, en este clima tenso, que Lula asuma y en caso de que el gobierno caiga deje la imagen de alguien que quiere escapar a la justicia", indicó.

"De todos modos, si (Lula) es ministro, tendrá que responder ante la Procuraduría General de la República" por las sospechas de ocultamiento de bienes y corrupción, en un caso que investiga la propiedad de un triplex y una chacra en el estado de Sao Paulo.

Rousseff, electa en 2010 y reelecta en 2014, tiene apenas un 11% de apoyo y focaliza la indignación popular por los escándalos de corrupción, en un país sumido en la recesión económica.

El domingo pasado, más de tres millones de brasileños se manifestaron en diversas ciudades para reclamar su renuncia.

Y este viernes, el PT está organizando marchas en defensa del proyecto de gobierno en respuesta al multitudinario acto de la oposición.

El principal aliado del PT, el centrista PMDB, al que pertenece el vicepresidente Michel Temer, está tentado de abandonar la alianza.

La Corte Suprema podría destrabar el proceso de impeachment esta semana, definiendo su formato y habilitando a la cámara de Diputados a instalar la comisión que la encamine al plenario.

En caso de que lo acepte, una mayoría de dos tercios de los 541 diputados federales deberán decidir en una sola votación si inician el juicio de la presidenta o lo descartan definitivamente.

Lula eclipsaría a Dilma 

La fuente admitió que una entrada de Lula al gobierno podría debilitar la autoridad de Rousseff. "Pero eso es otra historia", comentó.

Rousseff había expresado la semana pasada que sería "un gran orgullo" tener en su gabinete al exobrero metalúrgico, líder sindical y cabeza del llamado milagro socioeconómico brasileño de la década pasada.

El lunes, el jefe de Gabinete Jaques Wagner se sumó al coro que pide la vuelta de Lula al gobierno para retomar el liderazgo perdido.

"Si Lula viene, seguramente será para cuidar de aquello que él mejor sabe hacer, que es la política", dijo Wagner, que habría puesto su cargo a la orden.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

15 Marzo 2016

La juez brasileña que debía pronunciarse sobre un pedido de prisión preventiva contra el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva por presunto lavado de dinero transfirió el caso al juez federal Sergio Moro que lleva el caso del megafraude en Petrobras.

La decisión la tomó el tribunal de primera instancia en Sao Paulo, de la magistrada Maria Priscila Hernandes Veiga, que había recibido una denuncia de la fiscalía contra Lula por “ocultación de patrimonio”, una modalidad de lavado de dinero.

“Las denuncias presentadas por el Ministerio Público contra el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva deben ser transferidas al 13 tribunal federal de Curitiba” del juez Sergio Moro, que lleva las causas relacionadas a la Operación Lava Jato, sobre una trama de sobornos en la petrolera estatal para financiar partidos políticos.

El caso en Sao Paulo estaba centrado en un apartamento del que el expresidente e ícono de la izquierda brasileña niega ser propietario y que lo relacionaría supuestamente con una constructora implicada en el escándalo de Petrobras. Pero también está en la mira de Moro, que ordenó el allanamiento de la casa de Lula en el cinturón industrial de Sao Paulo hace diez días para llevarle a declarar forzosamente. En esa ocasión, los investigadores lo interrogaron sobre los presuntos “favores” con los que poderosos grupos de la construcción implicados en el fraude lo habrían beneficiado.

“Es innegable el vínculo entre todos estos casos de la Operación Lavajato, así como lo es la vinculación de aquellos a este proceso, en que se imputa la práctica de crímenes a varias personas por la cesión del apartamento al expresidente y su familia”, dijo Veiga.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: EFE

14 Marzo 2016

La Policía Federal brasileña descubrió ayer la caja de seguridad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en una sucursal del Banco de Brasil en Sao Paulo. Dentro de la habitación se almacenan 186 artículos, incluyendo regalos, monedas y joyas acogidas por Lula durante sus dos mandatos al frente del Gobierno.

La pesquisa de lo que en el país ya denominan el “tesoro” de Lula se inició el 8 de marzo y a pedido del Ministerio Público, luego de que se incautara un documento en la sede del Partido de los Trabajadores.

De acuerdo con el relato de los empleados del banco a la Policía Federal, las partes encontradas llegaron al lugar el 23 de enero de 2011. “No hay ningún costo de almacenamiento para el responsable del material”, según la declaró un gerente de banco.

Entre los elementos almacenados en la bóveda hay monedas de oro con los símbolos del Vaticano, una imagen sagrada hecha a mano en plata y piedras preciosas, un crucifijo de madera, un camello de oro y una daga de oro con empuñadura de marfil tachonado de rubíes.

Lula recibió dichos artículos durante sus dos períodos (2002-2010) al frente del país.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

11 Marzo 2016

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó hoy que no renunciará a pesar de las presiones crecientes que enfrenta por parte de la oposición por la crisis política y por el escándalo de corrupción que ha salpicado a su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

“Creo que solicitar mi renuncia es reconocer que no existe base para el impeachment”, afirmó Rousseff en una rueda de prensa en el palacio presidencial de Planalto, en alusión a la figura de derecho anglosajón con la se conoce el proceso de destitución que trata de impulsar la oposición.

“Es imposible creer que por mi trayectoria política, por mi honradez, me resigno ante los que actúan con absoluta falta de respeto a ley”, agregó Rousseff.

Rousseff criticó a los partidos opositores que demandan su destitución y les sugirió que “deberían proceder de acuerdo con la Constitución”.

En la rueda de prensa, la mandataria también se refirió al pedido de la fiscalía de Sao Paulo de prisión preventiva contra el expresidente Lula y consideró que esta “pasó de todos los límites”.

“El Gobierno repudia el acto practicado contra el (ex)presidente Lula”, dijo Rousseff.

La Fiscalía de Sao Paulo solicitó este jueves la prisión preventiva de Lula por delitos de lavado de dinero y falsificación de documentos en un proceso por corrupción paralelo al que investiga las irregularidades en Petrobras.

Rousseff abundó en que la petición de la fiscalía “sobrepasa el sentido común” y es un “acto de injusticia”, sobre todo debido al bagaje político de Lula y por el “respeto internacional” del que goza.

La mandataria se negó a comentar los rumores de que habría ofrecido un ministerio a Lula, pero aseguró que “tendría el mayor orgullo” de incluirle en su gabinete.

En su declaración, la jefa de Estado también criticó las “filtraciones selectivas” a la prensa de los casos de corrupción y advirtió que “los rumores son negativos para la economía”.

También aprovechó para pedir “más diálogo”, “menos turbulencia” y “pacificación” para reducir la crisis política que atraviesa el país.

En relación a las protestas convocadas para el próximo domingo contra su Gobierno, pidió que sean “pacíficas” y apuntó que las manifestaciones son “una de las victorias de la democracia brasileña”.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

11 Marzo 2016

Los brasileños ya pueden realizar apuestas sobre si el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, investigado por supuesta corrupción, terminará en prisión, gracias a una página en internet creada por un grupo de amigos.

La página de apuestas, llamada "O Bolao de Lula", plantea dos cuestiones: ¿Crees que Lula va a ser preso? y, en caso afirmativo, ¿Cuándo crees que será?

Según las reglas del sitio, aquellos que apuesten que Lula no será encarcelado ganarán si el exmandatario, blanco de dos investigaciones, es considerado inocente y no es arrestado antes del 31 de diciembre de 2017.

En el caso contrario, el usuario vencerá si acierta la fecha en el que el ex jefe de Estado, uno de los líderes más carismáticos de Brasil, entre en prisión.

Cada apuesta tiene un valor de 13 reales (3,5 dólares), un número "cabalístico" según los creadores de la página web, y que hace referencia al código con el que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) se presenta a las elecciones.

La página de apuestas fue desarrollada por dos programadores informáticos que consideraron la iniciativa como "una forma de divertirse entre amigos".

Su creación coincide con la delicada situación judicial que atraviesa Lula, quien la víspera fue denunciado por la Fiscalía por ocultación de patrimonio y lavado de dinero por supuestamente haber recibido un apartamento de tres plantas en una playa de Sao Paulo.

Paralelamente, la Fiscalía de Paraná, que ha centralizado las investigaciones del caso Petrobras, apunta que esa propiedad y una casa de campo en el interior de Sao Paulo podrían estar relacionadas con la corrupción en la petrolera y habrían sido usadas por las constructoras para disfrazar el pago de coimas.

El pasado viernes, Lula fue llevado por la Policía a declarar en una comisaria, mientras que la Fiscalía anunció que cuenta con indicios "bastante significativos" de que el expresidente recibió beneficios y favores de las empresas implicadas en los desvíos de recursos de Petrobras.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

07 Marzo 2016

La oposición brasileña anunció hoy que se concentrará en la retomada de los trámites para un posible juicio político contra la mandataria Dilma Rousseff, quien a su vez acusó a sus adversarios de ahondar la crisis política y económica del país.

El primer paso de la oposición será pedir una mayor celeridad a la Corte Suprema en relación a las aclaraciones que debe dar sobre cómo se tramitará en el Congreso el posible juicio político contra la mandataria, dijo el jefe del grupo del partido Demócratas (DEM) en la Cámara Baja, Pauderney Avelino.

El diputado explicó que, después de que hoy el Tribunal Supremo publicó la sentencia de diciembre pasado mediante la cual suspendió el proceso contra Rousseff por "errores de procedimiento", ahora "debe aclarar cómo será conducido el trámite".

Según Avelino, esa aclaración requiere ahora de "más urgencia", una vez que la Fiscalía sospecha que el antecesor y padrino político de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, se enriqueció en forma ilícita con las corruptelas en la estatal Petrobras y que el dinero de la corrupción petrolera alimentó la campaña de Rousseff en 2014.

El pasado viernes, la Policía Federal allanó las residencias de Lula, algunos de sus familiares y allegados, en una vasta operación en el marco de la cual llevó al expresidente desde su casa a una comisaría para prestar declaración.

Avelino también dijo que la oposición anexará a la solicitud de juicio político presentada contra Rousseff las acusaciones hechas por el exjefe del oficialismo en el Senado Delcidio Amaral, que en un acuerdo de cooperación judicial aún no oficializado habría dicho que Lula y Rousseff "sabían" de las irregularidades en la petrolera.

"Eso es muy grave y tendrá que ser tomado en cuenta", apuntó el diputado, quien también aseguró que la oposición puede obstruir en el Congreso todas las votaciones que interesen al Gobierno como otra forma de presión.

Rousseff, por su parte, aprovechó un acto de entrega de viviendas de interés social para arremeter contra la oposición, a la que acusó de "no conformarse" con la "derrota" en las elecciones de 2014.

"Brasil está pasando por un momento de dificultades", pero "una parte de ese momento es debida a la sistemática crisis política que provocan aquellos que perdieron las elecciones y no se conforman", declaró.

Según la presidenta, la oposición ha planteado "un cierto tipo de lucha que genera un problema sistemático no político, sino también para la economía, el empleo y el crecimiento de las empresas".

Rousseff también reiteró sus críticas a las "filtraciones ilegales" de documentos sigilosos sobre diversas investigaciones obtenidos por la prensa, en una clara alusión a las acusaciones en su contra que le han sido atribuidas al senador Amaral.

Las "acusaciones" filtradas, según Rousseff, muchas veces "no son verdaderas, pero el impacto de lanzar barro a los otros ya ocurrió", permanece y salpica a "personas inocentes".

Esta semana, Rousseff también deberá atender otro flanco de conflictos, generado por una cautelar obtenida por la oposición en contra del nombramiento del nuevo ministro de Justicia, Wellington Lima.

El pasado viernes, un tribunal aceptó una demanda presentada por el partido DEM contra la designación del ministro, que asumió el pasado jueves, debido a que es funcionario del Ministerio Público y la Constitución impide que miembros de ese organismo desempeñen funciones en el Poder Ejecutivo.

El Gobierno ha apelado esa cautelar y el asunto será dirimido el próximo miércoles por la Corte Suprema, que decidirá si Rousseff se verá en la obligación de nombrar a un nuevo ministro de Justicia en momentos en que arrecian las investigaciones sobre corrupción.

Para más dolores de cabeza, el Gobierno enfrentará el próximo domingo una gran jornada de manifestaciones convocada por grupos opositores en favor del proceso de destitución de Rousseff, a la cual hoy manifestó su respaldo la poderosa Federación de Empresarios del Estado de Sao Paulo (Fiesp).

Al día siguiente, el lunes 14 de marzo, Lula deberá declarar en el marco de las investigaciones en Petrobras, lo cual pudiera añadir más leña al fuego de las protestas del domingo.

Redacción Leo.bo

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Identifican cuáles están alquiladas o co…

Identifican cuáles están alquiladas o con casero Revertirán inmuebles que no cumplan función social

Con cautela, ayer la Agencia Estatal de Vivienda (AEVivienda), dio a conocer que en Santa...

Involucrado Carlos Mesa Legisladores tra…

Involucrado Carlos Mesa Legisladores tratarán mañana caso Lava Jato

La Asamblea Legislativa Plurinacional fue convocada a sesionar el miércoles 14 de noviembre, a las...

Año horrible

El Latinobarómetro desde hace 23 años registra las percepciones políticas de la población en 18...