Santa Cruz de la Sierra
04 Marzo 2016

La Policía Federal brasileña ha detenido al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para declarar por presunto lavado de dinero y corrupción dentro de la investigación por el caso Petrobras.

La Policía registraba esta mañana el domicilio particular del ex mandatario, conocido como 'Lulinham', la casa de uno de sus hijos y otras residencias cuya propiedad se atribuye a la familia, en el marco de la 'Operación Lava Jato'.

Según la Policía existen pruebas de que Lula se ha beneficiado de la trama de sobornos de Petrobras a través de reformas que realizó en su casa de vacaciones.

Además, también hay evidencias de que las campañas del Partido de los Trabajadores y los gastos del ex mandatario fueron costeados ilegalmente.

"El ex presidente Lula, además de ser el líder del partido, fue el responsable último de la decisión sobre quiénes serían los directores de Petrobras y fue uno de los principales beneficiarios de estos sobornos", afirma un comunicado de la Policía.

"Hay evidencia de que los sobornos le enriquecieron y financiaron las campañas electorales y las arcas de su partido político", añade la nota.

La operación se enmarca en las investigaciones de corrupción en la estatal Petrobras y fue ordenada por el juez federal Sergio Moro, que está a cargo de las averiguaciones sobre una red que se apropió ilegalmente de unos 2.000 millones de dólares de las arcas de la petrolera.

Según confirmó la Policía Federal, los agentes iniciaron las indagaciones a las 06.00 hora local (10.00 GMT), cuando se presentaron en la residencia de Lula en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en la periferia de Sao Paulo.

Según los informes, el ex mandatario, que se encontraba solo en casa, abrió la puerta y "estaba tranquilo".

También registraron la sede del Instituto Lula, que dirige el ex presidente; una finca de la localidad paulista de Atibaia y un apartamento en el balneario de Guarujá, entre otros lugares.

En esos dos últimos casos, las autoridades sospechan que esas propiedades pertenecen en realidad a Lula, aunque figuran a nombre de otras personas allegadas al ex mandatario.

Su familia, en el punto de mira

Fuentes policiales han confirmado que también ha sido allanada la residencia en Sao Paulo de uno de los hijos de Lula, que está bajo sospecha de haber incurrido en algunas prácticas corruptas junto con su padre.

La policía ha confirmado que se están llevando a cabo 33 órdenes de registro y 11 órdenes de detención, incluyendo dos en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, una de ellas la del ex presidente.

De acuerdo con la Policía Federal, Lula está obligado a colaborar y ofrecer información en esta nueva fase de la 'Operación Lava Jato', que ha salpicado a las principales empresas y a destacados políticos del país.

Además de Lula, entre los objetivos de la operación se encuentran su esposa, Marisa, y sus hijos Marcos Cláudio, Fábio Luis y Sandro Luis, así como su hija Marlene Araujo.

Hace tan sólo unas horas el Instituto Lula emitía un comunicado en el que negaba su conocimiento y participación en la gran red de corrupción en la petrolera estatal.

El ex mandatario aseguraba en la nota que "jamás participó, directa o indirectamente, de cualquier 'ilegalidad', ya sea en el caso que afecta a la petrolera o en cualquier otro, antes, durante o después de su gobierno".

Redacción Leo.bo

Fuente: elmundo.es

24 Febrero 2016

Miles de brasileños respondieron con cacerolazos, bocinazos y abucheos al programa de propaganda política transmitido en cadena nacional de radio y televisión por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), que salió en defensa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los cacerolazos fueron escuchados en varios barrios de las principales ciudades del país, entre ellas San Pablo, Río de Janeiro y Brasilia, en señal de protesta contra el PT, formación que se ha visto salpicada por un gigantesco escándalo de corrupción.

Durante la propaganda, un locutor arremete contra los sectores de la oposición que han solicitado la apertura de un juicio político contra la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, y contra aquellos que "calumnian" a Lula, investigado por la Justicia.

En el programa interviene el propio Lula, quien comenta la situación del país y destaca los logros conseguidos por Brasil en la última década, aunque se abstiene de mencionar su propia situación judicial.

El ex mandatario recordó que Brasil es el país que más redujo las desigualdades sociales y las tasas de pobreza y recalcó que las críticas contra el PT "vienen de los que no quieren dividir asiento de avión con el pueblo".

"Nos equivocamos, pero acertamos. Lo tenemos todo para volver a crecer", comentó el ex presidente, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010.

Lula es objeto de dos investigaciones por supuesto "ocultamiento de patrimonio", pero ha sido defendido por el PT, que atribuye las acusaciones a supuestas maniobras de sus adversarios políticos para "ensuciar su nombre".

El ex jefe de Estado, quien se ha considerado a sí mismo como "el alma viva más honesta de Brasil", deberá declarar ante la Fiscalía por un caso de lavado de dinero y ocultación de patrimonio de un apartamento situado en el balneario de Guarujá, en el litoral de San Pablo.

La declaración del ex presidente fue suspendida temporalmente el pasado 17 de febrero por el Consejo Nacional del Ministerio Público, órgano que supervisa a las fiscalías y que este martes autorizó al promotor del caso retomar las investigaciones y marcar una nueva fecha.

Los cacerolazos han acompañado en el último año a las propagandas del PT, así como a varias apariciones de Rousseff en televisión, lo que llevó a la presidente a abstenerse el pasado mayo de pronunciar un discurso para conmemorar el Día del Trabajo.

La popularidad de Rousseff se encuentra completamente arañada debido a la aguda crisis económica y política que atraviesa el país, cuya economía caerá un 3,70 % en 2015, según cálculos oficiales.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

23 Febrero 2016

La Policía brasileña apuntó la "posible" participación del ex presidente Luiz Inácio "Lula" da Silva en "prácticas delictivas" relacionadas con el caso de corrupción de la petrolera estatal Petrobras, según documentos a los que hoy tuvo acceso el diario O Estado de Sao Paulo.

En un informe presentado en el marco de una nueva fase de la investigación, iniciada esta semana, el comisario Filipe Hille dice sospechar que la constructora Odebrecht, salpicada por el caso de corrupción, "costeó la construcción" de la sede del Instituto Lula, entidad dirigida por el ex mandatario.

En el documento, el comisario analiza una nota encontrada en el teléfono móvil de Marcelo Odebrecht, ex presidente de la empresa constructora Odebrecht y actualmente detenido, en la que aparecía escrita la frase "Predio (IL)" y un valor superior a 12 millones de reales (unos 2,9 millones de dólares).

El equipo de análisis de la Policía Federal considera "posible" que "Predio (IL)" se refiera al Instituto Lula, cuya sede se encuentra en Sao Paulo.

"En caso de que el Predio (IL) se refiera al Instituto Lula, la conclusión más plausible sería que el grupo Odebrecht costeó la construcción de la sede de la referida entidad y otras propiedades pertenecientes a Luiz Inácio Lula da Silva", cita el delegado.

El documento subraya que la "posible implicación del ex presidente de la República en prácticas delictivas debe ser tratada con parsimonia", lo que, en opinión del comisario, "no significa que las autoridades policiales dejen de ejercer su papel constitucional".

El Instituto Lula, por su parte, afirmó que la entidad fue fundada en 2011 en la misma casa donde funcionaba el Instituto Ciudadanía y previamente el Instituto de Estudios e Investigaciones de los Trabajadores, lo que demuestra que el organismo "nunca construyó ningún edificio".

Lula es actualmente centro de varias investigaciones, una de ellas por un supuesto caso de "blanqueo de dinero" asociado a la corrupción en Petrobras.

La Fiscalía quiere esclarecer si Lula es propietario de un apartamento en el edificio Solaris, situado en Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, el cual está registrado a nombre de la constructora OAS, implicada en el escándalo de la petrolera.

Paralelamente, la Justicia autorizó que el ex jefe de Estado sea también investigado por una finca campestre situada en Sao Paulo, que ha frecuentado en los últimos años y se sospecha que sea de su propiedad, algo que Lula ha negado en forma vehemente.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: EFE

29 Enero 2016

La fiscalía de Sao Paulo emitió el viernes una orden para que el ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, testifique para aclarar por qué un apartamento supuestamente de su propiedad no fue declarado como patrimonio.

Luiz Inácio Lula da Silva está citado junto a su esposa Marisa para que el 17 de febrero declare en el marco de "una investigación por lavado de dinero, que incluye el delito de ocultamiento de patrimonio"

El centro de la investigación en la que el fiscal encargado es Cássio Conserino es un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá, 63 km al sur de Sao Paulo, Brasil, que sería propiedad de Lula da Silva aunque en documentos aparece como dueña la constructora OAS, que formó parte del megafraude a Petrobras.

Luiz Inácio Lula da Silva, el icónico presidente de izquierda que gobernó Brasil hasta 2010, niega las acusaciones.

"Son infundadas las sospechas del Ministerio Público y son frívolas las acusaciones sobre supuesto ocultamiento de patrimonio por parte del ex presidente Lula y sus familiares", sostuvo en una nota el instituto que lleva el nombre del otrora presidente de Brasil y le representa.

"Tenemos pruebas documentadas, circunstanciales y testigos que afirman que la familia [de Lula da Silva] era la dueña del inmueble, que fue incluso remodelado por OAS y le añadieron un ascensor privado para beneficiar al ex presidente", indicó el fiscal al diario O Globo de Brasil el domingo pasado.

"Después de que entregaron el apartamento, tanto Marisa como uno de los hijos de Lula, Lulinha [Fabio Luis Lula da Silva], llegaron a pasar algunos días en el inmueble", añadió.

El propietario de OAS Leo Pinheiro, preso por formar parte de la trama de corrupción en la petrolera, también fue llamado a declarar junto al ingeniero responsable de la supuesta remodelación del inmueble.

Para el fiscal Conserino, hay indicios de que los investigados intentaron esconder el nombre de los verdaderos dueños del apartamento, lo que supondría el delito de lavado de dinero, según el diario Folha.

Al ser reelecto en 2006, Luiz Inácio Lula da Silva declaró en su impuesto de renta haber pagado una cuota para este proyecto inmobiliario en la Bancoop, la cooperativa de bancarios que era propietaria de la obra. Por inviabilidad, la obra fue luego transferida a OAS.

"Pero nunca fueron propietarios de ningún apartamento en ninguno de los condominios de la Bancoop o sus sucesoras. La verdad saldrá a la luz con el desarrollo de las investigaciones", aseguró el Instituto Lula.

Las pesquisas ganan más relevancia porque en la investigación del caso Petrobras, las autoridades sospechan que OAS habría entregado apartamentos de este desarrollo para pagar sobornos.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

20 Octubre 2015

La Comisión Parlamentaria creada en la Cámara baja de Brasil para investigar el escándalo de la petrolera estatal Petrobras tenía su guión definido desde el principio: conservar intactos a los 49 políticos acosados por la fiscalía brasileña en el caso. La comisión, un instrumento del Legislativo, está controlada justamente por los partidos citados en la trama de corrupción. Ese lunes ha cumplido su destino: ha publicado su informe final donde ni la presidenta Dilma Rousseff ni su predecesor, Lula da Silva, ni los expresidentes de Petrobras Graça Foster y José Sergio Gabrielli, han sido implicados. En realidad, ninguno de los parlamentarios citados por el Ministerio Público y ya bajo investigación de la Justicia fueron citados.

"La tesis de que se institucionalizó la corrupción en Petrobras es cuestionable. Esta hipótesis es injusta cuando hay miles de empleados", ha defendido el diputado del gobernante Partido de los Trabajadores Luiz Sergio, autor del informe.

Hace algunos meses, un confiado Eduardo Cunha, el polémico presidente de la Cámara baja y hombre clave en la crisis política (por prerrogativas de su cargo es el encargado de abrir el proceso de destitución contra Rousseff), decidió comparecer ante la comisión para realizar una declaración espontánea a sus pares. En ella, aseguró que no poseía cuentas bancarias en el exterior. Sin embargo, la Fiscalía brasileña ha hecho públicas varias cuentas suizas, abiertas por él a nombre de su mujer y su hija, en las que se han movido, aproximadamente, más de 24 millones de reales (casi cuatro millones de euros). Ese dinero, según la Fiscalía, proviene de sobornos de empresas que consiguieron contratos jugosos con Petrobras.

Fue con base en esa mentira que 50 diputados presentaron la semana pasada la solicitud de apertura de un proceso de pérdida del mandato del presidente de la Cámara. Mentir en una declaración pública, según las reglas del Poder Legislativo brasileño, se considera una violación del decoro parlamentario.

El próximo jueves será votado el informe de la comisión, pero todas las miradas siguen puestas en Cunha. Ese lunes, el desafiante diputado reiteró que no va a renunciar y que sigue teniendo la potestad de abrir el proceso de destitución parlamentaria (impeachment) de Rousseff. La oposición no ha perdido las esperanzas que lo haga.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

12 Octubre 2015

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, era tan allegada a su jefe de gabinete que sus colaboradores decían que si alguna vez lo echaba sería como echarse a sí misma.

Es lo que hizo la semana pasada. La remoción de Aloizio Mercadante y otros altos ministros demostró no sólo la desesperación política por los temores de su juicio político sino también el sorpresivo retorno del predecesor y mentor de Rousseff, Luiz Inacio Lula da Silva. Lula, el gigante político de Brasil del último medio siglo que supuestamente se había retirado, vuelve a ser –a través de colaboradores clave- una presencia central en el palacio presidencial. Está siendo visto como candidato para 2018.

“El principal objetivo de Dilma es proteger su mandato, de modo que hace esto, no porque le guste, sino porque necesita hacerlo”, dijo Cristiano Noronha, vicepresidente de Arko Advice, una firma consultora política.

Hace apenas unos meses, Lula se distanciaba activamente de Rousseff, diciendo a los líderes religiosos a puertas cerradas que estaba decepcionado con ella y con el rumbo que había tomado su Partido de los Trabajadores. Famoso por llegar a la gente común e incluirla, Lula lamentó que Rousseff no haya podido hacerlo.

Fue un punto bajo en la relación entre el “creador y su creación”, como se refieren a ellos los diarios brasileños. Hubo informes de que pasaron más de un mes sin hablarse. Muchos supusieron que Rousseff quería demostrar su independencia y Lula distanciarse de su sucesora profundamente impopular.

Sin embargo, a medida que Rousseff se aferraba a su pequeño círculo íntimo y asomaba la amenaza de juicio político, la pareja comenzó a ver que su destino estaba inextricablemente unido. Rousseff comenzó a hacer caso a los consejos de Lula; Lula convocó al partido a apoyarla. Cediendo puestos de su gobierno a los aliados de él –tres ministros, incluido el jefe de gabinete Jacques Wagner, el coordinador político, Ricardo Berzoini, y el secretario de prensa, Edinho Silva- y dejándolos trabajar con el Congreso, Rousseff está tratando de salvar su presidencia compartiéndola.

“Tenemos la santísima trinidad: Dilma, Lula y el PT –son inseparables”, dijo en una entrevista Rui Falcao, presidente del Partido de los Trabajadores, conocido como PT. “Pueden morir abrazos o salvarse todos juntos”.

Animal político

Los brasileños conocen a Lula como un animal político, un negociador natural capaz de hechizar al mismo tiempo a los inversores de Wall Street y a los trabajadores que ganan el salario mínimo. Su pragmatismo una década atrás lo ayudó a sobrevivir a su propio escándalo de pago por votos y al pánico del juicio político y luego arrasar en una reelección al año siguiente.

También tuvo la suerte de conducir a uno de los máximos productores de materias primas del mundo durante años de precios récord para el mineral de hierro, el petróleo, la soja, el azúcar y el café en tanto la demanda aparentemente insaciable de China alimentaba un auge en las economías emergentes. Su visión de la inclusión social también generó beneficios políticos, dado que gastó la ganancia inesperada de Brasil en planes sociales que lo ayudaron a dejar la presidencia con un nivel de aprobación superior al 80 por ciento.

Rousseff, con un carisma considerablemente menor, está tratando de enderezar su barco político en tanto una recesión que, según se prevé, será la más prolongada desde la Gran Depresión, hace peligrar los logros sociales alcanzados durante los primeros 13 años de gobierno del PT. El desempleo creció hasta 8,6 por ciento, la inflación alcanza casi 10 por ciento y se supone que la economía se contraerá casi 3 por ciento este año.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

21 Septiembre 2015

El extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Joao Vaccari, fue condenado hoy a quince años y cuatro meses de prisión por su implicación en la red de corrupción que operó en la empresa estatal Petrobras, informaron fuentes judiciales.

Según la sentencia difundida por el juez federal, Sergio Moro, que convierte al extesorero del PT en el primer político condenado por este caso, Vaccari fue hallado culpable de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir.

Vaccari, de 56 años, fue tesorero del PT, al que pertenecen la presidenta Dilma Rousseff y su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, hasta abril pasado, cuando dimitió después de ser detenido por la Policía Federal en el marco de la investigación de las corruptelas en la petrolera estatal.

Además, el juez Moro condenó a 28 años de prisión al exdirector de Servicios de Petrobras, Renato Duque, y dictó penas que van de 9 a 18 años de cárcel a otros ocho acusados en este caso.

El "caso Petrobras" salpica a una veintena de grandes empresas privadas, las cuales, según las autoridades, obtenían contratos amañados con la petrolera, inflaban sus valores y luego repartían las diferencias con exdirectores de la estatal y políticos que amparaban el fraude.

Por este asunto también está bajo investigación medio centenar de políticos, en su mayoría de la base de apoyo al Gobierno de Dilma Rousseff, incluidos los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros.

Asimismo, las autoridades sospechan que parte del dinero obtenido por la red que operó en Petrobras pudo haber llegado a la campaña que el año pasado llevó a la reelección de Rousseff, lo cual también se investiga.

Del mismo modo, la Policía Federal ha pedido autorización a la Corte Suprema para interrogar a Lula, porque existen sospechas de que el exmandatario también pudo haber obtenido beneficios de la vasta red de corrupción que operó en la petrolera estatal.

Según ha admitido la propia Petrobras en sus balances, la red de corrupción operó al menos entre 2004 y 2014, período en que desvió de forma ilegal unos 2.000 millones de dólares.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

11 Septiembre 2015

En el marco de la megainvestigación por corrupción que tiene a todo el Partido de los Trabajadores (PT) bajo la lupa, la Policía Federal de Brasil pidió al Tribunal Supremo Federal de ese país que cite a declarar al ex presidente Lula da Silva. El delegado encargado de la investigación, Josélio Sousa, cree que el ex mandatario –de gira por la Argentina– podría haberse beneficiado con la red de pago de sobornos y lavado de dinero que se hizo alrededor de Petrobras.

El funcionario judicial sospecha que Lula pudo haberse "beneficiado por el esquema en curso en Petrobras, obteniendo ventajas para sí, para su partido, el PT, o para su gobierno con el mantenimiento de una base de apoyo partidario sustentada a costa de negocios ilícitos", señala el documento al que tuvo acceso Infobae.

Lula aparece mencionado desde muy temprano en el escándalo, en algunos de los testimonios dados a la Justicia por implicados en el caso que colaboran a cambio de una reducción de sus condenas. Pero según aclara el propio delegado policial, los testimonios –por el momento– no aportan pruebas. "Los colaboradores, no obstante, no disponen de elementos concretos que impliquen la participación directa del entonces presidente Lula en los hechos", dice.

La petición está ahora en manos del Tribunal Supremo, que deberá decidir si la envía para su revisión a la Fiscalía General, que investiga la parte de la causa que atañe a políticos –mayormente protegidos por fueros, aunque no es el caso de Lula–, si lo destina al juzgado federal de Paraná (sur) que tramita la esfera privada del escándalo o si la descarta.

El Petrolao consistió en una red de sobornos armada entre directivos de Petrobras, grandes constructoras, intermediarios y especialistas en lavar dinero, para amañar licitaciones, cobrar sobreprecios y desviar fondos al extranjero durante 10 años. La investigación señala que ese dinero engrosó fortunas personales y financió partidos políticos.

Desde Buenos Aires, Argentina -donde Lula se mostró junto al candidato a presidente oficialista Daniel Scioli para brindarle su apoyo- el ex mandatario brasileño señaló que no fue comunicado formalmente. "No sé cómo le comunicaron a usted y no a mí. Es una pena", señaló el dirigente sindical del PT al corresponsal de O Estado de Sao Paulo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Turbulencias latinoamericanas (I)

Latinoamérica sigue siendo el continente de más turbulencias políticas en el mundo, porque es el...

Transparentar gestión

Hay varias autoridades ediles con procesos judiciales, por supuestamente haber estado cometiendo ilícitos durante su...

Dos empresas cruceñas Llevarán 31 t de r…

Dos empresas cruceñas Llevarán 31 t de residuos electrónicos a los EEUU

Hasta fin de año, la Fundación para el Reciclaje (Fundare) y la empresa Boliviana de...