Santa Cruz de la Sierra
14 Noviembre 2016

Ningún planeta del Sistema Solar mantiene una relación relativa tan importante con un satélite como lo hace la Tierra con la Luna. Tal vez los humanos tratamos de devolverle el corazón que perdió cuando se separó violentamente de nuestro mundo. El poder de atracción es enorme, fascinante. Ella, junto con el Sol, ejerce el suyo sobre la Tierra: las mareas.

Hoy lunes 14 de noviembre, pondremos de nuevo nuestros ojos en la Luna que, por lo brillante y cercana que estará, llamamos “Superluna”. Un término, por cierto, que se suma, desde hace tan solo unos cinco años, a los cientos de nombres que venimos dando a nuestro exclusivo satélite desde que fuimos capaces de observarlo. La Luna, después de todo, es de la familia.

Durante las Superlunas, el diámetro de la Luna llena puede aumentar hasta en un 14%, y su brillo, alrededor de un 30%, respecto a una Luna llena en el apogeo (máxima distancia a la Tierra). La pregunta es ¿podemos percibir el cambio de tamaño a simple vista? La respuesta es que será muy difícil apreciarlo, aunque la Luna será más brillante.

Para responder, debemos calcular el cambio angular aparente (tamaño aparente que tiene la Luna en el cielo si la observamos a simple vista) en la Luna llena. En el mejor de los casos, la diferencia de tamaño en el cielo de la Luna llena en el apogeo y en el perigeo (Superluna) es de cuatro minutos de arco.

Como referencia, podemos tomar el tamaño que ocupa (en el cielo) nuestro dedo meñique cuando lo observamos con el brazo extendido (ver figura 1), que es de sesenta minutos de arco (un grado). En promedio, la Luna llena tiene un tamaño angular (tamaño en el cielo) de 30 minutos de arco (¡la mitad del dedo meñique!).

La Luna gira alrededor de la Tierra con un periodo de aproximadamente 28 días, aunque su órbita no es circular -se trata de una elipse-, de ahí que la distancia Luna-Tierra no sea siempre la misma. Además, los parámetros orbitales de la Luna varían con el tiempo, debido principalmente a las influencias gravitatorias del Sol y los planetas. Por esta última razón, siempre que se hable de alguna característica de la órbita lunar deberá referirse a un determinado periodo de tiempo.

Si tomamos el periodo de 5.000 años, desde -1999 hasta 3000, la distancia del perigeo lunar (mínima distancia Tierra-Luna) ha variado entre 356.355 y 370.399 km, mientras que el apogeo lunar (máxima distancia Tierra-Luna), entre 404.042 y 406.725 km (Five Millennium Catalog of Solar Eclipses, Espenak and Meeus, 2009).

Cerca del perigeo

Por definición, se producirá una Superluna si la Luna llena sucede cerca del perigeo lunar (normalmente a menos de dos días). Matemáticamente, podemos definir la distancia relativa de la Luna llena para una órbita determinada (R Dfm) como: RDfm = (Da-Dfm) / (Da-Dp), donde Da es la distancia Luna-Tierra en el apogeo lunar; Dp, la distancia Luna-Tierra en el perigeo lunar; y Dfm, distancia Luna-Tierra en el momento de la Luna llena.

Si la Luna llena ocurre en el momento del perigeo, entonces RDfm es igual a 1 , mientras que si la Luna llena transcurre en el apogeo, RDfm es igual a 0 . Por definición, tendremos una Superluna si RDfm es igual o mayor que 0,9.

Si bien es cierto que durante las Superlunas la atracción gravitatoria lunar es mayor, el único efecto sobre nuestro planeta lo observaremos en mareas más vivas. El incremento gravitatorio sigue siendo demasiado débil para causar perturbaciones geológicas (terremotos, tsunamis...).

Frecuencia

Si realizamos los cálculos, podemos darnos cuenta de que no es raro que la Luna llena suceda cerca del perigeo. De hecho, suelen ocurrir de 3 a 5 Superlunas en un año (de las 12-13 posibles, ver tabla de astropixels.com). Durante el año 2015 tuvimos cinco Superlunas, mientras que en el año 2016 se producirán 4 (septiembre, octubre, noviembre y diciembre).

El 14 de noviembre de 2016, la Luna llena se producirá a las 13h52m UT (Tiempo Universal). Será la mayor Luna llena en 86 años (1948-2034) y estará situada muy cerca del perigeo (distancia Tierra-Luna llena será de 356.523 km, mientras que en el perigeo lunar será de 356.512km). La mayor Superluna del siglo XXI se producirá el 6 de diciembre del año 2052, con nuestro satélite a una distancia de 356,429 km.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

16 Septiembre 2016

La mayoría de las banderas estadounidenses dejadas por los astronautas de las misiones Apolo en la Luna hace cuatro décadas todavía permanecen ancladas a su superficie, según recientes imágenes tomadas por una cámara de la sonda orbital Lunar Reconnaissance Orbiter Camera (LROC) y publicadas por la NASA.

En concreto, las fotografías muestran que cinco de las seis banderas que dejaron los astronautas desde 1969 hasta 1972 siguen proyectando su sombra sobre la superficie lunar, aún en sus ubicaciones originales. Solo la sexta, colocada durante la misión Apolo 11, no se ha mantenido en pie. Las sospechas sobre su destrucción accidental surgieron hace mucho tiempo cuando el astronauta Buzz Aldrin aseguró que la bandera pudo haber sido quemada por el escape del motor durante el despegue de la nave. Las imágenes fueron tomadas a diferentes horas del día, lo que permite seguir el movimiento circular de la sombra de cada bandera.

Los investigadores están sorprendidos por la permanencia de las banderas ante las duras condiciones del satélite, sobre todo la radiación ultravioleta y las fluctuaciones de temperatura, que van desde los 120 grados Celsius sobre cero a los 140 grados bajo cero.

La imagen es una prueba más contra las voces que defienden la infundada teoría de la "conspiración lunar", según la cual los estadounidenses nunca aterrizaron en la Luna y todo fue un engaño dado que "la NASA no contaba con la tecnología suficiente como para llevar al hombre hasta el satélite".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Tvnws

 

 

26 Noviembre 2015

"Luna de nieve", "de niebla", "de tormentas", "castor" o, más frecuentemente, "de luto", este 25 de noviembre se pudo ver en el cielo una de las más importantes del año. Los nombres son diferentes, pero designan la misma cosa: la última luna llena antes del solsticio de diciembre, que este 2015 será el 22.

En muchos países pasa completamente desapercibida, pero en otros tiene una gran importancia simbólica. En algunas culturas, como en las comunidades originarias de América del Norte, es el momento para hacer un balance del año y de abrir la puerta al cambio, a lo nuevo.

Los pueblos que la conocían como "luna castor" la llamaban así porque era la noche ideal para poner trampas para castores y otros animales muy codiciados por su piel. Hay que tener en cuenta que en el Hemisferio Norte es la antesala del invierno.

Algunas de las fotos más espectaculares se tomaron este año en Toronto, Canadá, donde se la pudo ver con un color y una intensidad poco habituales.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

27 Octubre 2015

Rusia dio la señal de salida a la carrera por el retorno del hombre a la Luna este martes al anunciar que enviará una nave espacial al satélite de la Tierra en 2029, sesenta años después de que el estadounidense Neil Armstrong pisara la superficie lunar.

"Se planea un vuelo tripulado a la Luna y un alunizaje para 2029", aseguró Vladímir Solntsev, director del consorcio estatal Energuia, el fabricante de las naves espaciales Soyuz.

Con ese fin, Energuia está diseñando una nueva nave espacial, que realizará su primer vuelo de prueba en 2021 y dos años después ya será capaz de acoplarse a la Estación Espacial Internacional.

En 2025 se realizará el primer vuelo no tripulado a la Luna, donde debería alunizar a finales de esa década una nave rusa con cuatro astronautas a bordo, que podrían permanecer hasta dos semanas en la superficie lunar.

Solntsev destacó que el retorno a la Luna, satélite natural de la Tierra cuya superficie fue tocada por vez primera por el hombre en 1969, es crucial para futuros vuelos interplanetarios, en clara alusión a Marte.

La agencia espacial rusa, Roscosmos, decidió modificar su estrategia centrada en la conquista de Marte tras el fracaso en 2011 de la misión del Fobos Grunt, que se proponía extraer muestras en una de las lunas del planeta rojo.

Recientemente, se supo que Roscosmos y la Agencia Espacial Europa (ESA) podrían cooperar en un proyecto –Luna 27– que allanaría el camino al retorno del ser humano a la Luna.

Se trata del envío de una nave no tripulada que analizará un área hasta ahora inexplorada del polo sur del satélite natural de la Tierra en busca de agua y materias primas para producir oxígeno y combustible.

Los científicos esperan que el lado oscuro de la Luna, que está escondido de los rayos solares, por lo que las temperaturas son muy bajas, contenga grandes cantidades de agua congelada, minerales y otras sustancias químicas que permitan garantizar la vida humana en la superficie lunar.

Estados Unidos, que envió a una docena de astronautas a la superficie lunar entre 1969 y 1972, canceló las últimas tres misiones Apolo por su costo excesivo.

La extinta Unión Soviética, que había enviado al primer hombre al espacio exterior en 1961, Yuri Gagarin, suspendió su programa lunar inmediatamente después, con lo que puso fin a la carrera espacial.

Según los expertos, Rusia –sometida a sanciones internacionales, embarcada en varios frentes militares y sumida en una recesión económica– no está ahora capacitada para enviar un hombre a la Luna sin cooperar con otras potencias espaciales.

"Tengo serias dudas sobre el 2029. El Gobierno ha reducido el presupuesto asignado al programa espacial hasta 2018. Durante los próximos tres años no habrá dinero para ningún programa lunar. Pero no se trata sólo de dinero, sino de voluntad política", comentó a EFE Ígor Lisov, director de la revista Noticias de Cosmonáutica.

Recientemente, el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, encargado de la industria espacial, reconoció que actualmente Rusia "no se puede permitir poner en peligro los intereses económicos" con ambiciosos programas espaciales.

Lísov destacó que el diseño de la nave espacial "está avanzado", pero no ocurre lo mismo con el cohete portador, precisamente un ámbito donde Rusia ha experimentado varios fiascos en los últimos años, ya sea en el lanzamiento de cargueros como de satélites de comunicaciones.

"Sin el apoyo del Kremlin, será imposible poner en marcha un programa de esa magnitud. Además, ahora la prioridad son otras aplicaciones del programa espacial, como las comunicaciones y el espionaje", apuntó.

Lisov descarta una carrera espacial para regresar a la Luna o conquistar Marte como la ocurrida durante la Guerra Fría, tanto por su costo desorbitado, como por que existen otras prioridades.

"Algunos expertos consideran que, en realidad, el hombre llegó demasiado pronto a la Luna. Eso mezcló las cartas. Ahora, es temprano para repetir", señaló.

En cuanto a la irrupción de China como potencia espacial, cree que el gigante asiático estará ocupado en la construcción de su propia estación espacial similar a la soviética MIR hasta mediados de la próxima década.

Estados Unidos parece más centrado en Marte que en la Luna, aunque varios expertos de la NASA se dirigieron a la Casa Blanca en el 45 aniversario de la proeza de Armstrong para que reconsiderara su decisión de no retornar a la Luna.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

28 Septiembre 2015

El satélite fue la estrella del gran espectáculo celeste de este domingo por la noche: un eclipse lunar total se combinó con una llamada superluna, algo que no se veía desde 1982 y no volverá a verse hasta 2033.

El fenómeno duró más de una hora y fue visible en América del Norte y el Sur, Europa, África y Asia occidental.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

25 Septiembre 2015

El domingo por la noche y la madrugada del lunes, los habitantes del continente americano podrán disfrutar de un espectáculo poco usual. Se trata de un eclipse de Luna total (donde la Luna queda completamente en sombras porque la Tierra se interpone entre ella y el Sol) que además coincide con una superluna.

Una superluna se produce cuando la Luna llena o nueva se encuentra en su punto más cercano a la Tierra. La última vez que este extraño posicionamiento de los tres cuerpos celestes tuvo lugar fue en 1982. Y el próximo no ocurrirá sino hasta 2033.

Pero mientras que para los amantes de la astronomía este espectáculo –donde la Luna se torna de un color rojizo– puede ser simplemente hermoso, para los expertos de la NASA es un pequeño dolor de cabeza. Porque temen que la falta luz solar pueda dejar sin energía una de sus naves espaciales más importantes: el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), cuya misión consiste en explorar nuestro satélite natural.

"Hay dos cosas que ocurren durante un eclipse: comienza a hacer frío y no hay sol para cargar las baterías", explicó a la cadena británica BBC Noah Petro, científico de la agencia espacial estadounidense. El eclipse total durará más de una hora y "la nave se quedará sin luz directa del Sol por cerca de tres horas".

Tecnologías similares previas mostraron dificultades durante los eclipses, pero el LRO fue diseñado específicamente con esto en mente. Como la sonda recarga sus baterías con energía solar, durante el eclipse la NASA deberá tomar una serie de precauciones. "Precalentamos la nave y luego apagamos los instrumentos para mantenerla segura".

"Es como con un teléfono, cuando me llega una alerta que me indica que me queda un 20% de batería: puedo apagar el Wi-Fi o ciertas aplicaciones que siguen abiertas en el fondo", señala Noah. "Anticipamos que todo ocurrirá sin problemas durante el eclipse y nos recuperaremos sin inconvenientes. Estaremos preparados para ello y listos para resolver lo que suceda".

"Vamos a estar pendientes de los niveles de las baterías y preparados para reaccionar si algo no sale de acuerdo con lo planificado. Vamos a hacer todo lo posible para que la sonda atraviese el momento del eclipse y salga en buena forma", añadió el experto.

Por su parte Dawn Myers, del centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA, dijo en un comunicado: "Siempre es estresante cuando está llegando el eclipse, pero seguimos los mismos procedimientos y no hemos tenido ningún problema". También hay que tener en cuenta que el equipo de la NASA ya ha lidiado exitosamente con tres eclipses lunares en los últimos 17 meses.

Quienes se queden despiertos durante la noche del domingo o madrugada del lunes podrán ver una Luna más grande de lo normal por el efecto de su cercanía. En concreto, se verá un 14% más grande y un 30% más brillante que la Luna llena normal.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

31 Julio 2015

Este viernes, último día de julio, se podrá ver en el cielo una "luna azul", algo que ocurre aproximadamente cada tres años y que no volverá a producirse hasta enero de 2018.

Como recuerda el Observatorio Naval de EEUU en su página web, se llama "luna azul" a la segunda luna llena dentro de un mismo mes del calendario, julio en este caso.

Cada ciclo lunar dura aproximadamente 28 días, por lo que cuando se produce una luna llena a comienzos de mes es probable que haya una segunda al final.

Eso es lo que va a ocurrir este mes de julio, que tuvo su primera luna llena el día 2 y tendrá una segunda, la "azul", este viernes día 31.

Se llama "luna azul" pero no se verá de ese color, sino en tonos grises, blancos o plateados, los que se aprecian normalmente en el satélite.

Según los expertos, la luna se ha teñido de azul en muy raras ocasiones, por efecto de polvo, ceniza o humo en la atmósfera a causa de grandes erupciones volcánicas o incendios forestales.

La última "luna azul" ocurrió el 31 de agosto de 2012 y, para ver la próxima después de la de este viernes, habrá que esperar hasta enero de 2018.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

22 Julio 2015

La sonda espacial New Horizons de la NASA logró captar imágenes de Nix e Hydra, las lunas más pequeñas del planeta enano Plutón, que posee tres lunas más: Caronte, Estigia y Cerbero.

El pasado 14 de julio, la sonda fotografió a Nix e Hydra, que son aproximadamente del mismo tamaño, pero totalmente diferentes.

El portal oficial de la NASA reveló que Nix tiene forma de frijol y mide alrededor de 42 kilómetros de largo y 36 kilómetros de ancho.

Tiene un color gris, pero en las nuevas imágenes se puede observar una zona roja, la cual podría ser un cráter.

Hydra, por el contrario, tiene una forma irregular, semejante a Míchican, y mide aproximadamente 55 kilómetros de largo y 40 kilómetros de ancho.

Parece que tiene al menos dos grandes cráteres, uno de los cuales proyecta una gran sombra. La parte superior se ve más oscura, lo que sugiere una posible diferencia en la composición de la superficie.

Nix e Hydra fueron descubiertos en 2005 a partir de datos del Telescopio Espacial Hubble.

Redacción: Leo.bo

Fuente: GDA

Últimas Noticias

Prev Next

Ofertan cirugías en redes sociales (I)

El Dr Nadir Salaues Hurtado, presidente de la Sociedad Científica de Cirugía Plástica filial Santa...

Costumbre boliviana

Todo dejarlo para última hora. Es una costumbre boliviana aquella y parece jamás cambiará, porque...

A punto de terminar el plazo El 58% de l…

A punto de terminar el plazo El 58% de los vehículos pasaron la inspección

El 58% del parque automotor de Bolivia se sometió a la inspección técnica vehicular hasta...