Santa Cruz de la Sierra
25 Julio 2018

Marte tiene un gran lago de agua salada en su polo sur bajo una capa de un kilómetro y medio de hielo, según demuestran las observaciones de la nave Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA). El descubrimiento, publicado online en la revista Science , aporta la primera prueba de que Marte contiene agua líquida en la actualidad y sugiere que podría haber lagos subterráneos similares en otras regiones del planeta.

Tanto el lago del polo sur como los que pueda haber en otras latitudes de Marte podrían albergar formas de vida, al igual que las hay en la Tierra en la oscuridad del lago Vostok, enterrado bajo 4.000 metros de hielo en la Antártida.

“Por supuesto, este descubrimiento abre nuevas posibilidades para la búsqueda de microorganismos extremófilos en el entorno marciano”, declara por correo electrónico Elena Pettinelli, coautora de la investigación, de la Universidad de Roma Tres (Italia). Más allá de la búsqueda de vida, la presencia de agua líquida en la actualidad aporta información valiosa para reconstruir la historia del clima y de la geología de Marte.

La búsqueda de agua ha sido en las dos últimas décadas la línea argumental del programa de exploración marciana de la NASA, que ha seguido el lema “Follow the water (seguid el agua)”. En estas dos décadas se ha descubierto que Marte tuvo caudalosos ríos y lagos en el pasado, y que todavía conserva una parte de aquella agua en forma de hielo en la superficie y en forma de gas en la atmósfera.

Ha sido el radar italiano Marsis de la nave europea Mars Express el que ha encontrado por fin el agua líquida que Marte tiene en la actualidad. Lo ha hecho a partir de observaciones realizadas durante tres años y medio, desde mayo de 2012 a diciembre de 2015.

Los investigadores han analizado cómo, cuando la nave sobrevolaba una región concreta del polo sur, la señal que captaba el radar cambiaba. La región está situada el Planum Australe, una extensa llanura cubierta de hielo, en el que hasta ahora no se habían encontrado nada de interés especial.

Al pasar sobre esta llanura, el radar registraba la señal reflejada por la superficie del hielo, así como una segunda señal más débil reflejada por el lecho rocoso situado bajo el hielo. Pero sobre una zona de unos 20 kilómetros de diámetro, apareció un reflejo más intenso. Tras considerar diferentes hipótesis, los investigadores han concluido que la única explicación plausible de esta señal más intensa es que el reflejo esté causado por agua líquida.

Un análisis detallado de los datos indica que el lago tiene una forma aproximadamente triangular, aunque el radar Marsis no tiene suficiente resolución para cartografiarlo con precisión. Las imágenes publicadas en Science permiten estimar una superficie de unos 150 kilómetros cuadrados –por comparación, el municipio de Barcelona tiene 102 kilómetros cuadrados-.

Su profundidad se desconoce. “No la podemos saber porque el reflejo del lecho del lago no se ve en los datos del radar”, aclara Pettinelli. “Pero, viendo la señal, el grosor del cuerpo de agua debería tener por lo menos varios metros”.

La temperatura en la base del casquete de hielo polar se ha estimado en 68 grados bajo cero, un valor demasiado bajo para permitir la existencia de agua pura en estado líquido. Se sabe que la temperatura de fusión se reduce cuando aumenta la presión, lo cual permite la existencia de lagos como el Vostok en la Antártida a temperaturas negativas. Aun así, los 1.500 metros de hielo que cubren el lago del polo sur de Marte no son suficientes para explicar que contenga agua líquida.

Por otro lado, también la presencia de sales en el agua reduce la temperatura de fusión –que es la razón por la que se echa sal en las carreteras cuando nieva, ya que hace bajar la temperatura a la que se forma hielo-. En el polo sur de Marte, a 1.500 metros de profundidad, el perclorato de magnesio permitiría tener agua líquida a 69ºC bajo cero y el perclorato de calcio permitiría tenerla hasta 75ºC bajo cero.

En este punto, los investigadores aportan dos datos para explicar el hallazgo de agua líquida en el polo sur de Marte. Recuerdan que la misión Phoenix de la NASA encontró en 2008 grandes cantidades de percloratos de sodio, calcio y magnesio cerca del polo norte de Marte, por lo que es plausible que también las haya en el polo sur. Y señalan que hay lagos en la Antártida que contienen concentraciones de sales muy superiores a las del agua del mar. Con estos antecedentes, el equipo del instrumento Marsis propone que, si agua líquida bajo los hielos polares de Marte, es probablemente gracias a una muy alta concentración de sales.

Los investigadores han buscado si también puede haber agua bajo el hielo del polo norte marciano, pero no la han encontrado. El casquete polar del norte “es muy transparente a las ondas de radio de Marsis porque contiene menos impurezas que el del sur. Por lo tanto, la base del depósito de hielo se ve muy bien en los datos del radar. Sin embargo, no vemos ningún reflejo brillante que nos haga pensar en un depósito de agua”, explica Pettinelli.

Aun así, el equipo de Marsis no descarta que pueda haber lagos subterráneos en otras regiones de Marte. En el mismo polo sur, se han detectado indicios de otras posibles masas de agua bajo el hielo, aunque los datos del radar no tienen suficiente resolución para confirmarlo. También es posible que haya reservas de agua aún no descubiertas en otras latitudes. “No hay razones para concluir que la presencia de agua bajo la superficie en Marte esté limitada a un única localización”, escriben los investigadores en Science.

Redacción: Leo.com                                                         

Fuente: lavanguardia

 

 

10 Octubre 2017

Dubái es uno de los sitios del planeta en donde solemos ver todo tipo de excentricidades. Por eso no es de extrañarnos que ahí, en donde abundan los dólares y tiene distintos tipos de ecosistemas, entre ellos el desértico, se esté desarrollando un proyecto en donde se pretende simular cómo sería vivir en Marte.

Este experimento lleva por nombre Mars Science City y es obra del Centro Espacial Mohamed bin Rashid. Con $140 millones de dólares se construirá una ciudad especial sobre una superficie de 176,000 metros cuadrados en el desierto, en donde se realizarán entrenamientos para poder sobrevivir en el llamado “planeta rojo”.

Aunque aún no se tiene una fecha establecida para iniciar la construcción de esta ciudad, sí se tiene planeado que un grupo de astronautas vivan en ella todo un año, tiempo en el cual deberán desarrollar distintos proyectos que incluyen técnicas agrícolas, almacenamiento de alimentos, generación de energía y suministro de agua potable.

También se ha revelado que en cuestiones agrícolas, se desarrollará un invernadero “vertical”, el cual funcionará a través de luz LED y en donde se tendrá el control absoluto de cuestiones climáticas. Además, Mars Science City estará recubierta en su totalidad por domos para así bloquear la radiación solar, y las estructuras internas se harán mediante impresiones 3D.

Otra cosa que habrá el esta ciudad es un museo en donde el público podrá ver los logros obtenidos a lo largo de la historia en cuanto a la carrera espacial y podrá observar los astronautas que habiten ahí en sus actividades diarias.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: BBCMundo

06 Octubre 2016

La próxima meta del actor Leonardo DiCaprio es viajar al planeta rojo.  Así lo aseguró ganador del Oscar en una conferencia sobre el cambio climático en la Casa Blanca junto al presidente estadounidense Barack Obama.

El protagonista de Titanic, de 40 años, manifestó que se anotó en una lista para la expedición organizada por el multimillonario Elon Musk, el CEO de Tesla Motors y SpaceX, que está programada para salir en el año 2025.

La estrella estuvo en Washington acompañado por la doctora Katharine Hayhoe para presentar su reciente documental, "Before the Flood".

En un momento de la charla, la científica bromeó sobre las misiones a Marte y dijo que preferiría no saber si alguien había comprado su boleto. Tras este comentario, DiCaprio respondió en voz baja: "Yo lo hice".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Teleshow

 

 

14 Marzo 2016

El cohete Protón, que despegó a las 09:31 horario GMT de las estepas de Kazajistán, transporta una sonda capaz de detectar gases a nivel de vestigios, llamada TGO (Trace Gaz Orbiter), que "será como una gran nariz en el espacio", según explicó el argentino Jorge Vago, responsable científico de este programa para la Agencia Espacial Europea (ESA).

El cohete lleva además un módulo de prueba de aterrizaje, bautizado Schiaparelli, nombre del astrónomo italiano del siglo XIX Giovanni Schiaparelli, célebre por haber observado los llamados "canales" de Marte.

La misión ExoMars 2016 comenzará su tarea científica hacia finales de 2017, buscando vestigios de gases en la atmósfera de Marte.

Si todo va bien, tras un viaje de siete meses en el que recorrerá 496 millones de kilómetros, el módulo de aterrizaje se separará de la sonda el próximo 16 de octubre para posarse sobre el denominado "planeta rojo" tres días después.

El módulo Schiaparelli pesa 600 kilogramos, y tiene las dimensiones de un automóvil pequeño. Ante la ausencia de paneles solares, su vida útil será de entre dos y cuatro días, y está equipado con una estación meteorológica básica.

Una vez lanzado el módulo de aterrizaje, la sonda TGO entrará en una órbita elíptica e irá disminuyendo su velocidad para ubicarse en una órbita circular a 400 kilómetros de altitud.

Hacia finales de 2017 comenzará su tarea científica. Equipada con instrumentos europeos y rusos, la sonda TGO buscará vestigios de gases en la atmósfera del planeta, especialmente aquellos con base de carbono, como el metano.

Ese gas interesa le particularmente a los científicos porque en la Tierra aparece en el 90% de los orígenes biológicos, y además su vida tiene una duración limitada. En consecuencia, su eventual detección por la TGO podría ser un posible indicador de la actual presencia de una vida a nivel de microorganismos en Marte.

La misión Exomars 2016, que inicialmente se había contemplado en colaboración con Estados Unidos, finalmente fue realizada junto a Rusia tras la deserción de la NASA en 2011 por razones presupuestarias.

Dentro de dos años, aunque podría sufrir retrasos, será el turno de otra misión ruso-europea, la ExoMars 2018, que enviará un vehículo para que busque señales de vida pasada sobre Marte.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

03 Marzo 2016

Hace más de 3.000 millones de años, la superficie de Marte se deslizó sobre su núcleo, desplazando a ríos y casquetes de hielo, según un estudio publicado por Nature.

"Si se produjese tal cambio en la Tierra, París quedaría en el círculo Polar", explicó a la AFP Sylvain Bouley, geomorfólogo (experto en relieve de los planetas) de la Universidad de París Sur y autor del informe.

"Veríamos auroras boreales en Francia y haríamos vino en el norte de África", agregó.

El responsable de este importante cambio de 20 a 25 grados es el cono volcánico de Tharsis, un gigante más de diez mil veces mayor que el volcán más grande de la Tierra, y eso a pesar de que Marte es ocho veces menos voluminoso que nuestro planeta.

Según el estudio, por su masa fuera de lo común, el cono volcánico provocó la rotación de las capas superficiales de Marte --su corteza y su manto-- en torno al núcleo, un poco como si se hiciese rotar la pulpa de un durazno sobre su núcleo.

"Fue un fenómeno que se extendió sobre decenas de millones de años", destaca el investigador.

Geomorfólogos, geofísicos y climatólogos participaron en el estudio, que según ellos ofrece una respuesta única a algunos misterios del Planeta Rojo.

"No lográbamos entender porqué los ríos están donde están actualmente", dijo Sylvain Bouley. "Dan la impresión de estar distribuidos de manera aleatoria, pero si se empuja la superficie, quedan todos en una misma banda tropical".

Las imágenes de Marte demuestran la existencia de antiguos cauces fluviales.

Los científicos se interrogaban sobre la posición de algunos reservorios subterráneos de hielo, calificados de anomalía, porque se sitúan lejos de los polos del planeta. La existencia del gigantesco volcán parece haberles aportado una respuesta.

Redacción: Leo.bo

 

Fuente: AFP

18 Noviembre 2015

Los humanos acabarán pisando Marte, aseguró el director de la división de ciencias planetarias de la Nasa, James Green. Explicó que la intención es primero llegar a una de sus lunas a partir de 2030 y de 2040 a la superficie: "es algo en lo que ya nos podemos ver, está a la vuelta de la esquina".

En una entrevista con Efe, este físico señala que hace unas semanas se celebró un gran taller con participación de científicos e ingenieros para determinar a qué lugares de Marte podrían ir humanos, es lo que se definió como "zona de exploración".

Esta zona tiene cien kilómetros de diámetro y según el experto, se vio que la tripulación puede llegar a Marte por un punto, pero establecerse en otro y hacer ciencia en varios, además de tener un vehículo que transporte a los científicos alrededor para sacar muestras y traerlas luego a tierra. Los investigadores localizaron más de 50 posibles puntos para poder hacer todo esto.

En los próximos años hay que intentar reducir este número y seleccionar los diez mejores sitios y "concentrarse" en ellos, según Green, quien impartió ayer una conferencia sobre Plutón organizada por el Planetario de Madrid y la Obra Social "la Caixa".

La intención, continúa, es hacer varios sobrevuelos al planeta en la década de 2030 y aterrizar también en una de sus lunas, y a partir de 2040 les gustaría que una tripulación tocara suelo.

A su juicio, la tecnología ya existe, pero aún hay que desarrollar algunas cosas y probarlas.

En este sentido, Green recuerda que para establecer una base en Marte habría que transportar grandes cantidades de material (hasta 40 toneladas), por lo que para ello hay que implementar motores específicos y quizás en su momento hacer la descarga en varias fases.

Green fue consultor de la película "The Martian" (Ridley Scott) y apunta: "Lo que se ve, el hábitat, el vehículo, es lo que estamos desarrollando ahora".

Este experto asegura que se lo pasó muy bien trabajando para el equipo de rodaje y que volvería a hacerlo, pero tiene que ser la película adecuada y esta lo es, recalca, porque es "lo más parecido a hechos científicos, aunque siga siendo ciencia ficción".

"Es como con Julio Verne y su '20.000 leguas de viaje submarino', donde nos enseñó un mundo apasionante de los océanos cuando aún los humanos no podían ir. Esta película es un poco lo mismo, es lo que está a la vuelta de la esquina, es algo en lo que ya nos podemos ver".

Para este experto de la NASA, la ciencia ficción es muy importante para los humanos y cultura porque nos permite soñar: "si no podemos soñar sobre nuestro futuro nunca llegaremos a vivirlo".

En cuanto a la existencia de agua líquida en el planeta rojo, dice que ya hay pruebas suficientes para afirmarlo.

Hace un mes y medio la NASA publicó un estudio basado en el análisis pormenorizado de las imágenes obtenidas por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter. Con su espectómetro se detectaron signos de minerales hidratados en montañas marcianas en las que se perciben unas rayas.

Esas rayas, que aparecen por temporadas en la superficie corresponden a agua salobre. Ahora hay que saber de dónde viene.

Una de las teorías que "más gusta", según Green, es que Marte podría ocultar bajo su superficie un depósito de agua o hielo: si tiene agua, podría tener una vida microbiana y "esto es apasionante". Hay que investigar más, pero "nos estamos acercando".

Sobre Plutón, opina, es un "mundo maravilloso", done creían que iba a tener muchísimos cráteres, como la Luna, pero fue una "gran sorpresa" descubrir que no. Es muy activo con enormes glaciares, que se han ido moviendo recubriendo la superficie y eliminando cualquier rastro de cráteres; los hay, pero algunas regiones no tienen ni uno.

"Sabemos muchas más cosas, como que su atmósfera es muy activa", y en cuanto a si Plutón debe seguir clasificado como planeta enano asegura: "la NASA no se mete en la denominación de los planetas. A mí no me importa cómo se llame, es un cuerpo importante para entender nuestro sistema solar".

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

03 Octubre 2015

El Planeta Rojo vive esta semana un momento dulce aquí en la Tierra, donde Hollywood y la NASA se han movilizado para incrementar el atractivo de la exploración marciana a los ojos de los estadounidenses, quienes, en última instancia, deciden sobre taquillas y programas espaciales.

La coincidencia del estreno de la película "The Martian" (2 de octubre) con el anuncio del hallazgo de agua líquida en Marte (28 de septiembre) ha llamado la atención en EE.UU., donde se especula sobre si los intereses del estudio Fox y la NASA se han alineado para lanzar una campaña que ponga al vecino planeta de moda.

Desde la NASA, se insiste en que se trata de una casualidad y que la celebración de su evento el pasado lunes fue determinada por la publicación de un artículo en Nature Geoscience, en el que se exponía la nueva información sobre Marte a la comunidad científica.

Ese texto ("Spectral evidence for hydrated salts in recurring slope lineae on Mars") fue recibido por la revista el 22 de abril, aceptado el 21 de agosto y finalmente vio la luz el 28 de septiembre, pero Ridley Scott, el director de "The Martian", ya sabía del agua marciana.

El mismo lunes del anuncio de la NASA, Scott confesó al rotativo The New York Times que la agencia espacial le mostró las imágenes dos meses antes de darlas a conocer al resto del mundo, un privilegio motivado por la estrecha colaboración que mantuvo su producción con los expertos de la NASA.

"The Martian" está basado en un libro homónimo de Andy Weir y es una de las obras de ficción preferidas por la NASA por la base científica en la que se sustenta el argumento.

La obra narra la odisea de un astronauta abandonado a su suerte en Marte en un futuro próximo y cuya única opción para sobrevivir es aplicar todos los conocimientos científicos a su alcance para convertir el planeta rojo en un entorno habitable hasta que alguien pueda ir a rescatarle.

El filme, protagonizado por Matt Damon, es una fiel adaptación del texto de Weir y el actor se mostró entusiasmado sobre la posibilidad de que la película contribuya a despertar el interés de la gente en la ciencia y el espacio, como ocurrió con "2001: A Space Odyssey".

Ese clásico de Stanley Kubrick fue estrenado en 1968, un año antes de que Neil Armstrong y Buzz Aldrin fueran los primeros seres humanos en pasear por la Luna.

Para aquella producción, Kubrick fue asesorado por expertos de la NASA, organización que ha sido colaboradora de Hollywood en múltiples ocasiones, aunque el cine, tradicionalmente, haya preferido tomarse muchas libertadas de ficción para ajustar la rigurosidad científica a la necesaria dramatización del guion.

La llegada a la Luna fue un hito en la carrera espacial y a partir de ahí el interés de la opinión pública por el espacio decayó.

El costosísimo programa Apollo finalizó en 1975 y empezó una etapa de objetivos menos ambiciosos para la NASA, y con menor presupuesto, según el Museo Smithsonian del Aire y el Espacio.

En los últimos años, la NASA ha sufrido recortes presupuestarios, ha jubilado sus transbordadores y pasado a depender de Rusia para llevar a sus astronautas a la Estación Espacial Internacional.

El presupuesto para 2016 (18.500 millones de dólares), aunque supone un incremento respecto a 2015 de 500 millones de dólares, no contentó a la NASA, ya que lo considera insuficiente para devolver la independencia a EE.UU. a la hora poner humanos en órbita.

La financiación de la agencia espacial es una cuestión política que decide el Congreso de EE.UU., siempre sensible a la opinión pública, la misma que en otro tiempo apoyaba fervorosamente que sus impuestos costearan la llegada a la Luna.

En 1964 y 1965, NASA consumió más de un 4 % del presupuesto anual federal de EE.UU., y en 2015 apenas medio punto.

Paralelamente, Hollywood ha vuelto a encontrar sentido a las grandes producciones que, como "2001: A Space Odyssey", muestran desde la ficción, pero con mucha ciencia, el atractivo de viajar al espacio.

"Gravity" en 2013 y "Interstellar" en 2014 fueron éxitos de taquilla, y todas las previsiones indican que lo mismo ocurrirá con "The Martian", que ya ha contribuido a recordar que la NASA aspira a enviar misiones tripuladas a Marte en la década de 2030.

Desde hace días, "The Martian" y la NASA han compartido etiqueta (#JourneyToMars) en la red social Twitter.

La película fue proyectada para los astronautas de la Estación Espacial Internacional, y la agencia espacial ha aprovechado algunos preestrenos para instalar paneles divulgativos sobre el desafío de llegar a Marte.

"La película 'The Martian' lleva humanos a la superficie de Marte. Nosotros estamos desarrollando la tecnología para hacer lo mismo en nuestro viaje real a Marte", escribió la NASA en Twitter el 25 de septiembre.

En 2014, con motivo del 45 aniversario del estreno de la cinta de Kubrick, la NASA publicó un texto titulado "La ciencia ficción de 1968 es la realidad de hoy", en el que agradeció que aquel filme influyera para que la gente se "enamorara" de la exploración espacial, el mismo afecto que parece querer revivir ahora.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

30 Septiembre 2015

La NASA generó expectativas con su anuncio del lunes del hallazgo de agua en marte. . Ahora, existe la posibilidad de que exista o haya existido vida en ese planeta.

Alfred McEwen, el principal científico del experimento de imágenes del aparato Mars Reconnaissance Orbiter, dijo ayer que él cree que la posibilidad de vida en Marte es "muy alta”, aunque sería a nivel microbiológico y en su superficie.

En tanto, Pablo Mauas, astrónomo, investigador de astrobiología –estudian la biología fuera de la Tierra– e investigador principal del Conicet, explicó al diario Clarín: "En Marte, las temperaturas son muy bajas. Hablamos de -20 grados en verano y -100 en invierno. Para que el agua esté líquida tendría que tener una altísima concentración de sales (porque el agua salada se congela a temperaturas más bajas). Si se confirma que hay agua líquida, nos acercamos un paso a la posibilidad de que exista o haya existido vida en Marte, porque la vida, tal como la conocemos, sólo puede existir donde hay agua líquida”.

"Tendrían que ser, a lo sumo, microorganismos capaces de vivir en ambientes muy salados. Se trata de los llamados ‘extremófilos’, que son organismos que se adaptan a condiciones extremas y que también existen en la Tierra”. Microorganismos de este tipo hay en distintos lugares de nuestro planeta: por ejemplo, Mauas y su equipo trabajaron con Natrialba Magadii, que es originaria del lago Magadi en Kenya, y vive en concentraciones de sal muy altas. Hay también en los "ojos de mar” (lagunas pequeñas, profundas y muy saladas) en Tolar grande, Salta. Y están por estudiar unas resistentes a arsénico que fueron encontradas en cloacas de Tucumán.

La NASA ya viene haciendo pruebas de superviviencia en Marte con estos microorganismos. En 2011 envió en un transbordador "osos de agua”: unos invertebrados microscópicos llamados tardígrados. Y sobrevivieron.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

Últimas Noticias

Prev Next

Santa Cruz, un destino utópico-

Si bien muchos serán detractores de la palabra ‘utópico’ como calificativo para Santa Cruz, la...

Nicaragua-Otro muerto en protestas

Al menos un muerto y un herido reportó la Policía Nacional en la marcha contra...

Chile-“La congregación Marista casi me d…

Chile-“La congregación Marista casi me destruyó la vida”

“Yo creía que el cuerpo no me pertenecía, que era de la congregación”, fueron las...