Santa Cruz de la Sierra
10 Julio 2015

El Papa Francisco pidió durante su intervención en el II Encuentro Mundial de Movimientos Populares, que se desarrolló en Santa Cruz, defender en nombre de Dios a la Madre Tierra. 

Dijo que no es posible que ciertos intereses globales se impongan a los Estados para destruir la naturaleza, por lo que los pueblos deben movilizarse pacíficamente para salir en defensa de la “casa común que está siendo saqueada”. 

“No se puede permitir que ciertos intereses –que son globales pero no universales– se impongan, sometan a los Estados y organismos internacionales, y continúen destruyendo la creación. Los Pueblos y sus movimientos están llamados a clamar, a movilizare, a exigir –pacífica pero tenazmente– la adopción urgente de medidas apropiadas. Yo les pido, en nombre de Dios, que defiendan a la Madre Tierra”, señaló a los presentes.

El presidente Evo Morales, que acompañó a Francisco al evento internacional, lo escuchó atentamente, por cerca de una hora, tiempo duró el mensaje del obispo de Roma.

El Sumo Pontífice cuestionó la realización de cumbres internacionales donde las grandes naciones trataron el cambio climático, sin resultados, de tal forma que planteó la defensa de la Madre Tierra, como una tarea a encarar desde los pueblos.  

“La casa común de todos nosotros está siendo saqueada, devastada, vejada impunemente. La cobardía en su defensa es un grave pecado. Vemos con decepción creciente como se suceden una tras otra cumbres internacionales sin ningún resultado importante. Existe un claro, definitivo e impostergable imperativo ético de actuar que no se está cumpliendo”, finalizó.

Indicó además que el cambio climático podría ser irreversible, si no se actúa. “El tiempo, hermanos y hermanas, el tiempo pareciera que se estuviera acabando. No alcanzó el pelearnos entre nosotros, sino que nos ensañamos contra nuestra casa. Hoy la comunidad científica acepta, lo que hace ya desde mucho tiempo denuncian los humildes, se están produciendo daños, tal vez, irreversibles en el ecosistema, se está castigando a la tierra, a los pueblos y a las personas de un modo casi salvaje (…)”, lamentó.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

09 Julio 2015

El obispo responsable de acompañar a la vida consagrada en Bolivia, monseñor Roberto Bordi, afirmó el jueves que la visita del papa Francisco a Bolivia reconfortó la fe de sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas, que se congregaron en el Coliseo Don Bosco de la ciudad de Santa Cruz.

"Nosotros vemos en su persona con los ojos de la fe al Vicario de Cristo y a sucesor de Pedro que vienen a confirmarnos en la fe, con el amor del señor en el corazón y la buena noticia del salvador en sus labios, queremos manifestarle que en su presencia nos anima y reconforta, y nos compromete a convertirnos en apóstoles y testigos de la alegría del evangelio", enfatizó.

Los religiosos asistieron al "encuentro papal", en el Coliseo Don Bosco, para escuchar las reflexiones del Sumo Pontífice, además, testimonios de sacerdotes y seminaristas.

Bordi dio la bienvenida al Santo Padre y le pidió oraciones para todos los religiosos que conforman la iglesia boliviana.

"Es el manual con la de la fraternidad universal, en su homilías Santo Padre, en sus discursos catequesis y documentos que usted nos exhorta a vivir en la fe", insistió.

Enfatizó que en el país hay pobres que son ricos de fe y humanidad y también ricos que son pobres "espiritualmente, pobres de amor cristiano, y de virtudes civiles".

Bordi pidió al Santo Padre oraciones para los religiosos consagrados que divulgan la palabra del evangelio, a pesar de los escasos recursos económicos.

"Trabajamos en la evangelización a veces nos falta aliento y recursos, por eso su Santidad le pedimos que rece por nosotros y nos llene con su bendición apostólica y que el señor nos sostenga y nos llene con el fuego de su espíritu", subrayó.

Redacción: Leo.bo                     

Fuente: ABI

09 Julio 2015

El portavoz del vaticano Federico Lombardi afirmó hoy que el Papa Francisco solamente mostró su “signo de sinceridad” al llamar a Bolivia y Chile a establecer una mesa de diálogo sobre la demanda marítima del Estado Plurinacional.

“Yo pienso que es un signo de sinceridad y de cómo el Papa ama hablar directamente sin (recurrir) a suposiciones”, afirmó Lombardi, en una conferencia de prensa en Santa Cruz, tras la misa que ofreció Francisco a los pies del Cristo.

Agregó que el Papa planteó un “diálogo diplomático” entre “países hermanos y cercanos”, como el caso de Bolivia y Chile.

Entonces “eso es decir muy sinceramente, claramente lo que está (pasando) en la realidad, (pues) si hay problemas, el Papa dice que la vía es el diálogo”, insistió.

Por eso –recordó–  que el Papa considera que los problemas, por más espinosos que sean, deben tener soluciones compartidas, razonables, equitativas y verdaderas.

“En todo caso (las soluciones) nunca han de ser motivo de agresividad y enemistad que agraven más la situación y hagan más difícil su resolución”, remarcó.

Sin embargo, aclaró que Francisco no pretende entrar en un “aspecto directo de solución política”.

Redacción: Leo.bo                     

Fuente: Erbol

09 Julio 2015

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, instó hoy –durante su bendición al Papa Francisco en la misa en el Cristo Redentor– a la extirpación de la justicia parcializada y corrupta que aqueja a la sociedad.

“Le bendecimos Papa Francisco porque como mensajero del perdón (...) ha promovido el jubileo de la misericordia. Nos adherimos gozosamente a su convocatoria para ser testigos del rostro misericordioso del padre en nuestra realidad (que necesita) reconciliarse y sanar tantas heridas abiertas, desterrar rencores, superar divisiones y extirpar la práctica corrupta y parcializada de la justicia”, aseveró.

Esas aseveraciones de Gualberti generaron los aplausos de los miles de feligreses que participaron de la misa que ofreció el Papa Francisco a los pies del Cristo.

El monseñor también dijo que Bolivia busca una nueva fisonomía de expresión cabal de su identidad objetiva y profunda conforme a sus raíces históricas espirituales y culturales.

Una fisonomía “que abrace todo lo que ha vivido para que Bolivia sea una casa común para todos, en el verdadero respeto por las diferencias, en la complementariedad armoniosa y fecunda de las diversas culturas indígenas, mestizas y criollas”, apuntó.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

09 Julio 2015

El papa Francisco llamó a desterrar los egoísmos y evitar que las carestías desenraicen la cultura de solidaridad de los pueblos e inoculen el germen de la disgregación social en desmedro de los "más pobres", durante la misa al aire libre que ofició el jueves a los pies del Cristo Redentor, en el corazón de la ciudad boliviana de Santa Cruz, ante un millón de feligreses locales y de almenos 12 países de la región.

 "Y no son pocas las veces que experimentamos el cansancio de este camino. No son pocas las veces que faltan las fuerzas para mantener viva la esperanza. Cuántas veces vivimos situaciones que pretenden anestesiarnos la memoria y así se debilita la esperanza y se van perdiendo los motivos de alegría. Y comienza a ganarnos una tristeza que se vuelve individualista, que nos hace perder la memoria de pueblo amado, de pueblo elegido. Y esa pérdida nos disgrega, hace que nos cerremos a los demás, especialmente a los más pobres", sostuvo durante la única eucaristía que dirá en Bolivia, adonde llegó la víspera y desde donde partirá el viernes rumbo a Paraguay, última escala de su primera gira sudamericana.

  Emplazado en el Altar Misional, levantado con motivos guaraníes, tercera comunidad originaria más importante de la Bolivia plurinacional, detrás de un crucifijo y columnas talladas a mano en madera Soto, Francisco pidió que el peso de la vida en una sociedad se multiplique y que no remate en la exclusión de los que "no producen".

 "En estos días pude ver a muchas madres cargando a sus hijos en las espaldas. Como lo hacen aquí tantas de ustedes. Llevando sobre sí la vida, el futuro de su gente. Llevando sus motivos de alegría, sus esperanzas (...) Pero también cargando sobre sus hombros, desilusiones, tristezas y amarguras, la injusticia que parece no detenerse y las cicatrices de una justicia no realizada. Cargando sobre sí, el gozo y el dolor de una tierra", citó el Sumo Pontífice durante la primera homilía papal en 27 años en Bolivia.

 Entre la feligresía se encontraba el presidente boliviano Evo Morales y lo  más granado de la curia local, en cabeza de monseñor Sergio Gualberti, obispo titular de la Diócesis de Santa Cruz.

Francisco dirigió su enseñanza a la mujer, piedra miliar y bastión aún de la familia y la sociedad en Latinoamérica.

"Ustedes llevan sobre sí la memoria de su pueblo. Porque los pueblos tienen memoria, una memoria que pasa de generación en generación, una memoria en camino. Y no son pocas las veces que experimentamos el cansancio de este camino. No son pocas las veces que faltan las fuerzas para mantener viva la esperanza. Cuántas veces vivimos situaciones que pretenden anestesiarnos la memoria y así se debilita la esperanza y se van perdiendo los motivos de alegría", reflexionó.

El jefe 266 de la historia de la Iglesia de Pedro, citó un pasaje bíblico para evitar la disgregación e impartir la solidaridad y el desprendimiento.

"A nosotros", en la sociedad actual signada por el consumo individualista y la dilusión de la solidaridad, "nos puede suceder lo que a los discípulos de ayer, cuando vieron la cantidad de gente que estaba ahí. Le piden a Jesús que los despida, ya que es imposible alimentar a tanta gente", citó.

"Frente a tantas situaciones de hambre en el mundo podemos decir: "No nos dan los números, no nos cierran las cuentas". Es imposible enfrentar estas situaciones, entonces la desesperación termina ganándonos el corazón. En un corazón desesperado es muy fácil que gane espacio la lógica que pretende imponerse en el mundo de nuestros días. Una lógica que busca transformar todo en objeto de cambio, de consumo, todo negociable. Una lógica que pretende dejar espacio a muy pocos, descartando a todos aquellos que no "producen", que no se los considera aptos o dignos porque aparentemente "no nos dan los números"", impartió en el comienzo de la misa que duró poco menos de 2 horas.

La televisión estatal de Bolivia, de mayoría católica pese a que su código político lo define como Estado laico, mostró imágenes de feligreses conmovidos hasta las lágrimas y contrición colectiva mientras Francisco decía misa.

De acuerdo con reportes parroquiales del resto de los departamentos de Bolivia, la liturgia fue seguida por la televisión y la radio de Bolivia de forma masiva e imperturbable.

Instalado en un relumbrante púlpito, Francisco instó más bien a obrar como Jesús, que repartió los panes y peces a los hambrientos.

"Jesús una vez más vuelve a hablarnos y nos dice: "No es necesario que se vayan, denles ustedes de comer". Es una invitación que resuena con fuerza para nosotros hoy: "No es necesario que nadie se vaya, basta de descartes, denles ustedes de comer". Jesús nos sigue diciendo en esta plaza. Sí, basta de descartes, denles ustedes de comer. La mirada de Jesús no acepta una lógica, una mirada que siempre "corta el hilo" por el más débil, por el más necesitado. Tomando "la posta". Él mismo nos da el ejemplo, nos muestra el camino. Una actitud en tres palabras, toma un poco de pan y unos peces, los bendice, los parte y entrega para que los discípulos lo compartan con los demás. Ese es el camino del milagro", ejemplificó.

La misa fue secundada por un coro polifónico de niños de la Chiquitania boliviana que responde a la tradición pentagrámica herededa por los misiones jesuíticas, orden a la que pertenece el el papa argentino Jorge Mario Bergoglio, en esta tierras precámbricas los siglos XVI y XVII.

Por último y a manera de recomendación,, el Santo Padre, primer papa latinoamericano de la historia de la Iglesia universal de más de 2 milenios, se abocó por "una vida memoriosa" que "necesita de los demás, del intercambio, del encuentro, de una solidaridad real, que sea capaz de entrar en la lógica del tomar, bendecir y entregar; en la lógica del amor".

 Cerca de 7.500 uniformados y más del triple de voluntarios civiles, en su mayoría jóvenes, controlaron la seguridad antes, durante y después de la desconcentración de la Misa Papal.

Redacción: Leo.bo

Fuente: ABI

08 Julio 2015

"Hay que construir puentes en vez de levantar muros", dijo el Papa que inmediatamente hizo unos segundos de silencio para reflexionar y agregó: "Estoy pensando en el mar y el diálogo es indispensable, espero diálogo".

Para Francisco, "todos los temas por más espinosos que sean, tienen soluciones compartidas, equitativas y duraderas".

Bolivia inició ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en reclamo contra Chile por un acceso soberano al Océano Pacífico.

De hecho, Evo Morales se expresó sobre el tema durante el discurso de bienvenida del papa Francisco a La Paz. "Usted viene lleno de energía, bueno de respirar la brisa del pacífico ecuatoriano. Bienvenido a una parte de la 'patria grande' a la que se le ha mutilado su derecho al mar mediante una invasión", afirmó el boliviano.

Francisco, que tomó la palabra después de Evo, no se refirió al asunto, hasta estas declaraciones en la catedral Nuestra Señora de La Paz.

Bolivia suele señalar que la falta de una salida al mar, que perdió a manos de Chile durante una guerra a fines del siglo XIX, le provoca un gran daño económico

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

08 Julio 2015

En su paso por la curva del Plan Autopista, el Santo Padre realizó un breve homenaje al padre Luis Espinal y afirmó que éste fue eliminado por predicar el evangelio.

El Pontífice inició su recorrido en el papamóvil por la autopista La Paz-El Alto.

Cuando las primeras sombras de la noche cayeron sobre la ciudad, el vehículo que lo trasladaba se detuvo en el lugar fijado para el homenaje.

“Me detuve aquí para saludarlos sobre todo para recordar a un hermano nuestro, víctima de intereses que no querían que se luche por la libertad de Bolivia. El padre Espinal predicó el evangelio y ese evangelio molestó y por eso lo eliminaron”, dijo el Pontífice con la voz entrecortada ante los miles de asistentes que se congregaron en el lugar.

Acto seguido, el Obispo de Roma pidió un minuto de silencio como parte del homenaje al desaparecido padre Luis Espinal.

Luego elevó una emotiva oración por el descanso eterno de éste. “Que el Señor tenga en su gloria al padre Luis Espinal que predicó el evangelio que nos trajo libertad, que nos hace libres como a todo hijo de Dios.Jesús nos trajo esa libertad y el predicó ese evangelio. Que Jesús lo tenga junto él, dale Señor un descanso eterno”, expresó.

Finalmente con una breve frase bendijo a los asistentes. “No se olviden de rezar por mí”, concluyó.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

08 Julio 2015

Con un “jallalla Bolivia”, el Papa Francisco terminó su primer discurso en territorio nacional. En su intervención, el Santo Padre destacó el avance de Bolivia en cuanto a la inclusión económica, social y política, no obstante, indicó que ese progreso requiere también de diálogo y el crecimiento de valores en las personas.    

El Papa aterrizó a las 17.11 en el aeropuerto de El Alto. Descendió del avión de Boliviana de Aviación (BoA) con un abrigo blanco que lo resguardaba del frió de la ciudad altiplánica.  

El presidente Evo Morales recibió al Pontífice con un abrazo y le entregó una chuspa tejida, que el Papa se colgó en el cuello.

Se cantaron los himnos. La canción patria de Bolivia se entonó en una zampoña y después el himno del Vaticano fue interpretado por una banda militar.    

Comenzaron los saludos. Los ministros de Estado se alinearon junto a niños vestidos con prendas autóctonas para dar la mano al Santo Padre. Cuando Francisco caminaba por la alfombra roja, los niños lo rodearon con alegría y lo acompañaron tomándolo de la mano.

El Pontífice llegó a un escenario armado para su discurso en el Campus Papal. Luego de las palabras del Presidente, tomó la palabra. 

“Bolivia está dando pasos importantes para incluir a amplios sectores en la vida económica, social  y política del país; cuenta con una Constitución que reconoce los derechos de los individuos, de las minorías, del medio ambiente, y con unas instituciones sensibles a estas realidades”, dijo el Papa.

Francisco recomendó que “todo esto requiere un espíritu de colaboración ciudadana, de diálogo y de participación de los individuos y los actores sociales en las cuestiones que interesan a todos. El progreso integral de un pueblo incluye el crecimiento en valores de las personas” y advirtió que “si el crecimiento es solo material, siempre se corre el riesgo de volver a crear nuevas diferencias, de que la abundancia de unos se construya sobre la escasez de otros”.

El Papa destacó también que la cohesión social requiere de “transparencia institucional” y “un esfuerzo en la educación de los ciudadanos”. 

 Resaltó, además, los valores y expresiones de la Constitución Política del Estado y pidió custodiar a los “desprotegidos”.

“Custodiar a los que hoy son descartados por tantos intereses que ponen al centro de la vida económica al ‘Dios dinero’. Y son descartados los niños y los jóvenes que son el futuro de un país y los ancianos que son la memoria de un pueblo. Por eso hay que cuidarlos, hay que protegerlos, son nuestro futuro”, instó el Papa.

Luego, el Pontífice abordó el papamóvil que en estos momentos lo lleva al centro de la ciudad de La Paz.

Discurso completo del Papa en El Alto

Al iniciar esta visita pastoral, quiero dirigir mi saludo a todos  los hombres y mujeres de Bolivia con los mejores deseos de paz y prosperidad. Agradezco al Señor Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia la cálida y fraternal acogida que me ha dispensado y sus amables palabras de bienvenida. Doy las gracias también a los señores Ministros y Autoridades del  Estado, de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, que han tenido la bondad de venir a recibirme. A mis hermanos en el Episcopado, a los sacerdotes, religiosos y religiosas, y fieles cristianos, a toda la Iglesia que peregrina en Bolivia, quiero expresarle mis sentimientos de fraterna comunión en el Señor.

Llevo en el corazón especialmente a los hijos de esta tierra, que por múltiples razones no están aquí u han tenido que buscar “otra tierra” que los cobije; otro lugar donde esta madre los haga fecundos y posibilite la vida.

  Me alegro de estar en este país de singular belleza, bendecido por Dios en sus diversas zonas: el altiplano, los valles, las tierras amazónicas, los desiertos, los incomparables lagos;  el preámbulo de su Constitución lo ha acuñado de modo poético: “En tiempos inmemoriales  se erigieron montañas, se  desplazaron ríos, se formaron lagos. Nuestra amazonia, nuestro chaco, nuestro altiplano y nuestros llanos y valles se cubrieron de verdores y flores”, y esto me recuerda que “el mundo es algo más que un problema a resolver, es un misterio gozoso  que contemplamos con jubilosa alabanza”. Pero sobre todo es una tierra bendecida en sus gentes, con su variada realidad cultural y étnica, que constituye una gran riqueza y un llamado permanente al respeto mutuo, al diálogo: pueblos originarios milenarios y pueblos originarios contemporáneos; cuánta alegría nos da saber que el castellano, traído a estas tierras, hoy convive con 36 idiomas originarios, amalgamándose, como lo hacen en las flores nacionales de kantuta y patujú el rojo y el amarillo, para dar belleza y unidad en lo diverso.

En esta tierra y en este pueblo, arraigó con fuerza el anuncio del Evangelio, que a lo largo de los años ha ido iluminando la convivencia, contribuyendo al desarrollo del pueblo y fomentando la cultura;

Como huésped y peregrino, vengo para confirmar la fe de los creyentes en Cristo resucitado, para que cuantos creemos en Él, mientras peregrinamos en esta vida, seamos testigos de su amor, fermento de un mundo mejor, y colaboremos en la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

Bolivia está dando pasos importantes para incluir a amplios sectores en la vida económica, social  y política del país; cuenta con una Constitución que reconoce los derechos de los individuos, de las minorías, del medio ambiente, y con unas instituciones sensibles a estas realidades.

Todo esto requiere un espíritu de colaboración ciudadana, de diálogo y de participación de los individuos y los actores sociales en las cuestiones que interesan a todos. El progreso integral de un pueblo incluye el crecimiento en valores de las personas y la convergencia en ideales comunes que consigan aunar voluntades, sin excluir ni rechazar a nadie.

Si el crecimiento es solo material, siempre se corre el riesgo de volver a crear nuevas diferencias, de que la abundancia de unos se construya sobre la escasez de otros.

Por eso, además de la transparencia institucional, la cohesión social requiere un esfuerzo en la educación de los ciudadanos.

En estos días me gustaría alentar la vocación de los discípulos de Cristo a comunicar la alegría del Evangelio, a ser sal de la tierra y luz del mundo. La voz de los Pastores, que tiene que ser profética, habla a la sociedad en nombre de la Iglesia madre, porque la iglesia es madre y la habla desde su opción preferencial y evangélica por los últimos, los descartados, los excluidos. Esa es la opción preferencial de la Iglesia.

La caridad fraterna, expresión viva  del mandamiento nuevo de Jesús, se expresa en programas, obras e instituciones que buscan la promoción integral de la persona, así como el cuidado y la protección de los más vulnerables.

No se puede creer en Dios Padre sin ver un hermano en cada persona, y no se puede seguir a Jesús sin entregar la vida por los que Él murió en la cruz.

En una época en la que tantas veces se tiende a olvidar o tergiversar los valores fundamentales, la familia merece una especial atención por parte de los responsables del bien común porque es la célula básica de la sociedad, que aporta lazos sólidos de unión sobre los que se basa la convivencia humana y, con la generación y educación de sus hijos, asegura el futuro la renovación de la sociedad.

La Iglesia también siente una preocupación especial por los jóvenes que, comprometidos con su fe y con grandes ideales, son promesa de futuro,  ‘vigías que anuncian la luz del alba y la nueva primavera del Evangelio’, decía Juan Pablo II. Cuidar a los niños, hacer que la juventud se comprometa en nobles ideales, es garantía de futuro para una sociedad. Y la Iglesia quiere una sociedad que encuentra su reaseguro cuando valora, admira y custodia también a sus mayores, que son los que nos traen la sabiduría de los pueblos, custodiar a los que hoy son descartados por tantos intereses que ponen al centro de la vida económica al ‘Dios dinero’. Y son descartados los niños y los jóvenes que son el futuro de un país y los ancianos que son la memoria de un pueblo. Por eso hay que cuidarlos, hay que protegerlos, son nuestro futuro

La Iglesia hace opción por ir generando con este cuidado una “cultura memoriosa” que le garantiza a los ancianos no solo la calidad de vida en sus últimos años sino la calidez, como bien lo expresa la Constitución de ustedes.

Señor Presidente, queridos hermanos y hermanas, gracias por estar aquí. Estos días nos permitirán tener diversos momentos de encuentro, diálogo y celebración de la fe. Lo hago alegre de estar en esta patria que se dice a sí misma pacifista, patria de paz y que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz.

  Pongo esta visita bajo el amparo de la Santísima Virgen de Copacabana, Reina de Bolivia, y a Ella pido que proteja a todos sus hijos. Muchas gracias y que el Señor los bendiga. Jallalla Bolivia.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

Últimas Noticias

Prev Next

Dos nuevas dimisiones en el Órgano Elect…

Dos nuevas dimisiones en el Órgano Electoral El director nacional del Sereci presentó renuncia

Luis Fernando Pereira, de la Dirección Nacional del Servicio de Registro Cívico (Sereci) y Carla...

El sueño del bandolero (66)

El sueño del bandolero (66)

Me zumban los oídos. Es un sonido tan fastidioso como los agudos silbados del viento...

Hasta cuándo con los accidentes

Hasta cuándo con los accidentes

No se han cumplido ni cuatro meses de 2019 y ya se ha tenido que...