Santa Cruz de la Sierra
18 Noviembre 2016

El rapero Kanye West decidió hablar sobre las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos y se unió a las celebridades que dan su apoyo al republicano Donald Trump.

"Les dije que no voté, ¿cierto?", comenzó su diálogo con el público en uno de sus conciertos en San José, California. Y remató: "Pero si hubiera votado, lo hubiera hecho por Donald Trump".

"Especialmente a la gente negra. Paren de enfocarse en el racismo. Este mundo es racista, ¿ok? Paremos de ser distraídos al enfocarnos tanto en eso", agregó.

West también felicitó la manera en que el magnate logró quedarse con la victoria y afirmó que su acercamiento a la gente no sólo fue "entretenido", sino que fue absolutamente "genial, porque funcionó".

El esposo de Kim Kardashian se sumó a las figuras del espectáculo estadounidense que se refirieron a la elección de Trump.

El actor Jon Voight le dio su total respaldo, mientras que artistas como Madonna, Lady Gaga, Cher, Katy Perry, el escritor George R.R. Martin (Canción de hielo y fuego), el actor Chris Evans (Capitán América) y otros mostraron su rechazo ante el triunfo del presidente electo. 

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Teleshow

16 Noviembre 2016

La directora de una ONG en Virgina Occidental (Estados Unidos) llamó "simio en tacos" a la primera dama Michelle Obama, en un mensaje en Facebook que fue celebrado por la alcalde de una localidad de ese estado y que causó un revuelo político nacional con varias voces exigieron la renuncia de la funcionaria.

"Va a ser tan refrescante tener a una primera dama con clase, hermosa y digna en la Casa Blanca. Estoy cansada de ver a un simio en tacos", tuiteó Pamela Ramsey Taylor, quien dirige una organización en la localidad de Clay, al celebrar la llegada de Melania Trump, la esposa del presidente electo.

"Pam, acabas de alegrar mi día", respondió la alcalde local Beverly Whaling, amiga de Ramsey Taylor en la red social.

El mensaje de Facebook se extendió por todo Estados Unidos y una petición online pidiendo que ambas mujeres renuncien a sus cargos recolectó más de 85,000 firmas en pocas horas.

La directora de la ONG tuvo que dejar su cargo, según informó The Washington Post y el New York Daily News, mientras que aumentan las voces para que la alcalde haga lo mismo al tomar trascendencia nacional el mensaje racista.

Ramsey Taylor dijo a un medio local que aunque sus dichos "pueden ser interpretados como racistas, no tuvieron esa intención", ya que expresó una opinión personal sobre la belleza, no sobre el color de piel de la primera dama.

En la misma línea, la alcalde Whaling manifestó que su comentario no tuvo la intención de ser racista: "Me referí a que alegró mi día por el cambio en la Casa Blanca".

"Me disculpo por cualquier daño que pudo haber causado. Los que me conocen saben que no soy racista", añadió la política de Clay, localidad en la que el 98 por ciento de sus 9.000 habitantes son blancos según el censo de 2010.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Telam

 

 

 

11 Noviembre 2016

El viceministro de Autonomías, Emilio Rodas, afirmó que “ni el propio Rey de España se opondría” al cambio de la letra al himno cruceño y calificó el rechazo de algunos actores políticos y cívicos de Santa Cruz, a una posición anclada en el siglo XIX.

La posibilidad de cambiar la letra del Himno a Santa Cruz fue planteada por el asambleísta indígena afín al MAS, Pedro Damián Dorado, quien planteó la frase "en la tierra de Ñuflo de Chaves" por "en la tierra del Gran Grigotá' y anular la "España grandiosa", como una forma de  iniciar un proceso de descolonización.

Las autoridades de la Gobernación y de la Dirección Departamental de Educación anunciaron sanciones contra el director o profesor que obligue a cantar el himno cruceño con letra cambiada, porque violatoria a la normativa interna.

Rodas sostuvo que “estos señores ignoran o niegan que hemos tenido una guerra con ese país y le hemos ganado la guerra, a esa España grandiosa que ellos tienen en el himno y nos hemos declarado independientes”.

La autoridad observa en el rechazo un colonialismo mental de las autoridades como el Secretario de la Gobernación, Vladimir Peña, pidiendo una investigación, como queriendo que los chiquitanos sigan cantando odas a los españoles por ese dominio.

“He escuchado al presidente del comité cívico que va a iniciar demandas. Imagínese demandas, ese señor es Torquemada de la Santa Inquisición, porque le dice al indígena que ni siquiera puede plantear, ni siquiera puede imaginarse cantar. Ni el Rey de España se ofendería tanto escuchando ese himno sabiendo qué hizo España con nuestros pueblos, pero resulta que éstos son más papistas que el Papa”, declaró a radio Alternativa de Santa Cruz de la red Erbol.

Insistió en la necesidad de abrir un debate porque el escudo sigue con la corona española y solo el toborochi (árbol) es nativo de Santa Cruz.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Erbol

 

 

10 Noviembre 2016

Los famosos usan las redes sociales para compartir postales de su vida cotidiana o para promocionar su carrera. Pero a veces, no se dan cuenta de la repercusión que puede tener publicar una imagen o una foto determinada.

En esta oportunidad, Rihanna generó un gran revuelo cuando compartió con sus miles de seguidores una fotografía en la que aparece en el baño dándose un beso en la boca con su sobrina Majesty. Lo llamativo es que ambas aparecen desnudas.

"Incondicional", escribió la intérprete de Bárbados junto a la imagen. Aunque algunos seguidores comentaron que era muy tierna la foto, otros la criticaron con dureza y consideraron inapropiado mostrar a una menor sin ropa.

Más allá de esta polémica, Rihanna sigue trabajando intensamente no solo en su carrera musical, también llegará a la pantalla grande en julio de 2017 con una participación en la película Valerian and the City of a Thousand Planets, protagonizada por Dane DeHaan y Cara Delevingne.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Teleshow

03 Noviembre 2016

La imagen recorre internet y generó un gran debate. Son pocos los que con sinceridad se animan a decir qué es lo que vieron en primer lugar. El simple dibujo se viralizó en las últimas horas y propone un desafío óptico que, según algunos, podría definir las prioridades de cada uno.

Por ejemplo, el diario inglés Daily Mail dice haber consultado psicólogos que indican que el cerebro humano puede ver dos imágenes "casi simultáneamente", pero lo que domina nuestra percepción está determinada por nuestros "pensamientos y experiencias".

Lo cierto es que uno puede ver -dependiendo de dónde ponga el foco- tanto una mujer desnuda como dos hombres con los brazos extendidos en un aparente baile. La respuesta es clara: ¡la mujer no tiene ombligo!

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Tvnws

01 Noviembre 2016

Mel Gibson está de vuelta. Luego de 10 años de ostracismo y escándalos, el protagonista de Arma Mortal y de tantos otros éxitos cinematográficos regresa a la pantalla como director de la película Hacksaw Ridge, la primera que comanda en una década.

Pero el temor continúa. Persiste. Gibson cree que el público podría darle nuevamente la espalda y recordarle su arresto en Malibu, California, cuando en 2006 fue detenido conduciendo su automóvil en estado de ebriedad e insultó al agente que lo detuvo con expresiones antisemitas.

"Pasó mucho tiempo. Me disculpé. Hice mi parte. Lo superé. Diez años después. Vaya cosa", expresó el actor y director en una entrevista con USA Today. "Trabajé mucho en mí. Soy una persona diferente a la que era".

Gibson cree que las acusaciones que pesan sobre él sobre su antisemitismo son injustas. "No es verdad. Ninguna de mis acciones llevan a ese tipo de reputación, antes o después. Es una lástima que después de 30 o 40 años de hacer algo eres juzgado por una noche. Pero es mi falta por permitir esa percepción, yo cargué el arma con la bala", concluyó.

El director de La Pasión de Cristo, entre otras películas, cree que el tiempo fue el que permitió que todo quedara atrás. "Es tan obvio que yo no era eso. De otra forma, estaría en otro lugar, haciendo otra cosa. Me siento afortunado de tener la oportunidad de hacer lo que amo. Tengo esta compulsión de hacer esto, de contar historias", manifestó.

La última creación de Gibson, Hacksaw Ridge, en la que cuenta la vida del médico Desmond Doss durante la Segunda Guerra Mundial, podría competir por varios premios, según el sitio especializado The Wrap. Incluso como mejor director, mejor actor y mejor película. 

 Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Teleshow

 

 

01 Noviembre 2016

El pasado 16 de agosto, un escueto comunicado ponía fin al matrimonio entre John Christopher Depp II (Kentucky, 1963) y Amber Laura Heard (Texas, 1986) y, con él, al penúltimo gran escándalo hollywoodiense, que estalló el 27 de mayo. Aquel día, a las puertas de los juzgados de Los Ángeles se escenificó el fin del clásico cuento de hadas: Amber Heard no solo pedía el divorcio de Johnny Depp sino que, con un ojo morado y el labio partido, exigía una orden de alejamiento alegando: “Durante toda nuestra relación, Johnny Depp ha abusado de mí física y verbalmente”.

Hollywood no podía dar crédito a lo que ocurría. Como si se tratara de Jack Sparrow paseándose por la verga mayor de la Perla Negra, pocos como Johnny Depp habían conseguido hacer equilibrios entre su vida pública y privada. En 30 años de carrera, Depp había tenido una amante en cada puerto, y todas y cada una hablaban maravillas de él. Hasta ese infausto 27 de mayo.

El actor se casó por primera vez con Lori Anne Allison. Ella tenía 25 años; él, 20. Él soñaba con ser cantante; ella, maquilladora. Juntos dejaron Florida en busca del sueño californiano. Dos años después, había nacido una estrella y había muerto un matrimonio. Para Nigel Goodall, autor de hasta tres biografías de Johnny Depp (y de una de Winona Ryder), este primer amor “fue un intento de Johnny de arreglar lo que no había funcionado entre sus padres”.

Depp no tardaría en enamorarse de otra(s) mujer(es): primero de su compañera en la Academia de Interpretación Loft Studio, Sherilyn Fenn, la inquietante musa de David Lynch en Twin Peaks. Después de Jennifer Grey, la Baby de Dirty Dancing. A ambas les pidió que se casaran con él. Cuenta Goodall que en Hollywood se vendían pegatinas que rezaban: “¡Toca la bocina si Johnny Depp no te ha pedido matrimonio!”. Su gran amor, sin embargo, estaba por llegar.

Johnny Depp conoció a Winona Ryder en el neoyorquino Teatro Ziegfeld, en el estreno de Gran bola de fuego. Ella era una adolescente de 17 años y Johnny, a sus 26 años, un aspirante a donjuán. A los dos meses ya estaban saliendo. A los cinco, el 26 de febrero de 1990, estaban prometidos. En la pantalla protagonizaron la gran fábula para niños raros: Eduardo Manostijeras, de Tim Burton; fuera de ella, se convirtieron en la encarnación de la llamada “Generación X”, esos chicos nacidos en los 70 que con su música grunge constituirían el movimiento juvenil más importante desde el punk.

Para Tara Brabazon, autora del estudio From revolution to revelation: Generation X, popular memory and cultural stories: “Johnny Depp y Winona Ryder fueron los James Dean y Natalie Wood de la Generación X. Aunque no murieron en circunstancias trágicas, sí vivieron en circunstancias trágicas y mostraron la incapacidad de su generación para manejarse en las relaciones adultas”. Un 21 de junio de 1993, la magia construida a base de versos beatniks se rompe de tanto fotografiarla: sus agentes anuncian el final de la relación. Ella se encierra en un hotel; él tiene un escarceo con Juliette Lewis, su compañera en ¿A quién ama Gilbert Grape?. Louise Krasniewicz, antropóloga y autora junto a Michael Biltz de Johnny Depp: a biography, sostiene que su ruptura fue exagerada: “No es que no fuera traumático, pero en buena medida también tenía parte de la escenificación que su imagen hollywoodiense les exigía en ese momento”.

Todo iría a peor: el 30 de octubre de 1993, River Phoenix moría por sobredosis a las puertas del local The Viper Room, propiedad de Depp. La “Generación X” descubría, con horror, que la vida era más negra que sus sudaderas de Nirvana. Pero Depp no se iba a quedar a comprobarlo.

Noche de gala de los Premios CFDA, otorgados por la Asociación de Diseñadores de Moda, un enero frío de 1994 en Nueva York. Kate Moss entra en un café a comprar tabaco y allí está él. Depp reproducirá con Moss su relación con Winona: de nuevo una década más joven que él. De nuevo la chica del momento. Gracias a Calvin Klein, Moss personifica el canon de belleza de esos años: escuálida y desastrada, popularizará lo que se bautizó como ‘heroin chic’. Para Depp, Moss es su billete a Londres: de los rescoldos del grunge pasa a la hoguera del britpop. Si Keith Richards y Anita Pallenberg fueron los reyes del Swinging London sesentero, Johnny y Kate lo son de la Cool Britania de Tony Blair. A través de Moss conoce a Ewan McGregor, a Jude Law, a los hermanos Gallagher… Suya es la slide guitar que suena en la canción de Oasis Fade In-Out. Son días de vino y rosas. En el hombro en el que Johnny se había tatuado “Winona forever” (Winona para siempre) ahora se lee “Wino Forever” (borracho para siempre)” y a Kate la apodan The Tank (El tanque), por su aguante bebiendo cerveza. Duermen en los aviones, viven en las premieres, en las discotecas, en las playas, en el Viper Room…

Las resacas son casi tan tremendas como las borracheras. Una de ellas, premonitoria, le cuesta el calabozo. Discute con Kate en el hotel The Mark, en Manhattan, el 13 de septiembre de 1994. En el informe policial se lee: “Daños por valor de 10.000 dólares”, en una habitación que cuesta 2.200 la noche. Su amigo, el director John Waters, que lo ha dirigido en Cry Baby, declara: “Johnny ha inventado el grunge. Está guapo esposado”.

Cuando, a mediados de 1997, la frenética vida de ambos los separa, ella piensa que será algo efímero. Según Laura Collins, periodista del Daily Mail y autora de la biografía Kate Moss: the complete picture, Kate no cree haberlo perdido porque “en cuatro años, su pasión sexual nunca decayó”. Ella sigue pensando que volverá hasta que se entera de que Vanessa Paradis está embarazada. Como Winona, tras la cólera llega la depresión, los días y semanas sin salir de la cama y finalmente, el ingreso en la clínica Priory “por agotamiento”. En una entrevista en la edición americana de Vanity Fair en 2012, Kate reconocía su aflicción en aquellos días: “Nadie ha sido nunca capaz de cuidarme. Johnny lo hizo durante un tiempo. […] Perdí el apoyo de alguien en quien podía confiar. Una pesadilla. Años y años de lágrimas. ¡Lo que lloré!”.

Vanessa Paradis también era un icono. Con 19 años, gracias a su imagen de Lolita y el turbador espacio entre sus incisivos superiores, Chanel la había elegido para rejuvenecer su imagen de marca. No es difícil aventurar qué vio en ella Johnny cuando ambos coincidieron en el Hôtel Costes de la Rue Saint Honoré. Obsesionado con la literatura de su país, Depp debió de sentir esa fascinación estadounidense por lo parisino, como quintaesencia de lo europeo y sofisticado, que había golpeado a Hemingway o Scott Fitzgerald. El biógrafo de Vanessa Paradis, Hugues Royer, afirma que Depp cayó fulminado por un atrevido traje de espalda descubierta. Johnny y Vanessa se aíslan en la campiña, lejos de Beverly Hills, lejos de las soirées.

Con la misma determinación con la que lo ha conquistado, Vanessa lo convence de que debe aceptar más blockbusters y menos zarandajas indies. La primera, la adaptación de una atracción de feria de Disneyworld llamada Piratas del Caribe, en 2003. Para la antropóloga y bióloga de Depp, Louise Krasniewicz: “La película lo convirtió en una de las mayores estrellas del planeta. Estaba en todas partes, hasta que desapareció tras la horrorosa cuarta entrega”. Eso fue en 2011. Para entonces, el círculo íntimo de Vanessa Paradis sabía que su relación se había acabado: Johnny había vuelto a salir de noche.

Según Nigel Goodall: “No podía sacarse a Amber de la cabeza después de rodar Los diarios del ron. Amber debió sentirse de la misma manera”. Amber Heard era la compañera de Johnny en el filme. Dos décadas más joven, empezaba a ser conocida por sus papelitos en comedias juveniles como Bienvenidos a Zombieland o Superfumados. También por su franqueza: apenas unos meses antes había decidido salir del armario en una gala en defensa de los derechos del colectivo gay: “No me etiqueto de ninguna manera: he tenido relaciones satisfactorias con hombres y, ahora, con una mujer (la fotógrafa Tasya van Ree). Amo a quien amo; lo que importa son las personas”.

De nuevo, el malditismo literario planea sobre la vida sentimental del actor: En Los diarios… Johnny interpreta a Paul Kemp, álter ego de su gran amigo el escritor Hunter S. Thompson, que se había suicidado cinco años antes. Johnny parece empeñado en convertirse en uno de los personajes de Thompson: autodestructivo, nihilista, noctámbulo, estrafalario… Amber es la horma de su zapato: igual de impulsiva, igual de vital, adora el cine indie, y es alérgica a esa vida hogareña y casera que ha tenido Depp durante los 14 años al lado de Vanessa. Discuten a menudo, pero eso no es óbice para que decidan casarse en la isla privada de Johnny Depp en Bahamas, un 3 de febrero de 2015.

A la prensa le chifla la nueva pareja. Durante el rodaje en Australia de la quinta entrega de Piratas del Caribe, las autoridades denuncian que Amber ha intentado introducir a sus terrier sin pasar la preceptiva cuarentena. Su respuesta ante el revuelo, conocido como “terriergate”, es un vídeo que no se sabe si es un torpe arrepentimiento o una mofa de los australianos. Heard se convierte en el personaje más buscado por las revistas femeninas. Depp se deja fotografiar en los aeropuertos con Amber y con su primogénita, Lily Rose Depp. Se hace tatuar en los nudillos “Slim” (flacucha), el apodo de Heard. Al año de su matrimonio, Johnny recoge el premio honorífico de Desert Palm con estas palabras: “Tengo que darle las gracias a mi mujer Amber por aguantarme, por convivir con todos estos personajes, lo que no es fácil. Es duro para mí, y tiene que serlo para ella”.

Nos encontramos en febrero de 2016 y por las redacciones empieza a correr el rumor de que él está perdiendo el oremus. ¿Qué le pasa a Johnny? Peter Hanson, autor de The cinema of Generation X apunta a un malestar profesional: “El gran éxito de Piratas… y el fracaso de casi todas sus películas serias le ha hecho ver que el público solo disfruta de su habilidad para encarnar a frikis vistosos”.

Justo cuando Depp estrena Alicia a través del espejo, el cuento de hadas se hace añicos. El 21 de mayo, Johnny se presenta en el hotel al que se ha mudado Heard tras su última bronca. Él acaba de enterrar a su madre, Betty Sue. Según cuenta Heard en el juzgado, Depp “borracho y colocado”, y presa de un ataque de celos, le pide que llame a su amiga, la fotógrafa y activista por los derechos de las lesbianas iO Tillett Wright. “Agarró el teléfono como si fuera un pitcher de béisbol y me lo tiró a la cara”, cuenta Heard. Se filtran las fotografías de su rostro magullado. El juez falla que Johnny no puede estar a menos de 91 metros de Heard. Los 450 millones de dólares en los que se estima su fortuna son objeto de litigio. El 16 de agosto, se cierra el acuerdo en siete millones, que Heard donará a organizaciones humanitarias. Un tatuaje, uno más, sella definitivamente la relación: en esos nudillos donde se leía “Slim” (flacucha), hoy se lee “scum” (basura). Un amor lanzado a la papelera. Veremos si pasa lo mismo con la carrera del que, hasta antes de ayer, era uno de los grandes galanes de Hollywood. 

 Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Teleshow

24 Octubre 2016

Luego de las críticas a la compra millonaria de muebles para su nuevo edificio, el Ministerio de Economía decidió reducir el 8,36% de la adquisición, es decir, que el gasto en el mobiliario bajará de 9,4 millones de bolivianos a 8,6 millones.

La semana pasada la polémica se levantó cuando salió a la luz el contrato que firmó el ministro Luis Arce Catacora con la empresa Marelli, que ganó una licitación para la dotación de muebles al Ministerio. Los opositores denunciaron que se trataba de compras exorbitantes puesto que incluía una mesa de reuniones de 79 mil bolivianos y un escritorio de 51 mil bolivianos.

El viernes 21 de octubre, luego de las críticas opositoras, el ministro Arce modificó el contrato con Marelli y desistió de comprar muebles por un total 788.591 bolivianos. El contrato inicial por 9.438.265 bolivianos se redujo a 8.649.674 bolivianos, según el documento respectivo publicado en el Sicoes.

El ministro Arce aseguró este lunes que se desistió de comprar “todos los muebles” para su oficina y las de los viceministros. 

Según la modificación al contrato, el Ministerio decidió no adquirir la mesa para reuniones de 79 mil bolivianos y el escritorio de 51 mil bolivianos, además de otros 29 ítems.      

Arce recordó que el nuevo edificio tiene 22 pisos, dos parqueos y albergará a unos 700 trabajadores. Calculó que el gasto que se hará en el mobiliario es de unos 15 mil bolivianos por funcionario, lo cual a su juicio es “absolutamente razonable”.

Agregó que esas compras se quedarán como patrimonio del Estado y no se llevará los muebles en su bolsillo.

El Ministro aseveró que “gran parte” de los muebles que se están adquiriendo son de industria boliviana, pero hay otros que serán importados, para no elevar más el costo.

Aseguró además que aún no se pagó ni un centavo por la compra de muebles y que la empresa tiene hasta diciembre para entregarlos.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: Erbol

Últimas Noticias

Prev Next

Elogio de la sencillez

Elogio de la sencillez

Todos los días son un milagro. Despertarnos, respirar, poder levantarnos de la cama, tener algo...

La Policía debe mejorar en todo aspecto

La Policía debe mejorar en todo aspecto

En el último tiempo, la imagen policial ha ido en picada, pero en estos pocos...

Mundial de fútbol femenino-“Marta” dice …

Mundial de fútbol femenino-“Marta” dice adiós

Otra vez fuera en octavos, pero con la sensación de que la generación liderada por...