Santa Cruz de la Sierra
10 Mayo 2018

¿Es posible tener un peso saludable y sin embargo tener demasiada grasa por dentro?

Sushi es una británica de 29 años, periodista de la BBC, que se considera de tamaño medio y goza en general de buena salud.

Tiene una talla 12 de ropa y cree que lleva un estilo de vida normal, medianamente saludable.

Hace ejercicio con cierta frecuencia en verano, cuando corre en el gimnasio, pero admite que en invierno lo que le gusta es “hibernar”.

“Me gusta pensar que soy una persona saludable por fuera. Pero la verdad es que no sé qué hay debajo de mi piel”, dijo.

Una sorpresa escondida

Cuando Sushi recibió los resultados de la prueba con escáner DEXA, que se hizo en una clínica privada londinense, se llevó una buena sorpresa.

Este tipo de escáner, con un tipo de Rayos X especial, se utiliza habitualmente para hacer densitometrías óseas, que miden la densidad de los huesos para estimar el riesgo de osteoporosis.

En este caso, se utilizó para medir el porcentaje de grasa y de músculo en el cuerpo de Sushi, así como para analizar su distribución.

 “Puede que te sientas bien y tengas un buen aspecto por fuera pero por dentro podrías tener grasa visceral, que es una grasa interna que es peligrosa porque es la que está alrededor de los órganos y está vinculada a enfermedades como la diabetes de tipo 2″, le dijo Philip Chant, director de Bodyscan.

De acuerdo al referente tradicional de peso, el Índice de Masa Corporal (IMC), Sushi tiene un ligero sobrepeso.

Normalmente se considera que una persona con un IMC entre 18,5 y 24,9 tiene un peso saludable.

Sin embargo el IMC no ofrece información sobre la cantidad o distribución de la grasa que una persona tiene, factores que pueden tener un efecto para la salud.

Después de analizar la “grasa escondida” de Shushi, Phil le dijo que su cuerpo tenía “más del doble de la grasa visceral estimada para una mujer de su edad”.

¿Cuánta grasa visceral es “normal”?

Según información de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en la mayoría de la gente el 90% de la grasa corporal es subcutánea, el tipo de grasa que está justo debajo de la piel.

Si te tocas la barriga esa grasa que se siente blanda también es subcutánea.

El 10% restante, considerada visceral o intra abdominal, está “escondida” fuera de nuestro alcance, por debajo de la pared abdominal.

Se encuentra en los espacios que rodean al hígado, a los intestinos y a otros órganos.

También se almacena en el omentum, que es una especie de cortina de grasa abdominal que se extiende como si fuera un delantal por debajo de los músculos abdominales.

Ese omentum se vuelve más duro y grueso cuanta más grasa acoge.

Aunque la grasa visceral solo representa una pequeña proporción del total de grasa corporal, es un factor clave para ciertos problemas de salud.

¿Por qué es más peligrosa la grasa visceral?

Según el servicio de salud pública de Reino Unido, (NHS por sus siglas en inglés), hay muchas evidencias científicas que confirman el vínculo entre tener un exceso de grasa visceral y el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes del tipo 2.

Hay evidencias más recientes que también vinculan la grasa visceral a un aumento del riesgo de cáncer, sin embargo todavía se desconoce cuál es el mecanismo biológico exacto por el que eso ocurre.

Además la acumulación de grasa en el hígado puede causar alteraciones metabólicas como la resistencia a la insulina.

La grasa visceral tiende a relacionarse con una mayor “obesidad central“, es decir, con una cintura más grande y una mayor grasa abdominal.

Según el NHS, varios estudios han demostrado que tener más grasa alrededor de la cintura puede ser más dañino que tenerla en otras áreas del cuerpo, como las piernas o las caderas.

La grasa central o abdominal ha sido asociada también a la inflamación, a un mayor riesgo de diabetes y a niveles más elevados de colesterol.

Por eso cada vez más se utiliza más como un indicador de salud el tamaño de la circunferencia de la cintura y su proporción con el tamaño de la cadera.

¿Quién tiende a tener más grasa visceral?

La composición y la distribución de la grasa varía entre los dos sexos.

En términos generales los hombres son más susceptibles a la obesidad central o la grasa abdominal, mientras que las mujeres tienden más a tener una distribución periférica.

En las mujeres predomina la masa corporal grasa y la grasa subcutánea, mientras que en los hombres predomina la masa corporal magra y la grasa visceral.

La buena noticia para es que la grasa visceral se puede reducir fácilmente con ejercicio y haciendo modificaciones en la dieta para reducir el consumo de calorías.

Algunos estudios han vinculado una mayor cantidad de grasa visceral y una mayor circunferencia abdominal con el consumo de comidas fritas, grasa, alcohol, carnes rojas y procesadas, bebidas azucaradas, granos refinados y alimentos de alto índice glucémico.

A partir de ahora Sushi tratará de hacer ejercicio regular durante todo el año y evitará comer entre horas para bajar su nivel de grasa visceral.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

 

07 Mayo 2018

La Academia Americana de Pediatría recomienda que nuestros hijos/as tengan evaluaciones programadas con su pediatra. Estas visitas, llamadas “Visitas Preventivas” son realizadas con la intención de prevenir enfermedades o encontrar enfermedades en etapas tempranas o con el mayor riesgo de desarrollar cierta enfermedad y nos da la oportunidad de realizar estudios más profundos.

Uno de los objetivos de estas visitas es detectar en nivel de plomo en la sangre.

La exposición al plomo se considera como una emergencia de salud pública en los Estados Unidos y es muy importante hacerles la prueba del plomo a sus hijos anualmente.

Se ha encontrado en varias investigaciones realizadas que la presencia de plomo en la sangre a muy temprana edad se encuentra relacionada con déficits de coeficiente de inteligencia o sea bajo IQ.

También se ha encontrado una relación entre los niveles de plomo en la sangre con problemas sicológicos como de conducta y de atención, además también ha sido relacionado a problemas cardiovasculares, inmunológicos y a efectos endocrinológicos.

Cómo son los niños/as expuestas al plomo:

En los Estados Unidos muchas familias viven en viviendas construidas antes de 1960 las cuales tienen un alto contenido de plomo principalmente si están pintadas con pintura a base de plomo y están construidas con tuberías con alto contenido de plomo.

Diagnóstico:

El diagnóstico se hace a través de una prueba de sangre

Síntomas:

La mayoría de las veces no hay síntomas clínicos y solo encontramos en los niños problemas de concentración en los estudios, problemas para hablar o problemas con el comportamiento.

Si el nivel de plomo está muy alto el niño/a puede presentar:

    Náuseas y vómitos,

    Dolor de estómago

    Cansancio excesivo

    Alteración mental llamada encefalopatía

Los efectos cognitivos y de comportamiento de la toxicidad del plomo no son reversibles

Tratamiento:

    El tratamiento principal es la prevención primaria de las exposiciones al plomo

    No exponer a su niños a lugares alto en plomo

    Si uno de los padres trabaja en construcción debe quitarse la ropa antes de entrar a la casa y bañarse antes de tocar a su hijo/a.

    Si el nivel es muy alto entonces se interna su hijo/a para realizar un procedimiento llamado quelación que ayuda a disminuir el nivel de plomo en la sangre.

Después que su pediatra confirme un nivel de plomo por encima de 5μg/dl, su hijo/a debe someterse a un monitoreo continuo del nivel de plomo en la sangre.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

03 Mayo 2018

"Hay que ducharse a diario": esta frase la hemos oído siempre y está comúnmente aceptada como cierta. Pero puede que no lo sea. Los expertos no están del todo de acuerdo. La revista Time publica un reportaje en el que ha contactado con algunos expertos y les ha formulado una pregunta: ¿Cuántas veces hay que ducharse? La respuesta, lejos de una vez al día es que con una o dos veces a la semana es suficiente.

"Ducharse responde más bien a razones estéticas", dice la doctora Elaine Larson, de la Universidad de Columbia. "La gente piensa que se ducha para estar más limpio, pero bacteriológicamente no es así", añade. Es más, ducharse en exceso puede ser perjudicial: la piel seca y escamada puede abrir puertas a los gérmenes y a las bacterias.

Ducharse con demasiada frecuencia si la piel está seca puede empeorarla. El doctor Brandon Mitchell, profesor de Dermatología en la Universidad George Washington, dice que "el cuerpo es una máquina bien engrasada de manera natural. Una ducha diaria no es necesaria". "Yo le digo a mis pacientes que se duchan a diario que no se enjabonen el cuerpo entero. Que lo hagan en los orificios, en el trasero y en las ingles, es decir, en las áreas donde se producen secreciones de olor fuerte. El resto del cuerpo no necesita mucho jabón", dice Mitchell.

En el caso del pelo, dos lavados a la semana también son suficientes, dice Mitchell. Sí es importante, en cambio, lavarse muy bien las manos y lavar la ropa, porque es donde se acumulan las células muertas y la suciedad.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: 20minutos.es

30 Abril 2018

Ahora que la temperatura empieza a subir, puedes asumir que la temporada de influenza ha terminado.

Según los Centros de control y prevención de enfermedades (CDC), eso no es precisamente cierto. De acuerdo a los últimos datos, divulgados el viernes, la influenza aún está activa en Puerto Rico y en 16 estados (Alaska, California, Connecticut, Delaware, Indiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Nebraska, New Hampshire, New York, Ohio, Oklahoma, Rhode Island, Virginia y Wisconsin).

Y en general, todavía es elevado el porcentaje de las visitas a los consultorios médicos y en las salas de urgencias por síntomas similares a los de la influenza.

Sin embargo, en las últimas semanas ha disminuido la actividad de influenza, sugiriendo que la temporada está cerca de terminar. “La influenza está disminuyendo rápidamente”, dice William Schaffner, M.D., profesor de medicina preventiva y enfermedades infecciosas en la escuela de medicina de Vanderbilt University en Nashville. Esa es una buena noticia, dado que la temporada de influenza de este año ha sido una de las peores en los últimos años.

Con al menos unas semanas restantes de la temporada de influenza, damos respuesta a las 3 preguntas persistentes que puedes tener sobre esta dura temporada.

¿Necesitas aún preocuparte por la influenza?

La influenza todavía está circulando. Así que es importante continuar con las buenas prácticas de higiene, incluyendo lavarse las manos, cubrirse la boca con un pañuelo desechable o con el codo al toser y estornudar y quedarte en casa si estás enfermo, para evitar la diseminación de la influenza y de otros virus contagiosos.

Sin embargo, aún no termina la peor temporada de influenza, dice Schaffner. “Si miras los datos de los CDC, cada año, verás que una vez que bajan los índices, estos continúan bajando”, dice él, así que no esperes un segundo pico en la prevalencia de la enfermedad.

¿Es realmente peor para los niños la influenza tipo B?

Puedes haber visto algunos reportajes que sugieren que la influenza tipo B es mucho más grave para los niños que las otras cepas. Pero en los niños, cualquier tipo de cepa de influenza puede causar una enfermedad grave, así que los padres no deben preocuparse más (o menos) por la influenza tipo B que por otras cepas, dice Lynnette Brammer, M.P.H., epidemióloga de la división de influenza de los CDC.

Como pasa con frecuencia al final de la temporada de influenza, la influenza tipo B se ha vuelto la cepa dominante en circulación: Según los CDC, a mediados de marzo, más médicos y clínicas atendieron pacientes con resultados positivos a la influenza tipo B que a la influenza tipo A.

De cierta manera, esa es una buena noticia, dice Brammer, porque significa que hay menos casos de H3N2 (una cepa de la influenza A), la que dominó la mayor parte de la temporada y se sabe que provoca que la enfermedad sea más grave, más hospitalizaciones y más muertes que la influenza de otras cepas, especialmente en adultos mayores.

Sin embargo, investigaciones sobre la relativa gravedad de las diferentes cepas de influenza es diversa, lo que ha llevado a confusión. En un reciente estudio (PDF), publicado en la revista Pediatrics, mostró que los niños hospitalizados a causa de la influenza tipo B tenían un poco más de probabilidades de morir que los hospitalizados por la influenza tipo A.

Sin embargo, el autor del estudio, Dat Tran, M.D., médico de salud pública para el Oregon Health Authority, dice que los resultados de su estudio no significan que la infección por influenza tipo B es siempre peor en los niños. “Cada año varía”, dice, basado en parte en qué tan severa sea la cepa predominante de la influenza tipo A.

Nunca me vacuné contra la influenza. ¿Vale la pena vacunarme ahora?

Oficialmente, los CDC aún recomiendan la vacuna contra la influenza para todos los que todavía no se la ponen.

“No queremos que las personas piensen que ya no hay actividad de influenza”, dice Brammer. “Si aún no te has vacunado, todavía hay ventajas potenciales”.

Puedes necesitar buscar un poco para encontrar la vacuna,  pueden estar agotadas en algunos consultorios médicos y farmacias. Usa la herramienta de los CDC Vaccine Finder tool, y llama antes de ir a la farmacia.

Sin embargo, debes saber que a la vacuna le toma hasta 2 semanas para ser plenamente eficaz, así que la cantidad de protección en este momento puede ser poca.

Schaffner aconseja a las personas que aún no se han vacunado: Tomar inmediatamente la resolución de vacunarse el próximo otoño, cuando puede ser más beneficiosa y  brindar protección por toda la temporada. Octubre es por lo general el mejor momento para hacerlo.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

26 Abril 2018

El desarrollo y mantenimiento de un cerebro sano depende de numerosos factores, entre ellos, de una alimentación saludable.

Más allá de gustos personales, tradiciones culinarias que abrazamos desde pequeños y convicciones particulares con respecto a los alimentos que elegimos comer y servir a nuestros seres queridos, existe un consenso general sobre cuáles alimentos son beneficiales para la salud y cuáles son responsables por el desarrollo de enfermedades crónicas, como la diabetes o la presión arterial. Del mismo modo, en la actualidad existe un consenso general en cuanto a los alimentos que favorecen el desarrollo y mantenimiento de un cerebro sano.

Alimentos de calidad con alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes son preferibles a aquellos con alto contenido de azúcar o grasas. Numerosos estudios han comprobado los efectos negativos del consumo de una dieta alta en azúcares y su influencia en el cerebro, incluida su inferencia en la depresión y los cambios inexplicables en el humor.

Compartimos algunos de los alimentos que ayudan al mantenimiento de un cerebro sano:

Arándanos o “blueberries”. Conocidos también como “Brainberries”, por sus propiedades benéficas para el cerebro, los arándanos ayudan a proteger el cerebro de los efectos del estrés y de las condiciones relativas a la edad, como el Alzheimer y otros tipos de demencia. Varios estudios en animales encontraron que los arándanos ayudan mejorar las habilidades de aprendizaje y de coordinación.

Salmón. Pescados como el salmón son ricos en ácidos grasos Omega-3 (“fatty acids”), esenciales para la función cerebral. A la vez, Omega-3 es una substancia antiinflamatoria que también puede encontrarse en sardinas y arenques.

Semillas y frutas secas. Estas son buenas fuentes de vitamina E, relacionada a las habilidades cognitivas que decrecen con la edad. Se pueden comer tanto naturales, como tostadas, e incluyen a las nueces, las semillitas de girasol o de sésamo, los maníes y las almendras, entre otras.

    Brocoli. Contiene “Choline”, una substancia que ayuda a la memoria; así como vitamina K, que fortalece las habilidades cognitivas. El brócoli también contiene ácido fólico que puede ayudar a prevenir el Alzheimer. La falta de ácido fólico, por otro lado está relacionada a la depresión.

Avocados. Estudios encontraron que el avocado contribuye a bajar la alta presión. Los aceites del avocado son monoinsaturados, lo que contribuye a la circulación de la sangre. Una buena circulación sanguínea beneficia al cerebro. Los nutricionistas advierten del alto contenido calórico de la fruta, por lo cual se recomienda cuidar las porciones.

Chocolate negro. La comida sana también puede ser deliciosa. Los nutricionistas recomiendan el chocolate negro, o amargo, porque mejora las habilidades cognitivas y verbales. Una porción diaria de este tipo de chocolate contribuye a una buena circulación sanguínea al cerebro.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

23 Abril 2018

Un equipo de científicos austríacos ha demostrado que el factor genético es clave en la reacción alérgica, tras descubrir un mecanismo que, además, abre la perspectiva de nuevas terapias y medidas de prevención, informó hoy la Universidad de Medicina de Viena (MedUni) en un comunicado.

La principal conclusión de la nueva investigación, llevada a cabo por un equipo encabezado por Winfried F. Pickl, catedrático del Instituto de Inmunología de la MedUni, es que “si alguien desarrolla una alergia o no, depende en gran medida de factores genéticos”.

Los investigadores lograron demostrar, a modo de ejemplo y por primera vez, que el gen HLA-DR1, así como células T reactivas específicas, son determinantes en estas enfermedades autoinmunes.

“Ahora sabemos cómo el sistema crea la alergia en la vía molecular”, lo que permitirá “intervenir mucho mejor de forma preventiva y terapéutica en el futuro”, afirma Pickl en la nota.

Desde hace tiempo se sospechaba que las moléculas HLA desempeñan un importante papel en las alergias, enfermedades autoinmunes e infecciones crónicas.

Ahora, en un experimento con ratones, los científicos constataron que la alergia a la artemisa sólo la pueden desarrollar los animales que tienen el gen HLA-DR1.

El alérgeno de la artemisa fue suministrado a los ratones a través del tracto respiratorio, es decir, de la misma manera que suele llegar al organismo humano.

Pickl explicó que el citado gen, sumado a una mayor presencia de células T específicas y alérgenas que de células T reguladoras, desencadenó en el ratón “un brote explosivo de asma y la producción de inmunoglobulina E”, un anticuerpo implicado en la alergia.

La prueba se considera precisa porque los científicos recurrieron a los llamados ratones “humanizados”: animales que llevan un receptor humano de células T específico para agentes alérgenos y que también presentan moléculas de HLA humano, en este caso, HLA-DR1, en ciertas células.

“Nuestro nuevo modelo es el primero que refleja la situación en los humanos”, aseguró Pickl.

Los inmunólogos de MedUni pudieron también demostrar que la administración de interleucina-2 (IL-2) ayuda a aumentar las células T reguladoras e impedir el brote de asma alérgico.

“Esto abre posibilidades para eventuales futuras vacunas contra la alergia en los humanos, sobre todo preventivas para grupos de riesgo, similar a una vacunación común”, aseguró el científico.

No obstante, Pickl admitió que “el modelo descrito en el presente estudio es específico del alérgeno clave de la artemisa”, pero confió en que el descubrimiento pueda servir finalmente para otros agentes.

“Estamos trabajando para desarrollar sistemas modelo similares para todas las alergias”, explica.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: EFE

23 Abril 2018

La imagen es inconfundible: cuerpos que parecen tener globos inflados en los brazos, pectorales y espaldas.

Los llegan a llamar “Hulk humanos”, por su semejanza con el superhéroe de color verde, pero a diferencia del personaje de ficción, ellos no tienen la opción de volver a ser Bruce Banner, el inseguro científico que ve cómo su cuerpo se transforma en una máquina de músculos.

Y lo que es peor, tampoco tienen su fuerza.

Este es el caso de Arlindo de Souza, Romario Dos Santos Alves y Valdir Segato, tres brasileños que en los últimos años han sido noticia por lo impactante de su físico, pero también por la manera en la que consiguieron esa particular apariencia.

El denominador común en la transformación de los tres es el Synthol, una sustancia que suelen utilizar algunos fisicoculturistas para darle forma a sus músculos, pero que puede llegar a ser muy peligrosa cuando no se regula su uso.

“El Synthol, o también llamado Syntherol, es una mezcla de aceite (85%, triglicéridos de cadena mediana o MCT), lidocaína (7,5%, anéstésico local) y alcohol benzilo (7,5%) que se inyecta directamente en el músculo“, le dijo a BBC Mundo el doctor César Kálazich, especialista en medicina deportiva de la Clínica MEDS, en Chile.

“Actúa como un implante, causando un aumento de volumen de inmediato”, explicó.

“Es divertido”

Segato le dijo a BBC Mundo que la razón por la que él había comenzado a inyectarse un sustancia similar al Synthol fue que no lograba crecer su volumen muscular siguiendo una rutina de entrenamiento en el gimnasio.

“Había muchos y yo estaba muy flaco“, recordó.

“Cuando veía a las otras personas que estaban tan fuertes, yo quise ser como ellos”.

Segato reconoció que sintió un poco de miedo, pero no niega que disfruta la atención que genera su cuerpo: “La gente pregunta, los niños tienen curiosidad y piden que me saque la camisa. Es divertido”.

De Ribeirao Preto, en Sao Paulo, Segato contó que tuvo que dejar de utilizar Synthol por “recomendación médica porque se podía crear un problema”.

Fue lo que le ocurrió a Dos Santos Alves, quien durante una época mostró orgulloso cómo sus brazos había alcanzado los 65 centímetros de diámetro.

“Recuerdo que el médico me dijo que tendrían que amputarme ambos brazos. Me dijeron todo lo que había dentro: mis músculos eran roca“, contó en una entrevista con el diario británico Daily Mail en 2016.

Tras dejar de tomar la sustancia, el cuerpo de Dos Santos se deshinchó.

Riesgos

El doctor Kálazich enumeró una serie de problemas que pueden aparecer por el uso indebido del Synthol o cualquier otro tipo de sustancia con una composición similar que tiene como fin el aumento de la masa muscular de manera artificial.

“En la literatura científica se han descrito casos de dolor crónico asociado a la inyección”, comento el especialista de la Clínica MEDS.

A eso se suma la aparición de “fibrosis muscular (degeneración del músculo que ocasiona reemplazo de tejido muscular por tejido cicatricial) o la formación de un oleoma, que es la encapsulación tumoral del aceite con deformidad del músculo y potencial daño irreversible de éste”.

También está la posibilidad de que surjan “infecciones y abscesos en el sitio de punción, lo que puede llevar a la cirugía o amputación del miembro afectado”.

Por último, el doctor agregó que un escenario en el que “si bien no se ha descrito con Synthol, existe un riesgo de embolias grasas en los pulmones o cerebro (transporte de una gran cantidad de aceite a través de un vaso sanguíneo venoso o arterial, respectivamente), lo que puede llevar a severo compromiso pulmonar o cerebral, incluso la muerte”.

De allí que se repita la recomendación de que la mejor forma para aumentar los músculos es de forma natural a través del ejercicio y no con el uso de sustancias que significan un riesgo para la salud.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: BBCMundo

18 Abril 2018

¿A quién le amarga un dulce? Es una pregunta que muchos no tienen que pensar mucho para responder que a nadie o, por lo menos, a casi nadie. Tentaciones que hacen sucumbir constantemente a muchos que buscan disminuir el consumo de productos con alto contenido de azúcar refinada, como las bebidas carbonatadas o  energizantes, cereales secos azucarados y  dulces de repostería, entre otros.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hoy día, en promedio, cada persona consume unas 150 libras de azúcar refinada al año. Lo que equivale a entre 300 y 600 calorías por día. Una ingesta exagerada que, según los profesionales de la salud, es capaz de afectar severamente tejidos y órganos vitales.

Un consumo que aumenta las posibilidades de enfermarse a personas en riesgo de sufrir síndrome metabólico, un conjunto de dolencias que aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, así como enfermedades coronarias y hepáticas. (El exceso de grasas en sangre o triglicéridos, colesterol alto, hipertensión, glucosa alta en sangre o grasa acumulada en el vientre, son algunos de los elementos claves para diagnosticar  este síndrome).

“En el individuo saludable, el consumo excesivo de azúcar se va a almacenar como grasa, lo que eventualmente va a llevar a sobrepeso u obesidad. Pero en la persona que tiene diabetes, si no hay suficiente insulina, esa azúcar va a comenzar a circular por la sangre y se deposita en venas y arterias, lo que  va causando  lesiones  que pueden llevar a diversos problemas de salud, como infartos o derrames cerebrales”, advierte la doctora Ada Laureano, profesora del programa de nutrición de bachillerato y de maestría de la Universidad del Turabo.

Pero, al parecer, también puede tener otros riesgos. Por ejemplo, en enero de este año un equipo de científicos de China y Reino Unido, publicó un artículo en la revista Diabetología del que se desprende  que cuanto mayor es el nivel de hemoglobina glucosilada —que refleja el contenido medio de la azúcar en el organismo  en los últimos tres meses— mayor es la velocidad de deterioro cognitivo del cerebro.

Mientras que una investigación publicada en octubre del año pasado en la revista científica Nature, aporta nueva evidencia sobre el rol de la glucosa y los cambios químicos y biológicos que se dan a nivel molecular en el organismo en relación con el desarrollo de tumores cancerosos.

Una de las teorías es que cuando  los niveles de azúcar en la sangre aumentan rápidamente, el cuerpo libera la dosis de insulina necesaria, acompañada de la emisión de otra molécula, llamada factor de crecimiento celular. Pero mientras el azúcar nutre los tejidos, la insulina y el factor de crecimiento tienen en común otro efecto: potenciar los factores de inflamación que estimulan el crecimiento celular y actúan como abono para los tumores.

Otra investigación, publicada por el Instituto Karolinska, en Suecia, sobre un estudio realizado entre 1997 y 2005, encontró que un elevado consumo de azúcar y alimentos azucarados aumentaba el riesgo de padecer cáncer de páncreas, de colon y de vejiga.

Por eso, si una persona está luchando contra el cáncer, recomiendan los profesionales de la salud, debería transformar su dieta hacia una lo más natural posible, en la que se excluya todo alimento que sea procesado o que sea alto en azúcar refinada.

El gusto por lo dulce

El consumo de alimentos con alto contenido de azúcar se asocia con placer porque favorece la liberación de endorfinas,  como la serotonina, que entre otras funciones fisiológicas, regula el estado de ánimo e interviene en el control del apetito, explica la endocrinóloga Myriam Allende, profesora en el Recinto de Ciencias Médicas y presidenta del Capítulo de Puerto Rico de la  American Association of Clinical Endocrinologists  (AACE).

Sin embargo, la especialista explica que aunque no hay duda de que el exceso de azúcar refinada tiene unos efectos en el organismo, hay  personas saludables y activas que lo pueden  metabolizar correctamente y no tienen problemas.

“El que comas un exceso de azúcar no te va a dar diabetes. Lo que pasa es que si consumes un exceso de calorías, eres sedentario y aumentas de peso, puede haber resistencia a la insulina y de ahí desarrollar diabetes tipo 2”, advierte la doctora Allende.

La resistencia a la insulina es una afección que se caracteriza por la deficiencia de los tejidos a responder a la insulina, resultando en disminución de la utilización de la glucosa y aumento en la liberación de glucosa hepática. Por lo tanto,  es un factor en el desarrollo de obesidad, diabetes tipo 2 y los desórdenes metabólicos más prevalentes.

En ese sentido, la endocrinóloga  explica  que la regulación del apetito y del peso es un sistema complejo  que depende de cientos de hormonas y neurotransmisores, del sistema circadiano y componentes del sistema nervioso central,  la genética, la cultura, el medioambiente y hasta  las bacterias intestinales.

“Todo esto va a determinar cuánto comes, cuándo dejas de comer y cómo metabolizas lo que te comiste. También apunta a las preferencias por el azúcar, las grasas o lo salado”, explica Allende, quien acepta que, en ese sentido, el azúcar podría considerarse como una sustancia adictiva.

Un  efecto  parecido al que sucede con la adicción a los alimentos, que se caracteriza por la ingesta excesiva y descontrolada de comida, indica  la licenciada Zuania Clemente, dietista clínica del Programa de Control de Peso del Hospital Auxilio Mutuo.

“Implica que hay una interacción bioquímica en el cuerpo que crea un deseo fisiológico para unos alimentos específicos, como  los  altos en azúcar o   en grasas”, coincide Clemente, quien dice que pasa lo mismo con la adicción al alcohol y otras sustancias.

“Si consumimos alimentos altos en azúcar y no realizamos actividad física, eso nos lleva a sobrepeso u obesidad debido a que el azúcar es un carbohidrato y su exceso se convierte en grasa. Esto desencadena en el desarrollo de otras condiciones como es la diabetes y las condiciones cardiovasculares, además de que se ha relacionado con ciertos tipos de cánceres”, agrega la nutricionista, quien dice que, en términos generales, un adulto puede consumir hasta 24 cucharaditas de azúcar al día.

“Por ejemplo, una lata de 12 onzas de una bebida carbonatada contiene 9.7 cucharadita de azúcar. O sea que si es una persona que consume tres de estas latas al día, consume unas 29 cucharaditas de azúcar al día”, advierte Clemente.

A tener en cuenta

Según la nutricionista clínica Zuania Clemente, la Asociación Americana del Corazón recomienda que las mujeres consuman  seis cucharaditas de azúcar al día y los hombres nueve.  Aquí otras consejos:

     Es  importante reconocer cuáles son los alimentos que tienen mucha azúcar añadida y se deben evitar o tener un consumo limitado. Entre ellos:

     Disminuye el consumo de bebidas carbonatadas, refrescos y jugos con azúcar añadida.

     Evita o reduce el consumo de  cereales secos azucarados,  chocolates, yogurt con sabor, bizcochos, galletas y otros dulces de repostería.

     Limita las granolas, alimentos congelados, las barras de cereales, las salsas BBQ, el kétchup, los aderezos, las frutas secas, las frutas enlatadas o en puré.

     Usa con moderación los endulzadores artificiales debido a que, aunque  no va a tener el efecto de aumentar los niveles de glucosa en sangre, tiende a endulzar más y  estimula el paladar a consumir  mayor cantidad.

     Deja de endulzar las bebidas calientes, como el té, café, cereales calientes que consumas en el día poco a poco. A medida que dejas  de lado el sabor dulce, podrás disfrutar   del verdadero sabor de las bebidas y alimentos. Intenta usar canela y especias que ayuden a darle sabor a tus bebidas.

     Adquiere la costumbre de consumir agua,  es mucho más saludable. Y cuando desees darte algún gusto prepara jugos de frutas recién exprimidas y diluye con agua.

     Cuando compres alguna bebida o alimento es importante leer las etiquetas nutricionales y solamente compra aquellos que dicen “sin azúcar añadida”.

     Para evitar consumir algo dulce, es recomendable consumir una fruta con un trozo de queso a modo de postre, en vez de  un helado, bizcocho, flan o cualquier otro dulce con alto contenido de azúcar.

     Enseña a tus hijos desde pequeños y no les ofrezcas  golosinas y dulces como premio. De esa forma no los asocian con momentos agradables. En vez, ofréceles  frutas.

     Evita tener en casa alimentos guardados que contengan azúcar añadida, dulces, caramelos, chocolates, etc.

Redacción: Leo.com                                          

Fuente: Isalud.com

Últimas Noticias

Prev Next

Se tiene previsto que lleguen hoy a Sant…

Se tiene previsto que lleguen hoy a Santa Cruz Ganaderos del Ecuador  comprarán embriones

Ganaderos del Ecuador tienen serias intenciones de adquirir genética de las razas nelore y nelore...

Warnes Capturan a antisocial que se hac…

Warnes Capturan a antisocial que  se hacía pasar por policía

Un sujeto que ya cuenta con antecedentes, fue aprehendido por la policía por suplantación de...

Murió en su ley Asesinaron a Hardy Gómez…

Dice el refrán ‘el que a hierro mata a hierro muere’.  Esas palabras parecen describir...