Santa Cruz de la Sierra
22 Agosto 2014

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Sex of Medicine, las mujeres homosexuales experimentan orgasmos con mayor frecuencia que las heterosexuales.

Según el informe, las mujeres heterosexuales experimentan un orgasmo en el 61.6% de sus encuentros sexuales, las bisexuales en el 58%, mientras que las homosexuales en el 74.7% de las ocasiones.

Para llegar a esta conclusión se aplicaron más de 6 mil encuestas a hombres y mujeres entre los 21 y 65 años, para posteriormente enfocarse a 2,850 quienes habían tenido sexo en los últimos 12 meses.

La encuesta tenía el objetivo de conocer si el género y la orientación sexual estaban relacionado con la experimentación del orgasmo.

Los hombres también registraron diferencias por su orientación sexual, pero no tan marcadas como las mujeres. En su caso los heterosexuales reportaron que alcanzaron orgasmos en el 85.5% por ciento de sus encuentros sexuales, los homosexuales en 84.7% y los bisexuales en 77.6%.

De acuerdo con los investigadores, las grandes diferencias de las mujeres por su orientación sexual se debe a que las homosexuales se sienten más cómodas para expresar su sexualidad y erotismo: "Se encuentra más familiarizada con su cuerpo y por ello con mayor capacidad de provocar orgasmos en su pareja femenina".

Redacción: Leo.bo

Fuente: Aztecatrends

22 Agosto 2014

Disfrutar de una relación sexual debe de ir más allá del simple acto reproductivo, pues el sexo es uno de los grandes placeres de la vida y como tal debemos disfrutarlo. Ante esto, una nueva tendencia sexual está causando sensación: el 'slow sex'.

Como su nombre lo dice, el 'slow sex' se refiere al 'sexo lento', pero no aburrido, sino lleno de erotismo y calidad.

El 'slow sex' es una tendencia enfocada a disfrutar minuto a minuto la compañía de nuestra pareja en el ámbito sexual. Walter Ghedin, psiquiátra y sexólogo, explica que esta actividad es una 'invitación para brindar mayor calidad a la relación.

Se trata de concentrarse en sentir, para lograr que el cuerpo sea capaz disfrutar más de cada movimiento o cada rose. El 'slow sex' se trata de un juego previo a la relación sexual, pero va más allá de ésta, pues pretende generar una atmósfera que le ayude a perfeccionar el ambiente total del acto.

Calidad en el sexo, así es como se resume el 'slow sex'.

- El sexo es tu prioridad; agenda días y horas de la semana para tu intimidad

- Explora todas las zonas erógenas del cuerpo para obtener máximo placer.

- Recuerda que el encuentro sexual inicia con los pensamientos, fantasías y deseos.

- Crea el ambiente idóneo para propiciar el encuentro, puede ser con salidas, insinuaciones, mensajes cariñosos o ardientes durante el día.

- El deseo sexual puede no aparecer desde un principio, pero con un estímulo adecuado aparecerá.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Aztecatrends

22 Agosto 2014

Cada vez son más los adolescentes que intercambian mensajes y fotos con alto contenido sexual. El "sexting" es la nueva práctica sexual en la era digital.

Según expertos, los jóvenes son los que llevan a cabo esta actividad con más frecuencia, ya sea para coquetear con su pareja o incrementar el nivel de seducción. Por el contrario, los adultos entre 25 y 50 años utilizan el "sexting" para mantener vivo el deseo entre ellos.

Se recomienda que los padres informen a sus hijos que es ilegal difundir imágenes de menores de edad desnudos y además deben controlar siempre las actividades que realizan sus hijos con el celular y la computadora.

¿Qué es?

Se refiere al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. Es una práctica muy común entre jóvenes, y cada vez más entre adolescentes. Se intercambian fotos y videos de ellos, desnudos, y en posiciones muy sugestivas. Es la contracción de ´sex´ (sexo) y ´texting´ (envío de mensajes de texto).

¿Quiénes lo hacen?

Hombres y mujeres por igual; sin embargo, los varones tienen mayor predisposición a enviar fotos desnudos porque son más exhibicionistas y desinhibidos mientras que las mujeres mandan fotos sugestivas con alguna parte de su cuerpo.

¿Por qué lo envían?

Los jóvenes envían estas imágenes porque los consideran como una herramienta de coqueteo, un juego sexual, una muestra de confianza con su enamorado(a), etc.

Riesgos

Se puede difundir por las redes sociales o por alguna página pornográfica, puede haber extorsión y humillaciones, ´ciberbulling´, depresión, daño a la reputación, etc.

Estadísticas

En el Perú se da en adolescentes entre los 14 y 19 años y se estima que hay más de 5,500.000 teléfonos móviles operativos en esta nueva práctica.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Rpp.com

22 Agosto 2014

Las parejas vibran y se mueven al son de las palabras dichas en el momento del juego sexual.  Animarse a hablar en la cama es hacer uso de un recurso valioso que bien merece ser tenido en cuenta, siempre y cuando, exista acuerdo entre las partes.

Posee un doble efecto en nuestra boca. Estimula los sentidos y representa un acto de congruencia con los deseos: siento y digo.

El grito femenino

Es frecuente que quien tome la iniciativa sea la mujer. Ellas, quienes durante largo tiempo hicieron silencio, comenzaron a decir, a expresar las sensaciones y sentimientos, primero con vergüenza, luego con libertad y audacia.

Los primeros sonidos provenían del corazón: amor, afecto, pasión y una mezcla de emociones en consonancia con el placer. Después vinieron aquellas palabras que los hombres sólo permitían a las mujeres que consideraban de “mala reputación".

Con el paso del tiempo y los avances en materia de género, las mujeres consiguieron que las palabras las representaran es su dignidad y en todo tipo de expresión de su mundo propio, incluyendo el sexual. Por otro lado, los hombres tuvieron que adaptarse a los cambios y aceptar que las mujeres podían demandar ternura y pasión desenfrenada.

Hablar sin cansar

En el sexo es el cuerpo el que habla y tiene el protagonismo supremo. Todo lo que se diga debe acompañar en forma equilibrada el accionar erótico. Así, las palabras pueden decir emociones, fantasías, guiar al compañero, pedir o preguntar. El secreto está en cómo se dice y cuánto se dice.

Muchas veces el tono imperativo o la frase reiterada pueden sonar molestos y romper el clima del encuentro. En otros casos, la no respuesta o el quedarse mudo puede indicar desinterés o frialdad.

Perfiles de hablantes

Los hombres histéricos hablan mucho y hacen poco, los narcisistas pareciera que se autoestimulan con sus halagos y los miedosos, antes de decir, preguntan.

Las mujeres se juegan y hablan. Las histéricas usan frases fuertes para impactar y complacer, basándose en la idea de que “todo hombre necesita una mujer a sus pies”. En cambio las sumisas, más pasivas en la cama, se dejan dominar por las frases y acciones de los hombres.

En síntesis, los perfiles de personalidad también se muestran en la cama. Hay personas que no saben jugar con las fantasías y las confunden con datos reales. Y no es raro que pregunten: ¿y con quién hiciste eso?

Acabar para continuar

Después del orgasmo comienza otra etapa: los cuerpos se relajan y las palabras vuelven al marco de lo cotidiano. Sin embargo, prolongar el acto con abrazos, ternura, comentando cómo se sintieron y cómo se sienten ahora, suele ser muy reconfortante y hasta el preámbulo para un nuevo encuentro sexual.

Hay parejas que se quejan - y con razón- de que lo poco que se habla después del orgasmo, como si todo terminara con el gemido del clímax y chau, andate o a dormir.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

21 Agosto 2014

1. Cada vez que se ven, tienen sexo.

2. Te llama por teléfono siempre después de las 9 p.m., siempre por la noche, y sólo se ven de noche.

3. No salen juntos a ningún lado. Se ven en su casa, en la tuya o en un hotel.

4. No comparten historias íntimas, no conoces a sus amigos ni a su familia.

5. No se interesa por tu vida más allá de pláticas triviales.

6. Cualquier conversación durante el día tiene connotaciones sexuales o busca terminar en un encuentro de este tipo.

7. Nadie se queda a dormir, o si lo hacen salen corriendo con el primer rayo del sol.

8. Hay mucho alcohol de por medio. Si siempre que se ven se toman una cerveza, una copita de vino o una botella de ron, señal de que es sólo sexo.

9. Brincan de la cama en cuanto terminan. Ya sea que alguno se meta a bañar, o les entra la necesidad de irse a su casa, no pasar tiempo juntos después del sexo es una clara señal.

10. No se han agregado en redes sociales ni intercambiado correos o teléfonos de casa u oficina.

Redacción: Leo.bo

Fuente: La Patilla

21 Agosto 2014

Una de las preguntas que ronda la cabeza de muchos caballeros es ¿qué quieren las mujeres en el sexo?, esperemos que al darles la respuesta, lo pongan en práctica y les den más placer.

En un reciente artículo publicado en el diario español El País, se habla de lo que “volvía locas” a las mujeres en materia de sexo.

Lo que las “enloquece”

Entrevistados sobre las armas que dejan a las féminas satisfechas, varios profesionales del sexo, entre los que se encontraban un par de gigolós y varios educadores sexuales, revelaron sus secretos.

En Salud180 queremos compartirlos contigo y ver si estás de acuerdo.

1. Los preliminares. “Es como cuando vas a correr o a hacer ejercicio, cuanto más calentamiento haces, mejor aguantas y entrenas”, opina uno de los encuestados, dedicado al rentable negocio de stripper.

Hay dos tipos de preliminares, sicológicos y físicos, que realmente vuelven locas a las mujeres. “Ellas son como una máquina que tarda más en encenderse y que necesita más tiempo para empezar a funcionar y rendir al cien por cien”, agrega.

2. El oído. También puede ser un órgano sexual y las palabras un instrumento de excitación. El arma secreta de otro de los encuestados es “tocar, acariciar y sobre todo hablar y susurrar“.

3. El sexo oral. De acuerdo con el artículo aludido, el cunnilingus es la prueba de oro para doctorarse en sexología porque “muchas mujeres no llegan al orgasmo con la penetración, pero casi todas lo consiguen con el sexo oral”.

4. El ritmo y como entrelazar las diferentes prácticas. Cuando no hay una fluidez en todo lo que se hace, se puede caer en el mecanicismo. “Ahora una postura, ahora otra, con total frialdad, cuando debería haber un ritmo más envolvente y espontáneo”, señala el artículo.

Hay que alternar la ternura con lo salvaje. Y por supuesto, los ritmos lentos con los más rápidos. La gente tiene la idea de que se siente más a mayor velocidad, pero no siempre es así. Generalmente las mujeres tienen más placer cuando uno va más lento”, puntualiza una de los entrevistados.

5. Mirarnos a los ojos. La mirada es muy importante para las mujeres. “No sólo porque nos sentimos más sensuales, sino porque necesitamos “saber” que él está ahí con nosotras”, afirma una experta en sexualidad.

Se trata de aprender a comunicarnos con la mirada, “que en este momento somos “nosotros dos”, absolutamente conectados el uno con el otro”.

6. Hacer el amor. “A no ser que estemos en una relación pasajera o de sexo salvaje, “HACER EL AMOR” con mayúsculas es vital”, afirma Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología.

Hacer el amor trasciende lo meramente físico, y el placer es pleno: corporal, emocional y espiritual.

Muchos hombres que realmente aman a sus parejas no saben cómo hacerlo y suelen estar más preocupados por su propio desempeño, que en lo que significa un beso profundo y cariñoso, una sonrisa tierna, una caricia amorosa.

7. Sentirnos complacidas. Según un estudio del Instituto Kinsey, los hombres más felices son aquéllos que le dan importancia a los orgasmos de sus parejas. Una razón más para que se atrevan a pedir, para que digan cómo les gusta y para darle a su clímax el lugar que se merece.

En realidad qué quieren las mujeres en la cama no es un misterio, así que ahora que ya lo saben… ¡Manos a la obra!

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

 

 

21 Agosto 2014

Mantener relaciones sexuales es una forma de expresar el amor y la pasión que una pareja siente entre sí, pero muchas veces no elegimos el momento adecuado y debido a esto, el sexo no es tan placentero como debiera.

Para dilucidar este punto, te enseñaremos cuáles son 4 malos momentos para tener sexo para que los evites y tus relaciones sean mucho más placenteras.

#4 Luego de una comida abundante

Como seguramente sabes, comer gran cantidad de alimentos muy rápido y de una sola vez hace que nuestro organismo se sienta pesado y que muchas veces, el sueño nos venza.

Para evitar esto al tener relaciones sexuales, lo mejor es esperar a hacer la digestión o comer poco para que nuestro estómago no se sienta tan lleno.

#3 Después de exponernos al sol

¿Quién no se ha bronceado en demasía al tomar sol? Yo creo que todos hemos pasado por esto y las quemaduras solares realmente duelen, sobre todo cuando son en la espalda o en el pecho.

Al estar bronceados de esa forma, el tener relaciones sexuales puede transformarse en algo muy doloroso. El solo roce con otros objetos, personas e incluso la ropa y las sábanas puede ser extremadamente molesto.

#2 Después de una discusión

No hablo solo de peleas o discusiones de pareja, pues muchas veces la reconciliación es la mejor parte y el sexo puede ser muy placentero, sino más bien me refiero a tener relaciones luego de cualquier tipo de discusión. Ya sea que se trate de problemas en el trabajo, con los vecinos o con los hijos.

Lo más probable es que no puedas concentrarte y termine siendo un fracaso. Prueba mejor hacerlo luego de calmarte y de tener tiempo para reflexionar y meditar

#1 Cuando tienes preocupaciones o problemas

A todas nos pasa en algún momento que tenemos problemas por cualquier circunstancia y realmente lo que menos se nos pasa por la mente es tener sexo con nuestra pareja. Pero si igualmente intentamos tener relaciones a pesar de los problemas, es muy probable que no resulten del todo bien, pues lo que seguramente pasará es que tendremos puesta nuestra mente en los problemas y el sexo termine siendo solo una obligación más que algo que hacemos por placer y amor.

Como verás estos son solo algunos momentos que son inconvenientes para tener relaciones sexuales.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Tvnws

21 Agosto 2014

La naturaleza es muy sabia y nos brindó la sexualidad, no solo para demostrar amor o sentir placer, sino también, para el bienestar de todo el organismo.

Prueba de ello son los diversos estudios que demuestran que la actividad sexual genera múltiples dividendos para cuerpo y mente.

Una investigación realizada por el psicólogo David Weeks del Royal Hospital de Edimburgo, determinó que tener relaciones sexuales tres o más veces por semana podría ser una forma de mantenerse joven, prolongando la vida en 10 años.

Los beneficios de la actividad sexual sobre nuestra salud física y emocional son muchos y la ciencia empieza a especificarlos detalladamente.

A continuación, una lista de los estudios que han determinado los beneficios de la actividad sexual para la salud.

Previene el resfrío

Tener relaciones sexuales de manera usual, una ó dos veces por semana, provoca mayor secreción de la hormona dihidroepiandrosterona (DHEA), acrecentando hasta en un 30% los niveles de los anticuerpos denominados inmunoglobulinas A, lo que favorece los mecanismos de defensa frente a enfermedades como el resfrío.

Previene malestares cardiacos

La práctica sexual de dos o más veces a la semana reduce en un 50% la posibilidad de un ataque al corazón, en comparación con los que tienen menos de una vez al mes, según un estudio realizado por la Queens University de Belfast.

Reduce el estrés y la ansiedad

Durante el acto sexual se liberan varias hormonas como la endorfina y la oxitocina. La primera genera una sensación de bienestar y un estado de euforia, mientras que la segunda aumenta los niveles de serotonina y dopamina, sustancias relacionadas con el humor y el bienestar.

Reduce el dolor

Antes del orgasmo la oxitocina se eleva hasta cinco veces respecto a su nivel normal, lo que ayuda a la producción de endorfinas, hormonas que alivian cualquier tipo de dolor desde una migraña hasta una artritis.

Potencia la capacidad olfatoria

Después del acto sexual se genera otra hormona, la prolactina, que fomenta el desarrollo de nuevas neuronas del bulbo olfatorio, permitiendo mayor capacidad para percibir los olores.

Disminuye riesgo de cáncer de próstata

Según una investigación publicada en la revista British Journal of Urology Internacional, los hombres que eyaculan cuatro o más veces por semana reducen en un 30% la posibilidad de un cáncer de próstata.

Mejora la calidad del sueño

Las oxitocinas y endorfinas que se liberan durante el acto sexual tiene una función relajante y sedativa, favoreciendo y mejorando el sueño.

Quema calorías

El sexo activa la circulación de la sangre, se trabaja el corazón y se optimiza la capacidad respiratoria. Con 30 minutos de esta actividad se puede llegar a consumir entre 150 y 200 calorías, similar a correr 15 minutos en el gimnasio.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Rpp.com

Últimas Noticias

Prev Next

OEA: Artículo de The Washington Post tie…

OEA: Artículo de The Washington Post tiene "falsedades" y "no es científico"

La Organización de Estados Americanos, a través de un comunicado difundido en su cuenta de...

Camacho cuestiona al Gobierno por no ven…

Camacho cuestiona al Gobierno por no vender el avión presidencial

El candidato presidencial por la tienda política Creemos, Luis Fernando Camacho, criticó al Gobierno por...

OMS eleva de "alto" a "mu…

OMS eleva de "alto" a "muy alto" el riesgo de expansión global del COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó hoy el riesgo de expansión global del...