Santa Cruz de la Sierra
30 Agosto 2016

Juana, una mujer de 28 años conocida como 'La Peque', ha confesado desde una prisión de Baja California (México) que, cuando trabajaba para el cártel mexicano de los Zetas, mantuvo relaciones sexuales con algunos cadáveres decapitados y se bebió la sangre de sus víctimas mientras todavía estaba caliente, informa 'The Daily Mail'.

Según el diario británico, que cita al portal mexicano Denuncias, la sicaria admite que comenzó a "excitarse, rociarse y bañarse" con la sangre de las víctimas a las que asesinaba, hasta el punto de utilizar "tanto las cabezas cortadas como otras partes de los cuerpos para darse placer".

"Fui rebelde desde pequeña, luego me convertí en una adicta a las drogas y al alcohol", explica la rea, que se encuentra a la espera de juicio. Cuando tenía 15 años, Juana se quedó embarazada de un hombre 20 años mayor y, para mantener a su bebé, se dedicó a la prostitución. Posteriormente, se unió al cártel mexicano.

Esta delincuente comenzó a trabajar como 'halcona', una persona que observa los movimientos de las fuerzas del orden. Así, su trabajo consistía en vigilar durante ocho horas al día para informar si aparecían patrullas y, si fallaba, la ataban y alimentaban solo con un taco al día por periodos de hasta una semana.

Cuando trabajó para los Zetas, 'La Peque' incluso presenció cómo aplastaban la cabeza de un hombre con una maza: "Recuerdo que me sentí triste y pensé que yo no quería terminar así".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Rt.com

 

 

04 Diciembre 2015

Arrodillado y flores en mano, Popeye, otrora brazo armado del barón de la droga colombiano Pablo Escobar, se muestra como un asesino arrepentido durante una entrevista con la AFP ante la tumba del "Patrón" en Medellín, pero sin renegar de su "amigo".

Liberado el año pasado después de casi 23 años de prisión, Popeye, cuyo verdadero nombre es Jhon Jairo Velásquez, confiesa sin pestañear haber matado con sus propias manos "por lo menos 250 personas, quizás 300" y organizado otras 3.000 muertes.

"A este nivel uno no cuenta más. Yo no hacía una cruz cada vez que mataba a alguien", remarca este hombre de 53 años de cabello raso y gris, tranquilamente sentado en un banco frente a la oscura lápida donde Escobar reposa desde el 3 de diciembre de 1993, en el cementerio de Itagüí, en una colina de Medellín.

"La guerra fue brutal, del Cartel de Medellín contra el de Cali, contra el Estado, contra los norteamericanos (...) El problema de la guerra es que caen inocentes, señoras en embarazo", dice.

Popeye dejó la casa de Escobar una mañana de julio de 1992. Tenía 30 años cuando se entregó a las autoridades. "Estaba enamorado. Quería vivir. Le entregué mi pistola. Nos abrazamos y lo dejé solo". El capo fue abatido por la policía el 2 de diciembre del siguiente año.

Condenado a 30 años pero liberado el 26 de agosto de 2014 de la cárcel de alta seguridad de Cómbita (departamento de Boyacá, centro), en libertad condicional por 52 meses y 22 días, Popeye reconoce haber comandado otras muertes desde su celda.

"En prisión me querían matar"

"En prisión me defendí. Me querían matar, pero yo los mandé matar porque todavía tenía dinero", afirma el sicario, que luego inició una terapia. "Yo soy un asesino profesional. No soy un psicópata que mata porque no lo puede evitar", agrega.

Durante ocho años, "con la psicóloga trabajamos sobre mi violencia. Todos los días hacía la lista de todas las groserías que decía a los guardias. Poco a poco, cambié mi forma de pensar, de actuar".

Del joven Popeye, que debe su sobrenombre a sus inicios como marino y a un mentón voluminoso que después se operó, no parece quedar hoy sino una admiración sin límites por el "Patrón".

Nacido en el pueblo de Yarumal el 15 de abril de 1962, de un padre ganadero y comerciante, a Popeye de niño no le faltó nada más que "libertad y cariño". Después la familia se mudó a Medellín.

"Aquí el entorno era muy violento. Un día, cerca de mi casa, mataron a siete personas. Me quedé fascinado con el olor a sangre, a muerte. Me cambió el chip". Traficante de armas desde el colegio, Popeye se alistó en la escuela de cadetes de la Armada colombiana y después la de la Policía. No eran para él.

"La gente me tiene cariño"

Conoció a Escobar como escolta de una reina de belleza colombiana, a quien acompañó una noche a la casa del capo. "Se acercó para hablarme y me propuso trabajar para él".

"Pablo Escobar Gaviria era un asesino, un terrorista, un narcotraficante, un secuestrador y un extorsionista pero era mi amigo", afirma.

"Tenía una cosa que uno no sabe describir, un magnetismo increíble (...) Era exageradamente respetuoso, sobre todo con los más humildes".

Mientras se excusa para firmar autógrafos en billetes de 2.000 pesos (0,63 dólares) y posa para las fotos que le piden los visitantes a la tumba de Escobar, Popeye se regocija de su canal en Youtube, "Popeye Arrepentido", con más de 2.000 seguidores. "La gente me tiene cariño, me apoya", asegura.

El exsicario dice vivir "solo, a la espera de la muerte y buscando una vida lejos del crimen, dentro de la sociedad" y asevera que su gran placer es "ir a la tienda de la esquina, a comprarme una cerveza bien fría".

"Antes no tenía libertad porque estaba con Pablo Escobar y después en la cárcel. Hoy soy dueño de mi tiempo, de mi vida", señala.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

19 Junio 2015

Esta mañana fue repatriado a Brasil el cuerpo del presunto sicario Valfredo Nunez Silva Filho, de 27 años, quien fue victimado por el chofer del hombre al que intentó victimar. Su familia realizó todos los tramites de manera reservada ante el Ministerio Público.

Redacción Leo.bo

Fuente: Leo.bo

12 Junio 2015

Fernando Barba es abogado del ciudadano brasilero José Nestor a quien pretendían victimar ayer cuando llegaba del gimnacio junto a su esposa. El abogado afirmó que su cliente fue victima de Valfredo Nunez. El otro detenido es Eduardo Ayala. Él es chofer de Nestor y habría actuado en defensa propia, dijo el abogado.

Redacción Leo.bo

Fuente: Leo.bo

12 Junio 2015

El director de la FELCC, Juan Carlos Ramos, confirmó la aprehensión de dos personas por la muerte de brasilero Valfredo Nunez Silva Filho. Uno es brasilero y otro boliviano. Ramos dijo que este caso está esclarecido y esta noche darán el informe oficial.

Redacción Leo.bo

Fuente: Leo.bo

28 Enero 2015

Eran las 13.30 del sábado cuando el ciudadano holandés Jacob Van der Hart y su acompañante ingresaron al local de comidas rápidas, ubicado en Calle 49 Este. Ordenaron su comida y se sentaron.

Estuvieron hablando unos 15 minutos, cuando una motocicleta que trasladaba a dos personas se detuvo en la puerta. Uno se bajó y el otro permaneció a bordo.

Las cámaras de seguridad del restaurante registraron toda la secuencia, que no duró más de unos pocos segundos. El hombre, que vestía remera negra y blanca, se acercó por la espalda a Jacob Van der Hart. Cuando estuvo a menos de un metro, sacó un arma de su pantalón, apuntó y disparó.

La víctima recibió el tiro en la cabeza, y se desplomó en el suelo. El agresor se aseguró de que no reaccionara, dio media vuelta y se fue. Subió a la moto y se escapó.

Increíblemente, Van der Hart no murió. Se encuentra en la sala de cuidados intensivos del Hospital Santo Tomás, peleando por su vida.

El intento de asesinato tiene todos los condimentos de un crimen mafioso. La prensa panameña lo asoció automáticamente al homicidio de otro ciudadano holandés, Halid Jafatts, que fue baleado en la puerta de un boliche, el 27 de diciembre en la misma zona de la ciudad.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

27 Enero 2015

Cuando el hombre apareció muerto en la casa en la que vivía en la ciudad bonaerense de 25 de Mayo, su esposa llamó al 911 y denunció que lo habían asesinado para robarle. La víctima era un productor agropecuario y ella, supuestamente, se encontró con la escena trágica al volver a su hogar. Bajo la hipótesis del asalto, la historia –ocurrida a finales de noviembre pasado– podría haber quedado entre una más de las tantas. Sin embargo, el caso dio un giro sorprendente: la viuda fue arrestada acusada de mandar a matar a su marido. Y junto a ella cayeron el presunto sicario y un cómplice.

El nudo de la historia se desató el fin de semana, tras dos meses de investigación y una sospecha sobre el entorno familiar que crecía hora tras hora. La muerte de Rafael Almiroty (68) ocurrió el 23 de noviembre del año pasado en su casa de 25 de Mayo, a 220 kilómetros de Capital. Tras el aviso al 911, la Policía lo encontró tirado en el piso. Le habían cortado el cuello.

Blanca D.V. (60), su esposa, lucía desconsolada. Sin embargo, ya las primeras pericias generaron dudas: en la casa no se notaban aberturas forzadas ni desorden. Tampoco faltaban objetos. Lo único que los peritos no hallaron fueron el arma con la que habían degollado al productor agropecuario y su teléfono celular.

Rápidamente los investigadores se enteraron de que Almiroty y su mujer vivían prácticamente separados. El alternaba entre la casa de 25 de Mayo y un campo que tenía en la localidad de Ugarte. Blanca, en cambio, pasaba sus días en Buenos Aires y recibía la visita de su marido (con quien tenía dos hijas) los fines de semana.

Con un escenario tan extraño, la primera medida que tomó la Justicia fue buscar pistas sobre el móvil del crimen y sus autores en los teléfonos celulares del círculo íntimo, cuyos integrantes ya habían pasado a ser sospechosos.

A los pocos días, la Policía halló en la casa donde habían matado a Almiroty un maletín con 50 mil pesos, que era producto de una venta de animales que la víctima había hecho unos días antes. Es decir que el robo estaba descartado.

En ese momento los investigadores también se enteraron de que semanas antes el productor agropecuario había sido asaltado en su estancia, “La Juanita”, de donde le habían robado 20 mil pesos. Aquella vez la víctima había denunciado que uno de los asaltantes le había dicho a su cómplice: “A este hay que matarlo”.

Paralelamente, el entrecruzamiento de los llamados de los celulares familiares abrió el camino hacia el desenlace. Así, descubrieron que un hombre de 31 años, oriundo de Ciudadela, había recibido dinero de parte de Blanca para matar a Almiroty. Y que un remisero de 28 años había trasladado al sicario hacia el lugar del asesinato.

El último fin de semana la Policía dio finalmente el golpe. Al sicario lo atraparon en una casa de “Fuerte Apache” (en Ciudadela) y le secuestraron 15 cuchillos y tres celulares. Simultáneamente, agarraron al remisero en la localidad de Merlo. Al otro día cayó la esposa de Almiroty.

La mujer no esperaba a la Policía. La atraparon el sábado, mientras estaba en su casa del barrio porteño de Núñez. De confirmarse las sospechas, podría ser condenada a prisión perpetua.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Clarin.com

15 Diciembre 2014

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo en una entrevista grabada y reproducida que un último plan de magnicidio en su contra fue frustrado la semana pasada en Ecuador, en el marco de una cumbre presidencial celebrada en ese país andino.

"Por la reunión de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) nos llegó una información con nombre, apellido, cuenta bancaria, cuando le pagaron a un sicario que enviaron de Centroamérica (...) a una operación de sicariato contra mí en Ecuador", manifestó Maduro.

El mandatario venezolano añadió en la entrevista de televisión al parecer grabada y que se difundió en el mismo momento en que pronunciaba un discurso en Cuba, donde asiste a la XII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que inmediatamente se comunicó con su colega de Ecuador, Rafael Correa, quien ordenó el refuerzo de las seguridades.

"Yo llamé al presidente Correa allí mismo; se reforzaron todos los mecanismos, se tomaron las medidas. El hombre (encargado supuestamente de asesinarlo) había entrado en Ecuador un día antes", añadió.

Maduro no identificó al sicario, pero remarcó que sabe su "nombre, apellido, todo", que fue contratado por ex jefes policiales venezolanos residentes en el exterior.

"Las autoridades ecuatorianas tienen la información", añadió sin más precisiones y tras tildar el plan magnicida al parecer ya frustrado como "una locura, una verdadera locura".

El presidente venezolano, de 53 años, agregó que fusiona su fe religiosa con medidas de protección y que gracias a ello confía en vivir "muchos años" y que como anciano podrá ser testigo "del retoñar de la patria nueva".

"Yo tengo una protección especial, así lo siento. Yo me encomiendo a Dios todos los días, a toda hora y siempre y sé que él me protege. Creo profundamente en la protección de nuestro Señor creador y además le pongo un poquito de cerebro y de intuición para cuidarme y cuidar lo más importante: la paz del país", remató.

Maduro aludió al asunto tras repetir que la oposición anida en su seno a grupos radicales que buscan su salida de la Presidencia a través de un golpe de Estado, una revuelta popular o cualquier otra forma apartada de la vía electoral.

"No es gente normal, estamos enfrentados a gente irracional", sostuvo y reiteró que a inicios de año esos grupos intentaron matar para crear un estado de conmoción al líder opositor Leopoldo López y que él le salvó la vida al convencer a sus familiares que se entregara a la justicia, lo que sucedió el 18 de febrero pasado.

López afronta un juicio penal por supuestamente incitar unos actos de violencia política callejera registrados el 12 de febrero que dieron paso a una oleada de manifestaciones antigubernamentales que se extendieron por el país durante cuatro meses y que dejaron un saldo de 43 muertos y centenares de heridos y detenidos.

Tras ello, reveló Maduro, "hemos creado el Sistema de Protección Popular de la Paz, el SP3 (...), para que articule un nuevo sistema de inteligencia, de protección, que nos permita desmontar las bandas criminales, las bandas de paramilitares y nos permita preventivamente capturar a gente que anda por allí" en actividades ilegales, remató.

Redacción: Leo.bo      

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Activistas presentan un proyecto de decl…

Activistas presentan un proyecto de declaratoria del 21 de febrero como el Día del Ciudadano

Representantes de plataformas ciudadanas y activistas presentaron a la presidenta Jeanine Áñez un proyecto de...

El clásico paceño en viernes de carnaval…

El clásico paceño en viernes de carnaval abre la octava fecha del Apertura

La octava fecha del campeonato Apertura de la División Profesional arranca con el tradicional clásico...

Guaidó convoca movilización al Parlament…

Guaidó convoca movilización al Parlamento de Venezuela el 10 de marzo

El líder opositor, Juan Guaidó, convocó hoy a sindicatos y gremios del país a marchar...