Santa Cruz de la Sierra
20 Abril 2016

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo)  alerta sobre el riesgo de que la producción de alimentos baje en el país por la posible quiebra de miles de agricultores del Oriente boliviano -principalmente pequeños- que no reciben un “precio justo” para la producción de grano de soya de verano

La dramática situación del sector soyero fue expresada por Reinaldo Díaz, presidente de Anapo, en razón a que los productores están recibiendo un precio bajo por su grano de soya, a pesar del incremento que ha tenido en la Bolsa de Chicago, alcanzando su valor máximo de 351 dólares la tonelada.

“260 dólares por tonelada es el precio justo que deberían recibir los productores como mínimo; esa diferencia de 30 dólares respecto al precio actual que están pagando las industrias aceiteras, representa una pérdida directa de 70 millones de dólares que los más de 14 mil productores soyeros estarían absorbiendo”, dijo.

“Asumimos riesgos crediticios, además del fenómeno climático del “Niño” y pese a ello producimos alimentos, garantizamos la soberanía alimentaria con soya y otros cultivos de rotación, pero aun  así no recibimos un precio justo de la industria y no entendemos por qué el Gobierno nacional se mantiene intransigente en restringir la exportación del grano”, reflexionó el presidente de Anapo.

Resolver tal diferencia de precio, en la situación de crisis que se afronta, representa la posibilidad de sobrevivir o desaparecer para miles de productores, que podrían entrar en quiebra al no poder cubrir las deudas que tienen con la banca, las casas comerciales y las industrias, que son quienes financian al productor.

“Si entramos en mora, no solamente no podremos pagar nuestras deudas, sino que no contaremos con capital de trabajo para producir otros alimentos estratégicos como el trigo, maíz y sorgo, que son cultivos de rotación de invierno con la soya”, dijo Díaz.

Los costos operativos están en alrededor de 500 dólares por hectárea, pero con el precio de 230 dólares por tonelada ofertado por la industria, y un rendimiento de 2 toneladas por hectárea, no se cubre ni siquiera dicho costo.

“Por esta razón, exigimos la liberación plena de la exportación de grano de soya, para contar con un mecanismo que nos garantice un precio justo para nuestra producción, relacionado con el precio de oportunidad de exportación de grano”, enfatizó.

Según Anapo, los productores invirtieron para la campaña de verano más de 500 millones de dólares, sembraron 990 mil hectáreas y esperan cosechar al menos 2 millones de toneladas de soya.

“No comprendemos cómo, si el Gobierno se desvive porque haya un precio justo para el consumidor, no se preocupe de que haya un precio justo para el productor soyero siendo que somos quienes garantizamos la seguridad y soberanía alimentaria del país”, remarcó.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Erbol

Últimas Noticias

Prev Next

Tarea

Tarea

Yosalid Vedia, profesora de primero de primaria del colegio Adolfo Kolping, acaba de mandarnos tres...

El Terror

El Terror

Mi padre, ex presidente del partido liberal de los Países Bajos, con un conocimiento histórico...

Remedio

Remedio

Estamos comiendo de la olla común preparada por mi esposa Emmita en su atelier en...