Santa Cruz de la Sierra
29 Septiembre 2016

El tren número 1614, de la línea Pascack Valley, se estrelló este jueves por la mañana, alrededor de las 8.45, contra una plataforma en Hoboken, una de las principales estaciones del aérea de Nueva York, ubicada frente a la isla de Manhattan.

El accidente que se registró en una hora de máxima afluencia dejó al menos un muerto, según confirmó el gobernador del estado de Nueva Jersey, Chris Christie. "Tenemos que orar por esta víctima fatal que tenemos hasta ahora, y por las otras víctimas", dijo a CNN. Previamente, medios locales reportaban tres fallecidos.

Otras cien personas resultaron heridas y, a una hora del hecho, numerosos pasajeros se encontraban todavía atrapados en los hierros retorcidos de la formación que colisionó.

El video difundido por uno de los pasajeros, identificado en la red social Twitter como Leon O, muestra la magnitud de los daños materiales tras el choque. Se puede ver la filmación a continuación:

Los servicios de transporte fueron suspendidos y las autoridades, que están investigando el choque como un posible descarrilamiento, acordaron la estación para facilitar el acceso de los equipos de emergencia que trabajan en el lugar.

Bhagyesh Sha viajaba en el tren que se estrelló, después de subirse en la estación de Secaucus, en Nueva Jersey. "Y de repente, nos estrellamos contra la plataforma. Duró apenas unos segundos, pero me pareció una eternidad", relató a NBC New York el hombre que logró salir ileso. Los dos primeros vagones estaban "repletos de gente", agregó.

Otro pasajero, que se encontraba en el primer vagón de la formación, señaló al medio estadounidense que el tren "no bajó la velocidad. No frenó".

"Llegué justo después del accidente. Había agua que caía del techo y gente que se trepaba", relató a BBC Ben Fairclough, quien agregó: "Había gente con sangre y un montón de heridos".

Las imágenes del accidente, que trascendieron en las redes sociales y llegaron a través de las agencias internacionales de noticias, muestran importantes daños materiales en la estación. Los primeros vagones de la formación se ven encastrados en la plataforma.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

17 Agosto 2016

Un equipo de investigadores y cazadores de tesoros comenzó las excavaciones en una pequeña localidad de Polonia en busca del tren de oro nazi, una de las mayores leyendas que rodearon el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

La búsqueda comenzó el pasado martes en Walbrzych, un pequeño pueblo rural en el oeste polaco, donde se cree que los nazis ocultaron el botín cuando ya era evidente que la Alemania de Adolf Hitler perdería la guerra. Las excavaciones tienen por objetivo descubrir lo que para muchos está oculto en un abandonado túnel: joyas, oro y cuadros de gran valor que los nazis habrían robado a millones de familias desplazadas durante el Holocausto.

En total son seis las compañías independientes que se dieron cita en ese lugar, al costado de una autopista, con la esperanza de quedarse con lo que se cree podría ser el mayor botín nazi. Sin embargo, los historiadores que estudiaron detenidamente al Tercer Reich descartan que exista un tesoro semejante.

Andrzej Galik, vocero de los investigadores, indicó: "Los resultados del georadar son auspiciosos. Son muy excitantes y esperamos tener éxito". Las pericias se realizan sobre un túnel ferroviario que quedó oculto entre la maleza y fue abandonado hace ya 70 años.

En diciembre de 2015 dos estudios fueron conducidos por la Universidad AGH de Cracovia. El informe indicó que quizás el túnel exista, pero que no hay evidencia de que señale que allí se encuentre el tren de oro nazi.

Redacción: Leo.com.bo

 

Fuente: AFP

08 Marzo 2016

La causa del descarrilamiento fue un árbol caído sobre la vía.

Un tren de pasajeros se descarriló en una zona rural del condado de Alameda (California, EEUU) y causó al menos seis heridos, aunque por el momento se desconoce su gravedad, informó el cuerpo de Bomberos de California, Cal Fire.

El tren es el número 10 de la línea Altamont Corridor Express y se salió de la vía a la altura de Niles Canyon Road mientras realizaba el trayecto entre San José y Stockton.

La causa del descarrilamiento fue un árbol caído sobre la vía, lo que hizo que uno de los vagones se precipitase sobre un riachuelo y otro sobre tierra, indicaron los bomberos.

Las 214 personas que viajaban a bordo fueron retiradas del tren.

Redacción Leo.bo

Fuente: EFE

14 Octubre 2015

Mientras los militares polacos continúan excavando en búsqueda del misterioso tren nazi descubierto hace unas semanas en Polonia, una nueva teoría sugiere que en lugar del cargamento de oro y joyas que se presume cargaba la locomotora al momento de su desaparición, hace 70 años, lo que se encuentra dentro de la misma son armas químicas letales.

Así lo afirma Stanislaw Popiel, experto de la Academia Técnica Militar de Varsovia, que en declaraciones al diario Gazeta Wroclawska, asegura que en los vagones del misterioso tren de carga se encuentra un arma compuesta por el gas nervioso Tabún, uno de los agentes químicos más tóxicos para el hombre. La exposición a este gas en cantidades mínimas lleva a una muerte agonizante mientras las defensas del cuerpo colapsan.

El Tabún, un arma química de guerra, fue desarrollado originalmente como pesticida en 1936 en Alemania. También se conoce lo como “GA”. Es un líquido claro, incoloro e insípido (sin sabor) que tiene un ligero olor a frutas. El Tabún puede convertirse en vapor si se calienta, fue utilizado para matar a los judíos en los campos de exterminio como Auschwitz.

“La Alemania nazi tenía una industria química y un programa de armas químicas muy avanzadas”, recuerda Popiel, pero afortunadamente no llegaron a usarse.

El Gobierno de Polonia también había advertido sobre la existencia de armas peligrosas en el misterioso tren. "En este escondido tren, de cuya existencia estoy convencido, pueden hallarse materiales peligrosos de la II Guerra mundial", indicó en un comunicado el conservador general de monumentos, Piotr Zuchowski, secretario de Estado en el ministerio de Cultura y Patrimonio.

"Tras la publicación de informaciones sobre el descubrimiento de un tren de oro en la región de Walbrzych, se observa una creciente actividad de cazadores de tesoros. Exhorto a que cesen las búsquedas hasta que termine el procedimiento oficial para garantizar la seguridad de este descubrimiento" añadió.

Numerosas leyendas sobre galerías subterráneas secretas cercanas a Walbrzych, donde estarían escondidos tesoros del Tercer Reich, están basadas en la historia de una enorme construcción nazi, con ramificaciones subterráneas, conocidas con el nombre de Riese (Gigante).

Estas instalaciones debían albergar la producción de armas estratégicas alemanas, lejos del alcance de los bombardeos aéreos aliados.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

10 Septiembre 2015

Al final, no sería oro y joyas lo que esconde el misterioso tren nazi enterrado entre viejos túneles, en una zona minera en los bosques de Polonia. No. El “tesoro” oculto allí sería tan siniestro y macabro como lo fueron sus dueños.

Según pudo saber el diario MailOnline, el tren probablemente tenga en su interior cadáveres, documentos secretos y posiblemente armas químicas en vez de oro y joyas fruto del saqueo alemán durante la Segunda Guerra.

Los dos hombres que aseguran haber hallado el convoy, dicen tener pruebas "irrefutables" de su descubrimiento y que el tren existe y no es broma.

La semana pasada, Piotr Koper --el constructor polaco oriundo de la localidad de Walbrzycy (donde estaría el tren)-- y su socio alemán, el genealogista Andreas Richter, causaron un revuelo al anunciar que habían encontrado el convoy fantasma. Ambos se habían mantenido en el anonimato, pero ante las dudas sobre su hallazgo salieron a dar la cara. El tren existe, insistieron.

Se espera que en pocos días se halle el túnel donde está enterrado. Es más, un diario polaco informó este miércoles que un túnel de dos kilómetros de largo fue encontrado en el lugar donde el supuesto tren yace escondido.

Según el Gazeta Wroclawska, el túnel habría sido hallado por Koper y Richter a través de sonares, y el hallazgo fue informado a las autoridades polacas.

El diario sostiene que el túnel está cerca de la aldea de Walim, próxima a Walbrzych. Para hallarlo, Koper y Richter habrían usado un mapa ferroviario de 1926.

“Tenemos evidencia clara de que el tren existe. Lo encontramos gracias a nuestra propia investigación, testimonios y testigos”, dijeron los hombres.

Pero fuentes de inteligencia de Moscú creen que el asunto del tren es un fiasco. Y que de esconder algo, no sería oro sino los restos de prisioneros del campo de concentración de Gross-Rosen.

Ese campo estaba a 30 kilómetros de Walbrzych y los prisioneros eran usados por los nazis para excavar túneles en las montañas para la construcción del gigantesco proyecto subterráneo alemán conocido como Riese (gigante); una red de búnkers y pasadizos que se extendía desde el castillo de Ksiaz hasta las montañas de la zona. Y que era usado para mover provisiones y hombres, en caso de un bombardeo aliado.

En enero de 1945, el Ejército Rojo hizo su entrada brutal en Europa Oriental y antes de que llegara a las montañas donde se escondía el proyecto Riese, las SS cerraron y ocultaron todas las entradas al laberinto de túneles subterráneo, dejando bajo tierra al tren fantasma, entre otras cosas.

Todo lo que allí estaba guardado desapareció, incluidos probablemente los 30 mil prisioneros de guerra que se usaron para construir el complejo.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

02 Septiembre 2015

Miles de pasajeros quedaron varados el miércoles durante horas en cinco trenes de alta velocidad de Eurostar, después de que se informara que había inmigrantes bloqueando las vías de la estructura que pasa bajo el Canal de la Mancha y que intentaban subir a bordo.

Según la cuenta de Twitter de Eurostar, tres de los trenes salieron después hacia Londres a primera hora del miércoles, mientras que otros dos volvieron a sus estaciones de salida originales en Londres y París.

Eurostar había anunciado en Twitter a última hora del martes que retendría sus trenes "mientras las autoridades negociaban con los infractores", y después dijo que estos habían sido localizados en las vías en la estación de Calais.

Los trenes permanecieron detenidos mientras estas personas eran sacadas del túnel y alejadas de las vías, agregó.

Los medios locales informaron que los infractores eran inmigrantes que intentaban cruzar hacia Reino Unido a través del Eurotúnel. En lo que va de año, miles de refugiados han intentado llevar a cabo este peligroso cruce.

A los pasajeros de uno de los trenes con dirección a Londres, que se detuvo a menos de 1,6 km del túnel, se les dijo en un momento que estuvieran en silencio y escucharon el sonido de la gente subiendo al techo.

Un helicóptero con un foco de búsqueda voló en círculos sobre el tren mientras los guardias recorrían las vías en busca de inmigrantes, pero aparentemente no localizaron a ninguno.

Sin luz, los pasajeros estuvieron sentados en la oscuridad durante casi cuatro horas. El calor y la humedad aumentaban en los vagones mientras los conductores recorrían los pasillos con linternas.

Eurostar devolvió después el tren a Calais, donde los pasajeros bajaron para respirar aire fresco y beber agua. Pero cuando algunos intentaron salir de la estación para cruzar el Canal de la Mancha en ferry, los gendarmes franceses se lo impidieron, y dijeron que las leyes de aduanas e inmigración requerían que los pasajeros volvieran a París.

Sin embargo, Eurostar tuiteó que el tren ES9055 no podía usarse para llevar a los pasajeros que estaban en Calais de vuelta a París y que se estaban buscando opciones alternativas.

"Hemos sido abandonados en un andén bajo el frío SIN INFORMACIÓN", tuiteó uno de los pasajeros, Danny Bell. "Y aclárenme - a las 4am en medio de ninguna parte- ¿cuáles son esas opciones para cientos y cientos de personas?".

Crisis en Grecia

Más de 4.200 personas llegaron en las últimas doce horas al puerto del Pireo, en Atenas, a bordo de dos transbordadores, en una nueva operación de traslado de refugiados desde las islas del mar Egeo.

Ambos transbordadores llegaron desde la isla de Lesbos, el primero, anoche, con 1.749 personas a bordo, y el segundo, esta mañana, con 2.459 refugiados.

Los refugiados que llegaron anoche se dirigieron inmediatamente a las estaciones de autobuses para dirigirse hacia el norte del país, con objetivo pasar la frontera con la Antigua República Yugoslava de macedonia (ARYM) lo antes posible.

Más de un centenar de ellos, que no consiguieron partir anoche, pasaron la noche en la intemperie a la Plaza Victoria, en el centro de Atenas, pues el centro de acogida de refugiados, inaugurado hace diez días y con capacidad de alojamiento de 720 personas, ya estaba lleno.

Otros, que disponían de más dinero, buscaron alojamiento en los hoteles de bajo costo del centro de Atenas.

Sin embargo, no todos lograron con éxito su misión. Al menos 11 personas, presuntamente sirias, se ahogaron en el hundimiento de dos botes que zarparon del suroeste de Turquía hacia la isla griega de Kos, informó el miércoles la agencia de noticias turca Dogan.

La agencia añadió que un barco que transportaba a 16 inmigrantes sirios había naufragado tras salir de la zona de Akyarlar, en la península de Bodrum, y que habían muerto siete personas. Cuatro fueron rescatadas y la guardia costera proseguía la búsqueda de cinco desaparecidos.

Por otra parte, un barco en el que viajaban seis sirios se hundió después de salir de Akyarlar, siguiendo la misma ruta. Tres niños y una mujer se ahogaron, mientras que las otras dos personas lograron llegar a la costa.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Reuters

02 Septiembre 2015

La zona donde podría encontrarse el “tren del oro” nazi, un convoy ferroviario desaparecido hace 70 años cuando presuntamente transportaba tesoros, permanece acordonada por la policía mientras las autoridades de la Baja Silesia esperan la llegada del Ejército para que se sume a la búsqueda.  

Las fuerzas de seguridad polacas vigilan el área comprendida entre los kilómetros 61 y 65 de la ruta ferroviaria entre las localidades de Breslavia y Walbrzych, donde se supone que se esconde el tren del III Reich, oculto en uno de los túneles construidos por la Alemania nazi para evitar los daños de los bombardeos aliados.

En la zona se ha instalado un centro móvil de control, con cámaras de vigilancia para evitar el acceso de los cientos de curiosos y cazatesoros que pululan por los alrededores.

En los últimos días las autoridades locales han pedido a los ciudadanos y visitantes que eviten acercarse al lugar donde podría encontrarse el convoy ferroviario, e insisten en el riesgo de que la carga incluya armas químicas o explosivos de la II Guerra Mundial.

Además, ayer un hombre casi muere arrollado por un tren cuando intentaba hacerse una foto junto al ferrocarril, lo que ha obligado a extremar la seguridad para evitar el acceso a la zona.

Mientras, las autoridades regionales esperan la llegada del Ejército con un georradar, que según informaba hoy la emisora de radio ZET podría producirse esta misma semana.

Algunas voces han criticado el uso de militares para esta labor de búsqueda de un tren que, como reconocía el presidente de la región de la Baja Silesia, Tomasz Smolarsz, puede incluso no existir.

Las declaraciones de Smolarsz llegan como un jarro de agua fría después de que el pasado viernes el secretario de Estado de Cultura, Piotr Zuchowski, afirmase estar “convencido al 99 por ciento de la existencia del tren”.

Zuchowski se remitía a unas imágenes tomadas por georradar que confirmaban el emplazamiento de un convoy ferroviario blindado a unos 100 metros de profundidad.

El secretario de Estado también dijo que la ubicación del tren se conocía gracias a un mapa dibujado en su lecho de muerte por uno de los soldados alemanes que participaron en el final de la II Guerra Mundial en la ocultación del convoy ferroviario.

Lo cierto es que durante décadas han circulado rumores en la región que hablaban de un tren nazi blindado y cargado de armas, pero también posiblemente de joyas, oro, obras de arte y documentos de archivo.

Ese tren habría desaparecido en la ruta ferroviaria entre Breslavia con Walbrzych, que era territorio alemán y después del fin de la II Guerra Mundial pasó a pertenecer a Polonia.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

02 Septiembre 2015

Centenares de inmigrantes volvieron a protestar el miércoles al grito de "Alemania, Alemania" ante la estación Keleti de Budapest, donde la policía húngara les impide por segundo día tomar un tren en dirección a países occidentales de la Unión Europea para solicitar asilo.

"¿A dónde quieren ir?", gritaba uno de ellos, mientras que el resto respondía a coro: "Alemania, Alemania", y también repetían el nombre de la canciller germana, Angela Merkel, o su país de procedencia, "Siria, Siria"

La policía húngara impidió el martes que centenares de refugiados llegados de zonas de conflicto de Oriente Medio embarcasen en un tren rumbo a Austria y Alemania, algo que sí permitieron el lunes.

Alrededor de un centenar de policías antidisturbios bloquean la entrada a la estación sin que se hayan producido incidentes violentos de ningún tipo.

Los alrededores de la terminal se han convertido en un improvisado campo de refugiados, sin apenas apoyo de las autoridades, y en el que familias enteras duermen sobre el suelo, con meros cartones y mantas, mientras que los más afortunados cuentan con tiendas.

Majda Nowss, una profesora de inglés de Alepo (Siria) que viaja con su marido y tres niños de entre diez y cuatro años, asegura que el hormigueo continuo de gente no les permite descansar y lamenta que no les dejen seguir su ruta en dirección a Dinamarca, donde afirma que tiene un hermano abogado.

"Apenas podemos descansar, siempre hay gente por todas partes, y tampoco podemos ducharnos. ¿Por qué no nos dejan seguir?", se lamentaba en declaraciones a Efe.

Sus hijos Esam y Nadra acompañaban las explicaciones de su madre con un cartel escrito en inglés en el que se leía: "Por favor, entiéndannos, déjennos marchar".

Anoche un grupo de unos diez neonazis húngaros trataron de provocar a los inmigrantes agolpados lanzando lemas fascistas y diciendo que se marcharan del país, pero los voluntarios húngaros que ayudan a los refugiados mediaron y la situación no pasó a mayores.

Dos jóvenes húngaras, Amina e Iren, se encararon con los radicales y les afearon su actitud. "Les dicen que se vayan y es eso mismo lo que quieren los refugiados, pero no les dejan. Solo quieren provocarles", explicó Amina a Efe.

La ira de muchos refugiados es visible después de que comprasen billetes, algunos por valor de más de cien euros, para poder viajar a Alemania y se les impida embarcar, y tampoco pueden recuperar su dinero.

Hasta ahora no se ha dado una explicación clara de por qué las autoridades húngaras permitieron embarcar a más de 3.600 personas el lunes con destino a Alemania, una medida que despertó las críticas del Gobierno austríaco.

El Ejecutivo húngaro sostiene que con la restricción sólo cumple con sus compromisos con el espacio Schengen, como no permitir que personas de terceros países sin el correspondiente visado puedan acceder a medios de transporte internacionales.

Hungría es el primer miembro del espacio Schengen en la ruta de los Balcanes, que empieza en Grecia y por la que más de 150.000 personas han llegado al país centroeuropeo en lo que va de año.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Ofertan cirugías en redes sociales (I)

El Dr Nadir Salaues Hurtado, presidente de la Sociedad Científica de Cirugía Plástica filial Santa...

Costumbre boliviana

Todo dejarlo para última hora. Es una costumbre boliviana aquella y parece jamás cambiará, porque...

A punto de terminar el plazo El 58% de l…

A punto de terminar el plazo El 58% de los vehículos pasaron la inspección

El 58% del parque automotor de Bolivia se sometió a la inspección técnica vehicular hasta...