¿Qué será de mañana?

Santa Cruz de la Sierra  
Suscribirse Contacto
CRE, Cooperativa
Opinión
¿Qué será de mañana?
Fuente: Sergio Montes, S.J. - 01 de Enero del 2014
Nos acercamos al final de un año y al inicio de otro. Estas fechas están teñidas de diversos “rituales” para conjurar la buena suerte en el año venidero, rebosantes en la expresión de buenos deseos y sentimientos así como exultantes de alegría, por la oportunidad de iniciar un camino nuevo en los días por venir.
Es en este tiempo en el que se hacen balances, no sólo comerciales o financieros, sino también personales; se sopesa lo positivo y negativo que se vivió y se dispone el cuerpo y el espíritu para comenzar un nuevo ciclo.
Deseable también es que hayamos aprendido de nuestros errores y fortalezcamos nuestros aciertos y logros.
Ante este panorama uno se pregunta por la volatilidad del tiempo (muchos dirán que el año “pasó volando”) y el enigma del futuro. No faltará quien, para asegurarse de que el mañana sea como lo sueña, recurra a todo tipo de sortilegios, consultas adivinatorias y prácticas cabalísticas. Al parecer lo que sucede en el tiempo huye de nuestras manos y el futuro se escabulle entre las urgencias del presente. Pero ¿es así?
Las prisas cotidianas muchas veces no nos dejan lugar para reposar lo que vivimos y este es un buen tiempo para hacerlo.
El afán de querer ganarle al tiempo nos precipita a una vorágine de activismo que, las más de las veces, nos deja agotados y secos, la velocidad a la que se realizan las cosas nos impide vivirlas y disfrutarlas, pero ¿a dónde corremos?
Al concluir el año, con frecuencia, caemos en la cuenta de haber realizado multiplicidad de acciones, algunas veces con gozos efímeros, pero nos perdimos en la ruta sin saber a dónde exactamente queríamos llegar.
Hoy es un buen tiempo para detenernos y mirar con calma el horizonte al que deseamos llegar. Podemos en algún momento intentar ser dueños del tiempo.
¿Por qué todo aquello? Porque nuestro futuro no depende de las cábalas, el tarot o el destino, sino de las decisiones que asumimos con plena conciencia y para sopesar esto es preciso no ir con prisas. El futuro no es algo que se encuentra más allá de mis posibilidades, está en mis manos y depende de lo que yo decida hoy.
Nuestro futuro se define en la consecución de las acciones por las que decidí y opté, de tal modo que el presente que vivo es el futuro que construyo.
Cuando nos preguntamos ¿qué será de mañana? La respuesta la tenemos nosotros mismos: lo que hayamos decidido y realizado hoy.
Noticias Similares
2014-04-21 El derecho a la felicidad
 
Las más
Noticias
Comunidad Negocios
Política Seguridad
Nacional Internacional
Editorial Opinión
Suplementos
Gente
Deportes
Todo en Domingo
Primicia Bolivia
Siguenos:
Copyright © 2013 La Estrella del Oriente Design by: Marca&Mercado